Se acaba

Tenemos novedades en #papanoara !

Se acaba por fin!! en un rato pequeño recojo criaturas del cole <3 y no volvemos más hasta septiembre 🙂 Enhorabuena a los seis!! enhorabuena a su mamá y a toda la familia!! Enhorabuena a mi xDD Ha sido otro curso emocionante, intenso y largo-largo. Y nos merecemos un break. Nos lo hemos ganado. Como siempre momentos de alta tensión, otros de una belleza sin igual y tantas vivencias. No cambio nada. Tantas conversaciones, tantas comidas, tantas lavadoras, tantos remiendos a los pantalones, a las faldas, a los zapas,… xDDD No se cuantos juegos diferentes, no se cuantas salidas y…

#dalegas

Read more

La Verbena de Sant Joan.

La noche mágica. La noche más corta del año. Una noche de alegría. Gente que tira petardos. Gente que odia los petardos. Gente que odia a la gente que tira petardos. Gente que odia a la gente que odia los petardos. Es una buena noche para poner a prueba dos competencias básicas: la empatía y […]

Read more

La Revetlla de Sant Joan.

La nit màgica.  La nit més curta de l’any.  Una nit d’alegria.  Gent que tira petards.  Gent que odia els petards.  Gent que odia la gent que tira petards.  Gent que odia la gent que odia els petards.  És una bona nit per posar a prova dues competències bàsiques: l’empatia i l’assertivitat. (Gairebé) tothom les […]

Read more

Libros para padres: ‘El hijo’, de David Barreiro

David Barreiro nos habla en su última novela de lo relativo que es el fracaso, de las existencias vacías en las que se sustentan nuestras vidas, y de esas relaciones padres-hijos que se extravían en algún momento de la adolescencia y la juventud por la falta de diálogo y los silencios eternos para convertir en desconocidos a quienes antes eran familia.

La entrada Libros para padres: ‘El hijo’, de David Barreiro aparece primero en Un papá en prácticas.

Read more

Viernes dando la nota #207: Solsticio

Cortito y al pie. Llegamos. La calor llegó antes que nosotros, pero ya estamos en esa idílica estación que parece sinónimo de diversión y escape para tanta gente. Llegó el Solsticio. Y yo lo que celebro es salir del trabajo con restos de luz resistiendo en el cielo. La faena se completará cuando deje de regirme por un horario que no es mío, y en lugar de despertar con la alarma del móvil, cada mañana me saquen de la cama mis padawanes. Yo, seguramente, algunas mañanas los esperaré despierto hace rato –la costumbre hecha biorritmo–, disfrutando de un rato de silencio.

Sí, ya sé que la letra es un tanto sombría, y que nada tiene que ver. Pero le tenía ganas a David Draiman y sobre todo a Myles Kennedy. Y además esta versión de Disturbed me parece tan tremenda, que tenía que traerla. El caso es que se avecinan mañanas de manguera, de piscina. Luego vendrán días de sacudirse la arena de los pies, de pelear con la marea, y de churretes de helado. Es la parte del contrato de obligada diversión que firmo. Es algo más que el Sol lo que llega.

Pocas canciones hay como ésta de George Harrison que me pongan instantáneamente de buen humor. Y si es con este ritmo, ya encadeno una detrás de otra. Solo echo en falta algo de reggae. Lo dejamos para otro día. Me quedo con Supergrass –de nuevo me repito, pero merece la pena–, y voy apagando y recogiendo, que es mi hora.

Y me voy a casa, aún con luz. Caminando hasta el coche, silbando canciones para acompañar al Sol. Feliz Solsticio. La semana que viene, más. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook


Consigue aquí el código InLinkz.

Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.

BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):

Hospedado en WORDPRESS.COM:

Gracias a todos por participar. ¡Y a dar la nota!

Suscríbete por correo electrónico.

