No me gustan los limites: La historia del palo y la zanahoria

*Por Alejandro Busto Castelli

Quiero agradecer especialmente a la periodista venezolana, Berna Iskandar de “Conoce mi mundo”, que me sugirió escribir sobre el tema e inspiró a través de sus preguntas, la gran mayoría de las reflexiones de este artículo.
**
Cada día de nuestra vida, argumentamos, defendemos, explicamos o compartimos nuestra cotidianidad a través del lenguaje, de las palabras con las que construimos sin duda nuestra realidad. Desde lo más superficial hasta lo más esencial nuestro mundo cabalga a lomos de cada palabra que usamos, heredada o no, prestada o no, tal vez aprendida o incluso creativamente inventada.
Y así nos embarcamos en extrañas travesías diarias, donde ni uno solo de estos curiosos caballos que nos permiten avanzar, resulta gratis. Ninguno es casual. Quizá por eso me parece importante reflexionar sobre ellas.

En relación a la crianza y educación infantil, en mi trabajo diario con padres y madres, en mi vida como padre, aparece de forma machacona una palabra. A veces en boca de un profesional contrastado, en boca de un gurú de nuevo cuño, en el llamativo título de un libro, en una charla en el andén del metro….

Limites…

Es curioso, porque como por arte de magia a veces las palabras se encadenan. Y unas no viven sin otras. 
Sin saber muy bien su significado y glorificando nuestra más oscura mediocridad, cada vez que por ejemplo decimos “calidad”, nos vemos obligados a decir en la frase siguiente “cantidad”… y si decimos “limites”, tendremos que añadir para parecer que sabemos.. “los niños necesitan…”

La palabra límite crea en los sistemas familiares una realidad constante. La razón de ser de esta palabra tiene que ver con su origen latín, “limes” usado por los romanos para expresar  una línea real o imaginaria, una frontera que separa dos cosas. ¿A quién y de que separan los limites en educación y crianza?

Definitivamente la palabreja no me gusta y menos el uso que se hace de ella, desde algunos sectores de la psicopedagogía, en una cantinela aburrida sobre los “limites” que debemos poner a los niños.

Ahora bien, teniendo esto en cuenta, mi visión es que desde el punto de vista de la educación emocional es fundamental clarificar con argumentos cual es el marco de juego de un sistema. Un marco de juego que lo es, en esencia para todos los integrantes del mismo, sean niños o adultos.

Como líneas generales más que obvias, este marco de juego debería girar en torno a la no violencia, la gestión de emociones como la ira, la rabia o la tristeza, el cuidado individual y del otro, la integridad física y emocional. Si a esto le queremos llamar limites, por mi está bien. Pero negociemos de lo que estamos hablando.

No le debes gritar  a tu hermano, porque en este sistema ninguno de sus integrantes grita, porque ese es el acuerdo, el marco en el que nos movemos y porque en él nos sentimos emocionalmente equilibrados y respetados. Y cuando alguien lo hace, porque no ha sabido o podido hacerlo mejor, claramente está faltando al grupo y al acuerdo puesto en común. Cada uno desde su lugar, desde su pequeño o gran mundo, necesita realizar un aprendizaje en este sentido y asumir las consecuencias emocionales que sus actos o dichos tienen sobre el resto.

Así que establecer este marco de juego como padres, resulta de vital importancia, del punto de vista del desarrollo de los niños y adultos enmarcados dentro de un determinado sistema familiar.

Tengo muchas dudas respecto a que cuando se habla de limites desde ciertos sectores pretendidamente inocuos, blancos y puros, se esté haciendo desde ese lugar que toma en cuenta al niño, que empatiza con él, que negocia y termina por asumir su propia responsabilidad en el desarrollo del marco relacional del que estábamos hablando.

No puedo defender sin embargo, que establecer estos marcos sea tarea sencilla. No me gustaría que se entendiera desde la simplicidad que expresa la frase “mejor es sencillo”. Creo que es francamente difícil sin un proceso de reeducación, que nos permita cuestionar sin dolor que fuimos sometidos por gente que nos quiso o quiere bien, a límites innecesarios, sociales, culturales, heredados y poco razonados. Es difícil y agotador sin la consistencia necesaria, él no vivir pendiente de los opinólogos expertos o no, profesionales o no, farsantes o no, siempre dispuestos a recordarnos que coqueteamos con el fracaso familiar, porque “tus hijos hacen lo que quieren y cuando quieren y eso no puede ser”.

Una frase por cierto que a fuerza de ser oída ha terminado por gustarme. En el fondo y en el frente esta frase… es un canto a la libertad. Así que, “ojala!, ojalá!”…pienso una y otra vez.

En este sentido creo firmemente en la autorregulación de los niños, ya que cuando están neurológica y psicológicamente preparados y encuentran el entorno donde desarrollarse en libertad, todo fluye y de verdad no hacen falta grandes recetas ¿De eso se trata no? De libertad, por lo menos para mí y no deja de resultar cuanto menos curioso, que algunas de las acepciones de la palabra “limite” tengan que ver con la ausencia de libertad.

Y entonces el lector o lectora, me lee y resuena en su cabeza “educar sin límites, pero por favor con algún método”. Así inundados por estrategias motivadoras y recetas educacionales perpetuadoras de conductas adaptadas, es posible que ahora se pregunte ávido como encajar en este discurso los sistemas de castigos y recompensas. El palo y la zanahoria, el poli malo y el poli bueno ¿Son los premios y las recompensas eficaces para educar y criar niños? ¿Y los castigos?

Dejemos que empiece a contestar a estas preguntas, mi hijo mayor Nicolás, de casi 7 años ahora.

El año que se escolarizó, con 5 y medio, a raíz de su gusto y curiosidad por los números fue “diferenciado” por su maestra proponiéndole tareas de mayor dificultad que al resto. Esto era premiado cada día con una medalla de cartón. La primera fue recibida por él con mucho orgullo, no paraba de enseñarla. La colgó en su habitación.

Pasada una semana de cartoncitos diarios, un día no trajo medallas.

Le preguntamos, sometidos nosotros también al falso reflejo del premio, como aquel de los espejitos de colores: ¿Nico que pasó? ¿No hubo hoy medallas? Nos miró y nos dijo: “Es que hoy no quise”.

Hoy no quise. ¿Qué significa esto? ¿Qué había sucedido entonces?, ¿Acaso esas medallas no reforzarían para siempre jamás la conducta académica y aplicada del niño que puede hacer sumas y ser diferente? ¿Era tan difícil entender que hacer sumas le fascina, le moviliza, le conecta?

En un niño sometido al mandato adulto, sin poder de decisión, sin autonomía, penalizado en su sentir, quizá hubiera funcionado. Quizá hubiera acumulado medallas…. de por vida, quizá. No por la satisfacción del resultado obtenido a través de su esfuerzo, sino por la medalla en sí misma.

En un niño habituado a expresar lo que siente, a demandar sus necesidades, a elegir sus actividades o a rechazarlas, a regularse en funciones básicas como el sueño y la alimentación,  que le premien o no una actividad concreta no funciona para perpetuarla… si ese día él no quiere.

Simplemente porque ha aprendido a respetar su criterio. Y la conexión con su mundo emocional cierto es mucho más poderosa como reforzador que la efímera alegría de una o mil medallas de cartón.

No pocas veces me preguntan por métodos de castigo. Me toca opinar sobre dos tipos de castigos: El cachete y la silla de pensar.

Como primera premisa, quiero decir alto y claro que yo no creo en los castigos. Ni como profesional, ni como padre.

Los cachetes, bofetadas o nalgadas  (en algunos lugares de Latinoamérica se habla de nalgadas. En mi país de origen Uruguay, el nombre es más creativo: Zapatería en el culo), son maltrato. No son sistemas o formas de educación. Maltrato físico y psicológico en tanto en cuenta apela a la indefensión a través del miedo que provoca ser agredido. Por lo tanto no opino, o más bien si opino que el maltrato no está en el ámbito de lo educativo sino de lo penal.

Acerca de la silla de pensar, escribí en el libro “Una nueva paternidad” un capítulo entero al respecto[1] 
Es una técnica que pretende ofrecer a padres y madres una solución sobre el manejo de las rabietas infantiles y un aprendizaje emocional a los niños, a la vez que ignoramos lo que ellos y nosotros sentimos.  Es como cocinar sin comida, es intentar beber agua en un vaso vacío. Es ridículo. Padres y madres incapaces de gestionar su propia rabia, abandonan a su suerte a sus hijos, en un rincón “para pensar”, pidiéndoles que hagan lo que ellos en más de 30 años han sido incapaces de  hacer.

Digo en el libro comentando otras formas alternativas de gestión…“Y así intentándolo una y otra vez el tiempo fuera se convierte en tiempo dentro, no hay sillas o rincones para pensar, porque cada rincón es un lugar donde sentir juntos.”


Retomando el tema de los premios y recompensas, una primera reflexión es tomar conciencia que habitualmente son ofrecidas desde fuera de nosotros, por otros o por las circunstancias, o por el propio sistema en forma de salario por ejemplo. Como dije más arriba que si bien no creí nunca en el palo, dejar de creer en la zanahoria me llevo muchos más años.

.Cuando estudiaba primero en la carrera y leía y aprobaba exámenes sobre condicionamientos, todavía le veía un sentido a las recompensas mientras aprendía desde dentro del propio paradigma conductista sobre  aquellos estudios que hablaban de la ineficacia del castigo.

La llegada a mi vida de la paternidad termino de encajar el puzzle acerca de los premios, de las recompensas.

Como dice Alfie Kohn se trata de una gran verdad: “los programas basados en recompensas claro que motivan a niños, adolescentes y adultos!!… los motivan a obtener recompensas”. Y no hay más.

Si alguien quiere que su hijo en un futuro no muy lejano, no persiga sus metas y sueños, no se desarrolle más allá de la opinión del profesor o jefe de turno, su propio padre o madre, deje de investigar, curiosear, arriesgar y en definitiva vivir. Si alguien quiere que su hijo persiga enfermizamente y de por vida el juicio indulgente de una sociedad enferma. Entonces que le eduque con castigos y recompensas. Estará en el buen camino.

