El parto

Prepárate a vivir una experiencia única. Es algo que aunque muchos padres han vivido, probablemente sea diferente para cada uno. Lo primero es que es algo que vives “solo”, porque hay que diferenciar lo que es el parto para ti, y lo que es para ella. Ella lo siente desde dentro, tu lo sientes desde […]

Sigue leyendo ->

Marca profesional y personal, ¿juntas o separadas?

Tras unas semanas de pereza vacacional, retomamos el blog. Mientras le daba vueltas a los temas candidatos, apareció en el timeline de mi cuenta de twitter la noticia de una nueva edición de #carnavalsalud , el festival de posts sanitarios liderado por Mónica Moro, Miguel Ángel Mañez y Chema Cepeda.
El tema que nos ocupa en esta ocasión trata acerca de si la marca personal y la profesional deben estar juntas o separadas en las redes sociales.
Si revisáis mi perfil twiteriano, os daréis cuenta de que soy de los que lo tienen todo revuelto y lo cierto es que,usando así esta red social,me divierto mucho. Es posible que teniendo cuentas separadas, cada una de ellas tuviera mayor impacto en seguidores y, por tanto, mayor difusión de los contenidos pues a la esfera pediátrica igual no le interesa demasiado lo que ha hecho el Barça ese fin de semana y al twitero culé le interese aún menos que las farmacias dejen de servir la vacuna de la varicela (lamentable,por cierto) pero como dice Rosa Taberner en su post, yo no soy solo pediatra sino que que soy un pediatra culé, padre de familia numerosa al que le chiflan las plumas estilográficas.
En la misma línea que la cuenta de twitter, nuestro blog también es multidisciplinar y en él podéis encontrar desde temas técnicos relacionados con nuestra profesión hasta vivencias personales fruto de la convivencia dentro de una familia XXL. A pesar de ello, aclarar que mis cuentas de otras redes sociales son manejadas de forma algo distinta pues, en mi opinión, la idiosincrasia de dichas redes te conduce a elegir un camino más personal (Facebook) o profesional (Linkedin)
 
 
En ocasiones me pongo en la piel de otros colegas de profesión que utilizan las redes sociales única y exclusivamente con la marca profesional y la verdad es que me maravilla su capacidad y constancia para generar contenidos de interés pues a mí,sinceramente,me cuesta un mundo.
La elección de una u otra versión depende de si la redes sociales son el fondo o la forma de la cuestión. Para mí fue sencillo pues el objetivo que yo perseguía era el de relacionarme con personas con inquietudes e intereses similares a los míos ,de los cuales pudiera aprender cosas y que además me divirtiera, y por tanto no tenía para mí demasiado sentido separar marca personal de profesional. Entiendo también que las redes sociales son una herramienta extremadamente válida para facilitar la consecución de objetivos profesionales y que ,en estos casos, la marca personal es conveniente separarla de la profesional.
En fin, que si me dáis a elegir, prefiero saber que ,además de ser buenos profesionales, a Rosa le gusta bucear, a Mónica le encantan los «macarons» y Jordi es un «Instagramer» empedernido.

Sigue leyendo ->

Marca profesional y personal, ¿juntas o separadas?

Tras unas semanas de pereza vacacional, retomamos el blog. Mientras le daba vueltas a los temas candidatos, apareció en el timeline de mi cuenta de twitter la noticia de una nueva edición de #carnavalsalud , el festival de posts sanitarios liderado por Mónica Moro, Miguel Ángel Mañez y Chema Cepeda.
El tema que nos ocupa en esta ocasión trata acerca de si la marca personal y la profesional deben estar juntas o separadas en las redes sociales.
Si revisáis mi perfil twiteriano, os daréis cuenta de que soy de los que lo tienen todo revuelto y lo cierto es que,usando así esta red social,me divierto mucho. Es posible que teniendo cuentas separadas, cada una de ellas tuviera mayor impacto en seguidores y, por tanto, mayor difusión de los contenidos pues a la esfera pediátrica igual no le interesa demasiado lo que ha hecho el Barça ese fin de semana y al twitero culé le interese aún menos que las farmacias dejen de servir la vacuna de la varicela (lamentable,por cierto) pero como dice Rosa Taberner en su post, yo no soy solo pediatra sino que que soy un pediatra culé, padre de familia numerosa al que le chiflan las plumas estilográficas.
En la misma línea que la cuenta de twitter, nuestro blog también es multidisciplinar y en él podéis encontrar desde temas técnicos relacionados con nuestra profesión hasta vivencias personales fruto de la convivencia dentro de una familia XXL. A pesar de ello, aclarar que mis cuentas de otras redes sociales son manejadas de forma algo distinta pues, en mi opinión, la idiosincrasia de dichas redes te conduce a elegir un camino más personal (Facebook) o profesional (Linkedin)
 
 
En ocasiones me pongo en la piel de otros colegas de profesión que utilizan las redes sociales única y exclusivamente con la marca profesional y la verdad es que me maravilla su capacidad y constancia para generar contenidos de interés pues a mí,sinceramente,me cuesta un mundo.
La elección de una u otra versión depende de si la redes sociales son el fondo o la forma de la cuestión. Para mí fue sencillo pues el objetivo que yo perseguía era el de relacionarme con personas con inquietudes e intereses similares a los míos ,de los cuales pudiera aprender cosas y que además me divirtiera, y por tanto no tenía para mí demasiado sentido separar marca personal de profesional. Entiendo también que las redes sociales son una herramienta extremadamente válida para facilitar la consecución de objetivos profesionales y que ,en estos casos, la marca personal es conveniente separarla de la profesional.
En fin, que si me dáis a elegir, prefiero saber que ,además de ser buenos profesionales, a Rosa le gusta bucear, a Mónica le encantan los «macarons» y Jordi es un «Instagramer» empedernido.

Sigue leyendo ->

La Maternidad de la A a la Z. F, de Fiesta

Vuelve a haber #azdelamaternidad, y aquí estoy yo!
La Maternidad de la A a la Z

Esta semana, la letra la tenía clarísima. La F. La F de Fiesta.
Podría ser un poco pelota y decir que he elegido esta palabra para describir lo que siento al retomar este carnaval. También podría decir que estoy de fiesta, ya que hoy empiezan mis vacaciones, y por eso he elegido esta palabra.
Pero ante todo sinceridad, así que no, por ninguno de los dos motivos. He elegido esta palabra porque hoy es el cumple del mini! Así que toca hacer una fiesta! Y claro, hay que preparar alguna cosa.

Lo que era para mi una fiesta – Antes de:
Esas fiestas de despedida en el gimnasio del cole… Un poco después estabas deseando que llegara fin de año o la fiesta mayor porque era los días en que te dejaban salir hasta tarde. O cuando ibas al pueblo. Sí, porque yo también iba al pueblo. Un pueblo alpujarreño al que si le quitas una letra la imaginación te la juega.
Había momentos en que esas fiestas se resumían en dos palabras, cuba y litro. Ya está, lo demás daba igual. Que ibas sucio y sudado, da igual: Absolut con limón. Que tenías sueño: Cacique con coca-cola.
También estaban las típicas fiestas de aniversarios de amigos que… bueno, que el resultado venía a ser el mismo, no nos vamos a engañar.

Lo que es para mi una fiesta – Después de:
Una reunión de pequeños seres con zumos y batidos que al acabar te dejan todo perdido. A no ser que te vayas a un parque (en enero si te vas a un parque no te mueves de toda la ropa que llevas) o a un local (demasiado caro para nuestros bolsillos pelaos).

Opinión totalmente subjetiva – En algunos casos las fiestas de ahora… para mi lo de ahora es horrible. Y no ya por la decoración, sino por todo lo que lleva asociado. Esto cada vez más parece una competición para ver a quién le ha quedado mejor ambientada la casa, le ha quedado mejor la tarta, los cupcakes (las madalenas decoradas, leche!), quién tiene a los niños mejor conjuntados, etc. Un aburrimiento total! En una fiesta infantil que se precie no puede faltar unas banderolas de color pastel. Joder… unas banderolas… lo siento! No me gustan nada de nada. Ni eso ni los lacitos. Quizá porque soy un hombre, pero me parece de un cursi que tira para atrás. Los snacks más sabrosos… Dónde han quedado los triángulos de nocilla o de jamón dulce y queso?
Y para darle color, tartas de fondant y los dichosos cupcakes. Antes te ponían unos ganchitos naranjas y unas ruffles al jamón y te hinchabas. Y los más afortunados, un huevo kinder por cabeza, que no por sombrero.
Y ahora una reflexión. No será que queremos hacer las fiestas más para nosotros y para los otros adultos invitados que para los verdaderos protagonistas, los niños? Para que nos vean que somos lo más. Ya está bien de competir, es ridículo.

