unoentrecienmil.org

Hoy tengo algo nuevo e ilusionante que contaros. He comenzado un nuevo proyecto con amigos. Con grandes compañeros de viaje.

Llevo más de un año y medio dándole vueltas y por fin tengo el valor de mostrarla a todos. Voy a convertir Uno entre cien mil y toda su energía positiva en una Fundación. De momento está en fase Beta, hasta que en Noviembre esté realmente en marcha que es cuando haremos una presentación oficial. Causalidades más que casualidades, haciéndolo coincidir con el 2º año del diagnóstico de Guzmán. De momento la vamos mostrando a amigos, conocidos para que nos den comentarios, nos aporten cosas o se apunte quien quiera para ser voluntario. www.unoentrecienmil.org

En ella trabajaremos desde la innovación, la comunicación, la creatividad, la tecnología para favorecer causa
s sociales y conseguir fundamentalmente acabar con la leucemia infantil. Porque lo que recaudemos irá a un proyecto de investigación contra ella.

Jose Antonio Ritoré un gran amigo que he hecho en este camino fruto de una entrevista que me hizo justo cuando empezaba a pensar yo en hacer algo social. Yo diría justo al día siguiente de estar convencido que lo haría. Aquella entrevista fue fruto de la causalidad una vez más, y quizás el primer día de estos dos años en el que emplee en voz alta esa palabra que me taladraba el cerebro.

Hoy Jose Antonio es Patrono junto a mi de la Fundación, junto a María mucho más que una amiga, un bastón y un faro que me ha acompañado sin que le flojearan las fuerzas en todo momento, los malos y por supuesto los buenos.
Quiero compartir con todos vosotros el primer post que ha escrito Jose Antonio en el Blog de la Fundación, y que me llena de orgullo, satisfacción y de agradecimiento por toda la energía positiva con la que está escrito.
Os invito a todos a ser Uno entre cien mil. Gracias por las energías que siempre he tenido vuestras que me han permitido arrancar este proyecto.


Sigue leyendo ->

Día de teatro

Mi Mamá nunca fue proclive a las artes escénicas, así que de niño muy pocas veces fui al teatro. Mi mujer es otra cosa y de ella nació la idea de llevar a mi hija a su primera función de teatro. La obra elegida: «Chimoc, el perro calato».
Mi enana llegaba con todas las canciones aprendidas del libro, muy familiarizada con los personajes también. La primera parte transcurrió muy divertida. La obra tenía música en vivo y estaba llena de bailes e interacción con los niños. En una de esas salidas de los actores para interactuar con los niños, Chimoc, el personaje principal y hasta ese momento ídolo de mi hija se acercó mucho a  nuestro asiento y mi enana se asustó casi al punto de llorar.
La misma escena se repitió al término de la obra, en el momento en que los niños se toman las fotos con los actores y sus personajes favoritos. Creo que el motivo principal de este susto fue el disfraz y maquillaje de Chimoc. En realidad no pensábamos que hubiese sido para tanto, pero un año después al ir a la nueva puesta en escena de Chimoc, mi hijita se privó en llanto y no quiso entrar. Tuvimos que regalar las entradas.
A veces surgen algunos pequeños sustos que los papás no nos damos cuenta pero que en la memoria de nuestros hijos pueden quedar grabados para ser recordados en cualquier momento, tomémonos el tiempo para ver cuáles podrían ser estos pequeños, pero potencialmente significativos miedos y conversémoslos y a modo de juego, enfrentémoslos para que no crezcan en ellos y puedan llegar a convertirse en algo más complicado a medida que crecen.
Sin embargo, seguiremos llevando a nuestra hija y esperamos que siga disfrutando el teatro y aprenda de esta maravillosa forma de expresión artística. 
Sigue leyendo ->

Día de teatro

Mi Mamá nunca fue proclive a las artes escénicas, así que de niño muy pocas veces fui al teatro. Mi mujer es otra cosa y de ella nació la idea de llevar a mi hija a su primera función de teatro. La obra elegida: «Chimoc, el perro calato».
Mi enana llegaba con todas las canciones aprendidas del libro, muy familiarizada con los personajes también. La primera parte transcurrió muy divertida. La obra tenía música en vivo y estaba llena de bailes e interacción con los niños. En una de esas salidas de los actores para interactuar con los niños, Chimoc, el personaje principal y hasta ese momento ídolo de mi hija se acercó mucho a  nuestro asiento y mi enana se asustó casi al punto de llorar.
La misma escena se repitió al término de la obra, en el momento en que los niños se toman las fotos con los actores y sus personajes favoritos. Creo que el motivo principal de este susto fue el disfraz y maquillaje de Chimoc. En realidad no pensábamos que hubiese sido para tanto, pero un año después al ir a la nueva puesta en escena de Chimoc, mi hijita se privó en llanto y no quiso entrar. Tuvimos que regalar las entradas.
A veces surgen algunos pequeños sustos que los papás no nos damos cuenta pero que en la memoria de nuestros hijos pueden quedar grabados para ser recordados en cualquier momento, tomémonos el tiempo para ver cuáles podrían ser estos pequeños, pero potencialmente significativos miedos y conversémoslos y a modo de juego, enfrentémoslos para que no crezcan en ellos y puedan llegar a convertirse en algo más complicado a medida que crecen.
Sin embargo, seguiremos llevando a nuestra hija y esperamos que siga disfrutando el teatro y aprenda de esta maravillosa forma de expresión artística. 
Sigue leyendo ->

Doña Eva

Dos años antes de que enfermara Guzmán, Eva decidió cambiar de vida.

Después de un año sabático dedicado a criar a sus dos maravillosos hijos, se dio cuenta de que el marketing no era lo suyo y decidió inscribirse tras un impulso repentino de la noche anterior, a estudiar magisterio. Para ser maestra algún día.

Aquella fue la primera vez. 

El estudio, las clases, los compañeros que conoció, la incertidumbre del camino iban rellenando un hueco que parecía estar llamándola desde hace tiempo desde sus entrañas. Todo encajaba, todo se iba completando de forma natural y nuestros hijos creciendo. Y llegó Noviembre del 2010 y el mundo se removió desde el interior y sacudió nuestras vidas azotándonos el alma con tanta brusquedad que el agujero interior se hizo inmenso. 
Al día siguiente del diagnóstico, tras escuchar el tremendo “uno de los dos tiene que dejarlo todo durante un año para estar a su lado”, Eva llamó a la facultad para comentarles que se daba de baja durante el año.

