Vaya mierda de cole

Dándole vueltas al tema del colegio, me encuentro con esta entrada en el blog Dando Vueltas sobre Vueltas, que me parece muy interesante

En nuestro caso, se dan las dos situaciones que recoge el artículo: uno de mis hijos, el que tiene dificultades más evidentes, ha tenido la suerte de encontrar buenos profesores (buenas profesoras, de hecho) que han sabido darle el tiempo y el espacio suficientes para que pueda avanzar a su ritmo y según sus posibilidades, sin aislarle de sus compañeros ni dejarle atrás, pero sin exigirle cosas que no es capaz de dar. El otro ha arrancado este curso con una maestra que no parece encontrar la manera de conectar con él, pero que, a diferencia de lo que explica el artículo, no le exige igual que a los demás: no le exige en absoluto. Parece conformarse con que “no moleste” y esto ha hecho que él desconecte… y, paradójicamente, que se agrave el problema que pretendía evitar, porque en su desconexión (y en la consecuente baja autoestima), se dedica a rebentar la clase. Y la bola se va haciendo más grande.

(…)

Profesores que son potenciadores y otros limitadores. La diferencia una vez más está en en cómo se sitúan ante el chaval. Todos tenemos claro que a un alumno con una limitación física por haber pasado la poliomielitis no se le puede pedir que corra los 1500 mts. ¡Vaya la que se montaría! Pero sí podemos exigir a un niño de 10 años con problemas de atención y memoria que haga un examen de 10 divisiones entre dos números de manera autónoma. ¿Le llamaríamos vago al primer caso por no querer correr? Pues yo he escuchado la palabra jeta, no querer y vago en el segundo.

El problema viene dado porque en la escuela pasan mucho tiempo, y cuando son pequeños, las diferencias escolares son pequeñas, pero según pasan los cursos son cada vez mayores y más sangrantes. Es lo que se conoce como déficit cognitivo acumulativo.

Poco a poco se van quedando rezagados, y con el paso de los años los problemas son más serios. Es decir, cuando realmente hay que poner en práctica las funciones ejecutivas superiores como la memoria, planificación, secuenciación, análisis,… muestran realmente el daño que tienen dentro. Muestran las carencias evolutivas del pasado. Aquí es donde juega un papel fundamental el profesor y consultor del colegio. Cuando se posicionan como en el caso de la poliomielitis detectando y teniendo una sensibilidad para ver que algo no funciona, o por contra valorar el rendimiento escolar desde “lo que se ve”. El segundo caso, muy habitual con los niños con los que trabajamos (niños que han sufrido deprivación temprana, malos tratos,…), se intenta corregir con castigos, “apretándoles más”, clases de refuerzo,… pero no dan resultados. Sus funciones cognitivas evolucionan más lentas que sus iguales, lo que unido a una falta de desmotivación progresiva se concreta en un fracaso escolar. Y en este sentido yo me pregunto…¿Cómo va a querer ir alguien a un sitio donde le juzgan todos los días, le corrigen, donde no sabe contestar a las preguntas que le hacen, donde le recuerdan lo mal que hace las cosas, donde no tiene ninguna motivación por estar porque nadie se lo ha puesto en valor, donde por mucho que se esfuerce se le olvidan las cosas,…? Lo que no sé es porque hay todavía chavales que se levantan todos los días para ir al colegio donde se va a sentir avergonzado, donde se va a aburrir,…

(…)

Así pues lo primero que hay que hacer es como en el caso del niño que padeció “la polio”: ver qué particularidades tiene, en qué se diferencia de los demás, qué necesita, cómo le podemos ayudar, y esto pasa por ser conocedores de que un niño puede tener un desarrollo muy diferente de sus compañeros. Por ejemplo Lorenzo es un pre adolescente de 14 años. Físicamente puede parecer un niño de 12, pero emocionalmente uno de 5, sexualmente de 12, mentalmente de 10, y socialmente de 8. Con este análisis vemos que hay una descompensación abismal entre su edad cronológica y su nivel de desarrollo madurativo. Así pues, cuando a comienzos de curso, tras cambiar de centro y de educación primaria a secundaria le mandan hacer un dictado y se bloquea en la tercera palabra, podemos mandárselo a casa para que lo copie 10 veces o buscar una alternativa que esté dentro de sus capacidades. Lorenzo sabía hacer perfectamente el dictado. Lo que no sabía era cómo resolver el problema de que se había retrasado por una palabra, lo que le había bloqueado y ya no tenía herramientas para seguir. Era un problema emocional no académico.

Estas diferencias se constatan en el día a día. Estamos hablando de niños que tienen poco autocontrol, que son disruptivos, que se les olvidan los deberes, las tablas de multiplicar de un día para otro, que son depredadores de atención, pero con unas faltas de atención y concentración muy altas. Pues este mismo diagnóstico nos tiene que valer como cambio de estrategia hacia ellos. No se trata de cambiar de cuchara pequeña a cuchara más grande, sino de medicamento. Así pues ¿qué podemos cambiar? ¿Cómo podemos conseguir que un niño de estas características se vuelva a ilusionar y recuperar la motivación por seguir creciendo en el aula? Haciéndole sentir bien. Os pondré un ejemplo del centro en el que trabajo.

Joseba hace un año fue tutor de Anabel. Desde el comienzo vio a una niña, no a un proyecto de estudiante. Quería que cada día acabase lo que empezaba. Daba igual el qué. Se molestaba para que llevase el material, le evaluaba en torno a sus capacidades y necesidades, le trataba diferente a los demás (lo que nunca fue problema ni para ella ni para los demás),… Se preocupó de aspectos no escolares como la agenda, que tuviese su mesa de trabajo bien ordenada para que pudiera ordenar los contenidos en su cabeza, etc. Hoy martes día 14 de enero ha traído un 9 en matemáticas y un 7 en euskera. Tiene seguridad en lo que hace, es muchísimo más autónoma. Le encanta ir al colegio. Lo que era un claro caso de ACI hace un año, hoy con apoyos sigue para adelante con el curriculum ordinario . Lo único falso de esta historia es el nombre de Anabel y Joseba.

Así pues hay que hacer un esfuerzo por convertir las situaciones de desconfianza, rabia, vergüenza, indefensión,… por situaciones en las que experimenten pequeños logros, alegría, confianza en sí mismos, desde el que puedan anclarse a algo porque cuando el barco va a la deriva nos encontramos con chavales con pensamientos del tipo “antes macarra que tonto”. Es decir encuentro mi identidad y mi tabla de salvación en las tonterías, en el enfrentamiento, en las conductas de riesgo, en el miedo antes de que me etiqueten de “margi”, tonto o paleto. Es la manera de verse aceptado.

Está claro que un niño relajado en la escuela, necesita un adulto de referencia que esté tranquilo, seguro de sí mismo, descansado, firme y coherente. Pues un niño dañado necesita lo mismo multiplicado por cuatro. Esas carencias las tiene que cubrir el profesor. (…) “Los niños necesitan más atención, cuando menos lo merecen sus actos”. Es una regla de tres inversa. A mayor descontrol, provocación, agresividad, pasividad,… menos ansiedad, menor vulnerabilidad emocional, menor descontrol tiene que tener el adulto. ¡Ojo! No estamos hablando de paternalismos. Lo cortés no quita lo valiente. Se puede tener una sensibilidad especial y conectar con las necesidades de cada niño y a la vez ser firme, capaz de pautar y establecer límites.

Así pues, estamos ante chavales que son capaces… pero de otra manera. No desde la tabla rasa. Así que cuando escucho a profesores que dicen que ya no saben que hacer con estos chavales, que entorpecen el ritmo de la clase, que por mucho que se invierta en ellos no van a cambiar,… o al mismo ministro Wert la semana pasada en “el objetivo” en televisión hablando de la reforma y sus reválidas, sólo me entran ganas de decir ¡mierda de Colegio!
Read more

Vaya mierda de cole

Dándole vueltas al tema del colegio, me encuentro con esta entrada en el blog Dando Vueltas sobre Vueltas, que me parece muy interesante

En nuestro caso, se dan las dos situaciones que recoge el artículo: uno de mis hijos, el que tiene dificultades más evidentes, ha tenido la suerte de encontrar buenos profesores (buenas profesoras, de hecho) que han sabido darle el tiempo y el espacio suficientes para que pueda avanzar a su ritmo y según sus posibilidades, sin aislarle de sus compañeros ni dejarle atrás, pero sin exigirle cosas que no es capaz de dar. El otro ha arrancado este curso con una maestra que no parece encontrar la manera de conectar con él, pero que, a diferencia de lo que explica el artículo, no le exige igual que a los demás: no le exige en absoluto. Parece conformarse con que “no moleste” y esto ha hecho que él desconecte… y, paradójicamente, que se agrave el problema que pretendía evitar, porque en su desconexión (y en la consecuente baja autoestima), se dedica a rebentar la clase. Y la bola se va haciendo más grande.

(…)

Profesores que son potenciadores y otros limitadores. La diferencia una vez más está en en cómo se sitúan ante el chaval. Todos tenemos claro que a un alumno con una limitación física por haber pasado la poliomielitis no se le puede pedir que corra los 1500 mts. ¡Vaya la que se montaría! Pero sí podemos exigir a un niño de 10 años con problemas de atención y memoria que haga un examen de 10 divisiones entre dos números de manera autónoma. ¿Le llamaríamos vago al primer caso por no querer correr? Pues yo he escuchado la palabra jeta, no querer y vago en el segundo.

El problema viene dado porque en la escuela pasan mucho tiempo, y cuando son pequeños, las diferencias escolares son pequeñas, pero según pasan los cursos son cada vez mayores y más sangrantes. Es lo que se conoce como déficit cognitivo acumulativo.

Poco a poco se van quedando rezagados, y con el paso de los años los problemas son más serios. Es decir, cuando realmente hay que poner en práctica las funciones ejecutivas superiores como la memoria, planificación, secuenciación, análisis,… muestran realmente el daño que tienen dentro. Muestran las carencias evolutivas del pasado. Aquí es donde juega un papel fundamental el profesor y consultor del colegio. Cuando se posicionan como en el caso de la poliomielitis detectando y teniendo una sensibilidad para ver que algo no funciona, o por contra valorar el rendimiento escolar desde “lo que se ve”. El segundo caso, muy habitual con los niños con los que trabajamos (niños que han sufrido deprivación temprana, malos tratos,…), se intenta corregir con castigos, “apretándoles más”, clases de refuerzo,… pero no dan resultados. Sus funciones cognitivas evolucionan más lentas que sus iguales, lo que unido a una falta de desmotivación progresiva se concreta en un fracaso escolar. Y en este sentido yo me pregunto…¿Cómo va a querer ir alguien a un sitio donde le juzgan todos los días, le corrigen, donde no sabe contestar a las preguntas que le hacen, donde le recuerdan lo mal que hace las cosas, donde no tiene ninguna motivación por estar porque nadie se lo ha puesto en valor, donde por mucho que se esfuerce se le olvidan las cosas,…? Lo que no sé es porque hay todavía chavales que se levantan todos los días para ir al colegio donde se va a sentir avergonzado, donde se va a aburrir,…

(…)

Así pues lo primero que hay que hacer es como en el caso del niño que padeció “la polio”: ver qué particularidades tiene, en qué se diferencia de los demás, qué necesita, cómo le podemos ayudar, y esto pasa por ser conocedores de que un niño puede tener un desarrollo muy diferente de sus compañeros. Por ejemplo Lorenzo es un pre adolescente de 14 años. Físicamente puede parecer un niño de 12, pero emocionalmente uno de 5, sexualmente de 12, mentalmente de 10, y socialmente de 8. Con este análisis vemos que hay una descompensación abismal entre su edad cronológica y su nivel de desarrollo madurativo. Así pues, cuando a comienzos de curso, tras cambiar de centro y de educación primaria a secundaria le mandan hacer un dictado y se bloquea en la tercera palabra, podemos mandárselo a casa para que lo copie 10 veces o buscar una alternativa que esté dentro de sus capacidades. Lorenzo sabía hacer perfectamente el dictado. Lo que no sabía era cómo resolver el problema de que se había retrasado por una palabra, lo que le había bloqueado y ya no tenía herramientas para seguir. Era un problema emocional no académico.

