YO NO SOY UN PUTERO: CONTRA LA TRATA Y LA EXPLOTACIÓN SEXUAL DE MUJERES

El patriarcado se ha sostenido a lo largo de los siglos a través de la conjunción perversa de dos silencios estructurales: el silencio de las mujeres en cuanto sujetos no políticos y el de los hombres sobre nuestros privilegios. Incluso cuando hemos ido avanzando hacia sociedades al menos formalmente igualitarias, muchos hombres han continuado manteniendo un silencio cómplice, por omisión, con el que están contribuyendo a mantener el estado de subordinación de la mitad femenina. Por eso es tan necesario y urgente que los hombres levantemos la voz pero no para ser los protagonistas, como lo hemos sido siempre, sino para dejar claro que no nos identificamos con una masculinidad hegemónica que produce víctimas y para señalar con el dedo a quienes siguen disfrutando impunemente de los dividendos que derivan de ella.
Por eso en el día que internacionalmente se llama la atención sobre la explotación sexual y el tráfico de mujeres, niñas y niños, urge que todas y todos tengamos clara la conexión existente entre trata y prostitución, en el sentido que sin la segunda no existiría la primera. Por lo tanto son los hombres que se van de putas los que alimentan y perpetúan la que constituye una de las expresiones más brutales de la violencia machista, al mismo tiempo que todos los que miran a un lado contribuyen con su silencio a perpetuar una cadena de humillaciones y explotación que provoca beneficios millonarios a escala planetaria.
En esta cuestión, en la que están en juego derechos fundamentalísimos de las mujeres y de las niñas, creo que el foco ha de ponerse en los sujetos que crean la demanda y, por supuesto, en los que multiplican sus patrimonios gracias a la sumisión sexual de aquéllas. Para ello, además de pensar en la conveniencia de aplicar medidas jurídicas como la sanción de los clientes, es necesario deconstruir un modelo de masculinidad basada en la conjunción terrible de poder y violencia y, con ella, una concepción de la sexualidad masculina como impulso irrefrenable que necesita tener a su disposición cuerpos femeninos para satisfacerla, a cualquier hora, cualquier día, en cualquier lugar del planeta. 
Como bien concluye Rosa Cobo en su imprescindible libro La prostitución en el corazón del capitalismo ,  los puteros encuentran en el acto prostitucional la posibilidad de desarrollar una masculinidad salvaje hasta borrar de su subjetividad los límites entre violencia, coacción y consentimiento. Sus prácticas agresivas y violentas son llevadas a su conciencia como actos voluntarios de las mujeres prostituidas. En el prostíbulo refuerzan la fantasía de su hipermasculinidad, permanentemente en sospecha.  En unos momentos de revancha patriarcal, y en los que la cultura consumista y del ocio propia del capitalismo más salvaje ha convertido el sexo en una industria global, la prostitución representa uno de esas últimos espacios en los que muchos varones refuerzan  y normalizan la masculinidad hegemónica. Una masculinidad construida por los siglos de los siglos sobre la idea del control y el dominio, y que requiere constantemente de la confirmación entre los pares. Solo así sobrevive a su innata precariedad. De ahí que ser un hombre de verdad implique, ante todo, poder demostrarlo ante los iguales, para lo que, con frecuencia, se participa en ceremonias tribales, como es el acceso en grupo a mujeres prostituidas o las violaciones en la que los pares hacen viral su virilidad.  En esta celebración colectiva, los sujetos masculinos sellan y confirman uno de esos  “pactos juramentados” que, como bien ha explicado Celia Amorós, sostienen el orden patriarcal.
Es necesario por tanto evidenciar el significado político de los demandantes de prostitución, y en consecuencia incidir de manera urgente sobre la desactivación y deslegitimación  de su demanda, además de insertar dicha institución en la intersección entre neoliberalismo y patriarcado que en el presente siglo está incidiendo de manera tan negativa en la autonomía de las mujeres.  Ello implica,  como bien explica Rosa Cobo y como también se argumenta en el reciente estudio colectivo Elementos para una teoría crítica del sistema prostitucional, la prostitución no puede ser estudiada desde las experiencias individuales sino que necesariamente ha de situarse en el marco de los sistemas de dominio sobre los que se edifican las sociedades.  Eso pasa por realizar un análisis de género en el que tengamos en cuenta no solo como se construyen jerarquías a partir del control masculino sobre el cuerpo femenino, sino también como desde esa construcción jerárquica estamos dando un determinado sentido de poder a una subjetividad y otra. Además, ese análisis resultaría incompleto si no abordamos como la prostitución se ha convertido en un poderosísimo sector económico a nivel global, que expresa dramáticamente la brecha entre los pudientes y las excluidas y en el que además interseccionan  factores étnicos, de raza o de procedencia nacional.  Todo ello en un contexto cultural en el que la pornografía se ha convertido en un fenómeno social global, naturalizado y legitimado, apenas censurado, y que constituye la “metáfora perfecta del significado simbólico y material del patriarcado”.  
Por lo tanto, es imposible separar el análisis de la prostitución de la trata y las nuevas formas de esclavitud que se generan en el mercado transnacional. Como tampoco es posible argumentar sin más la autonomía de las mujeres para que opten por la prestación de servicios sexuales como si se tratara de un trabajo más sin tener en cuenta las relaciones de poder en el que se enmarca esa pretendida libertad de elección.  Situarse en esa posición implica dar por bueno el paradigma del individuo propietario y la lógica contractual en que se apoya el liberalismo para sostener su visión de los derechos humanos.  Una lógica frente a la que deberíamos reaccionar todos los varones que estamos contra cualquier forma de esclavitud y que, en consecuencia, deberíamos atrevernos a disentir de los pactos juramentados que nos convierten en la mitad privilegiada. Lo cual pasa, para empezar, por tener claro que el Richard Gere de Pretty woman no es un héroe romántico sino un putero.
Publicado en www.eldiario.es (23 de septiembre de 2017):
http://www.eldiario.es/tribunaabierta/putero-trata-explotacion-sexual-mujeres_6_689491062.html
Read more

