CLND 34 Niños y tecnología #Endirecto

  Programa en directo Este podcast fue emitido en directo el 28 de Febrero a las 22 de la noche y hablamos de Niños y tecnología. Leemos un mensaje de una de nuestras oyentes: Fatima Cachimiro Cachimiro Hola soy una chica que trabajo implantando nuevas tecnologías en los colegios (públicos, privados, concertados). Yo siempre he…

La entrada CLND 34 Niños y tecnología #Endirecto aparece primero en Nación Podcast.

Read more

El niño que ronca

Hoy vamos a hablar de un problema que hasta hace pocos años no era bien conocido pero que en la actualidad los pediatras diagnosticamos con relativa frecuencia. Me estoy refiriendo al llamado ¨Síndrome de apneas-hipopneas del sueño (SAHS)”. Se trata de un problema que afecta a la respiración del niño mientras duerme. Un niño con …leer más

La entrada El niño que ronca aparece primero en Pediatra de Urgencias.

Read more

El futuro digital ya es presente. Informe de la Fundación Telefónica

Todos los años la Fundación Telefónica nos sorprende con su informe anual sobre ‘La Sociedad de la Información en España’. Es la decimoséptima vez. En él se recogen las tendencias en el uso de las TIC y, también, qué tecnologías marcarán el futuro. Este informe es esencial para saber dónde estamos y tener una visión … Seguir leyendo El futuro digital ya es presente. Informe de la Fundación Telefónica

Read more

8 tips para que tu hijo se duerma temprano

A medida que los niños crecen, se resisten cada vez más y más a ir a la cama temprano. Siempre hay algo más que ver, que hacer o que compartir y de a poco van estirando las horas hasta que terminan acostándose a la hora que ellos quieren. Sin embargo, con algunos sencillos pasos podemos hacer que se acuesten temprano sin tener que recurrir a castigos o amenazas. Seguir leyendo

Nota publicada en BabyCenter en español el 21 de febrero https://espanol.babycenter.com/blog/mamas/8-claves-para-dormir-a-los-ninos-temprano/
Foto: Pixabay

Read more

8 tips para que tu hijo se duerma temprano

A medida que los niños crecen, se resisten cada vez más y más a ir a la cama temprano. Siempre hay algo más que ver, que hacer o que compartir y de a poco van estirando las horas hasta que terminan acostándose a la hora que ellos quieren. Sin embargo, con algunos sencillos pasos podemos hacer que se acuesten temprano sin tener que recurrir a castigos o amenazas. Seguir leyendo

Nota publicada en BabyCenter en español el 21 de febrero https://espanol.babycenter.com/blog/mamas/8-claves-para-dormir-a-los-ninos-temprano/
Foto: Pixabay

Read more

Silly Monkey Stories #284 – Good bye to you too

(En español más abajo)
 
 
USA17/Feb/2017 – Unknown kid (4)
 
Gaby and I were having lunch at a Tim Hortons near Orillia, ON, Ontario, while we were waiting to attend the Air Supply concert. As I was lining up to make my order, a young blond kid stood behind me, looking very serious, under the watchful eye of his young mother, who was already sitting with a baby in her arms. The boy had two coins in his hand ($1.25), enough to buy a donut. I winked at him and told him to cut in the line, because I wanted to see how he managed to make the purchase…
 
He barely made himself visible to the girl on the other side of the counter, and when that happened, he said, very excited: ‘Dip! Dip!’ (he wanted a Vanilla dip donut). He was so happy when he got it and I decided to give him the one that was coming with my combo as well. So when I got my meal, I went to see him and I gave him a paper bag containing the very last vanilla dip donut they had, telling him something in the lines that he had forgotten he had two, or something. I got there just in time because they were leaving already…
 
His mom, who immediately noticed what was going on, thanked me and then said to his son: ‘What do you say?’
 
The boy was in his own world and already going through his first donut. He didn’t even look at me and as he was running outside, he said:
 
– Bye!
 
