"Papá, ¿cómo es que un avión puede volar?

Desde que era pequeño siempre quise ser Piloto de aviones. A los demás les preguntaban y decían, bombero, policía, maestro, doctor, entre otras. Pero yo fui consistente hasta poco antes de  entrar a la universidad.  Por algunas razones que no discutiré, desistí de la idea pero el deseo nunca se apagó.

El universo conspiró y me unió a una mujer maravillosa cuyo hermano es el mejor piloto comercial que conozco. Este último volvió a despertar en mí el deseo de aprender a volar. Me llevó varias veces al simulador de vuelo y hasta se ofreció a darme las clases privadas para sacar la licencia, pero por ser tan bueno en lo que hace, una compañía de Arabia Saudita lo contrató y se lo llevó bieeeen lejos para volar para ellos. Adiós maestro.

Para mi cumpleaños, mi esposa me regaló una clase para mantenerme motivado y les confieso que hasta lloré cuando recibí mi obsequio.

Bueno, llegó el día y me invadió una felicidad casi indescriptible. Luego de un repaso en tierra me subí al avión y surqué los cielos.

©2012, Carlos Torres

Ya en tierra me reuno con mi familia y mi hijita me pregunta:

© 2012, Carlos Torres

─”Papá, ¿cómo es que un avión puede volar si ni siquiera mueve las alas como los pájaros?

“Pan comido” pensé

─”Fácil. Los aviones tienen motores potentes. El piloto acelera el avión y cuando gana gran velocidad levanta la nariz de la nave. El avión comienza a subir mientras el viento corre por debajo”.

─”¿Y cómo es que no se cae si es tan grande y pesado? Preguntó

─”Pues las alas del avión tienen un borde curvo y mientras está en vuelo, el aire que pasa por encima de ellas se mueve más rápido que el que pasa por debajo, el cual es más lento pero empuja el avión hacia arriba. ¿Entendiste?”.

─”Ehhh, no entendí nada de nada”.

Jajajaja, y yo pensé que era fácil de explicar. Ni hablar de llamar a mi cuñado para que me salvara, ya saben, la llamada me podría costar el salario de un mes. Así que esta vez me quedé sin una respuesta apropiada.

¿Qué aprendí de esto?

Que no siempre tendremos una contestación para todo, pero al menos debemos hacer el esfuerzo.

Los dejo con el vídeo que me tomó el pequeño cineasta de la familia.

©2012, Carlos Torres
Sigue leyendo ->

"Papá, ¿cómo es que un avión puede volar?

Desde que era pequeño siempre quise ser Piloto de aviones. A los demás les preguntaban y decían, bombero, policía, maestro, doctor, entre otras. Pero yo fui consistente hasta poco antes de  entrar a la universidad.  Por algunas razones que no discutiré, desistí de la idea pero el deseo nunca se apagó.

El universo conspiró y me unió a una mujer maravillosa cuyo hermano es el mejor piloto comercial que conozco. Este último volvió a despertar en mí el deseo de aprender a volar. Me llevó varias veces al simulador de vuelo y hasta se ofreció a darme las clases privadas para sacar la licencia, pero por ser tan bueno en lo que hace, una compañía de Arabia Saudita lo contrató y se lo llevó bieeeen lejos para volar para ellos. Adiós maestro.

Para mi cumpleaños, mi esposa me regaló una clase para mantenerme motivado y les confieso que hasta lloré cuando recibí mi obsequio.

Bueno, llegó el día y me invadió una felicidad casi indescriptible. Luego de un repaso en tierra me subí al avión y surqué los cielos.

©2012, Carlos Torres

Ya en tierra me reuno con mi familia y mi hijita me pregunta:

© 2012, Carlos Torres

─”Papá, ¿cómo es que un avión puede volar si ni siquiera mueve las alas como los pájaros?

“Pan comido” pensé

─”Fácil. Los aviones tienen motores potentes. El piloto acelera el avión y cuando gana gran velocidad levanta la nariz de la nave. El avión comienza a subir mientras el viento corre por debajo”.

─”¿Y cómo es que no se cae si es tan grande y pesado? Preguntó

─”Pues las alas del avión tienen un borde curvo y mientras está en vuelo, el aire que pasa por encima de ellas se mueve más rápido que el que pasa por debajo, el cual es más lento pero empuja el avión hacia arriba. ¿Entendiste?”.

─”Ehhh, no entendí nada de nada”.

Jajajaja, y yo pensé que era fácil de explicar. Ni hablar de llamar a mi cuñado para que me salvara, ya saben, la llamada me podría costar el salario de un mes. Así que esta vez me quedé sin una respuesta apropiada.

¿Qué aprendí de esto?

Que no siempre tendremos una contestación para todo, pero al menos debemos hacer el esfuerzo.

Los dejo con el vídeo que me tomó el pequeño cineasta de la familia.

©2012, Carlos Torres
Sigue leyendo ->

De pie o sentado

Cuando se tiene una hija como la mía, muy analítica, podría representar que te pondrá en apuros muuuchas veces con sus preguntas. Esa precisamente es la cualidad que más admiro de mi chiqui porque significa que es un ser pensante, se ocupa en aprender y muy difícilmente le tomen el pelo. Hasta que no quede satisfecha te bombardeará con preguntas.

Una de esas veces, me atacó con una pregunta que al parecer podría ser tonta o simple, pero me tomó por sorpresa. Esto fue lo que pasó:

─”Papi, ¿por qué Dios hizo que las niñas orinen sentadas y los niños de pie?” preguntó

─”Pues porque somos diferentes. Las niñas tienen vagina y los niños pene” respondí

─”Nooo papi, ¿por qué?

─”Ya te dije, somos diferentes”

─”Si, ya lo sé, pero ¿por quéee?

─”Tú tienes vagina y yo pene, por eso”.

─”Papi, sigues sin entender mi pregunta. ¿Porqué Dios hizo que los niños orinen de pie y las niñas sentadas?”

Ya yo estaba ligeramente incómodo y para salir del apuro le contesté:


─”Mira nena, porque somos diferentes. Si tú orinas de pie se te van a orinar las piernas”. ¿Entendiste?

Se quedó pensativa por unos segundos y me dice:

─”Ahhh, ahora entiendo. Tienes razón y me hace mucho sentido. Gracias por contestar mi pregunta”.

¿Qué aprendí de esto?

Que a veces las respuestas menos rebuscadas son las más apropiadas. 

Sigue leyendo ->

De pie o sentado

Cuando se tiene una hija como la mía, muy analítica, podría representar que te pondrá en apuros muuuchas veces con sus preguntas. Esa precisamente es la cualidad que más admiro de mi chiqui porque significa que es un ser pensante, se ocupa en aprender y muy difícilmente le tomen el pelo. Hasta que no quede satisfecha te bombardeará con preguntas.

Una de esas veces, me atacó con una pregunta que al parecer podría ser tonta o simple, pero me tomó por sorpresa. Esto fue lo que pasó:

─”Papi, ¿por qué Dios hizo que las niñas orinen sentadas y los niños de pie?” preguntó

─”Pues porque somos diferentes. Las niñas tienen vagina y los niños pene” respondí

─”Nooo papi, ¿por qué?

─”Ya te dije, somos diferentes”

─”Si, ya lo sé, pero ¿por quéee?

─”Tú tienes vagina y yo pene, por eso”.

─”Papi, sigues sin entender mi pregunta. ¿Porqué Dios hizo que los niños orinen de pie y las niñas sentadas?”

Ya yo estaba ligeramente incómodo y para salir del apuro le contesté:


─”Mira nena, porque somos diferentes. Si tú orinas de pie se te van a orinar las piernas”. ¿Entendiste?

Se quedó pensativa por unos segundos y me dice:

─”Ahhh, ahora entiendo. Tienes razón y me hace mucho sentido. Gracias por contestar mi pregunta”.

¿Qué aprendí de esto?

Que a veces las respuestas menos rebuscadas son las más apropiadas. 

