El Estado de los Padres de Europa – Tatiana Moura

Cartelería del DóndeEstánlospadres

La igualdad de género es uno de los valores fundacionales de la UE y los Estados miembros han establecido la promoción de la igualdad de hombres y mujeres en el mercado laboral, así como en el equilibrio de la vida laboral y familiar y sus responsabilidades como prioridades para la UE. Los datos muestran que cada vez más mujeres y hombres trabajan fuera del hogar, pero, al mismo tiempo, las mujeres siguen siendo las principales cuidadoras del hogar y asumen una doble carga en el ámbito privado. Aunque la verdadera igualdad entre hombres y mujeres sólo se logrará cuando los hombres afronten el 50 por ciento del cuidado y del trabajo doméstico, la distribución igualitaria es la excepción más que la regla. Sólo alrededor de un tercio de las parejas heterosexuales europeas declaran compartir el mismo cuidado y trabajo doméstico en sus hogares. Si bien se trata de un número bajo dado el alcance de los esfuerzos para promover la igualdad de género y la participación de las mujeres en el mercado laboral, también es una señal de progreso y una indicación de que se pueden lograr cambios positivos e igualdad.

El informe sobre el Estado de Europa de los Padres se publicó el pasado viernes 19 de marzo de  2021.  Este  informe explora las tendencias en el cuidado de los hombres en Europa (con un enfoque particular en la paternidad)  y cinco áreas clave para el cambio: 1) la aplicación de leyes y políticas para promover la igualdad de género; 2) transformar normas de género que reproduzcan estereotipos de género dañinos; 3) apoyar la seguridad física y financiera de las familias; (4) ayudar a las parejas y a los progenitores a prosperar juntos; y, (5) poner en acción el cuidado de los padres. El objetivo principal del Estado de los Padres de Europa es contribuir a enfoques teóricos y políticos que comprendan cómo la igualdad de género, incluido el cuidado, constituye un bien social colectivo que debe promoverse en general y, en particular, en tiempos de crisis, y desarrollar una hoja de ruta basada en la evidencia y detallada de las políticas sociales hacia la igualdad de género y la mayor participación de los hombres en el cuidado. Teniendo en cuenta el estado actual de la prevención de la violencia de género y la justicia de género, este informe focaliza estrategias concretas para promover la igualdad de género en Europa y en la participación de los hombres en el trabajo asistencial y no remunerado como forma de prevenir la violencia de género y promover relaciones de género sanas e igualitarias.

Los datos muestran que en toda Europa se han realizado avances hacia la igualdad de género, pero la distribución desigual de la atención y el trabajo doméstico siguen sirviendo de barrera para la igualdad económica, social y política de las mujeres. Una de cada tres mujeres europeas cita el cuidado como una barrera para el empleo y las mujeres pasan, de media, un mínimo de diez horas más a la semana cuidando a las criaturas que los hombres. La participación de las mujeres en puestos de liderazgo en los sectores público y privado también está limitada por conflictos entre la vida laboral y laboral. Para hacer frente a estas barreras, este informe se centró en los datos relativos a la participación de los hombres en el cuidado y la paternidad activa como estrategia para promover la igualdad de género.

Las disparidades en el cuidado de las mujeres y los hombres no son naturales ni tampoco inmutables. Las políticas nacionales pueden proporcionar los contextos necesarios para la igualdad en la atención no remunerada y el trabajo doméstico, especialmente cuando se desarrollan para apoyar el desmantelamiento de normas rígidas de género que designan roles de género dentro del hogar y la sociedad. Para lograr la igualdad, es urgente desarrollar políticas y estrategias públicas que catalicen a hombres y niños para la asunción de sus responsabilidades al realizar la mitad del trabajo de atención remunerada y no remunerada. Estas estrategias pueden estar dirigidas a garantizar un permiso de paternidad totalmente remunerado, obligatorio e intransferible, además de la maternidad o el permiso parental, que vaya más allá de los primeros meses de vida de un niño. Las políticas también pueden promover la participación del padre en el cuidado con las mujeres desde los primeros momentos promoviendo la participación de los hombres en el sector de la salud como participante activo durante la atención prenatal, del parto y de la salud posnatal. Además, deben reforzarse los servicios públicos que proporcionan redes de seguridad a las familias -como los relacionados con la atención de la primera infancia, la educación, la mitigación de la pobreza y los servicios sociales- y también pueden promover el cambio mediante el reexamen de cómo involucrar a padres y hombres para que no reproduzcan estereotipos de género dañinos.

