Resistencia ante el impulso de pegar (en hijos y padres)

Paternidad con Apego
Paternidad con Apego – Crianza con apego, paternidad y disciplina positiva. Reflexiones, ideas y conclusiones sobre la crianza basada en el respeto y el cariño.

“He estado indagando en el motivo de que mi hijo pegue y hay varias causas. Una de ellas en el cole. Sale muy violento del cole a diario, porque allí juegan pegándose. Y con 20 niños en clase, las profes no dan más de si. Yo alguna vez le he dado algún azote, hace mucho […]

La entrada Resistencia ante el impulso de pegar (en hijos y padres) se publicó originalmente en Paternidad con Apego.

Read more

Crianza respetuosa durante el segundo año (12-24 meses)

Paternidad con Apego
Paternidad con Apego – Crianza con apego, paternidad y disciplina positiva. Reflexiones, ideas y conclusiones sobre la crianza basada en el respeto y el cariño.

En relación a la entrada “Significa la crianza respetuosa dejar a los niños hacer lo que quieran“, una seguidora escribe: “Interesantísimo el articulo, pero muy difícil de aplicar, creo yo. Tengo una hija de 18 meses que no me da alternativas, quiere hacer lo que ella quiere, y aunque intente explicarle, hablarle, no logro su […]

La entrada Crianza respetuosa durante el segundo año (12-24 meses) se publicó originalmente en Paternidad con Apego.

Read more

Preparados

Sin ánimo de ser simplista, ya que me adentro en un tema de tremenda complejidad y dramatismo, me atrevería a decir que uno de los factores (más sutiles pero a la vez más trascendentales) por los que los países subsaharianos y de África Central llevan sumidos muchas muchas décadas en la más profunda de las miserias, es el éxodo masivo de sus jóvenes, especialmente de aquellos/as más preparados/as, en busca de un futuro prometedor en alguna parte del mal llamado “primer mundo”. En estos países, no se si de forma premeditada por el concierto internacional, desde los años 60 del pasado siglo se han forzado a convivir bajo una misma identidad nacional a tribus que han sido (y son) enemigos seculares, dando como resultado pseudogobiernos corruptos y autárquicos, centrados en la guerra, e incapaces de aportar recursos e infraestructuras que creen oportunidades de empleo y prosperidad para sus conciudadanos. Como consecuencia, las poblaciones de estos países se empobrecen, no sólo en lo económico, sino sobre todo en lo poblacional, ya que se desangran de las nuevas generaciones capaces de renovar las instituciones y de aportar su fuerza y su valía a un país que progresivamente se hunde más y más en el inframundo.
Salvando las distancias (unos cuantos kilómetros nos separan del norte de África) , mi ciudad, Cádiz, proclamada por el gobierno local como “La ciudad que funciona”, está sumida paradójicamente en una situación con muchas similitudes. Si antes decía que no quería parecer simplista ahora tampoco me gustaría resultar catastrófico, pero es dramatico constatar que en los últimos 20 años han abandonado mi ciudad más de 30.000 jóvenes (5.000 de ellos en los últimos 5 años). En la actualidad, la población mayor de 65 años iguala a la menor de 25, lo que indica que en unos pocos lustros Cádiz será un inmenso geriátrico sostenido por pensiones y jubilaciones. Hemos llegado a esta situación por pseudogobiernos más centrados en la guerra política y de desprestigio del adversario que en tratar de generar políticas activas de vivienda, empleo y fomento de oportunidades para que las nuevas generaciones desarrollaran su proyecto de vida en la ciudad. Desde que tengo uso de razón Cádiz y sus jóvenes están en crisis, sumidos en esa espiral de hundimiento progresivo que comenzó con la reconversión del sector naval en 1984 y que ha proseguido ante la pasividad de la clase política con el desmantelamiento del tejido industrial de la Bahía y la consiguiente pérdida de industrias como General Motors-Delphi, Tabacalera-Altadis, Visteón, etc… A día de hoy, la tasa de paro en la ciudad supera el 42% y, desaparecido el tejido industrial, el sector servicios a duras penas puede crear puestos de trabajo para los/as jóvenes gaditanos/as (el desempleo juvenil es alarmante), muchos de ellos buscando una solución desesperada de autoempleo que ahora los pseudopolíticos llaman emprendimiento. Así, “la ciudad que funciona” tiene como principales “industrias” el Ayuntamiento, la Diputación, el Hospital Puerta del Mar y El Corte Inglés, a lo que se le une el turismo estacional de sol y playa y un goteo incesante de cruceristas que bajan del barco con sus latas de refrescos y sus bocatas y no están en la ciudad más que un par de horas (algo que se vende como un gran logro en los últimos tiempos). Mientras, y de una forma silente pero desgarradora, Cádiz se desangra de su savia nueva haciendo que la ciudad vaya poquito a poco dando pasos hacia ese inframundo, menos oscuro que en los países africanos, no sólo por el distinto color de la piel (que algunos descerebrados piensan que eso es un factor diferencial) sino sobre todo porque aún existen ciertos mecanismos de protección social que tarde o temprano me temo que sean también desmantelados.
A todo esto, y quizás lo que más dolor me produce, se unen los escolares y los universitarios, que se cuentan por miles, que se esforzarán a diario en prepararse académicamente y que, desde el momento en el que ponen sus pies en las aulas con 3 añitos, tienen en el horizonte un panorama desalentador para poder trabajar y prosperar en su tierra. Es lo que yo llamo “la generación pre-parada“, aquella que nace y crece con el estigma del desempleo encima de sus débiles espaldas por mucha formación académica que tengan. Por desgracia, son también muchos/a los/as que ante tanto desaliento y falta de políticas educativas eficaces, abandonan las aulas, lo que en Cádiz supone más del 38% de la población escolar, conduciendo lo uno y lo otro a una situación de desventaja social discriminadora e injusta. El final de estos/as jóvenes es la exclusión social o el éxodo.
Y ante todo esto ¿qué hacer?. Mi apuesta decidida es reunir el talento, que todavía queda mucho, en una plataforma ciudadana sustentada por gaditanos y gaditanas capaces de revertir esta situación desde la creatividad, el esfuerzo, la resiliencia (que mucha falta hará), el trabajo colaborativo y cooperativo, la solidaridad y la justicia social, en pro de la busqueda de inversiones justas, eticamente sostenibles y que permitan a la ciudad de Cádiz y localidades aledañas salir de esta maldita crisis. Nos merecemos empezar a considerarnos pre-ocupados para que nuestros hijos y nuestras hijas dejen de estar simplemente pre-parados. Estoy a disposición de los que quieran unirse a esta causa.
Read more