Sigue leyendo ->

"Papá, debiste detenerme"

Hacía un tiempo que mi hijo venía pidiéndome que lo llevara a Plaza Las Américas para comprar unos muñecos de “Dragon Ball Z” en una tienda de coleccionistas. Ya con saber el tipo de tienda me sospechaba que los dichosos muñecos costarían un ojo de la cara y la mitad del otro.

Estuve evadiendo el asunto toda la semana, pero el chico se encargó diariamente de recordarme el  asunto. Al parecer se dio cuenta de que su Padre no tenía intensiones de hacer semejante inversión y finalmente tomó una decisión:

─”Ok papá, que tal si me llevas y los compro con mi dinero”

─”Me parece bien” le contesté.

 

Agarró su cartera y con ella sus ahorros. Estaba súper feliz. Por fin tendría los anhelados action figures.

 

Llegamos a Plaza y de camino a la tienda me dijo un millón de veces lo emocionado que estaba. Al fin llegamos. Entramos y comenzamos la búsqueda. En los estantes no encontramos lo que buscábamos y me dice:

─”Que tal si preguntamos a un empleo”

─”Empleado” le corrijo.

─”Sí, empleado” me contesta.

─”Ok, ve y pregúntale a la chica de la caja registradora”

 


Se dirigió hacia la chica y le dice:


 


─”Con permiso, estoy buscando un Goku o un Vegeta. ¿Los tienes? Preguntó.


─”Déjame ver” ella contesta

Buscó en los estantes y no encontró nada. Mi chico puso cara de frustración y le pedí a la chica que si era posible que buscara en el almacén, a lo que amablemente accedió.


Al fin llegó con tres muñecos en sus manos y el brillo en los ojos de mi hijo era tan especial que hasta yo me emocioné. Bueno, ahora la parte difícil, escoger uno. Le pregunto al chico:



─”¿Cuál quieres?”


─”No sé, ¿pueden ser los tres? preguntó

─”Déjame preguntar cuánto cuestan”

Le pregunto a la empleada y al decirme el precio esta fue mi reacción:


─¿Cuaaaantooo? Exclamé sorprendido como Maceta Jiménez*

─”Sí, ese es el precio de cada uno. Recuerde que son de colección”.

Le digo al chico que solo podía comprar uno porque eran muy caros, pero él me dice que tiene el dinero. Yo traté de convencerlo pero me dijo:


─”Papá, míralos, son fascinantes”


─”Chico, son muy caros. Compra solo uno”. le insistí

Acto seguido vino la sorpresa de la noche. Algo que nunca había visto a mi hijo hacer. Negociar el precio. Quedé maravillado y lo dejé trabajar la situación solito. Logró una buena rebaja, pero aún así eran muy caros (no les diré el precio para que no infarten). Terminó comprando dos de los tres muñecos y estaba súper contento.

©2012-Carlos Torres

Al salir de la tienda le comenté de lo caros que eran y que había gastado casi todos sus ahorros. Se puso nervioso y me dice:



─”Papá, debiste detenerme”


¿Qué aprendí de esto?


Habrá quien piense que sí debí detenerlo, pero ahí estaba la lección. Había que dejarlo pasar por la experiencia para que así entendiera lo que es malgastar el dinero y sus consecuencias. Enseñemos a nuestros hijos el valor del dinero. El mío asegura haber aprendido la lección (esa es la idea).


*Maceta Jiménez es un personaje de la televisión puertorriqueña que representa a la gente tacaña.

Sigue leyendo ->

"Papá, debiste detenerme"

Hacía un tiempo que mi hijo venía pidiéndome que lo llevara a Plaza Las Américas para comprar unos muñecos de “Dragon Ball Z” en una tienda de coleccionistas. Ya con saber el tipo de tienda me sospechaba que los dichosos muñecos costarían un ojo de la cara y la mitad del otro.

Estuve evadiendo el asunto toda la semana, pero el chico se encargó diariamente de recordarme el  asunto. Al parecer se dio cuenta de que su Padre no tenía intensiones de hacer semejante inversión y finalmente tomó una decisión:

─”Ok papá, que tal si me llevas y los compro con mi dinero”

─”Me parece bien” le contesté.

 

Agarró su cartera y con ella sus ahorros. Estaba súper feliz. Por fin tendría los anhelados action figures.

 

Llegamos a Plaza y de camino a la tienda me dijo un millón de veces lo emocionado que estaba. Al fin llegamos. Entramos y comenzamos la búsqueda. En los estantes no encontramos lo que buscábamos y me dice:

─”Que tal si preguntamos a un empleo”

─”Empleado” le corrijo.

─”Sí, empleado” me contesta.

─”Ok, ve y pregúntale a la chica de la caja registradora”

 


Se dirigió hacia la chica y le dice:


 


─”Con permiso, estoy buscando un Goku o un Vegeta. ¿Los tienes? Preguntó.


─”Déjame ver” ella contesta

Buscó en los estantes y no encontró nada. Mi chico puso cara de frustración y le pedí a la chica que si era posible que buscara en el almacén, a lo que amablemente accedió.


Al fin llegó con tres muñecos en sus manos y el brillo en los ojos de mi hijo era tan especial que hasta yo me emocioné. Bueno, ahora la parte difícil, escoger uno. Le pregunto al chico:



─”¿Cuál quieres?”


─”No sé, ¿pueden ser los tres? preguntó

─”Déjame preguntar cuánto cuestan”

Le pregunto a la empleada y al decirme el precio esta fue mi reacción:


─¿Cuaaaantooo? Exclamé sorprendido como Maceta Jiménez*

─”Sí, ese es el precio de cada uno. Recuerde que son de colección”.

Le digo al chico que solo podía comprar uno porque eran muy caros, pero él me dice que tiene el dinero. Yo traté de convencerlo pero me dijo:


─”Papá, míralos, son fascinantes”


─”Chico, son muy caros. Compra solo uno”. le insistí

Acto seguido vino la sorpresa de la noche. Algo que nunca había visto a mi hijo hacer. Negociar el precio. Quedé maravillado y lo dejé trabajar la situación solito. Logró una buena rebaja, pero aún así eran muy caros (no les diré el precio para que no infarten). Terminó comprando dos de los tres muñecos y estaba súper contento.

©2012-Carlos Torres

Al salir de la tienda le comenté de lo caros que eran y que había gastado casi todos sus ahorros. Se puso nervioso y me dice:



─”Papá, debiste detenerme”


¿Qué aprendí de esto?


Habrá quien piense que sí debí detenerlo, pero ahí estaba la lección. Había que dejarlo pasar por la experiencia para que así entendiera lo que es malgastar el dinero y sus consecuencias. Enseñemos a nuestros hijos el valor del dinero. El mío asegura haber aprendido la lección (esa es la idea).


*Maceta Jiménez es un personaje de la televisión puertorriqueña que representa a la gente tacaña.

Sigue leyendo ->

"Me siento como una persona nueva"

En días recientes, tuve una actividad de Boyscouts en Plaza Las Américas con mi chico. A medida que caminaba por los pasillos me iba encontrando gente que conocía. Como es natural, me detenía a saludar y a charlar por unos minutos.  Lo interesante de cada parada fue que a cada una de esas personas mi hijo las saludó como si las conociera de toda la vida y les daba un abrazo fuerte.

Las reacciones fueron todas similares. Mis amigos respondían el abrazo, con algo de sorpresa, pero con una expresión en sus rostros de mucha ternura y alegría. Daba gusto ver como se iluminaban sus rostros.

Al concluir la actividad, y camino a nuestro hogar, le digo a mi chico:

─”Papi, tengo curiosidad…”

─”¿Qué es curiosidad?”, preguntó.

─”Pues que me gustaría saber algo”, contesté.

─”Ahh, ok. ¿Qué quieres saber?

─”Quería saber por qué saludaste a todos mis amigos con un abrazo si tú no los conoces”

─”Duh, papá, son tus amigos y no me van a hacer daño.”

─”Tienes razón papito, no te van a hacer daño.”

─”Además, me siento como una persona nueva cuando abrazo a la gente”.

¿Qué aprendí de esto?