Y de paso que le ponga límites. De todo tipo. Acerca de lo que debe o no comer, acerca del tiempo que debe o no jugar, acerca de lo que debe o no dormir, acerca de las actividades o no que debe hacer, a quien debe decir gracias y a quien no, a quien debe besar y a quien no, acerca de lo que “está bien” sentir y lo que jamás podrá sentir. Acerca de su propio sentido de la libertad. Que lo haga… y que respete una premisa fundamental:

Que se asegure que queda bien clarito de que esos “limites”, son solo mientras siga siendo niño o niña. Son para él o ella… nunca para los adultos. Los mayores hacemos lo que queremos, que para eso somos adultos… ¿Por qué hacemos lo que queremos no?



[1] Artículo “Yo quiero escurrir lechugas” del libro “Una nueva paternidad”  Varios autores Ed. Pedagogía Blanca 2014 

** By nuchylee, published on 02 February 2011 Stock Photo – image ID: 10028902
http://www.freedigitalphotos.net/images/Security_g189-Wire_Fence__p28902.html

Read more

No me gustan los limites: La historia del palo y la zanahoria

*Por Alejandro Busto Castelli

Quiero agradecer especialmente a la periodista venezolana, Berna Iskandar de “Conoce mi mundo”, que me sugirió escribir sobre el tema e inspiró a través de sus preguntas, la gran mayoría de las reflexiones de este artículo.
**
Cada día de nuestra vida, argumentamos, defendemos, explicamos o compartimos nuestra cotidianidad a través del lenguaje, de las palabras con las que construimos sin duda nuestra realidad. Desde lo más superficial hasta lo más esencial nuestro mundo cabalga a lomos de cada palabra que usamos, heredada o no, prestada o no, tal vez aprendida o incluso creativamente inventada.
Y así nos embarcamos en extrañas travesías diarias, donde ni uno solo de estos curiosos caballos que nos permiten avanzar, resulta gratis. Ninguno es casual. Quizá por eso me parece importante reflexionar sobre ellas.

En relación a la crianza y educación infantil, en mi trabajo diario con padres y madres, en mi vida como padre, aparece de forma machacona una palabra. A veces en boca de un profesional contrastado, en boca de un gurú de nuevo cuño, en el llamativo título de un libro, en una charla en el andén del metro….

Limites…

Es curioso, porque como por arte de magia a veces las palabras se encadenan. Y unas no viven sin otras. 
Sin saber muy bien su significado y glorificando nuestra más oscura mediocridad, cada vez que por ejemplo decimos “calidad”, nos vemos obligados a decir en la frase siguiente “cantidad”… y si decimos “limites”, tendremos que añadir para parecer que sabemos.. “los niños necesitan…”

La palabra límite crea en los sistemas familiares una realidad constante. La razón de ser de esta palabra tiene que ver con su origen latín, “limes” usado por los romanos para expresar  una línea real o imaginaria, una frontera que separa dos cosas. ¿A quién y de que separan los limites en educación y crianza?

Definitivamente la palabreja no me gusta y menos el uso que se hace de ella, desde algunos sectores de la psicopedagogía, en una cantinela aburrida sobre los “limites” que debemos poner a los niños.

Ahora bien, teniendo esto en cuenta, mi visión es que desde el punto de vista de la educación emocional es fundamental clarificar con argumentos cual es el marco de juego de un sistema. Un marco de juego que lo es, en esencia para todos los integrantes del mismo, sean niños o adultos.

Como líneas generales más que obvias, este marco de juego debería girar en torno a la no violencia, la gestión de emociones como la ira, la rabia o la tristeza, el cuidado individual y del otro, la integridad física y emocional. Si a esto le queremos llamar limites, por mi está bien. Pero negociemos de lo que estamos hablando.

No le debes gritar  a tu hermano, porque en este sistema ninguno de sus integrantes grita, porque ese es el acuerdo, el marco en el que nos movemos y porque en él nos sentimos emocionalmente equilibrados y respetados. Y cuando alguien lo hace, porque no ha sabido o podido hacerlo mejor, claramente está faltando al grupo y al acuerdo puesto en común. Cada uno desde su lugar, desde su pequeño o gran mundo, necesita realizar un aprendizaje en este sentido y asumir las consecuencias emocionales que sus actos o dichos tienen sobre el resto.

Así que establecer este marco de juego como padres, resulta de vital importancia, del punto de vista del desarrollo de los niños y adultos enmarcados dentro de un determinado sistema familiar.

Tengo muchas dudas respecto a que cuando se habla de limites desde ciertos sectores pretendidamente inocuos, blancos y puros, se esté haciendo desde ese lugar que toma en cuenta al niño, que empatiza con él, que negocia y termina por asumir su propia responsabilidad en el desarrollo del marco relacional del que estábamos hablando.

No puedo defender sin embargo, que establecer estos marcos sea tarea sencilla. No me gustaría que se entendiera desde la simplicidad que expresa la frase “mejor es sencillo”. Creo que es francamente difícil sin un proceso de reeducación, que nos permita cuestionar sin dolor que fuimos sometidos por gente que nos quiso o quiere bien, a límites innecesarios, sociales, culturales, heredados y poco razonados. Es difícil y agotador sin la consistencia necesaria, él no vivir pendiente de los opinólogos expertos o no, profesionales o no, farsantes o no, siempre dispuestos a recordarnos que coqueteamos con el fracaso familiar, porque “tus hijos hacen lo que quieren y cuando quieren y eso no puede ser”.

Una frase por cierto que a fuerza de ser oída ha terminado por gustarme. En el fondo y en el frente esta frase… es un canto a la libertad. Así que, “ojala!, ojalá!”…pienso una y otra vez.

En este sentido creo firmemente en la autorregulación de los niños, ya que cuando están neurológica y psicológicamente preparados y encuentran el entorno donde desarrollarse en libertad, todo fluye y de verdad no hacen falta grandes recetas ¿De eso se trata no? De libertad, por lo menos para mí y no deja de resultar cuanto menos curioso, que algunas de las acepciones de la palabra “limite” tengan que ver con la ausencia de libertad.

Y entonces el lector o lectora, me lee y resuena en su cabeza “educar sin límites, pero por favor con algún método”. Así inundados por estrategias motivadoras y recetas educacionales perpetuadoras de conductas adaptadas, es posible que ahora se pregunte ávido como encajar en este discurso los sistemas de castigos y recompensas. El palo y la zanahoria, el poli malo y el poli bueno ¿Son los premios y las recompensas eficaces para educar y criar niños? ¿Y los castigos?

Dejemos que empiece a contestar a estas preguntas, mi hijo mayor Nicolás, de casi 7 años ahora.

El año que se escolarizó, con 5 y medio, a raíz de su gusto y curiosidad por los números fue “diferenciado” por su maestra proponiéndole tareas de mayor dificultad que al resto. Esto era premiado cada día con una medalla de cartón. La primera fue recibida por él con mucho orgullo, no paraba de enseñarla. La colgó en su habitación.

Pasada una semana de cartoncitos diarios, un día no trajo medallas.

Le preguntamos, sometidos nosotros también al falso reflejo del premio, como aquel de los espejitos de colores: ¿Nico que pasó? ¿No hubo hoy medallas? Nos miró y nos dijo: “Es que hoy no quise”.

Hoy no quise. ¿Qué significa esto? ¿Qué había sucedido entonces?, ¿Acaso esas medallas no reforzarían para siempre jamás la conducta académica y aplicada del niño que puede hacer sumas y ser diferente? ¿Era tan difícil entender que hacer sumas le fascina, le moviliza, le conecta?

En un niño sometido al mandato adulto, sin poder de decisión, sin autonomía, penalizado en su sentir, quizá hubiera funcionado. Quizá hubiera acumulado medallas…. de por vida, quizá. No por la satisfacción del resultado obtenido a través de su esfuerzo, sino por la medalla en sí misma.

En un niño habituado a expresar lo que siente, a demandar sus necesidades, a elegir sus actividades o a rechazarlas, a regularse en funciones básicas como el sueño y la alimentación,  que le premien o no una actividad concreta no funciona para perpetuarla… si ese día él no quiere.

Simplemente porque ha aprendido a respetar su criterio. Y la conexión con su mundo emocional cierto es mucho más poderosa como reforzador que la efímera alegría de una o mil medallas de cartón.

No pocas veces me preguntan por métodos de castigo. Me toca opinar sobre dos tipos de castigos: El cachete y la silla de pensar.

Como primera premisa, quiero decir alto y claro que yo no creo en los castigos. Ni como profesional, ni como padre.

Los cachetes, bofetadas o nalgadas  (en algunos lugares de Latinoamérica se habla de nalgadas. En mi país de origen Uruguay, el nombre es más creativo: Zapatería en el culo), son maltrato. No son sistemas o formas de educación. Maltrato físico y psicológico en tanto en cuenta apela a la indefensión a través del miedo que provoca ser agredido. Por lo tanto no opino, o más bien si opino que el maltrato no está en el ámbito de lo educativo sino de lo penal.

Acerca de la silla de pensar, escribí en el libro “Una nueva paternidad” un capítulo entero al respecto[1] 
Es una técnica que pretende ofrecer a padres y madres una solución sobre el manejo de las rabietas infantiles y un aprendizaje emocional a los niños, a la vez que ignoramos lo que ellos y nosotros sentimos.  Es como cocinar sin comida, es intentar beber agua en un vaso vacío. Es ridículo. Padres y madres incapaces de gestionar su propia rabia, abandonan a su suerte a sus hijos, en un rincón “para pensar”, pidiéndoles que hagan lo que ellos en más de 30 años han sido incapaces de  hacer.

Digo en el libro comentando otras formas alternativas de gestión…“Y así intentándolo una y otra vez el tiempo fuera se convierte en tiempo dentro, no hay sillas o rincones para pensar, porque cada rincón es un lugar donde sentir juntos.”


Retomando el tema de los premios y recompensas, una primera reflexión es tomar conciencia que habitualmente son ofrecidas desde fuera de nosotros, por otros o por las circunstancias, o por el propio sistema en forma de salario por ejemplo. Como dije más arriba que si bien no creí nunca en el palo, dejar de creer en la zanahoria me llevo muchos más años.