Preparados

Sin ánimo de ser simplista, ya que me adentro en un tema de tremenda complejidad y dramatismo, me atrevería a decir que uno de los factores (más sutiles pero a la vez más trascendentales) por los que los países subsaharianos y de África Central llevan sumidos muchas muchas décadas en la más profunda de las miserias, es el éxodo masivo de sus jóvenes, especialmente de aquellos/as más preparados/as, en busca de un futuro prometedor en alguna parte del mal llamado “primer mundo”. En estos países, no se si de forma premeditada por el concierto internacional, desde los años 60 del pasado siglo se han forzado a convivir bajo una misma identidad nacional a tribus que han sido (y son) enemigos seculares, dando como resultado pseudogobiernos corruptos y autárquicos, centrados en la guerra, e incapaces de aportar recursos e infraestructuras que creen oportunidades de empleo y prosperidad para sus conciudadanos. Como consecuencia, las poblaciones de estos países se empobrecen, no sólo en lo económico, sino sobre todo en lo poblacional, ya que se desangran de las nuevas generaciones capaces de renovar las instituciones y de aportar su fuerza y su valía a un país que progresivamente se hunde más y más en el inframundo.
Salvando las distancias (unos cuantos kilómetros nos separan del norte de África) , mi ciudad, Cádiz, proclamada por el gobierno local como “La ciudad que funciona”, está sumida paradójicamente en una situación con muchas similitudes. Si antes decía que no quería parecer simplista ahora tampoco me gustaría resultar catastrófico, pero es dramatico constatar que en los últimos 20 años han abandonado mi ciudad más de 30.000 jóvenes (5.000 de ellos en los últimos 5 años). En la actualidad, la población mayor de 65 años iguala a la menor de 25, lo que indica que en unos pocos lustros Cádiz será un inmenso geriátrico sostenido por pensiones y jubilaciones. Hemos llegado a esta situación por pseudogobiernos más centrados en la guerra política y de desprestigio del adversario que en tratar de generar políticas activas de vivienda, empleo y fomento de oportunidades para que las nuevas generaciones desarrollaran su proyecto de vida en la ciudad. Desde que tengo uso de razón Cádiz y sus jóvenes están en crisis, sumidos en esa espiral de hundimiento progresivo que comenzó con la reconversión del sector naval en 1984 y que ha proseguido ante la pasividad de la clase política con el desmantelamiento del tejido industrial de la Bahía y la consiguiente pérdida de industrias como General Motors-Delphi, Tabacalera-Altadis, Visteón, etc… A día de hoy, la tasa de paro en la ciudad supera el 42% y, desaparecido el tejido industrial, el sector servicios a duras penas puede crear puestos de trabajo para los/as jóvenes gaditanos/as (el desempleo juvenil es alarmante), muchos de ellos buscando una solución desesperada de autoempleo que ahora los pseudopolíticos llaman emprendimiento. Así, “la ciudad que funciona” tiene como principales “industrias” el Ayuntamiento, la Diputación, el Hospital Puerta del Mar y El Corte Inglés, a lo que se le une el turismo estacional de sol y playa y un goteo incesante de cruceristas que bajan del barco con sus latas de refrescos y sus bocatas y no están en la ciudad más que un par de horas (algo que se vende como un gran logro en los últimos tiempos). Mientras, y de una forma silente pero desgarradora, Cádiz se desangra de su savia nueva haciendo que la ciudad vaya poquito a poco dando pasos hacia ese inframundo, menos oscuro que en los países africanos, no sólo por el distinto color de la piel (que algunos descerebrados piensan que eso es un factor diferencial) sino sobre todo porque aún existen ciertos mecanismos de protección social que tarde o temprano me temo que sean también desmantelados.
A todo esto, y quizás lo que más dolor me produce, se unen los escolares y los universitarios, que se cuentan por miles, que se esforzarán a diario en prepararse académicamente y que, desde el momento en el que ponen sus pies en las aulas con 3 añitos, tienen en el horizonte un panorama desalentador para poder trabajar y prosperar en su tierra. Es lo que yo llamo “la generación pre-parada“, aquella que nace y crece con el estigma del desempleo encima de sus débiles espaldas por mucha formación académica que tengan. Por desgracia, son también muchos/a los/as que ante tanto desaliento y falta de políticas educativas eficaces, abandonan las aulas, lo que en Cádiz supone más del 38% de la población escolar, conduciendo lo uno y lo otro a una situación de desventaja social discriminadora e injusta. El final de estos/as jóvenes es la exclusión social o el éxodo.
Y ante todo esto ¿qué hacer?. Mi apuesta decidida es reunir el talento, que todavía queda mucho, en una plataforma ciudadana sustentada por gaditanos y gaditanas capaces de revertir esta situación desde la creatividad, el esfuerzo, la resiliencia (que mucha falta hará), el trabajo colaborativo y cooperativo, la solidaridad y la justicia social, en pro de la busqueda de inversiones justas, eticamente sostenibles y que permitan a la ciudad de Cádiz y localidades aledañas salir de esta maldita crisis. Nos merecemos empezar a considerarnos pre-ocupados para que nuestros hijos y nuestras hijas dejen de estar simplemente pre-parados. Estoy a disposición de los que quieran unirse a esta causa.
Read more

SORTEO CERRADO-PapáDe1ra y Kinedu te regalan una suscripción ilimitada


Ya tenemos a nuestra ganadora, ella es @AdrianaLaNena en facebook quien se ganó la suscripción Premium ilimitada de Kinedu.
Muchas gracias por todos esos likes y por tantos consejos, no se despeguen del blog, Facebook y twitter porque PapáDe1ra tiene más regalos.


Papade1ra en Facebook ha alcanzado los ¡1000 likes! y como esto no solo se podía quedar así, en alianza con KINEDU hemos decidido agradecerte tus consejos y tu preferencia lanzando un sorteo, y por su puesto que hay un premio, consiste en una cuenta Premium ilimitada, significa que podrás tener acceso ILIMITADO a todo el material de KINEDU cuando quieras, cuantas veces quieras  y¡todo el tiempo que quieras!

¿Aún no sabes que es KINEDU? KINEDU es una aplicación que te ayuda a potencializar las oportunidades de aprendizaje que se presentan en los juegos e interacciones cotidianas con tu bebé. Con más de 500 actividades acompañadas con su video, reafirma su desarrollo socio-afectivo, así como cognoscitivo, físico, y lingüístico. Captura y comparte sus logros con fotos o vídeo a través de tu red de amigos de Kinedu.

¿QUÉ TIENES QUE HACER PARA GANARLO?

debes cumplir cada uno de los siguientes requisitos

-Visita kinedu y regístrate AQUÍ

-O descarga la app en tu móvil AQUÍ

-Dale LIKE a la página de papade1ra

o AQUÍ

-Dale LIKE a la página de kinedu

o AQUÍ

-Twittea este concurso Tweet

Tienes hasta el viernes 28 de Noviembre para registrarte y ganar esta suscripción de Kinedu ilimitada.

El ganador o la ganadora será anunciado en las distintas redes sociales de PapáDe1ra.

finalizo con un agradecimiento para todos los padres que se han acercado a compartir sus anécdotas y consejos que me ayudan a ser un buen padre. ¡Muchas gracias!

PapáDe1ra
Read more

SORTEO CERRADO-PapáDe1ra y Kinedu te regalan una suscripción ilimitada


Ya tenemos a nuestra ganadora, ella es @AdrianaLaNena en facebook quien se ganó la suscripción Premium ilimitada de Kinedu.
Muchas gracias por todos esos likes y por tantos consejos, no se despeguen del blog, Facebook y twitter porque PapáDe1ra tiene más regalos.


Papade1ra en Facebook ha alcanzado los ¡1000 likes! y como esto no solo se podía quedar así, en alianza con KINEDU hemos decidido agradecerte tus consejos y tu preferencia lanzando un sorteo, y por su puesto que hay un premio, consiste en una cuenta Premium ilimitada, significa que podrás tener acceso ILIMITADO a todo el material de KINEDU cuando quieras, cuantas veces quieras  y¡todo el tiempo que quieras!

¿Aún no sabes que es KINEDU? KINEDU es una aplicación que te ayuda a potencializar las oportunidades de aprendizaje que se presentan en los juegos e interacciones cotidianas con tu bebé. Con más de 500 actividades acompañadas con su video, reafirma su desarrollo socio-afectivo, así como cognoscitivo, físico, y lingüístico. Captura y comparte sus logros con fotos o vídeo a través de tu red de amigos de Kinedu.

¿QUÉ TIENES QUE HACER PARA GANARLO?

debes cumplir cada uno de los siguientes requisitos

-Visita kinedu y regístrate AQUÍ

-O descarga la app en tu móvil AQUÍ

-Dale LIKE a la página de papade1ra

o AQUÍ

-Dale LIKE a la página de kinedu

o AQUÍ

-Twittea este concurso Tweet

Tienes hasta el viernes 28 de Noviembre para registrarte y ganar esta suscripción de Kinedu ilimitada.

El ganador o la ganadora será anunciado en las distintas redes sociales de PapáDe1ra.

finalizo con un agradecimiento para todos los padres que se han acercado a compartir sus anécdotas y consejos que me ayudan a ser un buen padre. ¡Muchas gracias!

PapáDe1ra
Read more

Cinco años y tú con esos rizos

Hace hoy cinco años y para más datos un viernes tal como hoy, apareciste tú en nuestra vidas y todo cambió para siempre. Nos has enseñado  a verlo todo desde un punto de vista más curioso, tu punto de vista. 

Nos hemos quedado ojipláticos con algunas de tus ocurrencias, sobre el por qué de las cosas. Hemos temido por el futuro de tu inocencia, esas ansias por saber como funciona todo por ver que hay detrás de cada truco hacen que nos planteemos muchas cosas.

Pero sigues siendo ese niño amable, cariñoso y tímido, enganchado a cualquier cosa que lleve una pantalla táctil o en su defecto, una televisión (y no voy a decir nada del tema tragaperras. Que sigo sin saber de dónde o has sacado)

Eres listo e inteligente (que vamos a decir nosotros), generoso a la par que un pelín mafioso cuando el resto del mundo no desea compartir lo suyo contigo (cielo, a veces la vida no es justa, pero tampoco hace falta encargar zapatos de cemento).

nos encanta ver esa relación tan especial que hay entre tú y tu hermano, que pasa del amor al odio en cuestión de milésimas, pero que en el fondo hace que sepáis vivir el uno sin el otro y por supuesto que seáis capaces de organizaros para liar cada una…

No ha sido un año fácil para ninguno de nosotros, pero aún así creemos que has sido feliz y eso para nosotros es lo que hace que todo merezca la pena. 


¡FELIZ CUMPLEAÑOS RIZOS!


Te queremos muchísimo, nunca lo dudes. 



Sígueme
Read more

Cinco años y tú con esos rizos

Hace hoy cinco años y para más datos un viernes tal como hoy, apareciste tú en nuestra vidas y todo cambió para siempre. Nos has enseñado  a verlo todo desde un punto de vista más curioso, tu punto de vista. 

Nos hemos quedado ojipláticos con algunas de tus ocurrencias, sobre el por qué de las cosas. Hemos temido por el futuro de tu inocencia, esas ansias por saber como funciona todo por ver que hay detrás de cada truco hacen que nos planteemos muchas cosas.

Pero sigues siendo ese niño amable, cariñoso y tímido, enganchado a cualquier cosa que lleve una pantalla táctil o en su defecto, una televisión (y no voy a decir nada del tema tragaperras. Que sigo sin saber de dónde o has sacado)

Eres listo e inteligente (que vamos a decir nosotros), generoso a la par que un pelín mafioso cuando el resto del mundo no desea compartir lo suyo contigo (cielo, a veces la vida no es justa, pero tampoco hace falta encargar zapatos de cemento).

nos encanta ver esa relación tan especial que hay entre tú y tu hermano, que pasa del amor al odio en cuestión de milésimas, pero que en el fondo hace que sepáis vivir el uno sin el otro y por supuesto que seáis capaces de organizaros para liar cada una…

No ha sido un año fácil para ninguno de nosotros, pero aún así creemos que has sido feliz y eso para nosotros es lo que hace que todo merezca la pena. 