Para cambiar la socialización que limita la participación de los hombres en el cuidado y normaliza actitudes y prácticas dañinas de género, los niños deben comprometerse en una etapa temprana en la atención práctica en el hogar, percibiendo las tareas de cuidado y ejemplos positivos de hombres a su alrededor que llevan a cabo con orgullo la atención no remunerada y el trabajo doméstico. Los profesionales de la primera infancia, las escuelas y los educadores deben abordar el género como un tema transversal y desarrollar prácticas de cuidado desde una edad temprana. Los programas de capacitación gubernamental pueden apoyar a los educadores, así como a otros proveedores de servicios, a cambiar las prácticas institucionales que pueden reforzar inadvertidamente estereotipos de género dañinos, sus propias actitudes de género y prepararlos para involucrar a las familias en programas de igualdad de género y equidad de género. El cambio de las normas sociales también amplía la forma en que se interpretan las contribuciones de los hombres, particularmente aquellas que van más allá de los roles económicos tradicionales.

Además, las familias se enfrentan a preocupaciones sociales y económicas particularmente urgentes y apremiantes en el contexto volátil de la pandemia COVID-19. La dinámica familiar ha cambiado y las divisiones de género del trabajo se ven afectadas a medida que los mercados laborales se ven afectados y las medidas de aislamiento social modifican las rutinas diarias y el apoyo social disponible. Para comprender mejor los impactos de la pandemia, deben recopilarse y disponer públicamente datos desglosados por sexo, etnia, empleo, sexualidad, condición parental y otros indicadores pertinentes. Durante este tiempo, el trabajo de atención remunerado y no remunerado debe ser particularmente valorado y sus contribuciones económicas y sociales reconocidas. Al menos algunos datos sugieren que los hombres están haciendo más cuidado durante el COVID-19, al igual que las mujeres que ya estaban haciendo más. No obstante, los altos porcentajes de mujeres que informan a nivel mundial de que su pareja masculina está haciendo más trabajo de cuidado durante la pandemia sugieren que este aumento específico de COVID podría seguir dando frutos y muy bien podría acelerar el cambio hacia la igualdad.[2]

Por último, los beneficios de la igualdad de género son amplios y la responsabilidad es de todos. Los hombres necesitan capacitación para desarrollar su confianza y autoeficacia en la realización de trabajos de cuidado; pero también tienen que comprometerse a ser agentes de cambio y llevar a cabo el 50% de la atención en sus hogares. Juntos, la igualdad de género es posible, pero para llegar allí se necesita un cambio en términos de quién hace el trabajo diario de atención en los hogares.

Puedes acceder al informe en http://bloco.org/media/SOEF_final_nov2020.pdf  


[1] Informe para la Izquierda Unida Europea y Verdes norte (GUE/NGL) en el Parlamento Europeo. Autoría: Caroline Ferraz Ignacio, Edinso Rafael Mosquera Ruiz, Ana Carolina Da Cunha, Linda Cerdeira, Tatiana Moura.

[2] Recuperado de https://www.ifs.org.uk/uploads/BN290-Mothers-and-fathers-balancing-work-and-life-under-lockdown.pdf


Tatiana Moura

Tatiana Moura es investigadora en CES-UC / Promundo Portugal / MenEngage Iberia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *