• Netflix y yo, el inicio de una bonita relación

    Netflix, suena bien… Netflix Stream Team, suena mejor… Papá Moderno fue invitado al Netflix Stream Team… ¡épico! Y es que efectivamente, fui invitado a participar en el Stream Team de Netflix.  Algo importante es que oficialmente soy el primer papá que entra al equipo, aunque eso está muy bien, también nos hace ver que es … LEER MÁS…

    La entrada Netflix y yo, el inicio de una bonita relación aparece primero en Papá Moderno.

  • THELMA Y LOUISE EN LA TOSCANA

    Tras su más que notable El capital humano (2013), el italiano Paolo Virzì nos sorprende con una historia en la que el protagonismo absoluto corresponde a dos mujeres y que con un tono de comedia, que sin embargo tiene mucho de drama (a mí parecer lo peor de la película), nos enfrenta a algunos de los dilemas éticos de las sociedades contemporáneas.

    En este sentido, la película es un retrato no incisivo pero sí clarividente sobre algunos de los males que fracturan la sociedad italiana y, en general, sobre el triunfo de un modelo social y político en el que cada vez tienen menos peso los valores éticos comunes frente a las dinámicas competitivas y neoliberales. O, lo que es lo mismo, frente a un orden que prorroga y subraya las referencias morales de la masculinidad hegemónica, olvidándose del “orden amoroso de la vida”.

    En este mundo es lógico que dos mujeres como Beatrice y Donatella no encajen de ninguna manera y sean expulsadas a las afueras, ese espacio en el que las mujeres se reencuentran cuando, como en el momento actual, las crisis varias que nos sacuden incrementan sus niveles de vulnerabilidad.
    La pazza gioia, traducida en nuestro país como Locas de alegría, no es una película perfecta, pero merece la pena verse porque nos ofrece una mirada distinta a la mayoría del cine comercial y porque además es una gozada ver el festín interpretativo que nos regalan tanto la superlativa Valeria Bruni Tedeschi (Beatrice) como una más contenida Micaella Ramazotti (Donatella).
    Siguiendo muy de cerca la estela de la ya mítica Thelma y Louise, a la que incluso se le hace un homenaje expreso en una de las escenas, el relato se construye sobre la relación de sororidad que se establece entre dos mujeres que deciden escapar de la institución psiquiátrica en la que están recluidas, no sabemos bien si por haber contradicho la ley o por haberse dejado llevar por sus supuestos delirios mentales, o por ambas cosas a la vez. En todo caso, esa institución acaba siendo la metáfora de una cárcel en la que ellas se hallan prisioneras, y de un mundo que las ha convertido en víctimas.

    Fotograma de 'Locas de alegría'.
    Fotograma de ‘Locas de alegría’.
    Tal y como hacía la célebre película de Ridley Scott, cuyo mensaje final es tan discutible desde una perspectiva feminista, el director asume las reglas de las conocidas como buddy movie en las que habitualmente una pareja de hombres —policías, delincuentes, héroes siempre— comparten viaje y aventuras, mostrando los lazos mediante los que se construyen las fratrías viriles que nutren las estructuras simbólicas y materiales del patriarcado. En este caso lo que vemos son dos mujeres poderosas, a pesar de las limitaciones que el propio sistema ha marcado a fuego sobre sus cuerpos y sus mentes, que asumen las riendas de su destino y que viajan juntas gracias a una complicidad que poco tiene que ver con la que en general solemos articular los varones.
    No creo que estas Thelma y Louise que recorren la Toscana en un intento desesperado de escapar de un mundo que ha construido sus reglas sin contar con ellas sean dos mujeres locas o, mejor dicho, no creo que realmente su diagnóstico sea el de una enfermedad mental de esas que el poder médico —por supuesto, también masculino y disciplinario— ha fijado como criterio excluyente.

