Los dos grandes grupos de papás


Hay muchos tipos de padres, generalizar sería una tontería. Pero si podemos hablar de dos grandes grupos de padres, contrapuestos pero que tienen la peculiaridad de que casi todos los padres hemos pasado en algún momento por ellos.
Y digo bien, son grupos contrapuestos y casi todos los padres hemos formado parte de ambos. Porque todos hemos sido un poquito troll en algún momento, pero en general somos almas cándidas, padres sufridores.

Todo empieza cuando nos convertimos en un troll de manera involuntaria.
Tenemos que cambiar los primeros pañales y nos convertimos en troll’s creativos
Y entonces desaparece la parte de troll y queda nuestra creatividad al descubierto. Bueno, nuestra creatividad y nuestro frikismo.
Y en caso de los creativos con buenas manos, comienza la creación de “engendros”
En este punto, hemos salido del grupo de los padres troll’s, y entramos en el de las almas cándidas. Porque los niños son vengativos, MUY VENGATIVOS
Y cuanto más crecen…
¡¡Peor!!
Y da igual que se trate de un niño o una niña, aunque sus técnicas sean distintas, vas a sufrir sus maldades
Pero no siempre somos troll’s por el afán de serlo. En ocasiones tenemos que usar la creatividad maligna para solventar el problema de esos bebés que siempre tienen que estar en brazos.
De esos que siempre lloran cuando los montas en el coche
O los gateadores incansables
Y he dicho que no siempre somos troll’s por elección, aunque en ocasiones, sencillamente somos malignos. Seguro que más de uno terminará de leer este post y buscara esto…
Si alguien encuentra donde comprarlo, que avise. Gracias.
Sigue leyendo ->

Los dos grandes grupos de papás


Hay muchos tipos de padres, generalizar sería una tontería. Pero si podemos hablar de dos grandes grupos de padres, contrapuestos pero que tienen la peculiaridad de que casi todos los padres hemos pasado en algún momento por ellos.
Y digo bien, son grupos contrapuestos y casi todos los padres hemos formado parte de ambos. Porque todos hemos sido un poquito troll en algún momento, pero en general somos almas cándidas, padres sufridores.

Todo empieza cuando nos convertimos en un troll de manera involuntaria.
Tenemos que cambiar los primeros pañales y nos convertimos en troll’s creativos
Y entonces desaparece la parte de troll y queda nuestra creatividad al descubierto. Bueno, nuestra creatividad y nuestro frikismo.
Y en caso de los creativos con buenas manos, comienza la creación de “engendros”
En este punto, hemos salido del grupo de los padres troll’s, y entramos en el de las almas cándidas. Porque los niños son vengativos, MUY VENGATIVOS
Y cuanto más crecen…
¡¡Peor!!
Y da igual que se trate de un niño o una niña, aunque sus técnicas sean distintas, vas a sufrir sus maldades
Pero no siempre somos troll’s por el afán de serlo. En ocasiones tenemos que usar la creatividad maligna para solventar el problema de esos bebés que siempre tienen que estar en brazos.
De esos que siempre lloran cuando los montas en el coche
O los gateadores incansables
Y he dicho que no siempre somos troll’s por elección, aunque en ocasiones, sencillamente somos malignos. Seguro que más de uno terminará de leer este post y buscara esto…
Si alguien encuentra donde comprarlo, que avise. Gracias.
Sigue leyendo ->

De aquellos barros estos lodos

En el año 1999, la Unidad de Exclusión Social del Reino Unido acuñó en uno de sus informes el término NEET, acrónimo en inglés de la expresión not employment, education or training, para referirse a los/as jóvenes de entre 16-18 años que, por aquel entonces, estaban en situación de alto riesgo de exclusión social debido, precisamente, a su falta de oportunidades laborales y formativas, su condición de desempleados, no inscritos en la escuela ni en la Universidad, que no buscaban trabajo ni recibían la formación necesaria para lograr un empleo. Al poco tiempo, en España, a esta generación de jóvenes, y por similitud al término anglosajón, se le conoció como la generación NiNi (para referirse a aquellos/as que ni estudian ni trabajan). En nuestro país, los/as NiNi han ido siendo más y más numerosos/as año tras año, hasta el punto de que según los últimos datos de Eurostat cifran este colectivo en unos/as 800.000 jóvenes (un 23,1%), mientras la media europea está 10 puntos básicos por debajo.
 
Aunque las causas que dieron (y siguen dando) lugar a que esta legión de jóvenes se sitúen en las listas de la marginación son variopintas, en mi opinión, son dos las «fuerzas perversas» que han alimentado esta lacra de nuestra sociedad. Por un lado, un sistema educativo anacrónico, desconectado de la sociedad y de sus demandas reales, que ha dado la espalda al estudiante (persona) y lo ha desprovisto de toda motivación por aprender centrándose en áridos contenidos y antediluvianas pedagogías, sin importarle si los conocimientos que se imparten son útiles para la vida de las futuras generaciones y mucho menos si les servirán para labrarse un proyecto de vida a 20-25 años vista. Por otro lado, el cataclismo de la pirámide socio-generacional de nuestro país en la que muchos adolescentes se convierten en padres, los padres en jóvenes abuelos/as que se han visto masivamente desempleados durante la crísis y los/as abuelos/as en sustento de unos y de otros con sus exiguas pensiones. Ambas fuerzas han conducido a miles de adolescentes al abandono escolar, a la reclusión -en el mejor de los casos- a las tareas domésticas, a la desidia, al ocio como condena y al desasosiego, y a medio-largo plazo a la desesperación, el resentimiento e incluso al odio hacia una sociedad que les ha dado la espalda. 
 
La generación NiNi de 1999, hoy día está formada por decenas de miles de adultos/as de 30-35 años y por otros/as muchos/as jóvenes de generaciones posteriores que siguen engrosando la lista, que hoy se han empeñado en configurar lo que ellos llaman «una sociedad nueva» pero que para mi gusto tiene poco de nueva y mucho de anárquica. En los últimos 15-20 años nuestra sociedad ha ido alimentado un monstruo clientelar que sólo sabe sobrevivir mediante ayudas externas, indulgente y vago a más no poder, que se moviliza por el resentimiento y por la promesa de rentas básicas universales que le permita mantener su paupérrimo estatus quo sin dar un golpe, y que, por supuesto, no busca el bien común sino el común de los bienes (sobre todo si son ajenos). Una sociedad en la que recibir lo que no se merece o por lo que no se ha luchado sea lo apropiado, una sociedad en la que parasitar esté bien visto, una sociedad en la que ser pasota, descamisado y haber pasado horas en fumatas -en lugar de bajo un flexo- sea lo que da puntos en el currículum. Una sociedad en la que «el pobre no quiera prosperar y ser rico, sino que el rico se convierta también en pobre» (y cuando hablo de ricos y pobres no me refiero a dinero, sino a prestigio honradamente labrado, titulaciones, porvenir, esperanzas, proyectos, etc.). Esta es la España de unos/as NiNis creciditos/as que ahora quieren comer de la olla grande pero no con cucharitas de postre, sino con grandes cucharones de madera sostenidos por los hilos del poder. Como bien dice el sabio refranero español: aquellos barros traen estos lodos, y por desgracia, tienen muy mala pinta y huelen aún peor.
Sigue leyendo ->

De aquellos barros estos lodos

En el año 1999, la Unidad de Exclusión Social del Reino Unido acuñó en uno de sus informes el término NEET, acrónimo en inglés de la expresión not employment, education or training, para referirse a los/as jóvenes de entre 16-18 años que, por aquel entonces, estaban en situación de alto riesgo de exclusión social debido, precisamente, a su falta de oportunidades laborales y formativas, su condición de desempleados, no inscritos en la escuela ni en la Universidad, que no buscaban trabajo ni recibían la formación necesaria para lograr un empleo. Al poco tiempo, en España, a esta generación de jóvenes, y por similitud al término anglosajón, se le conoció como la generación NiNi (para referirse a aquellos/as que ni estudian ni trabajan). En nuestro país, los/as NiNi han ido siendo más y más numerosos/as año tras año, hasta el punto de que según los últimos datos de Eurostat cifran este colectivo en unos/as 800.000 jóvenes (un 23,1%), mientras la media europea está 10 puntos básicos por debajo.
 
Aunque las causas que dieron (y siguen dando) lugar a que esta legión de jóvenes se sitúen en las listas de la marginación son variopintas, en mi opinión, son dos las «fuerzas perversas» que han alimentado esta lacra de nuestra sociedad. Por un lado, un sistema educativo anacrónico, desconectado de la sociedad y de sus demandas reales, que ha dado la espalda al estudiante (persona) y lo ha desprovisto de toda motivación por aprender centrándose en áridos contenidos y antediluvianas pedagogías, sin importarle si los conocimientos que se imparten son útiles para la vida de las futuras generaciones y mucho menos si les servirán para labrarse un proyecto de vida a 20-25 años vista. Por otro lado, el cataclismo de la pirámide socio-generacional de nuestro país en la que muchos adolescentes se convierten en padres, los padres en jóvenes abuelos/as que se han visto masivamente desempleados durante la crísis y los/as abuelos/as en sustento de unos y de otros con sus exiguas pensiones. Ambas fuerzas han conducido a miles de adolescentes al abandono escolar, a la reclusión -en el mejor de los casos- a las tareas domésticas, a la desidia, al ocio como condena y al desasosiego, y a medio-largo plazo a la desesperación, el resentimiento e incluso al odio hacia una sociedad que les ha dado la espalda. 
 
