El origen del feminismo

Sensibilizado aún por el tema del machismo y el feminismo y aprovechando un comentario realizado en la anterior entrada, escribo lo siguiente:

Se abre el telón y aparecen dos hombres con traje. Uno de ellos está sentado contando dinero y haciendo cuentas. Es mucho el dinero que cuenta, pero al parecer necesita más, quiere más.

El otro hombre se pasea por la habitación de un lado a otro, acariciándose el mentón de tanto en cuanto, con la mirada fija en los pasos que está aún por andar en un infinito camino que se repite cada pocos segundos. De repente se detiene…

– Creo que ya lo tengo.
– ¿Lo tienes?
– Sí, necesitamos más hombres. Más hombres significará más producción, más producción más producto para vender y más producto equivaldrá a más ganancia.
– Lógico, pero ¿de dónde sacamos más hombres? No queda joven mayor de 14 años sin trabajar en toda la ciudad…
– Fácil, hagamos que trabajen sus mujeres.
– ¿Qué? Pero las mujeres tienen que estar en casa, cuidando de nuestros hijos y ¡de nuestra casa!
– Sí, pero si conseguimos más hombres, o sea, más mujeres, produciremos más y ganaremos mucho más dinero. Con ese dinero podrás contratar si quieres a una mujer para que haga lo que hace tu mujer.
– Cierto… sigue.
– Tenemos que hacer que las mujeres vengan a trabajar. Si conseguimos que todas las mujeres de los hombres que tenemos trabajando vengan, duplicaremos casi la plantilla de trabajadores.
– Brillante pero, ¿qué será de los niños? Una de las cosas positivas de ser mujer es que educan a nuestros hijos.
– Les haremos creer que eso es secundario, que lo importante en realidad es trabajar y conseguir dinero. Los niños son maleables, se adaptan a todo, sabrán crecer con una cuidadora o con las abuelas, o con quien sea, ¿qué importa?
– Uff, me empiezan a sudar las manos… me tiemblan los dedos imaginando la cantida de billetes que van a tener que contar. Sin embargo, aún me queda una duda, creo que importante: ¿cómo hacemos para que vengan a trabajar con nosotros? Ninguna querrá si se lo decimos nosotros.
– Lógico, por eso no seremos nosotros los que les digamos nada. Tiene que ser una mujer.
– ¿Una mujer?
– Claro, una mujer bien vestida, joven, guapa, que denoste poder, fuerza, independencia. Una que muestre que no depende de los hombres, una que sirva de modelo, a lo que las demás quieran aspirar, a ser libres.
– Pero eso hará que quieran dejar de ser madres… y a veces hasta a mí me gustaría poder estar más tiempo con mis hijos.
– Ya, pero ¿tú de qué lado estás? Contarás tanto dinero que podrás pasar más tiempo con tus hijos si quieres. No estamos hablando de ti ni de tus hijos, sino de los de los demás. Conseguiremos que las mujeres deseen ser como esta mujer, que nos supliquen un trabajo, que nos supliquen ganar dinero para ser como nosotros. Por contrapartida, debemos conseguir que la imagen de la mujer que está en casa dando amor a sus hijos, y recibiéndolo también, se deteriore. Que se sientan mal por hacerlo, que se crean inferiores, que se sientan esclavizadas para que necesiten huir. ¡Necesitamos más hombres! Y estos hombres serán mujeres.
– Ya lo veo, lo visualizo. Ohhh, me encanta como piensas. Eres malvado y maléfico.
– Lo sé. HahahaHahaha (risa siniestra).

Desconozco si el feminismo empezó así. De hecho, ni siquiera tengo ganas de saber dónde se originó ni cómo. Lo que sí sé es dónde ha acabado la mujer y, escribiendo la precuela del presente, muy probablemente podría ser este el origen del feminismo, porque muchas mujeres feministas han acabado siendo réplicas del hombre.

Por eso yo soy neofeminista, porque una mujer debe poder elegir qué hacer en su vida, si trabajar o no hacerlo, porque tiene que poder elegir si trabajar, como si fuera un hombre, siguiendo las reglas que los hombres crearon (por eso no existe la conciliación laboral y familiar) o si quedarse en casa con sus hijos, dando eso que tanto necesitan los bebés y niños: amor incondicional a todas horas y un modelo a seguir.

Read more

El origen del feminismo

Sensibilizado aún por el tema del machismo y el feminismo y aprovechando un comentario realizado en la anterior entrada, escribo lo siguiente:

Se abre el telón y aparecen dos hombres con traje. Uno de ellos está sentado contando dinero y haciendo cuentas. Es mucho el dinero que cuenta, pero al parecer necesita más, quiere más.

El otro hombre se pasea por la habitación de un lado a otro, acariciándose el mentón de tanto en cuanto, con la mirada fija en los pasos que está aún por andar en un infinito camino que se repite cada pocos segundos. De repente se detiene…

– Creo que ya lo tengo.
– ¿Lo tienes?
– Sí, necesitamos más hombres. Más hombres significará más producción, más producción más producto para vender y más producto equivaldrá a más ganancia.
– Lógico, pero ¿de dónde sacamos más hombres? No queda joven mayor de 14 años sin trabajar en toda la ciudad…
– Fácil, hagamos que trabajen sus mujeres.
– ¿Qué? Pero las mujeres tienen que estar en casa, cuidando de nuestros hijos y ¡de nuestra casa!
– Sí, pero si conseguimos más hombres, o sea, más mujeres, produciremos más y ganaremos mucho más dinero. Con ese dinero podrás contratar si quieres a una mujer para que haga lo que hace tu mujer.
– Cierto… sigue.
– Tenemos que hacer que las mujeres vengan a trabajar. Si conseguimos que todas las mujeres de los hombres que tenemos trabajando vengan, duplicaremos casi la plantilla de trabajadores.
– Brillante pero, ¿qué será de los niños? Una de las cosas positivas de ser mujer es que educan a nuestros hijos.
– Les haremos creer que eso es secundario, que lo importante en realidad es trabajar y conseguir dinero. Los niños son maleables, se adaptan a todo, sabrán crecer con una cuidadora o con las abuelas, o con quien sea, ¿qué importa?
– Uff, me empiezan a sudar las manos… me tiemblan los dedos imaginando la cantida de billetes que van a tener que contar. Sin embargo, aún me queda una duda, creo que importante: ¿cómo hacemos para que vengan a trabajar con nosotros? Ninguna querrá si se lo decimos nosotros.
– Lógico, por eso no seremos nosotros los que les digamos nada. Tiene que ser una mujer.
– ¿Una mujer?
– Claro, una mujer bien vestida, joven, guapa, que denoste poder, fuerza, independencia. Una que muestre que no depende de los hombres, una que sirva de modelo, a lo que las demás quieran aspirar, a ser libres.
– Pero eso hará que quieran dejar de ser madres… y a veces hasta a mí me gustaría poder estar más tiempo con mis hijos.
– Ya, pero ¿tú de qué lado estás? Contarás tanto dinero que podrás pasar más tiempo con tus hijos si quieres. No estamos hablando de ti ni de tus hijos, sino de los de los demás. Conseguiremos que las mujeres deseen ser como esta mujer, que nos supliquen un trabajo, que nos supliquen ganar dinero para ser como nosotros. Por contrapartida, debemos conseguir que la imagen de la mujer que está en casa dando amor a sus hijos, y recibiéndolo también, se deteriore. Que se sientan mal por hacerlo, que se crean inferiores, que se sientan esclavizadas para que necesiten huir. ¡Necesitamos más hombres! Y estos hombres serán mujeres.
– Ya lo veo, lo visualizo. Ohhh, me encanta como piensas. Eres malvado y maléfico.
– Lo sé. HahahaHahaha (risa siniestra).