Estas diferencias se constatan en el día a día. Estamos hablando de niños que tienen poco autocontrol, que son disruptivos, que se les olvidan los deberes, las tablas de multiplicar de un día para otro, que son depredadores de atención, pero con unas faltas de atención y concentración muy altas. Pues este mismo diagnóstico nos tiene que valer como cambio de estrategia hacia ellos. No se trata de cambiar de cuchara pequeña a cuchara más grande, sino de medicamento. Así pues ¿qué podemos cambiar? ¿Cómo podemos conseguir que un niño de estas características se vuelva a ilusionar y recuperar la motivación por seguir creciendo en el aula? Haciéndole sentir bien. Os pondré un ejemplo del centro en el que trabajo.

Joseba hace un año fue tutor de Anabel. Desde el comienzo vio a una niña, no a un proyecto de estudiante. Quería que cada día acabase lo que empezaba. Daba igual el qué. Se molestaba para que llevase el material, le evaluaba en torno a sus capacidades y necesidades, le trataba diferente a los demás (lo que nunca fue problema ni para ella ni para los demás),… Se preocupó de aspectos no escolares como la agenda, que tuviese su mesa de trabajo bien ordenada para que pudiera ordenar los contenidos en su cabeza, etc. Hoy martes día 14 de enero ha traído un 9 en matemáticas y un 7 en euskera. Tiene seguridad en lo que hace, es muchísimo más autónoma. Le encanta ir al colegio. Lo que era un claro caso de ACI hace un año, hoy con apoyos sigue para adelante con el curriculum ordinario . Lo único falso de esta historia es el nombre de Anabel y Joseba.

Así pues hay que hacer un esfuerzo por convertir las situaciones de desconfianza, rabia, vergüenza, indefensión,… por situaciones en las que experimenten pequeños logros, alegría, confianza en sí mismos, desde el que puedan anclarse a algo porque cuando el barco va a la deriva nos encontramos con chavales con pensamientos del tipo “antes macarra que tonto”. Es decir encuentro mi identidad y mi tabla de salvación en las tonterías, en el enfrentamiento, en las conductas de riesgo, en el miedo antes de que me etiqueten de “margi”, tonto o paleto. Es la manera de verse aceptado.

Está claro que un niño relajado en la escuela, necesita un adulto de referencia que esté tranquilo, seguro de sí mismo, descansado, firme y coherente. Pues un niño dañado necesita lo mismo multiplicado por cuatro. Esas carencias las tiene que cubrir el profesor. (…) “Los niños necesitan más atención, cuando menos lo merecen sus actos”. Es una regla de tres inversa. A mayor descontrol, provocación, agresividad, pasividad,… menos ansiedad, menor vulnerabilidad emocional, menor descontrol tiene que tener el adulto. ¡Ojo! No estamos hablando de paternalismos. Lo cortés no quita lo valiente. Se puede tener una sensibilidad especial y conectar con las necesidades de cada niño y a la vez ser firme, capaz de pautar y establecer límites.

Así pues, estamos ante chavales que son capaces… pero de otra manera. No desde la tabla rasa. Así que cuando escucho a profesores que dicen que ya no saben que hacer con estos chavales, que entorpecen el ritmo de la clase, que por mucho que se invierta en ellos no van a cambiar,… o al mismo ministro Wert la semana pasada en “el objetivo” en televisión hablando de la reforma y sus reválidas, sólo me entran ganas de decir ¡mierda de Colegio!
Read more

¿Como hago para seleccionar el sexo de mi bebe?

Seleccionar el sexo del bebe es muchas veces una de las mayores ilusiones de una pareja. Aunque no se puede predecir la determinación del sexo al 100%, numerosos estudios científicos han relacionado el sexo del bebe al momento de la concepción y la ovulación de la mujer.

En cada ciclo menstrual, la ovulación sólo ocurre un día, normalmente 14 días después del primer día de la regla; y ese día es el óptimo para que el óvulo sea fertilizado. Mientras que el óvulo vive alrededor de 24 horas, los espermatozoides pueden llegar a sobrevivir hasta 4 o 5 días después de ser eyaculados.

Los espermatozoides pueden ser de dos clases: masculinos (aquellos que llevan en su información genética el cromosoma Y) o femeninos (con cromosoma X). Los óvulos, sin embargo, siempre aportan el cromosoma X (femenino). Por lo tanto, son los espermatozoides los que determinan el sexo del bebé.

Es decir, si se une el óvulo X con un espermatozoide Y el resultado será un bebé varón. Por el contrario, si en la concepción se unen dos X será una niña.

Aparte del cromosoma, los espermatozoides masculinos o femeninos presentan más diferencias: los Y son más rápidos, más pequeños y más débiles, sobreviven en condiciones acogedoras, más alcalinas, llegan primero y pero mueren antes.

Sin embargo, los espermatozoides X son más grandes, más fuertes y más lentos, y sobreviven mejor en condiciones moderadamente adversas o ácidas. Llegan ma´s tarde pero viven más tiempo, por lo que pueden esperar más a que llegue el óvulo.

Según estas diferencias, la probabilidad de gestar un varón es mayor cuando se mantienen relaciones sexuales el mismo día de ovulación de la mujer, mientras que es más probable que se conciba una niña cuando éstas tienen lugar de dos a cuatro días antes.

¿Cómo hago para tener un niño?

Si quieres que tu hijo sea un niño, debes mantener relaciones sexuales el mismo día de la ovulación o un día después como mucho (ya que, como se ha visto anteriormente, el espermatozoide Y vive poco tiempo y se desarrolla mejor en un entorno alcalino).

¿Cómo hago para tener una niña?

En este caso, el coito debería tener lugar dos días antes de ovular. En estos días las secreciones son más acidas y favorecen a los cromosomas X que, además son más longevos.

Por la antes expuesto la mujer debe saber exactamente cuando ovula. para poder aplicar este metodo.

si su ciclos son cada 28 dias su ovulacion sera el dia 14 contados desde el primer dia de su regla, si su ciclo es mas corto o mas largo pero regular , la ovulacion sera a la mitad de su ciclo mestrual.

en el mercado venden unos test de ovulacion, dicen cuando estan en plena ovulacion.

suerte.
Read more

¿Como hago para seleccionar el sexo de mi bebe?

Seleccionar el sexo del bebe es muchas veces una de las mayores ilusiones de una pareja. Aunque no se puede predecir la determinación del sexo al 100%, numerosos estudios científicos han relacionado el sexo del bebe al momento de la concepción y la ovulación de la mujer.

En cada ciclo menstrual, la ovulación sólo ocurre un día, normalmente 14 días después del primer día de la regla; y ese día es el óptimo para que el óvulo sea fertilizado. Mientras que el óvulo vive alrededor de 24 horas, los espermatozoides pueden llegar a sobrevivir hasta 4 o 5 días después de ser eyaculados.

Los espermatozoides pueden ser de dos clases: masculinos (aquellos que llevan en su información genética el cromosoma Y) o femeninos (con cromosoma X). Los óvulos, sin embargo, siempre aportan el cromosoma X (femenino). Por lo tanto, son los espermatozoides los que determinan el sexo del bebé.

Es decir, si se une el óvulo X con un espermatozoide Y el resultado será un bebé varón. Por el contrario, si en la concepción se unen dos X será una niña.

Aparte del cromosoma, los espermatozoides masculinos o femeninos presentan más diferencias: los Y son más rápidos, más pequeños y más débiles, sobreviven en condiciones acogedoras, más alcalinas, llegan primero y pero mueren antes.

Sin embargo, los espermatozoides X son más grandes, más fuertes y más lentos, y sobreviven mejor en condiciones moderadamente adversas o ácidas. Llegan ma´s tarde pero viven más tiempo, por lo que pueden esperar más a que llegue el óvulo.

Según estas diferencias, la probabilidad de gestar un varón es mayor cuando se mantienen relaciones sexuales el mismo día de ovulación de la mujer, mientras que es más probable que se conciba una niña cuando éstas tienen lugar de dos a cuatro días antes.

¿Cómo hago para tener un niño?

Si quieres que tu hijo sea un niño, debes mantener relaciones sexuales el mismo día de la ovulación o un día después como mucho (ya que, como se ha visto anteriormente, el espermatozoide Y vive poco tiempo y se desarrolla mejor en un entorno alcalino).

¿Cómo hago para tener una niña?

En este caso, el coito debería tener lugar dos días antes de ovular. En estos días las secreciones son más acidas y favorecen a los cromosomas X que, además son más longevos.

Por la antes expuesto la mujer debe saber exactamente cuando ovula. para poder aplicar este metodo.

si su ciclos son cada 28 dias su ovulacion sera el dia 14 contados desde el primer dia de su regla, si su ciclo es mas corto o mas largo pero regular , la ovulacion sera a la mitad de su ciclo mestrual.

en el mercado venden unos test de ovulacion, dicen cuando estan en plena ovulacion.

suerte.
Read more

12 momentos inolvidables para padres primerizos

Aunque pienses estar preparada para todo, se darán momentos impactantes que nunca te hubieses esperado 

1. Cuando caes en cuenta de que el bebé de la cuna de hospital, se va a ir a casa… contigo.

2. Cuando por fin logras notar la diferencia entre llanto de hambre y llanto de popó.

3. Cuando otras mamás te empiezan a pedir consejos.

4. Cuando entiendes el por qué de tanto escándalo alrededor del olor de “bebé nuevo”.

5. Cuando tu bebé se ve en el espejo por primera vez.

6. Cuando, por primera vez, tú te ves en tu bebé.

7. Cuando escuchas un chillido de felicidad mientras le cambias el pañal a tu bebé. Da igual si es por culpa del chorro que te pegó.

8. Cuando la belleza de tu bebé para hasta a los desconocidos.

9. Cuando haces reír tanto a tu bebé que le da hipo.

10. Cuando ves al bebé dormido con papá – ambos en la misma posición.

11. Cuando te dicen que eres una mamá increíble.

12. Cuando de verdad te lo crees.
Read more

12 momentos inolvidables para padres primerizos

Aunque pienses estar preparada para todo, se darán momentos impactantes que nunca te hubieses esperado 

1. Cuando caes en cuenta de que el bebé de la cuna de hospital, se va a ir a casa… contigo.

2. Cuando por fin logras notar la diferencia entre llanto de hambre y llanto de popó.

3. Cuando otras mamás te empiezan a pedir consejos.

4. Cuando entiendes el por qué de tanto escándalo alrededor del olor de “bebé nuevo”.

5. Cuando tu bebé se ve en el espejo por primera vez.

6. Cuando, por primera vez, tú te ves en tu bebé.

7. Cuando escuchas un chillido de felicidad mientras le cambias el pañal a tu bebé. Da igual si es por culpa del chorro que te pegó.

8. Cuando la belleza de tu bebé para hasta a los desconocidos.

9. Cuando haces reír tanto a tu bebé que le da hipo.

10. Cuando ves al bebé dormido con papá – ambos en la misma posición.

11. Cuando te dicen que eres una mamá increíble.

12. Cuando de verdad te lo crees.
Read more

La llave de tu vida

Ser padre es maravilloso. Sí. Es una experiencia única que todo hombre debería experimentar. También. No hay nada comparable a la sensación de tener en tus brazos por primera vez a tu vástago. Obvio.
Lo que nadie cuenta de tan maravillosa aventura es la parte negativa. Y no, no hablo de la falta de sueño, ni de la rutina de cambiar pañales, ni siquiera de las rabietas, los vómitos provocados, los pulsos que te hacen despertar instintos homicidas….. No es nada de esto, porque todo esto en general forma parte de la mágica experiencia de la paternidad.
Lo que nadie os cuenta y nadie os contará jamás, futuros padres, es la enorme cicatriz que cada paternidad deja dentro de vosotros. Y me explico antes de que me soltéis a los perros. Un hijo viene al mundo con un claro cometido: llevar a cabo una contundente catarsis en las vidas de sus progenitores que les haga resetear lo que han sido y les instale un nuevo sistema operativo que tenga como único objetivo garantiza su bienestar y su seguridad. Nada importa si antes has sido un apuesto adonis, un prolífico artista, un elegante mediocentro ofensivo o simplemente un afamado cierrabares al borde de la cirrosis. Nada importa lo que has hecho antes, lo que has intentado ser o lo que has intentado dejar de ser. Nada importa porque ahora eres padre, solo padre y nada más que padre.
Sé que vuestros colegas que ya han pasado por esto os dirán que todo es cuestión de tiempo, de amoldarse, de esforzarse por retomar amistades y rutinas pretéritas…. Mentira. Cuando llegan a sus casas, ellos también son padres, solo padres y nada más que padres.
Leí hace poco en un blog mucho más didáctico que este (donde va a parar) que un hijo nace con la gorra de chófer, se sube al coche de tu vida y lo aparca en un parking, guardando la llave en su corazón, a buen recaudo, con la promesa de devolvértela cuando tú le entregues la llave de su propia vida.
Preciosa metáfora que ilustra a las mil maravillas lo que esto supone, y que no es otra cosa que la anulación (espero que temporal) casi por completo de todo lo que has intentado ser en la vida. Nada es compatible con ser padre. O se es padre o se es abogado, o se es padre o se es periodista, o se es padre o se es médico, o se es padre o se es crápula…. Seas lo que seas, si eres padre, no serás nada más, por mucho que te empeñes en intentar demostrarte a ti mismo y al resto del mundo que puedes hacerlo.

Luchamos, lucho, por intentar mantener a flote a la persona que fui, la que me costó años y años moldear, la que me costó años y años diseñar, pero es inútil, no tiene sentido. Soy y seré lo que Adriana y Nacho quieran que sea, o al menos durante el tiempo que ellos quieran que sea. Después, cuando me devuelvan la llave de mi vida, quizá sea tarde y no arranque. O quizá simplemente necesite una revisión. Mientras tanto, no tengo otra opción que ser padre. Y en ello estamos.
Read more

La llave de tu vida

Ser padre es maravilloso. Sí. Es una experiencia única que todo hombre debería experimentar. También. No hay nada comparable a la sensación de tener en tus brazos por primera vez a tu vástago. Obvio.
Lo que nadie cuenta de tan maravillosa aventura es la parte negativa. Y no, no hablo de la falta de sueño, ni de la rutina de cambiar pañales, ni siquiera de las rabietas, los vómitos provocados, los pulsos que te hacen despertar instintos homicidas….. No es nada de esto, porque todo esto en general forma parte de la mágica experiencia de la paternidad.
Lo que nadie os cuenta y nadie os contará jamás, futuros padres, es la enorme cicatriz que cada paternidad deja dentro de vosotros. Y me explico antes de que me soltéis a los perros. Un hijo viene al mundo con un claro cometido: llevar a cabo una contundente catarsis en las vidas de sus progenitores que les haga resetear lo que han sido y les instale un nuevo sistema operativo que tenga como único objetivo garantiza su bienestar y su seguridad. Nada importa si antes has sido un apuesto adonis, un prolífico artista, un elegante mediocentro ofensivo o simplemente un afamado cierrabares al borde de la cirrosis. Nada importa lo que has hecho antes, lo que has intentado ser o lo que has intentado dejar de ser. Nada importa porque ahora eres padre, solo padre y nada más que padre.
Sé que vuestros colegas que ya han pasado por esto os dirán que todo es cuestión de tiempo, de amoldarse, de esforzarse por retomar amistades y rutinas pretéritas…. Mentira. Cuando llegan a sus casas, ellos también son padres, solo padres y nada más que padres.
Leí hace poco en un blog mucho más didáctico que este (donde va a parar) que un hijo nace con la gorra de chófer, se sube al coche de tu vida y lo aparca en un parking, guardando la llave en su corazón, a buen recaudo, con la promesa de devolvértela cuando tú le entregues la llave de su propia vida.
Preciosa metáfora que ilustra a las mil maravillas lo que esto supone, y que no es otra cosa que la anulación (espero que temporal) casi por completo de todo lo que has intentado ser en la vida. Nada es compatible con ser padre. O se es padre o se es abogado, o se es padre o se es periodista, o se es padre o se es médico, o se es padre o se es crápula…. Seas lo que seas, si eres padre, no serás nada más, por mucho que te empeñes en intentar demostrarte a ti mismo y al resto del mundo que puedes hacerlo.

Luchamos, lucho, por intentar mantener a flote a la persona que fui, la que me costó años y años moldear, la que me costó años y años diseñar, pero es inútil, no tiene sentido. Soy y seré lo que Adriana y Nacho quieran que sea, o al menos durante el tiempo que ellos quieran que sea. Después, cuando me devuelvan la llave de mi vida, quizá sea tarde y no arranque. O quizá simplemente necesite una revisión. Mientras tanto, no tengo otra opción que ser padre. Y en ello estamos.
Read more

Padres con estilo

Suponemos que con estos padres que os mostramos a continuación pasará algo completamente diferente a lo que suele suceder con los demás padres del mundo. Llega una edad en la que, en un alarde de independencia, los niños piensan eso de “Papá, ya soy mayor, así que nunca más vengas a buscarme a la salida del cole”. Pero con estos padres, ¿habrá algún niño que no quiera que vaya a buscarles a la salida?

Cualquiera de los hijo de David Beckham deben estar deseando que sea la hora de volver a casa para ver como Victoria o David les esperan con su chófer para volver a casa. Y es que tener una mamá ex spice y un papá que está en ropa interior en todos los H&M del mundo no es cualquier cosa.

Lo mismo debe pasar con Brad y Angelina, los “papás de América”. Si fuera alguno de sus hijos no me importaría nada que cualquiera de ellos me acompañase a todos sitios. Nunca fue más difícil contestar a la pregunta de “¿Quieres más a papá o a mamá?”.

Ben Affleck es otro de nuestros padres favoritos (y que conste que Jennifer Garner también nos gusta)

Matthew McConaughey, otro de los papás de América, que durante algún tiempo nos hizo pensar que quizá Penélope podría ser la madre de sus hijos.

¿Os imagináis que todo el mundo llamase a vuestro padre “Doctor Macizo? Pues eso es lo que pasa con Patrick Dempsey.

Y, el último de nuestra lista, Tom Cruise. Tenemos que decir que aunque no nos guste mucho (más bien nada) Suri es la culpable de que le incluyamos en esta lista.
Read more

Padres con estilo

Suponemos que con estos padres que os mostramos a continuación pasará algo completamente diferente a lo que suele suceder con los demás padres del mundo. Llega una edad en la que, en un alarde de independencia, los niños piensan eso de “Papá, ya soy mayor, así que nunca más vengas a buscarme a la salida del cole”. Pero con estos padres, ¿habrá algún niño que no quiera que vaya a buscarles a la salida?

Cualquiera de los hijo de David Beckham deben estar deseando que sea la hora de volver a casa para ver como Victoria o David les esperan con su chófer para volver a casa. Y es que tener una mamá ex spice y un papá que está en ropa interior en todos los H&M del mundo no es cualquier cosa.

Lo mismo debe pasar con Brad y Angelina, los “papás de América”. Si fuera alguno de sus hijos no me importaría nada que cualquiera de ellos me acompañase a todos sitios. Nunca fue más difícil contestar a la pregunta de “¿Quieres más a papá o a mamá?”.

Ben Affleck es otro de nuestros padres favoritos (y que conste que Jennifer Garner también nos gusta)

Matthew McConaughey, otro de los papás de América, que durante algún tiempo nos hizo pensar que quizá Penélope podría ser la madre de sus hijos.

¿Os imagináis que todo el mundo llamase a vuestro padre “Doctor Macizo? Pues eso es lo que pasa con Patrick Dempsey.

Y, el último de nuestra lista, Tom Cruise. Tenemos que decir que aunque no nos guste mucho (más bien nada) Suri es la culpable de que le incluyamos en esta lista.
Read more

Videos juegos? si claro. Pero todavia no

La semana pasada estábamos de paseo y nos encontramos con una ex compañera del jardín de mis hijos. Magnus (el mayor) era muy buen amiguito de ella e incluso llego a decir que ella era su mejor amiga. Lamentablemente se mudaron y también cambiaron de jardín, por lo que solo le quedaron buenos recuerdos. Al verla a ella con su padre, nos acercamos a saludarlos y luego de saludar a el y decir lo alegre que estábamos por verles, comenzó el gran desafió. Cual era este?  obtener un segundo de atención de la niña que estaba ocupadísima con… una videoconsola portátil !!!. Que inoportunos !!!! como se nos ocurre saludar a alguien que esta jugando con la consola!!!. El padre intento 3 veces que la niña saludara a Magnus, y en el ultimo intento pudimos ver y oír un muy corto saludo. 
No se nada de que es lo correcto cuando hablamos de videoconsolas, pero se que es correcto saludar a alguien, por lo que “los jueguitos” a veces no ayudan.
Quizás aquellos que desarrollan apps para “ayudar” a dormir los niños, a evitar o eliminar miedos, a aprender a sumar o leer, también crearan una aplicación para dejar de jugar con apps o algo así.
Mientras tanto, el pobre de Magnus se dibujo un tablero para jugar mientras le llega el turno de la videoconsola.