La silla Pluto Evoluciona a Pace

 iCoo crea cochecitos para padres con un sabio estilo. El nuevo cochecito Pace de iCoo tiene como objetivo ofrecer sofisticación y funcionalidad para los padres y los niños con estilos de vida modernos y ocupados. Pace es el nuevo producto de iCoo – una empresa que aspira a crear carritos de lujo para esos padres que […]

Read more

Papá, dejá de tratar de entender a las mujeres y entendé a tu mujer

Hoy en la reunión de padres de mi hijo se me acerca un papá de un nene que tiene a su mujer embarazada y me cuenta como sincerándose que su esposa está toda hormonal y fastidiosa como si fuera el fin del mundo y para cerrar me tira, “me pide una cosa y después quiere otra, al final ¿quién entiende a las mujeres?”

Y esa frase pelotuda fue la que me terminó de sacar y no porque sea feminista porque la verdad es que hay unas feminazi o maminazis que dan miedo, pero porque estoy cansado de tanto tipo tarado que piensa que esa frase está bien conjugada o que porque yo, que escribo en un blog de crianza, escribo para mujeres o “entiendo” a las mujeres.

Voy a transcribir mi respuesta y si no les gusta la pueden hacer mierd@ con justa razón: “Pensar que uno puede entender a las mujeres es bastante reduccionista porque es pensar que todas son iguales y que se las puede simplificar por su género o como parte de una estadística. No existen las mujeres, existe la mujer y en este caso es tu mujer. Dejá de pensar en “las mujeres” y pensá en la persona que tenés al lado, porque ella, como todas, es única y por eso para entenderla tenés que prestarle atención y preocuparte por ella. No hay respuesta a esa pregunta porque está mal formulada. No existen las “mujeres” como conjunto de pensamientos, sino la mujer”.

Obviamente se quedó duro y en vez de retrucarme me dijo, “te levantaste mal hoy no”? Creo que si hubiera tenido tetas me preguntaba si me había venido. Que se le va a hacer, si son boludos no les puedo abrir la cabeza con 5 minutos de sinceridad brutal.