Desconozco si el feminismo empezó así. De hecho, ni siquiera tengo ganas de saber dónde se originó ni cómo. Lo que sí sé es dónde ha acabado la mujer y, escribiendo la precuela del presente, muy probablemente podría ser este el origen del feminismo, porque muchas mujeres feministas han acabado siendo réplicas del hombre.

Por eso yo soy neofeminista, porque una mujer debe poder elegir qué hacer en su vida, si trabajar o no hacerlo, porque tiene que poder elegir si trabajar, como si fuera un hombre, siguiendo las reglas que los hombres crearon (por eso no existe la conciliación laboral y familiar) o si quedarse en casa con sus hijos, dando eso que tanto necesitan los bebés y niños: amor incondicional a todas horas y un modelo a seguir.

Read more

Sobre el neomachismo y la Cuna Duerme Conmigo de Nenuco

Hace un mes hablé en Bebés y más de la Cuna Duerme Conmigo de Nenuco. No suelo fijarme en los muñecos y cunas para niñas porque tengo dos niños y otro en camino, pero me gustó esta novedad porque de manera directa ofrece un mensaje que dice que las mamás (o los papás, si es que algún niño se interesa por este juguete) pueden dormir si quieren con sus bebés al lado.
Esto, que para mí es como una pequeña revolución en lo que a cuidados hacia el bebé y crianza se refiere, porque como profesional de la salud defiendo todo lo que a los bebés les acabe siendo positivo, parece que no está tan bien visto por otras personas, que al parecer ven la cuna e incluso mi mensaje, como una oda al neomachismo.
No es que se diga así, con todas las letras, pero sí lo deja caer Beatriz Gimeno, una feminista confesa, que viene a decir en su blog que trato de defender el colecho y todo lo que suponga que una madre se ocupe de un bebé porque soy un machista (o un neomachista). 
Es decir, que según ella yo defiendo que el objetivo es que la madre se ocupe del bebé, deje de trabajar, le dé el pecho, se quede en casa a cargo de los niños y la casa como antaño para que el hombre (yo y mis iguales) siga siendo libre.
El neomachismo enmascarado
Supongo que ya habéis ido al blog al que me refiero y supongo que ya habéis leído lo que comenta. Sigamos pues con la entrada.
No es la primera, ni será la última, que deja caer (bueno, ella no lo deja caer, ella simplemente lo dice y punto) que el mensaje que ofrecemos los hombres que defendemos la crianza con respeto, el permitir que nuestros hijos estén en la cama de mamá y papá, la lactancia prolongada y el que mamá deje de trabajar para cuidar de los niños no es más que una forma de neomachismo enmascarado.
Algo así como una buena manera de convencer a la gente de que hay que volver a meter a la mujer en la cocina, para que siga siendo sumisa y para que nosotros, los hombres, podamos seguir jugando con el poder.
Es posible que haya gente que ofrezca este mensaje con dicha intención, sin embargo, como padre, si fuera neomachista me lo monto bastante mal, porque he acabado durmiendo en la cama con mis dos hijos y mi mujer (cuando podría haberme cogido otra habitación solo para mí), he acabado cambiando cientos de pañales tanto de día como de noche, tanto en la calle como en el coche y he acabado pasando miles de horas con mis hijos, cuando podría haberme ido al bar, como hacían los padres machistas de verdad, años atrás.
No es neomachismo, es neofeminismo
Así que cuando veo a una mujer que se declara a sí misma feminista diciendo que hacer de madre es machismo, muevo la cabeza como tratando de entender dónde me he perdido.
Si explico que mi mujer duerme con mis hijos, les ha dado el pecho más de dos años y medio y lleva seis años sin trabajar porque ha estado en casa cuidando de ellos seguro alguien podría pensar que yo, hombre machista, le he obligado a ello. Sin embargo la historia no es ésta, porque fue ella la que decidió dejar de trabajar para estar con los niños, estando yo de acuerdo con que era lo mejor para ellos.
Entonces, si la que decide es la mujer, no tiene sentido hablar de neomachismo. Yo diría que es neofeminismo, porque si el feminismo es alabar la llegada de la leche artificial como elemento liberador y criticar una cuna colecho porque hace que las madres tengan que dormir con los hijos y todo aquello que huela a maternidad (en un comentario dice “Dios mío!” al ver el bebé glotón, ese que promueve la lactancia materna), pues poder elegir tiene que llamarse de otra manera, y no se me ocurre una mejor que neofeminismo.
Qué es el neofeminismo
Entonces, quizás deberíamos definir un poco mejor qué es el neofeminismo, que sería la defensa de la capacidad de elección de una mujer ante la maternidad. Poder decidir si quiere ser madre y enseguida volver a trabajar, si quiere dar biberón, si quiere ser madre y quedarse con sus hijos en casa, dándoles o no el pecho y cuidando de ellos, si quiere coger una excedencia para estar un tiempo con ellos y luego volver a su puesto de trabajo o si quiere hacer lo que le parezca mejor.
El neofeminismo es poder decidir qué tipo de mujer quieres ser, porque las hay que en su lucha por la igualdad se han equivocado y en vez de luchar por tener la misma libertad que los hombres (que eso sería igualdad) han luchado por ser iguales que los hombres, olvidando lo que es ser mujer.
Resumiendo, creo que a día de hoy puedo decir que soy más feminista que muchas feministas, porque yo soy neofeminista: defiendo la igualdad de las mujeres, defiendo que puedan elegir y sobretodo defiendo que puedan hacer aquello que tanto beneficia a los bebés, amarles de día y de noche, compartiendo todos los ratos posibles con ellos (que de hecho es lo que trato de hacer yo como padre).
Para acabar, y para que conste en acta, la autora de la entrada que ha motivado esta entrada es la número 3 de la lista de EQUO por el Senado en Madrid. EQUO es un partido político que estos días ha sonado mucho entre las madres y padres que querríamos que nuestros hijos vivieran en un mundo mejor, con una mayor conciliación laboral y con bajas maternales y paternales más largas, entre otras cosas. Pues si la número 3 dice estas cosas acerca de la maternidad, mejor no quiero saber qué dicen sus compañeros de partido.