La generación NiNi de 1999, hoy día está formada por decenas de miles de adultos/as de 30-35 años y por otros/as muchos/as jóvenes de generaciones posteriores que siguen engrosando la lista, que hoy se han empeñado en configurar lo que ellos llaman «una sociedad nueva» pero que para mi gusto tiene poco de nueva y mucho de anárquica. En los últimos 15-20 años nuestra sociedad ha ido alimentado un monstruo clientelar que sólo sabe sobrevivir mediante ayudas externas, indulgente y vago a más no poder, que se moviliza por el resentimiento y por la promesa de rentas básicas universales que le permita mantener su paupérrimo estatus quo sin dar un golpe, y que, por supuesto, no busca el bien común sino el común de los bienes (sobre todo si son ajenos). Una sociedad en la que recibir lo que no se merece o por lo que no se ha luchado sea lo apropiado, una sociedad en la que parasitar esté bien visto, una sociedad en la que ser pasota, descamisado y haber pasado horas en fumatas -en lugar de bajo un flexo- sea lo que da puntos en el currículum. Una sociedad en la que «el pobre no quiera prosperar y ser rico, sino que el rico se convierta también en pobre» (y cuando hablo de ricos y pobres no me refiero a dinero, sino a prestigio honradamente labrado, titulaciones, porvenir, esperanzas, proyectos, etc.). Esta es la España de unos/as NiNis creciditos/as que ahora quieren comer de la olla grande pero no con cucharitas de postre, sino con grandes cucharones de madera sostenidos por los hilos del poder. Como bien dice el sabio refranero español: aquellos barros traen estos lodos, y por desgracia, tienen muy mala pinta y huelen aún peor.
Sigue leyendo ->

El Mentalista: 10 ejemplos de lenguaje no verbal de padres.

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Tu problema es que a veces te sientes observado por otros padres? No sufras, no quieren nada contigo. Sólo te están identificando cual Mentalista como Uno di Noi.

Mentalista. Sustantivo. Se dice de quien utiliza la agudeza mental, la hipnosis y/o la sugestión. Manipulador magistral de la mente y el comportamiento”

Cuando eres padre desarrollas una serie de costumbres. Estas mismas te permiten observando el lenguaje no verbal de otros hombres identificar pequeños tics con los que puedes confirmar que también son padres.

Pongamos un escenario tipo: Lunes por la mañana bajas a tomar un café a un bar y entra un hombre. A los 2 minutos de haber entrado por la puerta puedes determinar si es padre o no. ¿Cómo? Aquí tenéis 10 ejemplos de lenguaje no verbal que como buen Mentalista debéis saber:
  1. Busca discretamente una silla para sentarse. ¿Porqué ? Porqué es Lunes y está completamente destrozado de perseguir a su Lö-Båby el fin de semana. Y si se queda de pie notaréis un discreto vaivén. No puede evitarlo. Su sentido arácnido le impide quedarse de pie quieto. Sabe que quedarse quieto de pie es MUY peligroso. Es más , si el bar está en silencio incluso podréis oír como canturrea nanas muy, muy bajito.
  2. Al individuo se le escapa una sonrisilla por la comisura de los labios cuando un grupo de madres y padres que tiene al lado están hablando del fin de semana y sacan las fotos de los Lö-Båbies
  3. Si el individuo tiene que llevar un objeto de cierto volumen, por ejemplo si pide una botella de agua grande para llevar, no la cogerá por el tapón, la acunará a lo largo de su antebrazo.    
  4. Mientras espera el café podréis notar como aprieta fuertemente las mandíbulas: Está reprimiendo desencajarse la mandíbula bostezando de sueño.
  5. Mirándole la cara veréis que hay algo extraño en él. Es algo así como un Viejoven. Si tuvieras que decir su edad estaría comprendida entre 25 y 75. Eso es debido a que le cuelgan unas ojeras con las que podría saltar a la comba.
  6. Si observáis el cuello del individuo, podréis encontrar pequeños cortes que no son de afeitarse, si no de darle los buenos días a su Lö-Båby. Y es que de todos es sabido que a los Lö-Båbeznitos les crecen las garras por la noche.
  7. El individuo puede ser que vaya rapado, afeitado o depilado. Esta técnica marcial se ha utilizado durante milenios para evitar que tu contrincante puede asirte por los pelos mientras te ataca.
  8. El individuo tendrá una mirada vacía, hacia el infinito y con punto de bizqueo y todo. Así como si estuviese intentando ver los dinosaurios del Ojo Mágico. Esta es una de las consecuencias de cuando te salta un fusible tras 96 horas sin dormir (es decir, desde el viernes pasado). No hay que tenerle miedo. En principio no quieren cerebros, sólo café.
  9. Cuando le pongan el desayuno pondrá los labios como si fuese a pronunciar una ‘U’ como si fuese a soplar. Es un ritual sagrado antes de la ingesta de alimento, aunque sea un Donut. 
  10. Si alguien se mancha la cara con el desayuno, tendrá un pequeño espasmo. Ha estado a punto de limpiarle la cara con una servilleta que hubiese lamido. Pero algo muy dentro de él, le impide hacerlo. Se trata de su antiguo Yo adulto que le dice que en el mundo «real» la gente puede hacerlo sola.

Y vosotros, ¿tenéis algún tic que os delante como padres?


Sigue leyendo ->

El Mentalista: 10 ejemplos de lenguaje no verbal de padres.

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Tu problema es que a veces te sientes observado por otros padres? No sufras, no quieren nada contigo. Sólo te están identificando cual Mentalista como Uno di Noi.

Mentalista. Sustantivo. Se dice de quien utiliza la agudeza mental, la hipnosis y/o la sugestión. Manipulador magistral de la mente y el comportamiento”

Cuando eres padre desarrollas una serie de costumbres. Estas mismas te permiten observando el lenguaje no verbal de otros hombres identificar pequeños tics con los que puedes confirmar que también son padres.

Pongamos un escenario tipo: Lunes por la mañana bajas a tomar un café a un bar y entra un hombre. A los 2 minutos de haber entrado por la puerta puedes determinar si es padre o no. ¿Cómo? Aquí tenéis 10 ejemplos de lenguaje no verbal que como buen Mentalista debéis saber:
  1. Busca discretamente una silla para sentarse. ¿Porqué ? Porqué es Lunes y está completamente destrozado de perseguir a su Lö-Båby el fin de semana. Y si se queda de pie notaréis un discreto vaivén. No puede evitarlo. Su sentido arácnido le impide quedarse de pie quieto. Sabe que quedarse quieto de pie es MUY peligroso. Es más , si el bar está en silencio incluso podréis oír como canturrea nanas muy, muy bajito.
  2. Al individuo se le escapa una sonrisilla por la comisura de los labios cuando un grupo de madres y padres que tiene al lado están hablando del fin de semana y sacan las fotos de los Lö-Båbies
  3. Si el individuo tiene que llevar un objeto de cierto volumen, por ejemplo si pide una botella de agua grande para llevar, no la cogerá por el tapón, la acunará a lo largo de su antebrazo.    
  4. Mientras espera el café podréis notar como aprieta fuertemente las mandíbulas: Está reprimiendo desencajarse la mandíbula bostezando de sueño.
  5. Mirándole la cara veréis que hay algo extraño en él. Es algo así como un Viejoven. Si tuvieras que decir su edad estaría comprendida entre 25 y 75. Eso es debido a que le cuelgan unas ojeras con las que podría saltar a la comba.
  6. Si observáis el cuello del individuo, podréis encontrar pequeños cortes que no son de afeitarse, si no de darle los buenos días a su Lö-Båby. Y es que de todos es sabido que a los Lö-Båbeznitos les crecen las garras por la noche.
  7. El individuo puede ser que vaya rapado, afeitado o depilado. Esta técnica marcial se ha utilizado durante milenios para evitar que tu contrincante puede asirte por los pelos mientras te ataca.
  8. El individuo tendrá una mirada vacía, hacia el infinito y con punto de bizqueo y todo. Así como si estuviese intentando ver los dinosaurios del Ojo Mágico. Esta es una de las consecuencias de cuando te salta un fusible tras 96 horas sin dormir (es decir, desde el viernes pasado). No hay que tenerle miedo. En principio no quieren cerebros, sólo café.
  9. Cuando le pongan el desayuno pondrá los labios como si fuese a pronunciar una ‘U’ como si fuese a soplar. Es un ritual sagrado antes de la ingesta de alimento, aunque sea un Donut. 
  10. Si alguien se mancha la cara con el desayuno, tendrá un pequeño espasmo. Ha estado a punto de limpiarle la cara con una servilleta que hubiese lamido. Pero algo muy dentro de él, le impide hacerlo. Se trata de su antiguo Yo adulto que le dice que en el mundo «real» la gente puede hacerlo sola.

Y vosotros, ¿tenéis algún tic que os delante como padres?


Sigue leyendo ->

El padre de cervecitas y el hijo de …


Este fin de semana acudimos al cumpleaños del nene de una amiga. Tiene la edad de mi nena mayor y nunca habíamos ido a un evento así, por lo que fuimos tanto para que los niños se lo pasaran bien como para ver cómo se organizan estas cosas, ahora que vamos a empezar el cole.

La fiesta la organizo nuestra amiga en el local de la comunidad de vecinos, toda una suerte contar con algo así. Nosotros los tendríamos que repartir en grupos en el baño, el balcón, la cocina…
Y comienza la fiesta. Llegamos con puntualidad británica… ¡y no había llegado ni Dios! Así que primera lección que nos dieron. Convoca la fiesta pronto, porque todo el mundo llegará tarde. ¡Y vaya si llegaron tarde! Algunos llegaron dos horitas tarde, cuando ya no había ni tarta. Menos mal que había chuches como para alimentar una legión de paraduendes.
Segunda lección. Da igual que la fiesta sea para niños de tres o cuatro años. Para los padres ¡cervezota! Y si les acercas una bandeja con patatas, gusanitos o cualquier otra chuche, no ayudaran a repartirlas entre los niños, vienen bien para acompañar la cervezota. ¡Los niños ya comerán algo… supongo!
Dos docenas de enanitos, con sus respectivos dos padres. Es de suponer que algún padre se encargará de que los pequeños tengan a su alcance chuches, no se tiren el zumo unos a otros, no utilicen las paredes como servilletas ni las cabezas de los más pequeños como cojines… Pues en total, contando con mi amiga, estaríamos tres o cuatro padres tratando de mantener el orden. Lección número tres… ¡alguien se encargará!
Llega la tarta y llegan las velas. ¿Crees que algún padre se preocupa por el fuego, los pelos, las servilletas…? Si, concretamente dos. Mi amiga y yo. El resto se reparten entre las cervezotas y las fotos. Bueno, y también mi mujer, que estaba buscando con la mirada el extintor. Por suerte, no hizo falta. Lección cuatro. Siempre hay un niño más rápido soplando las velas, y su padre no está cerca para pararle. Pero la verdad es que al final hay que dar las gracias. Yo pienso usar velas con led en lugar de fuego.
Llenas las tripas, chocolateados los hocicos, llega el momento de jugar. Todos al patio a correr unos tras otros, jugar con el balón, comer piedras…  Sí. Mi amiga capturó vivo a un espécimen de monstruo comepiedra en plena acción en el patio. 
Y si preguntas por el padre, adivina. ¡cervezota!
Pero bueno, los niños lo pasaron bien y los chinos de la zona vendieron más juguetes de lo habitual.
Sigue leyendo ->

El padre de cervecitas y el hijo de …


Este fin de semana acudimos al cumpleaños del nene de una amiga. Tiene la edad de mi nena mayor y nunca habíamos ido a un evento así, por lo que fuimos tanto para que los niños se lo pasaran bien como para ver cómo se organizan estas cosas, ahora que vamos a empezar el cole.