Read more

¿Están buscando la parejita?

No les ha pasado que cuando tienes un hijo, todo el mundo te pregunta ¿cuándo el otro? Y luego o en simultáneo te preguntan ¿buscan la parejita? Y casi la mayoría por no decir todos se alegran cuando tienen hijos de diferente sexo, como una especie de victoria (“tengo todo”, “hombre y mujer”). Hace unos días pensaba sobre eso. ¿Es lo que todos buscan? ¿Tal vez sea una especie de objetivo para nosotros los padres el “tener la parejita”? Algunas familias intentan, intentan y tienen muchos hijos

Read more

¿Me voy a Lisboa?

Una semana después de haber terminado en el trabajo se me ha presentado una nueva oportunidad para trabajar. Sería estupendo sino estuviera en otro país, tampoco está en la China pero salir de tu zona de confort siempre cuesta. Esta misma mañana he hecho una entrevista de trabajo para teleoperador para una gran compañía con sede en Lisboa.

Estuve buscando información sobre la empresa y tal y la verdad que hay de todo. Gente que cuenta buenas experiencias, gente que no tanto, así que paré de buscar porque sino me iba a deprimir antes de empezar. No sabía que las empresas de este tipo habían abandonado los países latinoamericanos y habían encontrado en Portugal un lugar donde poner sus sedes de teleoperadores. Muchas quejas del trabajo, que es muy sacrificado y tal y cual.

El caso es que me apunté a la oferta a través de Infojobs y ayer mismo recibí la llamada para ofrecerme hacer una entrevista vía Skype a las 9:30, así que accedí a ello. Esta mañana lo tenía todo preparado y me puse una camisa arreglada para dar buena impresión, por abajo me dejé el pijama como es lógico y normal para una entrevista de esta índole. A la hora en punto me llaman para pedirme mi usuario de Skype y comenzar la entrevista.

Todo ha ido bien, pese a los típicos fallos técnicos por los que hemos llevado la entrevista viéndonos por Skype pero la voz por teléfono ya que no se escuchaba. Las condiciones no son malas, al menos lo que me han pintado en un principio. Iría con un contrato formativo de 2 meses cobrando 700 euros netos y una tarjeta donde se me ingresa un dinero mensual (entorno a 150 euros) para comidas, no se puede usar más que en supermercados y restaurantes y no te permiten sacar dinero con ella. Una vez finalizado los dos meses te hacen un contrato de obra y servicios, allí tiene otro nombre pero el caso es el mismo. Con este contrato el sueldo baja en el sentido que siguen siendo 700 euros pero brutos, a lo que se le suma el prorrateo de una paga (hay otra pero te la pagan en dos veces), el bono de comida y las comisiones. Me comenta que un teleoperador medio sin estar en una sección de ventas se saca entre 150 y 200 euros en comisiones, y unos 300 si estás en ventas.

Me comenta que allí lo que más tienen son andaluces y extremeños, que dan mucha prioridad a que la gente trabaje en grupo y quieren, sobre todo, un buen ambiente de trabajo. También te ayudan con el transporte y el alojamiento, metiéndonos a todos los que partamos hacia Lisboa en un grupo de WhatsApp para que cada uno ponga como va a ir, si ha encontrado una buena oferta en tren, autobús, etc. En cuanto al alojamiento, tenemos una señora que nos ayuda a buscar uno y me dice que el gasto mensual está entorno a 280 euros, con agua, luz, todo incluido vamos.

Ahora queda la duda, ¿Me voy a Lisboa? Esto si fuera un trabajo aquí estaría fenomenal pero siendo fuera las cosas cambian. Ya no hablo de mi comodidad y dejar aquí a mi familia sino de que me compense el esfuerzo que supone dejar a los míos atrás. Si lo piensas en frío contaré con 700 euros, de los cuales tengo que sacar 280 euros, mínimo, para el alojamiento y pensar que tengo que mandar dinero para casa. Pagando mi hipoteca de aquí, luz y agua, me iban a quedar limpios menos de 100 euros. ¿Compensa irme fuera para eso? La verdad que aún lo estoy dudando pero probablemente la idea sea descartada. Si mi situación fuera diferente me iría sin pensarlo, pero con cargas familiares y pensando en mi familia no creo que lo haga.