Así que la fiesta del mini (fíjate que no he dicho nuestra fiesta a propósito) va a ser muy sencilla, en la que pondremos comida, bebidas, que haya espacio para que los pequeños jueguen, pero sobre todo, haciendo lo que a nosotros nos hace sentir bien. Total, te van a criticar igual porque la especie humana somos así, así que pasamos de querer contentar a todo el mundo y lo que haremos será estar bien nosotros, los 4. Egoísta? pfff… es posible, pero sobre todo, consecuente con la forma de vivir nuestra vida.


Sigue leyendo ->

La Maternidad de la A a la Z. F, de Fiesta

Vuelve a haber #azdelamaternidad, y aquí estoy yo!
La Maternidad de la A a la Z

Esta semana, la letra la tenía clarísima. La F. La F de Fiesta.
Podría ser un poco pelota y decir que he elegido esta palabra para describir lo que siento al retomar este carnaval. También podría decir que estoy de fiesta, ya que hoy empiezan mis vacaciones, y por eso he elegido esta palabra.
Pero ante todo sinceridad, así que no, por ninguno de los dos motivos. He elegido esta palabra porque hoy es el cumple del mini! Así que toca hacer una fiesta! Y claro, hay que preparar alguna cosa.

Lo que era para mi una fiesta – Antes de:
Esas fiestas de despedida en el gimnasio del cole… Un poco después estabas deseando que llegara fin de año o la fiesta mayor porque era los días en que te dejaban salir hasta tarde. O cuando ibas al pueblo. Sí, porque yo también iba al pueblo. Un pueblo alpujarreño al que si le quitas una letra la imaginación te la juega.
Había momentos en que esas fiestas se resumían en dos palabras, cuba y litro. Ya está, lo demás daba igual. Que ibas sucio y sudado, da igual: Absolut con limón. Que tenías sueño: Cacique con coca-cola.
También estaban las típicas fiestas de aniversarios de amigos que… bueno, que el resultado venía a ser el mismo, no nos vamos a engañar.

Lo que es para mi una fiesta – Después de:
Una reunión de pequeños seres con zumos y batidos que al acabar te dejan todo perdido. A no ser que te vayas a un parque (en enero si te vas a un parque no te mueves de toda la ropa que llevas) o a un local (demasiado caro para nuestros bolsillos pelaos).

Opinión totalmente subjetiva – En algunos casos las fiestas de ahora… para mi lo de ahora es horrible. Y no ya por la decoración, sino por todo lo que lleva asociado. Esto cada vez más parece una competición para ver a quién le ha quedado mejor ambientada la casa, le ha quedado mejor la tarta, los cupcakes (las madalenas decoradas, leche!), quién tiene a los niños mejor conjuntados, etc. Un aburrimiento total! En una fiesta infantil que se precie no puede faltar unas banderolas de color pastel. Joder… unas banderolas… lo siento! No me gustan nada de nada. Ni eso ni los lacitos. Quizá porque soy un hombre, pero me parece de un cursi que tira para atrás. Los snacks más sabrosos… Dónde han quedado los triángulos de nocilla o de jamón dulce y queso?
Y para darle color, tartas de fondant y los dichosos cupcakes. Antes te ponían unos ganchitos naranjas y unas ruffles al jamón y te hinchabas. Y los más afortunados, un huevo kinder por cabeza, que no por sombrero.
Y ahora una reflexión. No será que queremos hacer las fiestas más para nosotros y para los otros adultos invitados que para los verdaderos protagonistas, los niños? Para que nos vean que somos lo más. Ya está bien de competir, es ridículo.

Así que la fiesta del mini (fíjate que no he dicho nuestra fiesta a propósito) va a ser muy sencilla, en la que pondremos comida, bebidas, que haya espacio para que los pequeños jueguen, pero sobre todo, haciendo lo que a nosotros nos hace sentir bien. Total, te van a criticar igual porque la especie humana somos así, así que pasamos de querer contentar a todo el mundo y lo que haremos será estar bien nosotros, los 4. Egoísta? pfff… es posible, pero sobre todo, consecuente con la forma de vivir nuestra vida.


Sigue leyendo ->

Por aquí, blogueando

Llevaba mucho tiempo pensando en escribir un blog, pero no me acababa de decidir sobre ningún tema. Son varios los que se me pasaron por la cabeza: actualidad, música, política, opinión, pero no terminaban de convencerme. Además de no ser experto en ninguno de ellos, sobre estas cuestiones hay blogs a patadas. Cuando la idea de hacerme blogger estaba apunto de abandonar mi cabeza, pensé en lo que más me gusta de este mundo: ¡mi niña! Tampoco soy ningún experto en paternidad, en la que me he estrenado hace exactamente un año (¡¡¡¡felicidades moquete!!!!), pero quiero compartir con vosotros mis experiencias sobre temas poco extendidos como la lactancia materna (viviendo ésta como mero observador, por razones obvias), el porteo, el colecho, en definitiva, la crianza con apego. Además de ser temas poco conocidos para muchos, la gran mayoría de información proviene de las madres y creo que es interesante conocer la opinión y las vivencias del otro lado.
Espero que os guste y que podamos recoger comentarios de muchos padres que compartimos este tipo de crianza, la crianza con apego. 

Sigue leyendo ->

Por aquí, blogueando

Llevaba mucho tiempo pensando en escribir un blog, pero no me acababa de decidir sobre ningún tema. Son varios los que se me pasaron por la cabeza: actualidad, música, política, opinión, pero no terminaban de convencerme. Además de no ser experto en ninguno de ellos, sobre estas cuestiones hay blogs a patadas. Cuando la idea de hacerme blogger estaba apunto de abandonar mi cabeza, pensé en lo que más me gusta de este mundo: ¡mi niña! Tampoco soy ningún experto en paternidad, en la que me he estrenado hace exactamente un año (¡¡¡¡felicidades moquete!!!!), pero quiero compartir con vosotros mis experiencias sobre temas poco extendidos como la lactancia materna (viviendo ésta como mero observador, por razones obvias), el porteo, el colecho, en definitiva, la crianza con apego. Además de ser temas poco conocidos para muchos, la gran mayoría de información proviene de las madres y creo que es interesante conocer la opinión y las vivencias del otro lado.
Espero que os guste y que podamos recoger comentarios de muchos padres que compartimos este tipo de crianza, la crianza con apego. 

Sigue leyendo ->

Circulo de confort

El circulo o zona de confort, es como se denomina a esa rutina, a esas tareas que realizamos mas o menos mecanicamente y a diario, a ese modo de reaccionar antes los mismos problemas de la misma manera, en un modo casi automático,  que nos impide salir, hacer cosas diferentes, o conocer gente nueva, hay quien te ayuda a mantenerte dentro, pero la decisión de salir es tuya, solo tuya.
Como decía Einstein: Loco es el que hace siempre lo mismo, pero pretende resultados diferentes. Yo, mucho mas prosaicamente, digo que: Si ves siempre Titanic con la esperanza que esta vez el barco no se hunda , es que tienes que ver películas mas nuevas.

El verano en Copenhague daba sus últimos coletazos con unos impresionantes días de sol, creando la ilusión de unas agradables vacaciones, el espejismo se desharía pocos días después, pero ya nos estaríamos allí para verlo.
A pesar de habernos liado la manta a la cabeza y decidir irnos todos allí, la búsqueda de casa seguía infructuosa, a pesar de movilizar a toda persona que conociésemos e implicarla en la búsqueda ( en mayor o menor grado) a pesar de buscar, incluso, 50 kilómetros a la redonda, no solo de Cph, sino incluso de Malmo, no encontrábamos nada, pero el reloj seguia con su implacable tic-tac…
Volverse, volverse a casa y reorganizarse desde allí, la idea no es mala, es mas fácil que la otra opción, que es rendirse, esa palabra que me gusta tan poco, esa opción bastante mas difícil de asumir. Desde casa, buscar por internet trabajo y vivienda, y mientras seguir estudiando el idioma…el plan parece bueno, pero interiormente sabía que si no había funcionado aquí, in situ, mucho menos lo haría a 3000 kmts. Era solo una anestesia temporal.
Y después de mas de medio año sin ver a mis hijos, allí estábamos, en el anden de la estación, esperando el cercanías que nos lleva al aeropuerto, planeando como íbamos a meter las 6 maletas en el tren en el corto espacio de tiempo que mantiene las puertas abiertas, pensando que iba a hacer cuando viese esas caras sonrientes en la terminal del aeropuerto de Málaga, y te embarga una alegría enorme, algo que nace muy dentro, algo que por mas que intente describir, no sabría hacer, algo que quiero atesorar, pero que se ve empañado con oleadas de desazón,  un regusto amargo me sube a ratos por la garganta, se llama derrota, la he intentado anestesiar, pero el efecto a ratos se desvanece, y percibo las cosas tal y como son, o peor aún, como serán en pocas semanas.