Pasaron las semanas, comenzamos a digerir algo que todavía no hemos terminado del todo. Pasó el mes del hospital, conversaciones por teléfono a distancia entre los dos, momentos fugaces de comidas en restaurantes a 20 minutos para poder vernos, mirarnos, llorar y escucharnos. Y antes de salir del primer mes del hospital, Eva decidió volver a llamar a la Universidad para retraerse de lo dicho y matricularse cuatro asignaturas. No por el hecho de la perseverancia de sacarlo adelante, sino por lo importante que era saber que podía tener algo para mantenerle la cabeza ocupada.

Y lo hizo, ya lo creo que lo hizo. Entre visitas una semana si otra no al hospital, punciones de medula, intratecales, se sacó las cuatro asignaturas con sabor a jeringuillas, batas, neutrófilos y metotrexate.

El cuidado recibido por parte del colegio de los niños, el cariño, la preocupación y la sensibilidad con nuestra situación no tienen de vuelta suficientes palabras de agradecimiento. Llegaba el verano, Martina pasaba a primaria rodeada de amor y cargada de la fuerza que le dieron en infantil, Rosana, Leti… sus maestras del alma… en un año tan complicado como el que le había tocado vivir. Y Guzmán, poco a poco tomaba su relevo en infantil con el increíble regalo de heredar a sus maestras.

Empezaba un año (para mi los años siempre han sido los escolares) en el que dividiríamos el tiempo de Guzmán entre visitas al hospital para la quimio de turno, el cole con su timidez adquirida entre adultos y jeringuillas, y casa con mamá y la abuela. Cansadito y sin demasiadas fuerzas.

Y mientras tanto, Eva arrancaba, su último curso de magisterio. Madre mía con lo que habíamos vivido… Entre algún día de dudas viendo el final de ese trayecto y su marcada autoexigencia, (aquello que no era matrícula le parecia insuficiente) fueron pasando los días, las semanas, y los meses, y Guzmán ya sólo iba los martes al hospital para regularle la medicación y sus fuerzas poquito a poco creciendo.

Y llegaron las prácticas en un cole y el destino hizo que terminase sus últimas prácticas en de los niños. Dudas, y más dudas, indirectas y directas. Exámenes, notas. Y aprobada y titulada de magisterio con creces…

Y entonces surgió…
– “Eva, ¿a ti que te parecería trabajar en el colegio el año que vien?”
– “qqqqquuu?”
– “siendo la profe de los de primero deprimaria”………………………

Hoy han pasado cinco años desde que Eva decidió tomar una excedencia, cuatro desde que se decidió matricular de magisterio, y casi dos desde que Guzmán fue diagnosticado (ahí está el campeón, casi llegando). Y ayer 11 de Septiembre del 2012, un día después de que Martina haya empezado segundo de primaria, y un día antes de que Guzmán vaya a empezar su curso de infantil después de la energía recogida en verano, Rosana, ese ángel que nos ha acompañado en este camino, ha presentado a Eva como la nueva profesora de primaria a todos los niños del colegio.

Y hoy, cuando Eva estaba allí arriba, en ese escenario que llevaba tiempo esperándola, e iba diciendo los nombres de los niños uno a uno y estos pasaban y le daban una flor ha sido la segunda vez.

Después de aquella primera en aquella noche de hace ya cuatro años en la que decidió matricularse, ella estaba allí, de pie, pausada, con la mirada profundamente tranquila y conectada. Conectada a la vez a la tierra y al cielo, rellenando los huecos de las entrañas que faltaban por completar, como si siempre hubiese tenido una maestra dentro que llevaba años, décadas, siglos, buscando el camino y tratando de llegar allí.

Enhorabuena Eva. No puedo expresar con palabras el orgullo, la admiración, el amor tan profundo que siento por ti y mucho más intenso que es en un momento como el de ayer en el que las lágrimas no han dejado de brotarme en cada segundo en el que tu recuerdo me ha hecho volver a conectar.

Sigue leyendo ->

Doña Eva

Dos años antes de que enfermara Guzmán, Eva decidió cambiar de vida.

Después de un año sabático dedicado a criar a sus dos maravillosos hijos, se dio cuenta de que el marketing no era lo suyo y decidió inscribirse tras un impulso repentino de la noche anterior, a estudiar magisterio. Para ser maestra algún día.

Aquella fue la primera vez. 

El estudio, las clases, los compañeros que conoció, la incertidumbre del camino iban rellenando un hueco que parecía estar llamándola desde hace tiempo desde sus entrañas. Todo encajaba, todo se iba completando de forma natural y nuestros hijos creciendo. Y llegó Noviembre del 2010 y el mundo se removió desde el interior y sacudió nuestras vidas azotándonos el alma con tanta brusquedad que el agujero interior se hizo inmenso. 
Al día siguiente del diagnóstico, tras escuchar el tremendo “uno de los dos tiene que dejarlo todo durante un año para estar a su lado”, Eva llamó a la facultad para comentarles que se daba de baja durante el año.

Pasaron las semanas, comenzamos a digerir algo que todavía no hemos terminado del todo. Pasó el mes del hospital, conversaciones por teléfono a distancia entre los dos, momentos fugaces de comidas en restaurantes a 20 minutos para poder vernos, mirarnos, llorar y escucharnos. Y antes de salir del primer mes del hospital, Eva decidió volver a llamar a la Universidad para retraerse de lo dicho y matricularse cuatro asignaturas. No por el hecho de la perseverancia de sacarlo adelante, sino por lo importante que era saber que podía tener algo para mantenerle la cabeza ocupada.

Y lo hizo, ya lo creo que lo hizo. Entre visitas una semana si otra no al hospital, punciones de medula, intratecales, se sacó las cuatro asignaturas con sabor a jeringuillas, batas, neutrófilos y metotrexate.

El cuidado recibido por parte del colegio de los niños, el cariño, la preocupación y la sensibilidad con nuestra situación no tienen de vuelta suficientes palabras de agradecimiento. Llegaba el verano, Martina pasaba a primaria rodeada de amor y cargada de la fuerza que le dieron en infantil, Rosana, Leti… sus maestras del alma… en un año tan complicado como el que le había tocado vivir. Y Guzmán, poco a poco tomaba su relevo en infantil con el increíble regalo de heredar a sus maestras.

Empezaba un año (para mi los años siempre han sido los escolares) en el que dividiríamos el tiempo de Guzmán entre visitas al hospital para la quimio de turno, el cole con su timidez adquirida entre adultos y jeringuillas, y casa con mamá y la abuela. Cansadito y sin demasiadas fuerzas.