Read more

Videos juegos? si claro. Pero todavia no

La semana pasada estábamos de paseo y nos encontramos con una ex compañera del jardín de mis hijos. Magnus (el mayor) era muy buen amiguito de ella e incluso llego a decir que ella era su mejor amiga. Lamentablemente se mudaron y también cambiaron de jardín, por lo que solo le quedaron buenos recuerdos. Al verla a ella con su padre, nos acercamos a saludarlos y luego de saludar a el y decir lo alegre que estábamos por verles, comenzó el gran desafió. Cual era este?  obtener un segundo de atención de la niña que estaba ocupadísima con… una videoconsola portátil !!!. Que inoportunos !!!! como se nos ocurre saludar a alguien que esta jugando con la consola!!!. El padre intento 3 veces que la niña saludara a Magnus, y en el ultimo intento pudimos ver y oír un muy corto saludo. 
No se nada de que es lo correcto cuando hablamos de videoconsolas, pero se que es correcto saludar a alguien, por lo que “los jueguitos” a veces no ayudan.
Quizás aquellos que desarrollan apps para “ayudar” a dormir los niños, a evitar o eliminar miedos, a aprender a sumar o leer, también crearan una aplicación para dejar de jugar con apps o algo así.
Mientras tanto, el pobre de Magnus se dibujo un tablero para jugar mientras le llega el turno de la videoconsola.

Read more

Gran sorteo 500 fans en facebook

Con motivo de haber superado los 500 seguidores en faceboook queremos celebrarlo sorteando una silla de paseo Asalvo

Silla de paseo Planet de Asalvo, frambuesa Disfruta paseando a tu pequeño en esta maravillosa silla de Asalvo. Esta silla resulta especialmente ligera, gracias a su marco de aluminio. Además, presenta parachoques, burbuja de lluvia, textil desmontable y lavable, una cesta grande porta-objetos y un arnés de seguridad de 5 puntos. 
Requisitos para participar:

  1. Ser seguidor de caprichos de papa en facebook y de el club de la maternidad
  2. Deja un comentario aqui con tu nombre
  3. Compartir el sorteo en facebook: Poner en tu muro: PARTICIPO EN EL SORTEO DE UNA SILLA DE PASEO CON @Caprichos de Papá y @El Club de la Maternidad

Sorteo valido para España

Finaliza el 31 marzo
Read more

Gran sorteo 500 fans en facebook

Con motivo de haber superado los 500 seguidores en faceboook queremos celebrarlo sorteando una silla de paseo Asalvo

Silla de paseo Planet de Asalvo, frambuesa Disfruta paseando a tu pequeño en esta maravillosa silla de Asalvo. Esta silla resulta especialmente ligera, gracias a su marco de aluminio. Además, presenta parachoques, burbuja de lluvia, textil desmontable y lavable, una cesta grande porta-objetos y un arnés de seguridad de 5 puntos. 
Requisitos para participar:

  1. Ser seguidor de caprichos de papa en facebook y de el club de la maternidad
  2. Deja un comentario aqui con tu nombre
  3. Compartir el sorteo en facebook: Poner en tu muro: PARTICIPO EN EL SORTEO DE UNA SILLA DE PASEO CON @Caprichos de Papá y @El Club de la Maternidad

Sorteo valido para España

Finaliza el 31 marzo
Read more

Pautas para elegir con acierto el colegio de tus hijos

El periodo de escolarización de nuevos alumnos en colegios e institutos para el curso 2013-2014 acaba de comenzar. 
Muchos niños entrarán por primera vez en el sistema educativo a sus tres o seis años, otros pasarán al instituto y algunos cambiarán de colegio por diversas circunstancias.
 En cualquiera de los casos, elegir un centro educativo supone no solo una prioridad en la familia, sino también una enorme responsabilidad que trae de cabeza a muchos padres, sobre todo cuando el niño va a ser escolarizado por primera vez. La mayor preocupación es acertar en una elección que va a perdurar durante años.

No existe una fórmula mágica, ni única, que dé respuesta a las preguntas que se plantean los padres para acertar en la elección, pues al final es una decisión personal de cada familia. ¿Cuál es el mejor colegio? ¿El que obtenga los mejores resultados de los alumnos en pruebas de conocimiento en 6º de Primaria o en Selectividad? ¿Uno bilingüe? ¿Uno religioso o uno laico? ¿El que esté más cerca de casa? ¿El que tenga menos alumnos por clase?

¿Es el mejor colegio para mi hijo?

Antes de resolver todas esas dudas, algunos expertos aconsejan plantearse otra prioridad, como explica Jorge Casesmeiro, director de Psicopaidos y asesor del Colegio de Pedagogos de Madrid: «Para enfocar bien la elección, antes que pensar en “el mejor colegio” preguntémonos si es “el mejor colegio para mi hijo”. Los “rankings”, instalaciones, idiomas… son una información que puede condicionar, pero nunca determinar la elección. Si uno conoce a su hijo, le quedarán más claros los factores más relevantes para su formación».

Sin embargo, ¿cómo acertar en la elección antes de esa edad, a los tres años, que es cuando la mayoría de los niños son escolarizados en España? «A esa edad, es difícil tener en cuenta las características de nuestro hijo, pues el pequeño aún se está desarrollando», afirma Carmen Guaita, maestra de Primaria y vicepresidenta nacional del sindicato de profesores ANPE.

Las prioridades para esta docente a esas edades tan tempranas obligan a una profunda reflexión. «Los padres tienen que plantearse una meta. No se trata de que sea cirujano o abogado, sino que debemos tener una visión final e integral de la persona en la que queremos que se convierta, de los valores y capacidades que queremos que posea. Para algunos puede ser más importante que al final del proceso educativo su hijo tenga un conocimiento profundo de varios idiomas, para otros que posea unos valores religiosos como la solidaridad y la generosidad, para otros que su hijo esté integrado en la sociedad real, que sea una persona que aporte valores a esa sociedad».

Uno de los puntos de partida para aclarar las ideas es, según Carmen Guaita, que los padres hagan un proceso de reflexión sobre cómo se imaginan a su hijo de adulto, cómo quieren que sea. «De esta forma, podrán determinar si desean que estudie con la élite, si prefieren que esté en un entorno adaptado a su situación, o si optan por que esté en una burbuja que no se corresponda con su realidad —con lo que se corre el riesgo de que sea el pobre en un colegio de ricos, y lo que ello supone—, si quiere que su formación sea religiosa o no…».

No hay que dejar de olvidar que el colegio proporcionará al alumno calidad de vida y autonomía. Por eso, el horario lectivo, el desplazamiento hasta el centro o las actividades extraescolares facilitarán descanso, tiempo de estudio y de ocio… «Si ir al cole supone dos horas de ruta al día, hay que pensar si merece la pena que el niño invierta ese tiempo, porque le puede privar de otras cosas», dice Guaita.

Visitar varios centros

El clima que se respira en el centro es otra de las prioridades para esta profesora: «Recomiendo a los padres que visiten con naturalidad varios colegios y no solamente se fijen en las instalaciones, el comedor, el polideportivo o las aulas. Deben recoger una visión del clima del centro: si está decorado con los trabajos de los alumnos, las actividades no lectivas que ofrece, cómo es la relación de padres y profesores, cómo funciona la asociación de padres y alumnos, fijarse en cómo salen los niños del centro, la despedida entre alumnos y profesores, si hay flexibilidad de horario para hablar con el tutor cuando surge un problema…». Cada detalle cuenta, «hasta qué pasa en el recreo después de comer, quién vigila a los niños…». En su opinión, pesan más estas particularidades que «dejarse llevar por los “rankings”, ya que puede ser peligroso, porque no se conoce toda la verdad. Los “rankings” son solo un instrumento más».

El pedagogo Jorge Casesmeiro también ofrece una serie de pistas a considerar en la elección: «Es muy importante el compromiso real del centro por una formación integral del alumno: a nivel intelectual (aprender a pensar y expresarse: entender el mundo y buscar la verdad), ético (responsabilidad, respeto, tolerancia), estético/afectivo (sensibilidad, motivación, conocimiento interior) y con sentido de trascendencia (apertura a cuestiones de fondo, espiritualidad, ya sea religiosa, laica o aconfesional). En términos de didáctica: metodologías activas, que estimulen la exploración y la iniciativa, el gusto por pensar, aprender y participar, por aprender de los errores; trabajar en grupo».

Público, privado o concertado

La mayoría de los padres comienzan por establecer si quieren un colegio público, concertado o privado. «Quizá la crisis sea una buena oportunidad para que los padres que nunca pensaban en la oferta publica comprueben la buena calidad de esta enseñanza —añade Carmen Guaita—. Si tienen cerca un colegio público, les recomendaría que se acerquen a conocerlo para ver sus dotaciones, conocer al profesorado… Los colegios bilingües concretamente funcionan de maravilla. No se puede descartar esta opción solo por el hecho de ser una enseñanza pública».

Estos centros son gestionados por la Administración, por eso se garantiza la gratuidad de sus servicios. Cuando las plazas ofertadas son escasas se activa un proceso de selección de solicitudes de ingreso. Cada Comunidad autónoma tiene potestad para fijar sus propios criterios y los puntos que asignarán al alumno. En la Comunidad de Madrid han sido recientemente modificados.

Los colegios concertados son centros privados que disfrutan de subvenciones públicas, por lo que el coste de las matrículas es inferior al de los privados. Es un modelo intermedio entre la enseñanza pública y privada. Por lo general, solo suelen estar subvencionados los niveles obligatorios (segundo ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria y ESO), pero los padres deben financiar el coste de los servicios como transporte escolar, comedor, clases de refuerzo, actividades extraescolares, etc. Se concierta un determinado número de aulas en cada colegio aunque es habitual que el acuerdo afecte a la inmensa mayoría de las aulas.

«En los centros privados el modelo de educación es financiado por los padres de los alumnos y están autorizados para implantar un ideario de enseñanza propio, siempre que se ajusten a las exigencias que marca la ley. También tienen libertad para establecer sus normas de admisión», asegura Julio Ros, director de publicaciones de Infoempleo.com que edita la guía Dices de los mejores colegios de España.

Enseñanza de calidad

Tanto si se decanta por una opción u otra, lo importante es poder dar a su hijo una enseñanza de calidad. Pero, ¿cómo determinarla? Los expertos en la materia recomiendan que los padres busquen referencias directas del centro que les interese. Para ello, pueden ir a la salida de clase y preguntar a los padres de alumnos las cuestiones que más le inquieten y, posteriormente, concertar una entrevista con los responsables o profesores del centro para profundizar en aquellos asuntos de los que necesite más información. No obstante, algunos colegios celebran «jornadas de puertas abiertas» para que los padres vean el centro en pleno funcionamiento y resuelvan sus dudas «in situ».

Según Carmen Guaita, la calidad de un centro se determina por una serie de indicadores «cómo son los proyectos que desarrolla, su innovación, los idiomas que imparte, la posibilidad de intercambio de alumnos con otros centros, incluso en el extranjero, la amplia capacidad de las aulas de informática, la importancia que se concede al deporte…».

Bien es cierto que una de las «guías» que utilizan muchos padres es valorar los resultados que han obtenido los alumnos del colegio en Selectividad, el número de aprobados. También puede informarse en la Asociación de Padres de Alumnos que tenga el centro.

Respecto a la cualificación del profesorado, añade que «su calidad es una cuestión que no se puede poner en duda porque los docentes, ya sean de centros públicos, concertados o privados, están muy preparados para desarrollar su trabajo».

Perfil del alumnado

Conocer el perfil del alumnado también puede ofrecerle pistas para saber con quién compartirá las clases su hijo codo con codo. Debe saber si hay niños extranjeros, su procedencia, y el ratio de niños por clase.