.Cuando estudiaba primero en la carrera y leía y aprobaba exámenes sobre condicionamientos, todavía le veía un sentido a las recompensas mientras aprendía desde dentro del propio paradigma conductista sobre  aquellos estudios que hablaban de la ineficacia del castigo.

La llegada a mi vida de la paternidad termino de encajar el puzzle acerca de los premios, de las recompensas.

Como dice Alfie Kohn se trata de una gran verdad: “los programas basados en recompensas claro que motivan a niños, adolescentes y adultos!!… los motivan a obtener recompensas”. Y no hay más.

Si alguien quiere que su hijo en un futuro no muy lejano, no persiga sus metas y sueños, no se desarrolle más allá de la opinión del profesor o jefe de turno, su propio padre o madre, deje de investigar, curiosear, arriesgar y en definitiva vivir. Si alguien quiere que su hijo persiga enfermizamente y de por vida el juicio indulgente de una sociedad enferma. Entonces que le eduque con castigos y recompensas. Estará en el buen camino.

Y de paso que le ponga límites. De todo tipo. Acerca de lo que debe o no comer, acerca del tiempo que debe o no jugar, acerca de lo que debe o no dormir, acerca de las actividades o no que debe hacer, a quien debe decir gracias y a quien no, a quien debe besar y a quien no, acerca de lo que “está bien” sentir y lo que jamás podrá sentir. Acerca de su propio sentido de la libertad. Que lo haga… y que respete una premisa fundamental:

Que se asegure que queda bien clarito de que esos “limites”, son solo mientras siga siendo niño o niña. Son para él o ella… nunca para los adultos. Los mayores hacemos lo que queremos, que para eso somos adultos… ¿Por qué hacemos lo que queremos no?



[1] Artículo “Yo quiero escurrir lechugas” del libro “Una nueva paternidad”  Varios autores Ed. Pedagogía Blanca 2014 

** By nuchylee, published on 02 February 2011 Stock Photo – image ID: 10028902
http://www.freedigitalphotos.net/images/Security_g189-Wire_Fence__p28902.html

Read more

El ratoncito Pérez

Hola!

Ya aviso por si alguien viene aquí engañado, que no voy a hablar sobre las diferentes etapas de la salida de los dientes y similar.
Para eso están los manuales de pediatría, las webs de cierto rigor y las conocidas que te explican con pelos y señales (algunas con tantos pelos que la esteticistas tendrían que dedicarse a otra cosa, por cierto), sobre toda la piñata de sus herederos. Y curiosamente, sí, el niño lo pasó mal, pero ella también. Claro, claro, que te raje la boca para que te salga un diente es más llevadero que tu “sufrimiento” por no poder tomarte el café apoltronada en el sofá.

Es que esta mañana hemos estado hablando de dientes en el trabajo (Rubén, Rosa, Isi, sssshhhhhh)… y he dicho: bueno, pues ya tengo tema!

Y es que ya lo dijo la Pantoja cuando iba con el Cachuli: Dientes, dientes, que es lo que les jode!! 
La tía ésta es de lo poco bueno que ha hecho. Avisarnos a los padres sobre los dientes. Porque la peli de “Yo soy ésa” junto a José Coronado (sí, la he visto, uno ha tenido una infancia difícil), no sé si merece la catalogación de película. Bueno, sí. Sí “Almejas y mejillones” la merece, cualquiera lo hace.
Y de su famoso hijo, Dj Kiko (el pinchadiscos), otrora conocido como Paquirrín, más de lo mismo…
Y aquí voy a hacer un inciso para hablar de genética:
Carmina Ordónez + Antono Rivera = Francisco Rivera
Carmina Ordónez + Antono Rivera = Cayetano Rivera
Carmina Ordónez + Julián Contreras = Julián Contreras jr.
Isabel Pantoja + Antono Rivera = Paquirrín el tipín

Está claro donde está el error en la ecuación? pues eso…

Venga, a lo que iba… los dientes!
Esas piezas blancas (o no) que sirven para masticar la comida y para dar mordisquitos… mmmm Johansson, ay omá qué rica!! Uffff, eso, que sirven para masticar… la madre que los parió a los put…s dientes!
– Dan fiebre
– Ponen el culo rojo
– El niño hace caca que vamos, ni una mousse de Ferrán Adriá
– Parece que tu hijo será el próximo campeón de Kick-boxing de la mala leche que se pone… y con los dientes de leche!

Y claro, luego tú le dices al niño cuando ya es un poco más mayor que esos dientes se le van a caer y que luego le saldrán otros y te dice:

– Es una broma?

Pues no hijo, no es una broma. Durante una temporada tendrás un agujero en la boca que como te pille algún gobernante catalán te pone un peaje. Y claro, el dinero no va a ir para nosotros, se lo llevará el gobernante, que para eso lo han elegido, ejem…

Pero sabes qué: entre que salgan los dientes y volver a ver la peli de la Pantoja… marchando comida en pajita!!

Read more

El ratoncito Pérez

Hola!

Ya aviso por si alguien viene aquí engañado, que no voy a hablar sobre las diferentes etapas de la salida de los dientes y similar.
Para eso están los manuales de pediatría, las webs de cierto rigor y las conocidas que te explican con pelos y señales (algunas con tantos pelos que la esteticistas tendrían que dedicarse a otra cosa, por cierto), sobre toda la piñata de sus herederos. Y curiosamente, sí, el niño lo pasó mal, pero ella también. Claro, claro, que te raje la boca para que te salga un diente es más llevadero que tu “sufrimiento” por no poder tomarte el café apoltronada en el sofá.

Es que esta mañana hemos estado hablando de dientes en el trabajo (Rubén, Rosa, Isi, sssshhhhhh)… y he dicho: bueno, pues ya tengo tema!

Y es que ya lo dijo la Pantoja cuando iba con el Cachuli: Dientes, dientes, que es lo que les jode!! 
La tía ésta es de lo poco bueno que ha hecho. Avisarnos a los padres sobre los dientes. Porque la peli de “Yo soy ésa” junto a José Coronado (sí, la he visto, uno ha tenido una infancia difícil), no sé si merece la catalogación de película. Bueno, sí. Sí “Almejas y mejillones” la merece, cualquiera lo hace.
Y de su famoso hijo, Dj Kiko (el pinchadiscos), otrora conocido como Paquirrín, más de lo mismo…
Y aquí voy a hacer un inciso para hablar de genética:
Carmina Ordónez + Antono Rivera = Francisco Rivera
Carmina Ordónez + Antono Rivera = Cayetano Rivera
Carmina Ordónez + Julián Contreras = Julián Contreras jr.
Isabel Pantoja + Antono Rivera = Paquirrín el tipín

Está claro donde está el error en la ecuación? pues eso…

Venga, a lo que iba… los dientes!
Esas piezas blancas (o no) que sirven para masticar la comida y para dar mordisquitos… mmmm Johansson, ay omá qué rica!! Uffff, eso, que sirven para masticar… la madre que los parió a los put…s dientes!
– Dan fiebre
– Ponen el culo rojo
– El niño hace caca que vamos, ni una mousse de Ferrán Adriá
– Parece que tu hijo será el próximo campeón de Kick-boxing de la mala leche que se pone… y con los dientes de leche!

Y claro, luego tú le dices al niño cuando ya es un poco más mayor que esos dientes se le van a caer y que luego le saldrán otros y te dice:

– Es una broma?

Pues no hijo, no es una broma. Durante una temporada tendrás un agujero en la boca que como te pille algún gobernante catalán te pone un peaje. Y claro, el dinero no va a ir para nosotros, se lo llevará el gobernante, que para eso lo han elegido, ejem…

Pero sabes qué: entre que salgan los dientes y volver a ver la peli de la Pantoja… marchando comida en pajita!!

Read more

El valor de lo intangible

Ayer, Diego Pablo Simeone, durante la rueda de prensa previa al partido de Champions League que juega esta noche su equipo frente al Chelsea, dio -a mi entender- una lección magistral de cómo potenciar emocionalmente a su equipo y a su afición, haciendo un uso talentoso del valor de los intangibles. Admito que Simeone nunca ha sido Santo de mi devoción (especialmente en su etapa como jugador, recio y, a veces, irrespetuoso), pero ayer cuando dijo  -“seguramente en el futuro nos enfrentemos a mejores jugadores que los nuestros, pero con más pasión e ilusión que nosotros, pocos”- se apuntó un tanto de mi parte. El fútbol, como otros muchos “productos” homogéneos y estandarizados (al final, todo se reduce a once contra once en un rectángulo de juego), requiere de una reinvención continua, de incorporar aditivos y pluses que hagan del invento un producto vendible y, a ser posible, que enganche. El valor de los intangibles, en este sentido, adquiere una dimensión extraordinaria. Vivimos en el tiempo de las métricas, empeñados en medirlo todo, en sacar estadísticas hasta de debajo de las piedras, de buscar indicadores directos e indirectos, de exprimir datos para conseguir objetivos. Y aunque con las normas ISO ya somos capaces de estandarizar y medir la calidad de un producto, servicio y/o profesional (menuda mamarrachada en mi opinión, ya que la calidad es subjetiva), la pasión y la ilusión siguen siendo intangibles e inmedible. Nadie puede contradecir a Simeone cuando dice que en pasión e ilusión nadie gana a sus jugadores, porque no existe una balanza para medirlas. Acaso se pueda discutir la calidad de unos jugadores y de otros, pero no su ilusión y su pasion. Y es en ese terreno, en el de los intangibles, en el que todos deberíamos saber jugar para ganarle partidos a la vida. 