Y mientras tanto, Eva arrancaba, su último curso de magisterio. Madre mía con lo que habíamos vivido… Entre algún día de dudas viendo el final de ese trayecto y su marcada autoexigencia, (aquello que no era matrícula le parecia insuficiente) fueron pasando los días, las semanas, y los meses, y Guzmán ya sólo iba los martes al hospital para regularle la medicación y sus fuerzas poquito a poco creciendo.

Y llegaron las prácticas en un cole y el destino hizo que terminase sus últimas prácticas en de los niños. Dudas, y más dudas, indirectas y directas. Exámenes, notas. Y aprobada y titulada de magisterio con creces…

Y entonces surgió…
– “Eva, ¿a ti que te parecería trabajar en el colegio el año que vien?”
– “qqqqquuu?”
– “siendo la profe de los de primero deprimaria”………………………

Hoy han pasado cinco años desde que Eva decidió tomar una excedencia, cuatro desde que se decidió matricular de magisterio, y casi dos desde que Guzmán fue diagnosticado (ahí está el campeón, casi llegando). Y ayer 11 de Septiembre del 2012, un día después de que Martina haya empezado segundo de primaria, y un día antes de que Guzmán vaya a empezar su curso de infantil después de la energía recogida en verano, Rosana, ese ángel que nos ha acompañado en este camino, ha presentado a Eva como la nueva profesora de primaria a todos los niños del colegio.

Y hoy, cuando Eva estaba allí arriba, en ese escenario que llevaba tiempo esperándola, e iba diciendo los nombres de los niños uno a uno y estos pasaban y le daban una flor ha sido la segunda vez.

Después de aquella primera en aquella noche de hace ya cuatro años en la que decidió matricularse, ella estaba allí, de pie, pausada, con la mirada profundamente tranquila y conectada. Conectada a la vez a la tierra y al cielo, rellenando los huecos de las entrañas que faltaban por completar, como si siempre hubiese tenido una maestra dentro que llevaba años, décadas, siglos, buscando el camino y tratando de llegar allí.

Enhorabuena Eva. No puedo expresar con palabras el orgullo, la admiración, el amor tan profundo que siento por ti y mucho más intenso que es en un momento como el de ayer en el que las lágrimas no han dejado de brotarme en cada segundo en el que tu recuerdo me ha hecho volver a conectar.

Sigue leyendo ->

El Niágara en bicicleta

¿Quién no se acuerda cuando aprendió a correr bicicleta sin las rueditas de atrás? ¿Recuerdas que estabas asustado? ¿Recuerdas a tu Padre gritándote “¡Pedalea, pedalea!”? Pues ahora es mi turno de enseñar.

Para unas Navidades, mis hijos pidieron bicicletas y las recibieron. Yo, como todo padre, comencé la tarea de enseñarles, pero mi viejo nunca me dijo que era tan difícil. Así que decidí volver a instalar las famosas rueditas.

Un día, mi hijo salió a correr su bici -aún con las rueditas de atrás- y a los pocos minutos regresó furioso.

─Estúpida bicicleta─gritó.

─¿Qué pasó?─le pregunté.

─Esos niños me dijeron que me veo tonto con las rueditas. Ya no quiero correr más bicicleta─reaccionó.

Fue tan serio el asunto para él, que estuvo dos años si volver a intentarlo.

En todo ese tiempo, insistí y lo motivé pero no tuve éxito.

Confieso que me sentí frustrado. Pensé que había fallado como padre en enseñarle algo tan básico.

Luego, durante este verano, la Chiqui se motivó y lo logramos. Salió corriendo su bicicleta en dos o tres días. Su hermano agarró su bici y  finalmente decidió intentarlo. Yo, ni corto ni perezoso, comencé con mi special project.

Luego de haber trotado el equivalente al maratón de Nueva York -sin rebajar ni una onza de mi panza- con la espalda doblada -aún me duele- y agarrando su asiento por la parte de atrás, finalmente lo logró.

Todo era cuestión de tiempo y paciencia.

Les comparto el video de tan maravilloso momento.

 


 


Sigue leyendo ->

El Niágara en bicicleta

¿Quién no se acuerda cuando aprendió a correr bicicleta sin las rueditas de atrás? ¿Recuerdas que estabas asustado? ¿Recuerdas a tu Padre gritándote “¡Pedalea, pedalea!”? Pues ahora es mi turno de enseñar.

Para unas Navidades, mis hijos pidieron bicicletas y las recibieron. Yo, como todo padre, comencé la tarea de enseñarles, pero mi viejo nunca me dijo que era tan difícil. Así que decidí volver a instalar las famosas rueditas.

Un día, mi hijo salió a correr su bici -aún con las rueditas de atrás- y a los pocos minutos regresó furioso.

─Estúpida bicicleta─gritó.

─¿Qué pasó?─le pregunté.

─Esos niños me dijeron que me veo tonto con las rueditas. Ya no quiero correr más bicicleta─reaccionó.

Fue tan serio el asunto para él, que estuvo dos años si volver a intentarlo.

En todo ese tiempo, insistí y lo motivé pero no tuve éxito.

Confieso que me sentí frustrado. Pensé que había fallado como padre en enseñarle algo tan básico.

Luego, durante este verano, la Chiqui se motivó y lo logramos. Salió corriendo su bicicleta en dos o tres días. Su hermano agarró su bici y  finalmente decidió intentarlo. Yo, ni corto ni perezoso, comencé con mi special project.

Luego de haber trotado el equivalente al maratón de Nueva York -sin rebajar ni una onza de mi panza- con la espalda doblada -aún me duele- y agarrando su asiento por la parte de atrás, finalmente lo logró.

Todo era cuestión de tiempo y paciencia.

Les comparto el video de tan maravilloso momento.

 


 


Sigue leyendo ->

Hay un nuevo ángel en el cielo.

Hay ángeles que hablan a través de la voz de otros, incluso a veces a través de la tuya.

Hay ángeles que iluminan lúgubres caminos con faros y señales.
Hay ángeles que nos enseñan a levantarnos, a caminar, a vivir.
Hay ángeles que se dedican a ponernos el vello de punta a lo largo del cuello hasta la cabeza.
Hay ángeles que convierten en un segundo las lágrimas en sal y la sal en sonrisas.
Hay ángeles que hacen que en instantes donde nadie te rodea te sientas más acompañado que nunca.
Hay ángeles que hacen brotar las flores hasta en invierno.

Hay ángeles que te acompañan de por vida hasta que tu te conviertes en uno de ellos.

Desde el 23 de Agosto, a las tres de la tarde, hay un nuevo Ángel en el cielo. Hugo se ha ido y sigue estando aquí. Su sonrisa siempre acompañará a su mami y a los suyos.