Aprendí que debo imitar a mi hijo y comenzar a regalar abrazos. Te invito a que lo imites tú también. Comencemos por ahí para generar un cambio.

Sigue leyendo ->

"Me siento como una persona nueva"

En días recientes, tuve una actividad de Boyscouts en Plaza Las Américas con mi chico. A medida que caminaba por los pasillos me iba encontrando gente que conocía. Como es natural, me detenía a saludar y a charlar por unos minutos.  Lo interesante de cada parada fue que a cada una de esas personas mi hijo las saludó como si las conociera de toda la vida y les daba un abrazo fuerte.

Las reacciones fueron todas similares. Mis amigos respondían el abrazo, con algo de sorpresa, pero con una expresión en sus rostros de mucha ternura y alegría. Daba gusto ver como se iluminaban sus rostros.

Al concluir la actividad, y camino a nuestro hogar, le digo a mi chico:

─”Papi, tengo curiosidad…”

─”¿Qué es curiosidad?”, preguntó.

─”Pues que me gustaría saber algo”, contesté.

─”Ahh, ok. ¿Qué quieres saber?

─”Quería saber por qué saludaste a todos mis amigos con un abrazo si tú no los conoces”

─”Duh, papá, son tus amigos y no me van a hacer daño.”

─”Tienes razón papito, no te van a hacer daño.”

─”Además, me siento como una persona nueva cuando abrazo a la gente”.

¿Qué aprendí de esto?

Aprendí que debo imitar a mi hijo y comenzar a regalar abrazos. Te invito a que lo imites tú también. Comencemos por ahí para generar un cambio.

Sigue leyendo ->

"Te amo mucho papi"

Hoy no estaba en mis planes escribir, pero mi princesita me hizo cambiar de parecer. Como todos los martes, cuando llego a mi casa la chica ya se ha ido a su clase de guitarra. Yo aprovecho ese ratito para revisar mis correos electrónicos y para trabajar un poco en mis columnas.
En esta ocasión hubo algo distinto. Digamos que un recibimiento especial. Sobre la mesa hallé la siguiente nota:



­© 2012-Carlos Torres



Mi pequeña sabe que este es mi dulce favorito y se esmeró en conseguir uno para PAPÁ.
Ya con esto mi corazón comenzó a palpitar con fuerza.
Al abrir la nota me encontré este hermoso dibujo:



© 2012-Carlos Torres



Para ese entonces ya tenía los ojos llorosos de la emoción. Mi pequeña se había tomado la molestia de conseguir mi dulce favorito y de hacerme un hermoso dibujo. Wow! Eso es amor en su expresión más pura.
La cosa no termina ahí. Cuando voy a encender la computadora, me encuentro con esta hermosa nota en el monitor.




© 2012-Carlos Torres

 

¡Qué más puedo pedir!
Yo también te amo mucho Chiqui. ¡Te voy a dar una pela de besos!
Sigue leyendo ->

"Te amo mucho papi"

Hoy no estaba en mis planes escribir, pero mi princesita me hizo cambiar de parecer. Como todos los martes, cuando llego a mi casa la chica ya se ha ido a su clase de guitarra. Yo aprovecho ese ratito para revisar mis correos electrónicos y para trabajar un poco en mis columnas.
En esta ocasión hubo algo distinto. Digamos que un recibimiento especial. Sobre la mesa hallé la siguiente nota:



­© 2012-Carlos Torres



Mi pequeña sabe que este es mi dulce favorito y se esmeró en conseguir uno para PAPÁ.
Ya con esto mi corazón comenzó a palpitar con fuerza.
Al abrir la nota me encontré este hermoso dibujo:



© 2012-Carlos Torres



Para ese entonces ya tenía los ojos llorosos de la emoción. Mi pequeña se había tomado la molestia de conseguir mi dulce favorito y de hacerme un hermoso dibujo. Wow! Eso es amor en su expresión más pura.
La cosa no termina ahí. Cuando voy a encender la computadora, me encuentro con esta hermosa nota en el monitor.




© 2012-Carlos Torres

 

¡Qué más puedo pedir!
Yo también te amo mucho Chiqui. ¡Te voy a dar una pela de besos!
Sigue leyendo ->

Amor Platónico

Todos en el algún momento nos hemos enamorado a lo platónico y mi hijo no es la exepción. En mi columna anterior les conté sobre una chica que está enamorada de mi hijo y de la cartita de amor que ella le entregó. Él no le dió mucha importancia y les cuento porqué.
Ese día que recibió la carta, íbamos de camino a la casa y yo quería saber más detalles sobre lo sucedido que ya me había contado mi amigo. Comenzé por preguntarle el nombre de la chica y me dijo quien era (es un secreto entre él y yo). Se mostró un poco incómodo por lo que decidí esperar unos minutos para seguir indagando. Cuando ví oportunidad, le hice varias preguntas más y finalmente me respondió que solo quería ser su amigo porque él estaba enamorado de otra. WHAT?
Para eso no estaba preparado. Que se enamoren de él es una cosa, pero que él estuviese enamorado es otro asunto. Wow! Después de tragar hondo le pregunté:
─”¿Cómo se llama la chica?”
─”Papáa, me da vergüenza”, contestó.
─”Dale, dime, dime” insistí.
─”Ok, ok. Es Bella”.
─”Me imagino que tiene que ser bella, pero cómo se llama”.
─”Ya te dije. Se llama Bella Thorne”, dijo con cierta molestia.
─”Ohhh, Bella Thorne”, le dije entre risas.
Me quedé un rato pensando quien podría ser la famosa Bella Thorne, y en su escuela no hay nadie con ese nombre. Así que no aguanté más y volví a preguntar:
─”Papi, ¿quién es Bella Thorne?”
─”Tú sabes, esa chica de la televisión que sale en Shake it up”
─”Ahh. ¿La del pelo rojo?”, pregunté.
─”Sí. Esa misma. Verdad que es hot!”
Jajajaja. En honor a la verdad es una niña muy linda. Tiene buen gusto el chico. Entonces le pregunté:
─”¿Porqué te gusta esa chica?”
─”Pues porque ella cambió mi vida”.
─”¿Quéee?, ¿Cómo es eso?, dije sorprendido.
─”Es que ella dijo en un anuncio que en la escuela era difícil leer porque las letras se le cambiaban, como a mí, y escribiendo también le pasaba, igual que a mí. Y dijo que con mucha práctica pudo aprender. Y yo dije bienvenida a mi mundo. Y por eso me gusta y quiero que me lleves a Hollywood a conocerla”, respondió emocionado.
Luego de luchar un ratito para que la lágrima no se asomara, lo felicité por su genuino esfuerzo en la práctica de la lectura (que gracias a Bella Thorne a mejorado muchísimo) y acto seguido quizo saber cómo hacía para hablar con una chica. Le expliqué un par de cositas que le podían ayudar y al final me comentó casi susurrando:
─”Papá, es que tengo miedo de que si hablo con una chica me tire un peíto”.
Jajajajaja. Me ha sacado la carcajada más espectacular de mi vida y enseguida se contagió con la misma, para terminar diciendo:
─”Papá, escríbelo en tu blog”.