La fiesta la organizo nuestra amiga en el local de la comunidad de vecinos, toda una suerte contar con algo así. Nosotros los tendríamos que repartir en grupos en el baño, el balcón, la cocina…
Y comienza la fiesta. Llegamos con puntualidad británica… ¡y no había llegado ni Dios! Así que primera lección que nos dieron. Convoca la fiesta pronto, porque todo el mundo llegará tarde. ¡Y vaya si llegaron tarde! Algunos llegaron dos horitas tarde, cuando ya no había ni tarta. Menos mal que había chuches como para alimentar una legión de paraduendes.
Segunda lección. Da igual que la fiesta sea para niños de tres o cuatro años. Para los padres ¡cervezota! Y si les acercas una bandeja con patatas, gusanitos o cualquier otra chuche, no ayudaran a repartirlas entre los niños, vienen bien para acompañar la cervezota. ¡Los niños ya comerán algo… supongo!
Dos docenas de enanitos, con sus respectivos dos padres. Es de suponer que algún padre se encargará de que los pequeños tengan a su alcance chuches, no se tiren el zumo unos a otros, no utilicen las paredes como servilletas ni las cabezas de los más pequeños como cojines… Pues en total, contando con mi amiga, estaríamos tres o cuatro padres tratando de mantener el orden. Lección número tres… ¡alguien se encargará!
Llega la tarta y llegan las velas. ¿Crees que algún padre se preocupa por el fuego, los pelos, las servilletas…? Si, concretamente dos. Mi amiga y yo. El resto se reparten entre las cervezotas y las fotos. Bueno, y también mi mujer, que estaba buscando con la mirada el extintor. Por suerte, no hizo falta. Lección cuatro. Siempre hay un niño más rápido soplando las velas, y su padre no está cerca para pararle. Pero la verdad es que al final hay que dar las gracias. Yo pienso usar velas con led en lugar de fuego.
Llenas las tripas, chocolateados los hocicos, llega el momento de jugar. Todos al patio a correr unos tras otros, jugar con el balón, comer piedras…  Sí. Mi amiga capturó vivo a un espécimen de monstruo comepiedra en plena acción en el patio. 
Y si preguntas por el padre, adivina. ¡cervezota!
Pero bueno, los niños lo pasaron bien y los chinos de la zona vendieron más juguetes de lo habitual.
Sigue leyendo ->

#31

Català Suposo que per això existeixen les àrees de servei, però fins que no arribes a la seguent et tornes boig! Castellano Supongo que para eso existen las áreas de servicio, pero hasta que no llegas a la siguiente te vuelves loco!

Sigue leyendo ->

Ariadna Musa Catra

Ariadna Musa Catra era una niña frágil. Ariadna Musa Catra era una niña con un rostro fino como la más fina porcelana. En su cara brillaban unos enormes ojos, medio azules y medio verdes, con los que observaba y descubría el mundo y las personas. 


En su cara brillaban unos enormes ojos

Desde pequeña fue una niña alegre y amable, sobretodo con los compañeros del clase. Le encantaba el colegio por que le encantaba aprender y compartir cosas nuevas cada día. Otra de sus grandes pasiones era la lectura, era una auténtica devoradora de páginas de libros. No tenía un género favorito en concreto, simplemente se limitaba a leer todo aquello que caía en sus manos. A medida que pasaba el tiempo sus notas escolares comenzaron a destacar sobre las de sus compañeros. En primaria esto no le supuso ningún tipo de problema, quizás por que todos los niños y niñas de su clase se conocían desde el parvulario, habían crecido juntos. Sus problemas escolares, a los que no estaba ni de lejos preparada, comenzaron en el primer curso de la E.S.O. En este ciclo educativo sus compañeros de clase ya no eran sus amigos y amigas de toda la vida. Ya no eran los niños y niñas que habían crecido juntos.

Al finalizar el primer trimestre, debido a sus buenas notas, los no tan compañeros de clase ya le habían puesto todas las etiquetas posibles, friki, empollona, rarita. A medida que avanzaba el curso, estas etiquetas comenzaron a ser mucho más despectivas e hirientes, hasta el punto de que rompieron por completo la ilusión y las ganas de aprender de Ariadna. Las etiquetas se convirtieron en insultos directos y los insultos llegaron a transformarse en agresiones físicas. Ariadna no tenía ni idea de que aquella humillación y aquel maltrato escolar eran conocidos como Bullying, eso lo descubrió más adelante.
Cada mañana, el despertador rompía su sueño y rompía su corazón. Ya no tenía ganas de ir a clase y su ilusión por aprender cosas nuevas cada día se había resquebrajado por completo.

Pero Ariadna Musa Catra aguantó, fue paciente. La niña se refugió en sus libros dónde era completamente libre y podía seguir soñando. Poco a poco los años de martirio pasaron. Sus estupendas notas le llevaron directamente a la Universidad, dónde los parásitos que habían estado atormentándola a diario no llegaron. Quizás ahuyentados por el mejor repelente existente, la cultura. Por los pelos escapó del temible Bullying y del maltrato escolar. Ariadna se prometió a si misma que estudiaría más, todo lo posible, y que dedicaría todos sus esfuerzos a ayudar y a proteger a todas las Ariadnas Musa Catra que encontrase en el camino de su vida. Su fragilidad desapareció y su corazón se endureció.



Ariadna Musa Catra es una mujer fuerte. Ariadna Musa Catra es una mujer fuerte con un rostro fino como la más fina porcelana.



Sigue leyendo ->

Ariadna Musa Catra

Ariadna Musa Catra era una niña frágil. Ariadna Musa Catra era una niña con un rostro fino como la más fina porcelana. En su cara brillaban unos enormes ojos, medio azules y medio verdes, con los que observaba y descubría el mundo y las personas. 


En su cara brillaban unos enormes ojos

Desde pequeña fue una niña alegre y amable, sobretodo con los compañeros del clase. Le encantaba el colegio por que le encantaba aprender y compartir cosas nuevas cada día. Otra de sus grandes pasiones era la lectura, era una auténtica devoradora de páginas de libros. No tenía un género favorito en concreto, simplemente se limitaba a leer todo aquello que caía en sus manos. A medida que pasaba el tiempo sus notas escolares comenzaron a destacar sobre las de sus compañeros. En primaria esto no le supuso ningún tipo de problema, quizás por que todos los niños y niñas de su clase se conocían desde el parvulario, habían crecido juntos. Sus problemas escolares, a los que no estaba ni de lejos preparada, comenzaron en el primer curso de la E.S.O. En este ciclo educativo sus compañeros de clase ya no eran sus amigos y amigas de toda la vida. Ya no eran los niños y niñas que habían crecido juntos.

Al finalizar el primer trimestre, debido a sus buenas notas, los no tan compañeros de clase ya le habían puesto todas las etiquetas posibles, friki, empollona, rarita. A medida que avanzaba el curso, estas etiquetas comenzaron a ser mucho más despectivas e hirientes, hasta el punto de que rompieron por completo la ilusión y las ganas de aprender de Ariadna. Las etiquetas se convirtieron en insultos directos y los insultos llegaron a transformarse en agresiones físicas. Ariadna no tenía ni idea de que aquella humillación y aquel maltrato escolar eran conocidos como Bullying, eso lo descubrió más adelante.
Cada mañana, el despertador rompía su sueño y rompía su corazón. Ya no tenía ganas de ir a clase y su ilusión por aprender cosas nuevas cada día se había resquebrajado por completo.

Pero Ariadna Musa Catra aguantó, fue paciente. La niña se refugió en sus libros dónde era completamente libre y podía seguir soñando. Poco a poco los años de martirio pasaron. Sus estupendas notas le llevaron directamente a la Universidad, dónde los parásitos que habían estado atormentándola a diario no llegaron. Quizás ahuyentados por el mejor repelente existente, la cultura. Por los pelos escapó del temible Bullying y del maltrato escolar. Ariadna se prometió a si misma que estudiaría más, todo lo posible, y que dedicaría todos sus esfuerzos a ayudar y a proteger a todas las Ariadnas Musa Catra que encontrase en el camino de su vida. Su fragilidad desapareció y su corazón se endureció.



Ariadna Musa Catra es una mujer fuerte. Ariadna Musa Catra es una mujer fuerte con un rostro fino como la más fina porcelana.



Sigue leyendo ->

FAUNA Y FLORA DE LOS PARQUES INFANTILES (PARTE 1)

Ahora que ha llegado el buen tiempo, es momento de frecuentar estos curiosos lugares en los que se dan cita toda clase de especies, que se ven en la obligación de convivir en paz y armonía en una pequeña porción de terreno. A grandes rasgos, diferenciaremos dos grandes subgrupos que se diferencian entre sí por dos características muy determinadas: su tamaño y su situación en el parque. Los niños son, por lo general, los pequeños, y tienden a ocupar la parte interior, aunque con excepciones, ya que es frecuente encontrar algún que otro enano intentando salir por patas del arenero y huir poniendo pies en polvorosa. Los padres y madres, por su parte, suelen ser más grandes, aunque no por ello más responsables, ya que la madurez en muchos casos sólo se les presupone. Suelen ocupar la zona circundante del parque, a modo de afición ultra durante un partido de fútbol. Vamos a analizarlos.