Se nos ha ido un ángel al cielo para protegernos a nosotros. 

Nos veremos de nuevo Huguito, gracias por estar ahí, cuida de Guzmán y de todos los demás.

Sigue leyendo ->

Hay un nuevo ángel en el cielo.

Hay ángeles que hablan a través de la voz de otros, incluso a veces a través de la tuya.

Hay ángeles que iluminan lúgubres caminos con faros y señales.
Hay ángeles que nos enseñan a levantarnos, a caminar, a vivir.
Hay ángeles que se dedican a ponernos el vello de punta a lo largo del cuello hasta la cabeza.
Hay ángeles que convierten en un segundo las lágrimas en sal y la sal en sonrisas.
Hay ángeles que hacen que en instantes donde nadie te rodea te sientas más acompañado que nunca.
Hay ángeles que hacen brotar las flores hasta en invierno.

Hay ángeles que te acompañan de por vida hasta que tu te conviertes en uno de ellos.

Desde el 23 de Agosto, a las tres de la tarde, hay un nuevo Ángel en el cielo. Hugo se ha ido y sigue estando aquí. Su sonrisa siempre acompañará a su mami y a los suyos.

Se nos ha ido un ángel al cielo para protegernos a nosotros. 

Nos veremos de nuevo Huguito, gracias por estar ahí, cuida de Guzmán y de todos los demás.

Sigue leyendo ->

El entorno en el que queremos que crezcan nuestros hijos

Estimados todos,

Les agradecemos enormemente las muestras de solidaridad, cariño y apoyo ante lo que vivió nuestro hijo (http://mijoelfulanito.blogspot.mx/2012/09/no-toleramos-el-maltrato-nuestro-hijo.html). También queremos expresar nuestra gratitud por la orientación, asesoría e información brindadas para hacer frente a este tipo de casos.

Les compartimos que el viernes 7 de septiembre a las 8 am nos reunimos con la Directora General del jardín de niños para cerciorarnos de que se levantara un acta de hechos que estableciera lo ocurrido así como solicitar la devolución de la documentación de nuestro hijo y los gastos de inscripción y materiales, dando por terminada su asistencia a ese preescolar, a lo cual ella accedió.

Asimismo le informamos a la Directora General nuestro interés en difundir y denunciar el hecho por todos los canales posibles y asegurarnos de que las instancias oficiales le den el seguimiento que amerite este tipo de casos.

Ese mismo día hicimos del conocimiento de los padres de familia de los alumnos del jardín de niños el caso de maltrato escolar a través de una carta impresa entregada al final de la jornada escolar (la cual también compartimos en Facebook: http://tinyurl.com/d9g3cx4), así como por medio de las redes sociales, incluyendo las cuentas de Facebook y Twitter de dicho preescolar.

Asimismo, y considerando que en la Comisión Nacional de Derechos Humanos nos señalaron que el primer paso sería presentar una queja a través de la Secretaría de Educación Pública, informamos de la conducta presenciada por Lulú en el preescolar tanto al Órgano Interno de Control como a la Unidad de Atención al Maltrato y Abuso Sexual Infantil de dicha dependencia.

Nuestro interés es que estas instancias oficiales le den el seguimiento que amerite el caso de acuerdo a lo que establezcan los lineamientos para la atención a quejas por maltrato escolar en los planteles incorporados a la SEP. En ese sentido, consideramos que las repercusiones que tenga el hecho en la escuela deberán ser determinadas por las autoridades correspondientes según lo que establezca la normatividad al respecto.

Nos conmovieron y estamos muy agradecidos por todas las muestras de cariño y aprecio, y por sabernos acompañados y respaldados. Ese es precisamente el tipo de entorno en el que queremos que crezcan nuestros hijos, y es por ello que no dejaremos de señalar las conductas que consideremos puedan menoscabarlo.

Un abrazo fuerte.

Sigue leyendo ->

El entorno en el que queremos que crezcan nuestros hijos

Estimados todos,

Les agradecemos enormemente las muestras de solidaridad, cariño y apoyo ante lo que vivió nuestro hijo (http://mijoelfulanito.blogspot.mx/2012/09/no-toleramos-el-maltrato-nuestro-hijo.html). También queremos expresar nuestra gratitud por la orientación, asesoría e información brindadas para hacer frente a este tipo de casos.

Les compartimos que el viernes 7 de septiembre a las 8 am nos reunimos con la Directora General del jardín de niños para cerciorarnos de que se levantara un acta de hechos que estableciera lo ocurrido así como solicitar la devolución de la documentación de nuestro hijo y los gastos de inscripción y materiales, dando por terminada su asistencia a ese preescolar, a lo cual ella accedió.

Asimismo le informamos a la Directora General nuestro interés en difundir y denunciar el hecho por todos los canales posibles y asegurarnos de que las instancias oficiales le den el seguimiento que amerite este tipo de casos.

Ese mismo día hicimos del conocimiento de los padres de familia de los alumnos del jardín de niños el caso de maltrato escolar a través de una carta impresa entregada al final de la jornada escolar (la cual también compartimos en Facebook: http://tinyurl.com/d9g3cx4), así como por medio de las redes sociales, incluyendo las cuentas de Facebook y Twitter de dicho preescolar.

Asimismo, y considerando que en la Comisión Nacional de Derechos Humanos nos señalaron que el primer paso sería presentar una queja a través de la Secretaría de Educación Pública, informamos de la conducta presenciada por Lulú en el preescolar tanto al Órgano Interno de Control como a la Unidad de Atención al Maltrato y Abuso Sexual Infantil de dicha dependencia.

Nuestro interés es que estas instancias oficiales le den el seguimiento que amerite el caso de acuerdo a lo que establezcan los lineamientos para la atención a quejas por maltrato escolar en los planteles incorporados a la SEP. En ese sentido, consideramos que las repercusiones que tenga el hecho en la escuela deberán ser determinadas por las autoridades correspondientes según lo que establezca la normatividad al respecto.

Nos conmovieron y estamos muy agradecidos por todas las muestras de cariño y aprecio, y por sabernos acompañados y respaldados. Ese es precisamente el tipo de entorno en el que queremos que crezcan nuestros hijos, y es por ello que no dejaremos de señalar las conductas que consideremos puedan menoscabarlo.

Un abrazo fuerte.

Sigue leyendo ->

No toleramos el maltrato a nuestro hijo.

Estimados todos:

El jueves 6 de septiembre, mientras mi esposa se encontraba en las instalaciones del Jardín de Niños Mi Mundo (http://www.mimundo.edu.mx), presenció como la Profesora Amalia Sotres Lejarza, Directora Técnica de este colegio, maltrató física y verbalmente a nuestro hijo de 3 años, alumno de Kinder I.