Argentina 17/Feb/2017 – Chico desconocido (4)
 
Estábamos almorzando con Gaby en un Tim Hortons cerca de Orilia, Ontario, mientras esperábamos para ir al concierto de Air Supply. Mientras yo hacía la fila para pedir mi comida, un chiquito rubio se paró detrás de mí, muy serio, bajo la atenta mirada de su joven madre, que estaba ya sentada con un bebé en brazos. El nene tenía dos monedas en su mano ($1.25), suficiente para comprarse una dona. Yo le hice cara cómplice y lo dejé pasar, porque quería ver cómo se las arreglaba…
 
A duras penas logró que la chica del otro lado del mostrador lo viera, y cuando eso pasó, le pidió muy entusiasmado: ‘Dip! Dip!’ (‘vanilla dip’ es el tipo de dona que él quería, vienen cubiertas de granas de colores). Estaba tan contento cuando se la dieron que me motivó a regalarle la que venía con mi ‘combo’. Así que cuando me dieron mi comida, me le acerqué y le dí el paquetito con la otra dona (la última vanilla dip que quedaba), diciéndole algo así como que se la había olvidado. Llegué justito, porque ya se estaban yendo…
 
La mamá, que se dio cuenta enseguida de lo que pasaba, me agradeció y le dijo a su hijo el consabido: ‘Qué se le dice al señor?’
 
El nene, que estaba en su mundo y ya promediando su primera dona, ni me miró, y a las corridas me dijo:
 
– Bye!
 
Technorati Tags:

Read more

Silly Monkey Stories #284 – Good bye to you too

(En español más abajo)
 
 
USA17/Feb/2017 – Unknown kid (4)
 
Gaby and I were having lunch at a Tim Hortons near Orillia, ON, Ontario, while we were waiting to attend the Air Supply concert. As I was lining up to make my order, a young blond kid stood behind me, looking very serious, under the watchful eye of his young mother, who was already sitting with a baby in her arms. The boy had two coins in his hand ($1.25), enough to buy a donut. I winked at him and told him to cut in the line, because I wanted to see how he managed to make the purchase…
 
He barely made himself visible to the girl on the other side of the counter, and when that happened, he said, very excited: ‘Dip! Dip!’ (he wanted a Vanilla dip donut). He was so happy when he got it and I decided to give him the one that was coming with my combo as well. So when I got my meal, I went to see him and I gave him a paper bag containing the very last vanilla dip donut they had, telling him something in the lines that he had forgotten he had two, or something. I got there just in time because they were leaving already…
 
His mom, who immediately noticed what was going on, thanked me and then said to his son: ‘What do you say?’
 
The boy was in his own world and already going through his first donut. He didn’t even look at me and as he was running outside, he said:
 
– Bye!
 
Argentina 17/Feb/2017 – Chico desconocido (4)
 
Estábamos almorzando con Gaby en un Tim Hortons cerca de Orilia, Ontario, mientras esperábamos para ir al concierto de Air Supply. Mientras yo hacía la fila para pedir mi comida, un chiquito rubio se paró detrás de mí, muy serio, bajo la atenta mirada de su joven madre, que estaba ya sentada con un bebé en brazos. El nene tenía dos monedas en su mano ($1.25), suficiente para comprarse una dona. Yo le hice cara cómplice y lo dejé pasar, porque quería ver cómo se las arreglaba…
 
A duras penas logró que la chica del otro lado del mostrador lo viera, y cuando eso pasó, le pidió muy entusiasmado: ‘Dip! Dip!’ (‘vanilla dip’ es el tipo de dona que él quería, vienen cubiertas de granas de colores). Estaba tan contento cuando se la dieron que me motivó a regalarle la que venía con mi ‘combo’. Así que cuando me dieron mi comida, me le acerqué y le dí el paquetito con la otra dona (la última vanilla dip que quedaba), diciéndole algo así como que se la había olvidado. Llegué justito, porque ya se estaban yendo…
 
La mamá, que se dio cuenta enseguida de lo que pasaba, me agradeció y le dijo a su hijo el consabido: ‘Qué se le dice al señor?’
 
El nene, que estaba en su mundo y ya promediando su primera dona, ni me miró, y a las corridas me dijo:
 
– Bye!
 