Si habéis tenido experiencias similares, tuyas o de familiares, y me quieres dejar tu opinión, será bienvenida. También puedes contarme qué harías en mi situación o cual crees que podría ser otra salida diferente. Sin más, os dejo hasta el siguiente post.

Read more

Viernes dando la nota #220: Perdedores

Iba a empezar diciendo que menuda semanita nos están dando, pero en realidad son muchos años ya los que llevamos viviendo todo esto. Pero somos un lugar –me niego a llamarlo reino– en el que el referente, la coartada, y la vara de medir es la mayoría silenciosa, aquella a la que siempre aludía Richard Nixon. Curioso argumento, cuando llenas las calles de policía, los que no se atreven a salir y protestar, y resulta que te están dando la razón. Curioso argumento, cuando solo escuchas a los palmeros, y resulta que te están dando la razón. Como decía un cómico, hemo llegado aquí por no escuchar. Siempre hay quien se empeña en separar, en diferenciar, en excluir, en imponer, o en prohibir. Ya solo falta que entre en juego la santa Inquisición. Perdón, me he equivocado, no volverá a ocurrir. Nunca se fue. El caso es que con unas reglas del juego así, es imposible que ganen todos.

Y mientras los unos, los otros, los invitados sorpresa y los de siempre, siguen hablando de banderas, seguimos perdiendo y siendo manipulados, amortizados y robados los mismos. La semana que viene, más. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook


Consigue aquí el código InLinkz.

Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.

BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):

Hospedado en WORDPRESS.COM:

Gracias a todos por participar. ¡Y a dar la nota!

Suscríbete por correo electrónico.

Read more

Diario: Los días de lluvia son para chapotear

Llegan los días de lluvia en primavera y los niños se nos escapan de las manos para ir a saltar a cualquier charquito que tengan cerca. Gritamos, chiflamos, agitamos las manos como si fuéramos directores de tránsito, pero no nos dan bola. Son chicos y ninguna explicación científica como “te vas a resfriar” “te va a dar neumonía” o “es agua sucia de alcantarilla” los convence de meter las patas hasta la rodilla en cualquier agujero lleno de gérmenes y basura flotante.

Entonces, ¿qué hacemos? ¿Seguimos gritando? Si quieren chapotear, que chapoteen con cuidado. Botas de lluvia, pilotito de star wars y un lindo paraguas antes de salir a la calle, porque, aunque lo neguemos, a nosotros también nos da un poco de ganitas de bailar bajo la lluvia sin pensar en nada más.

Si Peppa Pig lo hace, ellos también lo van a querer hacer, así que basta de intentar evitarlo y a darles toda la protección necesaria para que no se enfermen. Ropa adecuada y un baño caliente despúes lo van a dejar súper calmado y con suerte, se van a dormir una siestita para dejarnos descansar (aunque probablemente a la noche tengan el doble de pilas)

A disfrutar la lluvia mamá, que solo una vez en la vida se es niño!

Foto: Pixabay

Read more

Codornices con salsa de verduras #CocinandoConPapi

Ingredientes (2 adultos y un niño de 3 años) 5 codornices 1 esqueleto de pollo Verduras, en nuestro caso utilizamos: Calabacín Puerro Zanahoria Tomate Agua Vinagre Preparación: En una cacerola ponemos aceite y doramos las codornices, una vez estén listas las reservamos. Partimos en dados las verduras y las añadimos a la cacerola, reogamos un … Sigue leyendo Codornices con salsa de verduras #CocinandoConPapi

Read more

067-CIEB 2017 con Xavier Gisbert

¿Qué es y que podemos encontrar en el CIEB 2017? Para hablar del IV Congreso Internacional de Enseñanza Bilingüe nadie mejor que Xavier Gisbert. Quién ya nos acompañó en el capítulo 042. Con Xavier hablo sobre los objetivos principales de este congreso, sobre la importancia de las familias en la educación y el bilingüismo para … Continue Reading about 067-CIEB 2017 con Xavier Gisbert

La entrada 067-CIEB 2017 con Xavier Gisbert aparece primero en Crecer En Inglés.

