Mi Primer Gran Día

Gracias a Papás Blogueros me llego mi primera colaboración junto a los chicos de Andavira que tienen un producto ideal para futuros papis o los que lo hemos sido ya y queremos un recuerdo especial del nacimiento de nuestro bebé. Se trata de un libro personalizado que lleva por título “Mi Primer Gran Día“, en el que podremos incluir los datos de nuestro bebé para hacer un bonito recordatorio de ese inolvidable día.

El caso es que han tenido la amabilidad de dejarme probar su producto haciendo mi propio libro personalizado y hoy os traigo la experiencia y mi recomendación. Esto pasó el viernes 16, cuando recibo en mi correo el regalito y me pongo con mi mujer a personalizar nuestro álbum. La primera pega es que no daba la opción de cambiar el color, era azul o azul y tampoco me atreví a preguntar o ha dejarlo en sugerencias porque tampoco era una gran cosa. Si lo había rosa mejor, pero sino pues en azul que no pasa nada.

Es muy fácil de personalizar, además de poner los datos del recién nacido como el día y la hora de nacimiento, el lugar, cuanto pesó y midió, etc., también se puede añadir una foto del bebé para hacerlo aún más personalizado. No te lleva nada de tiempo hacerlo, lo hicimos hasta dos veces porque en una nos equivocamos, y puedes ver como va quedando con una vista previa. Lo pedimos esa misma tarde y nos ha llegado hoy, así que si lo queréis para un regalo mejor pedirlo con antelación, al ser personalizado tardará más que uno estándar.

La caja ha ejercido de salvadora y el libro ha llegado impoluto, además es precioso. El libro se ve de buena calidad, la personalización es muy buena, no se ha puesto la foto de cualquiera manera sino que está bien cuidado, y la verdad que estamos muy contentos. Es un regalo muy original en el que además de venir sus datos personales pues te cuenta un poco del horóscopo del bebé, la etimología de su nombre y otras muchas curiosidades relacionadas con el día de su nacimiento.

Como os digo, nos ha llegado hoy lunes, ya lo sabía porque el viernes me mandaron un correo de que estaba todo listo y enviado. El libro viene en una caja previa (la podéis ver en la foto), es un tanto endeble y nos ha llegado un poco reventada del viaje. Hay empresas de transporte que no son muy cuidadosas así que mi consejo para los de Andavira es que mejoren el packaging porque es una pena que después del curro llegue deteriorado.

El libro cuesta 29.99 pero están de oferta con un código promocional (UNGRANDIA) y te saldrá por solo 19.99. A mi igualmente en la caja me han metido 3 códigos promocionales por lo que se te queda a este mismo precio, es de un solo uso cada uno así que si alguno está interesado me lo puede pedir sin ningún compromiso en mis redes sociales (Twitter o Instagram).

Read more

TROYANAS: DE VÍCTIMAS A SUJETOS POLÍTICOS

El valor de los clásicos reside en que no solo nos hablan del pasado, sino que también retratan el presente e incluso interrogan al futuro. Ese valor, que en el teatro se convierte en un ejercicio compartido de imaginación ética, es el que detectamos intacto y siempre fértil en la obra de Eurípides. La versión de sus Troyanas, que esta semana se ha estrenado en Mérida con dirección de Carme Portaceli y con una versión de Alberto Conejero, es una poética interpelación al corazón del patriarcado y a un orden que todavía hoy sigue convirtiendo en principales víctimas a las mujeres.

El gran acierto de esta versión, que no es casualidad que haya dirigido una mujer y que ha hilvanado un hombre que declara estar en camino de ser feminista, y a los que ha ayudado la dramaturga Margarita Borja, reside en la enorme fuerza que emana de un texto que nos habla de nosotros mismos, de las injusticias que vemos cada día en el telediario, de los niños muertos en Siria y de las mujeres violadas en cualquier guerra, de los náufragos del Mediterráneo y de las maquilas, en fin, de los hombres que siguen matando y de las madres que lloran las muertes de sus hijos. Este “desorden” dramático no es sino la expresión más brutal de un patriarcado que durante siglos se ha mantenido y prorrogado a través del ejercicio de múltiples violencias machistas, empezando por básica, que es la estructural y simbólica, que han convertido a la femenina en mitad subordinada. Sin voz ni voto, domesticadas y calladas, meros cuerpos que el semen y la sangre de los varones han convertido en territorios ocupados, las mujeres siempre han sido un territorio al servicio de los deseos e intereses masculinos: esclavas sexuales, botín de guerra, objetos de dogmas y reglas morales, vaginas violadas y úteros de alquiler.