Sigue leyendo ->

Amor Platónico

Todos en el algún momento nos hemos enamorado a lo platónico y mi hijo no es la exepción. En mi columna anterior les conté sobre una chica que está enamorada de mi hijo y de la cartita de amor que ella le entregó. Él no le dió mucha importancia y les cuento porqué.
Ese día que recibió la carta, íbamos de camino a la casa y yo quería saber más detalles sobre lo sucedido que ya me había contado mi amigo. Comenzé por preguntarle el nombre de la chica y me dijo quien era (es un secreto entre él y yo). Se mostró un poco incómodo por lo que decidí esperar unos minutos para seguir indagando. Cuando ví oportunidad, le hice varias preguntas más y finalmente me respondió que solo quería ser su amigo porque él estaba enamorado de otra. WHAT?
Para eso no estaba preparado. Que se enamoren de él es una cosa, pero que él estuviese enamorado es otro asunto. Wow! Después de tragar hondo le pregunté:
─”¿Cómo se llama la chica?”
─”Papáa, me da vergüenza”, contestó.
─”Dale, dime, dime” insistí.
─”Ok, ok. Es Bella”.
─”Me imagino que tiene que ser bella, pero cómo se llama”.
─”Ya te dije. Se llama Bella Thorne”, dijo con cierta molestia.
─”Ohhh, Bella Thorne”, le dije entre risas.
Me quedé un rato pensando quien podría ser la famosa Bella Thorne, y en su escuela no hay nadie con ese nombre. Así que no aguanté más y volví a preguntar:
─”Papi, ¿quién es Bella Thorne?”
─”Tú sabes, esa chica de la televisión que sale en Shake it up”
─”Ahh. ¿La del pelo rojo?”, pregunté.
─”Sí. Esa misma. Verdad que es hot!”
Jajajaja. En honor a la verdad es una niña muy linda. Tiene buen gusto el chico. Entonces le pregunté:
─”¿Porqué te gusta esa chica?”
─”Pues porque ella cambió mi vida”.
─”¿Quéee?, ¿Cómo es eso?, dije sorprendido.
─”Es que ella dijo en un anuncio que en la escuela era difícil leer porque las letras se le cambiaban, como a mí, y escribiendo también le pasaba, igual que a mí. Y dijo que con mucha práctica pudo aprender. Y yo dije bienvenida a mi mundo. Y por eso me gusta y quiero que me lleves a Hollywood a conocerla”, respondió emocionado.
Luego de luchar un ratito para que la lágrima no se asomara, lo felicité por su genuino esfuerzo en la práctica de la lectura (que gracias a Bella Thorne a mejorado muchísimo) y acto seguido quizo saber cómo hacía para hablar con una chica. Le expliqué un par de cositas que le podían ayudar y al final me comentó casi susurrando:
─”Papá, es que tengo miedo de que si hablo con una chica me tire un peíto”.
Jajajajaja. Me ha sacado la carcajada más espectacular de mi vida y enseguida se contagió con la misma, para terminar diciendo:
─”Papá, escríbelo en tu blog”.

Sigue leyendo ->

Simplificando la alimentación de los bebés

Como ya me imaginaba, una búsqueda rápida con las palabras “alimentación fruta bebés” en Google me lleva a artículos muy elaborados sobre las papillas de frutas y los métodos que se pueden utilizar para conseguir que el bebé se las tome.


Hoy nosotros queremos presentaros un producto revolucionario que está funcionando perfectamente con nuestra hija de 8 meses y que está consiguiendo su afición por la fruta (como ya hizo con Sara, que ahora tiene casi 3 años y las devora). Las ventajas que tiene son:


  • 100% fruta natural

  • Rica en hidratos de carbono y potasio

  • Rica en vitaminas A y C y minerales

  • Envase de reducido tamaño y fácilmente transportable

  • Envase ecológico 100% biodegradable

  • Fácil y rápida preparación

  • Textura y olor atractivos para el bebé


Os presentamos… el PLÁTANO:

Sigue leyendo ->

Simplificando la alimentación de los bebés

Como ya me imaginaba, una búsqueda rápida con las palabras “alimentación fruta bebés” en Google me lleva a artículos muy elaborados sobre las papillas de frutas y los métodos que se pueden utilizar para conseguir que el bebé se las tome.


Hoy nosotros queremos presentaros un producto revolucionario que está funcionando perfectamente con nuestra hija de 8 meses y que está consiguiendo su afición por la fruta (como ya hizo con Sara, que ahora tiene casi 3 años y las devora). Las ventajas que tiene son:


  • 100% fruta natural

  • Rica en hidratos de carbono y potasio

  • Rica en vitaminas A y C y minerales

  • Envase de reducido tamaño y fácilmente transportable

  • Envase ecológico 100% biodegradable

  • Fácil y rápida preparación

  • Textura y olor atractivos para el bebé


Os presentamos… el PLÁTANO:

Sigue leyendo ->

Lección de generosidad

La semana pasada me volvió a pasar, una vez más, Sara me dejó de piedra, me dejó seco, sin saber si reír de alegría o llorar de emoción, dándome una nueva lección y recordándome cuánto tenemos que aprender de los niños.


La escena era muy sencilla, habíamos vuelto a casa y Sara iba a merendar; se estaba bebiendo la leche, pero le apetecían más unos Aspitos que no tenía muy claro de donde habían llegado.


Como Sara bebe poca leche y no le quedaba mucha, le dije que cuando se acabara la leche se podía comer uno; ella se quejaba y decía que no bebía y que se lo diera, pero yo le insistía en que se bebiera primero la leche o no había Aspitos; ella lo volvió a intentar pero me vio que yo estaba firme y que no se lo iba a dar. Cuando parecía que la situación se iba a complicar e íbamos a acabar ambos enfadados, pensó un instante, cogió la taza, y se bebió la leche de un sorbo.


  • Muy bien, Sara, ves qué rápido te lo has bebido, toma, ya te lo puedes comer.


Y le di el Aspito; y ella empezó a saborearlo, a morderlo poco a poco y a disfrutarlo. Tanto le gustaba que de nuevo se paró, me miró y me dijo:


  • ¿Quieres, papá?


  • No, gracias, cariño – le dije, cuando en realidad pensaba – tienes un corazón grande y generoso, Sara.

Sigue leyendo ->

Lección de generosidad

La semana pasada me volvió a pasar, una vez más, Sara me dejó de piedra, me dejó seco, sin saber si reír de alegría o llorar de emoción, dándome una nueva lección y recordándome cuánto tenemos que aprender de los niños.


La escena era muy sencilla, habíamos vuelto a casa y Sara iba a merendar; se estaba bebiendo la leche, pero le apetecían más unos Aspitos que no tenía muy claro de donde habían llegado.


Como Sara bebe poca leche y no le quedaba mucha, le dije que cuando se acabara la leche se podía comer uno; ella se quejaba y decía que no bebía y que se lo diera, pero yo le insistía en que se bebiera primero la leche o no había Aspitos; ella lo volvió a intentar pero me vio que yo estaba firme y que no se lo iba a dar. Cuando parecía que la situación se iba a complicar e íbamos a acabar ambos enfadados, pensó un instante, cogió la taza, y se bebió la leche de un sorbo.


  • Muy bien, Sara, ves qué rápido te lo has bebido, toma, ya te lo puedes comer.


Y le di el Aspito; y ella empezó a saborearlo, a morderlo poco a poco y a disfrutarlo. Tanto le gustaba que de nuevo se paró, me miró y me dijo:


  • ¿Quieres, papá?


  • No, gracias, cariño – le dije, cuando en realidad pensaba – tienes un corazón grande y generoso, Sara.

Sigue leyendo ->

Propuestas electorales sobre conciliación de la vida laboral y familiar

La democracia vista por MafaldaAhora que se acercan las elecciones generales, quería hacer una lectura de los programas electorales de los principales partidos para poder comparar sus propuestas en asuntos de familia y conciliación de vida laboral y familiar. Sin embargo, según los voy leyendo, me encuentro un par de impedimentos para hacerlo:

  • La cantidad de generalidades que vienen en los programas, evitando poner acciones concretas que puedan ser verificadas a posteriori o que permitan comparar unos programas con otros.
  • La cantidad de mentiras que mezclan también entre las propuestas, haciendo planteamientos contrarios a los que hemos visto que defendían en los últimos años (el PSOE defiende “la gratuidad de los libros de texto en la enseñanza básica”, “mayor proporcionalidad en el sistema electoral” y “mayor progresividad en el sistema fiscal”, como si no hubieran tenido tiempo para hacerlo; el PP, por su parte, se atreve a hablar de “respaldar más a los profesores” o que “estamos comprometidos con una educación pública de calidad”, con la que tienen montada en Madrid y otras Comunidades; también hablan de “defensa del medio ambiente” y de “lucha contra el cambio climático”, tras haber negado esta realidad).