Read more

Papá también hace carantoñas

No sé si os habéis fijado en vuestro alrededor o si a alguno de vosotros le ha pasado directamente pero muchos papás temen a ser cariñosos en público con sus bebés. Con cariñosos no me refiero a darle un beso, tomarlos en brazo o cosas así sino a las típicas carantoñas y ñoñerías que se le hacen a los nenes pequeños.

Yo sí me he dado cuenta de que esto pasa mucho a mi alrededor, los hombres tememos más a mostrar la parte cariñosa en público y la verdad que es una imbecilidad como la copa de un pino. Hablo por mi alrededor y por mí mismo porque a mi sí me ha pasado, el no querer ponerle la típica voz de “tonto” que se nos pone a todos al hablarle a un bebé cuando estamos acompañados. Luego en casa lo hacía como el que más, pero solo en la intimidad, cuando estábamos solos. No sé porque tenemos ese pensamiento de que haces el anormal o que pierdes tu hombría al hacer este tipo de cosas con tu bebé. Parece que eso son cosas para las mamás y las abuelas pero no es así, papá también puede hacer carantoñas sin miedo a parecer menos varonil.

Hay que aprender a dejar atrás los estereotipos, a vivir nuestra vida sin fijarte en nada más. Alucina con tu hijo cuando descubra cosas nuevas, saca tu imaginación junto con la suya para pasarlo bien y tener un rato de diversión. Habla con voz grave, aguda, lo que sea que debas de hacer para hacer reír a tu bebé y que conozca tu lado más infantil y cariñoso.

De eso trata mi post de hoy, un mensaje abierto a esos papás que alguna vez hemos sentido la represión de no hacer estos actos en público por el qué dirán, por miedo a parecer retrasado o por verlo como cosas de “mujeres”. Yo quizás me he dado cuenta tarde pero ya me da absolutamente igual, seré todo lo cariñoso que tenga que ser con mi niña esté quien tenga que estar delante. Su infancia dura poco, ¿Por qué desperdiciar los momentos de ponerte ñoño? Mi mensaje es claro y conciso:

Padres del mundo, pongámonos tontos con nuestros hijos, no nos va a decrecer el pito, no nos saldrán tetas y no comenzaremos a menstruar por hacerle carantoñas a nuestros bebés. 

Read more

Hacia la libertad!

Muchos de vosotros ya sabéis que a cangrejín, cuando era pequeño, le conocían como “el niño que corre”, de hecho tiene su propia pestaña en el blog. Pues ahora le toca a cangrejín ostentar el título.

O eso es lo que parece porque lleva unos días que siempre quiere ir corriendo a todas partes. Serán cosas de la edad, porque en los genes no creo que lo lleve, al menos por mi parte.

Bueno, esto viene porque cangrejito y cangrejín tienen un juego en el que el mayor grita ¡Hacia la libertad! y entonces cangrejín sale corriendo riéndose a carcajada limpia. Nosotros de broma siempre nos reíamos imaginándolo en el cole gritando eso con los demás niños.

Pero ayer, el conserje del colegio nos dijo que le tocó correr detrás de el por el pasillo de infantil, porque se había salido de la clase y se iba corriendo riéndose.

Claro, nosotros enseguida nos imaginamos que en su interior, porque no habla nada, iba gritando ¡hacia la libertad! mientras corría perseguido por el conserje.

Ahora estamos casi seguros de que cuando hable meterá a todos los nenes en el bote y al grito de guerra ¡hacia la libertad! saldrán todos corriendo por el pasillo huyendo de los profesores.

 Y si no al tiempo.

Read more

¿Qué mundo le dejamos a nuestros hijos?