La ilusión, la pasión, el entusiasmo, el coraje, la voluntad, el afán de superación, la resiliencia y otras tantísimas actitudes son, ni más ni menos, competencias emocionales, importantísimas para la vida y para el desempeño a un alto nivel de rendimiento, que raramente se enseñan (hoy quizás empiezan a entrenarse a adultos a través del coaching -por cierto una profesión derivada del entrenador deportivo-). Nos llevamos toda nuestra infancia y adolescencia aprendiendo estrategias, fórmulas y métodos para medir y estandarizar el conocimiento humano, incorporando dato tras dato, desarrollando nuestra inteligencia memorística y siendo clasificados en función de unas calificaciones numéricas. Medir y medir, clasificar y clasificar, despreciando el valor de lo intangible que, por su grandeza, termina siendo inconmensurable. 
El sistema educativo, otro producto homogéneo y estandarizado, ha aprendido poco de sí mismo en sus más de siglos de vida. Ha desdeñado las capacidades humanas que no se pueden medir ni clasificar, confundiendo muy a menudo lo que es evaluar con simplemente calificar. Como dice Richard Gerver: “si las escuelas incorporaran más pasión y confianza por lo que hacen, podrían desarrollar el sistema que más se ajuste a sus necesidades. No hay un único método. Aunque compartan algunas características, cada país es único y diferente y debe encontrar lo que funciona para él. Lo que ya no funciona es el sistema educativo que entrena para aprobar exámenes”. 
La pasión y la confianza deberían ser dos asignaturas obligatorias en nuestras escuelas, tanto para profesores/as como para alumnos/as. Pienso que no hay fuerza más poderosa que saber acercarse a alguien y transmitirle tu confianza hacia el/ella y que vea en tí la pasión que le pones a todo lo que haces por ayudarle. Es algo contagioso y con un efecto multiplicador. En este sentido, lo peor no es que el sistema educativo no haya incorporado la pasión y la confianza en su currículum de asignaturas, sino que por añadidura tampoco ha desarrollado el valor de estos intangibles en tantas y tantas generaciones de alumnos y alumnas. No nos debe extrañar que hoy de las escuelas salgan adolescentes pasivos, apáticos, desmotivados y manipulables en lugar de chicos y chicas con ganas de comerse el mundo, de darse “patadas en el trasero” para no dar bola por perdida, de luchar hasta el último suspiro y de creer en sus propias posibilidades, de sentir que es más que posible ganarle partidos a la vida. 
Se confirma una vez más que líderes, como Simeone, son los que inspiran no los que imponen, incluso por encima de normas y sistemas.

Read more

El valor de lo intangible

Ayer, Diego Pablo Simeone, durante la rueda de prensa previa al partido de Champions League que juega esta noche su equipo frente al Chelsea, dio -a mi entender- una lección magistral de cómo potenciar emocionalmente a su equipo y a su afición, haciendo un uso talentoso del valor de los intangibles. Admito que Simeone nunca ha sido Santo de mi devoción (especialmente en su etapa como jugador, recio y, a veces, irrespetuoso), pero ayer cuando dijo  -“seguramente en el futuro nos enfrentemos a mejores jugadores que los nuestros, pero con más pasión e ilusión que nosotros, pocos”- se apuntó un tanto de mi parte. El fútbol, como otros muchos “productos” homogéneos y estandarizados (al final, todo se reduce a once contra once en un rectángulo de juego), requiere de una reinvención continua, de incorporar aditivos y pluses que hagan del invento un producto vendible y, a ser posible, que enganche. El valor de los intangibles, en este sentido, adquiere una dimensión extraordinaria. Vivimos en el tiempo de las métricas, empeñados en medirlo todo, en sacar estadísticas hasta de debajo de las piedras, de buscar indicadores directos e indirectos, de exprimir datos para conseguir objetivos. Y aunque con las normas ISO ya somos capaces de estandarizar y medir la calidad de un producto, servicio y/o profesional (menuda mamarrachada en mi opinión, ya que la calidad es subjetiva), la pasión y la ilusión siguen siendo intangibles e inmedible. Nadie puede contradecir a Simeone cuando dice que en pasión e ilusión nadie gana a sus jugadores, porque no existe una balanza para medirlas. Acaso se pueda discutir la calidad de unos jugadores y de otros, pero no su ilusión y su pasion. Y es en ese terreno, en el de los intangibles, en el que todos deberíamos saber jugar para ganarle partidos a la vida. 

La ilusión, la pasión, el entusiasmo, el coraje, la voluntad, el afán de superación, la resiliencia y otras tantísimas actitudes son, ni más ni menos, competencias emocionales, importantísimas para la vida y para el desempeño a un alto nivel de rendimiento, que raramente se enseñan (hoy quizás empiezan a entrenarse a adultos a través del coaching -por cierto una profesión derivada del entrenador deportivo-). Nos llevamos toda nuestra infancia y adolescencia aprendiendo estrategias, fórmulas y métodos para medir y estandarizar el conocimiento humano, incorporando dato tras dato, desarrollando nuestra inteligencia memorística y siendo clasificados en función de unas calificaciones numéricas. Medir y medir, clasificar y clasificar, despreciando el valor de lo intangible que, por su grandeza, termina siendo inconmensurable. 
El sistema educativo, otro producto homogéneo y estandarizado, ha aprendido poco de sí mismo en sus más de siglos de vida. Ha desdeñado las capacidades humanas que no se pueden medir ni clasificar, confundiendo muy a menudo lo que es evaluar con simplemente calificar. Como dice Richard Gerver: “si las escuelas incorporaran más pasión y confianza por lo que hacen, podrían desarrollar el sistema que más se ajuste a sus necesidades. No hay un único método. Aunque compartan algunas características, cada país es único y diferente y debe encontrar lo que funciona para él. Lo que ya no funciona es el sistema educativo que entrena para aprobar exámenes”. 
La pasión y la confianza deberían ser dos asignaturas obligatorias en nuestras escuelas, tanto para profesores/as como para alumnos/as. Pienso que no hay fuerza más poderosa que saber acercarse a alguien y transmitirle tu confianza hacia el/ella y que vea en tí la pasión que le pones a todo lo que haces por ayudarle. Es algo contagioso y con un efecto multiplicador. En este sentido, lo peor no es que el sistema educativo no haya incorporado la pasión y la confianza en su currículum de asignaturas, sino que por añadidura tampoco ha desarrollado el valor de estos intangibles en tantas y tantas generaciones de alumnos y alumnas. No nos debe extrañar que hoy de las escuelas salgan adolescentes pasivos, apáticos, desmotivados y manipulables en lugar de chicos y chicas con ganas de comerse el mundo, de darse “patadas en el trasero” para no dar bola por perdida, de luchar hasta el último suspiro y de creer en sus propias posibilidades, de sentir que es más que posible ganarle partidos a la vida. 
Se confirma una vez más que líderes, como Simeone, son los que inspiran no los que imponen, incluso por encima de normas y sistemas.

Read more

Semana Santa en la sierra de Guadarrama.

Que bueno lo que he compartido esta semana santa con mi familia. La vida es maravillosa y aunque a veces tenga momentos malos, existen las recompensas en el camino.

Estos días los he pasado en la sierra de Guadarrama. Un lugar salvaje, donde la naturaleza brota a cada instante. Todos los días, al alba me levantaba y salía a su encuentro. Eran momentos íntimos con la naturaleza. En silencio contemplaba lo que sucedía. A veces las emociones se apresuraban, otras simplemente surgían de la nada. Llegaban de mis sentidos y llenaban de luz el instante.

Yo, que ahora contemplo más, y medito menos (entiéndase la palabra meditar en español) me doy cuenta que cada instante es un cuadro en el que pararse a contemplar. Dos instantes como un botón:

Un pinar con su follaje verde de pinos albares, con sus troncos naranjas, una linde, y en medio de un monte bajo de genistas. Un espino albar, todo ello iluminado de la luz rosada de las primeras luces y derrepente un bando de Rabilargos, que en silencio ondean y se van posando. No gritan como tienen costumbre. En silencio se van contraponiendo. Todo en una armonía que hace que se me queden los pelos espinados como alfileres. Y lo que más me produjo esa reacción cutánea, era el color de sus alas, azules como pintadas por Dios, para mi, para mi deleite, para mi gozo.Y todo en un instante.

Otro momento mágico fue el encuentro con una ave de la que tengo escasos registros en mi larga experiencia con las aves. Es la curruca mirlona. Fué el último día y sabía que tenía que rebañar este momento. Hacía frío, nubes bajas. Acababa de salir el sol. De pronto, escucho el arrullo de lo que parecía un mirlo. Me llama la atención porque les había hecho poco caso, ya que en mi ventana los oigo todos los días. Pero mi sorpresa fue la de un pájaro claro y extraño que empezó a emitir ese sonido. Rápido mi memoria relaciono todo: Capirote negro, babero blanco: macho de mirlona. Y e aquí lo que más me llamó la atención a esas horas, los flancos marcadamente cremas, en contraste con el blanco plumaje de la zona inferior. No sé. Me pareció que brillaba ante el paisaje todavía seminvernal  de ocres, de rosales silvestres desnudos, con tan solo matices verdes de los nuevos brotes. El ave sola en contrate con su escenario. Me siguió deleitándome con su presencia que vi a placer. Y saboreé esos momentos como lo saborean los amantes de las aves que han soñado más de una vez con ver así a las aves que desean conocer. Mi gratitud…

Curruca mirlona Dibujo 1
http://www.seo.org/ave/curruca-mirlona

Bueno. Pues ya os he contado una pizca de lo que he vivido estos días. El resto no ha parado de ser una gozada tras otra. Pero eso será para otra entrada.  

Read more

Semana Santa en la sierra de Guadarrama.

Que bueno lo que he compartido esta semana santa con mi familia. La vida es maravillosa y aunque a veces tenga momentos malos, existen las recompensas en el camino.

Estos días los he pasado en la sierra de Guadarrama. Un lugar salvaje, donde la naturaleza brota a cada instante. Todos los días, al alba me levantaba y salía a su encuentro. Eran momentos íntimos con la naturaleza. En silencio contemplaba lo que sucedía. A veces las emociones se apresuraban, otras simplemente surgían de la nada. Llegaban de mis sentidos y llenaban de luz el instante.