Sol, playa, besos y abrazos a raudales, casi tantos como necesitábamos, y los días pasando, y la preocupación aumentando, hoy en día es mas fácil encontrar el Santo Grial que encontrar un trabajo, y en el horizonte laboral no asomaba nada interesante, nada ni siquiera vano o futil, nada.
Pero un día surgió algo, una lucecita en medio de la oscuridad, algo que no habíamos pensado ni planeado, alguien se acordó de nosotros, un proyecto, algo a lo que sujetarse, no es en casa, pero sigue siendo bajo nuestra bandera rojigualda, esta vez vamos todos, no se queda nadie atrás,y  hasta aquí puedo leer, como decía Maira. en breve mas.¡ Esto si que es un giro de guion!
Y me entrego con todas las fuerzas e ilusion de que soy capaz, pero empiezo a añorar tener un circulo de confort del que salirme de vez en cuando, solo por saber que se siente. Vivir fuera del circulo me empieza a cansar, aunque solo un poco.

                                                        Traducción: Adiós Copenhague.

Sigue leyendo ->

Circulo de confort

El circulo o zona de confort, es como se denomina a esa rutina, a esas tareas que realizamos mas o menos mecanicamente y a diario, a ese modo de reaccionar antes los mismos problemas de la misma manera, en un modo casi automático,  que nos impide salir, hacer cosas diferentes, o conocer gente nueva, hay quien te ayuda a mantenerte dentro, pero la decisión de salir es tuya, solo tuya.
Como decía Einstein: Loco es el que hace siempre lo mismo, pero pretende resultados diferentes. Yo, mucho mas prosaicamente, digo que: Si ves siempre Titanic con la esperanza que esta vez el barco no se hunda , es que tienes que ver películas mas nuevas.

El verano en Copenhague daba sus últimos coletazos con unos impresionantes días de sol, creando la ilusión de unas agradables vacaciones, el espejismo se desharía pocos días después, pero ya nos estaríamos allí para verlo.
A pesar de habernos liado la manta a la cabeza y decidir irnos todos allí, la búsqueda de casa seguía infructuosa, a pesar de movilizar a toda persona que conociésemos e implicarla en la búsqueda ( en mayor o menor grado) a pesar de buscar, incluso, 50 kilómetros a la redonda, no solo de Cph, sino incluso de Malmo, no encontrábamos nada, pero el reloj seguia con su implacable tic-tac…
Volverse, volverse a casa y reorganizarse desde allí, la idea no es mala, es mas fácil que la otra opción, que es rendirse, esa palabra que me gusta tan poco, esa opción bastante mas difícil de asumir. Desde casa, buscar por internet trabajo y vivienda, y mientras seguir estudiando el idioma…el plan parece bueno, pero interiormente sabía que si no había funcionado aquí, in situ, mucho menos lo haría a 3000 kmts. Era solo una anestesia temporal.
Y después de mas de medio año sin ver a mis hijos, allí estábamos, en el anden de la estación, esperando el cercanías que nos lleva al aeropuerto, planeando como íbamos a meter las 6 maletas en el tren en el corto espacio de tiempo que mantiene las puertas abiertas, pensando que iba a hacer cuando viese esas caras sonrientes en la terminal del aeropuerto de Málaga, y te embarga una alegría enorme, algo que nace muy dentro, algo que por mas que intente describir, no sabría hacer, algo que quiero atesorar, pero que se ve empañado con oleadas de desazón,  un regusto amargo me sube a ratos por la garganta, se llama derrota, la he intentado anestesiar, pero el efecto a ratos se desvanece, y percibo las cosas tal y como son, o peor aún, como serán en pocas semanas.

Sol, playa, besos y abrazos a raudales, casi tantos como necesitábamos, y los días pasando, y la preocupación aumentando, hoy en día es mas fácil encontrar el Santo Grial que encontrar un trabajo, y en el horizonte laboral no asomaba nada interesante, nada ni siquiera vano o futil, nada.
Pero un día surgió algo, una lucecita en medio de la oscuridad, algo que no habíamos pensado ni planeado, alguien se acordó de nosotros, un proyecto, algo a lo que sujetarse, no es en casa, pero sigue siendo bajo nuestra bandera rojigualda, esta vez vamos todos, no se queda nadie atrás,y  hasta aquí puedo leer, como decía Maira. en breve mas.¡ Esto si que es un giro de guion!
Y me entrego con todas las fuerzas e ilusion de que soy capaz, pero empiezo a añorar tener un circulo de confort del que salirme de vez en cuando, solo por saber que se siente. Vivir fuera del circulo me empieza a cansar, aunque solo un poco.

                                                        Traducción: Adiós Copenhague.

Sigue leyendo ->

Ciencia ficción? Restaurantes y niños

Qué! Ya has vuelto de las vacaciones? Espero que las hayas disfrutado, desconectado y aprovechado todos estos días para hacer aquello que nos cuesta más en nuestro día a día.
Personalmente ha habido unos cuantos cambios, pero vamos, poco a poco los iré explicando. Tenemos un nuevo miembro en la familia!! No, no hay que cambiar el título del blog. Simplemente el señor Pepito ha aparecido en escena. Es «alguien» que aparece y desaparece, según las ganas del monstruito grande. Te dice: quieres una sorpresita? Pues toma Pepito! Y el tío te saca la pichurrilla… Ya tiene hasta vida propia.
El mini está a puntito de caminar solo. No sé si tengo un hijo, o un muñeco de esos que los tocas y se ríe, porque no para. Y lo bien que nos los pasamos!!

Aunque no he estado de vacaciones, nuestro día a día ha sido muy agostil (sí, ya sé que esa palabra no existe). Hemos ido varias veces a comer o cenar fuera. Es lo que toca en verano.
Uffff, anda que no cambia la cosa, no? De esas salidas con tu pareja o con los amigos a la situación actual, cambia mucho. Aunque si te pones a pensar, en algunas ocasiones, tampoco tanto.

Espacio físico. Antes mirabas si el sitio era romántico, pintoresco, si tenía sitio para mucha gente, y ahora miras también que haya espacio. Sitio para el carrito, para el bolso del carro, que a veces no pasaría ni como equipaje de mano en Ryanair. Lo escudriñas todo. Tu sentido arácnido te hace detectar las posibles salidas, bien sea para ir al baño con el grande en su operación pañal, prácticamente superada al 100% o con el mini por si se pone histérico y hay que salir a la calle a que le dé el aire. Y ya de paso a ti también.

Los vecinos. Sí, porque miras a la gente que te toca en las mesas cercanas. Antes para que no te escucharan lo que tenías que hablar con tu pareja, y ahora, para que los vecinos no te miren con la misma cara que la señora Gúrpide cuando volvías a no llevar hechos los deberes de literatura castellana. Considero que esto también hay que tenerlo en cuenta. Mi pareja y yo hemos decidido tener niños, pero los de la mesa de al lado, pues habrá casos en los que no, y tampoco es plan que les den la comida. Lo que viene siendo, ser responsables de nuestros retoños. Y aunque los tengan, puede que sean como yo, que como he dicho alguna vez, a mi los niños ni fu ni fa, excepto los míos, por supuestísimo!
Además, si te toca con gente similar pues mejor, así te ahorras los por qués:

Por qué ese nene está jugando con la maquinita y no come? Por qué esa nena lleva un pantalón tan corto? Por qué ese señor no tiene pelo? Por qué esa bebida tiene el color de la coca-cola pero los nenes no podemos beber?