Ayer hablaba con un amigo, experto en temas de sostenibilidad y me explicaba cómo el hombre está llevando al mundo a su destrucción. Las lluvias, los terremotos, huracanes, son producto del comportamiento del ser humano y todo eso es fácilmente explicado por la física.El consumismo nunca acabará, por el contrario, se incrementará y es el reto del ser humano encontrar energías alternativas (que ya hay) y explotarlas, nuevos materiales amigables con el medio ambiente (que ya hay) pero sobretodo

Read more

Déjame llorar

Hace tanto tiempo que cangrejito empezó la guardería con la edad de cangrejín, que he tenido que esforzarme por recordar aquellos primeros días.

Ambos han llevado un patrón similar, los primeros días lloraban cuando se quedaban pero después se les pasaba y jugaban el resto del tiempo.

En realidad los niños se acostumbran enseguida, creo que el problema lo tenemos los padres, nos cuesta más que a ellos lo de la separación, bueno, no todos los padres o madres. Grados de dependencia hay tantos como padres y madres.

Es normal que el niño llore cuando se queda en el cole, es su forma de reclamar tu atención, de retenerte a su lado, pero se le va a pasar enseguida, en cuanto haya algo que atraiga su atención.

Estos días estoy viendo todo tipo de padres, madres e incluso abuelos. Están los que no hacen más que recalcar a los demás que su pequeño no llora, mira que mayor y que fuerte y que maravilloso que es.

Están los que no le dan tiempo al niño ni a entrar en el aula, cuando se han dado cuenta ya no están los padres, y a llorar. Están las que se van y vuelven varias veces para mirar por la ventana si su peque está llorando, lo que aún hace que lloren más.

A ningún padre le gusta ver llorar a su hijo, pero creo que porque llore un poco al principio no pasa nada, tienen que adaptarse a la nueva situación y el llanto es su forma de asimilar su frustración, sus miedos.

No lo sé, no soy psicólogo infantil ni nada de eso, pero me da la sensación de que cuanto antes se adapte el padre/madre antes se adapta el niño.

¡tomaros algo hombre ya!

Read more

¿Alquilar o comprar una vivienda?

En este post os voy a contar mi experiencia cuando salí del hogar de mis padres y me independicé junto a mi mujer y mi hija. Como os he contado en varias ocasiones, estuvimos casi seis meses desde que naciera el bebé sin vivir juntos y era un tema que a mi me chocaba mucho. Ellas venían el fin de semana a pasarlo en casa pero el domingo era el día más triste porque sabía que se tendrían que ir y no volvería a compartir mis noches con ellas hasta la semana siguiente. Cobraba unos 470 euros y no estábamos para buscarnos nada de alquiler pero en octubre todo cambió. Me subieron la jornada, pasé a cobrar 800 euros y, aunque íbamos a estar muy apretados, empezamos la búsqueda de nuestro hogar.

La búsqueda no fue sencilla ya que buscábamos algo barato, que estuviese bien, por nuestra zona de siempre y, a poder ser, que tuviera ascensor. Buscando dimos con un piso ideal, cumplía todos nuestros requisitos y más, contaba con garaje, y llamamos. El señor nos dijo que estaba pintando la casa ahora que se había ido el anterior inquilino (se había ido al otro mundo) y que la veríamos la semana siguiente. Así fue, pero nos dijo que tenía el piso medio apalabrado ya, que la otra persona quería ver si le cabía su coche en la plaza de garaje para quedárselo. ¿Para qué me haces venir entonces hijo mío? Lo mejor es que cuando mi mujer llamó le dijo que había sido muy rápida, que acababa de poner el anuncio y había sido la primera. Obviamente se lo dijimos y nos contó que la otra persona había insistido mucho para que se lo enseñara tal y como estaba, que trabajaba cerca y le venía estupendo. Así que tras esta mala experiencia, volvimos a nuestra búsqueda.