¡FELIZ CUMPLEAÑOS RIZOS!


Te queremos muchísimo, nunca lo dudes. 



Sígueme
Read more

KINEDU: Ayudando a los padres en el desarrollo del bebé

¿Ya había comentado que mi celular se ha convertido en una extensión de las necesidades de mi esposa? Bueno pues en esta ocasión me pidió o mejor dicho me exigió descargar una aplicación que suponía gestionaría su embarazo (ya tenemos varias) la descargue mientras ella se entretenía haciendo cualquier cosa, así que adelantándome a su revisión, yo le empecé a dar el visto bueno, ya saben, le picas aquí y le picas allá, te registras vía facebook y listo ya estas adentro, la app se llama KINEDU y de qué va, la verdad es que no es un gestor del embarazo, si no un “gestor de bebés”, y me atrevería a decir que el mejor “gestor de bebés” que haya conocido, aclaro no me convenció solo el hecho de que me llamen “el mejor papi del mundo”, les aseguro que tiene mejores cosas.

Como todos sabrán nuestro crió aún está en camino, en el horno,  en el útero pues, así es que no puedo gestionarlo para ver qué tal funciona esta asombrosa aplicación, así es que le he dado a nuestro “BebéDe1ra” una edad de 3 años para poder probarlo, y todo va de maravilla.

Lo primero que hace KINEDU es aplicarte un sencillo y muy interesante cuestionario en donde con un interruptor indicas si tu nene o nena ya ha logrado algunas actividades promedio de niños de su edad, con esta información puedes empezar el seguimiento, puesto que te otorga  un resultado a través de una gráfica.
A partir de ahora KINEDU te muestra una serie de vídeos para los próximos 14 días de juegos y entrenamientos con los que podrás superar las posibles debilidades o mejorar esos puntos en los que el chamaquito en cuestión tuviera cierta ventaja.

KINEDU también tiene su parte social, esa aparte en la que puedes presumir de los logros o aventuras a través de las distintas redes sociales, puedes compartir tus momentos con tu bebe a través de Facebook, Twitter o incluso de manera privada agregando miembros a tu familia etiquetándolos como abuelos o tíos o cuidadores del pequeñín.

Sin duda lo que más ha llamado mi atención es ese extenso listado de vídeos con contenido educativo, más de 500 actividades para compartir con los chiquilines. No se tu pero yo estoy seguro que llegara el momento en que no sabré que hacer con mi hijo los fines de semana, y lo último que quiero es que se aburra con los mismos juegos cada vez, así es que esta herramienta para mi es vital (prefiero copiarme de estas actividades antes que quedarme sin un juego  para entretener al “BebéDe1ra”) Además de seguir paso a paso el desarrollo, colocando metas conforme pasen los meses y continúe creciendo. 
Pantalla KINEDU
Solo puedo concluir esta entrada reconociendo la atinada descarga de mi esposa, la verdad es que ella ha olvidado que dejo esta descarga pendiente y no pienso recordárselo por que KINEDU se ha convertido en mi herramienta, así es que “Matt”, “mileidi” y yo ya tenemos donde compartir nuestros momentos especiales y logros con la familia, amigos y desde luego que los lectores también están considerados.
Agradecimiento especial para Luis Garza sada agente de KINEDU, por su apoyo brindado para esta publicación y quien me ha compartido este vídeo del centro de la universidad de Harvard, acerca de la importancia de la creación de super cerebros o lo que yo entendería como los efectos de la atención especial a la educación de nuestros niños en la sociedad.

Deseas saber mas clic aquí o descarga la app aquí.

PapáDe1ra

Read more

KINEDU: Ayudando a los padres en el desarrollo del bebé

¿Ya había comentado que mi celular se ha convertido en una extensión de las necesidades de mi esposa? Bueno pues en esta ocasión me pidió o mejor dicho me exigió descargar una aplicación que suponía gestionaría su embarazo (ya tenemos varias) la descargue mientras ella se entretenía haciendo cualquier cosa, así que adelantándome a su revisión, yo le empecé a dar el visto bueno, ya saben, le picas aquí y le picas allá, te registras vía facebook y listo ya estas adentro, la app se llama KINEDU y de qué va, la verdad es que no es un gestor del embarazo, si no un “gestor de bebés”, y me atrevería a decir que el mejor “gestor de bebés” que haya conocido, aclaro no me convenció solo el hecho de que me llamen “el mejor papi del mundo”, les aseguro que tiene mejores cosas.

Como todos sabrán nuestro crió aún está en camino, en el horno,  en el útero pues, así es que no puedo gestionarlo para ver qué tal funciona esta asombrosa aplicación, así es que le he dado a nuestro “BebéDe1ra” una edad de 3 años para poder probarlo, y todo va de maravilla.

Lo primero que hace KINEDU es aplicarte un sencillo y muy interesante cuestionario en donde con un interruptor indicas si tu nene o nena ya ha logrado algunas actividades promedio de niños de su edad, con esta información puedes empezar el seguimiento, puesto que te otorga  un resultado a través de una gráfica.
A partir de ahora KINEDU te muestra una serie de vídeos para los próximos 14 días de juegos y entrenamientos con los que podrás superar las posibles debilidades o mejorar esos puntos en los que el chamaquito en cuestión tuviera cierta ventaja.

KINEDU también tiene su parte social, esa aparte en la que puedes presumir de los logros o aventuras a través de las distintas redes sociales, puedes compartir tus momentos con tu bebe a través de Facebook, Twitter o incluso de manera privada agregando miembros a tu familia etiquetándolos como abuelos o tíos o cuidadores del pequeñín.