Añado… he tratado de poner dos comentarios en la entrada de su blog, pero ejerce una moderación realmente estricta. Entendería que no publicara un mensaje ofensivo, pero al parecer sólo publica aquellos que dicen lo que ella quiere oír (o leer), porque mis comentarios han sido totalmente respetuosos (de hecho esta entrada también lo es).

Read more

Sobre el neomachismo y la Cuna Duerme Conmigo de Nenuco

Hace un mes hablé en Bebés y más de la Cuna Duerme Conmigo de Nenuco. No suelo fijarme en los muñecos y cunas para niñas porque tengo dos niños y otro en camino, pero me gustó esta novedad porque de manera directa ofrece un mensaje que dice que las mamás (o los papás, si es que algún niño se interesa por este juguete) pueden dormir si quieren con sus bebés al lado.
Esto, que para mí es como una pequeña revolución en lo que a cuidados hacia el bebé y crianza se refiere, porque como profesional de la salud defiendo todo lo que a los bebés les acabe siendo positivo, parece que no está tan bien visto por otras personas, que al parecer ven la cuna e incluso mi mensaje, como una oda al neomachismo.
No es que se diga así, con todas las letras, pero sí lo deja caer Beatriz Gimeno, una feminista confesa, que viene a decir en su blog que trato de defender el colecho y todo lo que suponga que una madre se ocupe de un bebé porque soy un machista (o un neomachista). 
Es decir, que según ella yo defiendo que el objetivo es que la madre se ocupe del bebé, deje de trabajar, le dé el pecho, se quede en casa a cargo de los niños y la casa como antaño para que el hombre (yo y mis iguales) siga siendo libre.
El neomachismo enmascarado
Supongo que ya habéis ido al blog al que me refiero y supongo que ya habéis leído lo que comenta. Sigamos pues con la entrada.
No es la primera, ni será la última, que deja caer (bueno, ella no lo deja caer, ella simplemente lo dice y punto) que el mensaje que ofrecemos los hombres que defendemos la crianza con respeto, el permitir que nuestros hijos estén en la cama de mamá y papá, la lactancia prolongada y el que mamá deje de trabajar para cuidar de los niños no es más que una forma de neomachismo enmascarado.
Algo así como una buena manera de convencer a la gente de que hay que volver a meter a la mujer en la cocina, para que siga siendo sumisa y para que nosotros, los hombres, podamos seguir jugando con el poder.
Es posible que haya gente que ofrezca este mensaje con dicha intención, sin embargo, como padre, si fuera neomachista me lo monto bastante mal, porque he acabado durmiendo en la cama con mis dos hijos y mi mujer (cuando podría haberme cogido otra habitación solo para mí), he acabado cambiando cientos de pañales tanto de día como de noche, tanto en la calle como en el coche y he acabado pasando miles de horas con mis hijos, cuando podría haberme ido al bar, como hacían los padres machistas de verdad, años atrás.
No es neomachismo, es neofeminismo
Así que cuando veo a una mujer que se declara a sí misma feminista diciendo que hacer de madre es machismo, muevo la cabeza como tratando de entender dónde me he perdido.
Si explico que mi mujer duerme con mis hijos, les ha dado el pecho más de dos años y medio y lleva seis años sin trabajar porque ha estado en casa cuidando de ellos seguro alguien podría pensar que yo, hombre machista, le he obligado a ello. Sin embargo la historia no es ésta, porque fue ella la que decidió dejar de trabajar para estar con los niños, estando yo de acuerdo con que era lo mejor para ellos.
Entonces, si la que decide es la mujer, no tiene sentido hablar de neomachismo. Yo diría que es neofeminismo, porque si el feminismo es alabar la llegada de la leche artificial como elemento liberador y criticar una cuna colecho porque hace que las madres tengan que dormir con los hijos y todo aquello que huela a maternidad (en un comentario dice “Dios mío!” al ver el bebé glotón, ese que promueve la lactancia materna), pues poder elegir tiene que llamarse de otra manera, y no se me ocurre una mejor que neofeminismo.
Qué es el neofeminismo
Entonces, quizás deberíamos definir un poco mejor qué es el neofeminismo, que sería la defensa de la capacidad de elección de una mujer ante la maternidad. Poder decidir si quiere ser madre y enseguida volver a trabajar, si quiere dar biberón, si quiere ser madre y quedarse con sus hijos en casa, dándoles o no el pecho y cuidando de ellos, si quiere coger una excedencia para estar un tiempo con ellos y luego volver a su puesto de trabajo o si quiere hacer lo que le parezca mejor.
El neofeminismo es poder decidir qué tipo de mujer quieres ser, porque las hay que en su lucha por la igualdad se han equivocado y en vez de luchar por tener la misma libertad que los hombres (que eso sería igualdad) han luchado por ser iguales que los hombres, olvidando lo que es ser mujer.
Resumiendo, creo que a día de hoy puedo decir que soy más feminista que muchas feministas, porque yo soy neofeminista: defiendo la igualdad de las mujeres, defiendo que puedan elegir y sobretodo defiendo que puedan hacer aquello que tanto beneficia a los bebés, amarles de día y de noche, compartiendo todos los ratos posibles con ellos (que de hecho es lo que trato de hacer yo como padre).
Para acabar, y para que conste en acta, la autora de la entrada que ha motivado esta entrada es la número 3 de la lista de EQUO por el Senado en Madrid. EQUO es un partido político que estos días ha sonado mucho entre las madres y padres que querríamos que nuestros hijos vivieran en un mundo mejor, con una mayor conciliación laboral y con bajas maternales y paternales más largas, entre otras cosas. Pues si la número 3 dice estas cosas acerca de la maternidad, mejor no quiero saber qué dicen sus compañeros de partido.

Añado… he tratado de poner dos comentarios en la entrada de su blog, pero ejerce una moderación realmente estricta. Entendería que no publicara un mensaje ofensivo, pero al parecer sólo publica aquellos que dicen lo que ella quiere oír (o leer), porque mis comentarios han sido totalmente respetuosos (de hecho esta entrada también lo es).

Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-17 18:57:00

Crónica de una mala noche no anunciada


Miércoles 16 de noviembre

9:30 pm

El fulanito se durmió     

Jueves 17 de noviembre

00:20 hrs
El fulanito: “Mamáaa!!..”  Mamaaaaaaa!!!!

Má:  Qué pasa chamaco?, anda acuéstate en tu almohada, yo me quedo aquí en lo que te duermes
El fulanito: “Mao” (mano)

Má: si, te agarro la mano….
Pá: dormido
01:00 hrs
El fulanito: Mamaaaaa!!  Mamá, mamá, mamá, mamáaaaaa!!!!
Má: A ver que tienes, estas sudado? Tienes frío?
El fulanito:  “Mao” (mano)
Má: Bueno, acuéstate y te tomo de la mano

Pá: dormido
02:24 hrs
El fulanito:  Mamáaaaaa!…. mamáaaaaaa……mamáaa…papiiiii…..

Má:   A ver, que tienes? Acuéstate, tenemos que descansar
El fulanito: “Mao”
Má: Pero ya duérmete!
Pá: dormido
03:10 hrs
El fulanito: Mamá…papiiii…..mamáaaaaaa
Má: a ver, duermete ya!
El fulanito: “Mak”
Má: Si, duérmete ya!
Pá: dormido
04:05 hrs
El fulanito:  Mamáaaaa!!…mamáaaa

Má no se levanta de la cama le grita desde ahí: Acuéstate en tu almohada y duérmete solito

Pá: En que ayudo? LO TRAIGO?

El fulanito: Mamáaa….mamaaaaa…mammaaaaaaaaa!

Má: No
Pá: Voy a ver… ¿qué tienes pequeño, vente a dormir con nosotros…¿te vienes?

El fulanito: No, no, mamáaa…mamáaa
: Má ahora está cansada, acuéstate a dormir
El fulanito: No
Má: No tiene calcetines, a ver le pongo unos a lo mejor por eso no duerme

Al fulanito: “Mao”
Pá: Y ahora que eh? por qué no duerme?
Má: No se, es la cuarta o quinta vez que se levanta

Pá: En serio?
04: 30 hrs
El fulanito: Mamáaa….papíiiii…….mamaaaaaa!!
Pá: Lo voy a traer!
Má: No, luego no se regresa

El fulanito: Mamáaaaaaaa, mamáaaa (llorando)

Pá: A ver chamaco no pasó ni una hora y  Má, el bebé y tu necesitan dormir! Así que ya acuéstate o vente con nosotros…pero no puedes estar así
El fulanito: No…no….
Má: Acuéstate en tu camita

Pá: Mickey te tapa
El fulanito: “Mao”…
04: 40 hrs
El fulanito: Mamáaaaa
Má: Aquí estoy, duérmete…..

04:45hrs
El fulanito: Mamáaaa, mamáaa
Má: Ya te dije que aquí estoy…duérmete…

04:50 hrs
El fulanito: Mamáaa!!
Má: A ver, Pá te va a pasar a la cama con nosotros!
Al fulanito: No, aquí….
Má:  No, te vienes… estoy cansada y quiero dormir

El fulanito: No, que aquí….
Pá: Vente chamaco, te ayudo a bajar y te vas solito

El fulanito se baja y a medio camino dice : “cao” (cárgame)
Pá: Si pero ya a dormir

El fulanito asienta con la cabeza
07:30 hrs
Pá y Má:  Chamaco a levantarse para que tomes tu choco, anda toma lechita!

El fulanito: No…no….
Má: Sí,  ya es hora para ir a la escuela, todos estamos desvelados
EL fulanito: No, no, no
08:30 hrs
Nos damos cuenta de que al fulanito le está saliendo otro diente….
               
               
                              
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-17 18:57:00

Crónica de una mala noche no anunciada


Miércoles 16 de noviembre

9:30 pm

El fulanito se durmió     

Jueves 17 de noviembre

00:20 hrs
El fulanito: “Mamáaa!!..”  Mamaaaaaaa!!!!

Má:  Qué pasa chamaco?, anda acuéstate en tu almohada, yo me quedo aquí en lo que te duermes
El fulanito: “Mao” (mano)

Má: si, te agarro la mano….
Pá: dormido
01:00 hrs
El fulanito: Mamaaaaa!!  Mamá, mamá, mamá, mamáaaaaa!!!!
Má: A ver que tienes, estas sudado? Tienes frío?
El fulanito:  “Mao” (mano)
Má: Bueno, acuéstate y te tomo de la mano

Pá: dormido
02:24 hrs
El fulanito:  Mamáaaaaa!…. mamáaaaaaa……mamáaa…papiiiii…..

Má:   A ver, que tienes? Acuéstate, tenemos que descansar
El fulanito: “Mao”
Má: Pero ya duérmete!
Pá: dormido
03:10 hrs
El fulanito: Mamá…papiiii…..mamáaaaaaa
Má: a ver, duermete ya!
El fulanito: “Mak”
Má: Si, duérmete ya!
Pá: dormido
04:05 hrs
El fulanito:  Mamáaaaa!!…mamáaaa

Má no se levanta de la cama le grita desde ahí: Acuéstate en tu almohada y duérmete solito

Pá: En que ayudo? LO TRAIGO?

El fulanito: Mamáaa….mamaaaaa…mammaaaaaaaaa!

Má: No
Pá: Voy a ver… ¿qué tienes pequeño, vente a dormir con nosotros…¿te vienes?

El fulanito: No, no, mamáaa…mamáaa
: Má ahora está cansada, acuéstate a dormir
El fulanito: No
Má: No tiene calcetines, a ver le pongo unos a lo mejor por eso no duerme

Al fulanito: “Mao”
Pá: Y ahora que eh? por qué no duerme?
Má: No se, es la cuarta o quinta vez que se levanta

Pá: En serio?
04: 30 hrs
El fulanito: Mamáaa….papíiiii…….mamaaaaaa!!
Pá: Lo voy a traer!
Má: No, luego no se regresa

El fulanito: Mamáaaaaaaa, mamáaaa (llorando)

Pá: A ver chamaco no pasó ni una hora y  Má, el bebé y tu necesitan dormir! Así que ya acuéstate o vente con nosotros…pero no puedes estar así
El fulanito: No…no….
Má: Acuéstate en tu camita

Pá: Mickey te tapa
El fulanito: “Mao”…
04: 40 hrs
El fulanito: Mamáaaaa
Má: Aquí estoy, duérmete…..