Technorati Tags:

Read more

Grabadas a fuego

‘A, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, so, sobre, tras’. Ahí las tenéis, de carrerilla y declamadas con ritmillo, como me lo enseñaron hace más de 30 años. A veces no me acuerdo de lo que he cenado la noche anterior, o del día en el […]

Read more

Y, mientras tanto, en casa de la familia redicha y ultrapolíticamente correcta…

—¡Papá, papá, cuéntanos un cuento antes de ir a dormir!¡Porfi, porfi! —Claro, hijitos, será un placer. Veamos… ¿Cuál preferís? Id levantando las manitas cuando los vaya enumerando para, mediante el cómputo de vuestros votos, en mayoría simple, y en primera y única vuelta, pueda saber vuestro favorito y proceder a su lectura teatralizada. ¡Vamos allá, […]

Read more

CPSN: REGALO

CPSN: REGALO

Pues sí, llamadme loco, pero regalaré el Manual para padres frikis: Los años terribles en PDF a todo aquel que comparta el siguiente tuit (si supera los 250 RTs). ¡comparte el #ManualPadresFrikis! si llegamos a 250 RTs, regalo el cómic en pdf a todos los que lo hayan compartido! https://t.co/CNNUuAMYL1 pic.twitter.com/wOVHNeV6mT — Andrés Palomino (@andresPSN) […]

Read more

¿Por qué la Educación Emocional no debería de ser necesaria?

La educación emocional está de moda. Cada vez son más los padres y educadores que reclaman su presencia en el sistema educativo. Necesitamos que los niños sean más autónomos, asertivos, con habilidades sociales, resilientes y que sean capaces de autorregular sus propias emociones. Tener estas aptitudes facilita todo el proceso de conocimiento y aprendizaje del […]

La entrada ¿Por qué la Educación Emocional no debería de ser necesaria? aparece primero en Creciendo Sapiens.

Read more

Nadie dijo que la paternidad fuese fácil…pero tampoco tan difícil

Creo sinceramente que los blogs estamos contribuyendo, poco a poco, a romper el mito de la maternidad/paternidad feliz y perfecta. Y lo hacemos mostrando nuestro caótico día a día, nuestros errores, nuestros momentos de desesperación. Y se nota que hay ganas de este tipo de testimonios.

La entrada Nadie dijo que la paternidad fuese fácil…pero tampoco tan difícil aparece primero en Un papá en prácticas.

Read more

Si es que no aprendo

Y es que yo no se porque me meto en estos jaleos, si luego no soy capaz de hacer campañas intensivas para conseguir votos. Aunque para ser sincero esta vez tengo “excusa”.



No sé si servirá de excusa, pero es que no hacían más que llegarme mensajes de “La Blogoteca” del diario 20 minutos, recordándome que todavía no me había inscrito en los premios 20blogs.

Todo esto es por que hace cuatro años, se me ocurrió apuntarme. No sé cuantos votos tuve al final, aunque tres me dijeron que me habían votado, así que supongo que se quedaría así.

La cuestión es que a pesar de que al principio los ignoraba, al final pensé, va me apunto y que dejen de enviarme mensajes. Y así lo hice, pero claro, ya que me he apuntado, que menos que decirlo por si alguno esta registrado en la web de 20 minutos y quiere darme un voto.

Que es imposible que gane, no lo hice en los premios madresfera que son menos, imaginad en estos. Pero bueno, yo lo dejo ahí a ver que pasa. Eso sí, si gano o soy finalista, os aseguro que me planto allí con falda, bueno con kilt y una camiseta friki o de papasblogueros que también estaría bien.

Así que ahí lo dejo, extraterrestre con falda, recogiendo un premio… ¿te gustaría verlo? pues dame un votito aquí. Y si no me votas, no te preocupes, porque como no me voy a enterar no te guardaré rencor.


Read more

Si es que no aprendo

Y es que yo no se porque me meto en estos jaleos, si luego no soy capaz de hacer campañas intensivas para conseguir votos. Aunque para ser sincero esta vez tengo “excusa”.



No sé si servirá de excusa, pero es que no hacían más que llegarme mensajes de “La Blogoteca” del diario 20 minutos, recordándome que todavía no me había inscrito en los premios 20blogs.

Todo esto es por que hace cuatro años, se me ocurrió apuntarme. No sé cuantos votos tuve al final, aunque tres me dijeron que me habían votado, así que supongo que se quedaría así.

