Mamá y papá son emprendedores

En las últimas semanas ha bajado bastante el ritmo de publicaciones del blog. Tiene una explicación. Por aquí, hemos tenido (y seguimos teniendo) la cabeza y el tiempo ocupados en otras cosas que nos han estado absorviendo. Probablemente hayais visto algo en Facebook que os haya hecho pensar que algo pasaba, que en algo estábamos…

Read more

Si te preguntan por mi …

Sí, al más puro estilo de Los Suaves, “si te preguntan por mí, dile siempre que no estoy”, y además es verdad.

Porque este año hemos puesto una pequeña piscina en nuestro rinconcito de paz. No es muy grande 2m x 4m x 1m, pero la verdad es que para estar a remojo en modo relax es más que suficiente.

No podemos hacer largos, pero tampoco los haría, así que nos conformamos con flotar, estar charlando bien fresquitos, sin más salpicaduras que las que hace cangrejito y con menos ruido eso sí.

Así que por las mañanas trabajar y por las tardes en cuanto hemos comido salimos corriendo para pasar la tarde a remojo, que apetece un montón. Luego llega el viernes y ya no salimos de allí hasta el domingo.

Os lo cuento porque como estoy más ausente de lo normal, para que sepáis que todo va bien, aunque seguramente estaréis como nosotros y no os habréis dado cuenta. Así que este mes actualizaré siempre que pueda, pero el mes que viene en vacaciones, no voy ni a contestar al teléfono.

Espero que disfrutéis cada día de este verano.

Read more

Reserva africaine de Sigean: Conociendo la zona

Hace algunos días os explicaba nuestra experiencia en la Reserva Africaine de Sigean… Tal y como os comentaba, aprovechamos para pasar el fin de semana por la zona y conocerla algo más (Lo que se puede conocer en dos días y medio).
Llegamos el viernes a última hora de la tarde a Port la Nouvelle y nos instalamos en unos apartamentos llamados Port La Nouvelle Residence situados en la entrada del pueblo. Tras una pequeña charla con los propietarios de los apartamentos, nos recomendaron que fuéramos al parque a primera hora del sábado: Es cuando los animales están más activos y cuando se puede encontrar un poco menos de gente. Con esa información, nuestro planning previsto quedaba así:
  • Viernes: Llegada a Port la Nouvelle Residence.
  • Sábado: Por la mañana y hasta media tarde (18.00 aprox) visita a la Reserva. A última hora del día, visita relámpago a Narbonne y cena en Les Grands Buffets.
  • Domingo: Por la mañana, conocer un poco Port La Nouvelle y, después de comer, vuelta a casa.
Port La Nouvelle
Este pequeño pueblo costero es un lugar fantástico como centro de operaciones. Es agradable, tiene todos los servicios que se puedan necesitar y está bastante cerca de la reserva (no más de 15 minutos). El sábado por la mañana aprovechamos para dar una vuelta por el mercado semanal y así preparar el avituallamiento.
El domingo pudimos disfrutar de un agradable paseo por el centro y acabamos en la playa. 10 kilómetros de arena fina en el que, sobretodo los peques, disfrutaron como enanos… De hecho, acabaron sin ropa y completamente empapados. Muy cerca de la playa hay también un gran parque infantil en el que pasar un buen rato.

Tenéis más información del pueblo en su página web: http://www.ot-portlanouvelle.com/
Nuestro alojamiento
Nos alojamos en unos apartamentos llamados Port la Nouvelle Residence (enlace booking). Pequeñitos pero con todo lo necesario en un edificio centenario. Los propietarios fueron encantadores y nos dieron valiosas recomendaciones (y nos ayudaron en alguna que otra gestión). Además, como tienen niños pequeños hay muchos juguetes con los que los peques se entretuvieron… y para cenar, barbacoa en la terracita.
Conociendo Narbonne
Otra de las cosas que queríamos hacer aprovechando que estábamos por la zona era conocer ese famoso buffet del que tanto se habla: Les Grands Buffets. De él os hablaré después, pero aprovechando que está en las afueras de Narbonne y que íbamos a ir a cenar allí, decidimos hacer una visita fugaz y conocer un poco su casco histórico.