04:45hrs
El fulanito: Mamáaaa, mamáaa
Má: Ya te dije que aquí estoy…duérmete…

04:50 hrs
El fulanito: Mamáaa!!
Má: A ver, Pá te va a pasar a la cama con nosotros!
Al fulanito: No, aquí….
Má:  No, te vienes… estoy cansada y quiero dormir

El fulanito: No, que aquí….
Pá: Vente chamaco, te ayudo a bajar y te vas solito

El fulanito se baja y a medio camino dice : “cao” (cárgame)
Pá: Si pero ya a dormir

El fulanito asienta con la cabeza
07:30 hrs
Pá y Má:  Chamaco a levantarse para que tomes tu choco, anda toma lechita!

El fulanito: No…no….
Má: Sí,  ya es hora para ir a la escuela, todos estamos desvelados
EL fulanito: No, no, no
08:30 hrs
Nos damos cuenta de que al fulanito le está saliendo otro diente….
               
               
                              
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-17 18:57:00

Crónica de una mala noche no anunciada


Miércoles 16 de noviembre

9:30 pm

El fulanito se durmió     

Jueves 17 de noviembre

00:20 hrs
El fulanito: “Mamáaa!!..”  Mamaaaaaaa!!!!

Má:  Qué pasa chamaco?, anda acuéstate en tu almohada, yo me quedo aquí en lo que te duermes
El fulanito: “Mao” (mano)

Má: si, te agarro la mano….
Pá: dormido
01:00 hrs
El fulanito: Mamaaaaa!!  Mamá, mamá, mamá, mamáaaaaa!!!!
Má: A ver que tienes, estas sudado? Tienes frío?
El fulanito:  “Mao” (mano)
Má: Bueno, acuéstate y te tomo de la mano

Pá: dormido
02:24 hrs
El fulanito:  Mamáaaaaa!…. mamáaaaaaa……mamáaa…papiiiii…..

Má:   A ver, que tienes? Acuéstate, tenemos que descansar
El fulanito: “Mao”
Má: Pero ya duérmete!
Pá: dormido
03:10 hrs
El fulanito: Mamá…papiiii…..mamáaaaaaa
Má: a ver, duermete ya!
El fulanito: “Mak”
Má: Si, duérmete ya!
Pá: dormido
04:05 hrs
El fulanito:  Mamáaaaa!!…mamáaaa

Má no se levanta de la cama le grita desde ahí: Acuéstate en tu almohada y duérmete solito

Pá: En que ayudo? LO TRAIGO?

El fulanito: Mamáaa….mamaaaaa…mammaaaaaaaaa!

Má: No
Pá: Voy a ver… ¿qué tienes pequeño, vente a dormir con nosotros…¿te vienes?

El fulanito: No, no, mamáaa…mamáaa
: Má ahora está cansada, acuéstate a dormir
El fulanito: No
Má: No tiene calcetines, a ver le pongo unos a lo mejor por eso no duerme

Al fulanito: “Mao”
Pá: Y ahora que eh? por qué no duerme?
Má: No se, es la cuarta o quinta vez que se levanta

Pá: En serio?
04: 30 hrs
El fulanito: Mamáaa….papíiiii…….mamaaaaaa!!
Pá: Lo voy a traer!
Má: No, luego no se regresa

El fulanito: Mamáaaaaaaa, mamáaaa (llorando)

Pá: A ver chamaco no pasó ni una hora y  Má, el bebé y tu necesitan dormir! Así que ya acuéstate o vente con nosotros…pero no puedes estar así
El fulanito: No…no….
Má: Acuéstate en tu camita

Pá: Mickey te tapa
El fulanito: “Mao”…
04: 40 hrs
El fulanito: Mamáaaaa
Má: Aquí estoy, duérmete…..

04:45hrs
El fulanito: Mamáaaa, mamáaa
Má: Ya te dije que aquí estoy…duérmete…

04:50 hrs
El fulanito: Mamáaa!!
Má: A ver, Pá te va a pasar a la cama con nosotros!
Al fulanito: No, aquí….
Má:  No, te vienes… estoy cansada y quiero dormir

El fulanito: No, que aquí….
Pá: Vente chamaco, te ayudo a bajar y te vas solito

El fulanito se baja y a medio camino dice : “cao” (cárgame)
Pá: Si pero ya a dormir

El fulanito asienta con la cabeza
07:30 hrs
Pá y Má:  Chamaco a levantarse para que tomes tu choco, anda toma lechita!

El fulanito: No…no….
Má: Sí,  ya es hora para ir a la escuela, todos estamos desvelados
EL fulanito: No, no, no
08:30 hrs
Nos damos cuenta de que al fulanito le está saliendo otro diente….
               
               
                              
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-15 17:57:00

La magia de Mickey Mouse

(o… el fulanito durmió re-bien)

El fulanito llevaba ya varias, varias semanas sin dormir bien y se lo hemos achacado a un chorro de cosas: que si la es porque está aprendiendo a usar la nica, que si la entrada al maternal, que si el calor, que si el frío, que el estrés por el bebé y quiensabe cuanto más, lo único cierto es que despertaba varias veces en la noche demandando nuestra atención y compañía mientas elegía si Má o yo utilizabamos el sillón que está junto a su cuna para velar su sueño.
Incluso últimamente le ha dado por dormir con nosotros y pide que lo llevemos a nuestra cama, pero  esto ya no lo podemos hacer porque el fulanito duerme como loco, da manotazos y patadas y tenemos que cuidar la panza de Má. Así además de las despertadas hemos tenido un par de noches con pláticas largas explicándole al chamaco el por qué debe de dormir en su cunita, como siempre lo ha hecho. Y pues sentimos feo porque el fulanito solo está pidiendo un apapacho y compañía durante la noche.
La única opción que hemos encontrado y que ha resultado prácticamente mágica porque funcionó al instante ha sido una cobija de Mickey Mouse. El fulanito es fan de Mickey y ha sido la única mantita con la que se deja tapar y se duerme rapidísimo mientras le decimos que Mickey lo va a cobijar y va a dormir con él. Así el chamaco después de sonreír al ver dicho objeto y pegar un gritito por el gusto, se deja tapar e incluso la abraza mientras se deja llevar por los brazos de Morfeo.
Por suerte este mismo objeto lo podemos utilizar en el coche, en nuestra cama, en su cuna y recordarle en esas despertadas nocturnas que puede dormir con su personaje favorito, así que desde hace unas tres noches que apenas la sacamos del closet hemos descansado un poco más e incluso han parado las suplicas de mi chamaco por dormirse con nosotros y los dramas nocturnos.
Si tienen problemas para que su chamaco duerma o se quede en su camita les recomiendo ampliamente el utilizar cobija, mantita, juguete, pijama o cualquier accesorio que le cause furor y lo motive a dormir con ese objeto del deseo y a su vez le de seguridad y tranquilidad para que todos puedan descansar durante la noche.
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-15 17:57:00

La magia de Mickey Mouse

(o… el fulanito durmió re-bien)