La cuestión es que a pesar de que al principio los ignoraba, al final pensé, va me apunto y que dejen de enviarme mensajes. Y así lo hice, pero claro, ya que me he apuntado, que menos que decirlo por si alguno esta registrado en la web de 20 minutos y quiere darme un voto.

Que es imposible que gane, no lo hice en los premios madresfera que son menos, imaginad en estos. Pero bueno, yo lo dejo ahí a ver que pasa. Eso sí, si gano o soy finalista, os aseguro que me planto allí con falda, bueno con kilt y una camiseta friki o de papasblogueros que también estaría bien.

Así que ahí lo dejo, extraterrestre con falda, recogiendo un premio… ¿te gustaría verlo? pues dame un votito aquí. Y si no me votas, no te preocupes, porque como no me voy a enterar no te guardaré rencor.


Read more

Esperando por las vacunas atrasadas del enano, como estará mosqueado mejor que tome la teti ahora porque no querrá después. Estos momentos madre/hijes con la teta de por medio son entrañables. #lactanciamaterna

Esperando por las vacunas atrasadas del enano, como estará mosqueado mejor que tome la teti ahora porque no querrá después. Estos momentos madre/hijes con la teta de por medio son entrañables. #lactanciamaterna via Instagram http://gipan.de/2mD9Vvi

Publicado Esperando por las vacunas atrasadas del enano, como estará mosqueado mejor que tome la teti ahora porque no querrá después. Estos momentos madre/hijes con la teta de por medio son entrañables. #lactanciamaterna inicialmente en Roderíc Papiblogger.

Read more

La suma de petits instants…

És curiós com  quan parlem de la vida, tot es torna seriós, molt seriós. Trascendent, molt trascendent. Però si ara féssim memòria, els moments feliços que més ens venen el cap solen ser cosetes. Menudes. Puntuals. Instants. Petits instants. Una cosa (entre moltes d’altres) m’ha ensenyat el tenir fills i el fer de pare és […]

Read more

No me sale.

 Hace unos días estábamos en una terraza con unos amigos tomando unas tapas, nosotros estábamos con el peque y somos los únicos amigos con un hijo. Estuvimos bebiendo, comiendo y charlando, lo típico vaya, el peque pasaba por las piernas y bra…

Read more

Cómo aprovechar mejor el tiempo | Vídeo

Tanto si hablamos de trabajo, de ocio, o de proyectos personales, la verdad es que a todos nos pasa que muchas veces no aprovechamos el tiempo tanto como nos gustaría. Y la cuestión es que la gente que sabe gestionar bien  el tiempo no ha nacido así, esta gestión es algo que se aprende. Por eso …

El artículo Cómo aprovechar mejor el tiempo | Vídeo se publicó originalmente en Psicólogo Valencia, Alberto Soler · Consulta y psicoterapia Online.