Child-friendly. Están los hoteles gay-friendly, los productos bio-friendly. Aquí hago un inciso. Particularmente esto de las etiqueta Bio, Denominación de Origen, De proximidad, Eco, etc., es una forma muy moderna de subir el precio a muchos productos.
Pues eso, hay que mirar que los niños sean bienvenidos, que no sean unos proscritos. Los de tu zona ya los conocerás. En los que no conoces, algunos ya te lo dicen claramente. Otros es más sutil, pero si no tienen tronas, menú infantil o unas croquetas o nuggets, mejor no vayas. Y si además vas a primera hora como la mayoría de papis y te miran raro, puedes preguntar a qué hora pasa el autobús, das las gracias y te das la vuelta.
Antes, cuando íbamos un grupo al restaurante también debíamos mirar que admitieran adolescentes creciditos. Porque vaya follón que armábamos!

Animación. A ver, esto no es estrictamente necesario. Hay algunos que tienen zona infantil para pasar mejor la sobremesa, con monitores o con alguno de los progenitores. Es buena esta opción, aunque a veces no tanto, ya que el niño está más pendiente de ir allí que de comer. También puedes llevarte tú una libreta y colores. Y… bueno, cuando vas a una despedida de soltero también buscas animación, no?

Somos padres y madres, pero ante todo, personas. Si antes ibas a restaurantes o bares, ahora hazlo también. Tu salud mental te lo agradecerá, y te aseguro que no será la siguiente parte de Misión Imposible. Si es en verano no tendrás problema, porque las terrazas van muy bien. En invierno la cosa cambia un poco, pero por nuestra experiencia, el chino es una buena forma de romper el hielo y hacerlo por primera vez. Luego según vayas cogiendo confianza ya podrás ir hasta al Celler de Can Roca. Los chinos son gente amable, y como no se enteran, puedes hablar de lo que quieras. Además, el tono de voz de ellos es elevado, por lo que si tú también lo haces en alguna ocasión, estarás en su salsa, Y no la agridulce, que casi mejor no saber lo que lleva, con ese color y ese sabor.

Iron Blogger

Sigue leyendo ->

Ciencia ficción? Restaurantes y niños

Qué! Ya has vuelto de las vacaciones? Espero que las hayas disfrutado, desconectado y aprovechado todos estos días para hacer aquello que nos cuesta más en nuestro día a día.
Personalmente ha habido unos cuantos cambios, pero vamos, poco a poco los iré explicando. Tenemos un nuevo miembro en la familia!! No, no hay que cambiar el título del blog. Simplemente el señor Pepito ha aparecido en escena. Es «alguien» que aparece y desaparece, según las ganas del monstruito grande. Te dice: quieres una sorpresita? Pues toma Pepito! Y el tío te saca la pichurrilla… Ya tiene hasta vida propia.
El mini está a puntito de caminar solo. No sé si tengo un hijo, o un muñeco de esos que los tocas y se ríe, porque no para. Y lo bien que nos los pasamos!!

Aunque no he estado de vacaciones, nuestro día a día ha sido muy agostil (sí, ya sé que esa palabra no existe). Hemos ido varias veces a comer o cenar fuera. Es lo que toca en verano.
Uffff, anda que no cambia la cosa, no? De esas salidas con tu pareja o con los amigos a la situación actual, cambia mucho. Aunque si te pones a pensar, en algunas ocasiones, tampoco tanto.

Espacio físico. Antes mirabas si el sitio era romántico, pintoresco, si tenía sitio para mucha gente, y ahora miras también que haya espacio. Sitio para el carrito, para el bolso del carro, que a veces no pasaría ni como equipaje de mano en Ryanair. Lo escudriñas todo. Tu sentido arácnido te hace detectar las posibles salidas, bien sea para ir al baño con el grande en su operación pañal, prácticamente superada al 100% o con el mini por si se pone histérico y hay que salir a la calle a que le dé el aire. Y ya de paso a ti también.

Los vecinos. Sí, porque miras a la gente que te toca en las mesas cercanas. Antes para que no te escucharan lo que tenías que hablar con tu pareja, y ahora, para que los vecinos no te miren con la misma cara que la señora Gúrpide cuando volvías a no llevar hechos los deberes de literatura castellana. Considero que esto también hay que tenerlo en cuenta. Mi pareja y yo hemos decidido tener niños, pero los de la mesa de al lado, pues habrá casos en los que no, y tampoco es plan que les den la comida. Lo que viene siendo, ser responsables de nuestros retoños. Y aunque los tengan, puede que sean como yo, que como he dicho alguna vez, a mi los niños ni fu ni fa, excepto los míos, por supuestísimo!
Además, si te toca con gente similar pues mejor, así te ahorras los por qués:

Por qué ese nene está jugando con la maquinita y no come? Por qué esa nena lleva un pantalón tan corto? Por qué ese señor no tiene pelo? Por qué esa bebida tiene el color de la coca-cola pero los nenes no podemos beber?

Child-friendly. Están los hoteles gay-friendly, los productos bio-friendly. Aquí hago un inciso. Particularmente esto de las etiqueta Bio, Denominación de Origen, De proximidad, Eco, etc., es una forma muy moderna de subir el precio a muchos productos.
Pues eso, hay que mirar que los niños sean bienvenidos, que no sean unos proscritos. Los de tu zona ya los conocerás. En los que no conoces, algunos ya te lo dicen claramente. Otros es más sutil, pero si no tienen tronas, menú infantil o unas croquetas o nuggets, mejor no vayas. Y si además vas a primera hora como la mayoría de papis y te miran raro, puedes preguntar a qué hora pasa el autobús, das las gracias y te das la vuelta.
Antes, cuando íbamos un grupo al restaurante también debíamos mirar que admitieran adolescentes creciditos. Porque vaya follón que armábamos!

Animación. A ver, esto no es estrictamente necesario. Hay algunos que tienen zona infantil para pasar mejor la sobremesa, con monitores o con alguno de los progenitores. Es buena esta opción, aunque a veces no tanto, ya que el niño está más pendiente de ir allí que de comer. También puedes llevarte tú una libreta y colores. Y… bueno, cuando vas a una despedida de soltero también buscas animación, no?

Somos padres y madres, pero ante todo, personas. Si antes ibas a restaurantes o bares, ahora hazlo también. Tu salud mental te lo agradecerá, y te aseguro que no será la siguiente parte de Misión Imposible. Si es en verano no tendrás problema, porque las terrazas van muy bien. En invierno la cosa cambia un poco, pero por nuestra experiencia, el chino es una buena forma de romper el hielo y hacerlo por primera vez. Luego según vayas cogiendo confianza ya podrás ir hasta al Celler de Can Roca. Los chinos son gente amable, y como no se enteran, puedes hablar de lo que quieras. Además, el tono de voz de ellos es elevado, por lo que si tú también lo haces en alguna ocasión, estarás en su salsa, Y no la agridulce, que casi mejor no saber lo que lleva, con ese color y ese sabor.

Iron Blogger

Sigue leyendo ->

ALGO MÁS QUE UN TROFEO.

Mourinho – Guardiola, es algo más que fútbol pero no voy a entrar en temas propiamente futbolísticos, nada de estrategias, táctica o títulos ganados con sus equipos, por uno y otro, sino lo que transmiten con sus declaraciones, actos, comportamientos u…

Sigue leyendo ->

Entusiasmo

En la antigua Grecia se pensaba que el entusiasmo de los poetas, los profetas o los enamorados se debía a que estaban poseídos por una divinidad que entraba en ellos y se sirvía de su persona para manifestarse, por lo que merecían respeto y admiración, pues llegaban a alturas que no podían ni siquiera vislumbrar las gentes de a pie. Tanto es así, que el sustantivo latino entusiasmo procede del griego enthousiasmós, que viene a significar etimológicamente algo así como ‘rapto divino’ o ‘posesión divina’. Yéndonos a tiempos actuales, podríamos decir que entusiasmo representa la exaltación del ánimo de una persona, la externalización de toda su energía y su arrojo interior, capaz de contagiar a aquellos/as que están a su alrededor. Como diría mi admirado Miguel Ángel Santos Guerra el entusiasmo es aquello que nos convierte en personas diferentes, incapaces de «vivir al diez por ciento».