Los niños se relacionan entre sí con naturalidad, sin complejos, hablan e interactúan sin prejuicios, sin importar que su interlocutor sea blanco, negro, rojo o azul; rubio, moreno, pelirrojo o albino. Ellos se miran, se saludan y hala, ya está todo hecho, ya son amigos. Y si alguien se anda con titubeos o se revira más de la cuenta, está fuera, se convierte en un outsider. Como no tienen complejos ni prejuicios, tampoco les importa apartar a todo el que no empatice con rapidez. Es como cuando en una discoteca te acercas al grupo de las guapas e intentas entablar conversación. Con suerte tienes una oportunidad, y si no la aprovechas estás perdido. Por eso te conviene estudiar antes la situación y elegir con tiento al objetivo.

La complejidad de las relaciones sociales de los niños en los parques se resume en frases como ‘quieres jugar conmigo’ o ‘vente conmigo al tobogán’. Un consejo, no las uséis con las madres, tienen el efecto contrario.

Los padres/madres, por su parte, socializan de forma muy distinta. Lo normal es que la comunicación se inicie con acercamientos del tipo “joé que calor hace ya” o “ya estamos aquí otra vez”. No suele ir mucho más allá de esto, salvo que aparezca la figura del abuelo/a. Entonces la conversación puede girar sobre cualquier tema, estad prevenidos.

En el caso de que dos o más padres logren conectar, el tema será necesariamente lo dura que es la vida con niños, el fútbol o lo que nos explotan nuestras mujeres y lo bien que vivíamos antes. Si en cambio el grupúsculo es de madres, la conversación puede girar sobre cualquier tema, estad prevenidos.

Por regla general, en los parques se dan varios perfiles paternos/maternos muy determinados. El progenitor temeroso de dios que se pasa la tarde persiguiendo al crío para evitar que se abra la cabeza; el padre o madre que se sienta en el banco teléfono móvil en mano y no levanta la cabeza hasta que el crío se abre la cabeza; el padre hiperpreparado que acude bien provisto de chuches para sus niños y para todos los del parque, y que por ende acaba convirtiéndose en el principal protagonista; el padre que acaba de volver de trabajar traje de chaqueta y corbata en ristre y al que le han encasquetado al niño “para que se desfogue un poco”; la madre comepipas que lo pone todo perdido; la pareja de abuelos que convierten el tobogán en una fiesta; la madre enrollada que no duda a la hora de tirarse al suelo para acompañar a los pequeños en el noble arte de echarse arena por encima…
Si os toca durante estos días frecuentar estos inventos del demonio, haceos estas preguntas:  
¿Por qué a ningún lumbreras se le ha ocurrido proyectar un parque con sombra para los padres? En dos días seréis capaces de coger un moreno parque infantil que va a ser la envidia de camioneros y taxistas.

¿Dónde están las madres buenorras que nos prometieron en series y películas? No he visto ni una en cerca de 4 años visitando parques con asiduidad.

¿Por qué te miran mal si bebes cerveza en un parque infantil? Pasarte 3 horas mirando cómo un niño se lanza una y otra vez por un tobogán y una niña hace pasteles de arena se hace bola si no se acompaña con alcohol. Pero al parecer, no está bien visto.

CONTINUARÁ…
Sigue leyendo ->

FAUNA Y FLORA DE LOS PARQUES INFANTILES (PARTE 1)

Ahora que ha llegado el buen tiempo, es momento de frecuentar estos curiosos lugares en los que se dan cita toda clase de especies, que se ven en la obligación de convivir en paz y armonía en una pequeña porción de terreno. A grandes rasgos, diferenciaremos dos grandes subgrupos que se diferencian entre sí por dos características muy determinadas: su tamaño y su situación en el parque. Los niños son, por lo general, los pequeños, y tienden a ocupar la parte interior, aunque con excepciones, ya que es frecuente encontrar algún que otro enano intentando salir por patas del arenero y huir poniendo pies en polvorosa. Los padres y madres, por su parte, suelen ser más grandes, aunque no por ello más responsables, ya que la madurez en muchos casos sólo se les presupone. Suelen ocupar la zona circundante del parque, a modo de afición ultra durante un partido de fútbol. Vamos a analizarlos.

Los niños se relacionan entre sí con naturalidad, sin complejos, hablan e interactúan sin prejuicios, sin importar que su interlocutor sea blanco, negro, rojo o azul; rubio, moreno, pelirrojo o albino. Ellos se miran, se saludan y hala, ya está todo hecho, ya son amigos. Y si alguien se anda con titubeos o se revira más de la cuenta, está fuera, se convierte en un outsider. Como no tienen complejos ni prejuicios, tampoco les importa apartar a todo el que no empatice con rapidez. Es como cuando en una discoteca te acercas al grupo de las guapas e intentas entablar conversación. Con suerte tienes una oportunidad, y si no la aprovechas estás perdido. Por eso te conviene estudiar antes la situación y elegir con tiento al objetivo.

La complejidad de las relaciones sociales de los niños en los parques se resume en frases como ‘quieres jugar conmigo’ o ‘vente conmigo al tobogán’. Un consejo, no las uséis con las madres, tienen el efecto contrario.

Los padres/madres, por su parte, socializan de forma muy distinta. Lo normal es que la comunicación se inicie con acercamientos del tipo “joé que calor hace ya” o “ya estamos aquí otra vez”. No suele ir mucho más allá de esto, salvo que aparezca la figura del abuelo/a. Entonces la conversación puede girar sobre cualquier tema, estad prevenidos.

En el caso de que dos o más padres logren conectar, el tema será necesariamente lo dura que es la vida con niños, el fútbol o lo que nos explotan nuestras mujeres y lo bien que vivíamos antes. Si en cambio el grupúsculo es de madres, la conversación puede girar sobre cualquier tema, estad prevenidos.

Por regla general, en los parques se dan varios perfiles paternos/maternos muy determinados. El progenitor temeroso de dios que se pasa la tarde persiguiendo al crío para evitar que se abra la cabeza; el padre o madre que se sienta en el banco teléfono móvil en mano y no levanta la cabeza hasta que el crío se abre la cabeza; el padre hiperpreparado que acude bien provisto de chuches para sus niños y para todos los del parque, y que por ende acaba convirtiéndose en el principal protagonista; el padre que acaba de volver de trabajar traje de chaqueta y corbata en ristre y al que le han encasquetado al niño “para que se desfogue un poco”; la madre comepipas que lo pone todo perdido; la pareja de abuelos que convierten el tobogán en una fiesta; la madre enrollada que no duda a la hora de tirarse al suelo para acompañar a los pequeños en el noble arte de echarse arena por encima…
Si os toca durante estos días frecuentar estos inventos del demonio, haceos estas preguntas:  
¿Por qué a ningún lumbreras se le ha ocurrido proyectar un parque con sombra para los padres? En dos días seréis capaces de coger un moreno parque infantil que va a ser la envidia de camioneros y taxistas.

¿Dónde están las madres buenorras que nos prometieron en series y películas? No he visto ni una en cerca de 4 años visitando parques con asiduidad.

¿Por qué te miran mal si bebes cerveza en un parque infantil? Pasarte 3 horas mirando cómo un niño se lanza una y otra vez por un tobogán y una niña hace pasteles de arena se hace bola si no se acompaña con alcohol. Pero al parecer, no está bien visto.

CONTINUARÁ…
Sigue leyendo ->

Los años mas felices de nuestras vidas

Cuando estaba en el instituto, tenia un profesor de ingles, solterón y muy buena gente, al que la mayoría odiaba, porque por aquellos años, no solo pretendía que aprobásemos ingles, sino que tenía la osadía de querer que aprendiésemos a hablar ingles, lo que hacía que catease a mas alumnos de lo «normal» en aquella materia …años convulsos de la educación en España, no como ahora. Tengo claro que, gracias a aquellos primeros esfuerzos, yo hablo hoy Ingles.
 Pues al margen de todo esto, aquel profesor solía decir que disfrutásemos aquella etapa, que era la mas bonita de nuestra vida…claro, aquellas palabras entraban por una oreja, rebotaban dos o tres veces dentro, y salían por la otra sin dejar rastro en aquellos jóvenes joviales, como yo nos hubiese llamado entonces, (ahora mas bien nos definiría como niñatos atolondrados) que teníamos otros asuntos en los que pensar.
Aunque lo cierto es que, al menos en mi cabeza, si rebotó algunas veces mas de lo normal, y le di vueltas durante un tiempo, pero yo solo veía que no tenia vehículo, no tenía un duro, ni libertad para hacer lo que me apeteciese, y ademas mis padres me regañaba siempre por todo…un adolescente normal y corriente, vaya.
Pero los granitos  no dejan de caer por el reloj de arena, y de repente, te plantas en la edad actual, treintaytrece, y empiezas a recordar las cosas de otro modo.
Aquellos años en que tu máxima preocupación era aprobar Latín, que con mil pelas que te daban tus padres (aquellos que antes te parecían solo un par de regañones) te ibas al cine con la novia, pagabas el autobús, y aun te sobraba para una coca cola y un paquete de Fritos, Aquella novia con la que no compartías pagos ni responsabilidades, sino únicamente cosas buenas. O te las gastabas en comerte una campero con los amigos en el burguer de la esquina, aquellos amigos de verdad, que eran como hermanos, aquellos que hubiesen hecho lo que fuese por ti, y tu por ellos, aquellos que sabías que estarían contigo para siempre, y a los cuales no ves casi nunca, en su mayoría…no existen mejores amigos que los que tienes con 15 años.
Aquellos padres que te daban el dinero que necesitabas, y te compraban tenis caros.
Estabas delgado, tenias mas pelo, los días eran largos, los veranos eternos, y los sueños infinitos.

Basta un rápido repaso para ver que aquel profesor tenía razón, y que aquellos años, si no fueron los mejores de nuestras vidas, si que fueron una etapa increíble, no todo se hizo bien…pero al menos fue  divertido!