Las Troyanas de Carme y Alberto, cuyos gritos de dolor desesperados se nos clavan en las tripas porque son gritos presentes, nos dejan absolutamente desnudos frente al espejo. A todas y a todos, pero sobre todo a nosotros, los sujetos históricamente detentadores del poder, de la violencia y de los privilegios. Masculinidades sagradas, como las califica Juan José Tamayo, que reproducen la ira de dioses varones vengadores. Hombres y dioses cómplices en la cultura de la violación, en la administración parcial de la Justicia, en la elaboración de leyes con las que mantener sus dividendos.

El desgarro de Hécuba, el grito sin final que Aitana Sánchez-Gijón convierte en eco del de millones de mujeres, es el primer paso para la conversión de las siempre víctimas en sujetos políticos. Ellas, las madres, las esposas, las hijas, las prometidas, las vendidas como objetos, son las que ocupan el escenario y hablan. Toman la palabra y se rebelan contra el mandato del silencio. Se atreven a desobedecer el “hágase en mí según tu palabra” y se agarran a la energía emancipadora del yo. Estas apátridas, que diría Virginia Woolf, son las primeras de una larga cadena de mujeres que con muchas dificultades se han ido empoderando y han ido cosiendo, con hilo violeta, pacifista y feminista, las hondas heridas que el patriarca ha ido dejando en el planeta Tierra. En lucha permanente con los que siempre hemos querido y queremos tener la última palabra y a la que más nos valdría abandonar la virilidad vergonzante de Taltibio, el mensajero de los dioses que interpreta Ernesto Alterio en esta versión recién estrenada,  y matar de una vez por todas al dios violento y el héroe sin escrúpulos que llevamos dentro. En nombre de la diosa Eirene y de los de tantas y tantas mujeres cuya sangre derramada convierte en vinagre el vino fecundo y alegre de la democracia.

Publicado en Diario Público, 23-7-17:
http://blogs.publico.es/otrasmiradas/9687/troyanas-de-victimas-a-sujetos-politicos/
Read more

SU MEJOR HISTORIA: LA HISTORIA CONTADA POR LAS MUJERES

En un mundo como el cinematográfico, prácticamente monopolizado por los varones, y en el que por tanto imperan los relatos androcéntricos y los esquemas narrativos en los que las mujeres apenas son personajes accesorios y siempre articulados en función de sus compañeros heroicos, cada día se hace más necesario, urgente diría yo, contar con otras miradas. Las de aquellas a las que la cultura, al menos la mayoritaria y comercial, sigue relegando al papel de musas y difícilmente encuentran acomodo en los espacios que el patriarcado reserva a los genios masculinos.

Solo de esa manera se podrán ir construyendo otro tipo de relatos y por tanto de imaginarios colectivos que superen al fin los esquemas más rancios del patriarcado. Para ello, insisto, es necesario que cada vez haya más mujeres contando historias, ofreciéndonos su visión de la vida, aportándonos esa otra mitad que falta en la pantalla.  Porque solo cuando la cultura deje de legitimar las estructuras jerárquicas del sistema sexo/género será posible avanzar de verdad hacia una efectiva igualdad. Mientras que sigan fallando los resortes culturales –y por tanto, educativos y socializadores– las leyes, las políticas y los planes de igualdad lograrán resultados tibios, que además serán fácilmente derogables por la fuerza incontrolable de lo que nos entra por los ojos y a través de las emociones

Por todo ello, es tan saludable, y hasta democráticamente inspirador, que podamos encontrar en la cartelera películas dirigidas por mujeres y en las que por tanto sea fácil descubrir la mirada que suele faltar en los productos culturales. Esa experiencia es la que como espectador he tenido al ver la última película de la directora británica Lone Scherfig, cuyo título ha sido traducido al español como Su mejor historia. A Scherfig se deben títulos tan distintos e interesantes como Italiano para principiantes (2000), Wilbur se quiere suicidar (2002) y, sobre todo, la deliciosa An education (2009), en la que lograba dar una vuelta de tuerca al amor romántico.