Siempre fuimos rehuyendo a las inmobiliarias así que me metí en Milanuncios, que también está llena de inmobiliarias pero algo se puede sacar. Ahora viene el plato fuerte, vi un par de casas por el centro a buen precio y llamé. Resulta que eran de la misma chica, uno de ellos lo tenía puesto por inmobiliaria también, aparte de venderlo ella por otro lado, así que nos encajamos 2 familias viendo la misma casa. Aquello podía ser como mi actual salón, una casa totalmente comprimida en un patio de vecinos antiguo que podía caerse en cualquier momento. Un peste a humedad que tiraba para atrás, y todavía la dueña decía que ahí no había humedades (¿Qué no? Madre mía te digo yo a ti que sí). La otra familia tenía un hijo en silla de ruedas y buscaban eso, una casa baja, así que por nosotros era toda suya. Nos propuso ir a ver la otra casa que tenía que estaba una calle más al lado y allá que fuimos. Durante todo el camino esta muchacha nos fue dando una turra monumental y es que no había un Dios que la hiciera callar. Al llegar a la otra casa era lo más cutre que había visto en mi vida, tenía los muebles de mimbre, incluidos los sofás. Vimos aquella casa con caras de circunstancia preguntándonos dónde coño nos habíamos metido y con ganas de salir corriendo. Así que le dijimos que nos lo pensaríamos y tras darnos otra media hora de charla pudimos marcharnos.

Viendo tal panorama, empezamos a ampliar la búsqueda y ya nos daba igual que fueran de inmobiliarias, aunque fue un poco cansino el tema. Finalmente, mi cuñada nos dijo que su primo acababa de poner en alquiler una casa, que la tenía a 400 pero que nos la dejaba a 350 y estaba muy cerca de la casa de mis padres. Fuimos a verla y nos encantó, una casa con una terraza abajo, un patio, dos cuartos de baño, todo estupendo. Además por ser el cuñado de su prima no nos quiso coger fianza ni nada y se portó bastante bien. Estuvimos allí bien, si que había algo de humedad en la casa pero era lo mejor que habíamos encontrado y era una gran oportunidad. El caso es que casi medio sueldo se iba en pagar la casa y estábamos muy ahogados, a eso había que sumarle luz y agua y que teníamos un bebé bastante tragón.

Esto, unido a las constantes advertencias de mi jefe (ya exjefe) de que la página iba mal y que quizás tendría que bajarme otra vez la jornada nos hizo replantearnos las cosas. Yo soy del banco ING y todo lo veo y lo hago por la aplicación. Un día me da por ver que me tienen una hipoteca preconcedida de hasta 72.000 euros, que lo podía poner a pagar en 40 años y se me quedaba una cuota de algo más de 150 euros. Era el momento, lo vimos claro y nos pusimos a buscar casa. A finales del año pasado nos compramos nuestro hogar con el que estamos muy contento y que pensamos ir arreglando a nuestro gusto poco a poco, en la medida que nos deje nuestra economía.

Siempre había escuchado eso de no te compres un piso que luego eso te ata , tal y cual pero la verdad que vivo el momento y el presente. Ahora que estoy en el paro si que me planteo irme fuera si sale un trabajo, pero con dejar la casa en alquiler está todo más que solucionado. En el momento s
olo miré la diferencia que iba a pagar entre estar de alquiler y lo que pagaría en una casa propia, así que nos tiramos a la piscina. Muchos te dicen te vas a hipotecar toda la vida, 40 años son muchos, toda la vida pagando casa. Bueno, ¿Y qué? Lo puse a 40 porque a 50 no me dejaban, lo único que quería era pagar poco por mi hogar y así lo he conseguido. El resto ya es asunto nuestro, pero siempre sale algún opinólogo

Esta es mi experiencia en el alquiler y en la compra de un piso, cada uno mirará por sus intereses y de acuerdo con su situación pero si lo que buscas es pagar poco y tienes la oportunidad, siempre optaría por la compra y no por un alquiler que siempre cae en saco roto. Podéis dejarme vuestras experiencias, ¿Vivís de alquiler o estáis hipotecados? Todo lo que quieras lo puedes dejar abajo en comentarios.