Yo, que ahora contemplo más, y medito menos (entiéndase la palabra meditar en español) me doy cuenta que cada instante es un cuadro en el que pararse a contemplar. Dos instantes como un botón:

Un pinar con su follaje verde de pinos albares, con sus troncos naranjas, una linde, y en medio de un monte bajo de genistas. Un espino albar, todo ello iluminado de la luz rosada de las primeras luces y derrepente un bando de Rabilargos, que en silencio ondean y se van posando. No gritan como tienen costumbre. En silencio se van contraponiendo. Todo en una armonía que hace que se me queden los pelos espinados como alfileres. Y lo que más me produjo esa reacción cutánea, era el color de sus alas, azules como pintadas por Dios, para mi, para mi deleite, para mi gozo.Y todo en un instante.

Otro momento mágico fue el encuentro con una ave de la que tengo escasos registros en mi larga experiencia con las aves. Es la curruca mirlona. Fué el último día y sabía que tenía que rebañar este momento. Hacía frío, nubes bajas. Acababa de salir el sol. De pronto, escucho el arrullo de lo que parecía un mirlo. Me llama la atención porque les había hecho poco caso, ya que en mi ventana los oigo todos los días. Pero mi sorpresa fue la de un pájaro claro y extraño que empezó a emitir ese sonido. Rápido mi memoria relaciono todo: Capirote negro, babero blanco: macho de mirlona. Y e aquí lo que más me llamó la atención a esas horas, los flancos marcadamente cremas, en contraste con el blanco plumaje de la zona inferior. No sé. Me pareció que brillaba ante el paisaje todavía seminvernal  de ocres, de rosales silvestres desnudos, con tan solo matices verdes de los nuevos brotes. El ave sola en contrate con su escenario. Me siguió deleitándome con su presencia que vi a placer. Y saboreé esos momentos como lo saborean los amantes de las aves que han soñado más de una vez con ver así a las aves que desean conocer. Mi gratitud…

Curruca mirlona Dibujo 1
http://www.seo.org/ave/curruca-mirlona

Bueno. Pues ya os he contado una pizca de lo que he vivido estos días. El resto no ha parado de ser una gozada tras otra. Pero eso será para otra entrada.  

Read more

Un paseo por la historia…La ruta del Serrablo

Cuando viajas y estas lejos de casa, siempre sorprende encontrarse con otros viajeros que al preguntarte por tus orígenes te  hablan de lugares cercanos que apenas valoras o que ni siquiera conoces. Es por ello que me encanta recorrer rincones cercanos y lugares que por mi trabajo muchas veces recomiendo o incluso explico, pero que desde un ángulo diferente se muestran en todo su esplendor.
Algo así me ocurrió la otra tarde con la ruta que discurre entre Sabiñánigo y Biescas por la margen izquierda del río Gállego que es conocida popularmente como ruta de las Iglesias del Serrablo por encontrarse en ella algunas de las más representativas de un conjunto bastante más amplio.
Es un recorrido que he realizado en innumerables ocasiones desde corriendo para entrenar un maratón, hasta en autobús con  grupos, pero no me cansa, muy al contrario logra sorprenderme cada vez, sea por la luz, la estación del año o la compañía…todo cambia.

Las Iglesias merecen escribir una entrada casi para cada una, pero es verdad que desde que las conocí en la época de la facultad y me asomé a todas sus polémicas y controversias cronológicas, no han echo sino seducirme con sus enigmas. Mozárabes o Lombardas, todos reconocen sus peculiaridades y bien sabemos que de estar en otro territorio serían referente y centro de atracción.
Pedalear disfrutando de paisajes de ensueño donde se mezclan escenarios medievales con pueblecitos auténticos apenas trastocados, donde las piedras tienen su razón de ser en lo más profundo de sus raices o donde los hielos y las aguas dejaron cicatrices que explican nuestro presente.
 No hay más que mirar y disfrutar del aire que refresca nuestro sudor y nos trae olores de campo y montaña.
La ruta es en sí misma el comienzo de otras muchas, Santa Orosia, Sobrepuerto, la Cascada de Oros, Senegüé y la morrena…son solo algunos de los lugares a los que ir desde aquí y que tienen la suficiente entidad como para convertirse en actividades únicas donde la historia, la geología o la botánica se mezclan para asombrarnos y mostrarnos algunos de sus secretos.
Me bajo de la bici y saludo a alguno de los lugareños que aún cuidan la tradicional forma de vida repartida entre la tierra y la ganadería que  pasta por esta tierra regada por un Gállego que en otro tiempo fué frontera de gentes y maneras.
El sol va bajando y destaca con sus últimos rayos a esos lugares en alto que como Oliván aprovechan las morrenas que un día el glaciar abandonó. La luz engrandece las construcciones y nos muestra sus secretos..
Últimas fotos, último esfuerzo y de vuelta en casa no puedo sino asombrarme y valorar esta tierra llena de historias en la que vivo.

Read more

Un paseo por la historia…La ruta del Serrablo

Cuando viajas y estas lejos de casa, siempre sorprende encontrarse con otros viajeros que al preguntarte por tus orígenes te  hablan de lugares cercanos que apenas valoras o que ni siquiera conoces. Es por ello que me encanta recorrer rincones cercanos y lugares que por mi trabajo muchas veces recomiendo o incluso explico, pero que desde un ángulo diferente se muestran en todo su esplendor.
Algo así me ocurrió la otra tarde con la ruta que discurre entre Sabiñánigo y Biescas por la margen izquierda del río Gállego que es conocida popularmente como ruta de las Iglesias del Serrablo por encontrarse en ella algunas de las más representativas de un conjunto bastante más amplio.
Es un recorrido que he realizado en innumerables ocasiones desde corriendo para entrenar un maratón, hasta en autobús con  grupos, pero no me cansa, muy al contrario logra sorprenderme cada vez, sea por la luz, la estación del año o la compañía…todo cambia.

Las Iglesias merecen escribir una entrada casi para cada una, pero es verdad que desde que las conocí en la época de la facultad y me asomé a todas sus polémicas y controversias cronológicas, no han echo sino seducirme con sus enigmas. Mozárabes o Lombardas, todos reconocen sus peculiaridades y bien sabemos que de estar en otro territorio serían referente y centro de atracción.
Pedalear disfrutando de paisajes de ensueño donde se mezclan escenarios medievales con pueblecitos auténticos apenas trastocados, donde las piedras tienen su razón de ser en lo más profundo de sus raices o donde los hielos y las aguas dejaron cicatrices que explican nuestro presente.
 No hay más que mirar y disfrutar del aire que refresca nuestro sudor y nos trae olores de campo y montaña.
La ruta es en sí misma el comienzo de otras muchas, Santa Orosia, Sobrepuerto, la Cascada de Oros, Senegüé y la morrena…son solo algunos de los lugares a los que ir desde aquí y que tienen la suficiente entidad como para convertirse en actividades únicas donde la historia, la geología o la botánica se mezclan para asombrarnos y mostrarnos algunos de sus secretos.
Me bajo de la bici y saludo a alguno de los lugareños que aún cuidan la tradicional forma de vida repartida entre la tierra y la ganadería que  pasta por esta tierra regada por un Gállego que en otro tiempo fué frontera de gentes y maneras.
El sol va bajando y destaca con sus últimos rayos a esos lugares en alto que como Oliván aprovechan las morrenas que un día el glaciar abandonó. La luz engrandece las construcciones y nos muestra sus secretos..
Últimas fotos, último esfuerzo y de vuelta en casa no puedo sino asombrarme y valorar esta tierra llena de historias en la que vivo.

Read more

PARQUE DEL RETIRO “Gymkana deportiva en inglés”

Los Jardines tienen su origen en 1640. Contaban entonces con unas 145 hectáreas en las que se
construyeron entre otros una leonera para la exhibición de animales salvajes y una pajarera para
aves exóticas. El Estanque Grande, escenario de naumaquias y espectáculos acuáticos, el Estanque
Ochavado o de Las Campanillas y la Ría Chica pertenecen a este período. Con el tiempo, el parque se
enriquece con zonas tan emblemáticas como La Rosaleda, con más de 4.000 rosas traídas desde los
más famosos jardines de Europa y el Palacio de Cristal con su escalera que se sumerge dentro del
lago y varios ejemplares del Ciprés de   los pantanos,  con  la  particularidad que tienen sus raíces  y
parte  del  tronco  sumergido,  o  los  castaños  de  indias,  de  una  envergadura  considerable,  que
acrecientan esa atmósfera de romanticismo de principios de siglo.
.
PROGRAMA

10:00: Encuentro en el embarcadero y distribución en dos grupos para realizar las actividades.
12:00: Cambio de actividad.
13:30: Reunión en el embarcadero para la despedida.
El programa comprende la realización de dos actividades:
Ruta cultural y ambiental en ingles
Ruta por los lugares más emblemáticos del Parque: edificios, jardines y monumentos.
Gymkana Deportiva
Actividad relacionada con la 1ª visita.
Actividad deportiva en grupos de 5 participantes.
Resolución de cuestiones anteriormente aprendidas.

HORARIO:    De 10 a 13:30 horas.

INFORMACIÓN DE INTERÉS

Para  garantizar  el  buen  funcionamiento  de  la  actividad,  el  profesorado  acompañante  estará
implicado  en  el  control  del  grupo,  tanto  en  los  aspectos  relativos  a  su  seguridad,  como  los
concernientes a la participación del alumnado en el desarrollo de la misma; se recomienda también
llevar ropa y calzado adecuado a la actividad.

LUGAR DE ENCUENTRO

 10:00. Entrada de la puerta de la Independencia, en la plaza del mismo nombre, frente a la Puerta
de Alcalá.