Al no responder nuestro hijo al llamado de la profesora Amalia, esta lo tomó por la cabeza y lo giró violentamente mientras le gritaba “¡me tienes que hacer caso!”. Nuestro hijo como reflejo se apartó con las manos soltándose de ella y cayendo al piso, lo que provocó el enojo mayor de dicha profesora. En seguida ella lo levantó sujetándolo por los hombros mientras lo sacudía y le gritaba: “¡no vuelvas a hacerme eso!”, repitiendo que le tenía que hacer caso. Finalmente la profesora soltó a nuestro hijo por lo que él cayó nuevamente al piso llorando mientras ella le seguía gritando.

Afortunadamente mi esposa estuvo presente en ese momento y pudo intervenir y darle a conocer de inmediato el hecho a la Directora Martha. Queremos resaltar que cuando la profesora Amalia vio a mi esposa tan sólo dijo que no sabía que ella estaba ahí.

Nuestro interés en darles a conocer este suceso es el de crear una señal de alerta para que pongamos mayor atención sobre la conducta de las profesoras y el cuidado que reciben nuestros hijos en el Jardín de Niños Mi mundo.

La conducta de la profesora Amalia no tiene nada que ver con los valores, compromisos y responsabilidades que ella misma aseguró, en las recientes juntas informativas, se tienen en todo momento en la escuela hacia los alumnos.

Para nosotros es y será siempre indispensable mantener a nuestro hijo en un ambiente seguro, sano y que nos garantice su atención íntegra.

No toleramos el maltrato a nuestro hijo.

Atte:

Lourdes Rodríguez Macías lulusa@gmail.com

Fernando Márquez López feromalo@gmail.com

Sigue leyendo ->

No toleramos el maltrato a nuestro hijo.

Estimados todos:

El jueves 6 de septiembre, mientras mi esposa se encontraba en las instalaciones del Jardín de Niños Mi Mundo (http://www.mimundo.edu.mx), presenció como la Profesora Amalia Sotres Lejarza, Directora Técnica de este colegio, maltrató física y verbalmente a nuestro hijo de 3 años, alumno de Kinder I.

Al no responder nuestro hijo al llamado de la profesora Amalia, esta lo tomó por la cabeza y lo giró violentamente mientras le gritaba “¡me tienes que hacer caso!”. Nuestro hijo como reflejo se apartó con las manos soltándose de ella y cayendo al piso, lo que provocó el enojo mayor de dicha profesora. En seguida ella lo levantó sujetándolo por los hombros mientras lo sacudía y le gritaba: “¡no vuelvas a hacerme eso!”, repitiendo que le tenía que hacer caso. Finalmente la profesora soltó a nuestro hijo por lo que él cayó nuevamente al piso llorando mientras ella le seguía gritando.

Afortunadamente mi esposa estuvo presente en ese momento y pudo intervenir y darle a conocer de inmediato el hecho a la Directora Martha. Queremos resaltar que cuando la profesora Amalia vio a mi esposa tan sólo dijo que no sabía que ella estaba ahí.

Nuestro interés en darles a conocer este suceso es el de crear una señal de alerta para que pongamos mayor atención sobre la conducta de las profesoras y el cuidado que reciben nuestros hijos en el Jardín de Niños Mi mundo.

La conducta de la profesora Amalia no tiene nada que ver con los valores, compromisos y responsabilidades que ella misma aseguró, en las recientes juntas informativas, se tienen en todo momento en la escuela hacia los alumnos.

Para nosotros es y será siempre indispensable mantener a nuestro hijo en un ambiente seguro, sano y que nos garantice su atención íntegra.

No toleramos el maltrato a nuestro hijo.

Atte:

Lourdes Rodríguez Macías lulusa@gmail.com

Fernando Márquez López feromalo@gmail.com

Sigue leyendo ->

Berrinches y pataletas

En esto no hay mucha ciencia, sí criterio, ejemplo, constancia y paciencia. Nuestros hijos siempre nos van a retar, van a retar nuestra paciencia para ver si consiguen un determinado comportamiento de nosotros.
En los berrinches y pataletas debemos aprender e identificar tres etapas que a las que les daré nombres «tipo chamba» para un mejor entendimiento:
1.- Prevención
Los papás (algunos más que otros) llegamos a desarrollar un olfato con nuestros enanos, que nos permite identificar, apenas momentos antes de que un berrinche o pataleta explote. Debemos seguir nuestros instintos y actuar inmediatamente.
Lo que me ha funcionado es cambiar el foco de su atención hacia otra cosa de manera rápida y firma, logrando que se enganche con algo nuevo y deje de lado el objeto que pudo desencadenar un papelón (por lo general, un juguete, una serie de TV, etc). Siga hablando y busque respuestas en su hijo manténgalo ocupado con preguntas hasta que logre enganchar su atención con otro tema.
2.- Contención
Se desató la tormenta. Su hijo rompe en llanto y empezó el escándalo (ya sea en su casa o fuera de él). A veces, al inició todavía algunos niños entienden razones pero lo más probable es que no. Es importante no ceder a esta treta que nos juegan nuestros pequeños para ver quién puede más y quién se impone a quién. Si decimos algo, debemos mantenernos firmes a pesar de todo (es muy difícil, pero vale la pena de cara hacia el futuro).
Tratemos de no ponernos al mismo nivel de nuestros hijos. No gritemos más que ellos si ellos lo hacen o los corrijamos físicamente si ellos también empiezan a repartir golpes. Ignorémoslos y no cedamos. Tampoco premiemos sus berrinches con regalos para que se porten bien, a la larga puede ser contraproducente. Firmeza.
3.- Lecciones aprendidas
Inmediatamente las aguas se hayan calmado, intente hacer un ejercicio de reflexión con su hijo para que vea lo mal que ha hecho y trate  que reconozca él mismo el error cometido. También puede razonar con él las consecuencias de sus actos, de modo que entienda que cada acción tiene una consecuencia y que ese tipo de acciones no son de las que se premian.
En esto no hay más que practicar, ser constante en la aplicación de nuestras decisiones, rapidez en el criterio y paciencia, mucha paciencia.
Suerte!
Sigue leyendo ->