Además, veo que cuando hablan de conciliación de vida laboral y familiar las medidas para conseguirlo son: ampliar la escolarización en la etapa 0-3 (PSOE, PP y EQUO), flexibilizar los horarios de los colegios (PSOE, PP) y crear guarderías en los centros de trabajo (PP y UPyD, de manera indirecta), que en mi opinión son un parche que no favorece una conciliación real, sino que persigue quitarse de en medio a los niños.

Con esto, creo que voy a enfocar este artículo en otro sentido, que va a ser identificar las propuestas que me han parecido más adecuadas del PP, ya que parece que será el ganador de las elecciones, para poder exigírselas después:

  • La maternidad debe estar protegida y apoyada. Promoveremos una ley de protección de la maternidad con medidas de apoyo a las mujeres embarazadas, especialmente a las que se encuentran en situaciones de dificultad. Impulsaremos redes de apoyo a la maternidad. Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores.
  • Elevaremos los mínimos exentos en el IRPF adaptándolos mejor a las circunstancias de las familias.
  • Promoveremos un mayor reconocimiento de la aportación a la natalidad de las mujeres en el sistema de pensiones.
  • Buscaremos un acuerdo para racionalizar los horarios adaptándolos a los usos europeos.
  • Ampliaremos el permiso de paternidad, de forma acompasada a la mejora de la situación económica general, estableciendo un periodo mínimo obligatorio.

Algunas de estas medidas, en especial las dos últimas, aparecen en la mayoría de los programas (estoy hablando sólo de los 5 partidos más importantes de Madrid, que son los que he mirado) con diferente formulación, lo cual deja mucho margen a la hora de ponerlo en práctica.
Sigue leyendo ->

Propuestas electorales sobre conciliación de la vida laboral y familiar

La democracia vista por MafaldaAhora que se acercan las elecciones generales, quería hacer una lectura de los programas electorales de los principales partidos para poder comparar sus propuestas en asuntos de familia y conciliación de vida laboral y familiar. Sin embargo, según los voy leyendo, me encuentro un par de impedimentos para hacerlo:

  • La cantidad de generalidades que vienen en los programas, evitando poner acciones concretas que puedan ser verificadas a posteriori o que permitan comparar unos programas con otros.
  • La cantidad de mentiras que mezclan también entre las propuestas, haciendo planteamientos contrarios a los que hemos visto que defendían en los últimos años (el PSOE defiende “la gratuidad de los libros de texto en la enseñanza básica”, “mayor proporcionalidad en el sistema electoral” y “mayor progresividad en el sistema fiscal”, como si no hubieran tenido tiempo para hacerlo; el PP, por su parte, se atreve a hablar de “respaldar más a los profesores” o que “estamos comprometidos con una educación pública de calidad”, con la que tienen montada en Madrid y otras Comunidades; también hablan de “defensa del medio ambiente” y de “lucha contra el cambio climático”, tras haber negado esta realidad).

Además, veo que cuando hablan de conciliación de vida laboral y familiar las medidas para conseguirlo son: ampliar la escolarización en la etapa 0-3 (PSOE, PP y EQUO), flexibilizar los horarios de los colegios (PSOE, PP) y crear guarderías en los centros de trabajo (PP y UPyD, de manera indirecta), que en mi opinión son un parche que no favorece una conciliación real, sino que persigue quitarse de en medio a los niños.

Con esto, creo que voy a enfocar este artículo en otro sentido, que va a ser identificar las propuestas que me han parecido más adecuadas del PP, ya que parece que será el ganador de las elecciones, para poder exigírselas después:

  • La maternidad debe estar protegida y apoyada. Promoveremos una ley de protección de la maternidad con medidas de apoyo a las mujeres embarazadas, especialmente a las que se encuentran en situaciones de dificultad. Impulsaremos redes de apoyo a la maternidad. Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores.
  • Elevaremos los mínimos exentos en el IRPF adaptándolos mejor a las circunstancias de las familias.
  • Promoveremos un mayor reconocimiento de la aportación a la natalidad de las mujeres en el sistema de pensiones.
  • Buscaremos un acuerdo para racionalizar los horarios adaptándolos a los usos europeos.
  • Ampliaremos el permiso de paternidad, de forma acompasada a la mejora de la situación económica general, estableciendo un periodo mínimo obligatorio.

Algunas de estas medidas, en especial las dos últimas, aparecen en la mayoría de los programas (estoy hablando sólo de los 5 partidos más importantes de Madrid, que son los que he mirado) con diferente formulación, lo cual deja mucho margen a la hora de ponerlo en práctica.
Sigue leyendo ->

Balance del gobierno sobre familia y conciliación

Ahora que acaba la segunda legislatura del PSOE, quería echar la vista atrás y evaluar los cambios que se han producido en estos casi 8 años en materia de familia y conciliación. Personalmente creo que estamos mejor que hace 8 años, aunque lamento que es mucho también lo que se ha dejado por hacer y lo que se ha hecho mal. Siguiendo un orden cronológico, me gustaría comentar:


22 de marzo del 2007: Ley orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, más conocida como Ley de Igualdad.- Aunque la ley es extensa y trata múltiples temas, sin duda incluye los avances más importantes en materia de maternidad/paternidad:


  • Se reconoce un permiso de paternidad de 13 días (pagado por la Seguridad Social, ya que los primeros 3 días se mantienen y los sigue pagando la empresa).

  • Ampliación del permiso de maternidad para los casos de parto prematuro y en aquellos en que, por cualquier otra causa, el recién nacido deba permanecer hospitalizado a continuación del parto.

  • Se contempla la posibilidad de que la madre ceda parte de su permiso de maternidad, salvo las 6 semana obligatorias, o de lactancia al padre, para que la disfruta de manera simultánea o consecutiva del periodo de la madre.

  • La reducción de jornada por cuidado de un menor se amplía hasta que este tenga 8 años (antes era hasta los 6) y la reducción puede hacerse entre 1/8 y la mitad (antes era entre 1/3 y la mitad). Además las cotizaciones se contabilizarán como el 100% de la jornada durante los 2 primeros años.


1 de julio de 2007: El gobierno ofrece 2.500 € por cada bebé nacido en nuestro país. Aunque a priori parezca una buena medida para ayudar a las familias, está medida fue considerada electoralista y criticada por entregarse a todas las personas por igual, cuando las necesidades de cada familia son bien distintas. Además, no se controlaba el uso que se daba a ese dinero, y entre la población de menor cultura era frecuente que el dinero no se destinara al niño. Seguramente hubieran sido mejor empleados en mejorar los servicios a las familias, mejorando la educación infantil pública, por ejemplo.


12 de mayo de 2010: El gobierno elimina el cheque-bebé para los niños nacidos a partir del 1 de enero de 2011, con lo cual esta medida, que ya era criticada por injusta, además fue efímera y discriminatoria en el tiempo, y estuvo en vigor tan solo 3 años y 6 meses.


25 de septiembre de 2010: Tras hacernos creer que el permiso de paternidad se iba a ampliar hasta las 4 semanas, aprobando la medida en el Congreso (18/6/2009) y en el Senado (23/9/2009), finalmente no entró en los presupuestos de 2011, quedando aplazada sine die.


Por último quería comentar una ley que, aunque no trata el tema de la conciliación, sí creo que tiene que ver con la paternidad y con los niños:

3 de marzo de 2010: Ley orgánica de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, más conocida como Ley del Aborto. Aunque el gobierno entendía que la nueva ley defiende y protege mejor los derechos de los mujeres, lo cierto es que se ignoran por concreto los derechos del no nacido, ampliando los casos y los plazos para abortar, e incluyendo el aborto libre hasta las 14 semanas. También fue polémico que se pudiera abortar desde los 16 años, y sin consentimiento paterno.


Posiblemente me deje algo, pero he intentado recordar los cambios más importantes y que afectan a más familias. También quisiera abrir el debate sobre estos temas ahora que nos acercamos a las elecciones generales.