Sin duda lo que más ha llamado mi atención es ese extenso listado de vídeos con contenido educativo, más de 500 actividades para compartir con los chiquilines. No se tu pero yo estoy seguro que llegara el momento en que no sabré que hacer con mi hijo los fines de semana, y lo último que quiero es que se aburra con los mismos juegos cada vez, así es que esta herramienta para mi es vital (prefiero copiarme de estas actividades antes que quedarme sin un juego  para entretener al “BebéDe1ra”) Además de seguir paso a paso el desarrollo, colocando metas conforme pasen los meses y continúe creciendo. 
Pantalla KINEDU
Solo puedo concluir esta entrada reconociendo la atinada descarga de mi esposa, la verdad es que ella ha olvidado que dejo esta descarga pendiente y no pienso recordárselo por que KINEDU se ha convertido en mi herramienta, así es que “Matt”, “mileidi” y yo ya tenemos donde compartir nuestros momentos especiales y logros con la familia, amigos y desde luego que los lectores también están considerados.
Agradecimiento especial para Luis Garza sada agente de KINEDU, por su apoyo brindado para esta publicación y quien me ha compartido este vídeo del centro de la universidad de Harvard, acerca de la importancia de la creación de super cerebros o lo que yo entendería como los efectos de la atención especial a la educación de nuestros niños en la sociedad.

Deseas saber mas clic aquí o descarga la app aquí.

PapáDe1ra

Read more

Reglas para salir con mi hija.

Mi hija tiene sólo de tres años, pero con la velocidad a la que crecen los niños en estos días, no pasará mucho tiempo antes de que ella comience a salir a citas. Así que pensé que me gustaría…

[[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

Read more

Reglas para salir con mi hija.

Mi hija tiene sólo de tres años, pero con la velocidad a la que crecen los niños en estos días, no pasará mucho tiempo antes de que ella comience a salir a citas. Así que pensé que me gustaría…

[[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

Read more

Crónica de un verano accidentado


Tenía pensado haber escrito por Halloween, por eso de ser un zombi 2.0 más que regresaba de entre los muertos digitales, pero al final uno va posponiendo y posponiendo y al final este blog va a tener una frecuencia de entradas similar a la de cobros de un autónomo y eso no es plan. 

Como diría mi amiga la pintxopeinetera  “esto es una entrada de las que sacamos de muy adentro”. Es el relato, tal cual, sin paños calientes ni morfina de lo que vivimos este verano en primera persona, esto no es un “me lo contó mi primo Juan“, esto es lo que pasó una tarde de Agosto, 13 para ser exactos. 

Han pasado ya varios meses desde que regresamos de las vacaciones, semanas desde que nos llevamos el susto de nuestras vidas y aún sigue ahí, acechando cual dementor, como un halcón observando su futura presa, listo para saltar sobre ella.

No creo que nunca se borre de mi retina esa imagen, sé que se ha quedado grabada ahí, en el fondo, como si la vida hubiera hecho pause durante el tiempo justo para quemar esa imagen en nuestra pantalla y ahora la veremos siempre de fondo. Es el recuerdo, una secuela de algo que puedo terminar realmente mal y que por suerte tuvo final feliz.

No se cuantas veces había leído artículos sobre el peligro del agua y los niños pequeños, incluso había escrito algún artículo hablando de ello y como supongo nos pasa a muchos, creemos que nunca nos va a suceder a nosotros. Pero la vida no juega con nuestras mismas reglas, ella usa las suyas y trae su propia baraja a la mesa y ese día la estadística resultó en un “ahora juegas tú” y entonces silencio por un instante, unas décimas de segundo, miradas, tu cabeza analizando la situación en cuestión de milésimas. 

El resultado es claro, algo no está bien, en la escena que tienes ante tus ojos falta un actor principal, alguien no está donde debería. Y entonces saltas, saltas como nunca antes lo habías hecho. Una parte de tus pensamientos comienzan a trazar un esbozo de lo que será la próxima escena, la otra, lo niega y los aparta…hoy no, a él no. Pero sabes de sobra que es lo que te vas a encontrar, has oído a tu hijo mayor decir que su hermano ya sabe nadar…y sabes que no es cierto, nunca ha aprendido, sabes que si le sueltas se hunde y eso es justo lo que te encuentras, tu pequeño está en el fondo, tu mente hace la foto y la graba a fuego en lo más profundo de ti, en esa parte del alma donde se guardan los sentimientos más puros, los que cuando salen a la luz lo hacen atravesando todo tu ser.

Te tiras gritando para ti, “ya voy, ya estoy aquí, aguanta un poco más”. Ya sale, lo tienes, has llegado hasta él…pero…pero no responde, no llora, ¿por qué no llora? !Tiene que estar asustado¡ Miras hacia el resto y les ves como si estuvieran lejos, oyes a su madre gritar, a la gente correr, un móvil…¿por qué no llora?…lo sabes de sobra, pero jamás has negado una evidencia de forma tan vehemente, en tu mente no cabe esa posibilidad, no vas a perderle, no puedes perder tu mundo, tu vida…tu pequeño.

Unas manos le recogen y lo dejan en tierra, comienzan las maniobras de reanimación, una…dos…tres…¡abre los ojos!  ¡Ha vuelto! Vomita, le cojo, aún está muy desorientado y apenas tiene fuerzas, pero respira. 

Tiene sueño y frío, procuro que no se duerma mientras llega la ambulancia. Pasa un rato y la ambulancia sigue sin aparecer, no encuentran donde estamos. ¡Y te cagas en quien tuvo la feliz idea de construir una idílica casa en una zona que ni sale en los mapas!  Alguien sale a buscarles y aparecen al rato, enseguida le cogen, en sus caras la sorpresa…esta vez el niño está vivo, el alivio.

El oxígeno en sangre está bajo, hay que llevarlo al hospital. Cuando llegamos ya está bastante mejor aunque sigue apagado, llegan las placas, los intentos por ponerle una vía en urgencias, las miradas de la gente…esas miradas de otros padres que ves como agarran y acercan a sus hijos, como si quisieran asegurarse de que siguen ahí, con ellos. 

Se tiene que quedar en observación, ahora el peligro es el ahogamiento secundario y si aparecen lesiones o infecciones en los pulmones. Le dejan dormir mientras preparan el traslado a planta. Ya en pediatría le vuelven a observar y le colocan una vía, esta vez sin demasiados problemas (es lo que tiene trabajar con niños de continuo) El sueño, el dolor y que todo el mundo le pregunte le está poniendo de muy mal humor.

Tras la exploración nos dicen que está bien, que no debía de llevar mucho tiempo en el agua (apenas unos segundos) que si hubiera llevado más tiempo nos hubiera costado mucho más recuperarle, que son cosas que pasan…que la semana pasada trajeron a una niña igual..que el verano…los niños…el agua.

Llegamos a la habitación y se duerme, esta vez durante un buen rato. Tiempo que nos da para q $laquenososporta y yo podamos quitarnos las caretas de “no ha pasado nada”. Entonces te paras a pensar, piensas que no sé ni cómo ni cuando salieron el resto de niños que había en la piscina, que hay un niño de cuatro años que ha visto en crudo una escena que no debería nunca haber presenciado, que jamás habías sentido algo tan fuerte en tu vida, que te va a costar mucho digerir todo esto.

 Cuando despierta es otro niño, los niveles de oxígeno se han recuperado y él ya se comporta como siempre, su sonrisa vuelve a iluminarlo todo de nuevo. Se ha ganado un pijama de dibujos y llevar una luz superchula en el dedo, un grifo en la muñeca, ah..y lo más importante..la tablet para él solo.

Su madre se quedo esa noche junto a él y durmió de un tirón (al pequeñoJ me refiero), a la mañana siguiente llega el alta, antibióticos por si las moscas y un niño que ha descubierto que le encantan los kiuguis (kiwis, es más complicado escribirlo que pronunciarlo) y que está deseando ver a su hermano de nuevo.

A la salida, la última revisión y de nuevo,  el verano…los niños…el agua..son accidentes. No importa, nada puede quitarte esa sensación de encima, ese sentimiento de haber fallado; Racionalmente sabes que fue un accidente, estabas a menos de tres metros de él, donde se suponía que le oirías, donde le podíamos ver siempre y fallaste. Fallaste porque a veces la vida lleva mejor mano que la tuya. Menos mal que esta vez nos pilló con un par de ases en la manga.

Gracias a su tía (aka cuñaaaa) por no pensárselo dos veces y traerlo de vuelta, nunca podremos agradecértelo lo bastante.
Gracias a su madre que fue capaz de escuchar lo que ninguno oímos.
Gracias a Nacho por esa persecución de película (espero que no haya habido consecuencias).
Gracias al servicio de pediatría del Hospital Público de Motril por su trato.
Gracias a todos los que os preocupasteis y los que estuvisteis ahí, al otro lado del 2.0

Por favor tened cuidado, porque es cierto, SI que puede tocarte a ti.


No quiero pensar que hubiese terminado de otra forma


Foto candi

Sígueme
Read more

Crónica de un verano accidentado


Tenía pensado haber escrito por Halloween, por eso de ser un zombi 2.0 más que regresaba de entre los muertos digitales, pero al final uno va posponiendo y posponiendo y al final este blog va a tener una frecuencia de entradas similar a la de cobros de un autónomo y eso no es plan. 

Como diría mi amiga la pintxopeinetera  “esto es una entrada de las que sacamos de muy adentro”. Es el relato, tal cual, sin paños calientes ni morfina de lo que vivimos este verano en primera persona, esto no es un “me lo contó mi primo Juan“, esto es lo que pasó una tarde de Agosto, 13 para ser exactos. 

Han pasado ya varios meses desde que regresamos de las vacaciones, semanas desde que nos llevamos el susto de nuestras vidas y aún sigue ahí, acechando cual dementor, como un halcón observando su futura presa, listo para saltar sobre ella.

No creo que nunca se borre de mi retina esa imagen, sé que se ha quedado grabada ahí, en el fondo, como si la vida hubiera hecho pause durante el tiempo justo para quemar esa imagen en nuestra pantalla y ahora la veremos siempre de fondo. Es el recuerdo, una secuela de algo que puedo terminar realmente mal y que por suerte tuvo final feliz.

No se cuantas veces había leído artículos sobre el peligro del agua y los niños pequeños, incluso había escrito algún artículo hablando de ello y como supongo nos pasa a muchos, creemos que nunca nos va a suceder a nosotros. Pero la vida no juega con nuestras mismas reglas, ella usa las suyas y trae su propia baraja a la mesa y ese día la estadística resultó en un “ahora juegas tú” y entonces silencio por un instante, unas décimas de segundo, miradas, tu cabeza analizando la situación en cuestión de milésimas. 

El resultado es claro, algo no está bien, en la escena que tienes ante tus ojos falta un actor principal, alguien no está donde debería. Y entonces saltas, saltas como nunca antes lo habías hecho. Una parte de tus pensamientos comienzan a trazar un esbozo de lo que será la próxima escena, la otra, lo niega y los aparta…hoy no, a él no. Pero sabes de sobra que es lo que te vas a encontrar, has oído a tu hijo mayor decir que su hermano ya sabe nadar…y sabes que no es cierto, nunca ha aprendido, sabes que si le sueltas se hunde y eso es justo lo que te encuentras, tu pequeño está en el fondo, tu mente hace la foto y la graba a fuego en lo más profundo de ti, en esa parte del alma donde se guardan los sentimientos más puros, los que cuando salen a la luz lo hacen atravesando todo tu ser.

Te tiras gritando para ti, “ya voy, ya estoy aquí, aguanta un poco más”. Ya sale, lo tienes, has llegado hasta él…pero…pero no responde, no llora, ¿por qué no llora? !Tiene que estar asustado¡ Miras hacia el resto y les ves como si estuvieran lejos, oyes a su madre gritar, a la gente correr, un móvil…¿por qué no llora?…lo sabes de sobra, pero jamás has negado una evidencia de forma tan vehemente, en tu mente no cabe esa posibilidad, no vas a perderle, no puedes perder tu mundo, tu vida…tu pequeño.

Unas manos le recogen y lo dejan en tierra, comienzan las maniobras de reanimación, una…dos…tres…¡abre los ojos!  ¡Ha vuelto! Vomita, le cojo, aún está muy desorientado y apenas tiene fuerzas, pero respira. 

Tiene sueño y frío, procuro que no se duerma mientras llega la ambulancia. Pasa un rato y la ambulancia sigue sin aparecer, no encuentran donde estamos. ¡Y te cagas en quien tuvo la feliz idea de construir una idílica casa en una zona que ni sale en los mapas!  Alguien sale a buscarles y aparecen al rato, enseguida le cogen, en sus caras la sorpresa…esta vez el niño está vivo, el alivio.