En su última película la directora adapta una novela escrita por una mujer – Their finest hour and a half, de Lissa Evans– y nos cuenta una historia que está basada en la real de la guionista galesa Diana Morgan, que trabajó en los míticos estudios Ealing durante los años 40. Por lo tanto, nos encontramos con mujeres que cuentan historias de mujeres en un contexto, como el del mundo del cine, donde si todavía hoy sufren discriminaciones de tipo horizontal y vertical no digamos en los años 40, en los que difícilmente podían superar el nivel de floreros o secretarias.

En Su mejor historia, que es también un canto de amor de su directora al cine, vemos cómo la protagonista, interpretada de manera brillante por Gemma Arterton, cree que ha sido contratada como secretaria por el Ministerio de Propaganda británico cuando realmente lo que quieren de ella es que dé credibilidad a los diálogos de mujeres que habitualmente eran concebidos como si las mismas fueran seres de racionalidad limitada y fuertemente estereotipados. Catrin Cole, que así se llama la protagonista, se verá inmersa en la escritura del guión de una película que, en plena segunda guerra mundial, pretende elevar la moral de la población en unos momentos tan difíciles.


Más allá de lo bien contado que está el rodaje de la película propagandística, y del medido tono de comedia que tienen las relaciones entre los personajes de la historia, lo más interesante de esta cuidada película es cómo se nos muestra a un personaje femenino empoderado, que es capaz de liberarse incluso de las ataduras afectivas que en un determinado momento pueden llegar a encadenarla y que, sobre todo, se mueve en un mundo de hombres donde tan complicado era para una mujer, y me temo que todavía lo es, ser reconocida sin prejuicios sexistas y desde la equivalencia de méritos con sus colegas varones.

No se trata de una película a la que podamos calificar de manera rotunda como feminista, pero sí que en ella la directora nos ofrece perspectivas que no suelen ser habituales cuando las historias están en manos masculinas. En este sentido, cabe señalar la mirada crítica y hasta irónica que realiza sobre los héroes masculinos de la pantalla, las reivindicaciones de un mayor protagonismo de los personajes femeninos en historias en las que habitualmente ellas no eran las heroínas o la complicidad con una protagonista que en medio de un contexto tan brutal –la sociedad de los años 40 atravesada por los horrores de la guerra– lucha por ser ella misma, por ser la dueña de su destino y por hacerse valer y reconocer por sus méritos y capacidades. Y por supuesto que hay historia de amor, pero una historia en la que vemos cómo ella intenta en todo momento mantener las riendas y a la que incluso vemos hasta cierto punto resistirse cuando no tiene muy claro si merece la pena entregarse a un hombre.

Su mejor historia, en mitad del páramo terrible en que se convierten las salas de cine en estos meses de verano, es una opción más que recomendable para reconciliarnos no solo con el cine bien hecho, artesanalmente impecable, sino también con otra manera de contar la vida. Con mujeres que ocupan el lugar central de la cartelera y de sus destinos. Con una mirada agudamente crítica sobre un mundo hecho por y para los hombres. Esos hombres que tantas guerras han provocado y provocan, en las que se ponen tantas medallas y de las que siempre han sido y son principales víctimas las mujeres. Las que quedaron viudas, las que perdieron sus hijos y maridos, las que tuvieron que volver a sus casas cuando los héroes volvieron a las fábricas, las que tuvieron que hacer malabarismos para sobrevivir en mitad de las bombas.  Esas que al fin, en películas como la de Lone Scherfig, ocupan su lugar debido en la memoria y en el imaginario que compartimos.

Publicado en eldiario.es (18-7-17):
http://www.eldiario.es/tribunaabierta/mejor-historia-contada-mujeres_6_666043420.html

Read more

Viernes dando la nota #211 ‘Summer Edition’: Carretera al Oeste

La semana que viene, más. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook


Consigue aquí el código InLinkz.

Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.

BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):

Hospedado en WORDPRESS.COM:

Gracias a todos por participar. ¡Y a dar la nota!

Suscríbete por correo electrónico.