Sigue leyendo ->

Balance del gobierno sobre familia y conciliación

Ahora que acaba la segunda legislatura del PSOE, quería echar la vista atrás y evaluar los cambios que se han producido en estos casi 8 años en materia de familia y conciliación. Personalmente creo que estamos mejor que hace 8 años, aunque lamento que es mucho también lo que se ha dejado por hacer y lo que se ha hecho mal. Siguiendo un orden cronológico, me gustaría comentar:


22 de marzo del 2007: Ley orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, más conocida como Ley de Igualdad.- Aunque la ley es extensa y trata múltiples temas, sin duda incluye los avances más importantes en materia de maternidad/paternidad:


  • Se reconoce un permiso de paternidad de 13 días (pagado por la Seguridad Social, ya que los primeros 3 días se mantienen y los sigue pagando la empresa).

  • Ampliación del permiso de maternidad para los casos de parto prematuro y en aquellos en que, por cualquier otra causa, el recién nacido deba permanecer hospitalizado a continuación del parto.

  • Se contempla la posibilidad de que la madre ceda parte de su permiso de maternidad, salvo las 6 semana obligatorias, o de lactancia al padre, para que la disfruta de manera simultánea o consecutiva del periodo de la madre.

  • La reducción de jornada por cuidado de un menor se amplía hasta que este tenga 8 años (antes era hasta los 6) y la reducción puede hacerse entre 1/8 y la mitad (antes era entre 1/3 y la mitad). Además las cotizaciones se contabilizarán como el 100% de la jornada durante los 2 primeros años.


1 de julio de 2007: El gobierno ofrece 2.500 € por cada bebé nacido en nuestro país. Aunque a priori parezca una buena medida para ayudar a las familias, está medida fue considerada electoralista y criticada por entregarse a todas las personas por igual, cuando las necesidades de cada familia son bien distintas. Además, no se controlaba el uso que se daba a ese dinero, y entre la población de menor cultura era frecuente que el dinero no se destinara al niño. Seguramente hubieran sido mejor empleados en mejorar los servicios a las familias, mejorando la educación infantil pública, por ejemplo.


12 de mayo de 2010: El gobierno elimina el cheque-bebé para los niños nacidos a partir del 1 de enero de 2011, con lo cual esta medida, que ya era criticada por injusta, además fue efímera y discriminatoria en el tiempo, y estuvo en vigor tan solo 3 años y 6 meses.


25 de septiembre de 2010: Tras hacernos creer que el permiso de paternidad se iba a ampliar hasta las 4 semanas, aprobando la medida en el Congreso (18/6/2009) y en el Senado (23/9/2009), finalmente no entró en los presupuestos de 2011, quedando aplazada sine die.


Por último quería comentar una ley que, aunque no trata el tema de la conciliación, sí creo que tiene que ver con la paternidad y con los niños:

3 de marzo de 2010: Ley orgánica de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, más conocida como Ley del Aborto. Aunque el gobierno entendía que la nueva ley defiende y protege mejor los derechos de los mujeres, lo cierto es que se ignoran por concreto los derechos del no nacido, ampliando los casos y los plazos para abortar, e incluyendo el aborto libre hasta las 14 semanas. También fue polémico que se pudiera abortar desde los 16 años, y sin consentimiento paterno.


Posiblemente me deje algo, pero he intentado recordar los cambios más importantes y que afectan a más familias. También quisiera abrir el debate sobre estos temas ahora que nos acercamos a las elecciones generales.

Sigue leyendo ->

De cómo intentando conciliar fue que nos conciliaron por demás

El año pasado nos quejábamos de los baremos de puntuación utilizados para las becas, dando por hecho que conseguir una plaza en una escuela pública (0-3 años) era aún más complicado. Además, los baremos de puntuación eran parecidos, de manera que las becas se las llevaban generalmente los que serían los primeros en la lista de no admitidos de las escuelas. En particular, el peso que se daba por trabajar a jornada completa (punto 4, apartado 1 del proceso de admisión) era suficiente para establecer el límite mínimo, como pasaba con las becas (artículo 13 de la ORDEN 3336/2010).



Pues mira por donde este año nos encontramos con que habían cambiado ligeramente los baremos para la admisión (no para las becas), y ahora se igualaban los trabajos a jornada parcial o completa. ¡Pues vamos a probar! Y entregando los papeles in extremis, pensando que seríamos un número más en la lista de espera, nos encontramos con que aparecíamos dentro en las listas provisionales.



Sin enrollarme más en esto, resulta que tenemos a las 2 niñas matriculadas en la EI Arce ¡menuda suerte! – nos dice todo el mundo. Me temo que ha quedado gente por detrás que seguramente lo necesite más (sigo pensando que los parados no deberían perder los puntos a la vez que el trabajo), pero me tranquiliza ver que los que venían justo detrás sí que se lo merecían menos (la misma puntuación, pero mayor renta).

Pero la historia que quería contar no era esta, no, que sería demasiado bonito; la historia se complica cuando nos informan de que tenemos que incorporar a la niña en cuanto cumpla los 4 meses, o sino perdemos la plaza – ¿cómo? Si tengo baja hasta los 5 meses – Pues a la niña la llevas a la guarde y así descansas. Otra vez nos rechina escuchar “conciliación de la vida laboral y familiar” si luego te piden que ocupes la plaza antes de terminar la baja maternal, antes también de los 6 meses que recomienda la OMS como lactancia materna exclusiva.

Así que nos dirigimos a la Consejería de Educación para exponerles nuestro caso y básicamente nos dijeron que sí, que la ley dice eso, pero que si no nos gusta que hagamos trampa (que la niña se ha puesto mala, que ahora nos vamos de viaje..). Curiosamente, según hemos ido contando a los amigos nuestro problema, casi todos nos han animado con la misma solución: la llevas el primer día, pero al siguiente se pone mala, etc…



Y es que eso es justo lo que NO queremos, tener que andar con mentiras y excusas para hacer algo que a todo el mundo le parece lógico. Por eso estamos moviéndonos contrarreloj para intentar que nos reserven la plaza hasta octubre sin tener que llevarla con 4 meses, para no perder la lactancia materna y evitar las enfermedades habituales de las guarderías.



Además, estamos buscamos más gente que se encuentre en la misma situación o parecida, para ver si nuestros juntos podemos hacer más fuerza y si nuestros avances pueden servir a más gente. Así que lanzamos estas 3 preguntas:



¿alguien más se encuentra en esta situación en la Comunidad de Madrid?



¿alguien más ha pasado esta situación en la Comunidad de Madrid? ¿qué habéis hecho?



Y en el resto de España, ¿conocéis si existe este plazo de incorporación y cuál es?






Como a nosotros también nos costaba creer que esta normativa fuera así, os ponemos aquí el enlace a la ORDEN 314/2011 publicada en el BOCM, donde aparecen los siguientes artículos:



Artículo 17, punto 3: «Para formalizar la matrícula es necesario que el niño admitido haya nacido. La incorporación al centro se producirá una vez cumplidos los tres meses de edad, pudiendo retrasarse hasta los cuatro meses por decisión familiar, previa comunicación de la familia a la dirección del centro.»

Artículo 26, punto 2: “Causará baja el alumno que no se incorpore al centro, una vez transcurridos siete días naturales del comienzo del curso escolar sin causa justificada notificada por la familia. Asimismo, causará baja el alumno que, una vez incorporado, no asista al centro durante quince días naturales consecutivos sin justificación.”



Sigue leyendo ->

De cómo intentando conciliar fue que nos conciliaron por demás

El año pasado nos quejábamos de los baremos de puntuación utilizados para las becas, dando por hecho que conseguir una plaza en una escuela pública (0-3 años) era aún más complicado. Además, los baremos de puntuación eran parecidos, de manera que las becas se las llevaban generalmente los que serían los primeros en la lista de no admitidos de las escuelas. En particular, el peso que se daba por trabajar a jornada completa (punto 4, apartado 1 del proceso de admisión) era suficiente para establecer el límite mínimo, como pasaba con las becas (artículo 13 de la ORDEN 3336/2010).



Pues mira por donde este año nos encontramos con que habían cambiado ligeramente los baremos para la admisión (no para las becas), y ahora se igualaban los trabajos a jornada parcial o completa. ¡Pues vamos a probar! Y entregando los papeles in extremis, pensando que seríamos un número más en la lista de espera, nos encontramos con que aparecíamos dentro en las listas provisionales.