CONTACTO: C.D.B. Madrid Velocidad ‐ Coordinador actividad  Parque del Retiro: Marcos Blanco
Villanueva
Teléfono: 656.801.027 / email: escuelaretiro@piraguamadrid.com

Read more

PARQUE DEL RETIRO “Gymkana deportiva en inglés”

Los Jardines tienen su origen en 1640. Contaban entonces con unas 145 hectáreas en las que se
construyeron entre otros una leonera para la exhibición de animales salvajes y una pajarera para
aves exóticas. El Estanque Grande, escenario de naumaquias y espectáculos acuáticos, el Estanque
Ochavado o de Las Campanillas y la Ría Chica pertenecen a este período. Con el tiempo, el parque se
enriquece con zonas tan emblemáticas como La Rosaleda, con más de 4.000 rosas traídas desde los
más famosos jardines de Europa y el Palacio de Cristal con su escalera que se sumerge dentro del
lago y varios ejemplares del Ciprés de   los pantanos,  con  la  particularidad que tienen sus raíces  y
parte  del  tronco  sumergido,  o  los  castaños  de  indias,  de  una  envergadura  considerable,  que
acrecientan esa atmósfera de romanticismo de principios de siglo.
.
PROGRAMA

10:00: Encuentro en el embarcadero y distribución en dos grupos para realizar las actividades.
12:00: Cambio de actividad.
13:30: Reunión en el embarcadero para la despedida.
El programa comprende la realización de dos actividades:
Ruta cultural y ambiental en ingles
Ruta por los lugares más emblemáticos del Parque: edificios, jardines y monumentos.
Gymkana Deportiva
Actividad relacionada con la 1ª visita.
Actividad deportiva en grupos de 5 participantes.
Resolución de cuestiones anteriormente aprendidas.

HORARIO:    De 10 a 13:30 horas.

INFORMACIÓN DE INTERÉS

Para  garantizar  el  buen  funcionamiento  de  la  actividad,  el  profesorado  acompañante  estará
implicado  en  el  control  del  grupo,  tanto  en  los  aspectos  relativos  a  su  seguridad,  como  los
concernientes a la participación del alumnado en el desarrollo de la misma; se recomienda también
llevar ropa y calzado adecuado a la actividad.

LUGAR DE ENCUENTRO

 10:00. Entrada de la puerta de la Independencia, en la plaza del mismo nombre, frente a la Puerta
de Alcalá.

CONTACTO: C.D.B. Madrid Velocidad ‐ Coordinador actividad  Parque del Retiro: Marcos Blanco
Villanueva
Teléfono: 656.801.027 / email: escuelaretiro@piraguamadrid.com

Read more

Deporte Joven en los Parques

Imagen de jóvenes en piragüa
Actividades deportivas para grupos de jóvenes de centros escolares.
La Dirección General de Juventud y Deportes de la Comunidad de Madrid, en el marco del Programa 14/30 Actividades para jóvenes de la Comunidad de Madrid, a través del proyecto Deporte Joven en los Parques, oferta a grupos de jóvenes procedentes de centros escolares, actividades deportivas y/o en inglés en los parques más emblemáticos de la Comunidad de Madrid.

Condiciones de participación
1. Dirigido a grupos de jóvenes de 14 a 17 años .
2. El número de participantes por cada actividad será de entre 30 y 50 alumnos más el profesorado acompañante (salvo en Casa de Campo, máximo 35 participantes y Aranjuez, máximo 30 participantes).
3. Estas actividades son gratuitas.
4. El transporte y el seguro será por cuenta de los centros escolares.
5. Las actividades incluyen: monitores, material didáctico y/o deportivo.
6. La anulación por parte del centro escolar deberá comunicarse con 15 días de antelación.
7. Para la valoración de las actividades realizadas el profesorado deberá cumplimentar cuestionario de evaluación que se le entregará al finalizar la actividad.
Solicitud de actividades y adjudicación de plazas
1. El plazo de presentación de solicitudes finaliza el 24 de enero de 2014.
2. El modelo de Solicitud deberá remitirse por correo electrónico:servicioactividades.juventud@madrid.org
3. Cada centro escolar presentará una única solicitud, pudiendo solicitar tres actividades, con tres fechas posibles cada una de realización y que se atenderán en función de la disponibilidad de plazas.
4. La adjudicación de actividades se realizará según el orden de entrada de las solicitudes.
5. Desde el Servicio de Actividades se realizará la notificación de la adjudicación a cada centro escolar.
6. El contacto para cualquier información del programa se realizará mediante correo electrónico (servicioactividades.juventud@madrid.org ) del Servicio de Actividades de la Dirección General de Juventud y Deportes o en los números de teléfono: 91 276 75 19, 91 276 75 37 y 91 276 75 01
Calendario
• Las fechas de realización serán del 3 de marzo al 13 de junio.
• De lunes a viernes (excepto festivos). En el Parque Juan Carlos I sólo lunes, miércoles y viernes.
• Horario: de 10 a 13,30 h., salvo en Aranjuez que será de 10 a 13 h.
Programación
Parque Actividad
El Retiro 1. Gymkana deportiva en inglésRecorrido guiado en inglés por los lugares más destacables del parque, que se complementarán con una competición de actividades deportivas.
Polvoranca 2. Piragüismo y orientación
Actividad teórica y práctica de piragüismo en embarcaciones individuales y en grupo. También se realiza una actividad de orientación donde se enseña el uso de la brújula y el mapa con juegos de pistas y referencias .
Juan Carlos I 3. Piragüismo y orientación
Actividad teórica y práctica de piragüismo en embarcaciones individuales y en grupo .También se realiza una actividad de orientación donde se enseña el uso de la brújula y el mapa con juegos de pistas y referencias .(Sin actividad del 2 al 6 de junio).
Casa de Campo 4. Itinerarios en bicicletaActividad deportiva con bicicleta de montaña, combinada con nociones de educación ambiental y visitando los lugares más relevantes de la Casa de Campo .
Madrid Rio 5.1. Remo y orientación deportiva
Iniciación en la técnica básica del remo, practicando en los remoergómetros (máquina estática de remo), pasando después a la puesta en práctica de los conocimientos adquiridos, remando en el río Manzanares con embarcaciones de competición, como las yolas y yoletas. También se realizará la actividad de orientación donde se enseña el uso de la brújula y el mapa con juegos de pistas y referencias .
5.2. Itinerarios en bicicleta y orientación
Ruta en bici de unos 10 km, recorriendo el parque en su totalidad, intercalando explicaciones del entorno . También se realizará la actividad de orientación donde se enseña el uso de la brújula y el mapa con juegos de pistas y referencias .
Aranjuez  6 . Recorridos en bicicleta e inglés
Recorridos por Aranjuez en bicicleta e inglés. Preparación de la visita con actividades educativas y material didáctico en inglés .
Read more

Deporte Joven en los Parques

Imagen de jóvenes en piragüa
Actividades deportivas para grupos de jóvenes de centros escolares.
La Dirección General de Juventud y Deportes de la Comunidad de Madrid, en el marco del Programa 14/30 Actividades para jóvenes de la Comunidad de Madrid, a través del proyecto Deporte Joven en los Parques, oferta a grupos de jóvenes procedentes de centros escolares, actividades deportivas y/o en inglés en los parques más emblemáticos de la Comunidad de Madrid.

Condiciones de participación
1. Dirigido a grupos de jóvenes de 14 a 17 años .
2. El número de participantes por cada actividad será de entre 30 y 50 alumnos más el profesorado acompañante (salvo en Casa de Campo, máximo 35 participantes y Aranjuez, máximo 30 participantes).
3. Estas actividades son gratuitas.
4. El transporte y el seguro será por cuenta de los centros escolares.
5. Las actividades incluyen: monitores, material didáctico y/o deportivo.
6. La anulación por parte del centro escolar deberá comunicarse con 15 días de antelación.
7. Para la valoración de las actividades realizadas el profesorado deberá cumplimentar cuestionario de evaluación que se le entregará al finalizar la actividad.
Solicitud de actividades y adjudicación de plazas
1. El plazo de presentación de solicitudes finaliza el 24 de enero de 2014.
2. El modelo de Solicitud deberá remitirse por correo electrónico:servicioactividades.juventud@madrid.org
3. Cada centro escolar presentará una única solicitud, pudiendo solicitar tres actividades, con tres fechas posibles cada una de realización y que se atenderán en función de la disponibilidad de plazas.
4. La adjudicación de actividades se realizará según el orden de entrada de las solicitudes.
5. Desde el Servicio de Actividades se realizará la notificación de la adjudicación a cada centro escolar.
6. El contacto para cualquier información del programa se realizará mediante correo electrónico (servicioactividades.juventud@madrid.org ) del Servicio de Actividades de la Dirección General de Juventud y Deportes o en los números de teléfono: 91 276 75 19, 91 276 75 37 y 91 276 75 01
Calendario
• Las fechas de realización serán del 3 de marzo al 13 de junio.
• De lunes a viernes (excepto festivos). En el Parque Juan Carlos I sólo lunes, miércoles y viernes.
• Horario: de 10 a 13,30 h., salvo en Aranjuez que será de 10 a 13 h.
Programación
Parque Actividad
El Retiro 1. Gymkana deportiva en inglésRecorrido guiado en inglés por los lugares más destacables del parque, que se complementarán con una competición de actividades deportivas.
Polvoranca 2. Piragüismo y orientación
Actividad teórica y práctica de piragüismo en embarcaciones individuales y en grupo. También se realiza una actividad de orientación donde se enseña el uso de la brújula y el mapa con juegos de pistas y referencias .
Juan Carlos I 3. Piragüismo y orientación
Actividad teórica y práctica de piragüismo en embarcaciones individuales y en grupo .También se realiza una actividad de orientación donde se enseña el uso de la brújula y el mapa con juegos de pistas y referencias .(Sin actividad del 2 al 6 de junio).
Casa de Campo 4. Itinerarios en bicicletaActividad deportiva con bicicleta de montaña, combinada con nociones de educación ambiental y visitando los lugares más relevantes de la Casa de Campo .
Madrid Rio 5.1. Remo y orientación deportiva
Iniciación en la técnica básica del remo, practicando en los remoergómetros (máquina estática de remo), pasando después a la puesta en práctica de los conocimientos adquiridos, remando en el río Manzanares con embarcaciones de competición, como las yolas y yoletas. También se realizará la actividad de orientación donde se enseña el uso de la brújula y el mapa con juegos de pistas y referencias .
5.2. Itinerarios en bicicleta y orientación
Ruta en bici de unos 10 km, recorriendo el parque en su totalidad, intercalando explicaciones del entorno . También se realizará la actividad de orientación donde se enseña el uso de la brújula y el mapa con juegos de pistas y referencias .
Aranjuez  6 . Recorridos en bicicleta e inglés
Recorridos por Aranjuez en bicicleta e inglés. Preparación de la visita con actividades educativas y material didáctico en inglés .
Read more

¿A qué edad deben usar los niños el WhatsApp?