Read more

Viernes dando la nota #207: Solsticio

Cortito y al pie. Llegamos. La calor llegó antes que nosotros, pero ya estamos en esa idílica estación que parece sinónimo de diversión y escape para tanta gente. Llegó el Solsticio. Y yo lo que celebro es salir del trabajo con restos de luz resistiendo en el cielo. La faena se completará cuando deje de regirme por un horario que no es mío, y en lugar de despertar con la alarma del móvil, cada mañana me saquen de la cama mis padawanes. Yo, seguramente, algunas mañanas los esperaré despierto hace rato –la costumbre hecha biorritmo–, disfrutando de un rato de silencio.

Sí, ya sé que la letra es un tanto sombría, y que nada tiene que ver. Pero le tenía ganas a David Draiman y sobre todo a Myles Kennedy. Y además esta versión de Disturbed me parece tan tremenda, que tenía que traerla. El caso es que se avecinan mañanas de manguera, de piscina. Luego vendrán días de sacudirse la arena de los pies, de pelear con la marea, y de churretes de helado. Es la parte del contrato de obligada diversión que firmo. Es algo más que el Sol lo que llega.

Pocas canciones hay como ésta de George Harrison que me pongan instantáneamente de buen humor. Y si es con este ritmo, ya encadeno una detrás de otra. Solo echo en falta algo de reggae. Lo dejamos para otro día. Me quedo con Supergrass –de nuevo me repito, pero merece la pena–, y voy apagando y recogiendo, que es mi hora.

Y me voy a casa, aún con luz. Caminando hasta el coche, silbando canciones para acompañar al Sol. Feliz Solsticio. La semana que viene, más. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook


Consigue aquí el código InLinkz.

Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.

BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):

Hospedado en WORDPRESS.COM:

Gracias a todos por participar. ¡Y a dar la nota!

Suscríbete por correo electrónico.

Read more

Una caja para calmar las rabietas

Cuando uno es padre, los berrinches son parte de nuestra vida cotidiana. El cansancio les provoca berrinches, el hambre, el sueño, la frustración. Básicamente, entre los dos y los seis años casi todo lo que los incomoda es motivo de berrinche y por ello la psicóloga española Marina Martín, creó el método de la “caja de la ira”, para ayudarlos a canalizar su rabia.

La técnica está inspirada en el cuento infantil “Vaya Rabieta”, de la escritora francesa Mireille d´Allancé, donde se cuenta la historia de Roberto, un niño que tiene una gran rabieta que se manifiesta como un monstruo que se apodera de él y controla todos sus actos. Sin embargo, cuando el niño se percata de todo el daño que está haciendo, comienza a arreglar todo lo que destruyó y el monstruo se hace cada vez más pequeño hasta que finalmente lo encierra dentro de una caja. Continuar leyendo

Read more

Una caja para calmar las rabietas

Cuando uno es padre, los berrinches son parte de nuestra vida cotidiana. El cansancio les provoca berrinches, el hambre, el sueño, la frustración. Básicamente, entre los dos y los seis años casi todo lo que los incomoda es motivo de berrinche y por ello la psicóloga española Marina Martín, creó el método de la “caja de la ira”, para ayudarlos a canalizar su rabia.

La técnica está inspirada en el cuento infantil “Vaya Rabieta”, de la escritora francesa Mireille d´Allancé, donde se cuenta la historia de Roberto, un niño que tiene una gran rabieta que se manifiesta como un monstruo que se apodera de él y controla todos sus actos. Sin embargo, cuando el niño se percata de todo el daño que está haciendo, comienza a arreglar todo lo que destruyó y el monstruo se hace cada vez más pequeño hasta que finalmente lo encierra dentro de una caja. Continuar leyendo

Read more

Coworking: lo que tienes que saber de Collab & Play

Coworking es el término que hace referencia a una filosofía de trabajo que fomenta la colaboración, el talento, la creatividad y la comunicación. Tuve la oportunidad de visitar uno muy mexicano que además apuesta por permitir espacios de coworking al mismo tiempo que considera las necesidades propias de los papás y de las mamás.  ¿Existen … LEER MÁS…

La entrada Coworking: lo que tienes que saber de Collab & Play aparece primero en Papá Moderno.