    Estas locas de alegríanos dan la clave para repensar todo un mundo en el que con demasiada frecuencia ellas son obligadas a estar en los márgenes
    Donatella y Beatrice, de las que algunos todavía hoy se atreverían a decir que son unas histéricas o simplemente seres que se dejan llevar más por sus pasiones que por la cabeza, no son más que el resultado de unas estructuras de poder (político, social, emocional también) de las que han acabado siendo sufridoras. Me parece que esa es la lectura más radical de una película a la que le sobran excesos sentimentales al final (esa exaltación de la maternidad y la familia, tan reaccionaria), pero en la que nos encontramos con dos mujeres que hacen todo lo posible por recuperar el poder que la sociedad les ha quitado y que luchan por definirse por sí mismas frente a un entorno que en el mejor de los casos las trata de manera paternalista.
    De la misma manera que en las Cortes constituyentes de 1931 hubo algún diputado que negó el derecho de sufragio a las mujeres basándose en que ellas eran “puro histerismo”, todavía hoy el mundo patriarcal que habitamos sigue cuestionando la capacidad de ser por sí mismas y para sí, sobre todo de aquellas que con relativa frecuencia se dejan llevar por las expectativas de género y acaban siendo esclavas de los machos que las dominan en nombre del amor y del deseo.
    Estas locas de alegría nos dan la clave para repensar todo un mundo en el que con demasiada frecuencia ellas son obligadas a estar en los márgenes y a no ser reconocidas como sujetos iguales. Beatrice y Donatella, a las que su misma reducción al papel de esposas, amantes o madres les ha robado la autonomía, constituyen un referente que no deberíamos perder de vista en la urgente tarea que tenemos por delante.

    Una tarea, la de la revolución feminista, que ha de llevarnos a un futuro lo más inmediato posible en el que Thelma y Louise no se vean obligadas a lanzarse al vacío o en el que las “locas” toscanas se sientan empoderadas para nunca más volver a quedar a merced de los hombres que siempre han sido los que han decidido cuándo amarlas, cuándo abandonarlas y cuándo convertirlas en enfermas. Esos que continúan asumiendo el papel de esposos proveedores, amantes chulos, puteros seductores directores de instituciones y jueces que interpretan la ley a imagen y semejanza de los intereses supuestamente racionales del varón.
    Publicado en BLOG MUJERES de EL PAÍS (28 de marzo de 2017):
    http://elpais.com/elpais/2017/03/27/mujeres/1490627061_057089.html
  • Compartiendo cama

    Yo colecho. Tu colechas. O mejor, nosotros colechamos. Porque no tenemos duda de que el colecho es beneficioso para los peques. Un papá, una mamá y dos mellizos. Ellos en medio de nosotros, por supuesto, debe ser para evitar que tengamos más hijos que les quiten su puesto de hermanos pequeños. Y así todas las noches,…

  • Juegos de mesa para jugar con tus hijos

    Jugar a juegos con tus hijos puede ser divertido al principio, pero a menudo es todo lo contrario. Algunos tienen partes ridículas, y nadie sabe realmente sabe cómo jugar, por lo que en cinco minutos, tus hijos sólo se arrojan piezas el uno al otro y cruza los dedos para que no tengas que llamar […]

  • Iguanas & co #2

    Ya tenemos la segunda entrega de las iguanas & co, en realidad ya la teníamos pero se nos acumulaban los vídeos y lo hemos retrasado un poco.


    En este vídeo abrimos otros siete paquetes de iguanas de la colección, así nos quedarán ocho para el último vídeo. Bueno, penúltimo, porque haremos otro en el que veremos como cambian de color cada uno de los muñecos.

    Además, cangrejito está montando un gran sorteo con cosas que le han enviado, entre ellas murciélagos, pirañas, iguanas, Magiki, atrapa el sabor, tufo cards …

    Así que no os perdáis los próximos vídeos, suscribiros  y participad!!

  • No puidor, no puidor…

    Un día, mientras esperábamos al ascensor en el portal, mi hijo me suelta a bocajarro: “¡Papá, papá…CANDEMOR” Yo, automáticamente, poseído por el espíritu del torpedor de la pradera, empiezo a hacer de Chiquito como si no hubiera mañana: “NO PUIDOR,NO PUIDOR, JAAAAL, VOY A LLAMAR A LA PERETÉRICA, FISTRO, COBARDER, PECADOL, GROMENAUER… GLUUUUUURRR” Todo esto […]