Read more

SOLO HOMBRES SOLOS FRENTE AL MAR

Más allá del drama excesivo y pretencioso que Manchester frente al mar termina siendo, lo cual hace que sus virtudes se diluyan con la ayuda inestimable de un metraje al que le sobra como mínimo media hora, lo que más interesante me ha resultado de esta película, solo aparentemente indie, es el retrato que nos ofrece de un hombre herido, que arrastra no solo el pasado trágico que vivió sino también una manera de entenderse a sí mismo que le impide pasar página. En el personaje de Lee Chandler, el solitario y huraño hombre que tiene que volver a su comunidad de origen tras la muerte de su hermano y que deberá hacerse cargo de su sobrino de 16 años, confluyen buena parte de los rasgos que han hecho y hacen de la masculinidad hegemónica un cárcel para los que habitan en ella. Lee es un hombre al que le cuesta expresar sus emociones, incluso articular palabras que generen diálogos, que carece de habilidades para generar empatía, que parece vivir más para dentro que hacia afuera. Un hombre que parece no digerir su debilidad, lo cual se convierte en su principal obstáculo para enfrentarse de una vez por todas a su propia historia y ser capaz de remontar el vuelo.
Esas incapacidades, que en parte compartimos todos los hombres que durante siglos hemos sido socializados para no asumir nuestra vulnerabilidad y para crecer convertidos en los héroes de la película, se nos muestran con rotundidad gracias a la interpretación de Casey Affleck,  cuyo rostro, a veces poco más expresivo que una roca, es como la pantalla en la que vemos desfilar el ejército de una virilidad que no parece no entender de inseguridades, flaquezas y lágrimas. La que siempre debe estar dispuesta para cumplir el papel que se exige de ella, la que ha de dar respuesta a las preguntas más complejas, la que nunca debe mostrar inseguridad ni titubeos. La que además, en el caso de Lee, carece de recursos emocionales que le permitan superar la culpa.
Es justo el reencuentro con su sobrino de 16 años, un chico que parece que solo es capaz de calmar sus penas y de responder a sus interrogantes follando con sus novias, y al que también cuesta ver mostrando emociones, ni siquiera cuando está viviendo la tragedia de la muerte del padre, el que provoca que se remuevan los lodos que durante un tiempo suponíamos en reposo. Ante esa encrucijada, en la que ya no le bastará con saber de instalaciones de fontanería y de la que no podrá escapar bebiendo cerveza, vemos cómo el hombre de paternidad “interrumpida” tiene que hacer un esfuerzo por salir de la jaula y no seguir huyendo del espejo. Y solo muy avanzada la película, al fin, vemos que se acerca al sobrino desorientado, y lo abraza. Lo que no nos queda claro es si la experiencia de los afectos y  las responsabilidades de cuidador harán que surja un nuevo Lee.
Esta historia es, por supuesto, y como suelen serlo la mayoría de las películas que se hacen, es una historia de hombres. Donde también nosotros somos los protagonistas absolutas, los héroes incluso en el dolor, los que dominamos todos los espacios y responsabilidades, pese a nuestra manifiesta incapacidad para gestionar los asuntos más emocionales. Ellas, en esta película, y como también suele ser habitual en los relatos triunfantes, son apenas personajes secundarios y muy estereotipados, apenas trazados con un par de líneas. Mujeres ausentes, mujeres que callan, mujeres que de las que apenas sabemos nada, como mucho que siguen aferrándose al amor para sobrevivir. Apenas sabemos nada del personaje que interpreta con su habitual maestría Michelle Williams, cuando se me antoja uno de los más interesantes del relato. La exmujer de Lee, que parece haber recuperado el timón de su vida, aunque en una prodigiosa escena descubramos que continúa siendo infeliz, apenas es un trazo, un boceto, un par de líneas que no salen de lo básico y de lo que se espera de una amante esposa y madre, sufridora por excelencia, siempre dispuesta a conciliar. Ahora bien, mucho más estereotipada, y condenada a la locura y la enfermedad (otro clásico del relato patriarcal), es la exmujer del hermano de Lee, de la que tampoco conocemos otras claves que aquellas que la sitúan casi en una caricatura de la mujer mala, la Eva bíblica, la bruja a la que por cierto intenta redimir un cristiano muy fundamentalista. Y, por cierto, una mala madre que es capaz de abandonar al hijo durante años y a la que tan poco vemos muy interesada por recuperarlo.
Manchester frente al mar es, pues, una película que bajo su apariencia de cine rompedor y propuesta alternativa al cine más comercial, bebe de las fuentes más clásicas del melodrama y nos ofrece un estupendo relato, eso sí, de todas las “discapacidades” que la masculinidad tradicional continúa hoy arrastrando. Tal vez por eso, aunque la Academia de Hollywood no sea consciente, Casey Affleck se haya llevado esta madrugada el Oscar al mejor actor. Gracias a un personaje que sin duda vale más que lo que él vale como actor.
Read more