Pero no queda ahí la cosa, yo soy de mucho pensar, virtud o defecto, según se mire, y  llegando a esa conclusión, me aparece otra idea en la cabeza que no deja de dar tumbos. Se suele decir que mi edad actual, casi joven, (aunque bastante menos que antes) y con los niños pequeños, es la edad mejor de la vida, la edad que siempre recuerdas cuando eres mayor, la etapa a la que se le tiene mas cariño, y, aunque de un vistazo rápido lo que percibo primero es lo negativo que esta etapa conlleva, solo tengo que pensarlo unos segundos mas para darme cuenta de que es cierto, de que cuando sea un abuelete cansino y repetitivo que cuente batallitas mil veces, esas batallitas seran de la etapa de ahora, de todo lo que ahora mismo nos acontece, por eso, desde  hace ya tiempo que tome conciencia de esto, no dejo pasar un cuento sin leerles, ni una batalla de cosquillas, ni una peli con palomitas amontonados en los sofás, ni un día libre sin salir de paseo, ni enseñarles algo nuevo, ya sea montar en bici, nadar, o palabrejas en ingles, ni tampoco escaparme con mi mujer, aunque sea solo un rato, a tomarnos unas tapas por ahí, ni pierdo la oportunidad de tomarme una cerveza de cuando en cuando con algun amigo, o de darme una vuelta en moto con mi hermano, o poner en marcha algun proyecto…porque estoy seguro de que todo eso son los recuerdos que tendré cuando sea un abuelete cascarrabias.

Aunque igual me equivoco, igual cuando sea un jubileta despreocupado,estoy en la gloria, tengo tiempo para poder tomarme esos camperos con los viejos amigos de nuevo (si tengo dientes), igual puedo volver a ir al cine con mi «novia» cuando me apetezca, enseñarle cosas nuevas a los nietos, o pasar las tardes de primavera tirado al sol en la playa, a lo mejor esa es la mejor edad…

Con todo este desvarío, lo único que he sacado en claro es que tengo que disfrutar cada etapa, y cada día lo mejor que se pueda, no porque pueda ser el ultimo, que también, sino porque es único…y te recomiendo que hagas lo mismo.

Su amigo y vecino.
El padre estresado.

PD: Aquella novia del cine es hoy la mama de los peques, a la mayoria de los amigos no los veo, pero con la minoría sigo teniendo contacto, y mis padres hace ya años que no me regañan.

Sigue leyendo ->

Los años mas felices de nuestras vidas

Cuando estaba en el instituto, tenia un profesor de ingles, solterón y muy buena gente, al que la mayoría odiaba, porque por aquellos años, no solo pretendía que aprobásemos ingles, sino que tenía la osadía de querer que aprendiésemos a hablar ingles, lo que hacía que catease a mas alumnos de lo «normal» en aquella materia …años convulsos de la educación en España, no como ahora. Tengo claro que, gracias a aquellos primeros esfuerzos, yo hablo hoy Ingles.
 Pues al margen de todo esto, aquel profesor solía decir que disfrutásemos aquella etapa, que era la mas bonita de nuestra vida…claro, aquellas palabras entraban por una oreja, rebotaban dos o tres veces dentro, y salían por la otra sin dejar rastro en aquellos jóvenes joviales, como yo nos hubiese llamado entonces, (ahora mas bien nos definiría como niñatos atolondrados) que teníamos otros asuntos en los que pensar.
Aunque lo cierto es que, al menos en mi cabeza, si rebotó algunas veces mas de lo normal, y le di vueltas durante un tiempo, pero yo solo veía que no tenia vehículo, no tenía un duro, ni libertad para hacer lo que me apeteciese, y ademas mis padres me regañaba siempre por todo…un adolescente normal y corriente, vaya.
Pero los granitos  no dejan de caer por el reloj de arena, y de repente, te plantas en la edad actual, treintaytrece, y empiezas a recordar las cosas de otro modo.
Aquellos años en que tu máxima preocupación era aprobar Latín, que con mil pelas que te daban tus padres (aquellos que antes te parecían solo un par de regañones) te ibas al cine con la novia, pagabas el autobús, y aun te sobraba para una coca cola y un paquete de Fritos, Aquella novia con la que no compartías pagos ni responsabilidades, sino únicamente cosas buenas. O te las gastabas en comerte una campero con los amigos en el burguer de la esquina, aquellos amigos de verdad, que eran como hermanos, aquellos que hubiesen hecho lo que fuese por ti, y tu por ellos, aquellos que sabías que estarían contigo para siempre, y a los cuales no ves casi nunca, en su mayoría…no existen mejores amigos que los que tienes con 15 años.
Aquellos padres que te daban el dinero que necesitabas, y te compraban tenis caros.
Estabas delgado, tenias mas pelo, los días eran largos, los veranos eternos, y los sueños infinitos.

Basta un rápido repaso para ver que aquel profesor tenía razón, y que aquellos años, si no fueron los mejores de nuestras vidas, si que fueron una etapa increíble, no todo se hizo bien…pero al menos fue  divertido!

Pero no queda ahí la cosa, yo soy de mucho pensar, virtud o defecto, según se mire, y  llegando a esa conclusión, me aparece otra idea en la cabeza que no deja de dar tumbos. Se suele decir que mi edad actual, casi joven, (aunque bastante menos que antes) y con los niños pequeños, es la edad mejor de la vida, la edad que siempre recuerdas cuando eres mayor, la etapa a la que se le tiene mas cariño, y, aunque de un vistazo rápido lo que percibo primero es lo negativo que esta etapa conlleva, solo tengo que pensarlo unos segundos mas para darme cuenta de que es cierto, de que cuando sea un abuelete cansino y repetitivo que cuente batallitas mil veces, esas batallitas seran de la etapa de ahora, de todo lo que ahora mismo nos acontece, por eso, desde  hace ya tiempo que tome conciencia de esto, no dejo pasar un cuento sin leerles, ni una batalla de cosquillas, ni una peli con palomitas amontonados en los sofás, ni un día libre sin salir de paseo, ni enseñarles algo nuevo, ya sea montar en bici, nadar, o palabrejas en ingles, ni tampoco escaparme con mi mujer, aunque sea solo un rato, a tomarnos unas tapas por ahí, ni pierdo la oportunidad de tomarme una cerveza de cuando en cuando con algun amigo, o de darme una vuelta en moto con mi hermano, o poner en marcha algun proyecto…porque estoy seguro de que todo eso son los recuerdos que tendré cuando sea un abuelete cascarrabias.

Aunque igual me equivoco, igual cuando sea un jubileta despreocupado,estoy en la gloria, tengo tiempo para poder tomarme esos camperos con los viejos amigos de nuevo (si tengo dientes), igual puedo volver a ir al cine con mi «novia» cuando me apetezca, enseñarle cosas nuevas a los nietos, o pasar las tardes de primavera tirado al sol en la playa, a lo mejor esa es la mejor edad…

Con todo este desvarío, lo único que he sacado en claro es que tengo que disfrutar cada etapa, y cada día lo mejor que se pueda, no porque pueda ser el ultimo, que también, sino porque es único…y te recomiendo que hagas lo mismo.

Su amigo y vecino.
El padre estresado.

PD: Aquella novia del cine es hoy la mama de los peques, a la mayoria de los amigos no los veo, pero con la minoría sigo teniendo contacto, y mis padres hace ya años que no me regañan.

Sigue leyendo ->

La desesperante manera de no dormirse

Mi pequeña tiene una capacidad extraordinaria para la vigilia. Se supone que una bebe de cuatro meses de edad debería dormir unas quince horas diarias. Mayoritariamente durante la noche, pero con varias siestas durante el resto del día

¡JA!

Desde que nació, mi pequeña duerme bastante bien por la noche. Aunque le cuesta dormirse, una vez que ha cogido el sueño, normalmente solo se despierta una o dos veces para hacer la toma y luego vuelve a dormir con relativa facilidad. En muchas ocasiones directamente pegada al pecho y en otras tantas, acurrucada junto a su mamá en nuestra cama.

Pero, el día es otra cosa. Cuando nota que el sueño empieza a vencerla, comienza a lloriquear. Si tratas de distraerla, de jugar con ella, el efecto es peor, porque aumenta su cansancio y sus ganas de dormirse, pero también las ganas de atender a ese juego.

Así que toca intentar dormirla.

Con un poco de suerte, empezaras a acunarla en brazos y se relajara un poco. Tiene su técnica, porque tienes que sujetar el brazo que queda libre para que no se restriegue la cara y se arañe, al tiempo que tienes que mecerla lateralmente y dar botecitos para acunarla también verticalmente.

¿Pero sabes eso de la calma que precede a la tempestad? Pues cuando empieza a relajarse, cuando te empiezas a confiar, ella contraataca al sueño con una gran llantina. Y no es gradual, se abre el grifo  de golpe y parece que le esté arrancando las uñas con unos alicates. Llanto desesperado, el brazo que trata de arrancarse un ojo o una oreja, las piernas estirándose a toda velocidad y tratando de clavar la uña del dedo gordo del pie en cualquier sitio, preferentemente la otra pierna o los brazos de papá, el chupete que podría caber entero en la boca incluida la cadenita que lo sujeta, la espalda arqueada hacia atrás…

Llega el momento en que no sabes que hacer. En algunos casos le dejo que se mueva a su antojo procurando que ni se caiga ni se arañe, cosa difícil. En otras ocasiones trato de no dejarla tanta movilidad y apretarla contra el pecho, mientras sigo cantando mis elefantes. Imprescindible seguir meciéndola y paciencia.

Pasado el momento de furia, es posible que se tranquilice. Ya tenía sueño y el berrinche  cansa. Es posible que cierre un poco los ojos  y deje de agitarse…. ¡pero no bajes la guardia! ¡Sigue con los elefantes y el mecido o estás perdido! Con suerte, ahora si empezará a dormirse y aunque repita el intento de despertar, será menos intenso y más corto.