Berrinches y pataletas

En esto no hay mucha ciencia, sí criterio, ejemplo, constancia y paciencia. Nuestros hijos siempre nos van a retar, van a retar nuestra paciencia para ver si consiguen un determinado comportamiento de nosotros.
En los berrinches y pataletas debemos aprender e identificar tres etapas que a las que les daré nombres «tipo chamba» para un mejor entendimiento:
1.- Prevención
Los papás (algunos más que otros) llegamos a desarrollar un olfato con nuestros enanos, que nos permite identificar, apenas momentos antes de que un berrinche o pataleta explote. Debemos seguir nuestros instintos y actuar inmediatamente.
Lo que me ha funcionado es cambiar el foco de su atención hacia otra cosa de manera rápida y firma, logrando que se enganche con algo nuevo y deje de lado el objeto que pudo desencadenar un papelón (por lo general, un juguete, una serie de TV, etc). Siga hablando y busque respuestas en su hijo manténgalo ocupado con preguntas hasta que logre enganchar su atención con otro tema.
2.- Contención
Se desató la tormenta. Su hijo rompe en llanto y empezó el escándalo (ya sea en su casa o fuera de él). A veces, al inició todavía algunos niños entienden razones pero lo más probable es que no. Es importante no ceder a esta treta que nos juegan nuestros pequeños para ver quién puede más y quién se impone a quién. Si decimos algo, debemos mantenernos firmes a pesar de todo (es muy difícil, pero vale la pena de cara hacia el futuro).
Tratemos de no ponernos al mismo nivel de nuestros hijos. No gritemos más que ellos si ellos lo hacen o los corrijamos físicamente si ellos también empiezan a repartir golpes. Ignorémoslos y no cedamos. Tampoco premiemos sus berrinches con regalos para que se porten bien, a la larga puede ser contraproducente. Firmeza.
3.- Lecciones aprendidas
Inmediatamente las aguas se hayan calmado, intente hacer un ejercicio de reflexión con su hijo para que vea lo mal que ha hecho y trate  que reconozca él mismo el error cometido. También puede razonar con él las consecuencias de sus actos, de modo que entienda que cada acción tiene una consecuencia y que ese tipo de acciones no son de las que se premian.
En esto no hay más que practicar, ser constante en la aplicación de nuestras decisiones, rapidez en el criterio y paciencia, mucha paciencia.
Suerte!
Sigue leyendo ->

Su educación musical… 1era parte

Incluso desde antes que naciera, asumí la educación musical de mi hija. Por supuesto, sus gustos serían formados a partir de los míos (y algunos de su madre, jejeje) pero sobre todo siendo lo suficiente variada y tolerante con todos (o la mayoría de ritmos musicales). Sin embargo siempre traté de mantener el rock (del bueno) como piedra angular en este proceso.

Uno puede tratar de hacer que a nuestros hijos les gusten ciertos géneros y la mejor manera de hacerlo, en mi experiencia, es a través de la constancia y la repetición. Desde muy pequeña, mi enana escuchó muchas veces la canción «Don’t stop believing» de Journey y se convirtió en su favorita de manera inmediata. Mi hija tarareaba desde muy pequeñita esta canción y por esas mismas fechas también se volvieron sus favoritas canciones como «Rolling in the deep» de Adele y casi todas las de Black Eyed Peas.  Algo que también hice escuchar a ni enana desde chiquita fue Abba, principalmente porque era uno de los grupos preferidos de mi mamá. Los adora.

A medida que van creciendo y descubriendo más cosas a través de la interacción con otros niños en el nido, están expuestos a música y canciones más «para niños» que son las comparten con sus compañeros en las aulas y actividades del nido. Tratemos de aprenderlas también.

Su mamá y Yo nos preocupamos porque conozca los «clásicos» aquellas canciones de nuestra época y que siguen muy vigentes hasta hoy. Así que compramos un CD de Yola Polastri con todas las canciones de nuestra chiquititud. Desde que escuchó a Yola la adoró y hasta hoy es uno de sus discos favoritos. Otros de los discos que han marcado hasta ahora la vida de mi pequeña, son las canciones de la serie de cuentos de las hermanas Paz, «Chimoc, el perro calato«, cuyas canciones se las conoce de memoria. Son imperdibles.
Algo curioso (o quizás no tanto) es que mi hija se enamoró de la marinera desde el momento que la escuchó, al igual que de su baile. Mi enana disfruta muchísimo al escucharla y de inmediato coge un pañuelo o un trozo de papel y lo agita en el aire. Recientemente, la música más escuchada es la banda sonora de «La novicia rebelde«, «Mary Poppins» y de las películas clásicas de Disney como «La Cenicienta» o el «Rey León«. La música clásica también es fundamental y debe ser escogida con cuidado para que sea bien aceptada por nuestros hijos, recomiendo empezar por «Pedro y el lobo» de Prokofieff (cortesía de mi suegra). 
Lo verdaderamente valioso e increíble de traspasar nuestros gustos musicales a nuestros hijos es el acto de compartir. Compartir emociones, compartir historias, momentos y crear recuerdos que estoy seguros que guardarán hasta que sean viejitos. Crear una conexión aun más profunda con nuestros hijos a través de la música, teniendo más cosas que compartir, desde chicos y proyectarlo hasta su adolescencia y vida adulta. A veces esos pequeños detalles son despreciados por muchos, pero creo que la suma de todos ellos permitirá mantener una mejor relación de confianza y cariño con esas personitas que son lo más importante en el mundo para nosotros.
Solo pongan «play» y disfruten con sus hijos.
P.D. Déjelos ejercitar también su derecho a elegir y también respeten cuando no les gusta algo. Probablemente más tarde, cuando crezcan un poco más, les gustará. Seamos tolerantes si es que a ellos les gusta algo que a nosotros no. No lo olviden.
Sigue leyendo ->

Su educación musical… 1era parte

Incluso desde antes que naciera, asumí la educación musical de mi hija. Por supuesto, sus gustos serían formados a partir de los míos (y algunos de su madre, jejeje) pero sobre todo siendo lo suficiente variada y tolerante con todos (o la mayoría de ritmos musicales). Sin embargo siempre traté de mantener el rock (del bueno) como piedra angular en este proceso.

Uno puede tratar de hacer que a nuestros hijos les gusten ciertos géneros y la mejor manera de hacerlo, en mi experiencia, es a través de la constancia y la repetición. Desde muy pequeña, mi enana escuchó muchas veces la canción «Don’t stop believing» de Journey y se convirtió en su favorita de manera inmediata. Mi hija tarareaba desde muy pequeñita esta canción y por esas mismas fechas también se volvieron sus favoritas canciones como «Rolling in the deep» de Adele y casi todas las de Black Eyed Peas.  Algo que también hice escuchar a ni enana desde chiquita fue Abba, principalmente porque era uno de los grupos preferidos de mi mamá. Los adora.