No existe una edad concreta, según los expertos

¿A qué edad deben usar los niños el WhatsApp?

¿A qué edad es conveniente que empiecen a usar los niños el whatsApp?. Los expertos en la materia aseguran que no exite una edad concreta a la que un niño pueda iniciarse en el uso de esta aplicación. Se estrenará en su manejo cuando le surja la necesidad, que es precisamente, cuando sus amigos también tengan un terminal que les permita enviar mensajes. Lo normal es que a los 7-8 años los niños empiecen con este ir y venir de mensajes, «lo que no supone un problema siempre y cuando estén acompañados y bajo la supervisión de sus padres», asegura Guillermo Cánovas, presidente de Protégeles.
En su opinión, los problemas aparecen cuando los hijos tienen 13 o 14 años puesto que a estas edades es muy complicado que manden mensajes bajo la mirada atenta de sus padres, lo que favorece que puedan cometer errores de los que arrepentirse después. «Sin embargo —aclara— con 8 años es más fácil que acepten las orientaciones de sus padres». El caso es que en España, el 76% de los niños de 11 a 14 años utiliza habitualmente whatsApp, desde sus propios terminales, o desde los de sus padres, y así se desprende del reciente estudio realizado por el Centro de Seguridad de Protégeles.
Lo contraproducente es poner en manos de los hijos la tecnología, pero mientras usen el terminal de los padres, éstos podrán revisar los contenidos e imágenes e indicarles lo que han hecho bien o mal por el riesgo de dónde van a parar. «Hay que hacerles entender que cuando envien un mensaje deben hacerlo pensando que el texto o foto que mandan los ve todo el mundo, como si fuera un acto público. Si piensan que los contenidos no son aptos para que los vean todos, es que no deben enviados» explica Cánovas.
«Que antes de enviar una foto determinada se pregunten qué sucedería si pierden el control de esa imagen o archivo que están enviando», propone Pere Cervantes, policía y coautor junto a Oliver Tauste del libroTranki pap@s, donde se dan consejos sobre tecnología para padres. «Lo mejor es que los padres enseñen a los hijos a proteger su intimidad. Que no tengan la falsa sensación de que están hablando con sus amigos, porque es muy fácil que envíen una foto al grupo y en él esté incluido un mal amigo».
El coautor de Tranki Pap@s va más allá y aconseja a los padres informar a sus hijos de lo que supone enviar una foto que atente contra su dignidad o la de otros menores. Este punto es, según Cervantes, extremadamente importante porque el simple hecho de enviar por Whatsapp una foto donde aparece un menor desnudo o con una pose sugerente es distribución de pornografía infantil. «No hace falta que se vea un acto sexual explícito», advierte. «Este mismo verano detuvimos a catorce menores de unos 15 años que habían compartido este tipo de fotografías por un delito de corrupción de menores», recuerda. «No estamos exagerando, los jóvenes han de mentalizarse y aprender a diferenciar entre lo que es broma y lo que ya es delito», comenta.
Es muy difícil que los menores que ya utilizan smartphones dejen de utilizar una aplicación que les permite comunicarse de una forma tan sencilla, inmediata y prácticamente gratuita como es whatsApp. Por eso los padres deben tener, a juicio de Pere Cervantes, un papel fundamental en el buen uso de este sistema de mensajería. «WhatsApp es uno más de la familia. Está en las comidas, en las cenas… así que los padres analógicos de estos nativos digitales no pueden mirar para otro lado. Deben informarse. Si no corren el riesgo de que su hijo se convierta en un huérfano digital. Son niños que dominan a la perfección la tecnología, pero no dejan de ser eso, niños. Y estos no huelen los peligros que les acechan», remarca este policía.
Pero en este país, se lamenta, «no hay mentalidad. Cuando vamos a dar charlas en colegios y preguntamos en qué redes sociales están sus hijos la mayoría no lo sabe. Sabemos que es muy duro ponerse al día,pero para los que tienen hijos es algo innegociable. La gente cree que a ellos no les va a pasar. Y suele ser así, pero para eso hay que tomar tres o cuatro medidas. Entonces es improbable que te pase», concluye.
En la misma línea se manifiesta Miguel Comín, cofundador de laFundación Alia2, quien asegura que cuando imparten charlas en los colegios, los niños no saben que existen tantos riesgos al usar estas tecnologías. «Lo deal sería que, al menos los padres, investigaran quién está detrás de las aplicaciones que sus hijos se bajan, por ejemplo, de internet. Deberían saber si están dentro de la legalidad.Pero al final vamos a los fácil, el niño le da a la pestaña de “seguir”, continuamente hasta que acaba de bajarse una aplicación. No se da cuenta de que está cediendo mucha información suya: todas sus fotos y textos, pero también la situación geográfica en la que puede ser localizado».

Falsa protección

Añade que el problema es «que los menores, y también muchos padres, no saben cuáles son las reglas del juego, desconocen el funcionamiento de las redes sociales. Existe un sentimiento de falsa protección en el intercambio de mensajes porque no se sabe lo que hay detrás —prosigue el cofundador de Alia2—. Creemos que nos dan cosas a cambio de nada, pero no es cierto: cedemos información propia y una parcela de nuestra libertad»
Aún así, una buena recomendación para los padres que no quieran que sus hijos empiecen tan pronto con el envio de mensajes a través de las TIC es que se pongan de acuerdo con su entorno más cercano —otros padres de sus amigos del colegio— para fijar una determinada edad para que se inicien. «El whatsApp es lo de menos, si tienen acceso a otras herramientas como tablets o smarphone. Los niños utilizan más el Facetime que el whatsApp, por el atractivo de comunicarse en directo visualizando a la persona con la que contactan», concluye Guillermo Cánovas.
Read more

¿A qué edad deben usar los niños el WhatsApp?


No existe una edad concreta, según los expertos

¿A qué edad deben usar los niños el WhatsApp?

¿A qué edad es conveniente que empiecen a usar los niños el whatsApp?. Los expertos en la materia aseguran que no exite una edad concreta a la que un niño pueda iniciarse en el uso de esta aplicación. Se estrenará en su manejo cuando le surja la necesidad, que es precisamente, cuando sus amigos también tengan un terminal que les permita enviar mensajes. Lo normal es que a los 7-8 años los niños empiecen con este ir y venir de mensajes, «lo que no supone un problema siempre y cuando estén acompañados y bajo la supervisión de sus padres», asegura Guillermo Cánovas, presidente de Protégeles.
En su opinión, los problemas aparecen cuando los hijos tienen 13 o 14 años puesto que a estas edades es muy complicado que manden mensajes bajo la mirada atenta de sus padres, lo que favorece que puedan cometer errores de los que arrepentirse después. «Sin embargo —aclara— con 8 años es más fácil que acepten las orientaciones de sus padres». El caso es que en España, el 76% de los niños de 11 a 14 años utiliza habitualmente whatsApp, desde sus propios terminales, o desde los de sus padres, y así se desprende del reciente estudio realizado por el Centro de Seguridad de Protégeles.
Lo contraproducente es poner en manos de los hijos la tecnología, pero mientras usen el terminal de los padres, éstos podrán revisar los contenidos e imágenes e indicarles lo que han hecho bien o mal por el riesgo de dónde van a parar. «Hay que hacerles entender que cuando envien un mensaje deben hacerlo pensando que el texto o foto que mandan los ve todo el mundo, como si fuera un acto público. Si piensan que los contenidos no son aptos para que los vean todos, es que no deben enviados» explica Cánovas.
«Que antes de enviar una foto determinada se pregunten qué sucedería si pierden el control de esa imagen o archivo que están enviando», propone Pere Cervantes, policía y coautor junto a Oliver Tauste del libroTranki pap@s, donde se dan consejos sobre tecnología para padres. «Lo mejor es que los padres enseñen a los hijos a proteger su intimidad. Que no tengan la falsa sensación de que están hablando con sus amigos, porque es muy fácil que envíen una foto al grupo y en él esté incluido un mal amigo».
El coautor de Tranki Pap@s va más allá y aconseja a los padres informar a sus hijos de lo que supone enviar una foto que atente contra su dignidad o la de otros menores. Este punto es, según Cervantes, extremadamente importante porque el simple hecho de enviar por Whatsapp una foto donde aparece un menor desnudo o con una pose sugerente es distribución de pornografía infantil. «No hace falta que se vea un acto sexual explícito», advierte. «Este mismo verano detuvimos a catorce menores de unos 15 años que habían compartido este tipo de fotografías por un delito de corrupción de menores», recuerda. «No estamos exagerando, los jóvenes han de mentalizarse y aprender a diferenciar entre lo que es broma y lo que ya es delito», comenta.
Es muy difícil que los menores que ya utilizan smartphones dejen de utilizar una aplicación que les permite comunicarse de una forma tan sencilla, inmediata y prácticamente gratuita como es whatsApp. Por eso los padres deben tener, a juicio de Pere Cervantes, un papel fundamental en el buen uso de este sistema de mensajería. «WhatsApp es uno más de la familia. Está en las comidas, en las cenas… así que los padres analógicos de estos nativos digitales no pueden mirar para otro lado. Deben informarse. Si no corren el riesgo de que su hijo se convierta en un huérfano digital. Son niños que dominan a la perfección la tecnología, pero no dejan de ser eso, niños. Y estos no huelen los peligros que les acechan», remarca este policía.
Pero en este país, se lamenta, «no hay mentalidad. Cuando vamos a dar charlas en colegios y preguntamos en qué redes sociales están sus hijos la mayoría no lo sabe. Sabemos que es muy duro ponerse al día,pero para los que tienen hijos es algo innegociable. La gente cree que a ellos no les va a pasar. Y suele ser así, pero para eso hay que tomar tres o cuatro medidas. Entonces es improbable que te pase», concluye.
En la misma línea se manifiesta Miguel Comín, cofundador de laFundación Alia2, quien asegura que cuando imparten charlas en los colegios, los niños no saben que existen tantos riesgos al usar estas tecnologías. «Lo deal sería que, al menos los padres, investigaran quién está detrás de las aplicaciones que sus hijos se bajan, por ejemplo, de internet. Deberían saber si están dentro de la legalidad.Pero al final vamos a los fácil, el niño le da a la pestaña de “seguir”, continuamente hasta que acaba de bajarse una aplicación. No se da cuenta de que está cediendo mucha información suya: todas sus fotos y textos, pero también la situación geográfica en la que puede ser localizado».