  • FESTEN: DESMONTANDO AL PATRIARCA

    Aunque poco a poco las cosas van cambiando también en las artes escénicas, todavía hoy continúa siendo poco habitual que una mujer no solo consiga poner en pie montajes teatrales sino que también vaya teniendo una voz propia en un ámbito tan masculinizado. Quienes desde hace un tiempo seguimos y admiramos a Magüi Mira hemos podido comprobar cómo se ha ido convirtiendo justo en una de esas mujeres empoderadas que tienen la capacidad y la sabiduría de llevar a las tablas su compromiso ético con el mundo que le ha tocado vivir. Así se pudo comprobar en obras tan dispares como Kathie y el hipopótamo, El discurso del rey o en su particular recreación de la poderosa Cleopatra. No es solo una mirada de mujer la que urdió todas esas tramas sino que sobre esas historias miraron los ojos violetas y, por tanto, transformadores y cívicos que habitan la cabeza de una mujer radicalmente feminista. Esa que además nos demuestra cada día que los años cumplidos son garantía de lucidez y no un demérito en este mundo que parece atar a las mujeres al mito de la eterna juventud.
    En esta época de tablas invadidas por estrellas televisivas y por monólogos que hacen rentable la aventura teatral que la mala gestión pública casi ha convertido en suicida, la directora valenciana vuelve a apostar, con la complicidad del Centro Dramático Nacional, por el riesgo y nos regala su versión de una película que a muchos nos sorprendió en su momento: aquella Celebración alemana con la que empezamos a oír hablar de un movimiento llamado Dogma. Magüi, que tiene el arrojo de una veinteañera en su cuerpo sabio de más de setenta, ha convertido el original en una pieza estremecedora, de esas que remueven las entrañas de cualquier espectador y que provoca que salgamos a la calle, después de verla, con la sensación de haber sido partícipes de una especie de ritual laico, hermoso y al fin liberador.

    Magüi, que tiene el arrojo de una veinteañera en su cuerpo sabio de más de setenta, ha convertido el original en una pieza estremecedora, de esas que remueven las entrañas de cualquier espectador y que provoca que salgamos a la calle, después de verla, con la sensación de haber sido partícipes de una especie de ritual laico, hermoso y al fin liberador.

    Festen es el relato, a veces tragicómico, siempre hondamente dramático, de cómo la familia ha sido y es el contexto privilegiado para alumbrar y mantener el poder del patriarca que extiende sus dominios sobre sus posesiones, entre las que ocupan un lugar privilegiado la esposa domesticada y los descendientes vulnerables. En la celebración del 60 cumpleaños del señor de la casa estallan todos los silencios, se abren las heridas no cicatrizadas y, al fin, el hijo pisoteado se atreve a liberar todo el dolor que durante siglos lo ha convertido en un ser sin alas. Un dolor que escupe sobre el padre todopoderoso que no dudó en violarlo a él y a su hermana gemela una y otra vez cuando eran niños, con la complicidad de una esposa que, subordinada, siempre miró para otro lado y prefirió mantener intacto el orden familiar.
    A través de una bellísima puesta en escena, en la que todo – vestuario, música, iluminación, movimientos – está puesto al servicio de una celebración que acaba siendo emancipadora, Magüi Mira nos coloca frente al espejo y nos muestra, con todo su crudeza, cómo las fauces del patriarca generan víctimas y cuán necesario es que empecemos a rebelarnos contra ellas. Un patriarca que posee a su esposa y a sus hijos e hijas como quien posee tierras y a los que somete a la ceremonia cruel de sus deseos. El siempre sujeto, los demás objetos; él desde el dominio, los demás, incluidos los sirvientes, arrodillados ante su señor. Festen nos muestra, con toda la crudeza que supone ver muy cerca el rostro de los actores y de las actrices, cómo el poder del patriarca se ha erigido durante siglos sobre el control de los cuerpos de las mujeres y de los más débiles sometidos a sus designios. Es la misma regla que hoy en pleno siglo XXI sigue amparando violencias de tipo, desde la de género, que se alimenta del desmesurado amor romántico, a las que de tipo sexual convierten a las mujeres, y a algunos hombres, en esclavos del que tiene la última palabra. Todo ello ahora en alianza con un neoliberalismo que lo legitima todo en nombre de los deseos y la libertad.

    Es la misma regla que hoy en pleno siglo XXI sigue amparando violencias de tipo, desde la de género, que se alimenta del desmesurado amor romántico, a las que de tipo sexual convierten a las mujeres, y a algunos hombres, en esclavos del que tiene la última palabra.