Instalaciones

No pase por alto las instalaciones, que deben estar cuidadas y adaptadas para los más pequeños como, por ejemplo, los cuartos de baño, adecuados al tamaño de los más pequeños. También es importante que se fije en el número de laboratorios, en las aulas de informática, la biblioteca, el salón de actos, las instalaciones deportivas, en si el comedor tiene cocina propia o no, si dispone de servicio de guardería, rutas escolares, así como actividades extra escolares, programas para el verano, si cuenta con un gabinete médico permanente o de enfermería o cómo funciona el departamento de orientación educativa.

Sea cual sea su opción, lo importante es que recabe información suficiente sobre los centros que está barajando y tenga en cuenta que en los colegios privados podrá presentar cuantas solicitudes desee, mientras que en los públicos y concertados se entrega una única instancia en el colegio elegido.

Factores decisivos

Ideario

Los principios ideológicos, morales o religiosos del centro deben estar en sintonía con las ideas de los padres. La familia tendrá claro qué tipo de persona busca educar.

Visita al centro

No basta con ver las instalaciones, también hay que tener una visión del clima que se respira en el cole, de las relaciones entre profesores y padres, de cómo trabaja el director…

Extraescolares

Ayudan a desarrollar otras capacidades y habilidades del alumno. Tienen que ser gratificantes para el niño, y nunca una forma de tenerlo ocupado hasta que los padres salgan del trabajo.

Orientación

Un gabinete psicopedagógico ayuda en el caso de que el alumno presente alguna dificultad de aprendizaje. Si surgen estos problemas, hay que saber cómo se abordan.

Cercanía y horarios

La distancia al centro escolar y el horario lectivo deben ofrecer una calidad de vida al alumno para que tenga tiempo para descansar, estudiar, jugar, relacionarse…

Proyecto educativo

Informarse de cómo se transmiten los conocimientos: si es un aprendizaje más memorístico, o participativo, o creativo… Así como de los puntos fuertes del centro: nuevas tecnologías, deportes, matemáticas, música…

Nivel académico

Hay que conocer el programa educativo y la preparación de los profesores. También los resultados de los alumnos en Selectividad o en las pruebas de conocimiento de 6º de Primaria. La opinón de otros padres cuenta.
Read more

Pautas para elegir con acierto el colegio de tus hijos

El periodo de escolarización de nuevos alumnos en colegios e institutos para el curso 2013-2014 acaba de comenzar. 
Muchos niños entrarán por primera vez en el sistema educativo a sus tres o seis años, otros pasarán al instituto y algunos cambiarán de colegio por diversas circunstancias.
 En cualquiera de los casos, elegir un centro educativo supone no solo una prioridad en la familia, sino también una enorme responsabilidad que trae de cabeza a muchos padres, sobre todo cuando el niño va a ser escolarizado por primera vez. La mayor preocupación es acertar en una elección que va a perdurar durante años.

No existe una fórmula mágica, ni única, que dé respuesta a las preguntas que se plantean los padres para acertar en la elección, pues al final es una decisión personal de cada familia. ¿Cuál es el mejor colegio? ¿El que obtenga los mejores resultados de los alumnos en pruebas de conocimiento en 6º de Primaria o en Selectividad? ¿Uno bilingüe? ¿Uno religioso o uno laico? ¿El que esté más cerca de casa? ¿El que tenga menos alumnos por clase?

¿Es el mejor colegio para mi hijo?

Antes de resolver todas esas dudas, algunos expertos aconsejan plantearse otra prioridad, como explica Jorge Casesmeiro, director de Psicopaidos y asesor del Colegio de Pedagogos de Madrid: «Para enfocar bien la elección, antes que pensar en “el mejor colegio” preguntémonos si es “el mejor colegio para mi hijo”. Los “rankings”, instalaciones, idiomas… son una información que puede condicionar, pero nunca determinar la elección. Si uno conoce a su hijo, le quedarán más claros los factores más relevantes para su formación».

Sin embargo, ¿cómo acertar en la elección antes de esa edad, a los tres años, que es cuando la mayoría de los niños son escolarizados en España? «A esa edad, es difícil tener en cuenta las características de nuestro hijo, pues el pequeño aún se está desarrollando», afirma Carmen Guaita, maestra de Primaria y vicepresidenta nacional del sindicato de profesores ANPE.

Las prioridades para esta docente a esas edades tan tempranas obligan a una profunda reflexión. «Los padres tienen que plantearse una meta. No se trata de que sea cirujano o abogado, sino que debemos tener una visión final e integral de la persona en la que queremos que se convierta, de los valores y capacidades que queremos que posea. Para algunos puede ser más importante que al final del proceso educativo su hijo tenga un conocimiento profundo de varios idiomas, para otros que posea unos valores religiosos como la solidaridad y la generosidad, para otros que su hijo esté integrado en la sociedad real, que sea una persona que aporte valores a esa sociedad».

Uno de los puntos de partida para aclarar las ideas es, según Carmen Guaita, que los padres hagan un proceso de reflexión sobre cómo se imaginan a su hijo de adulto, cómo quieren que sea. «De esta forma, podrán determinar si desean que estudie con la élite, si prefieren que esté en un entorno adaptado a su situación, o si optan por que esté en una burbuja que no se corresponda con su realidad —con lo que se corre el riesgo de que sea el pobre en un colegio de ricos, y lo que ello supone—, si quiere que su formación sea religiosa o no…».

No hay que dejar de olvidar que el colegio proporcionará al alumno calidad de vida y autonomía. Por eso, el horario lectivo, el desplazamiento hasta el centro o las actividades extraescolares facilitarán descanso, tiempo de estudio y de ocio… «Si ir al cole supone dos horas de ruta al día, hay que pensar si merece la pena que el niño invierta ese tiempo, porque le puede privar de otras cosas», dice Guaita.

Visitar varios centros

El clima que se respira en el centro es otra de las prioridades para esta profesora: «Recomiendo a los padres que visiten con naturalidad varios colegios y no solamente se fijen en las instalaciones, el comedor, el polideportivo o las aulas. Deben recoger una visión del clima del centro: si está decorado con los trabajos de los alumnos, las actividades no lectivas que ofrece, cómo es la relación de padres y profesores, cómo funciona la asociación de padres y alumnos, fijarse en cómo salen los niños del centro, la despedida entre alumnos y profesores, si hay flexibilidad de horario para hablar con el tutor cuando surge un problema…». Cada detalle cuenta, «hasta qué pasa en el recreo después de comer, quién vigila a los niños…». En su opinión, pesan más estas particularidades que «dejarse llevar por los “rankings”, ya que puede ser peligroso, porque no se conoce toda la verdad. Los “rankings” son solo un instrumento más».

El pedagogo Jorge Casesmeiro también ofrece una serie de pistas a considerar en la elección: «Es muy importante el compromiso real del centro por una formación integral del alumno: a nivel intelectual (aprender a pensar y expresarse: entender el mundo y buscar la verdad), ético (responsabilidad, respeto, tolerancia), estético/afectivo (sensibilidad, motivación, conocimiento interior) y con sentido de trascendencia (apertura a cuestiones de fondo, espiritualidad, ya sea religiosa, laica o aconfesional). En términos de didáctica: metodologías activas, que estimulen la exploración y la iniciativa, el gusto por pensar, aprender y participar, por aprender de los errores; trabajar en grupo».

Público, privado o concertado

La mayoría de los padres comienzan por establecer si quieren un colegio público, concertado o privado. «Quizá la crisis sea una buena oportunidad para que los padres que nunca pensaban en la oferta publica comprueben la buena calidad de esta enseñanza —añade Carmen Guaita—. Si tienen cerca un colegio público, les recomendaría que se acerquen a conocerlo para ver sus dotaciones, conocer al profesorado… Los colegios bilingües concretamente funcionan de maravilla. No se puede descartar esta opción solo por el hecho de ser una enseñanza pública».

Estos centros son gestionados por la Administración, por eso se garantiza la gratuidad de sus servicios. Cuando las plazas ofertadas son escasas se activa un proceso de selección de solicitudes de ingreso. Cada Comunidad autónoma tiene potestad para fijar sus propios criterios y los puntos que asignarán al alumno. En la Comunidad de Madrid han sido recientemente modificados.

Los colegios concertados son centros privados que disfrutan de subvenciones públicas, por lo que el coste de las matrículas es inferior al de los privados. Es un modelo intermedio entre la enseñanza pública y privada. Por lo general, solo suelen estar subvencionados los niveles obligatorios (segundo ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria y ESO), pero los padres deben financiar el coste de los servicios como transporte escolar, comedor, clases de refuerzo, actividades extraescolares, etc. Se concierta un determinado número de aulas en cada colegio aunque es habitual que el acuerdo afecte a la inmensa mayoría de las aulas.

«En los centros privados el modelo de educación es financiado por los padres de los alumnos y están autorizados para implantar un ideario de enseñanza propio, siempre que se ajusten a las exigencias que marca la ley. También tienen libertad para establecer sus normas de admisión», asegura Julio Ros, director de publicaciones de Infoempleo.com que edita la guía Dices de los mejores colegios de España.

Enseñanza de calidad

Tanto si se decanta por una opción u otra, lo importante es poder dar a su hijo una enseñanza de calidad. Pero, ¿cómo determinarla? Los expertos en la materia recomiendan que los padres busquen referencias directas del centro que les interese. Para ello, pueden ir a la salida de clase y preguntar a los padres de alumnos las cuestiones que más le inquieten y, posteriormente, concertar una entrevista con los responsables o profesores del centro para profundizar en aquellos asuntos de los que necesite más información. No obstante, algunos colegios celebran «jornadas de puertas abiertas» para que los padres vean el centro en pleno funcionamiento y resuelvan sus dudas «in situ».

Según Carmen Guaita, la calidad de un centro se determina por una serie de indicadores «cómo son los proyectos que desarrolla, su innovación, los idiomas que imparte, la posibilidad de intercambio de alumnos con otros centros, incluso en el extranjero, la amplia capacidad de las aulas de informática, la importancia que se concede al deporte…».

Bien es cierto que una de las «guías» que utilizan muchos padres es valorar los resultados que han obtenido los alumnos del colegio en Selectividad, el número de aprobados. También puede informarse en la Asociación de Padres de Alumnos que tenga el centro.

Respecto a la cualificación del profesorado, añade que «su calidad es una cuestión que no se puede poner en duda porque los docentes, ya sean de centros públicos, concertados o privados, están muy preparados para desarrollar su trabajo».

Perfil del alumnado

Conocer el perfil del alumnado también puede ofrecerle pistas para saber con quién compartirá las clases su hijo codo con codo. Debe saber si hay niños extranjeros, su procedencia, y el ratio de niños por clase.

Instalaciones

No pase por alto las instalaciones, que deben estar cuidadas y adaptadas para los más pequeños como, por ejemplo, los cuartos de baño, adecuados al tamaño de los más pequeños. También es importante que se fije en el número de laboratorios, en las aulas de informática, la biblioteca, el salón de actos, las instalaciones deportivas, en si el comedor tiene cocina propia o no, si dispone de servicio de guardería, rutas escolares, así como actividades extra escolares, programas para el verano, si cuenta con un gabinete médico permanente o de enfermería o cómo funciona el departamento de orientación educativa.

Sea cual sea su opción, lo importante es que recabe información suficiente sobre los centros que está barajando y tenga en cuenta que en los colegios privados podrá presentar cuantas solicitudes desee, mientras que en los públicos y concertados se entrega una única instancia en el colegio elegido.