El fulanito llevaba ya varias, varias semanas sin dormir bien y se lo hemos achacado a un chorro de cosas: que si la es porque está aprendiendo a usar la nica, que si la entrada al maternal, que si el calor, que si el frío, que el estrés por el bebé y quiensabe cuanto más, lo único cierto es que despertaba varias veces en la noche demandando nuestra atención y compañía mientas elegía si Má o yo utilizabamos el sillón que está junto a su cuna para velar su sueño.
Incluso últimamente le ha dado por dormir con nosotros y pide que lo llevemos a nuestra cama, pero  esto ya no lo podemos hacer porque el fulanito duerme como loco, da manotazos y patadas y tenemos que cuidar la panza de Má. Así además de las despertadas hemos tenido un par de noches con pláticas largas explicándole al chamaco el por qué debe de dormir en su cunita, como siempre lo ha hecho. Y pues sentimos feo porque el fulanito solo está pidiendo un apapacho y compañía durante la noche.
La única opción que hemos encontrado y que ha resultado prácticamente mágica porque funcionó al instante ha sido una cobija de Mickey Mouse. El fulanito es fan de Mickey y ha sido la única mantita con la que se deja tapar y se duerme rapidísimo mientras le decimos que Mickey lo va a cobijar y va a dormir con él. Así el chamaco después de sonreír al ver dicho objeto y pegar un gritito por el gusto, se deja tapar e incluso la abraza mientras se deja llevar por los brazos de Morfeo.
Por suerte este mismo objeto lo podemos utilizar en el coche, en nuestra cama, en su cuna y recordarle en esas despertadas nocturnas que puede dormir con su personaje favorito, así que desde hace unas tres noches que apenas la sacamos del closet hemos descansado un poco más e incluso han parado las suplicas de mi chamaco por dormirse con nosotros y los dramas nocturnos.
Si tienen problemas para que su chamaco duerma o se quede en su camita les recomiendo ampliamente el utilizar cobija, mantita, juguete, pijama o cualquier accesorio que le cause furor y lo motive a dormir con ese objeto del deseo y a su vez le de seguridad y tranquilidad para que todos puedan descansar durante la noche.
Read more

Propuestas electorales sobre conciliación de la vida laboral y familiar

La democracia vista por MafaldaAhora que se acercan las elecciones generales, quería hacer una lectura de los programas electorales de los principales partidos para poder comparar sus propuestas en asuntos de familia y conciliación de vida laboral y familiar. Sin embargo, según los voy leyendo, me encuentro un par de impedimentos para hacerlo:

  • La cantidad de generalidades que vienen en los programas, evitando poner acciones concretas que puedan ser verificadas a posteriori o que permitan comparar unos programas con otros.
  • La cantidad de mentiras que mezclan también entre las propuestas, haciendo planteamientos contrarios a los que hemos visto que defendían en los últimos años (el PSOE defiende “la gratuidad de los libros de texto en la enseñanza básica”, “mayor proporcionalidad en el sistema electoral” y “mayor progresividad en el sistema fiscal”, como si no hubieran tenido tiempo para hacerlo; el PP, por su parte, se atreve a hablar de “respaldar más a los profesores” o que “estamos comprometidos con una educación pública de calidad”, con la que tienen montada en Madrid y otras Comunidades; también hablan de “defensa del medio ambiente” y de “lucha contra el cambio climático”, tras haber negado esta realidad).

Además, veo que cuando hablan de conciliación de vida laboral y familiar las medidas para conseguirlo son: ampliar la escolarización en la etapa 0-3 (PSOE, PP y EQUO), flexibilizar los horarios de los colegios (PSOE, PP) y crear guarderías en los centros de trabajo (PP y UPyD, de manera indirecta), que en mi opinión son un parche que no favorece una conciliación real, sino que persigue quitarse de en medio a los niños.

Con esto, creo que voy a enfocar este artículo en otro sentido, que va a ser identificar las propuestas que me han parecido más adecuadas del PP, ya que parece que será el ganador de las elecciones, para poder exigírselas después:

  • La maternidad debe estar protegida y apoyada. Promoveremos una ley de protección de la maternidad con medidas de apoyo a las mujeres embarazadas, especialmente a las que se encuentran en situaciones de dificultad. Impulsaremos redes de apoyo a la maternidad. Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores.
  • Elevaremos los mínimos exentos en el IRPF adaptándolos mejor a las circunstancias de las familias.
  • Promoveremos un mayor reconocimiento de la aportación a la natalidad de las mujeres en el sistema de pensiones.
  • Buscaremos un acuerdo para racionalizar los horarios adaptándolos a los usos europeos.
  • Ampliaremos el permiso de paternidad, de forma acompasada a la mejora de la situación económica general, estableciendo un periodo mínimo obligatorio.

Algunas de estas medidas, en especial las dos últimas, aparecen en la mayoría de los programas (estoy hablando sólo de los 5 partidos más importantes de Madrid, que son los que he mirado) con diferente formulación, lo cual deja mucho margen a la hora de ponerlo en práctica.
Read more

Propuestas electorales sobre conciliación de la vida laboral y familiar

La democracia vista por MafaldaAhora que se acercan las elecciones generales, quería hacer una lectura de los programas electorales de los principales partidos para poder comparar sus propuestas en asuntos de familia y conciliación de vida laboral y familiar. Sin embargo, según los voy leyendo, me encuentro un par de impedimentos para hacerlo:

  • La cantidad de generalidades que vienen en los programas, evitando poner acciones concretas que puedan ser verificadas a posteriori o que permitan comparar unos programas con otros.
  • La cantidad de mentiras que mezclan también entre las propuestas, haciendo planteamientos contrarios a los que hemos visto que defendían en los últimos años (el PSOE defiende “la gratuidad de los libros de texto en la enseñanza básica”, “mayor proporcionalidad en el sistema electoral” y “mayor progresividad en el sistema fiscal”, como si no hubieran tenido tiempo para hacerlo; el PP, por su parte, se atreve a hablar de “respaldar más a los profesores” o que “estamos comprometidos con una educación pública de calidad”, con la que tienen montada en Madrid y otras Comunidades; también hablan de “defensa del medio ambiente” y de “lucha contra el cambio climático”, tras haber negado esta realidad).

Además, veo que cuando hablan de conciliación de vida laboral y familiar las medidas para conseguirlo son: ampliar la escolarización en la etapa 0-3 (PSOE, PP y EQUO), flexibilizar los horarios de los colegios (PSOE, PP) y crear guarderías en los centros de trabajo (PP y UPyD, de manera indirecta), que en mi opinión son un parche que no favorece una conciliación real, sino que persigue quitarse de en medio a los niños.