Pero si el momento de furia logra despertarla lo suficiente, si los elefantes se toman un respiro. Entonces ha ganado. Papa se pone nervioso, como humano imperfecto que es y eso lo nota ella, que ya de por si estaba nerviosa porque no se quería dormir e irritable por el sueño. Ya tienes llanto asegurado para rato.

Así que ya sabes, que no flaqueen los elefantes, y si tienes sueño, nada de café, un buen berrinche y a disfrutar la vida.

Sigue leyendo ->

La desesperante manera de no dormirse

Mi pequeña tiene una capacidad extraordinaria para la vigilia. Se supone que una bebe de cuatro meses de edad debería dormir unas quince horas diarias. Mayoritariamente durante la noche, pero con varias siestas durante el resto del día

¡JA!

Desde que nació, mi pequeña duerme bastante bien por la noche. Aunque le cuesta dormirse, una vez que ha cogido el sueño, normalmente solo se despierta una o dos veces para hacer la toma y luego vuelve a dormir con relativa facilidad. En muchas ocasiones directamente pegada al pecho y en otras tantas, acurrucada junto a su mamá en nuestra cama.

Pero, el día es otra cosa. Cuando nota que el sueño empieza a vencerla, comienza a lloriquear. Si tratas de distraerla, de jugar con ella, el efecto es peor, porque aumenta su cansancio y sus ganas de dormirse, pero también las ganas de atender a ese juego.

Así que toca intentar dormirla.

Con un poco de suerte, empezaras a acunarla en brazos y se relajara un poco. Tiene su técnica, porque tienes que sujetar el brazo que queda libre para que no se restriegue la cara y se arañe, al tiempo que tienes que mecerla lateralmente y dar botecitos para acunarla también verticalmente.

¿Pero sabes eso de la calma que precede a la tempestad? Pues cuando empieza a relajarse, cuando te empiezas a confiar, ella contraataca al sueño con una gran llantina. Y no es gradual, se abre el grifo  de golpe y parece que le esté arrancando las uñas con unos alicates. Llanto desesperado, el brazo que trata de arrancarse un ojo o una oreja, las piernas estirándose a toda velocidad y tratando de clavar la uña del dedo gordo del pie en cualquier sitio, preferentemente la otra pierna o los brazos de papá, el chupete que podría caber entero en la boca incluida la cadenita que lo sujeta, la espalda arqueada hacia atrás…

Llega el momento en que no sabes que hacer. En algunos casos le dejo que se mueva a su antojo procurando que ni se caiga ni se arañe, cosa difícil. En otras ocasiones trato de no dejarla tanta movilidad y apretarla contra el pecho, mientras sigo cantando mis elefantes. Imprescindible seguir meciéndola y paciencia.

Pasado el momento de furia, es posible que se tranquilice. Ya tenía sueño y el berrinche  cansa. Es posible que cierre un poco los ojos  y deje de agitarse…. ¡pero no bajes la guardia! ¡Sigue con los elefantes y el mecido o estás perdido! Con suerte, ahora si empezará a dormirse y aunque repita el intento de despertar, será menos intenso y más corto.

Pero si el momento de furia logra despertarla lo suficiente, si los elefantes se toman un respiro. Entonces ha ganado. Papa se pone nervioso, como humano imperfecto que es y eso lo nota ella, que ya de por si estaba nerviosa porque no se quería dormir e irritable por el sueño. Ya tienes llanto asegurado para rato.

Así que ya sabes, que no flaqueen los elefantes, y si tienes sueño, nada de café, un buen berrinche y a disfrutar la vida.

Sigue leyendo ->

Crónicas de un cambio I

Imagen de el menda

Es la primera vez desde que nació la niña que voy a pasar una noche lejos de ella. Y paradójicamente creo que va a ser la noche que peor voy a dormir. Pero todo tiene su lado bueno… saco un rato para escribir.

Este está siendo el año de los cambios. Primero nos estrenamos como padres y ahora nos mudamos a la península. La carrera profesional de mi mujer la lleva hasta allí y como funcionamos como un gran equipo, nos vamos en familia. Así que aquí estoy, buscando la que será nuestra casa en los próximos años.

Esta es la segunda vez que hago un cambio así. Hace unos ocho años fue entre islas, para ir a vivir con la que hoy es mi mujer. Y como siempre, la experiencia es un grado y te hace ver las cosas de forma diferente.

La primera vez me resultó realmente duro. Acostumbrado a estar con amigos de los de toda la vida. Acostumbrado a tener siempre cerca a una familia a la que quiero y necesito… Acostumbrado a una rutina… el cambio no fue fácil para mí. Correr era más divertido cuando lo hacía con mis amigos… pescar solo ni me lo planteaba… lo que me gustaba hacer, me gustaba porque lo hacía con mi gente.

Pero maduras… y aprendes que no pierdes la relación con esa gente. Sólo debes saber llevarla en la distancia. Y además conoces a más gente, y empiezas a disfrutar de otras rutinas… y ves que hay otros sitios en los que te gusta correr, y más gente con la que te gusta correr, y que hay gente a la que acabas queriendo mucho a la que les gusta pescar. Y ves que cuando puedas estar con la gente que ahora está un poco más lejos, no ha cambiado nada y la relación sigue igual.

Así que este cambio será diferente. Es cierto que no vuelvo con las personas a las que dije hasta luego hace unos años…sino que te alejas un poco más. Y que además dices hasta luego a más gente que ahora también son importante. Pero también es cierto que estoy convencido que seguirán estando ahí. Y eso lo hace más fácil.

La foto de la entrada es especial para mí, porque me hace pensar que los cambios también traen cosas muy buenas. Hacer el camino de Santiago con un gran amigo fue una experiencia extraordinaria. Y lo conocí gracias al cambio… eso me hace afrontar con optimismo la situación.

Digamos que he aprendido que no poder saber dónde estaré en unos años no es malo… si tengo razones para no poder olvidar donde he estado. Y que cuando en una relación hay sentimientos sinceros, la distancia no le puede. Y un buen ejemplo de esto es mi hermana: tenemos cada vez más complicidad y el cariño mutuo es cada vez mayor, por mucha agua que haya de por medio.

Así que empiezo esta nueva etapa con la tristeza de no estar cerca pero la tranquilidad que da que siempre estaremos cerca.

Sigue leyendo ->

Crónicas de un cambio I

Imagen de el menda

Es la primera vez desde que nació la niña que voy a pasar una noche lejos de ella. Y paradójicamente creo que va a ser la noche que peor voy a dormir. Pero todo tiene su lado bueno… saco un rato para escribir.

Este está siendo el año de los cambios. Primero nos estrenamos como padres y ahora nos mudamos a la península. La carrera profesional de mi mujer la lleva hasta allí y como funcionamos como un gran equipo, nos vamos en familia. Así que aquí estoy, buscando la que será nuestra casa en los próximos años.

Esta es la segunda vez que hago un cambio así. Hace unos ocho años fue entre islas, para ir a vivir con la que hoy es mi mujer. Y como siempre, la experiencia es un grado y te hace ver las cosas de forma diferente.

La primera vez me resultó realmente duro. Acostumbrado a estar con amigos de los de toda la vida. Acostumbrado a tener siempre cerca a una familia a la que quiero y necesito… Acostumbrado a una rutina… el cambio no fue fácil para mí. Correr era más divertido cuando lo hacía con mis amigos… pescar solo ni me lo planteaba… lo que me gustaba hacer, me gustaba porque lo hacía con mi gente.

Pero maduras… y aprendes que no pierdes la relación con esa gente. Sólo debes saber llevarla en la distancia. Y además conoces a más gente, y empiezas a disfrutar de otras rutinas… y ves que hay otros sitios en los que te gusta correr, y más gente con la que te gusta correr, y que hay gente a la que acabas queriendo mucho a la que les gusta pescar. Y ves que cuando puedas estar con la gente que ahora está un poco más lejos, no ha cambiado nada y la relación sigue igual.

Así que este cambio será diferente. Es cierto que no vuelvo con las personas a las que dije hasta luego hace unos años…sino que te alejas un poco más. Y que además dices hasta luego a más gente que ahora también son importante. Pero también es cierto que estoy convencido que seguirán estando ahí. Y eso lo hace más fácil.

La foto de la entrada es especial para mí, porque me hace pensar que los cambios también traen cosas muy buenas. Hacer el camino de Santiago con un gran amigo fue una experiencia extraordinaria. Y lo conocí gracias al cambio… eso me hace afrontar con optimismo la situación.

Digamos que he aprendido que no poder saber dónde estaré en unos años no es malo… si tengo razones para no poder olvidar donde he estado. Y que cuando en una relación hay sentimientos sinceros, la distancia no le puede. Y un buen ejemplo de esto es mi hermana: tenemos cada vez más complicidad y el cariño mutuo es cada vez mayor, por mucha agua que haya de por medio.

Así que empiezo esta nueva etapa con la tristeza de no estar cerca pero la tranquilidad que da que siempre estaremos cerca.

Sigue leyendo ->

Síntomas del embarazo en el hombre o Síndrome de la Covada

Sí sí, como os lo cuento. Resulta que los hombres también padecemos síntomas relacionados con el embarazo. Cuando creíais que vuestro único (e impagable) padecimiento era aguantarlas a ellas, resulta que a todo lo que eso conlleva (que no es poco, y lo digo, féminas, desde el más absoluto respeto al calvario hormonal que tenéis que sufrir) hay que añadir el llamado “Síndromede la Covada”. ¿A que suena a coña? Pues es real amigos míos.

Os dejo aquí un enlace a un artículode ‘Bebés y Más’ donde lo explican mejor que yo. Por resumir, resulta que la empatía con nuestra pareja nos lleva a sufrir en nuestras carnes seis síntomas durante este “maravilloso” proceso previo al alumbramiento: ansiedad, náuseas, aumento de peso, cambios de humor, modificación del apetito sexual y dolores varios. Ahí es ná. Y atentos, que también existe la depresión postparto en hombres.

Con todo esto, a mí personalmente se me plantean varias cuestiones. ¿Somos los hombres tan sumamente calzonazos que hasta somos capaces de convertir en nuestros estos padecimientos? ¿Quién se ha preocupado o se preocupa hasta la fecha de lo mal que lo pasamos nosotros durante el embarazo (y después del parto)? ¿Para cuándo una asociación de padres afectados por los embarazos en diferido?