Read more

LA PUERTA VIOLETA DE ROZALÉN

En estos tiempos de Malumas y machotes que arrasan entre las adolescentes, de divas que en vez de cantar parecen gritar desesperadas al amor romántico, escuchar a Rozalén supone abrir una puerta a otra manera de mirar y entender el mundo. Estamos tan necesitados de voces femeninas que en cualquier ámbito de la cultura aporten su visión de la vida y sus compromisos que escuchar el último trabajo de esta hija de un “amor prohibido” es como si nos recargáramos con las vitaminas necesarias para afrontar un otoño en el que quien más y quien menos sueña con volver a los diecisiete.
Rozalén es de esas artistas que piano piano se ha ido metiendo en las casas y en las vidas de muchas y de muchos que buscamos letras en las que reconocernos, músicas con las que sentir que pese a todo la vida es un milagro y presencias que nos recuerden la diferencia entre lo urgente y lo importante. Sin recurrir a ninguna estridencia y haciendo del trabajo honesto y la complicidad creativa sus mejores armas, la autora de joyitas como Berlín ha sabido retomar nuestra mejor tradición de canción “de autor” (y de autora, menos mal) y le ha puesto las adecuadas gotas de su entusiasmo de mujer empoderada. Todo ello sin olvidar, como demuestra cada vez que se sube a un escenario, que ante todo es una comunicadora y que la música, al fin, no es sino una forma más, tal vez de las más inteligentes y sanadoras, de acariciar al respetable.
Esperábamos con ansia su nuevo disco y ya desde el verano llevábamos unos meses bailando ese himno al optimismo y a la rebelión contra la idiotez que son sus Girasoles (https://www.youtube.com/watch?v=0228mfBzZEk ) A muchos nos parecía que el 15 de septiembre no llegaba nunca. Y llegó finalmente, y con él otro regalo que nos demuestra que el poderío no es otra cosa que la posibilidad de desarrollar al máximo las capacidades vitales y de ponerlas en relación, enredarlas, con las de otros y otras. Porque ese es de nuevo el milagro que consigue María con Cuando el río suena: dejar en el aire los puntos suspensivos del refrán para que nosotros los llenemos con las emociones que nos provocan sus canciones. Basta con abrir la puerta violeta que nos encontramos al quitar el envoltorio del regalo, para comprobar que lo que tenemos para nuestro disfrute es una suma de jirones de piel, de memorias resucitadas y de amores que se resisten a ser tóxicos. La mejor miel para curar los resfriados que no saben de recetas.
Rozalén nos vuelve a demostrar que canta desde sus convicciones más hondas, pero sin necesidad de convertir los versos en eslóganes que riman. Es fácil detectar en sus creaciones el hilo de una bruja que se resiste a ser quemada en la hoguera, la genealogía que la une a millones de mujeres que no pudieron tener voz, la presencia activa de un feminismo que ella asume desde la normalidad que implica considerarlo inseparable de la democracia. Además, en un país tan desmemoriado como éste, la autora que nació el mismo año que triunfaba La puerta de Alcalá nos deja heridos con la historia de Justo, se atreve a meterse en los laberintos emocionales de un País Vasco en el que durante tantos años las patrias se superpusieron a los seres humanos, y hasta nos recuerda cómo ella misma es el producto de una rebelión amorosa contra el orden establecido.
Cuando el río suena es mitad biografía, mitad ventana. Una puerta que se abre para superar los miedos y los dolores, una pista de baile en la que ya no baila la mujer objeto, un poema de Violeta Parra con el que todas y todos nos hacemos enredadera. Músicas de mujeres que al fin se reconocen en el espejo y arco iris de Madre Tierra que no deja de darle tirones de oreja a un hombre que parece empeñado en prorrogar la violencia sobre sus dominios. Una fiesta de gente buena y danzarina en la que es fácil darse cuenta que necesitamos de hadas como Rozalén para darle una vuelta a este mundo que está pidiendo a gritos una revolución violeta.
Video de La puerta violeta: https://www.youtube.com/watch?v=q4oDFPakVBg

Read more

CPSN: OPINIONES

CPSN: OPINIONES

Si ya habéis escuchado el programa 1×01 de Cero en Cordura, vuestros comentarios y likes son bienvenidos. ¡Y recordad que se trata de un PODCAST FRIKI SOLIDARIO, animaos a convertiros en mecenas en nuestro Patreon!

Read more