Con esto, creo que voy a enfocar este artículo en otro sentido, que va a ser identificar las propuestas que me han parecido más adecuadas del PP, ya que parece que será el ganador de las elecciones, para poder exigírselas después:

  • La maternidad debe estar protegida y apoyada. Promoveremos una ley de protección de la maternidad con medidas de apoyo a las mujeres embarazadas, especialmente a las que se encuentran en situaciones de dificultad. Impulsaremos redes de apoyo a la maternidad. Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores.
  • Elevaremos los mínimos exentos en el IRPF adaptándolos mejor a las circunstancias de las familias.
  • Promoveremos un mayor reconocimiento de la aportación a la natalidad de las mujeres en el sistema de pensiones.
  • Buscaremos un acuerdo para racionalizar los horarios adaptándolos a los usos europeos.
  • Ampliaremos el permiso de paternidad, de forma acompasada a la mejora de la situación económica general, estableciendo un periodo mínimo obligatorio.

Algunas de estas medidas, en especial las dos últimas, aparecen en la mayoría de los programas (estoy hablando sólo de los 5 partidos más importantes de Madrid, que son los que he mirado) con diferente formulación, lo cual deja mucho margen a la hora de ponerlo en práctica.
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-14 17:21:00

El árbol de navidad del fulanito


El fulanito quiere ya su árbol de navidad en casa. Y digo su árbol porque nosotros nunca hemos puesto nada alusivo a la época, pero sin duda este será el primer año sólo para darle gusto a nuestro chamaco quien se vuelve loco con los arboles que ve en las tiendas. Se detiene, elige uno diciendo “eshe” después corre hacia él e identifica si las esferas son grandes o chicas y el color de cada una, después cuenta cosa por cosa así que indudablemente tiene que haber árbol de navidad en casa.
Este fin fuimos a comprar todo, árbol, esferas, serie, etc, etc y he de decir que el fulanito andaba como loco. Así que cuando vio que metí la caja del árbol al carrito el chamaco inmediatamente quiso pasarse para ir al lado de dicho objeto, tal vez lo iba cuidando para que no nos arrepintiéramos a la mera hora,  además de que iba metiendo al carrito cuanta cosa alcanzaban sus manitas y que tuvieran que ver con dicha temática navideña por lo que todo acabó siendo de todos colores y de todas las formas existentes en el área.
Má trató de cambiar una adorno con el propósito de que los accesorios elegidos por el fulanito combinaran, pero nel! el chamaco ni siquiera dejó que Má tocara lo que quería cambiar, la vio con ojos de enojado y aventó de nuevo al carrito con mucha determinación el accesorio previamente elegido. Así que el árbol del fulanito estará lleno de todos colores por este y algunos años más…

He de decir también que llegando a casa el chamaco pidió que le abriéramos la caja del árbol, se plantó frente a él y sólo repetía, “abir, abir” mientras sus ojitos brillaban, pero muy a su pesar tuve que guardar todo sin que el chamaco se diera cuenta esperando que se le olvidara un poquito dicha euforia navideña para evitar un drama en casa, por suerte pudimos entretenerlo con otra cosa más y guardar todo para ponerlo en unos días más.
En fin, este será nuestro primer año navideño con todo y árbol sólo para hacer feliz al fulanito…que cosa…no pensé que fuéramos a meternos en esto tan pronto, aunque la verdad no me importa tanto con tal de ver la sonrisa de  mi chamaco combinada con el brillo en sus ojos.
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-14 17:21:00

El árbol de navidad del fulanito


El fulanito quiere ya su árbol de navidad en casa. Y digo su árbol porque nosotros nunca hemos puesto nada alusivo a la época, pero sin duda este será el primer año sólo para darle gusto a nuestro chamaco quien se vuelve loco con los arboles que ve en las tiendas. Se detiene, elige uno diciendo “eshe” después corre hacia él e identifica si las esferas son grandes o chicas y el color de cada una, después cuenta cosa por cosa así que indudablemente tiene que haber árbol de navidad en casa.
Este fin fuimos a comprar todo, árbol, esferas, serie, etc, etc y he de decir que el fulanito andaba como loco. Así que cuando vio que metí la caja del árbol al carrito el chamaco inmediatamente quiso pasarse para ir al lado de dicho objeto, tal vez lo iba cuidando para que no nos arrepintiéramos a la mera hora,  además de que iba metiendo al carrito cuanta cosa alcanzaban sus manitas y que tuvieran que ver con dicha temática navideña por lo que todo acabó siendo de todos colores y de todas las formas existentes en el área.
Má trató de cambiar una adorno con el propósito de que los accesorios elegidos por el fulanito combinaran, pero nel! el chamaco ni siquiera dejó que Má tocara lo que quería cambiar, la vio con ojos de enojado y aventó de nuevo al carrito con mucha determinación el accesorio previamente elegido. Así que el árbol del fulanito estará lleno de todos colores por este y algunos años más…

He de decir también que llegando a casa el chamaco pidió que le abriéramos la caja del árbol, se plantó frente a él y sólo repetía, “abir, abir” mientras sus ojitos brillaban, pero muy a su pesar tuve que guardar todo sin que el chamaco se diera cuenta esperando que se le olvidara un poquito dicha euforia navideña para evitar un drama en casa, por suerte pudimos entretenerlo con otra cosa más y guardar todo para ponerlo en unos días más.
En fin, este será nuestro primer año navideño con todo y árbol sólo para hacer feliz al fulanito…que cosa…no pensé que fuéramos a meternos en esto tan pronto, aunque la verdad no me importa tanto con tal de ver la sonrisa de  mi chamaco combinada con el brillo en sus ojos.
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-10 18:35:00

No, no y no….



El fulanito ha entrado oficialmente a la etapa del No. A todo responde que no aunque sean cosas que le encantan hacer, dice que no quiere ir a la nica, no quiere bañarse, no quiere comer, no quiere ir con los abuelos…no, no y no…es lo único que sale de su boca y la verdad suele ser un poco desesperante, sobre todo cuando necesitamos que coopere para hacer algo como por ejemplo prepararlo para el maternal.
Según leí, aproximadamente entre los 18 meses y los 3 años los chamacos responden negativamente a casi todo, son más obstinados que cooperadores (¡¡vaya si no!!) e incluso disfrutan rechazando una sugerencia sin que le importe si se trata de ponerse la ropa o desvestirse, entrar o salir de la regadera, acostarse o levantarse de la cama o comer algo.
Lo importante de la época del “No” es que ayuda al desarrollo de la identidad y autodeterminación. Tratamos de no ponerle mucha atención a esta etapa en el sentido de no regañarlo o sentirnos porque nos rechaza, ya que es una manera de reafirmarse como individuo, es decir, el chamaco niega al otro para ser él, aunque eso signifique no cooperar. Según esto la dichosa etapa termina por ahí de los tres años más o menos por lo que nos queda un camino muy largo por recorrer para el término de los interminables no´s.
La mayoría de los libros y artículos recomiendan verlo con sentido del humor aunque para ser sincero algunas veces es imposible. Lo que podemos hacer es darle otras opciones, esta es la mejor manera de hacer que el chamaco sienta que tiene más libertad y control de algunas situaciones. 
La idea es que cuanto el chamaco sienta que es él el que toma ciertas decisiones, tanto más pronto terminarán sus ganas de decir que no a todo. Y digo ciertas decisiones porque definitivamente hay cosas que no entran en negociación o de plano no hacemos trato alguno, como utilizar la sillita del auto, la hora de la dormida o la ida al maternal. Mientras eso sucede seguiremos con los interminables no´ a ver qué tal nos va!
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-10 18:35:00

No, no y no….



