Padres en Stand By – @MarianCisterna

Cartelería dónde están los padres

Llevo trabajando con pacientes de Reproducción Asistida desde 2013 y aunque poco a poco el tabú de la infertilidad se va convirtiendo en algo de lo que se habla más abiertamente, hay algo que sigue sin cambiar: el hombre, en este proceso, es el gran olvidado.

Te confieso que incluso a mí me pasa, que mis textos van dirigidos a mujeres y muchas veces he de corregirlos para que el género no sea siempre en femenino: las pacientes, compañeras de batalla, amigas, usuarias…

Terrible que esto pase, porque la mayor parte del tiempo los tratamos como consortes y no como el cincuenta por ciento de esta historia. Es bastante injusto para ellos, cuando en realidad deberíamos aprender mucho de cómo sobrellevan esta aventura.

Para empezar advierto que no me gusta generalizar y que no todos los hombres ni todas las mujeres reaccionamos igual dependiendo de nuestro género. Ante un mismo problema cada persona actúa según su bagaje emocional y las vivencias que lo han arrastrado hasta ese punto, pero lo que comparto hoy en este artículo es una perspectiva de lo que veo día tras día en los pacientes con los que hablo o llegan a Grupo de Apoyo Hello!

Te contaré que mientras nosotras estamos desoladas por esta situación tan compleja y vivimos montadas en una noria de emociones, ellos tienen una única preocupación: que su chica esté bien.

Recuerdo a mi marido decirme en su día: “Cariño, no llores más, hay un montón de profesionales trabajando para que podamos ser padres. A mí lo que más me preocupa es que tú no sufras. Si no podemos ser padres ya viajaremos, estaremos juntos, disfrutaremos… nos queremos y eso es lo importante.” y aunque ahora, visto en la distancia, me parece la cosa más bonita del mundo, en su día me enfadé. Y no poco, me enfadaba mucho verlo positivo porque me daba la sensación de que él no estaba tan implicado como yo. Y eso, te aseguro que no es cierto. Claro que estaba implicado, pero su estructura emocional le permitía ver este proceso de un modo más distante, mientras para mí era
un proceso terriblemente doloroso que me destrozaba por dentro, como si me arrancaran las entrañas. Y ese dolor, me impedía ver su sufrimiento.

Sólo lo vi llorar cuando perdimos a nuestro bebé y entonces la realidad me mostró lo que no había visto: él deseaba ser padre tanto como yo, pero su preocupación por mi bienestar y la sensación de no saber ayudarme le hacían sentirse en un segundo plano.

Nunca se ha quejado por eso. Hasta en eso son magníficos estos hombres nuestros.

Puede que hoy, varios papás en Stand By, en espera, con el deseo profundo de tener un pequeño o pequeña entre sus brazos, lean esto y se emocionen por primera vez porque digan: “Esto es lo que quería decir yo, córcholis” y es que esta es una de las cosas por las que más sufren nuestros chicos: no sólo no saben como ayudarnos, es que tampoco encuentran su lugar en toda esta historia, porque parecen invisibles hasta que alguien los llama para que dejen una muestra de semen en un laboratorio.

Todo muy frío y distante.

En el día del padre convendría también hablar de estos hombres que espero que el año que viene, en el Día del Padre, por fin tengan a su bebé en brazos y se sientan tan felices como su compañera.

Así que, bueno, este día de San José también es vuestro chicos. Porque todo lo que estáis caminando junto a esta mujer a la que tanto queréis, va a merecer la pena y este amor tan grande, esfuerzo y pasión es el que tiene un papá en toda regla.

Cuando no sepas como ayudar a tu chica, abrázala y dile que la quieres y que va a ser la mejor mamá del mundo.

Y hoy yo te digo, que lo será sin duda gracias a que tú vas a estar a su lado.


Marian Cisterna se describe como

Marian Cisterna

Fundadora de Grupo de Apoyo Hello, Comunidad para pacientes y especialistas de
Reproducción Asistida

1 comentario sobre “Padres en Stand By – @MarianCisterna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *