El lado friki del fútbol

Vivimos en una época en la que el fútbol está mal visto por mucha gente. En concreto, los que podemos considerar frikis en muchas ocasiones son anti-fútbol o directamente pasan de este deporte. Totalmente respetable no estar interesado en un deporte concreto, claro. Pero creo que el fútbol no se merece la mala fama que… Continue reading →

La entrada El lado friki del fútbol aparece primero en Padres Frikis.

Read more

YO NO TENGO PATRIA

Escribo estas líneas antes del domingo, por lo que cuando se publiquen habremos pasado ya la línea, simbólica al menos, que debería marcarnos el punto de partida de un proceso en el que podamos redefinir un sistema constitucional en el que todas y todos nos sintamos a gusto. Un «hogar de la ciudadanía» en el que cada cual pueda tener su habitación propia y en el que no falten esos espacios comunes donde gestionar lo común. Asumiendo que esos terrenos, como pasa en las mejores familias, siempre serán tensos y en ocasiones agridulces. Mi optimismo es en todo caso limitado, después de lo vivido en las últimas semanas, en los últimos meses, incluso en los últimos años. No sé si tenemos actores políticos a la altura del reto que tenemos planteado. Mucho me temo que sin un cambio de protagonistas será imposible rodar un guion distinto que nos muestre en la pantalla cómo todas y todos somos seres mestizos y viajeros, migrantes y buscadores, sujetas y sujetos que nos deberíamos definir más por el equipaje que por nuestras pertenencias. Algo que quizás veríamos con claridad si en este país no hubiéramos renunciado a la memoria.
Justamente por eso, porque yo siempre me he sentido como Gloria Anzaldúa en las fronteras –fronteras indecisas, gerundio queer–, me producen tanto rechazo y hasta miedo las patrias, las naciones, las banderas. Huyo como de la peste de todo lo que intenta absorberme en una identidad colectiva en la que es tan fácil perder la cordura en nombre de los sacrosantos vínculos colectivos. De ahí mi huida de las religiones, de los clubes que te marcan como si fueras una pieza de ganado, de las ideologías de partido que nublan la libertad de pensamiento, de los espacios en los que se exige una fidelidad que inevitablemente conduce al cinismo. Tal vez por eso nunca me emocionaron los himnos, ni las oraciones en público, ni los púlpitos. La historia se ha encargado de demostrarnos cuántas víctimas andan perdidas en la cuneta de la memoria gracias precisamente a quienes pretendieron salvar la patria y a quienes no entendieron que en un país decente o cabemos todos y todas o no cabe ni Dios.
Estos días he vuelto a sentir tristeza y miedo ante las banderas a las que tantos se abrazaban, alimentando así el pulso de machitos en que ha acabado convertida la tensión entre el Gobierno español y el de Cataluña. Como en cualquier otro momento de crisis, se han ido poniendo al descubierto los verdaderos rostros de quienes durante cierto tiempo se presentaron ante nosotros como demócratas, se han liberado los demonios que la Constitución del 78 no ha conseguido domesticar y hemos asistido al lamentable espectáculo de lanzar vivas a una patria que no merece ser alabada al menos hasta que deje de alimentarse con la mecha explosiva de la confrontación. Una vez más las banderas han servido para envolver, pero no para ocultar, la mediocridad de muchos, la ira propia de quienes no saben conversar, la energía tan mal administrada por quienes necesitan un enemigo en frente para poder definirse a sí mismos.
He vuelto en estos días a un libro que debería ser de lectura obligatoria en los colegios y las facultades, las Tres guineas de Virginia Woolf, y me he reconocido en esa mujer que escribe desde las afueras y que no se siente parte de un mundo que entendía que ella, por razón de su sexo, no podría nunca ser equivalente a los varones. He vuelto a entender la rebelión de Virginia contra la patria, ese pacto juramentado de padres que siempre ha justificado el heroísmo de la violencia, y he sentido ganas de quemar todas las banderas. En esa hoguera donde muchos quemarían libros y en la que descubro que, como hombre disidente de tantas cosas que soy, yo tampoco tengo patria ni quiero tenerla.
Publicado en DIARIO CÓRDOBA, 2 de octubre de 2017:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/yo-no-tengo-patria_1175566.html
Read more

Gràcies.

Hi ha molts motius per plorar a la vida. Per tristesa. Per ràbia. Per indignació. Per alegria. Per humiliació. Per “no em puc creure el que està passant!”. Per “la vida no és justa!”. Per les injustícies de la vida (que vé a ser el que he dit abans). Perquè sí. I perquè no. I […]

Read more

Periodo de Adaptación en Guarderías

En el día de hoy voy a contaros los progresos de mi hija en cuanto a la guardería y podría considerarse una actualización del post Primer Día de Guardería. Han pasado dos semanas desde la primera vez que pisó la guardería con un gran berrinche y ahora os contaré como han pasado estos días desde entonces.


El primer día fue un no parar de llorar y los días siguientes no fue diferente, en vez de mejorar empeoraba. Ya os conté que el primer día iba a ir 1 hora pero que nos llamaron antes porque lloraba muchísimo, así que concretamos llevarla solo 30 minutos y que fuera subiendo. Al día siguiente entró en un mar de lágrimas y pese a ser solo media hora se la pasó todo el tiempo llorando. La profesora nos decía que era lo normal y que se iría acostumbrando, nos comentó un caso curioso y es que su propia sobrina estaba con ella en la guardería y solo iba 30 minutos porque también lloraba. 

El tercer día ya fue el remate, íbamos andando y justo al cruzar la esquina que nos lleva a la guardería nos soltó de la mano y dio marcha atrás, ya sabía donde iba y no quería. La volvimos a dejar entre lágrimas y, aunque esta vez nos dijo que había estado algo mejor, lloró tanto a la entrada como a la salida. El viernes se nos puso malita, así que no fue a la guardería y ya no la volvió a pisar hasta el miércoles pasado. Quisimos asegurarnos que estaba ya buena del todo para que volviera bien a la guardería, si lloraba de normal, imagínate malita. Así que el miércoles volvimos con la congoja de volver a verla llorar pero sorprendentemente se fue con la profesora. Hizo algún pucherito pero no lloró. No sabemos si influyó en algo pero le llevamos su manta, con la que va a todas partes. Tanto es su adicción con la manta que no se la podemos quitar ni para lavarla, por eso no la llevábamos a la guardería porque estaba de vergüenza. Tanto es así que le quitamos la manta para lavarla y ese día no se dormía por nada del mundo, eran las 00:30 y ella seguía dando ruido, hasta que mamá me pidió que destendiera la manta y solo cuando la tuvo se durmió.

El caso es que entró y salió sin llorar y a nosotros se nos quitó un gran peso de encima. Nos comentó que la había tenido todo el tiempo en brazos, las dos sentadas y tapadas con la manta, como dos viejecitas. Al día siguiente hasta le echaba los brazos a la profesora para que la cogiera y se la llevara para adentro. El viernes pasado la vimos por el patio y estaba subida a un triciclo mientras la profesora la paseaba, así que estaba encantada. Acordamos con la profesora que iría el lunes de nuevo 30 minutos, porque después del finde vienen más tontitos, y si el lunes seguía así de bien le aumentaríamos la adaptación a 1 hora. Hoy ha vuelto a echar los brazos a su profe, nos ha dicho adiós con la manita y ha entrado muy contenta. También ha salido más contenta que nunca y la profe nos ha comentado que hoy ha estado estupenda, ha dado charla, decía hola a todos los nenes, se ha comido una galletita (días atrás solo la tiraba y la pisoteaba), una maravilla. Así que ya mañana empieza una horita y pronto comenzará a ir toda la mañana.

Parecía que este día no iba a llegar nunca, yo creí que mi señora sacaría a la niña de la guardería porque le daba mucha pena que entrara entre lágrimas. Pensábamos, ¿Y si no se adapta? Igual nos creíamos que esto era más fácil que la dejabas, te ibas y tan contentos, pero no. Cuesta dejarlos hechos un mar de lágrimas pero al final compensa porque se lo pasan muy bien y disfrutan con otros niños. Si estáis en esta situación o experimentáis lo mismo en el futuro ya os digo que se pasa, que no es fácil pero que tu hijo/a se adaptará y llegará el día que entre contento a la guardería. Está claro que cuando lo vivas no será igual que leerlo, lo pasarás mal, pero si te consuela a muchos nos ha pasado y hemos sobrevivido a ello.

Ahora puede decir a pleno pulmón: ¡Mi niña se ha adaptado!

Read more

¿Cuándo logrará dormir toda la noche del tirón? | Vídeo

Dormir toda la noche del tirón: es la aspiración que muchos padres tienen para sus bebés e hijos pequeños. ¿Cuándo logrará dormir toda la noche del tirón? Hay niños que lo logran a los pocos meses, y otros por los que parece que el tiempo no pasa. Esta semana vamos a hablar del sueño infantil, …

El artículo ¿Cuándo logrará dormir toda la noche del tirón? | Vídeo se publicó originalmente en Psicólogo Valencia, Alberto Soler · Consulta y psicoterapia Online.

Read more

LA REINA JUANA: De mujeres "locas" y pactos entre varones

En el debate de las Cortes constituyentes de 1931 se alegó que las mujeres no deberían tener derecho al voto porque eran puro histerismo. De esta manera, apenas hace un siglo, se reiteraba lo que ha sido una constante en buena parte de la historia de la Humanidad: sesudos científicos, políticos y filósofos (todos varones, por supuesto) insistieron en que ellas eran pura Naturaleza, emocionalidad desbordada, vasijas para la reproducción. Es decir, carecían del raciocinio necesario para el gobierno, para la cosa pública, para la ciudadanía. A lo sumo, podrían ser, como apuntó Kant, “ciudadanas pasivas”, lo cual no era sino una contradicción en sí misma con la que no se ocultaba la misoginia de este pensamiento.
La locura, por tanto, ha sido una constante en la definición del estatuto incluso jurídico de las mujeres. Un pretexto para su incapacitación, un arma en los juegos masculinos de poder, una herramienta más para mantenerlas en sus cautiverios.  La Historia está llena de mujeres silenciadas y encerradas, de seres a los que se les cortaron las alas cuando intentaron ser autónomas, de heroínas que solo con el tiempo estamos rescatando del olvido. Esa justa labor de memoria y reconocimiento es lo que plantea Ernesto Caballero en su monólogo La reina Juana. A través de una larga confesión, en la que la reina sin corona repasa sus días cuando ya le queda poca vida en su encierro de Tordesillas, acompañamos a una de esas mujeres que fueron silenciadas, que desde pequeñas fueron sometidas a violencias de todo tipo, que fueron objeto y mercancía en manos de los hombres, y a la que la historia escrita en masculino interesó que viéramos como una “histérica” Aurora Bautista loca de amor.  Por supuesto que en el cautiverio de Juana hubo también razones de amor, de deseo, de furia y de celos: ella fue una víctima más de las dependencias emocionales que genera el amor tóxico y que tantos estragos, todavía hoy, sigue haciendo en la mitad subordinada. Pero no fueron las razones del amor las que mejor nos explican a este personaje que deberíamos someter a una honda relectura. Fueron sobre todo las razones del poder, del poder masculino, las que nos dan las claves para entender por qué a ella quisieron, como dice en un momento de la obra, que la viéramos como loca,  hasta el punto que ella misma llega a verse como tal en el espejo puesto por los jerarcas delante de sus narices.
La reina Juana, que se nutre de un hermoso texto y de una puesta en escena que le da alas en vez de anularlo (bravo por Gerardo Vera), nos ofrece justamente una reflexión sobre esos “pactos juramentados” de los que habla Celia Amorós en su caracterización del patriarcado. La hija, la esposa, la hermana, la madre: Juana es siempre un satélite en función de los intereses de ellos que son los que mueven el mundo. Un ser para otros y en función de otros que, desde que era apenas una niña, fue sometida a los dolores del maltrato. El maltrato que supone negarle la capacidad de preguntarse, de decidir, de rebelarse. La historia de tantas y tantas mujeres, despojadas del poder no ya político, que también, sino del poder de ser en sí y para sí.
El tremendo caudal de emociones, sentencias y ajuste de cuentas que supone la confesión de Juana habría sido imposible, claro está, sin el talento y la fuerza descomunal de una Concha Velasco que se convierte literalmente en la reina destronada de Castilla, en la amante despechada, en la hija y madre invisible, en la mujer ardiente y en la que tal vez vivió el mayor ejercicio de cordura entre tanto loco de ambición.  Sus palabras y su propio ejemplo bien podrían ser la antítesis, femenina  feminista, de El Príncipe de Maquiavelo al que alude Juana en su parlamento. La lucidez de una mujer sin corona que ve como nadie las miserias del poder de los hombres. La loca de amor, también, pero sobre todo la condenada al silencio y a la cautividad. La invisible y a la que no dejaron que diera voz a su empoderamiento.
La reina Juana. La reina Concha. Poderío de mujeres en el que tanto deberíamos mirarnos cuando el mundo continúa prisionero de los mismos males que la hija de Fernando e Isabel denuncia con su grito desesperado. Un mundo de pactos varoniles y mujeres silenciadas. Y de amores que siguen matando.
PUBLICADO EN Tribuna Feminista, 2-10-17:
http://www.tribunafeminista.org/2017/10/la-reina-juana-de-mujeres-locas-y-pactos-entre-varones/
Read more

Cero en Cordura 1×02: LOS PEZONES DE BATMAN

¿Qué son “los pezones de batman? En el programa 01×02 de nuestro podcast polifriki Cero en Cordura hablamos de películas, cómics, videojuegos y juegos de mesa que jamás deberían haber existido y que han causado mella en nuestra cordura. Suscríbete en iVoox, Spreaker, iTunes o Youtube.

Read more

Lo que Netflix nos trae en octubre

Cambio de mes, cambio de programación y este octubre Netflix trae sorpresas y cosas más que interesantes. Si lo tuyo son las series entonces deberás estar más que al pendiente porque el día 27 de octubre se estrena “Stranger things 2”. Nada más y nada menos Netflix nos hace el enorme favor de no tenernos cuatro … LEER MÁS…

La entrada Lo que Netflix nos trae en octubre aparece primero en Papá Moderno.

Read more