Read more

056-Canciones para bailar con niños en inglés

Escucha”056-Canciones para bailar con niños en inglés” en Spreaker. Participa hasta esta tarde en el concurso del mBot comentando en Facebook por qué te gustaría tener un robot en casa: Clic aquí Hoy toca mover el esqueleto con canciones para bailar con niños en inglés. Quería traer canciones para que los peques de la casa se … Continue Reading about 056-Canciones para bailar con niños en inglés

La entrada 056-Canciones para bailar con niños en inglés aparece primero en Crecer En Inglés.

Read more

Tattoo permanente

No sé de dónde sacó la pequeña Leia la idea de lo que es un tatuaje, ni lo que representan. O lo que supone hacerse uno en realidad. Pero lo que hizo hace unos días me da pie para contaros en este micro post dos o tres cosas sobre ella. Y sobre porqué nos tiene locos en la Academia-Jedi.

A Leia le encanta dibujar, y le encanta escribir. Y por supuesto, leer. A todas horas. Pero esto ya lo sabíais. Nos prepara tarjetas, cuentos, dedicatorias…

Pero también le gusta el inglés. Por la mañana, mientras yo preparo el desayuno antes de irnos al cole, ella ya ha puesto ClanTV, y se ha entretenido en cambiar el idioma. No me extraña que su Teacher de inglés ande también loca con ella.

Y todo el día nos muestra cariño, nos da besos, y dice constantemente cuánto nos quiere. Es derretirse cada vez que de improviso nos suelta un “te quiero, mamá”, “te quiero, papá”. O sin esperarlo se te agarra al cuello, muy fuerte, y te planta un beso. De los apretaos.

Lo mejor de todo es que el pequeño Luke se ha contagiado, y hay veces, días, semanas, que cuesta quitárselo de encima cuando le da por abrazarnos, besarnos y decirnos que nos quiere con esa lengua de medio trapo que aún mantiene, cuando pretende ser aún nuestro bebé.

¿Que a qué viene todo esto? Pues a que hace pocos días Leia me dibujó esto: un tatuaje para que yo me lo hiciera. Tenéis que leerlo tal cual, está escrito en su inglés particular.

“HaY Lof Aur FaMALi”

Creo que no me van a hacer falta tatuajes permanentes para marcarme de por vida.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook

Suscríbete por correo electrónico.

Read more

Tattoo permanente

No sé de dónde sacó la pequeña Leia la idea de lo que es un tatuaje, ni lo que representan. O lo que supone hacerse uno en realidad. Pero lo que hizo hace unos días me da pie para contaros en este micro post dos o tres cosas sobre ella. Y sobre porqué nos tiene locos en la Academia-Jedi.

A Leia le encanta dibujar, y le encanta escribir. Y por supuesto, leer. A todas horas. Pero esto ya lo sabíais. Nos prepara tarjetas, cuentos, dedicatorias…

Pero también le gusta el inglés. Por la mañana, mientras yo preparo el desayuno antes de irnos al cole, ella ya ha puesto ClanTV, y se ha entretenido en cambiar el idioma. No me extraña que su Teacher de inglés ande también loca con ella.

Y todo el día nos muestra cariño, nos da besos, y dice constantemente cuánto nos quiere. Es derretirse cada vez que de improviso nos suelta un “te quiero, mamá”, “te quiero, papá”. O sin esperarlo se te agarra al cuello, muy fuerte, y te planta un beso. De los apretaos.