A medida que van creciendo y descubriendo más cosas a través de la interacción con otros niños en el nido, están expuestos a música y canciones más «para niños» que son las comparten con sus compañeros en las aulas y actividades del nido. Tratemos de aprenderlas también.

Su mamá y Yo nos preocupamos porque conozca los «clásicos» aquellas canciones de nuestra época y que siguen muy vigentes hasta hoy. Así que compramos un CD de Yola Polastri con todas las canciones de nuestra chiquititud. Desde que escuchó a Yola la adoró y hasta hoy es uno de sus discos favoritos. Otros de los discos que han marcado hasta ahora la vida de mi pequeña, son las canciones de la serie de cuentos de las hermanas Paz, «Chimoc, el perro calato«, cuyas canciones se las conoce de memoria. Son imperdibles.
Algo curioso (o quizás no tanto) es que mi hija se enamoró de la marinera desde el momento que la escuchó, al igual que de su baile. Mi enana disfruta muchísimo al escucharla y de inmediato coge un pañuelo o un trozo de papel y lo agita en el aire. Recientemente, la música más escuchada es la banda sonora de «La novicia rebelde«, «Mary Poppins» y de las películas clásicas de Disney como «La Cenicienta» o el «Rey León«. La música clásica también es fundamental y debe ser escogida con cuidado para que sea bien aceptada por nuestros hijos, recomiendo empezar por «Pedro y el lobo» de Prokofieff (cortesía de mi suegra). 
Lo verdaderamente valioso e increíble de traspasar nuestros gustos musicales a nuestros hijos es el acto de compartir. Compartir emociones, compartir historias, momentos y crear recuerdos que estoy seguros que guardarán hasta que sean viejitos. Crear una conexión aun más profunda con nuestros hijos a través de la música, teniendo más cosas que compartir, desde chicos y proyectarlo hasta su adolescencia y vida adulta. A veces esos pequeños detalles son despreciados por muchos, pero creo que la suma de todos ellos permitirá mantener una mejor relación de confianza y cariño con esas personitas que son lo más importante en el mundo para nosotros.
Solo pongan «play» y disfruten con sus hijos.
P.D. Déjelos ejercitar también su derecho a elegir y también respeten cuando no les gusta algo. Probablemente más tarde, cuando crezcan un poco más, les gustará. Seamos tolerantes si es que a ellos les gusta algo que a nosotros no. No lo olviden.
Sigue leyendo ->

15 días en agosto

El repaso del correo pendiente me lleva a este vídeo, ideal para la resaca postvacacional. Lo malo es que, según parece, el año que viene en lugar de 15 días, puede que las vacaciones pagadas se queden en 7 días. ¿Donde vamos a ir a parar? https://www.youtube-nocookie.com/embed/QVtXe99Ytdc?rel=0

Sigue leyendo ->

Se acabaron las vacaciones.

Vuelve septiembre y se acaban las vacaciones. Pensé que durante estos días de descanso tendría tiempo para ver los San Fermines, escribir un blog, escuchar música, twittear… pero no ha sido posible. Mi criatura demanda tiempo y atención. Y le he dado todo lo que he podido, que con la reincorporación al trabajo no va […]

Sigue leyendo ->

Los trillizos a la guardería

Hace pocos días llamaron a la casa notificando que el inicio del año escolar (se puede considerar escolar eso?) sería el 17 de septiembre. En esta fecha los piojos y la princesa tendrán su primer día de guardería.

La búsqueda de la guardería apropiada dejó algunas anécdotas dignas de comentar. En particular hubo dos visitas a unas muy conocidas y renombradas que fueron un poco bizarras:

– La primera fue en la semana que coincidía con el fin de año chino. La sorpresa para MamaDe3 fue ver al llegar que todas las maestras estaban vestidas de geishas… Que para el fin de año chino se disfracen de prostitutas japonesas es un poco extraño, no sabemos qué es peor si el disfraz de geishas o la terrible ignorancia en geografía… Descartado!!!. Imagino que muchos papás muy dispuestos dicen yo los llevo ese día… JA!

– En el segundo, también muy conocido en la zona, MamaDe3 llegó, entró directamente por puertas abiertas de par en par y en un segundo sin haber hablado con nadie caminaba por el patio entre los niños… Que desastre de seguridad!. La excusa es que estaban en fiesta de fin de curso, por cierto amenizada con una miniteca que ponía música de adultos a todo volumen, las maestras enrumbadas sin pararle mucho a los niños… Descartado!!!.

Ya inscritos desde hace varios meses, ahora estamos en la etapa de preparar la logística para llevarlos y buscarlos, que sean trillizos de 1 año trae complejidades muy particulares. La más importante es que hacen falta tres sillitas en el carro que los lleva y en el que los busca. No siempre podrá llevarlos y buscarlos la misma persona, sea MamaDe3 o yo que trabajamos todo el día, así que necesitaremos 6 sillas. Igualmente es muy complicado ante cualquier imprevisto en el trabajo poder llamar a alguien y pedirle que los busque. Por los momentos ya tenemos 5 sillas, 3 en la TripoVan y dos para mi camioneta, aún falta una…

También compramos ya bolsos y luncheras, imagino ya salir de casa cargando a los 3 dormidos y los 3 bolsos… habrá que multiplicar los brazos.

Pd3.

PD: Si haces click en la publicidad de abajo un pañal me sale gratis… y aún gastan unos 500 al mes!.

Sigue leyendo ->

Los trillizos a la guardería

Hace pocos días llamaron a la casa notificando que el inicio del año escolar (se puede considerar escolar eso?) sería el 17 de septiembre. En esta fecha los piojos y la princesa tendrán su primer día de guardería.

La búsqueda de la guardería apropiada dejó algunas anécdotas dignas de comentar. En particular hubo dos visitas a unas muy conocidas y renombradas que fueron un poco bizarras:

– La primera fue en la semana que coincidía con el fin de año chino. La sorpresa para MamaDe3 fue ver al llegar que todas las maestras estaban vestidas de geishas… Que para el fin de año chino se disfracen de prostitutas japonesas es un poco extraño, no sabemos qué es peor si el disfraz de geishas o la terrible ignorancia en geografía… Descartado!!!. Imagino que muchos papás muy dispuestos dicen yo los llevo ese día… JA!

– En el segundo, también muy conocido en la zona, MamaDe3 llegó, entró directamente por puertas abiertas de par en par y en un segundo sin haber hablado con nadie caminaba por el patio entre los niños… Que desastre de seguridad!. La excusa es que estaban en fiesta de fin de curso, por cierto amenizada con una miniteca que ponía música de adultos a todo volumen, las maestras enrumbadas sin pararle mucho a los niños… Descartado!!!.