Sin enrollarme más en esto, resulta que tenemos a las 2 niñas matriculadas en la EI Arce ¡menuda suerte! – nos dice todo el mundo. Me temo que ha quedado gente por detrás que seguramente lo necesite más (sigo pensando que los parados no deberían perder los puntos a la vez que el trabajo), pero me tranquiliza ver que los que venían justo detrás sí que se lo merecían menos (la misma puntuación, pero mayor renta).

Pero la historia que quería contar no era esta, no, que sería demasiado bonito; la historia se complica cuando nos informan de que tenemos que incorporar a la niña en cuanto cumpla los 4 meses, o sino perdemos la plaza – ¿cómo? Si tengo baja hasta los 5 meses – Pues a la niña la llevas a la guarde y así descansas. Otra vez nos rechina escuchar “conciliación de la vida laboral y familiar” si luego te piden que ocupes la plaza antes de terminar la baja maternal, antes también de los 6 meses que recomienda la OMS como lactancia materna exclusiva.

Así que nos dirigimos a la Consejería de Educación para exponerles nuestro caso y básicamente nos dijeron que sí, que la ley dice eso, pero que si no nos gusta que hagamos trampa (que la niña se ha puesto mala, que ahora nos vamos de viaje..). Curiosamente, según hemos ido contando a los amigos nuestro problema, casi todos nos han animado con la misma solución: la llevas el primer día, pero al siguiente se pone mala, etc…



Y es que eso es justo lo que NO queremos, tener que andar con mentiras y excusas para hacer algo que a todo el mundo le parece lógico. Por eso estamos moviéndonos contrarreloj para intentar que nos reserven la plaza hasta octubre sin tener que llevarla con 4 meses, para no perder la lactancia materna y evitar las enfermedades habituales de las guarderías.



Además, estamos buscamos más gente que se encuentre en la misma situación o parecida, para ver si nuestros juntos podemos hacer más fuerza y si nuestros avances pueden servir a más gente. Así que lanzamos estas 3 preguntas:



¿alguien más se encuentra en esta situación en la Comunidad de Madrid?



¿alguien más ha pasado esta situación en la Comunidad de Madrid? ¿qué habéis hecho?



Y en el resto de España, ¿conocéis si existe este plazo de incorporación y cuál es?






Como a nosotros también nos costaba creer que esta normativa fuera así, os ponemos aquí el enlace a la ORDEN 314/2011 publicada en el BOCM, donde aparecen los siguientes artículos:



Artículo 17, punto 3: «Para formalizar la matrícula es necesario que el niño admitido haya nacido. La incorporación al centro se producirá una vez cumplidos los tres meses de edad, pudiendo retrasarse hasta los cuatro meses por decisión familiar, previa comunicación de la familia a la dirección del centro.»

Artículo 26, punto 2: “Causará baja el alumno que no se incorpore al centro, una vez transcurridos siete días naturales del comienzo del curso escolar sin causa justificada notificada por la familia. Asimismo, causará baja el alumno que, una vez incorporado, no asista al centro durante quince días naturales consecutivos sin justificación.”



Sigue leyendo ->

La familia crece

Por fin llegó el día. Ana Isabel me despertaba de madrugada con la sugerente frase: “ha llegado la hora” Y así fue, nos preparamos rápidamente, avisé a los abuelos y cogí a Sara para meterla en el coche – Papá, ¿es de noche? – preguntaba la pequeña – sí, cariño, duerme un poquito más. Ya en el coche, Sara nos volvía a preguntar – ¿dónde vamos? – y entonces entonamos la cantinela que habíamos practicado los meses anteriores: ¡Que vieeene Cristina! ¡Que vieeene Cristina! Todo fue muy rápido: parto natural, sin epidural y a las 3:45 de la noche llegó Cristina, chiquitita, con 2.660 kg, apenas 2 horas después de haberme despertado.


La familia crece, la familia cambia. Empezamos una nueva etapa, una nueva familia de cuatro, nuevos proyectos y nuevas ilusiones; también nuevos miedos, nuevas dudas: ¿cogerá bien el pecho? ¿engordará y crecerá rápido? ¿le prestaremos la misma atención que tuvo Sara? ¿y el mismo cariño? ¿tendrá Sara celos del bebé?


Cristina nació el 4 de mayo. Han pasado ya más de dos meses y crece sana y feliz; dos meses también que llevamos sin escribir en el blog, pero volvemos de nuevo para contar nuestros cambios, nuestras alegrías y todo lo que vamos aprendiendo de los niños con nuestra nueva maestra.

Sigue leyendo ->

La familia crece

Por fin llegó el día. Ana Isabel me despertaba de madrugada con la sugerente frase: “ha llegado la hora” Y así fue, nos preparamos rápidamente, avisé a los abuelos y cogí a Sara para meterla en el coche – Papá, ¿es de noche? – preguntaba la pequeña – sí, cariño, duerme un poquito más. Ya en el coche, Sara nos volvía a preguntar – ¿dónde vamos? – y entonces entonamos la cantinela que habíamos practicado los meses anteriores: ¡Que vieeene Cristina! ¡Que vieeene Cristina! Todo fue muy rápido: parto natural, sin epidural y a las 3:45 de la noche llegó Cristina, chiquitita, con 2.660 kg, apenas 2 horas después de haberme despertado.


La familia crece, la familia cambia. Empezamos una nueva etapa, una nueva familia de cuatro, nuevos proyectos y nuevas ilusiones; también nuevos miedos, nuevas dudas: ¿cogerá bien el pecho? ¿engordará y crecerá rápido? ¿le prestaremos la misma atención que tuvo Sara? ¿y el mismo cariño? ¿tendrá Sara celos del bebé?


Cristina nació el 4 de mayo. Han pasado ya más de dos meses y crece sana y feliz; dos meses también que llevamos sin escribir en el blog, pero volvemos de nuevo para contar nuestros cambios, nuestras alegrías y todo lo que vamos aprendiendo de los niños con nuestra nueva maestra.

Sigue leyendo ->

Aprender con el ejemplo

Una frase que utilizamos mucho los padres que tenemos niños pequeños es decir de ellos que “son esponjas”, porque se empapan de todo lo que tienen a su alcance. Aunque lo sepamos y lo veamos, día a día nos sorprendemos de su capacidad de aprendizaje e imitación, y de vernos reflejados en sus gestos, sus expresiones y su manera de comportarse.


Así que ante la pregunta “¿cómo puedo enseñar a mi hij@ a …?” la mayoría de las veces se puede responder como “Hazlo tú, hazlo delante de él y hazlo con él”, lo cuál no quiere decir que sea sencillo. El ejemplo que podemos dar a nuestros hijos es básico en el aprendizaje de valores (honradez, sinceridad, coherencia …) y en el aprendizaje de conductas (ser amable, educado, cariñoso …).


Para mi, darme cuenta de ello me ha llevado a tener más cuidado en mis comportamientos, actitudes y con el lenguaje, ayudándome a crecer y a ser mejor persona; y me siento orgulloso cuando veo como Sara incorpora de manera natural pequeños gestos que me parecen valiosos: tirar las cosas a la basura, ayudar a poner la mesa, compartir, dar un beso al que llora, dar las gracias…


Por supuesto, creo que también hay que prestar atención a lo contrario, es decir, que es difícil que NO aprendan algo que nosotros hacemos mal (con el lenguaje y con los gritos, por ejemplo), o enseñarles a hacer algo que nosotros no hacemos (algo que nos pasa mucho con las comidas).


Estos dos videos cuentan de manera muy gráfica lo que he intentado transmitir: el primero de ellos, que es un poco duro, desde la cara negativa; el segundo, con un enfoque mucho más positivo, para ilusionar a los padres en esta experiencia tan maravillosa.

Sigue leyendo ->

Aprender con el ejemplo

Una frase que utilizamos mucho los padres que tenemos niños pequeños es decir de ellos que “son esponjas”, porque se empapan de todo lo que tienen a su alcance. Aunque lo sepamos y lo veamos, día a día nos sorprendemos de su capacidad de aprendizaje e imitación, y de vernos reflejados en sus gestos, sus expresiones y su manera de comportarse.