Lo mejor de todo es que el pequeño Luke se ha contagiado, y hay veces, días, semanas, que cuesta quitárselo de encima cuando le da por abrazarnos, besarnos y decirnos que nos quiere con esa lengua de medio trapo que aún mantiene, cuando pretende ser aún nuestro bebé.

¿Que a qué viene todo esto? Pues a que hace pocos días Leia me dibujó esto: un tatuaje para que yo me lo hiciera. Tenéis que leerlo tal cual, está escrito en su inglés particular.

“HaY Lof Aur FaMALi”

Creo que no me van a hacer falta tatuajes permanentes para marcarme de por vida.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook

Suscríbete por correo electrónico.

Read more

CPSN: MULTICLASE

CPSN: MULTICLASE

¿¿CÓMO?? ¿Que aún no habéis participado ya en el sorteo del juego “Animal sobre animal”? ¡Tenéis hasta el VIERNES para participar en Facebook, Twitter e Instagram! 📣️ #SORTEO Juego de mesa 🐊 🐍🐏🐵🐧 “ANIMAL SOBRE ANIMAL”. RT + follow a @HABA_esy @CronicasPSN. Condiciones en https://t.co/WfdnGddsa3 . pic.twitter.com/g3Gb3f2W6N — Crónicas PSN (@CronicasPSN) June 19, 2017

Read more

[Dibujos actuales que molan] Marcus Level

Una frase muy típica entre gente de mi generación (los 80) es esa de “en nuestra época los dibujos animados eran mejores, los de ahora no valen nada”. Y como ya expliqué en un post de hace ya tiempo, no me gusta nada esa moda de “en los 80 todo era mejor que ahora”. Y …continúa leyendo “[Dibujos actuales que molan] Marcus Level”

La entrada [Dibujos actuales que molan] Marcus Level aparece primero en Padres Frikis.

Read more

Lugares donde he vivido I (Barracas)

No hace mucho leí en el blog más endemoniado que conozco, una entrada en la que JuanRa Diablo nos contaba los lugares en los que había vivido (puedes leerla aquí). A pesar de que no he vivido en tantos sitios, si que me hizo revivir un montón de momentos.

Así que como buen copiador de cosas que me gustan, he decidido hace mi propia versión de ese post y contaros los lugares en los que este cangrejo a vivido en algún momento de su vida.

Aunque he pensado en hacerlo por partes para no hacerlo demasiado extenso.

1. BARRACAS (Castellón)
Barracas es el último pueblo de la provincia de Castellón, después ya entras en Teruel. Es un lugar pequeño, con muy pocos habitantes, el año pasado tenía censados 179.
Yo viví allí desde que nací hasta los 5 años, y a pesar de irme muy joven tengo muchos recuerdos de aquella época.  Comprar Phoskitos cuando todavía eran “regalos y pastelitos” y traían cromos de ciudades del mundo, las pipas “La Cumbre”. 

También recuerdo el colegio, a pesar de que yo era pequeño y no estaba obligado, recuerdo ir algunas veces. Como había pocos niños, todos compartíamos la misma clase y la misma profesora.

Pero hay dos momentos que recuerdo con especial intensidad. Uno fue una noche de San Antonio, en el que se hacía una hoguera en la plaza del pueblo. Recuerdo estar en la puerta de mi casa viendo tranquilamente el fuego y algunas personas disfrazadas, cuando de pronto, de una de las casas del otro lado de la calle apareció alguien con una sábana puesta por encima haciendo de fantasma. Recuerdo el miedo, salir corriendo escaleras arriba y esconderme debajo de la cama de mis padres aterrorizado. Tardaron un buen rato en convencerme para volver a bajar.

