Masculinidades cuidadoras también en las empresas

No basta con querer. Se hace necesaria, cada vez más, una estructura que soporte y apoye la existencia de masculinidades cuidadoras también en las empresas. Sobre esto ha venido una persona bastante imbricada en el mundo académico y en la investigación social social sobre paternidades y sobre formas de ser hombres.

Gracias Paco Abril por compartir con @papasblogueros.

imagen de la campaña #mesPADRE

Puedes acceder a todas las entradas del #mesPADRE pulsando la imagen

Masculinidades cuidadoras

también en las empresas

por Paco Abril

Cada vez más hombres reflexionan y cuestionan los privilegios y mandatos de la masculinidad hegemónica. La paternidad significa para muchos hombres un momento crucial para poner en duda las exigencias del modelo que les asigna el rol principal de proveedor y, casi, les exime de las facetas relacionadas con los cuidados.

Muchos padres desean, como mínimo, compaginar el empleo con una mayor implicación y responsabilidad con los cuidados, lo que se denomina las paternidades positivas.

En el modelo familiar actual predominan las parejas de doble ingreso, dos progenitores que tienen un trabajo remunerado y deben repartir los cuidados de los hijos e hijas. Cada vez más mujeres exigen el compromiso de sus parejas en los cuidados para poder paliar las dobles jornadas (trabajo remunerado y no remunerado) y la organización (carga mental) de los cuidados que siguen asumiendo, principalmente, ellas.

Las sociedades que apuestan por la igualdad llevan años implementando medidas que tienen por objeto salvaguardar el derecho de los niños y niñas de ser cuidados por ambos progenitores y de facilitar el reparto equitativo del trabajo reproductivo. Sin duda la extensión del permiso de paternidad es la medida que más ha conseguido en el fomento de la implicación de los hombres en los cuidados. En los países que llevan más años y con permisos intransferibles y de larga duración, como por ejemplo Islandia, con tres meses de permiso intransferible para los padres, se constata que hay una reducción de la brecha laboral y de cuidados entre hombres y mujeres.

En este país, hombres y mujeres se reparten más equitativamente el tiempo que invierten, ambos, en el trabajo y en los cuidados. Por tanto, nos felicitamos porque España pueda entrar pronto en el club de estos países que apuestan por la igualdad fomentando un permiso de paternidad igualitaria, intransferible y pagada. Si, finalmente, esta medida se aplica, tal como está prevista, asistiremos en los próximos años a un cambio social importante.

Otro escollo a superar será la cultura empresarial y organizativa del país, demasiado apegada aún al modelo tradicional de hombre proveedor y mujer cuidadora. Se suele promover la disponibilidad y liderazgos vinculados a los mandatos hegemónicos, e incluso tóxicos, provocando estrés u otros problemas de salud, que ofrecen pocas oportunidades para cuidar y cuidarse.

Las empresas tienen ante si el desafío de responder a los cambios sociales que se están produciendo, facilitar entornos laborales que apoyen modelos alternativos de masculinidad donde el bienestar, la salud y el fomento de la implicación en los cuidados sea también uno de los ejes organizativos de la cultura y valores empresariales. Poner en valor otro tipo de liderazgos ofrecen beneficios a las empresas, a los hombres y a la sociedad en general.

Empiezan a surgir empresas que apuestan por esto y cuentan entre sus políticas el fomento de las masculinidades cuidadoras. Esperemos que la experiencia y el ejemplo de estas empresas se extienda por el territorio y abarque a diferentes sectores productivos y colaboren en la transformación social por una sociedad más justa e igualitaria.

1 comentario sobre “Masculinidades cuidadoras también en las empresas

  1. Pingback:Cierre de #mesPADRE - Papás Blogueros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *