No es por ti, es por mí…

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el que en la puerta de la clase, por fin, os doy ese beso y os pido que lo paséis genial. Cuando ya está todo el trabajo hecho, cuando ya hemos pasado por las prisas, los desesperos, la presión. Y aún así, me devolveis ese beso.

Yo soy el que le da más importancia a la camiseta limpia que al tomate que te chorrea por la barbilla, o al chocolate de tu sonrisa. El que prefiere que el plato esté al menos medio vacío a que estés contento a la mesa conmigo. ¡Seré imbécil! Yo soy el que te pide que te sientes veinte veces, el que pone mala cara porque mojaste el mantel. Y el que te habla con voz de enemigo, de dictador, sin darme cuenta. Yo soy el que no se da cuenta de nada de todo esto, hasta que la Maestra-Jedi me lo enseña.

Yo soy el que no entiende que dormir sin sentirnos junto a ti es más difícil, que cada minuto, cada cuento, cada canción es importante, es calma, es unión. Yo soy el que deja que el cansancio te arrebate eso. Nos lo arrebate. Yo soy el que no ve lo tranquila que duermes después de media hora, una hora, sin dejarme mover de los pies de tu cama. El cansancio me lo arrebata. ¿Y cómo me lo pagáis? Con besos y te quieros.

Yo soy el que olvida estas cosas, el que se las pierde, el que tiene la prisa instalada en la cabeza y la venda de adulto en los ojos de adulto. El que siempre tiene excusas. Por eso necesito apretar los párpados y mirar a la pantalla en blanco. Escribir y darle vueltas a todo esto. Para pensarlas, recordarlas, masticarlas, y caer en los detalles, en las señales, en los motivos. Y que queden aquí por escrito, para que no vuelva a olvidar. Para darme cuenta de lo importante, y de que me equivoco demasiadas veces, que lo estoy haciendo mal.

Deja que llueva, melón. Las pocas tormentas llegan y pasan, y sólo muy de vez en cuando graniza. Tengo que aprender a disfrutar de nuevo de la lluvia, y mojarme con vosotros.

Yo soy el adulto. Yo soy vuestro padre. No es por ti, ni por ti tampoco. El que falla soy yo.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook

Suscríbete por correo electrónico.

Read more

No es por ti, es por mí…

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el que en la puerta de la clase, por fin, os doy ese beso y os pido que lo paséis genial. Cuando ya está todo el trabajo hecho, cuando ya hemos pasado por las prisas, los desesperos, la presión. Y aún así, me devolveis ese beso.

Yo soy el que le da más importancia a la camiseta limpia que al tomate que te chorrea por la barbilla, o al chocolate de tu sonrisa. El que prefiere que el plato esté al menos medio vacío a que estés contento a la mesa conmigo. ¡Seré imbécil! Yo soy el que te pide que te sientes veinte veces, el que pone mala cara porque mojaste el mantel. Y el que te habla con voz de enemigo, de dictador, sin darme cuenta. Yo soy el que no se da cuenta de nada de todo esto, hasta que la Maestra-Jedi me lo enseña.

Yo soy el que no entiende que dormir sin sentirnos junto a ti es más difícil, que cada minuto, cada cuento, cada canción es importante, es calma, es unión. Yo soy el que deja que el cansancio te arrebate eso. Nos lo arrebate. Yo soy el que no ve lo tranquila que duermes después de media hora, una hora, sin dejarme mover de los pies de tu cama. El cansancio me lo arrebata. ¿Y cómo me lo pagáis? Con besos y te quieros.

Yo soy el que olvida estas cosas, el que se las pierde, el que tiene la prisa instalada en la cabeza y la venda de adulto en los ojos de adulto. El que siempre tiene excusas. Por eso necesito apretar los párpados y mirar a la pantalla en blanco. Escribir y darle vueltas a todo esto. Para pensarlas, recordarlas, masticarlas, y caer en los detalles, en las señales, en los motivos. Y que queden aquí por escrito, para que no vuelva a olvidar. Para darme cuenta de lo importante, y de que me equivoco demasiadas veces, que lo estoy haciendo mal.