Falsa protección

Añade que el problema es «que los menores, y también muchos padres, no saben cuáles son las reglas del juego, desconocen el funcionamiento de las redes sociales. Existe un sentimiento de falsa protección en el intercambio de mensajes porque no se sabe lo que hay detrás —prosigue el cofundador de Alia2—. Creemos que nos dan cosas a cambio de nada, pero no es cierto: cedemos información propia y una parcela de nuestra libertad»
Aún así, una buena recomendación para los padres que no quieran que sus hijos empiecen tan pronto con el envio de mensajes a través de las TIC es que se pongan de acuerdo con su entorno más cercano —otros padres de sus amigos del colegio— para fijar una determinada edad para que se inicien. «El whatsApp es lo de menos, si tienen acceso a otras herramientas como tablets o smarphone. Los niños utilizan más el Facetime que el whatsApp, por el atractivo de comunicarse en directo visualizando a la persona con la que contactan», concluye Guillermo Cánovas.
Read more

Aprende a silenciar tus notificaciones de grupo en WhatsApp

Que te agreguen a un grupo en WhatsApp es muy bonito, pero a veces se puede convertir en un tormento cuando sus integrantes no dejan de enviar mensajes en cada minuto.

whatsapp
Especialmente si son para hablar de temas que no te interesan, como los avances en el gimnasio de tu cuñada o el resultado del examen de Fulanito. Es por eso que existe una alternativa que puedes poner en práctica para evitar ser molestado a cada instante: silenciar tus notificaciones.

  1. Entra en el grupo de WhatsApp y oprime el botón Info si usas un iPhone o Menú si tu móvil es de Android.
  2.  Pulsa encima de Silenciar o Mute y a continuación, elige el plazo de tiempo que deseas: 8 horas, un día o hasta una semana.

Después de este lapso las cosas volverán a la normalidad, pero puedes volver a repetir los pasos anteriores y olvidarte de los inconvenientes por un buen rato.

Read more

Aprende a silenciar tus notificaciones de grupo en WhatsApp

Que te agreguen a un grupo en WhatsApp es muy bonito, pero a veces se puede convertir en un tormento cuando sus integrantes no dejan de enviar mensajes en cada minuto.

whatsapp
Especialmente si son para hablar de temas que no te interesan, como los avances en el gimnasio de tu cuñada o el resultado del examen de Fulanito. Es por eso que existe una alternativa que puedes poner en práctica para evitar ser molestado a cada instante: silenciar tus notificaciones.

  1. Entra en el grupo de WhatsApp y oprime el botón Info si usas un iPhone o Menú si tu móvil es de Android.
  2.  Pulsa encima de Silenciar o Mute y a continuación, elige el plazo de tiempo que deseas: 8 horas, un día o hasta una semana.

Después de este lapso las cosas volverán a la normalidad, pero puedes volver a repetir los pasos anteriores y olvidarte de los inconvenientes por un buen rato.

Read more

Como modificar en WhatsApp mi nombre y foto de perfil

Si ya cuentas con WhatsApp, es seguro que no querrás mostrar la misma foto de perfil todo el tiempo o tal vez te den ganas de cambiar el nombre que escribiste al inicio.

foto de perfil
Cualquiera de estas dos cosas las puedes llevar a cabo, tan solo siguiendo los pasos a continuación:

1. En WhatsApp, abre el menú principal y pulsa en el icono con tres puntos suspensivos, que se abrirá en la parte inferior.

2. Elige Configuración y luego ve a la izquierda. Te hallarás en la información de tu perfil.

3. En el espacio donde se observa tu foto, solo debes oprimir para poderla cambiar.

4. Finalmente, posiciónate sobre la casilla con tu nombre para modificarlo, si es que deseas hacerlo.

Read more

Como modificar en WhatsApp mi nombre y foto de perfil

Si ya cuentas con WhatsApp, es seguro que no querrás mostrar la misma foto de perfil todo el tiempo o tal vez te den ganas de cambiar el nombre que escribiste al inicio.

foto de perfil
Cualquiera de estas dos cosas las puedes llevar a cabo, tan solo siguiendo los pasos a continuación:

1. En WhatsApp, abre el menú principal y pulsa en el icono con tres puntos suspensivos, que se abrirá en la parte inferior.

2. Elige Configuración y luego ve a la izquierda. Te hallarás en la información de tu perfil.

3. En el espacio donde se observa tu foto, solo debes oprimir para poderla cambiar.

4. Finalmente, posiciónate sobre la casilla con tu nombre para modificarlo, si es que deseas hacerlo.

Read more

WhatsApp ha separado a millones de parejas

El popular sistema de mensajería para móviles, hasta la fecha, es responsable de la ruptura de 28 millones de parejas alrededor del mundo. Resulta increíble pensar en esta estadística como algo cierto, sin embargo, una vez más la realidad ha superado a la ficción en la era de las comunicaciones virtuales.

whatsapp amor
Y es que el sistema “doble check” de WhatsApp tiene mucho que ver en la manera cómo interactúan muchos novios.

El hecho de creer que la otra persona ya ha leído el mensaje pero “no quiere responder”, a causa de la visibilidad de este aspecto, es motivo de desconfianza, celos e inseguridad.
Por supuesto, hay que señalar que realmente “doble check” solo nos garantiza que se ha recibido un mensaje, el cual no necesariamente puede haber sido leído
Read more

WhatsApp ha separado a millones de parejas

El popular sistema de mensajería para móviles, hasta la fecha, es responsable de la ruptura de 28 millones de parejas alrededor del mundo. Resulta increíble pensar en esta estadística como algo cierto, sin embargo, una vez más la realidad ha superado a la ficción en la era de las comunicaciones virtuales.

whatsapp amor
Y es que el sistema “doble check” de WhatsApp tiene mucho que ver en la manera cómo interactúan muchos novios.

El hecho de creer que la otra persona ya ha leído el mensaje pero “no quiere responder”, a causa de la visibilidad de este aspecto, es motivo de desconfianza, celos e inseguridad.
Por supuesto, hay que señalar que realmente “doble check” solo nos garantiza que se ha recibido un mensaje, el cual no necesariamente puede haber sido leído
Read more

¿Por qué WhatsApp puede ser peligroso para los niños?

Es una realidad que hoy en día, no puedes encontrar un niño que no tenga un teléfono inteligente. Por consiguiente, se ha comprobado que WhatsApp es uno de los servicios más utilizados por quienes son menores de edad. No obstante, sin la supervisión adecuada esto fácilmente podría convertirse en un problema.

whatsapp y los niños
A diferencia de otras plataformas como Facebook, este servicio de mensajería que ha evolucionado a red social, aún no se encuentra del todo regulado por las autoridades. Lo que lo vuelve un sitio perfecto para promover prácticas como el cyberbulling e incluso el acoso sexual. No hay que olvidar que cualquier extraño que agregue un número nuevo, puede ver al instante la fotografía de perfil y otros datos importantes.

Es por eso que si tienes menores cerca de ti, harás bien en advertirles cómo usar WhatsApp de una manera responsable. Recuerda que es mejor prevenir que lamentar.

Read more

¿Por qué WhatsApp puede ser peligroso para los niños?

Es una realidad que hoy en día, no puedes encontrar un niño que no tenga un teléfono inteligente. Por consiguiente, se ha comprobado que WhatsApp es uno de los servicios más utilizados por quienes son menores de edad. No obstante, sin la supervisión adecuada esto fácilmente podría convertirse en un problema.

whatsapp y los niños
A diferencia de otras plataformas como Facebook, este servicio de mensajería que ha evolucionado a red social, aún no se encuentra del todo regulado por las autoridades. Lo que lo vuelve un sitio perfecto para promover prácticas como el cyberbulling e incluso el acoso sexual. No hay que olvidar que cualquier extraño que agregue un número nuevo, puede ver al instante la fotografía de perfil y otros datos importantes.

Es por eso que si tienes menores cerca de ti, harás bien en advertirles cómo usar WhatsApp de una manera responsable. Recuerda que es mejor prevenir que lamentar.

Read more

SOPAS FRIAS: Salmorejo

Autor: Karlos Arguiñano

Karlos Arguiñano nos propone una receta de salmorejo, ideal para mantenernos hidratados y correctamente nutridos los días de calor.

El salmorejo es una crema fría tradicional de la cocina andaluza, concretamente de la zona de Córdoba. Esta receta es refrescante, fácil de preparar y económica.

Ingredientes (4 personas):

12 tomates

1/2 calabacín

1 zanahoria

6 espárragos verdes

1 cebolleta

12 ajos frescos

1 diente de ajo

150 gr. de miga de pan

2 lonchas de jamón ibérico

aceite de oliva virgen extra

sal

Elaboración de la receta de Salmorejo:

Limpia los tomates, retírales el pedúnculo, córtalos en cuartos y colócalos en un bol. Tritúralos con la batidora eléctrica. Para eliminar las pepitas y los trozos de piel, pasa la crema por un colador.

Corta la miga de pan en trozos pequeños y añádelos a la crema de tomate. Deja reposar durante 15 minutos.

Pela el ajo, lamínalo y añádelo al bol. Echa 150 ml. de aceite de oliva y pon a punto de sal. Tritura todo con la batidora eléctrica hasta que quede una crema fina y homogénea. Enfría el salmorejo en el frigorífico.

Pica la zanahoria, la cebolleta, los ajos frescos, los espárragos verdes y el calabacín con piel en daditos pequeñitos y saltea las verduras en una sartén con un chorrito de aceite. Sazona.

Sirve el salmorejo, coloca en el centro una porción de verduras salteadas y espolvorea con el jamón picado.

Si se desea, rocía con unas gotitas de aceite y decora con una ramita de perejil.

Consejo:

Los tomates más utilizados en general son los de pera y los de ensalada, ya que resultan los más jugosos y los que tienen menos cantidad de agua

Read more