Factores decisivos

Ideario

Los principios ideológicos, morales o religiosos del centro deben estar en sintonía con las ideas de los padres. La familia tendrá claro qué tipo de persona busca educar.

Visita al centro

No basta con ver las instalaciones, también hay que tener una visión del clima que se respira en el cole, de las relaciones entre profesores y padres, de cómo trabaja el director…

Extraescolares

Ayudan a desarrollar otras capacidades y habilidades del alumno. Tienen que ser gratificantes para el niño, y nunca una forma de tenerlo ocupado hasta que los padres salgan del trabajo.

Orientación

Un gabinete psicopedagógico ayuda en el caso de que el alumno presente alguna dificultad de aprendizaje. Si surgen estos problemas, hay que saber cómo se abordan.

Cercanía y horarios

La distancia al centro escolar y el horario lectivo deben ofrecer una calidad de vida al alumno para que tenga tiempo para descansar, estudiar, jugar, relacionarse…

Proyecto educativo

Informarse de cómo se transmiten los conocimientos: si es un aprendizaje más memorístico, o participativo, o creativo… Así como de los puntos fuertes del centro: nuevas tecnologías, deportes, matemáticas, música…

Nivel académico

Hay que conocer el programa educativo y la preparación de los profesores. También los resultados de los alumnos en Selectividad o en las pruebas de conocimiento de 6º de Primaria. La opinón de otros padres cuenta.
Read more

Claves para lograr la felicidad infantíl

La felicidad es algo subjetivo, que tiene dos componentes, el afectivo, (la experiencia de experimentar emociones positivas), y el cognitivo, (sentirse satisfecho uno mismo con su propia vida). Poseemos un increíble potencial de mejora de la dicha y el bienestar que depende exclusivamente de nuestros actos y pensamientos, y podemos trabajar con los niños para que aprendan a ser más felices desde pequeños.

Las claves para ello son:

1. Ser amable: los niños amables experimentan mayores niveles de satisfacción y energía, se vuelven más cariñosos y agradables y gozan de estabilidad en su ámbito social (colegio fundamentalmente). No en vano, varios estudios han demostrado que en la edad adulta la amabilidad y la inteligencia son los rasgos más relevantes que se tienen en cuenta a la hora de buscar pareja en cualquier cultura.

2. Dar las gracias: los niños que desarrollan su actitud de reconocimiento y gratitud hacia las cosas que poseen entienden lo habitual como un regalo que además, favorece la estabilidad mental y enriquece su crecimiento en el entorno familiar. Cuando se muestra respeto por las cosas que hacen por nosotros, valoramos también lo importantes que somos para el grupo generando un sentimiento de pertenencia y seguridad dentro de la comunidad.

3. Positivismo: los niños educados en una interpretación positiva del mundo son más seguros y creen más en sí mismos. Las personas positivas tienen un mayor control de su mente y las interpretaciones que ésta haga de la realidad son fundamentales para definir la calidad de vida percibida y alcanzar la plena felicidad. En la edad adulta el positivismo ayuda a encontrar oportunidades (a nivel personal y laboral) y enfocar las soluciones de manera más directa. Además, suelen ser personas generosas, persistentes y responsables que se deprimen menos..

4. No etiquetar: las etiquetas limitan y perjudican el desarrollo de la identidad del niño. “Eres un niño malo” o “vaya niña más llorona” son descripciones que se utilizan cuando los pequeños reiteran sus actitudes y que predisponen al niño a moldear su actitud para encajar en este perfil. La mejor manera de desarrollar la felicidad en la infancia es tratarles como si fuesen lo que deberían ser para convertirles en lo que potencialmente pueden ser: no debemos cometer el error de etiquetarle como si el ser malo fuese algo inherente en el niño y que no se puede cambiar.

Los niños son más felices si logran los objetivos por sus propios medios

5. No dramatizar: cuanto antes comencemos a educar a los niños para que le den a las cosas su justo valor, mejor diferenciarán y aprenderán a distinguir los rasgos realmente importantes de la vida. En ocasiones, se ve como hay padre que dramatiza porque su hijo ha suspendido un examen, cuando hay una recuperación posterior donde puede superarse a sí mismo, y no le damos importancia a conductas que sí se debe extinguir, como pegar a sus hermanos o a otros niños, insultar o faltar al respeto.

6. Logro personal: los niños son un 49% más felices si consiguen sus objetivos por méritos propios. Los psicólogos utilizan el principio de Restricción de Privilegios (ordenador, móvil), para provocar la reacción de normalización por parte del niño “consentido”, que aparece tras reacciones iniciales de rabia del niño y resistencia de los padres ante la eliminación de objetos cotidianos, muchos padres lo verbalizan como “hace mucho tiempo que no veía a mi hijo tan tranquilo.” Desde que son bebés hasta la adolescencia, los niños sufren de manera creciente en los últimos años el “síndrome de niño insaciable”, donde sus actitudes desembocan en problemas de personalidad y conducta, provocando aislamiento, marginalidad e insatisfacción personal. “

7. Autonomía: los niños desarrollan su independencia del entorno paterno conforme van creciendo, esto potencia su autoestima y su confianza en sí mismos. Dejar que juegue solo o que realice algunas tareas del hogar sencillas es también una manera de educar en la igualdad. Se trata de favorecer una correcta autonomía en el niño que le haga más feliz y más seguro.

8. Inteligencia emocional: es muy importante educar al niño para que desarrolle estas habilidades, esto es, aprenda a controlar y regular sus emociones para resolver los problemas de manera pacífica. Esto genera tranquilidad y armonía en el carácter de los pequeños: las emociones son buenas, y los niños reaccionan de una forma física ante ellas, produciendo por elementos bioquímicos generados por el cerebro que ayudan a detectar si hay peligro, a protegernos del daño, a superar nuestros miedos, etc.
Read more

Claves para lograr la felicidad infantíl

La felicidad es algo subjetivo, que tiene dos componentes, el afectivo, (la experiencia de experimentar emociones positivas), y el cognitivo, (sentirse satisfecho uno mismo con su propia vida). Poseemos un increíble potencial de mejora de la dicha y el bienestar que depende exclusivamente de nuestros actos y pensamientos, y podemos trabajar con los niños para que aprendan a ser más felices desde pequeños.

Las claves para ello son:

1. Ser amable: los niños amables experimentan mayores niveles de satisfacción y energía, se vuelven más cariñosos y agradables y gozan de estabilidad en su ámbito social (colegio fundamentalmente). No en vano, varios estudios han demostrado que en la edad adulta la amabilidad y la inteligencia son los rasgos más relevantes que se tienen en cuenta a la hora de buscar pareja en cualquier cultura.

2. Dar las gracias: los niños que desarrollan su actitud de reconocimiento y gratitud hacia las cosas que poseen entienden lo habitual como un regalo que además, favorece la estabilidad mental y enriquece su crecimiento en el entorno familiar. Cuando se muestra respeto por las cosas que hacen por nosotros, valoramos también lo importantes que somos para el grupo generando un sentimiento de pertenencia y seguridad dentro de la comunidad.

3. Positivismo: los niños educados en una interpretación positiva del mundo son más seguros y creen más en sí mismos. Las personas positivas tienen un mayor control de su mente y las interpretaciones que ésta haga de la realidad son fundamentales para definir la calidad de vida percibida y alcanzar la plena felicidad. En la edad adulta el positivismo ayuda a encontrar oportunidades (a nivel personal y laboral) y enfocar las soluciones de manera más directa. Además, suelen ser personas generosas, persistentes y responsables que se deprimen menos..

4. No etiquetar: las etiquetas limitan y perjudican el desarrollo de la identidad del niño. “Eres un niño malo” o “vaya niña más llorona” son descripciones que se utilizan cuando los pequeños reiteran sus actitudes y que predisponen al niño a moldear su actitud para encajar en este perfil. La mejor manera de desarrollar la felicidad en la infancia es tratarles como si fuesen lo que deberían ser para convertirles en lo que potencialmente pueden ser: no debemos cometer el error de etiquetarle como si el ser malo fuese algo inherente en el niño y que no se puede cambiar.

Los niños son más felices si logran los objetivos por sus propios medios

5. No dramatizar: cuanto antes comencemos a educar a los niños para que le den a las cosas su justo valor, mejor diferenciarán y aprenderán a distinguir los rasgos realmente importantes de la vida. En ocasiones, se ve como hay padre que dramatiza porque su hijo ha suspendido un examen, cuando hay una recuperación posterior donde puede superarse a sí mismo, y no le damos importancia a conductas que sí se debe extinguir, como pegar a sus hermanos o a otros niños, insultar o faltar al respeto.

6. Logro personal: los niños son un 49% más felices si consiguen sus objetivos por méritos propios. Los psicólogos utilizan el principio de Restricción de Privilegios (ordenador, móvil), para provocar la reacción de normalización por parte del niño “consentido”, que aparece tras reacciones iniciales de rabia del niño y resistencia de los padres ante la eliminación de objetos cotidianos, muchos padres lo verbalizan como “hace mucho tiempo que no veía a mi hijo tan tranquilo.” Desde que son bebés hasta la adolescencia, los niños sufren de manera creciente en los últimos años el “síndrome de niño insaciable”, donde sus actitudes desembocan en problemas de personalidad y conducta, provocando aislamiento, marginalidad e insatisfacción personal. “

7. Autonomía: los niños desarrollan su independencia del entorno paterno conforme van creciendo, esto potencia su autoestima y su confianza en sí mismos. Dejar que juegue solo o que realice algunas tareas del hogar sencillas es también una manera de educar en la igualdad. Se trata de favorecer una correcta autonomía en el niño que le haga más feliz y más seguro.

8. Inteligencia emocional: es muy importante educar al niño para que desarrolle estas habilidades, esto es, aprenda a controlar y regular sus emociones para resolver los problemas de manera pacífica. Esto genera tranquilidad y armonía en el carácter de los pequeños: las emociones son buenas, y los niños reaccionan de una forma física ante ellas, produciendo por elementos bioquímicos generados por el cerebro que ayudan a detectar si hay peligro, a protegernos del daño, a superar nuestros miedos, etc.
Read more

Criterios de admisión para los colegios de Madrid en el curso 2013 / 2014

La Comunidad de Madrid será zona única de escolarización para que se elijan libremente los colegios

La Comunidad de Madrid mantiene el sistema de puntos para la admisión de alumnos en los centros educativos.
 En el curso 2013 / 2014 destaca la creación de una zona única y el apoyo al estudio de los hermanos en el mismo centro. En este practico programa te explicamos cómo son los criterios de admisión para los colegios de Madrid.

  1. Se suprimen las zonas de escolarización.

Entre los criterios de admisión en centros educativos de la Comunidad de Madrid para el curso 2013 / 2014 destaca la eliminación de las zonas de escolarización. Quedará una zona única en la que los padres tendrán mayor libertad para escoger el colegio en el que quieren que estudien sus hijos.
 En cambio, se mantiene el sistema de puntuación por la que unos niños tendrán mayor prioridad que otros.

El plazo para la inscripción todavía no se abierto. Se estima que a finales del mes de marzo o a principios del mes de abril los padres podrán solicitar la matriculación de sus hijos en la escuela elegida.