Lo cierto es que vimos lo justito porque era algo tarde (alrededor de las 19.00) y, evidentemente, ya no había nada abierto. Nuestra guía fue un mapa que encontramos a la orilla del canal de Robine y que recomendaba un recorrido por el casco antiguo y durante el que vimos los exteriores del mercado de Les Halles, el Ponts des Marchands (en el canal), la plaza de las 4 fuentes, la Chapelle des penitents bleus, el Palais des Archeveques (en la plaza de l’Hotel de Ville ) y la imponente Catedral de Saint-Just y Saint-Pasteur. El plato fuerte de la zona, la abadía de Fontfroide, no la pudimos visitar. Otra vez será.

Les Grands Buffets
El sábado por la noche teníamos previsto algo que nos llamaba mucho la atención: visitar Les Grands Buffets; ese fantástico Buffet del que se habla en tantos y tantos lugares y que permite, por poco más de 30 euros por persona, disfrutar de diferentes tipos de comida que seguramente no sean habituales en nuestra dieta y que evidentemente no son los que se acostumbran a encontrar en lo que nosotros llamamos buffet libre.
Tartars, pescados al gusto, marisco, ostras, langostas, decenas de tipos de queso y patés… decenas y decenas de platos que tienen su colofón en varias decenas de postres. Imposible probarlo todo!

Algo indispensable antes de visitarlo: Reservar por internet en cuanto sepáis la fecha en la que vais a ir… siempre se llena y, conforme se acerca la fecha deseada, se puede hacer muy difícil conseguir una mesa (y eso que hay muchas).
Nosotros interpretamos erróneamente la información de la web y acabamos reservando muy tarde; conclusión? Nos dieron una de las últimas horas disponibles: El sábado a las 22.00 (tardísimo para ser un horario francés). Intentamos cambiarla por su web pero, tras encontrar un hueco a las 19.45 y averiguar si podíamos o no podíamos cambiarla (con la ayuda de los propietarios de los apartamentos), no conseguimos hacerlo.
Tras nuestro paseo por Narbonne, decidimos acercarnos al restaurante antes de la hora prevista a ver si había suerte… y la hubo. Teníamos reserva a las 22.00 en la zona interior del restaurante, pero había quedado un hueco en la zona del jardín y pudimos entrar antes.
El restaurante tiene dos grandes zonas para comer: El salón, donde está toda la comida, la zona de cocina en directo, los postres y una zona de juegos infantiles y el jardín, al aire libre y muy bien decorado. Es bonito pero hay que desplazarse más para ir a buscar la comida.

Estuvimos muuuuucho rato cenando… tanto que salimos de allí pasadas las 00.15 (con los peques ya reventados del día completito que habían pasado); pasamos allí más de dos horas y media (van sacando comida hasta las 00.00).
Nuestra conclusión sobre el restaurante: No está mal, aunque quizás teníamos las expectativas demasiado elevadas y no nos sorprendió tanto como nos esperábamos. Es un lugar digno de visitar y la comida está muy buena; sin embargo, no deja de ser un buffet… hay que levantarse una y otra vez a buscar la comida y yo, que no soy demasiado amigo de este tipo de restaurantes, me da la sensación de estar comiendo solo. Eso sí, los camareros son encantadores y, si es tu cumpleaños, tienen un pequeño detalle.
Podéis leer mi review completa del restaurante en Tripadvisor.
Para reservar, desde su web: www.lesgrandsbuffets.com
Y esto es lo que dio de si nuestro fin de semana por tierras francesas… todos disfrutamos mucho en todo lo que hicimos y nos vino muy bien para cargar pilas y cambiar de aires.
Read more