Vale que la mayor parte de la carga la soportan ellas, que son las que sufren en primera persona los devastadores efectos de esto del embarazo (podéis encontrar referencias a ello en cualquier blog o página de estas características).

Pero ojo, que si nos ponemos tiquismiquis y empezamos a sumar antojos, el desgaste psicológico de esos 9 meses, las preguntas trampa que amenazan tu relación del tipo “¿me ves más gorda?” o “¿sigo estando guapa?”, los síntomas descritos en el artículo, la depresión postparto masculina, la cuarentena sexual (¿son 40 meses, verdad?) etc etc etc…  igual las fuerzas se igualan un poco y resulta que en esta “apasionante” aventura de la procreación, estamos ambas partes a un nivel parecido.


Y espérate a que nazca la criatura, que entonces todo lo anterior te parecerá una nimiedad, a los hechos me remito.




Sigue leyendo ->

Síntomas del embarazo en el hombre o Síndrome de la Covada

Sí sí, como os lo cuento. Resulta que los hombres también padecemos síntomas relacionados con el embarazo. Cuando creíais que vuestro único (e impagable) padecimiento era aguantarlas a ellas, resulta que a todo lo que eso conlleva (que no es poco, y lo digo, féminas, desde el más absoluto respeto al calvario hormonal que tenéis que sufrir) hay que añadir el llamado “Síndromede la Covada”. ¿A que suena a coña? Pues es real amigos míos.

Os dejo aquí un enlace a un artículode ‘Bebés y Más’ donde lo explican mejor que yo. Por resumir, resulta que la empatía con nuestra pareja nos lleva a sufrir en nuestras carnes seis síntomas durante este “maravilloso” proceso previo al alumbramiento: ansiedad, náuseas, aumento de peso, cambios de humor, modificación del apetito sexual y dolores varios. Ahí es ná. Y atentos, que también existe la depresión postparto en hombres.

Con todo esto, a mí personalmente se me plantean varias cuestiones. ¿Somos los hombres tan sumamente calzonazos que hasta somos capaces de convertir en nuestros estos padecimientos? ¿Quién se ha preocupado o se preocupa hasta la fecha de lo mal que lo pasamos nosotros durante el embarazo (y después del parto)? ¿Para cuándo una asociación de padres afectados por los embarazos en diferido?

Vale que la mayor parte de la carga la soportan ellas, que son las que sufren en primera persona los devastadores efectos de esto del embarazo (podéis encontrar referencias a ello en cualquier blog o página de estas características).

Pero ojo, que si nos ponemos tiquismiquis y empezamos a sumar antojos, el desgaste psicológico de esos 9 meses, las preguntas trampa que amenazan tu relación del tipo “¿me ves más gorda?” o “¿sigo estando guapa?”, los síntomas descritos en el artículo, la depresión postparto masculina, la cuarentena sexual (¿son 40 meses, verdad?) etc etc etc…  igual las fuerzas se igualan un poco y resulta que en esta “apasionante” aventura de la procreación, estamos ambas partes a un nivel parecido.


Y espérate a que nazca la criatura, que entonces todo lo anterior te parecerá una nimiedad, a los hechos me remito.




Sigue leyendo ->

La madre del año

Paternidad con Apego
Paternidad con Apego – Crianza con apego, paternidad y disciplina positiva. Reflexiones, ideas y conclusiones sobre la crianza basada en el respeto y el cariño.

Hace días que quería haber escrito esta entrada, exactamente desde el mismo 30 de abril, cuando todos pudimos ver en periódicos, televisiones, etc., una noticia titulada en la mayoría de los casos como “La madre del año“, que narraba el caso de una madre que sacaba a golpes a su hijo de una manifestación de […]

La entrada La madre del año se publicó originalmente en Paternidad con Apego.

Sigue leyendo ->

Mellizos en diferido (post patrocinado)

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Tu problema es que tienes dos Lö-Båby se llevan menos de 2 años? Bienvenido al mundo de los mellizos en diferido.

Parece mentira que Le Petit Terrorist esté a punto de hacer dos años. No puedo decir que parece que fuera ayer que empezaba a andar o a comer él solo con las manos. No puedo decirlo, porque no fue ayer. Ni antes de ayer. El tiempo en la Galaxia Padremeda pasa siete veces más lento que en la Galaxia Solteaurus, y por cada Lö-Båby que añades a la ecuación el tiempo se incrementa exponencialmente. En nuestro caso en concreto, el tener dos Lö-Båbies que se llevan 15 meses, lo hemos definido como «Tener mellizos en diferido«. Durante los 8 meses de vida de Penny he perdido 10kg, 16 años de expectativa de vida y una cantidad considerable de pelo. Y no es que vea demasiado cerca la luz al final del túnel. Es que todavía está todo muy oscuro en el agujero negro.

A veces, hablando con Dory nos hemos planteado que tener dos mellizos o gemelos debe ser relativamente más fácil que tenerlos en diferido: Básicamente porque tienen las mismas necesidades. En casa estamos con Le Petit Terrorist de 23 meses y un ‘No‘ por bandera, y Penny de 8, empieza a gatear y «comer» de cuchara.

Recientemente explicaba esa maravillosa experiencia que pone al límite la templanza de tus nervios, que es tener un Lö-Baby de 2 años, que hace que se te pasa por la cabeza buscar el ticket de compra o hacerte una vasectomía de Urgencias para evitar (nuevos) penalties. La primera adolescencia de los «Terribles» dos años se define porque los Lö-Båbies quieren ser independientes y tu como padre debes estar ahí para dejarle hacer pero ponerle unos límites. Ok. Una vez planteada la teoría vamos con un ejemplo práctico:

Le Petit Terrorist está empezando a controlar sus esfínteres. Y claro, «Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad«. Así que cada vez que dice «Pipi» o «Caca» hay que sentarle en el orinal, sacar el periódico, esperar si hay premio, y hacer una gran fiesta. Le Petit Terrorist ya casi lo tiene, y tan consciente es de sus nuevos poderes que el otro día mientras estábamos Dory y yo jugando con Penny en el comedor, Le Petit Terrorist decidió que no quería interrumpir tan bucólico momento. Así que se fue a su trono para plantar un pino. El problema de la nueva independencia es que ni él controla los esfínteres ni el orden adecuado del protocolo a seguir. Por  lo que en realidad lo que sucedió fue que Le Petit Terrorist se cagó, identificaría que tenía ganas (un poco tarde), se quitó el pañal en su habitación y se fue al Trono a ver si quedaba algo que plantar. Obviamente, paseó el pañal abierto por toda la casa hasta el Trono. Entonces, estando yo jugando en el comedor empecé a sospechar si el vecino se había pasado con el fertilizante de guano, pero rápidamente caí en la cuenta de que me faltaba un Lö-Båby. Por lo que mi Sentido Pateracnido me dijo esa máxima de «Demasiado silencio… Algo pasa!» Me levanté buscando a Le Petit Terrorist y, ¡Cual fue mi sorpresa cuando me encontré todo un Pollock por toda la pared del pasillo hasta el baño! Lo primero que hice fue llorar, no de emoción, si no porque había comido garbanzos.

Pero ahí estaba Le Petit Terrorist. Sentado en su trono orgulloso por haber(la) cagado.

Pues todos los que tenéis un Lö-Båby de dos años en esta situación, añadirle ahora una de 8 meses que empieza a gatear y con la que te tienes que pelear para comer. Dory siempre ha sido muy madraza y le ha gustado preparar ella misma todos los potitos. Pues cual ha sido su frustración en descubrir que su pequeña Lö-Båby no sólo repudiaba los potitos caseros si no que encima prefería los preparados. 
Desde Madresfera nos hicieron llegar unas muestras de Hipp Bio para que las probásemos y he de reconocer que la Naturalidad de los Hipp Bio es bastante buena (3/5), huelen y saben que alimentan (4/5) lo cual hace que a Penny le apetezcan muchísimo (5/5). El que ahora abra la boca para comer cuando nos estábamos peleando con los potitos caseros debe ser porqué los Hipp Bio van bastante más equilibrados de gustos, y con consumidoras tan exigentes como Penny agradecen los sabores equilibrados. Además, el hecho de que dispongan de un surtido de productos variado como para que no se aburra (5/5) también evita que tengamos aburrimiento de potitos por monotonía. De los potitos que encontramos en el mercado, realmente Hipp Bio es de las marcas que se ven más naturales y nos han ayudado a que Penny empiece a comer bien, por lo que tienen mi voto de confianza (5/5 ¡Sobre todo porqué han conseguido que una mala comedora haya recuperado percentil!)

Por lo que en casa, entre Le Petit Pollockist y Penny, La niña del Exorcista haciendo pedorretas con la boca llena de potitos, tengo las cortinas y las paredes de casa que parece la Cúpula orgánica de Barceló.

Sigue leyendo ->

Mellizos en diferido (post patrocinado)

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Tu problema es que tienes dos Lö-Båby se llevan menos de 2 años? Bienvenido al mundo de los mellizos en diferido.

Parece mentira que Le Petit Terrorist esté a punto de hacer dos años. No puedo decir que parece que fuera ayer que empezaba a andar o a comer él solo con las manos. No puedo decirlo, porque no fue ayer. Ni antes de ayer. El tiempo en la Galaxia Padremeda pasa siete veces más lento que en la Galaxia Solteaurus, y por cada Lö-Båby que añades a la ecuación el tiempo se incrementa exponencialmente. En nuestro caso en concreto, el tener dos Lö-Båbies que se llevan 15 meses, lo hemos definido como «Tener mellizos en diferido«. Durante los 8 meses de vida de Penny he perdido 10kg, 16 años de expectativa de vida y una cantidad considerable de pelo. Y no es que vea demasiado cerca la luz al final del túnel. Es que todavía está todo muy oscuro en el agujero negro.

A veces, hablando con Dory nos hemos planteado que tener dos mellizos o gemelos debe ser relativamente más fácil que tenerlos en diferido: Básicamente porque tienen las mismas necesidades. En casa estamos con Le Petit Terrorist de 23 meses y un ‘No‘ por bandera, y Penny de 8, empieza a gatear y «comer» de cuchara.