El fulanito ha entrado oficialmente a la etapa del No. A todo responde que no aunque sean cosas que le encantan hacer, dice que no quiere ir a la nica, no quiere bañarse, no quiere comer, no quiere ir con los abuelos…no, no y no…es lo único que sale de su boca y la verdad suele ser un poco desesperante, sobre todo cuando necesitamos que coopere para hacer algo como por ejemplo prepararlo para el maternal.
Según leí, aproximadamente entre los 18 meses y los 3 años los chamacos responden negativamente a casi todo, son más obstinados que cooperadores (¡¡vaya si no!!) e incluso disfrutan rechazando una sugerencia sin que le importe si se trata de ponerse la ropa o desvestirse, entrar o salir de la regadera, acostarse o levantarse de la cama o comer algo.
Lo importante de la época del “No” es que ayuda al desarrollo de la identidad y autodeterminación. Tratamos de no ponerle mucha atención a esta etapa en el sentido de no regañarlo o sentirnos porque nos rechaza, ya que es una manera de reafirmarse como individuo, es decir, el chamaco niega al otro para ser él, aunque eso signifique no cooperar. Según esto la dichosa etapa termina por ahí de los tres años más o menos por lo que nos queda un camino muy largo por recorrer para el término de los interminables no´s.
La mayoría de los libros y artículos recomiendan verlo con sentido del humor aunque para ser sincero algunas veces es imposible. Lo que podemos hacer es darle otras opciones, esta es la mejor manera de hacer que el chamaco sienta que tiene más libertad y control de algunas situaciones. 
La idea es que cuanto el chamaco sienta que es él el que toma ciertas decisiones, tanto más pronto terminarán sus ganas de decir que no a todo. Y digo ciertas decisiones porque definitivamente hay cosas que no entran en negociación o de plano no hacemos trato alguno, como utilizar la sillita del auto, la hora de la dormida o la ida al maternal. Mientras eso sucede seguiremos con los interminables no´ a ver qué tal nos va!
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-09 18:16:00

10 consejos para el frío


Justamente con el comienzo de la época fría del año hay que tomar precauciones para tratar de evitar complicaciones en esas gripas o mocos constantes que siempre atacan a todos los chamacos.
 Por fin en la escuela del fulanito pidieron que las mamás abrigaran a sus hijos y si estos están enfermos que no los lleven a la escuela, la más feliz con dicha recomendación es Má quien además tapa un chorro al fulanito, pero más allá de las exageraciones es importante tener en cuenta que los cambios de clima y el no cuidar a los chamacos puede ser perjudicial a la larga arriesgándolos a que una simple gripa se complique.
Sin embargo, aunque sabemos que muchas veces es imposible evitar los catarros en invierno sí podemos tomar ciertas medidas para prevenir este tipo de infecciones y, sobre todo, para paliarlas una vez que aparezcan.
Aquí les dejo 10 consejos para cuidar la salud de los chamacos en esta época de frio:
1. Evita los lugares cerrados y con alta densidad de población. Lugares con harta gente facilitan la transmisión de los microbios productores de muchas enfermedades como la gripe, laringitis, otitis, catarros, amigdalitis, neumonías y otras. Siempre lleven antibacterial si necesitan salir.

2. No excederse con la calefacción. En los días de frío intenso, subir la calefacción resulta siempre una opción muy tentadora, pero sobrepasar los 22° reseca el aire y también las secreciones de la nariz y las vías respiratorias imprescindibles para limpiar los gérmenes del aire. Además, el cambio de zonas calientes a frías también facilita la aparición de infecciones en vías respiratorias.

3. Humidifica el ambiente. Ya que la calefacción reseca el aire puedes contrastar ese efecto con poner recipientes con agua en la habitación donde esté el niño.

4. Mantén al chamaco hidratado. Una buena hidratación es fundamental para que el sistema inmunológico funcione correctamente. Por el contrario, no le fuerces a comer si está acatarrado ya que es probable que no tenga apetito y todos los niños -incluso los más delgaditos- cuenta con reservas suficientes como para pasar un par de días comiendo poquito.

5. Ofrécele frutas. El yogur es también una buena opción, pues es un alimento muy completo ayuda a mantener la flora intestinal, alterada por las infecciones o por el uso de antibióticos.

6. Enséñale a toser. La tos es el principal mecanismo para limpiar las vías respiratorias de mocos y flemas, pero muchos niños no saben cómo hacerlo y tienden a tragarlo.

7. Utiliza ropa de abrigo adecuada. Si hace mucho frío o aire, ponle gorro ya que por la cabeza se pierde mucho calor, utiliza bufanda, guantes y ropa de abrigo en capas, para aumentarlas o disminuirlas según la temperatura al pasar de un espacio abierto a cerrado o viceversa. Cuando haga deporte es mejor que no lleve demasiado abrigo y que se cambie en cuanto acabe ya que el cuerpo evapora el sudor, quitando el calor al organismo y dejando el cuerpo frío, lo que facilita las infecciones.

8. Déjale salir al aire libre. Aunque haga frío déjalo jugar en el parque, en la calle o en las zonas deportivas.  Si el chamaco está enfermo no tendrá ganas de salir a jugar, pero por el contrario, si te lo pide es que no se encuentra mal y tenerlo encerrado en casa no va a solucionar nada.

9. Consulta al médico si el niño tiene fiebre. Si tiene más de 38°, respiración ruidosa o dificultosa o si te preocupen los síntomas, acude a urgencias lo antes posible.

10. No es necesario ir al médico por un simple resfriado. Si no ves en el chamaco nada anormal, más allá de la tos y los mocos, no tienes por qué preocuparte ni medicarlo. El lavado de nariz con suero salino (agua y sal) es suficiente. El resfriado se curará por si solo en un par de días.

Read more