    Uno de los mayores aciertos del montaje es que, pese a todo ese dolor que vemos expandirse desde la mesa familiar a los corazones de los espectadores, su final acaba siendo luminoso, blanco, esperanzador. Magüi apuesta por el triunfo de los vínculos amorosos de la vida frente a la omnipotencia del pater familias. Este acaba siendo expulsado, y con él la esposa sumisa, de un círculo en el que ya solo caben los besos y los cuerpos sin máscaras. Desnudos frente a la vida. Como recién nacidos a un nuevo orden en el que mujeres como Linda, la que hija que nos soportó no reconocerse como ser autónomo frente al espejo, abandonen las afueras y se alcen, victoriosas, sobre la mesa de unas familias en las que la jerarquía piramidal al fin haya sido sustituida por la horizontalidad de los y las iguales. 
    PUBLICADO EN TRIBUNA FEMINISTA, 27-3-17:
    http://www.tribunafeminista.org/2017/03/festen-desmontando-al-patriarca/
  • “No tengo ganas de escribir”

    Una de las cosas más difíciles de hacer en un blog, por lo menos para mí, es ser constante. Debido a mi trabajo, tiempo, inspiración, necesidad de tener un contenido hace que esto sea un poco complicado pero como se dice, cuando haces lo que te gusta, todo se hace más fácil. Pero los últimos días, con lo sucedido en el país, simplemente no me daba ganas de hacerlo. Tenía publicaciones programadas, un plan que seguir, pero simplemente no tenía ganas de hacerle click. La situación del país me

  • Dulce Apocalipsis

    Nunca habría imaginado que pasaría el último día de mi vida sola, desayunando chóped, ajo porro y agua del grifo. Asqueada, no puedo evitar pensar que hasta los asesinos más sanguinarios pueden escoger lo que quieren comer el día de su ejecución. Pero bueno, es todo lo que había en la nevera y claro, como […]

  • La Chorimorfosis

    No creo que pueda pedirse mucho más para ser un lunes por la tarde, pensó Gregorio Samsánez, concejal de Urbanismo, mientras dormitaba en su despacho. Ese día había recibido varios sobres de esos que tanto le gustaban y, en unos minutos, jugaba al pádel con un expresidente del gobierno. No quería llegar tarde, así que […]

  • Las dos preguntas clave

    Hace unos días que doy vueltas a muchos conceptos que tienen que ver con la búsqueda de El Elemento, nuestra pasión, lo que nos mueve, y se nos da bien, en lo que somos buenos. Buenos de verdad. Buenos que te cagas. Buenos que rebuenos. Hace días que doy vueltas a la gestión del cambio, […]

  • Les dues preguntes clau…

    Fa dies que dono voltes a molts conceptes que tenen a veure amb la recerca de L’Element, la nostra passió, allò que ens mou, i se’ns dóna bé, en allò que som bons. Bons de veritat. Bons que t’hi cagues. Bons que rebons. Fa dies que dono voltes a la gestió del canvi, i la […]

  • ¿Nos pasamos de positivos? Los límites del optimismo y el positivismo | Vídeo

    Ser positivo y optimista, en principio, es algo que suena muy bien. Al menos, mejor que ser una persona negativa y pesimista, que sólo ve el lado malo de las cosas. Pero sucede como en muchas otras cosas, que si nos pasamos al final puede acabar volviéndose en nuestra contra. La “psicología positiva” es una rama …

    El artículo ¿Nos pasamos de positivos? Los límites del optimismo y el positivismo | Vídeo se publicó originalmente en Psicólogo Valencia, Alberto Soler · Consulta y psicoterapia Online.

  • CPSN: RAPIDITO

    CPSN: RAPIDITO

    Ya tocaba empezar a revelar nuestros planes maléficos para el Salón del Cómic de Barcelona, que empieza ESTE JUEVES y en el que tendré stand un año más junto a Joan Tretze. ¡Tenemos 100 BARAJAS del juego “¡LE METO, MÁSTER” preparadas! Podéis echarle un ojo al juego descargando las reglas GRATIS.

  • “¡LE METO, MÁSTER!” Un juego de cartas rolero

    “¡Todo listo para la partida de rol! El Máster ha preparado a conciencia su campaña de Hechizos&Hostias, y los jugadores están ansiosos por hacerse con los deseados Peequis. ¿Quién conseguirá Peequis suficientes para subir de nivel?” Pues sí, ¡El sistema D13 y Las Crónicas PSN unen fuerzas una vez más para sacaros la pasta durante […]