  1. Diez puntos por hermanos y padres en el mismo centro.

El nuevo baremo de admisión en los colegios de la Comunidad de Madrid facilitará que los hermanos puedan estudiar en el mismo centro. Se incrementan de 8 a 10 los puntos que un niño puede sumar por tener uno o varios hermanos matriculados en el mismo centro. También cuentan los familiares. Si el padre o la madre trabaja en un centro y quiere matricular a sus hijos, estos tendrán 10 puntos de ventaja con respecto a otros niños.

  1. Cuatro puntos por solicitar una plaza en la zona de trabajo o residencia.

Si solicitas una plaza en un colegio que se encuentre en el municipio de residencia o de trabajo te beneficiarás de cuatro puntos. Si solicitas plaza en un centro que se encuentre en cualquier otro punto de Comunidad de Madrid tendrás solo dos puntos.

Por ejemplo, si vives en Pozuelo de Alarcón y quieres matricular a tus hijos en una escuela de la misma localidad tendrás cuatro puntos. Si vives en Pozuelo de Alarcón, trabajas en Madrid y quieres matricular a tus hijos en un centro de la capital, también te beneficiarás con cuatro puntos. Sin embargo, si vives en Pozuelo de Alarcón y trabajas en Madrid pero quieres matricular a tus hijos en un centro de Alcobendas, tendrás solo dos puntos de bonificación.

  1. Dos puntos si recibes la Renta Mínima de Inserción.

Por segundo año consecutivo y teniendo en cuenta la crisis económica, si los padres reciben la Renta Mínima de Inserción (RMI) los niños tendrán dos puntos más en el sistema de puntos para la admisión en un centro.

  1. 1,5 puntos por discapacidad del alumno, de los padres o de los hermanos.Los alumnos con discapacidad física, psíquica y/o sensorial legalmente acreditada serán reconocidos con 1,5 puntos. En este caso también cuentan los padres y hermanos.

  1. 1,5 puntos si los padres estudiaron en el mismo centro.

Si alguno de los padres es antiguo alumno del centro donde se solicita plaza, el niño se beneficiará de 1,5 puntos adicionales.

  1. Familias numerosas: entre 1,5 y 2,5 puntos.

Los alumnos que pertenezcan a una familia numerosa general, es decir, aquellas en las que hay al menos tres hijos, tendrán 1,5 puntos a la hora de escoger colegio.

Si se trata de una familia numerosa especial, aquellas en las que hay más de cinco hijos (o cuatro en el caso de que al menos tres procedan de adopción, acogimiento o parto múltiple), el alumno obtendrá 2,5 puntos.

  1. Los centros pueden dar un punto según criterios propios.

Como criterio complementario, los centros tendrán libertad para dar un punto por otra circunstancia o coincidente con las anteriores que acuerde el propio centro educativo según criterios públicos y objetivos.

  1. ¿Qué pasa si hay un empate?

En caso de empate se aplican los siguientes criterios por este orden:

1. Mayor puntuación obtenida por los hermanos matriculados en el centro o padres que trabajen en el mismo.

2. Discapacidad.

3. Hijo o hermano de antiguo alumno del centro solicitado.

4. Familia numerosa, renta familiar u otra circunstancia acordada por el órgano competente en materia de admisión establecidos por el propio centro.
Read more

Criterios de admisión para los colegios de Madrid en el curso 2013 / 2014

La Comunidad de Madrid será zona única de escolarización para que se elijan libremente los colegios

La Comunidad de Madrid mantiene el sistema de puntos para la admisión de alumnos en los centros educativos.
 En el curso 2013 / 2014 destaca la creación de una zona única y el apoyo al estudio de los hermanos en el mismo centro. En este practico programa te explicamos cómo son los criterios de admisión para los colegios de Madrid.

  1. Se suprimen las zonas de escolarización.

Entre los criterios de admisión en centros educativos de la Comunidad de Madrid para el curso 2013 / 2014 destaca la eliminación de las zonas de escolarización. Quedará una zona única en la que los padres tendrán mayor libertad para escoger el colegio en el que quieren que estudien sus hijos.
 En cambio, se mantiene el sistema de puntuación por la que unos niños tendrán mayor prioridad que otros.

El plazo para la inscripción todavía no se abierto. Se estima que a finales del mes de marzo o a principios del mes de abril los padres podrán solicitar la matriculación de sus hijos en la escuela elegida.

  1. Diez puntos por hermanos y padres en el mismo centro.

El nuevo baremo de admisión en los colegios de la Comunidad de Madrid facilitará que los hermanos puedan estudiar en el mismo centro. Se incrementan de 8 a 10 los puntos que un niño puede sumar por tener uno o varios hermanos matriculados en el mismo centro. También cuentan los familiares. Si el padre o la madre trabaja en un centro y quiere matricular a sus hijos, estos tendrán 10 puntos de ventaja con respecto a otros niños.

  1. Cuatro puntos por solicitar una plaza en la zona de trabajo o residencia.

Si solicitas una plaza en un colegio que se encuentre en el municipio de residencia o de trabajo te beneficiarás de cuatro puntos. Si solicitas plaza en un centro que se encuentre en cualquier otro punto de Comunidad de Madrid tendrás solo dos puntos.

Por ejemplo, si vives en Pozuelo de Alarcón y quieres matricular a tus hijos en una escuela de la misma localidad tendrás cuatro puntos. Si vives en Pozuelo de Alarcón, trabajas en Madrid y quieres matricular a tus hijos en un centro de la capital, también te beneficiarás con cuatro puntos. Sin embargo, si vives en Pozuelo de Alarcón y trabajas en Madrid pero quieres matricular a tus hijos en un centro de Alcobendas, tendrás solo dos puntos de bonificación.

  1. Dos puntos si recibes la Renta Mínima de Inserción.

Por segundo año consecutivo y teniendo en cuenta la crisis económica, si los padres reciben la Renta Mínima de Inserción (RMI) los niños tendrán dos puntos más en el sistema de puntos para la admisión en un centro.

  1. 1,5 puntos por discapacidad del alumno, de los padres o de los hermanos.Los alumnos con discapacidad física, psíquica y/o sensorial legalmente acreditada serán reconocidos con 1,5 puntos. En este caso también cuentan los padres y hermanos.

  1. 1,5 puntos si los padres estudiaron en el mismo centro.

Si alguno de los padres es antiguo alumno del centro donde se solicita plaza, el niño se beneficiará de 1,5 puntos adicionales.

  1. Familias numerosas: entre 1,5 y 2,5 puntos.

Los alumnos que pertenezcan a una familia numerosa general, es decir, aquellas en las que hay al menos tres hijos, tendrán 1,5 puntos a la hora de escoger colegio.

Si se trata de una familia numerosa especial, aquellas en las que hay más de cinco hijos (o cuatro en el caso de que al menos tres procedan de adopción, acogimiento o parto múltiple), el alumno obtendrá 2,5 puntos.

  1. Los centros pueden dar un punto según criterios propios.

Como criterio complementario, los centros tendrán libertad para dar un punto por otra circunstancia o coincidente con las anteriores que acuerde el propio centro educativo según criterios públicos y objetivos.

  1. ¿Qué pasa si hay un empate?

En caso de empate se aplican los siguientes criterios por este orden:

1. Mayor puntuación obtenida por los hermanos matriculados en el centro o padres que trabajen en el mismo.

2. Discapacidad.

3. Hijo o hermano de antiguo alumno del centro solicitado.

4. Familia numerosa, renta familiar u otra circunstancia acordada por el órgano competente en materia de admisión establecidos por el propio centro.
Read more

Virus manos, pies y boca

Es una infección relativamente común que usualmente comienza en la garganta.

Una infección similar es la herpangina.

Causas


El exantema vírico de manos, pies y boca comúnmente es causado por el virus de Coxsackie A16, un miembro de la familia de los enterovirus.

La enfermedad no se propaga a partir de las mascotas, pero sí lo puede hacer de una persona a otra. Se puede contraer si se entra en contacto directo con secreciones de nariz y garganta, saliva, líquido de ampollas o las heces de una persona infectada. Es más contagiosa en la primera semana en que se tiene la enfermedad.

El período de tiempo entre la infección y la manifestación de los síntomas es de aproximadamente 3 a 7 días.

El factor de riesgo más importante es la edad. La infección ocurre con más frecuencia en niños menores de 10 años, pero se puede observar en adolescentes y ocasionalmente en adultos. Los brotes se presentan con más frecuencia en verano y a comienzos del otoño.

Síntomas

  1. Fiebre
  2. Dolor de cabeza
  3. Pérdida del apetito
  4. Erupción con ampollas pequeñas en las manos, los pies y en el área donde se coloca el pañal, las cuales puede ser sensibles o dolorosas si se presionan
  5. Dolor de garganta
  6. Úlceras en la garganta (incluyendo las amígdalas), boca y lengua

Pruebas y exámenes


Los antecedentes de enfermedad reciente y un examen físico que comprueba la presencia de las ampollas características en las manos y en los pies generalmente son suficientes para diagnosticar esta enfermedad.

Tratamiento


No existe tratamiento específico para la infección distinto al alivio de los síntomas.

El tratamiento con antibióticos no funciona y no se recomienda. Los medicamentos de venta libre, como paracetamol (Tylenol) o ibuprofeno, se pueden utilizar para tratar la fiebre. El ácido acetilsalicílico (aspirin) no debe ser empleado con enfermedades virales en niños menores de 12 años.

Los enjuagues bucales con agua con sal (1/2 cucharadita de sal en 1 vaso de agua tibia) pueden servir como calmante si el niño es capaz de enjuagarse sin ingerirlos. Es bueno asegurarse de que el niño tome suficiente líquido, ya que se necesitan líquidos adicionales cuando hay fiebre. Los mejores líquidos son los productos lácteos fríos. Muchos niños se niegan a tomar jugos y bebidas gaseosas porque su contenido ácido les causa ardor en las úlceras.

Expectativas (pronóstico)


Generalmente, la recuperación completa se da en 5 a 7 días.

Posibles complicaciones


Deshidratación

Convulsiones febriles

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si hay signos de complicaciones como dolor en el cuello, en los brazos y en las piernas. Los síntomas de emergencia incluyen convulsiones.

También se debe consultar si:

El medicamento no baja la fiebre alta

Se presentan signos de deshidratación como:

resequedad en las membranas mucosas y en la piel

pérdida de peso

irritabilidad

letargo

orina oscura o disminuida

Prevención

Evite el contacto con personas que tengan esta enfermedad. Siempre lávese bien las manos y con frecuencia, en especial si está en contacto con personas enfermas.

Nombres alternativos


Infección por el virus de Coxsackie

Referencias


Abzug MJ. Nonpolio enteroviruses. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 242.

Habif TP. Exanthems and drug eruptions. In: Habif TP, ed. Clinical Dermatology. 5th ed. St. Louis, Mo: Mosby Elsevier; 2009:chap 14.
Read more

Virus manos, pies y boca

Es una infección relativamente común que usualmente comienza en la garganta.

Una infección similar es la herpangina.

Causas


El exantema vírico de manos, pies y boca comúnmente es causado por el virus de Coxsackie A16, un miembro de la familia de los enterovirus.

La enfermedad no se propaga a partir de las mascotas, pero sí lo puede hacer de una persona a otra. Se puede contraer si se entra en contacto directo con secreciones de nariz y garganta, saliva, líquido de ampollas o las heces de una persona infectada. Es más contagiosa en la primera semana en que se tiene la enfermedad.

El período de tiempo entre la infección y la manifestación de los síntomas es de aproximadamente 3 a 7 días.