El otro recuerdo fue el día que recibimos la visita de unos amigos de mis padres. Estábamos en el comedor y decidieron bajar para enseñarles el coche que nos acabábamos de comprar (un Renault 6 azul). Yo me adelante, y me metí en el coche, tengo que decir que el coche estaba abierto, igual que las casas y todo lo que había en el pueblo. Pues bien, me puse de rodillas en el asiento del conductor y empecé a toquetear todo mientras los mayores llegaban. Con tan mala fortuna de que una de las cosas que toqué fue el freno de mano, que se soltó. El coche estaba aparcado junto a la casa, y era una calle con pendiente, por lo que el coche tardó muy poco en avanzar. Así que mis padres al girar la esquina vieron el coche con la puerta abierta calle abajo. Por fortuna para mi, el coche tenía las ruedas giradas hacia la izquierda y se chocó contra la casa, si no, habría ido recto y al final de la calle, tan sólo había un bancal de unos 2 o 3 metros.

Cuando el coche se detuvo mis padres pudieron enseñar su coche nuevo, recién rayado por todo el lateral izquierdo. No recuerdo si me riñeron o no, pero yo creo que estuve llorando del susto varios días.

También tengo especial cariño a recuerdos como el de la yaya. Era la abuela de unos niños vecinos nuestros, pero en realidad era la yaya de todo el pueblo, ya que todos los niños la llamábamos así. Con ella íbamos en su Citroen Dos Caballos a su corral en la montaña y pasábamos el día corriendo salvajes por el monte con las ovejas y los perros, de hecho, allí pillé mi primera garrapata, después de estar abrazado un rato a un corderito.

Cuanto más os cuento, más recuerdos me vienen. Como la nieve y tirarnos por las laderas con cartones, plásticos o lo que pillábamos. En verano bañarnos en el riachuelo, compartiendo espacio con toros de una ganadería cercana, todos quietos para no provocarlos.

Las misas, porque fui monaguillo desde los tres a los cinco años. Me ponía allí al lado del cura y hacía lo que me decía. Un día pasé el cepillo y fui a llevarlo a la sacristía, pero ese día la puerta estaba cerrada y yo no llegaba bien al pomo, así que tuve que estirarme todo lo que pude para llegar. Lo conseguí pero, para llegar más alto me incliné un poco y todas las monedas que había en la bandeja cayeron al suelo y rodaron por todas partes. El resto de la ceremonia lo pasé recogiendo una a una las monedas. Bajo el altar, en los bancos, junto a la pila bautismal, etc.

Por contra también recuerdo al cura subirme en brazos para que yo tocara las campanas. Y como no, las magdalenas que me hacía la hermana del cura. Tengo que decir que eran unos buenos amigos de mis padres y pasábamos mucho tiempo con ellos. De hecho ellos tenían un corral con gallinas, gallos, conejos, etc. Y fue allí donde me picoteo el gallo que os conté aquí.

Tengo tantos recuerdos que creo que necesitaría dos o tres post más para contarlos todos. Pero creo que con esto es suficiente para que os hagáis una idea de lo que fueron mis primeros 5 años en un pueblo tan pequeño.

Read more

Lugares donde he vivido I (Barracas)

No hace mucho leí en el blog más endemoniado que conozco, una entrada en la que JuanRa Diablo nos contaba los lugares en los que había vivido (puedes leerla aquí). A pesar de que no he vivido en tantos sitios, si que me hizo revivir un montón de momentos.

Así que como buen copiador de cosas que me gustan, he decidido hace mi propia versión de ese post y contaros los lugares en los que este cangrejo a vivido en algún momento de su vida.

Aunque he pensado en hacerlo por partes para no hacerlo demasiado extenso.

1. BARRACAS (Castellón)
Barracas es el último pueblo de la provincia de Castellón, después ya entras en Teruel. Es un lugar pequeño, con muy pocos habitantes, el año pasado tenía censados 179.
Yo viví allí desde que nací hasta los 5 años, y a pesar de irme muy joven tengo muchos recuerdos de aquella época.  Comprar Phoskitos cuando todavía eran “regalos y pastelitos” y traían cromos de ciudades del mundo, las pipas “La Cumbre”. 