Ya inscritos desde hace varios meses, ahora estamos en la etapa de preparar la logística para llevarlos y buscarlos, que sean trillizos de 1 año trae complejidades muy particulares. La más importante es que hacen falta tres sillitas en el carro que los lleva y en el que los busca. No siempre podrá llevarlos y buscarlos la misma persona, sea MamaDe3 o yo que trabajamos todo el día, así que necesitaremos 6 sillas. Igualmente es muy complicado ante cualquier imprevisto en el trabajo poder llamar a alguien y pedirle que los busque. Por los momentos ya tenemos 5 sillas, 3 en la TripoVan y dos para mi camioneta, aún falta una…

También compramos ya bolsos y luncheras, imagino ya salir de casa cargando a los 3 dormidos y los 3 bolsos… habrá que multiplicar los brazos.

Pd3.

PD: Si haces click en la publicidad de abajo un pañal me sale gratis… y aún gastan unos 500 al mes!.

Sigue leyendo ->

Dar 300% parece inalcanzable!

Dale play al tema de fondo…

«Este niño es una belleza, es lo mejor de mi día!» con esas palabras tan efusivas recibió hace unas semanas a Piojo1 la fisioterapeuta que le está haciendo unos ejercicios para que no camine de puntillas (Ver Caminando de puntillas, mala señal!). Esas palabras quedaron retumbando en mi cabeza por un par de días y terminaron de aflorar con lucidez una sensación que tenía latente desde hace tiempo…

Ver a Piojo1 en la terapia solo durante 1 hora en la que tuvo tantas ocurrencias y reacciones fue una maravilla… me mostró a mi hijo en todo su esplendor, divertido, inteligente, pícaro… algo difícil de apreciar cuando tienes tres bebes compitiendo por tu atención. Tal vez en ningún momento antes durante más de un año tuve la atención en uno solo por una hora con esa claridad.

Cada persona es un mundo, un compendio de gustos, formas, reacciones, emociones. Conocer realmente a una persona es un camino largo, de observar, de escuchar, de compartir. Las personas son una película que cambia cada minuto, no una foto en el tiempo, conocer a una persona requiere saber qué está viviendo, cómo lo afronta. Creo que uno de los retos más grandes que se tiene como padre de trillizos es poder transitar este camino con cada uno, a la vez. Supongo que es igual cuando se tienen varios hijos pero tal vez lo haga más difícil el que los tres estén en una edad en la que se te guindan de la pierna.

Ahora esa sensación de no poder abarcarlo todo quedó presente y especialmente aflora cuando ocurre algo nuevo o algo que tal vez vivieras a diario si fuera uno solo. Anoche intentaba dormir a la Princesa tarareando alguna canción y ella me acompañaba intentando tararear lo mismo moviéndose de lado a lado, siendo una bebé de 15 meses ese nivel de interacción es increíble, al final nos vimos y reímos ambos a carcajadas por un rato… Son precisamente ese tipo de momentos los que te hacen pensar, si fuera uno hubiera notado eso antes? si fuera uno ella pudiera tener esa atención cada día? qué pude haber vivido hoy con los otros dos si no hubiera estado concentrado en ella… con seguridad al día siguiente ocurre algo parecido con algún Piojo que me lleva a la misma situación.

Por los momentos dar el 300% cada día parece una cosa inalcanzable.

Al final mi conclusión es que si a veces uno piensa en lo que le tocó vivir por tener trillizos, hay que pensar también el sacrificio que les toca a ellos, al tener que turnarse la atención en todo momento cuando aún están en una edad difícil para comprenderlo y tal vez no tenerla en el preciso momento que la necesitan.

PapaDe3.

PD: Recuerda que si haces click en la publicidad de abajo, un pañal me sale gratis… 😉

Sigue leyendo ->

Dar 300% parece inalcanzable!

Dale play al tema de fondo…

«Este niño es una belleza, es lo mejor de mi día!» con esas palabras tan efusivas recibió hace unas semanas a Piojo1 la fisioterapeuta que le está haciendo unos ejercicios para que no camine de puntillas (Ver Caminando de puntillas, mala señal!). Esas palabras quedaron retumbando en mi cabeza por un par de días y terminaron de aflorar con lucidez una sensación que tenía latente desde hace tiempo…

Ver a Piojo1 en la terapia solo durante 1 hora en la que tuvo tantas ocurrencias y reacciones fue una maravilla… me mostró a mi hijo en todo su esplendor, divertido, inteligente, pícaro… algo difícil de apreciar cuando tienes tres bebes compitiendo por tu atención. Tal vez en ningún momento antes durante más de un año tuve la atención en uno solo por una hora con esa claridad.

Cada persona es un mundo, un compendio de gustos, formas, reacciones, emociones. Conocer realmente a una persona es un camino largo, de observar, de escuchar, de compartir. Las personas son una película que cambia cada minuto, no una foto en el tiempo, conocer a una persona requiere saber qué está viviendo, cómo lo afronta. Creo que uno de los retos más grandes que se tiene como padre de trillizos es poder transitar este camino con cada uno, a la vez. Supongo que es igual cuando se tienen varios hijos pero tal vez lo haga más difícil el que los tres estén en una edad en la que se te guindan de la pierna.

Ahora esa sensación de no poder abarcarlo todo quedó presente y especialmente aflora cuando ocurre algo nuevo o algo que tal vez vivieras a diario si fuera uno solo. Anoche intentaba dormir a la Princesa tarareando alguna canción y ella me acompañaba intentando tararear lo mismo moviéndose de lado a lado, siendo una bebé de 15 meses ese nivel de interacción es increíble, al final nos vimos y reímos ambos a carcajadas por un rato… Son precisamente ese tipo de momentos los que te hacen pensar, si fuera uno hubiera notado eso antes? si fuera uno ella pudiera tener esa atención cada día? qué pude haber vivido hoy con los otros dos si no hubiera estado concentrado en ella… con seguridad al día siguiente ocurre algo parecido con algún Piojo que me lleva a la misma situación.

Por los momentos dar el 300% cada día parece una cosa inalcanzable.

Al final mi conclusión es que si a veces uno piensa en lo que le tocó vivir por tener trillizos, hay que pensar también el sacrificio que les toca a ellos, al tener que turnarse la atención en todo momento cuando aún están en una edad difícil para comprenderlo y tal vez no tenerla en el preciso momento que la necesitan.

PapaDe3.

PD: Recuerda que si haces click en la publicidad de abajo, un pañal me sale gratis… 😉

Sigue leyendo ->