Estoy convencido de que las personas no nacen, sino que se hacen, más o menos entusiastas a través de la educación que reciben, y ello depende mucho del ambiente socio-familiar en el que crecen, dado que la escuela, como institución, parece habitualmente más preocupada por las compentencias, las metodologías didácticas y el currículum oficial que por hacer un esfuerzo emocional y afectivo por la educación. La visión de la educación que impera en la escuela, salvo loables excepciones cada vez más extendidas, es una visión tecnócrata, basada en imponer una pedagogía fría, áspera, poco comprometida con las necesidades de las personas a las que trata de educar y con sus vidas, así como con la justicia y la dignidad (por muy escandaloso que parezca). Hemos interiorizado como adecuado un modelo educativo sin entusiasmo, en el que se enseña, se capacita, se transmiten conocimientos, pero en el que difícilmente se educa, ya que educar implica (como comentara en el post anterior) transformar la vida y las actitudes ante la vida, y para ello hay que convencer desde dentro, movilizar el alma, inspirar, ayudar a crear significados y definir compromisos, pero sobre todo generar alegría por aprender y por vivir.


Si como educadores/as manifestamos alegría, desborde, energía, creatividad, movilidad, diversidad, ternura, cariño y fuerza, es porque hemos alcanzado esos niveles de inteligencia emocional y social que los antiguos griegos llamaban entusiasmo. Esa forma de educar genera nuevas fuerzas, nuevas fuentes de vitalidad que refuerzan el entusiasmo, hasta el punto de convertirse en una fuente inagotable de energía para el alma de aquellos/as otros/as a los que pretendemos promover, inspirar y motivar en el aprendizaje de la vida, eso que tanta falta hace en nuestra sociedad actual. 

De entre ese grupo de educadores/as entusiastas, este verano he tenido la suerte de conocer, por casualidades de mi destino profesional, a las personas que trabajan en Estrella Azahara, una entidad sin ánimo de lucro que pertenece a la obra socioeducativa de La Salle en Córdoba. Estos educadores se desviven por contagiar su entusiasmo y su afán por educar para la vida a niños/as y jóvenes en grave riesgo de exclusión social, llevando al extremo la función compensatoria de la educación, esa que sólo entiende de verdadera justicia y dignidad. En Estrella Azahara se enseña a estos niños y niñas a que el mundo (su mundo) puede cambiar si ellos/as se lo proponen, porque son ellos/as mismos/as los mayores partícipes de ese cambio, y que no hay tesoro más grande que aquel que encierra cada uno/a en su interior, capaz de conseguir cualquier cosa que se proponga.  

Estrella Azahara y las personas que trabajan en ella hacen que cobre sentido aquello que decían los antiguos griegos: que las personas con entusiamo merecen nuestro respeto y admiración pues llegan a alturas que no pueden ni siquiera vislumbrar las gentes de a pie. ¡Gracias por vuestro entusiasmo!

Sigue leyendo ->

Entusiasmo

En la antigua Grecia se pensaba que el entusiasmo de los poetas, los profetas o los enamorados se debía a que estaban poseídos por una divinidad que entraba en ellos y se sirvía de su persona para manifestarse, por lo que merecían respeto y admiración, pues llegaban a alturas que no podían ni siquiera vislumbrar las gentes de a pie. Tanto es así, que el sustantivo latino entusiasmo procede del griego enthousiasmós, que viene a significar etimológicamente algo así como ‘rapto divino’ o ‘posesión divina’. Yéndonos a tiempos actuales, podríamos decir que entusiasmo representa la exaltación del ánimo de una persona, la externalización de toda su energía y su arrojo interior, capaz de contagiar a aquellos/as que están a su alrededor. Como diría mi admirado Miguel Ángel Santos Guerra el entusiasmo es aquello que nos convierte en personas diferentes, incapaces de «vivir al diez por ciento».

Estoy convencido de que las personas no nacen, sino que se hacen, más o menos entusiastas a través de la educación que reciben, y ello depende mucho del ambiente socio-familiar en el que crecen, dado que la escuela, como institución, parece habitualmente más preocupada por las compentencias, las metodologías didácticas y el currículum oficial que por hacer un esfuerzo emocional y afectivo por la educación. La visión de la educación que impera en la escuela, salvo loables excepciones cada vez más extendidas, es una visión tecnócrata, basada en imponer una pedagogía fría, áspera, poco comprometida con las necesidades de las personas a las que trata de educar y con sus vidas, así como con la justicia y la dignidad (por muy escandaloso que parezca). Hemos interiorizado como adecuado un modelo educativo sin entusiasmo, en el que se enseña, se capacita, se transmiten conocimientos, pero en el que difícilmente se educa, ya que educar implica (como comentara en el post anterior) transformar la vida y las actitudes ante la vida, y para ello hay que convencer desde dentro, movilizar el alma, inspirar, ayudar a crear significados y definir compromisos, pero sobre todo generar alegría por aprender y por vivir.


Si como educadores/as manifestamos alegría, desborde, energía, creatividad, movilidad, diversidad, ternura, cariño y fuerza, es porque hemos alcanzado esos niveles de inteligencia emocional y social que los antiguos griegos llamaban entusiasmo. Esa forma de educar genera nuevas fuerzas, nuevas fuentes de vitalidad que refuerzan el entusiasmo, hasta el punto de convertirse en una fuente inagotable de energía para el alma de aquellos/as otros/as a los que pretendemos promover, inspirar y motivar en el aprendizaje de la vida, eso que tanta falta hace en nuestra sociedad actual. 

De entre ese grupo de educadores/as entusiastas, este verano he tenido la suerte de conocer, por casualidades de mi destino profesional, a las personas que trabajan en Estrella Azahara, una entidad sin ánimo de lucro que pertenece a la obra socioeducativa de La Salle en Córdoba. Estos educadores se desviven por contagiar su entusiasmo y su afán por educar para la vida a niños/as y jóvenes en grave riesgo de exclusión social, llevando al extremo la función compensatoria de la educación, esa que sólo entiende de verdadera justicia y dignidad. En Estrella Azahara se enseña a estos niños y niñas a que el mundo (su mundo) puede cambiar si ellos/as se lo proponen, porque son ellos/as mismos/as los mayores partícipes de ese cambio, y que no hay tesoro más grande que aquel que encierra cada uno/a en su interior, capaz de conseguir cualquier cosa que se proponga.  

Estrella Azahara y las personas que trabajan en ella hacen que cobre sentido aquello que decían los antiguos griegos: que las personas con entusiamo merecen nuestro respeto y admiración pues llegan a alturas que no pueden ni siquiera vislumbrar las gentes de a pie. ¡Gracias por vuestro entusiasmo!

Sigue leyendo ->

ApoLeu

Hace tiempo que dejé de escribir en el blog; pero eso no quiere decir que no sigamos luchando contra la leucemia. Por eso hemos creado la Asociación ApoLeu de Apoyo a Familiares y Enfermos de Leucemia.
Ahora intentamos hacer más cosas y seguro que conseguiremos que más personas se hagan donantes de médula y sea más fácil encontrar un donante compatible.

Visita nuestra página web para informarte; también puedes vernos en Facebook, Twitter y Google+. Pincha en la imagen para acceder a la web.
Sigue leyendo ->

ApoLeu

Hace tiempo que dejé de escribir en el blog; pero eso no quiere decir que no sigamos luchando contra la leucemia. Por eso hemos creado la Asociación ApoLeu de Apoyo a Familiares y Enfermos de Leucemia.
Ahora intentamos hacer más cosas y seguro que conseguiremos que más personas se hagan donantes de médula y sea más fácil encontrar un donante compatible.

Visita nuestra página web para informarte; también puedes vernos en Facebook, Twitter y Google+. Pincha en la imagen para acceder a la web.
Sigue leyendo ->

Invitado a postear IV – Preguntas CON respuesta

Hoy es segundo martes de mes par, y tenemos post invitado.
En este caso, el señor Kakadepapa ha sido tan amable de compartir sus «ideas». Lleva poco, muy poco tiempo con su blog, y lo tiene un poco dejado, pero a partir de septiembre / octubre promete escribir más.
Te dejo con su post.

Hola!!

Ya que me han hecho el favor de dejarme escribir, yo también voy a hacer un favor, que será contestar a algunas de las preguntas reales que se hacen en Yahoo. Repito, son reales, no me las he inventado. 