También recuerdo el colegio, a pesar de que yo era pequeño y no estaba obligado, recuerdo ir algunas veces. Como había pocos niños, todos compartíamos la misma clase y la misma profesora.

Pero hay dos momentos que recuerdo con especial intensidad. Uno fue una noche de San Antonio, en el que se hacía una hoguera en la plaza del pueblo. Recuerdo estar en la puerta de mi casa viendo tranquilamente el fuego y algunas personas disfrazadas, cuando de pronto, de una de las casas del otro lado de la calle apareció alguien con una sábana puesta por encima haciendo de fantasma. Recuerdo el miedo, salir corriendo escaleras arriba y esconderme debajo de la cama de mis padres aterrorizado. Tardaron un buen rato en convencerme para volver a bajar.

El otro recuerdo fue el día que recibimos la visita de unos amigos de mis padres. Estábamos en el comedor y decidieron bajar para enseñarles el coche que nos acabábamos de comprar (un Renault 6 azul). Yo me adelante, y me metí en el coche, tengo que decir que el coche estaba abierto, igual que las casas y todo lo que había en el pueblo. Pues bien, me puse de rodillas en el asiento del conductor y empecé a toquetear todo mientras los mayores llegaban. Con tan mala fortuna de que una de las cosas que toqué fue el freno de mano, que se soltó. El coche estaba aparcado junto a la casa, y era una calle con pendiente, por lo que el coche tardó muy poco en avanzar. Así que mis padres al girar la esquina vieron el coche con la puerta abierta calle abajo. Por fortuna para mi, el coche tenía las ruedas giradas hacia la izquierda y se chocó contra la casa, si no, habría ido recto y al final de la calle, tan sólo había un bancal de unos 2 o 3 metros.

Cuando el coche se detuvo mis padres pudieron enseñar su coche nuevo, recién rayado por todo el lateral izquierdo. No recuerdo si me riñeron o no, pero yo creo que estuve llorando del susto varios días.

También tengo especial cariño a recuerdos como el de la yaya. Era la abuela de unos niños vecinos nuestros, pero en realidad era la yaya de todo el pueblo, ya que todos los niños la llamábamos así. Con ella íbamos en su Citroen Dos Caballos a su corral en la montaña y pasábamos el día corriendo salvajes por el monte con las ovejas y los perros, de hecho, allí pillé mi primera garrapata, después de estar abrazado un rato a un corderito.

Cuanto más os cuento, más recuerdos me vienen. Como la nieve y tirarnos por las laderas con cartones, plásticos o lo que pillábamos. En verano bañarnos en el riachuelo, compartiendo espacio con toros de una ganadería cercana, todos quietos para no provocarlos.

Las misas, porque fui monaguillo desde los tres a los cinco años. Me ponía allí al lado del cura y hacía lo que me decía. Un día pasé el cepillo y fui a llevarlo a la sacristía, pero ese día la puerta estaba cerrada y yo no llegaba bien al pomo, así que tuve que estirarme todo lo que pude para llegar. Lo conseguí pero, para llegar más alto me incliné un poco y todas las monedas que había en la bandeja cayeron al suelo y rodaron por todas partes. El resto de la ceremonia lo pasé recogiendo una a una las monedas. Bajo el altar, en los bancos, junto a la pila bautismal, etc.

Por contra también recuerdo al cura subirme en brazos para que yo tocara las campanas. Y como no, las magdalenas que me hacía la hermana del cura. Tengo que decir que eran unos buenos amigos de mis padres y pasábamos mucho tiempo con ellos. De hecho ellos tenían un corral con gallinas, gallos, conejos, etc. Y fue allí donde me picoteo el gallo que os conté aquí.

Tengo tantos recuerdos que creo que necesitaría dos o tres post más para contarlos todos. Pero creo que con esto es suficiente para que os hagáis una idea de lo que fueron mis primeros 5 años en un pueblo tan pequeño.

Read more