El factor de riesgo más importante es la edad. La infección ocurre con más frecuencia en niños menores de 10 años, pero se puede observar en adolescentes y ocasionalmente en adultos. Los brotes se presentan con más frecuencia en verano y a comienzos del otoño.

Síntomas

  1. Fiebre
  2. Dolor de cabeza
  3. Pérdida del apetito
  4. Erupción con ampollas pequeñas en las manos, los pies y en el área donde se coloca el pañal, las cuales puede ser sensibles o dolorosas si se presionan
  5. Dolor de garganta
  6. Úlceras en la garganta (incluyendo las amígdalas), boca y lengua

Pruebas y exámenes


Los antecedentes de enfermedad reciente y un examen físico que comprueba la presencia de las ampollas características en las manos y en los pies generalmente son suficientes para diagnosticar esta enfermedad.

Tratamiento


No existe tratamiento específico para la infección distinto al alivio de los síntomas.

El tratamiento con antibióticos no funciona y no se recomienda. Los medicamentos de venta libre, como paracetamol (Tylenol) o ibuprofeno, se pueden utilizar para tratar la fiebre. El ácido acetilsalicílico (aspirin) no debe ser empleado con enfermedades virales en niños menores de 12 años.

Los enjuagues bucales con agua con sal (1/2 cucharadita de sal en 1 vaso de agua tibia) pueden servir como calmante si el niño es capaz de enjuagarse sin ingerirlos. Es bueno asegurarse de que el niño tome suficiente líquido, ya que se necesitan líquidos adicionales cuando hay fiebre. Los mejores líquidos son los productos lácteos fríos. Muchos niños se niegan a tomar jugos y bebidas gaseosas porque su contenido ácido les causa ardor en las úlceras.

Expectativas (pronóstico)


Generalmente, la recuperación completa se da en 5 a 7 días.

Posibles complicaciones


Deshidratación

Convulsiones febriles

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si hay signos de complicaciones como dolor en el cuello, en los brazos y en las piernas. Los síntomas de emergencia incluyen convulsiones.

También se debe consultar si:

El medicamento no baja la fiebre alta

Se presentan signos de deshidratación como:

resequedad en las membranas mucosas y en la piel

pérdida de peso

irritabilidad

letargo

orina oscura o disminuida

Prevención

Evite el contacto con personas que tengan esta enfermedad. Siempre lávese bien las manos y con frecuencia, en especial si está en contacto con personas enfermas.

Nombres alternativos


Infección por el virus de Coxsackie

Referencias


Abzug MJ. Nonpolio enteroviruses. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 242.

Habif TP. Exanthems and drug eruptions. In: Habif TP, ed. Clinical Dermatology. 5th ed. St. Louis, Mo: Mosby Elsevier; 2009:chap 14.
Read more

Después hubo que limpiar, pero fue muy divertido

Un día nos viene a visitar una amiga y como se acostumbra para aquellos que no visitas con frecuencia, trajo unos regalos a nuestros hijos. 
Vaya sorpresa nos llevamos, mi hijo recibio un bloque de yeso, una espatula, un pincel y un pequeño martillo. Resulta que lo que tenia que “jugar” era a descubrir el esqueleto de un dinosauruio. Primero aparecio una pata, despues una costillas hasta que despues de 3 dias y algunas broncas porque hubo que barrer hasta las ventanas, pudo completar todo el esqueleto.
Claro que no somos expertos en juguetes, pero este nos parecio muy bueno para un niño. 
Acostumbramos a comprar juguetes en las tiendas tradicionales y estos juguetes educativos por llamarlos de algun modo, no estan muy a la vista o directamente no los tienen. Saben donde los encontramos… en la tienda de recuerdos del museo de la ciudad. Y el precio, mas justo imposible.
Read more

Después hubo que limpiar, pero fue muy divertido

Un día nos viene a visitar una amiga y como se acostumbra para aquellos que no visitas con frecuencia, trajo unos regalos a nuestros hijos. 
Vaya sorpresa nos llevamos, mi hijo recibio un bloque de yeso, una espatula, un pincel y un pequeño martillo. Resulta que lo que tenia que “jugar” era a descubrir el esqueleto de un dinosauruio. Primero aparecio una pata, despues una costillas hasta que despues de 3 dias y algunas broncas porque hubo que barrer hasta las ventanas, pudo completar todo el esqueleto.
Claro que no somos expertos en juguetes, pero este nos parecio muy bueno para un niño. 
Acostumbramos a comprar juguetes en las tiendas tradicionales y estos juguetes educativos por llamarlos de algun modo, no estan muy a la vista o directamente no los tienen. Saben donde los encontramos… en la tienda de recuerdos del museo de la ciudad. Y el precio, mas justo imposible.
Read more

Niños con miedo al agua

Cinco consejos para vencer el miedo al agua

Proporcionarles seguridad: para vencer el miedo, es necesario que el niño se sienta seguro en el entorno acuático. Por eso, sus primeros contactos deben realizarse siempre en compañía de un adulto que le proteja y evite que el niño se lleve algún susto, que solo incrementará su miedo.

Adaptación progresiva: el contacto con el agua, tanto del mar como de la piscina, debe realizarse en pequeños pasos. En vez de meter de golpe al pequeño en el agua, es mejor jugar con él un rato en la orilla, o sentado en el bordillo, para que note las primeras sensaciones.

No obligarle: forzarle a bañarse o castigarle y reprenderle por no querer hacerlo tan solo servirá para aumentar la hostilidad del niño hacia el medio acuático. Se debe tener paciencia, no acelerar la inmersión y dejar que él mismo establezca su ritmo.

Prestarle ayuda instrumental: flotadores, manguitos, burbujas o churros son algunos de los instrumentos acuáticos que se pueden proporcionar al niño para incrementar su seguridad en el agua. Es preciso mostrarles poco a poco, nunca de golpe, que gracias a estos objetos pueden mantenerse a flote. Siempre hay que comprobar que sean seguros y que estén adaptados a la edad del pequeño.

El agua como juego: a través del juego se puede conseguir que los niños pierdan el temor al agua y que, en vez de percibirla como un elemento peligroso, la consideren como un medio divertido. En la playa se pueden inventar numerosos juegos en la orilla que le ayudarán a adaptarse poco a poco y, en la piscina, se puede optar por jugar con algunos objetos en los escalones, en la piscina infantil o en el bordillo, si no hubiera esta opción.

Las causas del miedo al agua

La mayoría de los niños se sienten muy atraídos por el medio acuático y disfrutan y se divierten con los numerosos juegos y actividades que se pueden desarrollar en él. Pero en algunos casos, lejos de atracción, el agua causa miedo y rechazo en los pequeños, una circunstancia que puede representar un problema a medio plazo, puesto que les impedirá aprender a nadar e incrementará de ese modo los riesgos y peligros que implica no saber desenvolverse de forma adecuada en el medio acuático.

Disfrutar del agua desde que son bebés

  1. Si el niño disfruta del agua y del momento del baño desde que es un bebé, es mucho más fácil que cuando llegue la época estival se acostumbre con facilidad al medio acuático. 
  2. Para conseguir hacer del baño un momento único y agradable, es preciso mantener diferentes pautas:Evitar las temperaturas muy altas o muy bajas en el agua, que puedan asustarles y provocar su llanto.
  3. Procurar llenar la bañera a un nivel de agua adecuado a cada edad, de modo que el bebé se sienta seguro en todo momento.
  4. Prescindir de los chorros de agua directos sobre el niño, que puedan asustarle o inquietarle. Es mejor enjuagar de forma suave con una esponja o con un pequeño balde o cubo.
  5. Hacer del baño un momento divertido. Cuando son pequeños, ayuda cantarles o ponerles música y jugar con ellos. Cuando son capaces de mantenerse solos en la bañera, es aconsejable permitirles que jueguen con pequeños juguetes de agua.
  6. Siempre con la presencia del adulto, animarles a “bucear” en la bañera con poca agua. Si se permite que sumerjan la cabeza, se acostumbran al contacto del agua en el rostro y se inician en la respiración acuática.
Read more

Niños con miedo al agua

Cinco consejos para vencer el miedo al agua

Proporcionarles seguridad: para vencer el miedo, es necesario que el niño se sienta seguro en el entorno acuático. Por eso, sus primeros contactos deben realizarse siempre en compañía de un adulto que le proteja y evite que el niño se lleve algún susto, que solo incrementará su miedo.

Adaptación progresiva: el contacto con el agua, tanto del mar como de la piscina, debe realizarse en pequeños pasos. En vez de meter de golpe al pequeño en el agua, es mejor jugar con él un rato en la orilla, o sentado en el bordillo, para que note las primeras sensaciones.

No obligarle: forzarle a bañarse o castigarle y reprenderle por no querer hacerlo tan solo servirá para aumentar la hostilidad del niño hacia el medio acuático. Se debe tener paciencia, no acelerar la inmersión y dejar que él mismo establezca su ritmo.

Prestarle ayuda instrumental: flotadores, manguitos, burbujas o churros son algunos de los instrumentos acuáticos que se pueden proporcionar al niño para incrementar su seguridad en el agua. Es preciso mostrarles poco a poco, nunca de golpe, que gracias a estos objetos pueden mantenerse a flote. Siempre hay que comprobar que sean seguros y que estén adaptados a la edad del pequeño.

El agua como juego: a través del juego se puede conseguir que los niños pierdan el temor al agua y que, en vez de percibirla como un elemento peligroso, la consideren como un medio divertido. En la playa se pueden inventar numerosos juegos en la orilla que le ayudarán a adaptarse poco a poco y, en la piscina, se puede optar por jugar con algunos objetos en los escalones, en la piscina infantil o en el bordillo, si no hubiera esta opción.

Las causas del miedo al agua

La mayoría de los niños se sienten muy atraídos por el medio acuático y disfrutan y se divierten con los numerosos juegos y actividades que se pueden desarrollar en él. Pero en algunos casos, lejos de atracción, el agua causa miedo y rechazo en los pequeños, una circunstancia que puede representar un problema a medio plazo, puesto que les impedirá aprender a nadar e incrementará de ese modo los riesgos y peligros que implica no saber desenvolverse de forma adecuada en el medio acuático.

Disfrutar del agua desde que son bebés

  1. Si el niño disfruta del agua y del momento del baño desde que es un bebé, es mucho más fácil que cuando llegue la época estival se acostumbre con facilidad al medio acuático. 
  2. Para conseguir hacer del baño un momento único y agradable, es preciso mantener diferentes pautas:Evitar las temperaturas muy altas o muy bajas en el agua, que puedan asustarles y provocar su llanto.
  3. Procurar llenar la bañera a un nivel de agua adecuado a cada edad, de modo que el bebé se sienta seguro en todo momento.
  4. Prescindir de los chorros de agua directos sobre el niño, que puedan asustarle o inquietarle. Es mejor enjuagar de forma suave con una esponja o con un pequeño balde o cubo.
  5. Hacer del baño un momento divertido. Cuando son pequeños, ayuda cantarles o ponerles música y jugar con ellos. Cuando son capaces de mantenerse solos en la bañera, es aconsejable permitirles que jueguen con pequeños juguetes de agua.
  6. Siempre con la presencia del adulto, animarles a “bucear” en la bañera con poca agua. Si se permite que sumerjan la cabeza, se acostumbran al contacto del agua en el rostro y se inician en la respiración acuática.
Read more