Read more

Bebés ahumados

Siempre parto de que nadie nace sabiendo ser padre, que es algo que se aprende siendo. También parto de la premisa de que no me gusta decirle a nadie como debe o que debe hacer con sus hijos.

Pero a veces veo cosas, a veces veo cosas que me sorprenden, que me enfadan, que me sorprenden. Y aunque estuve tentado de acercarme a decir algo, opté por no hacerlo, no sé si para bien o para mal…

Es fácil cometer errores, yo soy el primero que se equivoca, pero hay cosas que son de sentido común. No ya de un padre o de una madre, si no de cualquier persona, y aunque hay gente que no se da cuenta o simplemente le da igual, hay cosas que claman al cielo, y no puedes evitar llevarte las manos a la cabeza.

Muchas veces veo padres fumando a la puerta del colegio, cuando debe estar a más de 50 metros de uno para poder fumar, gente que fuma en el ascensor, etc.

Pero lo que vi el otro día me sorprendió, y mucho. Toda la semana pasada han sido las fiestas en Castellón, las calles llenas de gente a todas horas, las terrazas de todos los bares, cafeterías, etc llenas.

En una de las terrazas había una pareja con un bebé. La madre sentada en un taburete fumando, y el padre con el bebé en una mochila (da igual el tipo). En ese la medra exhala la calada de humo que va directa a su bebé. Ni un gesto por intentar apartar el humo, ni un gesto del padre por intentar apartar a su hijo de la trayectoria del humo.

Puede ser un descuido, pero ¿qué es cuando uno sigue fumando sin variar ni un centímetro la posición ni intentar variar la dirección del humo?

Aunque creo que lo que más me sorprendió, es que el bebé no hizo gestos raros, más allá de un parpadeo más rápido, pero ni tos no nada de nada.

¿Creéis que exagero?

Read more

SELLO DE CALIDAD DODOT #PAÑALESDODOT

Muy buenas!!
Sé que es algo tarde para comentaros algo pero es que no puedo evitarlo!
Hace algunas semanas nos llegó a casa un pack de Dodot donde me invitaban a probar sus nuevos pañales con sus geniales toallitas de siempre en una bolsa de tela con una frase que me encantó:

Aquí dentro está todo lo que necesita mi papá

Así que, ni corto ni perezoso, me encargué de probarlos y, aquí os dejo mis impresiones.
He de confesar que nosotros los pañales que solemos poner a nuestro hijo Alfredo son los de otra marca, que a decir verdad, nos iban genial. Pero estos pañales de DODOT son diferentes.
Nunca me he creído del todo los anuncios de la tele en los que hablan de sus productos maravillosos que te cambiarán la vida en un plis-plas y, cuando vi el anuncio de Dodot de estos pañales, tampoco me lo creí.
Así que me dije: total… son gratis.. no tengo nada que perder, y me dispuse a hacer el testeo de los mismos…
Por lo pronto, lo primero que noto al ponérselos a mi hijo es que no le forman bolsa en la parte del culito, se quedan muy ajustaditos y sin formarle un paquetón al pobre que, si estando seco el pañal debe molestarle,. ya cuando está lleno… No, estos pañales se quedan súper finitos y, como ya he dicho, muy ajustados a su culito.
Podéis apreciar en la imagen de arriba lo que decía del grosor del pañal… a que sí?
Qué opinar respecto a que el niño tenga el culito seco? pues, como ya he dicho antes, estábamos muy contentos con los pañales que usábamos hasta ahora ya que también les dejaban el culito seco al peque de la casa, pero sí que es cierto que, gracias al sistema de tubos de Dodot se reparte mejor el pipí del niño, haciendo que duerma mejor por las noches al no sentirse tan incómodo (entiendo yo.. que sólo tiene dos años y medio y aún no me lo ha explicado perfectamente…).
No sé que opinaréis los demás padres/madres de este producto. Tras mi experiencia he de admitir que son un serio candidato al cambio de pañal de mi enano y que no siempre el precio de un producto es determinante, sobretodo en cuanto a lo que a nuestr@s hij@s se refiere.
Muchísimas gracias a Dodot por habernos dejado probar su producto y, tal y como os dejo en mi última imagen:

Yo también cambio pañales #papásdodot

Read more