– Mi novia está embarazada y no había mantenido relaciones con ella. Crees que ha sido una bendición?
Preguntas absurdasLlámalo Bendición, o Manuel, José, David… No sé, eso tú sabrás. Bueno, más bien lo sabrá tu novia. Y si no lo sabe, tranquilo, que si tú tienes que venir a un portal de Internet a hacer estas preguntas, muy listo no debes ser.

– Cómo puedo preguntar en yahoo?
Te voy a responder con una pregunta: de qué color era el caballo blanco de Santiago?
Si me dices marrón, me doy por vencido y me voy a un monasterio a hacer lenguas de gato. Bueno, y a comérmelas. Las lenguas, que para comer gato me voy al chino de la esquina.

– Por qué el inodoro es ovalado si el culo es redondo?
Creo que es una gran pregunta. Eso sí, no sé qué culos habrá visto el que ha hecho esta pregunta, pero vamos, redondos? Yo más bien diría que tienen muchas formas. Algunos incluso en vez de llamarse culos deberían llamarse saco-peos.
Además, que piense una cosa. Una vez te sientas en la taza a leer los componentes del jabón eso se adapta.
Y para tu información, hay inodoros redondos, todo ha evolucionado mucho. Fíjate, que eso de «tirar de la cadena» hace años que ha quedado obsoleto y lo seguimos diciendo. Eso sí es digno de preguntar. No sé a quién, al Roca? 

– Cada cuanto tiempo debo lavarme el pelo corto?
En fin… es surrealista, de verdad. Entiendo que no tengas un criterio claro como el cuándo cortar las uñas. Eso es muy fácil, en verano se cortan cuando van rayando el suelo, y en invierno cuando empiezan a hacer agujero al zapato, verdad?
Respecto al pelo, mira, cuando te tocas y te quedas pegado, pues 2 días antes que eso ocurra es una buena aproximación. Si te llega a picar la cabeza, entonces 1 día antes. En todo caso, siempre, SIEMPRE, se debe lavar antes de parecer una bola de billar encerada.

– Cómo pinto mi habitación?
Con rodillo y brochas. No hay más. También lo puedes hacer con pistola, pero deberás dejar ventilando la habitación y tienes que tener muchísimo cuidado porque mancha muchísimo. Más que un niño, incluso!

Pintar habitación cuando hay niñosLa ropa que debes usar si eres un inútil como yo: ropa vieja.
Y los colores… Intenta que, a no ser que ejerzas, que no parezca un puti-club. Todo lo demás es aceptable, porque para gustos, colores, nunca mejor dicho.



– Cómo puedo ganar dinero?
Aquí supongo que te habrán dicho que trabajando. Es una idea, pero no hagas caso. Yo te voy a dar 2 opciones:

  • Vas al gimnasio y te pones tremend@ para participar en programas como Gran Hermano, Mujeres y Hombres y Viceversa, Gandía Shore o similar. Aquí tendrás que incluir también un poco de actuación.
  • La segunda opción es hacerte político o un esbirro de ellos. Además de ganar dinero tendrás tantos beneficios que ríete tú del derecho de pernada de la época medieval.

Muchas gracias, y te recuerdo que además de leer el blog, puedes seguirme en facebook, twitter y hasta en esa abominación que se llama google plus y que algún día alguien explicará para qué sirve realmente.
———————

Hasta aquí el invitado de hoy.
Te recuerdo que hago vacaciones blogueras hasta el 2 de septiembre. A partir de ahí la entrada diaria del lunes, y de nuevo, el Carnaval de la Maternidad de la A a la Z los jueves.
Pásalo bien!
Sigue leyendo ->

Invitado a postear IV – Preguntas CON respuesta

Hoy es segundo martes de mes par, y tenemos post invitado.
En este caso, el señor Kakadepapa ha sido tan amable de compartir sus «ideas». Lleva poco, muy poco tiempo con su blog, y lo tiene un poco dejado, pero a partir de septiembre / octubre promete escribir más.
Te dejo con su post.

Hola!!

Ya que me han hecho el favor de dejarme escribir, yo también voy a hacer un favor, que será contestar a algunas de las preguntas reales que se hacen en Yahoo. Repito, son reales, no me las he inventado. 

– Mi novia está embarazada y no había mantenido relaciones con ella. Crees que ha sido una bendición?
Preguntas absurdasLlámalo Bendición, o Manuel, José, David… No sé, eso tú sabrás. Bueno, más bien lo sabrá tu novia. Y si no lo sabe, tranquilo, que si tú tienes que venir a un portal de Internet a hacer estas preguntas, muy listo no debes ser.

– Cómo puedo preguntar en yahoo?
Te voy a responder con una pregunta: de qué color era el caballo blanco de Santiago?
Si me dices marrón, me doy por vencido y me voy a un monasterio a hacer lenguas de gato. Bueno, y a comérmelas. Las lenguas, que para comer gato me voy al chino de la esquina.

– Por qué el inodoro es ovalado si el culo es redondo?
Creo que es una gran pregunta. Eso sí, no sé qué culos habrá visto el que ha hecho esta pregunta, pero vamos, redondos? Yo más bien diría que tienen muchas formas. Algunos incluso en vez de llamarse culos deberían llamarse saco-peos.
Además, que piense una cosa. Una vez te sientas en la taza a leer los componentes del jabón eso se adapta.
Y para tu información, hay inodoros redondos, todo ha evolucionado mucho. Fíjate, que eso de «tirar de la cadena» hace años que ha quedado obsoleto y lo seguimos diciendo. Eso sí es digno de preguntar. No sé a quién, al Roca? 

– Cada cuanto tiempo debo lavarme el pelo corto?
En fin… es surrealista, de verdad. Entiendo que no tengas un criterio claro como el cuándo cortar las uñas. Eso es muy fácil, en verano se cortan cuando van rayando el suelo, y en invierno cuando empiezan a hacer agujero al zapato, verdad?
Respecto al pelo, mira, cuando te tocas y te quedas pegado, pues 2 días antes que eso ocurra es una buena aproximación. Si te llega a picar la cabeza, entonces 1 día antes. En todo caso, siempre, SIEMPRE, se debe lavar antes de parecer una bola de billar encerada.

– Cómo pinto mi habitación?
Con rodillo y brochas. No hay más. También lo puedes hacer con pistola, pero deberás dejar ventilando la habitación y tienes que tener muchísimo cuidado porque mancha muchísimo. Más que un niño, incluso!

Pintar habitación cuando hay niñosLa ropa que debes usar si eres un inútil como yo: ropa vieja.
Y los colores… Intenta que, a no ser que ejerzas, que no parezca un puti-club. Todo lo demás es aceptable, porque para gustos, colores, nunca mejor dicho.



– Cómo puedo ganar dinero?
Aquí supongo que te habrán dicho que trabajando. Es una idea, pero no hagas caso. Yo te voy a dar 2 opciones:

  • Vas al gimnasio y te pones tremend@ para participar en programas como Gran Hermano, Mujeres y Hombres y Viceversa, Gandía Shore o similar. Aquí tendrás que incluir también un poco de actuación.
  • La segunda opción es hacerte político o un esbirro de ellos. Además de ganar dinero tendrás tantos beneficios que ríete tú del derecho de pernada de la época medieval.

Muchas gracias, y te recuerdo que además de leer el blog, puedes seguirme en facebook, twitter y hasta en esa abominación que se llama google plus y que algún día alguien explicará para qué sirve realmente.
———————

Hasta aquí el invitado de hoy.
Te recuerdo que hago vacaciones blogueras hasta el 2 de septiembre. A partir de ahí la entrada diaria del lunes, y de nuevo, el Carnaval de la Maternidad de la A a la Z los jueves.
Pásalo bien!
Sigue leyendo ->

Las fotos de “embarazados”

Una mujer puede ser sexy de muchas maneras, pero nunca lo puede ser embarazada. Uno de mis hobbies es pasarme por los escaparates de los estudios de fotografía, si, esa pobre gente se pasa la vida fotografiando gente fea en bodas, bautizos, comuniones y otros extras, como las fotos de “embarazados”. No os creáis que […]

Sigue leyendo ->

La negociación

Sí, aquello que ves es tripilla. Ya lo empiezas a ver, ella todavía no lo siente dentro, pero ambos sabéis que el concepto “la niña/el niño” es algo que se empieza a materializar. Ella además sufrirá una serie de cambios físicos, que varían mucho para cada mujer, es decir, da igual lo que leas que […]

Sigue leyendo ->

Las suegras

Yo siempre había pensado que el tópico de la suegra era un poco exagerado, pero… quizás se debía a que todavía no tenía hijos. Hasta el momento, mi suegra era una mujer maravillosa, que cocinaba de maravilla. Amigos. ¡Tened cuidado!. A la mía cuando hablaba de su futura nieta, empezaban a brillarle los ojos, como […]

Sigue leyendo ->

Espejos retrovisores para bebes y riesgo de accidentes

Cada día veo a mas mamás circulando en sus coches con este invento. A priori es una gran idea, pero la realidad es que aumenta en gran medida la posibilidad de tener un accidente por distracción.