El oxígeno en sangre está bajo, hay que llevarlo al hospital. Cuando llegamos ya está bastante mejor aunque sigue apagado, llegan las placas, los intentos por ponerle una vía en urgencias, las miradas de la gente…esas miradas de otros padres que ves como agarran y acercan a sus hijos, como si quisieran asegurarse de que siguen ahí, con ellos. 

Se tiene que quedar en observación, ahora el peligro es el ahogamiento secundario y si aparecen lesiones o infecciones en los pulmones. Le dejan dormir mientras preparan el traslado a planta. Ya en pediatría le vuelven a observar y le colocan una vía, esta vez sin demasiados problemas (es lo que tiene trabajar con niños de continuo) El sueño, el dolor y que todo el mundo le pregunte le está poniendo de muy mal humor.

Tras la exploración nos dicen que está bien, que no debía de llevar mucho tiempo en el agua (apenas unos segundos) que si hubiera llevado más tiempo nos hubiera costado mucho más recuperarle, que son cosas que pasan…que la semana pasada trajeron a una niña igual..que el verano…los niños…el agua.

Llegamos a la habitación y se duerme, esta vez durante un buen rato. Tiempo que nos da para q $laquenososporta y yo podamos quitarnos las caretas de “no ha pasado nada”. Entonces te paras a pensar, piensas que no sé ni cómo ni cuando salieron el resto de niños que había en la piscina, que hay un niño de cuatro años que ha visto en crudo una escena que no debería nunca haber presenciado, que jamás habías sentido algo tan fuerte en tu vida, que te va a costar mucho digerir todo esto.

 Cuando despierta es otro niño, los niveles de oxígeno se han recuperado y él ya se comporta como siempre, su sonrisa vuelve a iluminarlo todo de nuevo. Se ha ganado un pijama de dibujos y llevar una luz superchula en el dedo, un grifo en la muñeca, ah..y lo más importante..la tablet para él solo.

Su madre se quedo esa noche junto a él y durmió de un tirón (al pequeñoJ me refiero), a la mañana siguiente llega el alta, antibióticos por si las moscas y un niño que ha descubierto que le encantan los kiuguis (kiwis, es más complicado escribirlo que pronunciarlo) y que está deseando ver a su hermano de nuevo.

A la salida, la última revisión y de nuevo,  el verano…los niños…el agua..son accidentes. No importa, nada puede quitarte esa sensación de encima, ese sentimiento de haber fallado; Racionalmente sabes que fue un accidente, estabas a menos de tres metros de él, donde se suponía que le oirías, donde le podíamos ver siempre y fallaste. Fallaste porque a veces la vida lleva mejor mano que la tuya. Menos mal que esta vez nos pilló con un par de ases en la manga.

Gracias a su tía (aka cuñaaaa) por no pensárselo dos veces y traerlo de vuelta, nunca podremos agradecértelo lo bastante.
Gracias a su madre que fue capaz de escuchar lo que ninguno oímos.
Gracias a Nacho por esa persecución de película (espero que no haya habido consecuencias).
Gracias al servicio de pediatría del Hospital Público de Motril por su trato.
Gracias a todos los que os preocupasteis y los que estuvisteis ahí, al otro lado del 2.0

Por favor tened cuidado, porque es cierto, SI que puede tocarte a ti.


No quiero pensar que hubiese terminado de otra forma


Foto candi

Sígueme
Read more

¿QUÉ NO ES PODEMOS?

“Cuando yo tenía cinco años, mi madre siempre me decía que la felicidad es la clave para la vida. Cuando fui a la escuela, me preguntaron qué quería ser cuando fuera grande, escribí feliz. Me dijeron que yo no entendía la pregunta. Les dije que no ente…

Read more

Mis disculpas…

Porque empiezo un blog ¡y voy y lo dejo abandonado! No tengo cura… ¡pero lo que sí tengo es trabajo! Al fin vuelvo al mundo laboral. Ya me sentía agobiado, porque me gusta estar con mi familia, pero necesito acción, sentirme útil. De todas formas vuelvo a la carga con el blog. Espero de momento […]

Read more

A veces tengo un cachorro.

Hace años, cuando me encontraba en mi cínica etapa previa a la paternidad, comparé a los bebés con los animales domésticos. Realmente no recuerdo si me fue bien o mal. Y ahorita que lo pienso, si no…

[[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

Read more

La novela

Llevo muchos meses sin publicar apenas nada pues dedico casi todo mi tiempo a la escritura de una novela que debe ser clásica y monumental: será la típica historia del hombre inadecuado en el momento equivocado, enamorado de una mujer escurridiza y silenciosa dominada por un tercero: un extranjero misterioso y de pasado inolvidable que nadie recuerda. El extranjero debe ser belga, evidentemente. Con estos datos ya debéis intuir que en mi novela no faltarán un niño misterioso y su extraña hermana, la institutriz, un hermoso jardinero y una ciudad acobardada por un secreto y un enemigo monstruoso que nadie osa ni nombrar. Por supuesto, claro está, mi novela debe acabar con un incendio, pero aquí no puedo adelantar noticias pues aún no he escrito ese capítulo y no estoy seguro de si en el incendio habrá un muerto, más de uno o ninguno. Ignoro si el incendio será mortal o simplemente estético, es decir, un incendio pavoroso y bomberos desbordados o uno de esos incendios con buhardillas furiosamente humeantes y noches sin luna que se aclaran gracias al fuego. Mientras tanto sigo trabajando con los personajes y sus circunstancias, veo claro que no habrá ni perros, gatos ni caballos pero sí una anciana madre. Ya debéis intuir, como yo, que el protagonista bebe demasiado y visita a su madre menos de lo que debería. Y sospecho que no os sorprenderé si descubro que la madre, una tarde de domingo, morirá silenciosamente en el jardín ante el parterre de los rododendros. Aún tengo que buscar unos rododendros en el google y saber cómo son, para poder describir con todo tipo de detalles la muerte de la anciana, digna pero estrepitosa. Por cierto, esa misma tarde la madre le habrá revelado a su hijo, extrañamente sobrio ese día, los misterios del pasado y las claves del futuro y cerrando los ojos le contará qué hizo antes de morir su padre con el dinero que le robó al belga durante la guerra, no sé aún cuál. Las revelaciones de la anciana me tienen en ascuas y de hecho las ignoraré hasta que no escriba ese capítulo; yo empiezo por el inicio y terminaré por el final, con el incendio, ya sabéis, pero de momento aún sigo estancado con la llegada a la ciudad aterrada de la mujer escurridiza y silenciosa. Y rubia. Bueno, quizá no.