Así que ante la pregunta “¿cómo puedo enseñar a mi hij@ a …?” la mayoría de las veces se puede responder como “Hazlo tú, hazlo delante de él y hazlo con él”, lo cuál no quiere decir que sea sencillo. El ejemplo que podemos dar a nuestros hijos es básico en el aprendizaje de valores (honradez, sinceridad, coherencia …) y en el aprendizaje de conductas (ser amable, educado, cariñoso …).


Para mi, darme cuenta de ello me ha llevado a tener más cuidado en mis comportamientos, actitudes y con el lenguaje, ayudándome a crecer y a ser mejor persona; y me siento orgulloso cuando veo como Sara incorpora de manera natural pequeños gestos que me parecen valiosos: tirar las cosas a la basura, ayudar a poner la mesa, compartir, dar un beso al que llora, dar las gracias…


Por supuesto, creo que también hay que prestar atención a lo contrario, es decir, que es difícil que NO aprendan algo que nosotros hacemos mal (con el lenguaje y con los gritos, por ejemplo), o enseñarles a hacer algo que nosotros no hacemos (algo que nos pasa mucho con las comidas).


Estos dos videos cuentan de manera muy gráfica lo que he intentado transmitir: el primero de ellos, que es un poco duro, desde la cara negativa; el segundo, con un enfoque mucho más positivo, para ilusionar a los padres en esta experiencia tan maravillosa.

Sigue leyendo ->

¿Más límites o más cariño?

Recientemente estuvimos con un grupo de amigos que también tenían niños pequeños, entre 2 y 4 años, y nos dio tiempo para hablar de muchas cosas. Por supuesto, salieron temas sobre la educación de los hijos e incluso el tema se desvió hacia adolescentes: uno de ellos nos contaba sobre un familiar que de pequeño había sido “un trasto”, y que llegada la adolescencia fue a peor y acabó en un reformatorio; en ese momento respondía otro con un “si es que hay que saber poner los límites a tiempo”; y yo pensaba en voz alta, sin reflexionarlo mucho: “¿hay que poner más límites o más cariño?”. Se quedaron sorprendidos, y seguido comenté que en muchos de los casos con problemas importantes de conducta (como los hijos que pegan a sus padres que vemos en “Hermano mayor”) se debe a que los chicos se han criado en un ambiente con escasez de afecto: padres separados, familias con problemas, maltrato en la pareja o hacia los hijos…


Es cierto que los niños necesitan límites para conocer el ámbito en que pueden moverse y que les da seguridad, pero también es muy importante establecer una relación de afecto, de apego, entre padres e hijos, y no sé si esto se da por supuesto o simplemente se obvia. Por eso, después de haberle dado alguna vuelta más al tema, me pregunto y os pregunto: ¿es más importante marcar unos límites claros que establecer una adecuada relación de apego?, ¿cuándo pueden surgir más problemas, cuando no se establecen los límites o cuando no se expresa suficientemente el cariño?


Mi opinión es que cuando se establece una relación muy cercana de cariño, poner límites es algo natural, no problemático; cuando la relación no es de apego seguro (ya sea que los padres no le han dado importancia o que no lo han conseguido, por causas propias o ajenas) establecer límites adecuados será una tarea compleja. Volviendo al principio, ante un problema de conducta en un chico adolescente o más mayor yo me preguntaría: ¿recibió el cariño suficiente? Entendiendo el cariño en un concepto amplio de recibir cuidados, atención, pasar tiempo juntos, disfrutar en familia, ser cariñosos con el lenguaje y también expresarlo con el contacto físico.

Sigue leyendo ->

¿Más límites o más cariño?

Recientemente estuvimos con un grupo de amigos que también tenían niños pequeños, entre 2 y 4 años, y nos dio tiempo para hablar de muchas cosas. Por supuesto, salieron temas sobre la educación de los hijos e incluso el tema se desvió hacia adolescentes: uno de ellos nos contaba sobre un familiar que de pequeño había sido “un trasto”, y que llegada la adolescencia fue a peor y acabó en un reformatorio; en ese momento respondía otro con un “si es que hay que saber poner los límites a tiempo”; y yo pensaba en voz alta, sin reflexionarlo mucho: “¿hay que poner más límites o más cariño?”. Se quedaron sorprendidos, y seguido comenté que en muchos de los casos con problemas importantes de conducta (como los hijos que pegan a sus padres que vemos en “Hermano mayor”) se debe a que los chicos se han criado en un ambiente con escasez de afecto: padres separados, familias con problemas, maltrato en la pareja o hacia los hijos…


Es cierto que los niños necesitan límites para conocer el ámbito en que pueden moverse y que les da seguridad, pero también es muy importante establecer una relación de afecto, de apego, entre padres e hijos, y no sé si esto se da por supuesto o simplemente se obvia. Por eso, después de haberle dado alguna vuelta más al tema, me pregunto y os pregunto: ¿es más importante marcar unos límites claros que establecer una adecuada relación de apego?, ¿cuándo pueden surgir más problemas, cuando no se establecen los límites o cuando no se expresa suficientemente el cariño?


Mi opinión es que cuando se establece una relación muy cercana de cariño, poner límites es algo natural, no problemático; cuando la relación no es de apego seguro (ya sea que los padres no le han dado importancia o que no lo han conseguido, por causas propias o ajenas) establecer límites adecuados será una tarea compleja. Volviendo al principio, ante un problema de conducta en un chico adolescente o más mayor yo me preguntaría: ¿recibió el cariño suficiente? Entendiendo el cariño en un concepto amplio de recibir cuidados, atención, pasar tiempo juntos, disfrutar en familia, ser cariñosos con el lenguaje y también expresarlo con el contacto físico.

Sigue leyendo ->

Nuestro primer cumpleblog

Hoy queremos celebrar con todos que hace ya un año que comenzamos con este blog, así que he vuelto a leer nuestra presentación de entonces y puedo decir que suscribo todo lo que decíamos: también este segundo año de Sara lo hemos disfrutado mucho y hemos seguido creciendo juntos.


Entre el primer y el segundo año de un niño se producen importantes cambios, entre los que podemos destacar dos logros: aprender a andar, lo que les da libertad de movimientos, y aprender a hablar, lo que les permite comunicarse. Y junto al desarrollo de Sara, pensamos que también nosotros hemos seguido aprendiendo con ella.


Por eso tenemos muchas ganas de compartir los sentimientos, a veces tan extremos, que se experimentan con la paternidad: ilusión, cariño, dudas, miedo, sorpresa, expectación, paciencia…


También queremos sumarnos a la revolución, romper tópicos, buscar nuestros instintos, escuchar nuestros sentimientos y vivir, compartir y dar a conocer otra forma de crianza a la “formalmente establecida”, a la que vemos en la televisión: ¡otra crianza es posible!

Sigue leyendo ->

Nuestro primer cumpleblog

Hoy queremos celebrar con todos que hace ya un año que comenzamos con este blog, así que he vuelto a leer nuestra presentación de entonces y puedo decir que suscribo todo lo que decíamos: también este segundo año de Sara lo hemos disfrutado mucho y hemos seguido creciendo juntos.


Entre el primer y el segundo año de un niño se producen importantes cambios, entre los que podemos destacar dos logros: aprender a andar, lo que les da libertad de movimientos, y aprender a hablar, lo que les permite comunicarse. Y junto al desarrollo de Sara, pensamos que también nosotros hemos seguido aprendiendo con ella.


Por eso tenemos muchas ganas de compartir los sentimientos, a veces tan extremos, que se experimentan con la paternidad: ilusión, cariño, dudas, miedo, sorpresa, expectación, paciencia…


También queremos sumarnos a la revolución, romper tópicos, buscar nuestros instintos, escuchar nuestros sentimientos y vivir, compartir y dar a conocer otra forma de crianza a la “formalmente establecida”, a la que vemos en la televisión: ¡otra crianza es posible!

Sigue leyendo ->