Conducir con un artilugio que nos tienta a quitar la vista de la carretera   cada vez que nuestro pequeño llora, grita o hace un ruido, no es muy buena idea. Lo mas aconsejable y seguro en caso de que nuestro pequeño necesite nuestra atención es detenerse en una zona segura y atenderle como se merece.
Cada vez son mas los accidentes que se producen por atender a los pequeños que van en el asiento de atrás llorando, peleando, etc… No debemos olvidar que en los pocos segundos que dedicamos a mirar que ocurre detrás nuestro vehículo puede recorrer hasta 200m sin control.

Sigue leyendo ->

Espejos retrovisores para bebes y riesgo de accidentes

Cada día veo a mas mamás circulando en sus coches con este invento. A priori es una gran idea, pero la realidad es que aumenta en gran medida la posibilidad de tener un accidente por distracción.

Conducir con un artilugio que nos tienta a quitar la vista de la carretera   cada vez que nuestro pequeño llora, grita o hace un ruido, no es muy buena idea. Lo mas aconsejable y seguro en caso de que nuestro pequeño necesite nuestra atención es detenerse en una zona segura y atenderle como se merece.
Cada vez son mas los accidentes que se producen por atender a los pequeños que van en el asiento de atrás llorando, peleando, etc… No debemos olvidar que en los pocos segundos que dedicamos a mirar que ocurre detrás nuestro vehículo puede recorrer hasta 200m sin control.

Sigue leyendo ->

Cursos de preparación al parto.

Damos por supuesto que no serás tan estúpido como para eludir esta tarea que a tu mujer probablemente le haga mucha ilusión. A estas alturas ya deberías saber que tu mujer está sensible. La sensibilidad es importante, porque si tú también pareces sensible todo irá muchísimo mejor. Así que ve, pregunta por ello e infórmate. […]

Sigue leyendo ->

Querer ser

¡Qué gran verdad encierra la frase hecha ‘la experiencia es un grado’!. Lo afirmo en primera persona. Con casi 40 años, es ahora cuando la retrospectiva que me aporta la experiencia vivida, contrastada con lo que percibo a mi alrededor en la actualidad, me hace ver cierta sinrazón en los designios que la sociedad en la que crecí me tenía prediseñados, algo que sigue paradójicamente impertérrito para las nuevas generaciones. Y como siempre, quizás por deformación profesional e intelectual, mucho (o todo) tiene que ver con la educación reglada que recibí.

 
En teoría, hace 35 años, cuando entré por primera vez en el aula de ‘parvulitos’ del colegio público en el que después cursaría la E.G.B., estaba iniciando un itinerario en el que los adultos de aquellos días, entre ellos mis padres, confiaban para que sus hijos e hijas se convirtieran en ciudadanos honrados y con un porvenir digno. Era finales de la década de los 70 del pasado siglo, y en esa clase vetusta en la que solía pasar las mañanas cantando canciones a la luna y a cierto elefantito que no podía dormir, el sistema educativo comenzaba a poner en marcha el plan que tenía establecido para convertirme, a más de 20 años vista, en un ciudadano capaz de afrontar los desafíos del siglo XXI. ¡Qué gran sinrazón!, cuando ni los mejores analistas eran capaces de anticipar cómo sería la economía del país a más de un año vista (la crisis económica que azotaba entonces, como ahora, a España no permitía ni previsiones fidedignas a un trimestre).
 
En mi recorrido por ese destino preestablecido vi como a aquellos/as compañeros/as díscolos/as, que no se ajustaban al estrecho raíl que definía el sistema escolar, empezaba a etiquetárseles como alumnos/as no válidos para el sistema académico, muchos de los cuales se vieron obligados a tomar la bifurcación de la formación profesional, tan denostada en aquella época (no me atrevería a afirmar lo mismo ahora) por ser el destino de todo aquel/lla que ‘no valía para estudiar’. La dinámica propedéutica del sistema unida a mi naturaleza obediente me hizo seguir a pies juntillas, cuasi hipnotizado, ese itinerario hasta llegar a la Universidad, que debo admitir me pareció ‘un instituto grande’, muchas clases teóricas y escasísimo valor añadido en forma de investigación y/o elitismo intelectual. Fue una experiencia interesante el matricularme en la Universidad ya que por primera vez tuve la ocasión de elegir algo al respecto de mi futuro. Antes había estado casi 15 años de mi vida siguiendo el camino que todo buen hijo debía recorrer, sin más dilación para recapacitar y mucho menos para protestar. Sin embargo, a pesar de estar sujeta a elección, las opciones universitarias también estaban restringidas bien por los planes educativos del momento, por las propias circunstancias económicas de mi familia o por las notas de corte. Así que decidido a alcanzar la recompensa final que ‘prometía’ el sistema, agoté mi etapa de estudiante universitario hasta alcanzar el último escalón, el doctorado. Una vida de más de 22 años de esfuerzos, de horas bajo el flexo y de mucho lucro cesante, es decir, de dejar de disfrutar de muchas amistades y de momentos de diversión por dedicarlos a ‘mi obligación’.
 
Y es que, como estudiante aplicado y brillante, me sometí voluntariamente a los ‘experimentos’ que buscaban que fuese una persona con ‘saber’, para posteriormente, y como fruto de la ‘evolución’ del sistema educativo, tratasen de adiestrarme en el ‘saber hacer’ (know-how), pero jamás procuraron educarme en el ‘querer ser’  (ni yo lo demandé rebelándome contra el sistema para no ser etiquetado como ‘mal estudiante’). Una ‘víctima perfecta’ del sistema educativo que ahora a sus casi 40 años está buscando qué quiere ser en la vida. Hoy día vivo rodeado de muchas personas de mi generación que por motivos de la actual situación económica precisan reinventarse, como si de un engendro frankestiano se tratase. Y en la mayoría de los casos estoy observando que dicha ‘reinvención’ está pasando por una apuesta decidida de estas personas (y también mía) por aquello que queremos ser en la vida, aquello que nos gusta hacer y ser, aquello en lo que siempre fuimos felices y disfrutamos pero que, muy probablemente, se salía del camino que nuestra sociedad tenía trazado para nosotros/as. Hoy veo como personas con titulaciones oficiales y doctorados, muchos/as de esos buenos/as estudiantes, que han quedado en la cuneta del mercado laboral, están desarrollándose personal y profesionalmente haciendo pasteles que endulzan su vida y la de los demás, tocando el instrumento que siempre les apasionó, dando clases en el deporte que les permitía evadirse en los momentos difíciles, escribiendo historias, compartiendo lo que saben con los demás, etc. En definitiva, haciendo aquello que siempre les apasionaba pero que la sociedad del momento entendía que no les serviría para ‘ganarse la vida’ ya que se alejaba de lo establecido, de ese sistema educativo que prometía privilegios aunque fuese áspero con las pasiones humanas y ajeno a las voluntades y talentos de las personas que pasaban por él.
 
Me atrevo a decir que, aún con varias generaciones de distancia, la historia que relato atenta con ser casi idéntica para nuestros/as hijos/as si no somos capaces de ayudarles a que encuentren su pasión en la vida, aquello que les gusta hacer y les hace sentirse plenamente personas, porque ello les ayudará a compensar los vacios que el sistema educativo les aporte a lo largo de sus vidas. El sistema educativo actual, aun con algunas mejoras evidentes, sigue sin educar en el querer ser de sus alumnos/as, y dejarlos/as a la única suerte de esa educación es, a mi juicio y viéndolo retrospectivamente, condenarles a un fracaso personal casi seguro, máxime con los retos a nivel social y ético (no sólo económicos) a los que se enfrentarán las nuevas generaciones. La educación debe tener como finalidad hacer realidad los proyectos de vida de las personas, no proyectar (planificar) la vida de éstas sin su consentimiento. Quizás por esta razón ahora muchos/as tenemos que ‘reinventarnos’. ¡Qué sinrazón!
Sigue leyendo ->

Querer ser

¡Qué gran verdad encierra la frase hecha ‘la experiencia es un grado’!. Lo afirmo en primera persona. Con casi 40 años, es ahora cuando la retrospectiva que me aporta la experiencia vivida, contrastada con lo que percibo a mi alrededor en la actualidad, me hace ver cierta sinrazón en los designios que la sociedad en la que crecí me tenía prediseñados, algo que sigue paradójicamente impertérrito para las nuevas generaciones. Y como siempre, quizás por deformación profesional e intelectual, mucho (o todo) tiene que ver con la educación reglada que recibí.

 
En teoría, hace 35 años, cuando entré por primera vez en el aula de ‘parvulitos’ del colegio público en el que después cursaría la E.G.B., estaba iniciando un itinerario en el que los adultos de aquellos días, entre ellos mis padres, confiaban para que sus hijos e hijas se convirtieran en ciudadanos honrados y con un porvenir digno. Era finales de la década de los 70 del pasado siglo, y en esa clase vetusta en la que solía pasar las mañanas cantando canciones a la luna y a cierto elefantito que no podía dormir, el sistema educativo comenzaba a poner en marcha el plan que tenía establecido para convertirme, a más de 20 años vista, en un ciudadano capaz de afrontar los desafíos del siglo XXI. ¡Qué gran sinrazón!, cuando ni los mejores analistas eran capaces de anticipar cómo sería la economía del país a más de un año vista (la crisis económica que azotaba entonces, como ahora, a España no permitía ni previsiones fidedignas a un trimestre).
 
En mi recorrido por ese destino preestablecido vi como a aquellos/as compañeros/as díscolos/as, que no se ajustaban al estrecho raíl que definía el sistema escolar, empezaba a etiquetárseles como alumnos/as no válidos para el sistema académico, muchos de los cuales se vieron obligados a tomar la bifurcación de la formación profesional, tan denostada en aquella época (no me atrevería a afirmar lo mismo ahora) por ser el destino de todo aquel/lla que ‘no valía para estudiar’. La dinámica propedéutica del sistema unida a mi naturaleza obediente me hizo seguir a pies juntillas, cuasi hipnotizado, ese itinerario hasta llegar a la Universidad, que debo admitir me pareció ‘un instituto grande’, muchas clases teóricas y escasísimo valor añadido en forma de investigación y/o elitismo intelectual. Fue una experiencia interesante el matricularme en la Universidad ya que por primera vez tuve la ocasión de elegir algo al respecto de mi futuro. Antes había estado casi 15 años de mi vida siguiendo el camino que todo buen hijo debía recorrer, sin más dilación para recapacitar y mucho menos para protestar. Sin embargo, a pesar de estar sujeta a elección, las opciones universitarias también estaban restringidas bien por los planes educativos del momento, por las propias circunstancias económicas de mi familia o por las notas de corte. Así que decidido a alcanzar la recompensa final que ‘prometía’ el sistema, agoté mi etapa de estudiante universitario hasta alcanzar el último escalón, el doctorado. Una vida de más de 22 años de esfuerzos, de horas bajo el flexo y de mucho lucro cesante, es decir, de dejar de disfrutar de muchas amistades y de momentos de diversión por dedicarlos a ‘mi obligación’.
 
Y es que, como estudiante aplicado y brillante, me sometí voluntariamente a los ‘experimentos’ que buscaban que fuese una persona con ‘saber’, para posteriormente, y como fruto de la ‘evolución’ del sistema educativo, tratasen de adiestrarme en el ‘saber hacer’ (know-how), pero jamás procuraron educarme en el ‘querer ser’  (ni yo lo demandé rebelándome contra el sistema para no ser etiquetado como ‘mal estudiante’). Una ‘víctima perfecta’ del sistema educativo que ahora a sus casi 40 años está buscando qué quiere ser en la vida. Hoy día vivo rodeado de muchas personas de mi generación que por motivos de la actual situación económica precisan reinventarse, como si de un engendro frankestiano se tratase. Y en la mayoría de los casos estoy observando que dicha ‘reinvención’ está pasando por una apuesta decidida de estas personas (y también mía) por aquello que queremos ser en la vida, aquello que nos gusta hacer y ser, aquello en lo que siempre fuimos felices y disfrutamos pero que, muy probablemente, se salía del camino que nuestra sociedad tenía trazado para nosotros/as. Hoy veo como personas con titulaciones oficiales y doctorados, muchos/as de esos buenos/as estudiantes, que han quedado en la cuneta del mercado laboral, están desarrollándose personal y profesionalmente haciendo pasteles que endulzan su vida y la de los demás, tocando el instrumento que siempre les apasionó, dando clases en el deporte que les permitía evadirse en los momentos difíciles, escribiendo historias, compartiendo lo que saben con los demás, etc. En definitiva, haciendo aquello que siempre les apasionaba pero que la sociedad del momento entendía que no les serviría para ‘ganarse la vida’ ya que se alejaba de lo establecido, de ese sistema educativo que prometía privilegios aunque fuese áspero con las pasiones humanas y ajeno a las voluntades y talentos de las personas que pasaban por él.
 
Me atrevo a decir que, aún con varias generaciones de distancia, la historia que relato atenta con ser casi idéntica para nuestros/as hijos/as si no somos capaces de ayudarles a que encuentren su pasión en la vida, aquello que les gusta hacer y les hace sentirse plenamente personas, porque ello les ayudará a compensar los vacios que el sistema educativo les aporte a lo largo de sus vidas. El sistema educativo actual, aun con algunas mejoras evidentes, sigue sin educar en el querer ser de sus alumnos/as, y dejarlos/as a la única suerte de esa educación es, a mi juicio y viéndolo retrospectivamente, condenarles a un fracaso personal casi seguro, máxime con los retos a nivel social y ético (no sólo económicos) a los que se enfrentarán las nuevas generaciones. La educación debe tener como finalidad hacer realidad los proyectos de vida de las personas, no proyectar (planificar) la vida de éstas sin su consentimiento. Quizás por esta razón ahora muchos/as tenemos que ‘reinventarnos’. ¡Qué sinrazón!
Sigue leyendo ->

Planto y comparto.

En el mes de Enero de 2011 comencé un sueño hace tiempo compartido. El de crear un huerto ecológico. Muchas buenas y malas experiencias. De las como siempre el ser humano se queda con las buenas. De esta
experiencia surgió el blog «planto y medito»http://plantoymedito.blogspot.com.es del que tan solo quedan fotos y algunas reflexiones. Estas son algunas de las imágenes de esa época.




IlusiónGaia
Huerto

Sueño cumplido

TierraGlobalidadPlacerCuidado

Amistad

SorpresaFruto

Hortelan@

Ensuciarse

Emocionarse

Familia

RetoSoledad

Naturaleza


                                                                                                                                            Masanobu


Olor


Sabor


Pensar
EstacionalidadRecuerdo

Lluvia

Bancal

      

Agradecimiento




Hasta pronto!!!


Sigue leyendo ->

Planto y comparto.

En el mes de Enero de 2011 comencé un sueño hace tiempo compartido. El de crear un huerto ecológico. Muchas buenas y malas experiencias. De las como siempre el ser humano se queda con las buenas. De esta
experiencia surgió el blog «planto y medito»http://plantoymedito.blogspot.com.es del que tan solo quedan fotos y algunas reflexiones. Estas son algunas de las imágenes de esa época.




IlusiónGaia
Huerto

Sueño cumplido

TierraGlobalidadPlacerCuidado

Amistad

SorpresaFruto

Hortelan@

Ensuciarse

Emocionarse

Familia

RetoSoledad

Naturaleza


                                                                                                                                            Masanobu


Olor


Sabor


Pensar
EstacionalidadRecuerdo

Lluvia

Bancal

      

Agradecimiento




Hasta pronto!!!


Sigue leyendo ->

Sexo y embarazo

Habrás leído sobre esto ya, sí, no lo niegues, guarrete. A quién te crees que engañas, a todos los hombres nos interesa el sexo, y sino dime como hemos llegado hasta aquí, futuro padre.  Habrás leído que las cosas no tienen porqué cambiar, palabras como “vivir el sexo con naturalidad en el embarazo” y cosas […]

Sigue leyendo ->