Recientemente explicaba esa maravillosa experiencia que pone al límite la templanza de tus nervios, que es tener un Lö-Baby de 2 años, que hace que se te pasa por la cabeza buscar el ticket de compra o hacerte una vasectomía de Urgencias para evitar (nuevos) penalties. La primera adolescencia de los «Terribles» dos años se define porque los Lö-Båbies quieren ser independientes y tu como padre debes estar ahí para dejarle hacer pero ponerle unos límites. Ok. Una vez planteada la teoría vamos con un ejemplo práctico:

Le Petit Terrorist está empezando a controlar sus esfínteres. Y claro, «Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad«. Así que cada vez que dice «Pipi» o «Caca» hay que sentarle en el orinal, sacar el periódico, esperar si hay premio, y hacer una gran fiesta. Le Petit Terrorist ya casi lo tiene, y tan consciente es de sus nuevos poderes que el otro día mientras estábamos Dory y yo jugando con Penny en el comedor, Le Petit Terrorist decidió que no quería interrumpir tan bucólico momento. Así que se fue a su trono para plantar un pino. El problema de la nueva independencia es que ni él controla los esfínteres ni el orden adecuado del protocolo a seguir. Por  lo que en realidad lo que sucedió fue que Le Petit Terrorist se cagó, identificaría que tenía ganas (un poco tarde), se quitó el pañal en su habitación y se fue al Trono a ver si quedaba algo que plantar. Obviamente, paseó el pañal abierto por toda la casa hasta el Trono. Entonces, estando yo jugando en el comedor empecé a sospechar si el vecino se había pasado con el fertilizante de guano, pero rápidamente caí en la cuenta de que me faltaba un Lö-Båby. Por lo que mi Sentido Pateracnido me dijo esa máxima de «Demasiado silencio… Algo pasa!» Me levanté buscando a Le Petit Terrorist y, ¡Cual fue mi sorpresa cuando me encontré todo un Pollock por toda la pared del pasillo hasta el baño! Lo primero que hice fue llorar, no de emoción, si no porque había comido garbanzos.

Pero ahí estaba Le Petit Terrorist. Sentado en su trono orgulloso por haber(la) cagado.

Pues todos los que tenéis un Lö-Båby de dos años en esta situación, añadirle ahora una de 8 meses que empieza a gatear y con la que te tienes que pelear para comer. Dory siempre ha sido muy madraza y le ha gustado preparar ella misma todos los potitos. Pues cual ha sido su frustración en descubrir que su pequeña Lö-Båby no sólo repudiaba los potitos caseros si no que encima prefería los preparados. 
Desde Madresfera nos hicieron llegar unas muestras de Hipp Bio para que las probásemos y he de reconocer que la Naturalidad de los Hipp Bio es bastante buena (3/5), huelen y saben que alimentan (4/5) lo cual hace que a Penny le apetezcan muchísimo (5/5). El que ahora abra la boca para comer cuando nos estábamos peleando con los potitos caseros debe ser porqué los Hipp Bio van bastante más equilibrados de gustos, y con consumidoras tan exigentes como Penny agradecen los sabores equilibrados. Además, el hecho de que dispongan de un surtido de productos variado como para que no se aburra (5/5) también evita que tengamos aburrimiento de potitos por monotonía. De los potitos que encontramos en el mercado, realmente Hipp Bio es de las marcas que se ven más naturales y nos han ayudado a que Penny empiece a comer bien, por lo que tienen mi voto de confianza (5/5 ¡Sobre todo porqué han conseguido que una mala comedora haya recuperado percentil!)

Por lo que en casa, entre Le Petit Pollockist y Penny, La niña del Exorcista haciendo pedorretas con la boca llena de potitos, tengo las cortinas y las paredes de casa que parece la Cúpula orgánica de Barceló.

Sigue leyendo ->

Mellizos en diferido (post patrocinado)

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Tu problema es que tienes dos Lö-Båby se llevan menos de 2 años? Bienvenido al mundo de los mellizos en diferido.

Parece mentira que Le Petit Terrorist esté a punto de hacer dos años. No puedo decir que parece que fuera ayer que empezaba a andar o a comer él solo con las manos. No puedo decirlo, porque no fue ayer. Ni antes de ayer. El tiempo en la Galaxia Padremeda pasa siete veces más lento que en la Galaxia Solteaurus, y por cada Lö-Båby que añades a la ecuación el tiempo se incrementa exponencialmente. En nuestro caso en concreto, el tener dos Lö-Båbies que se llevan 15 meses, lo hemos definido como «Tener mellizos en diferido«. Durante los 8 meses de vida de Penny he perdido 10kg, 16 años de expectativa de vida y una cantidad considerable de pelo. Y no es que vea demasiado cerca la luz al final del túnel. Es que todavía está todo muy oscuro en el agujero negro.

A veces, hablando con Dory nos hemos planteado que tener dos mellizos o gemelos debe ser relativamente más fácil que tenerlos en diferido: Básicamente porque tienen las mismas necesidades. En casa estamos con Le Petit Terrorist de 23 meses y un ‘No‘ por bandera, y Penny de 8, empieza a gatear y «comer» de cuchara.

Recientemente explicaba esa maravillosa experiencia que pone al límite la templanza de tus nervios, que es tener un Lö-Baby de 2 años, que hace que se te pasa por la cabeza buscar el ticket de compra o hacerte una vasectomía de Urgencias para evitar (nuevos) penalties. La primera adolescencia de los «Terribles» dos años se define porque los Lö-Båbies quieren ser independientes y tu como padre debes estar ahí para dejarle hacer pero ponerle unos límites. Ok. Una vez planteada la teoría vamos con un ejemplo práctico:

Le Petit Terrorist está empezando a controlar sus esfínteres. Y claro, «Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad«. Así que cada vez que dice «Pipi» o «Caca» hay que sentarle en el orinal, sacar el periódico, esperar si hay premio, y hacer una gran fiesta. Le Petit Terrorist ya casi lo tiene, y tan consciente es de sus nuevos poderes que el otro día mientras estábamos Dory y yo jugando con Penny en el comedor, Le Petit Terrorist decidió que no quería interrumpir tan bucólico momento. Así que se fue a su trono para plantar un pino. El problema de la nueva independencia es que ni él controla los esfínteres ni el orden adecuado del protocolo a seguir. Por  lo que en realidad lo que sucedió fue que Le Petit Terrorist se cagó, identificaría que tenía ganas (un poco tarde), se quitó el pañal en su habitación y se fue al Trono a ver si quedaba algo que plantar. Obviamente, paseó el pañal abierto por toda la casa hasta el Trono. Entonces, estando yo jugando en el comedor empecé a sospechar si el vecino se había pasado con el fertilizante de guano, pero rápidamente caí en la cuenta de que me faltaba un Lö-Båby. Por lo que mi Sentido Pateracnido me dijo esa máxima de «Demasiado silencio… Algo pasa!» Me levanté buscando a Le Petit Terrorist y, ¡Cual fue mi sorpresa cuando me encontré todo un Pollock por toda la pared del pasillo hasta el baño! Lo primero que hice fue llorar, no de emoción, si no porque había comido garbanzos.

Pero ahí estaba Le Petit Terrorist. Sentado en su trono orgulloso por haber(la) cagado.

Pues todos los que tenéis un Lö-Båby de dos años en esta situación, añadirle ahora una de 8 meses que empieza a gatear y con la que te tienes que pelear para comer. Dory siempre ha sido muy madraza y le ha gustado preparar ella misma todos los potitos. Pues cual ha sido su frustración en descubrir que su pequeña Lö-Båby no sólo repudiaba los potitos caseros si no que encima prefería los preparados. 
Desde Madresfera nos hicieron llegar unas muestras de Hipp Bio para que las probásemos y he de reconocer que la Naturalidad de los Hipp Bio es bastante buena (3/5), huelen y saben que alimentan (4/5) lo cual hace que a Penny le apetezcan muchísimo (5/5). El que ahora abra la boca para comer cuando nos estábamos peleando con los potitos caseros debe ser porqué los Hipp Bio van bastante más equilibrados de gustos, y con consumidoras tan exigentes como Penny agradecen los sabores equilibrados. Además, el hecho de que dispongan de un surtido de productos variado como para que no se aburra (5/5) también evita que tengamos aburrimiento de potitos por monotonía. De los potitos que encontramos en el mercado, realmente Hipp Bio es de las marcas que se ven más naturales y nos han ayudado a que Penny empiece a comer bien, por lo que tienen mi voto de confianza (5/5 ¡Sobre todo porqué han conseguido que una mala comedora haya recuperado percentil!)

Por lo que en casa, entre Le Petit Pollockist y Penny, La niña del Exorcista haciendo pedorretas con la boca llena de potitos, tengo las cortinas y las paredes de casa que parece la Cúpula orgánica de Barceló.

Sigue leyendo ->

Que mirar al comprar una bici

Hoy vamos a hablar de otro tema que hay que tener en cuenta,  aunque muchos de nosotros usabamos antiguas bicicletas destartaladas que habían pasado por media familia, cada vez es mas habitual que sean los propios niños los que estrenen su bici. Y de eso quiero tratar hoy, ya que aunque todas las bicis puedan […]

Sigue leyendo ->

Los niños y los abuelos

Hoy en día si alguien ha tomado protagonismo en el día a día de nuestr@s hij@s,  esos son sin duda los abuelos. Los cambios que se han producido en nuestra sociedad hacen que para la mayoría de las familias sea imprescindible tener que trabajar los dos padres para salir adelante y tengamos que recurrir  para […]

Sigue leyendo ->

Decir adios al chupete

Hoy quiero hablar del momento en que nuestr@ hij@ tiene que despedirse del que ha sido su compañero inseparable durante sus primeros meses,el chupete. Aunque en las primeras etapas de nuestro hijo, tiene !muchas bondades respondiendo a su reflejo de succión, lo alivia en la dentición, le ayuda a dormir y le cama en los […]

Sigue leyendo ->