SOLO HOMBRES SOLOS FRENTE AL MAR

Más allá del drama excesivo y pretencioso que Manchester frente al mar termina siendo, lo cual hace que sus virtudes se diluyan con la ayuda inestimable de un metraje al que le sobra como mínimo media hora, lo que más interesante me ha resultado de esta película, solo aparentemente indie, es el retrato que nos ofrece de un hombre herido, que arrastra no solo el pasado trágico que vivió sino también una manera de entenderse a sí mismo que le impide pasar página. En el personaje de Lee Chandler, el solitario y huraño hombre que tiene que volver a su comunidad de origen tras la muerte de su hermano y que deberá hacerse cargo de su sobrino de 16 años, confluyen buena parte de los rasgos que han hecho y hacen de la masculinidad hegemónica un cárcel para los que habitan en ella. Lee es un hombre al que le cuesta expresar sus emociones, incluso articular palabras que generen diálogos, que carece de habilidades para generar empatía, que parece vivir más para dentro que hacia afuera. Un hombre que parece no digerir su debilidad, lo cual se convierte en su principal obstáculo para enfrentarse de una vez por todas a su propia historia y ser capaz de remontar el vuelo.
Esas incapacidades, que en parte compartimos todos los hombres que durante siglos hemos sido socializados para no asumir nuestra vulnerabilidad y para crecer convertidos en los héroes de la película, se nos muestran con rotundidad gracias a la interpretación de Casey Affleck,  cuyo rostro, a veces poco más expresivo que una roca, es como la pantalla en la que vemos desfilar el ejército de una virilidad que no parece no entender de inseguridades, flaquezas y lágrimas. La que siempre debe estar dispuesta para cumplir el papel que se exige de ella, la que ha de dar respuesta a las preguntas más complejas, la que nunca debe mostrar inseguridad ni titubeos. La que además, en el caso de Lee, carece de recursos emocionales que le permitan superar la culpa.
Es justo el reencuentro con su sobrino de 16 años, un chico que parece que solo es capaz de calmar sus penas y de responder a sus interrogantes follando con sus novias, y al que también cuesta ver mostrando emociones, ni siquiera cuando está viviendo la tragedia de la muerte del padre, el que provoca que se remuevan los lodos que durante un tiempo suponíamos en reposo. Ante esa encrucijada, en la que ya no le bastará con saber de instalaciones de fontanería y de la que no podrá escapar bebiendo cerveza, vemos cómo el hombre de paternidad “interrumpida” tiene que hacer un esfuerzo por salir de la jaula y no seguir huyendo del espejo. Y solo muy avanzada la película, al fin, vemos que se acerca al sobrino desorientado, y lo abraza. Lo que no nos queda claro es si la experiencia de los afectos y  las responsabilidades de cuidador harán que surja un nuevo Lee.
Esta historia es, por supuesto, y como suelen serlo la mayoría de las películas que se hacen, es una historia de hombres. Donde también nosotros somos los protagonistas absolutas, los héroes incluso en el dolor, los que dominamos todos los espacios y responsabilidades, pese a nuestra manifiesta incapacidad para gestionar los asuntos más emocionales. Ellas, en esta película, y como también suele ser habitual en los relatos triunfantes, son apenas personajes secundarios y muy estereotipados, apenas trazados con un par de líneas. Mujeres ausentes, mujeres que callan, mujeres que de las que apenas sabemos nada, como mucho que siguen aferrándose al amor para sobrevivir. Apenas sabemos nada del personaje que interpreta con su habitual maestría Michelle Williams, cuando se me antoja uno de los más interesantes del relato. La exmujer de Lee, que parece haber recuperado el timón de su vida, aunque en una prodigiosa escena descubramos que continúa siendo infeliz, apenas es un trazo, un boceto, un par de líneas que no salen de lo básico y de lo que se espera de una amante esposa y madre, sufridora por excelencia, siempre dispuesta a conciliar. Ahora bien, mucho más estereotipada, y condenada a la locura y la enfermedad (otro clásico del relato patriarcal), es la exmujer del hermano de Lee, de la que tampoco conocemos otras claves que aquellas que la sitúan casi en una caricatura de la mujer mala, la Eva bíblica, la bruja a la que por cierto intenta redimir un cristiano muy fundamentalista. Y, por cierto, una mala madre que es capaz de abandonar al hijo durante años y a la que tan poco vemos muy interesada por recuperarlo.
Manchester frente al mar es, pues, una película que bajo su apariencia de cine rompedor y propuesta alternativa al cine más comercial, bebe de las fuentes más clásicas del melodrama y nos ofrece un estupendo relato, eso sí, de todas las “discapacidades” que la masculinidad tradicional continúa hoy arrastrando. Tal vez por eso, aunque la Academia de Hollywood no sea consciente, Casey Affleck se haya llevado esta madrugada el Oscar al mejor actor. Gracias a un personaje que sin duda vale más que lo que él vale como actor.
Read more