Read more

La novela

Llevo muchos meses sin publicar apenas nada pues dedico casi todo mi tiempo a la escritura de una novela que debe ser clásica y monumental: será la típica historia del hombre inadecuado en el momento equivocado, enamorado de una mujer escurridiza y silenciosa dominada por un tercero: un extranjero misterioso y de pasado inolvidable que nadie recuerda. El extranjero debe ser belga, evidentemente. Con estos datos ya debéis intuir que en mi novela no faltarán un niño misterioso y su extraña hermana, la institutriz, un hermoso jardinero y una ciudad acobardada por un secreto y un enemigo monstruoso que nadie osa ni nombrar. Por supuesto, claro está, mi novela debe acabar con un incendio, pero aquí no puedo adelantar noticias pues aún no he escrito ese capítulo y no estoy seguro de si en el incendio habrá un muerto, más de uno o ninguno. Ignoro si el incendio será mortal o simplemente estético, es decir, un incendio pavoroso y bomberos desbordados o uno de esos incendios con buhardillas furiosamente humeantes y noches sin luna que se aclaran gracias al fuego. Mientras tanto sigo trabajando con los personajes y sus circunstancias, veo claro que no habrá ni perros, gatos ni caballos pero sí una anciana madre. Ya debéis intuir, como yo, que el protagonista bebe demasiado y visita a su madre menos de lo que debería. Y sospecho que no os sorprenderé si descubro que la madre, una tarde de domingo, morirá silenciosamente en el jardín ante el parterre de los rododendros. Aún tengo que buscar unos rododendros en el google y saber cómo son, para poder describir con todo tipo de detalles la muerte de la anciana, digna pero estrepitosa. Por cierto, esa misma tarde la madre le habrá revelado a su hijo, extrañamente sobrio ese día, los misterios del pasado y las claves del futuro y cerrando los ojos le contará qué hizo antes de morir su padre con el dinero que le robó al belga durante la guerra, no sé aún cuál. Las revelaciones de la anciana me tienen en ascuas y de hecho las ignoraré hasta que no escriba ese capítulo; yo empiezo por el inicio y terminaré por el final, con el incendio, ya sabéis, pero de momento aún sigo estancado con la llegada a la ciudad aterrada de la mujer escurridiza y silenciosa. Y rubia. Bueno, quizá no.

Read more

La maternidad que nos cura

* Por Olga Carmona


Y sin embargo, es preciso que haya canto. 

No puedo ser únicamente un grito.
Escuchad cómo lloran en vuestro interior las historias del pasado.
El terrible grano que siembran hace que maduren con cada poema las energías renovadas.   
L.Aragón.



Siempre hablamos de la necesidad de trabajar nuestras sombras para no proyectarlas sobre nuestros hijos, de la importancia de curar nuestras heridas para ejercer una maternidad lo más sana posible y no trasladar basuras que no les pertenecen a quienes más queremos.

Sin embargo, yo quiero hablar de la maternidad como la más potente de las fuentes de autoconocimiento, de motivación, de crecimiento personal, de transformación y también, claro que sí, de cura.
En mi día a día trabajo con mujeres cuya maternidad las ha salvado, en algunos casos, literalmente: están vivas gracias a ese cable a tierra que ha supuesto un hijo. Mujeres con heridas feroces, llenas de agujeros negros de desolación, con enormes faltas de amor primario, mujeres dependientes de la opinión del mundo, bloqueadas en muchas zonas de sí mismas, heridas, heridas en profundidad… han llegado  a la maternidad desde los lugares más diversos, a veces, sin ni siquiera quererlo y han encontrado en ella un desconcertante y arrollador amor que las ha inundado enteras, se han sentido plenas, han saboreado en silencio y con los ojos cerrados el amor incondicional, ese que les negaron desde antes de nacer.
La maternidad que cura nos rescata de la soledad y muchas veces, orienta el sentido de la vida.
Esas miradas límpias, inocentes, radicales en su emoción, tienen la habilidad de conectarse con lo más sano de nosotras mismas, nos vuelven generosas, nos obligan a sonreír, a cantar, a contener, recolocan y afirman nuestras prioridades, nos ejercitan en la paciencia, nos vuelve valientes, nos impulsan a cambiar.
La maternidad que cura nos descubre que la felicidad no era una utopía a la que no teníamos derecho, por lejana, por difícil, por inalcanzable. Ahora resulta que está ahí, en el día a día, en una mirada, en un abrazo, en una carita dormida, en un llanto consolado, en una pregunta llena de confianza, en una manita que te toca para dormirse, en hacer una trenza, en leer un cuento,  en ayudar con las tareas, en el te quiero más real, más honesto, más puro que nunca hayamos dicho y sobretodo el más inmenso que jamás hayamos escuchado.
La maternidad que cura nos hermana a todas en nuestra condición de mamíferas y nos recuerda que también, o sobre todo, somos instinto y fuerza, nos reconcilia con el cuerpo y con el género, nos enseña a amar desde la amorosa renuncia, crecemos.
Yo mujer y madre, herida de guerra también, quiero acariciar con la palabra y felicitar a esas mujeres que han apostado por esta maternidad terapéutica, que confían en curar sus heridas por y con amor, que a través de una dolorosa conciencia de sus sombras han elegido un camino de crianza distinto al que tuvieron, que tienen que reinventarse sin referentes, día a día, que muchas veces se quedan sin respuestas, que se equivocan, que se confrontan, que lloran y se duelen, pero dejan que el amor las guíe, que la maternidad las cure.
Transitamos por un camino sin señales ni indicaciones, improvisando en cada obstáculo, pero con una luz muy clara: el amor, que nos cura.
Olga Carmona

Read more