Deja que llueva, melón. Las pocas tormentas llegan y pasan, y sólo muy de vez en cuando graniza. Tengo que aprender a disfrutar de nuevo de la lluvia, y mojarme con vosotros.

Yo soy el adulto. Yo soy vuestro padre. No es por ti, ni por ti tampoco. El que falla soy yo.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook

Suscríbete por correo electrónico.

Read more

Reseñando. Algunos de mis mejores amigos.

 De nuevo vengo con un libro de boolino porque me gusta el trabajo que hacen y la cantidad de libros que tienen, variados y para todas las edades. En esta ocasión el libro que traigo es "Algunos de mis mejores amigos" de Antonio Zurera tanto ilustraciones como texto, de la colección Mis cuentos favoritos de la editorial edebé. Un libro de 32 páginas finas, con lo que va bien para 3 años

Read more

Reseñando. Algunos de mis mejores amigos.

 De nuevo vengo con un libro de boolino porque me gusta el trabajo que hacen y la cantidad de libros que tienen, variados y para todas las edades. En esta ocasión el libro que traigo es "Algunos de mis mejores amigos" de Antonio Zurera tanto ilustraciones como texto, de la colección Mis cuentos favoritos de la editorial edebé. Un libro de 32 páginas finas, con lo que va bien para 3 años

Read more

Conversaciones desde el lado oculto de la luna XII

Dicen que los borrachos y los niños nunca mienten, pues tendríais que haber visto la cara que se me quedó y las risas de nuestra maestra ayer por la tarde.

Estábamos en clase de japonés, y como era la última clase, no volvemos hasta octubre, la profesora se había currado un juego de mesa.

No es la primera vez, hace un tablero y en cada casilla una prueba, unas de traducir, otras de decir números, adivinanzas, etc y si acertamos nos da puntos. Vamos un juego de mesa en toda regla pero adecuado a nuestro nivel de japonés.

Pues bien, cangrejito cayó en una casilla en la que tenía que decir que significaba la palabra けいたい (teléfono móvil). Ninguno de los dos nos acordábamos así que la maestra empezó a darnos pistas.

– tiene letras y números dentro-
– no lo sé
– tu no tienes, tu padre si
– No lo sé
– si se pierde  mejor (lo sé, pero su español no es muy bueno a saber lo que quería decir)
– Ya lo sé!! La barriga!!!!


Read more

Conversaciones desde el lado oculto de la luna XII

Dicen que los borrachos y los niños nunca mienten, pues tendríais que haber visto la cara que se me quedó y las risas de nuestra maestra ayer por la tarde.

Estábamos en clase de japonés, y como era la última clase, no volvemos hasta octubre, la profesora se había currado un juego de mesa.

No es la primera vez, hace un tablero y en cada casilla una prueba, unas de traducir, otras de decir números, adivinanzas, etc y si acertamos nos da puntos. Vamos un juego de mesa en toda regla pero adecuado a nuestro nivel de japonés.

Pues bien, cangrejito cayó en una casilla en la que tenía que decir que significaba la palabra けいたい (teléfono móvil). Ninguno de los dos nos acordábamos así que la maestra empezó a darnos pistas.

– tiene letras y números dentro-
– no lo sé
– tu no tienes, tu padre si
– No lo sé
– si se pierde  mejor (lo sé, pero su español no es muy bueno a saber lo que quería decir)
– Ya lo sé!! La barriga!!!!


Read more

Lesiones orales

En el post de esta semana vamos a abordar un tema relativamente frecuente en niños, como son las lesiones orales en la infancia y que de forma general reciben el nombre de estomatitis. Pueden ocasionar problemas, ya que el dolor puede ser muy importante e impedir una correcta alimentación de los niños, especialmente en los lactantes. Generalmente estas …leer más

La entrada Lesiones orales aparece primero en Pediatra de Urgencias.

Read more

Momentos de inadvertida felicidad (II)

Un día de la semana pasada, no recuerdo exactamente cuál, porque por las mañanas todos me parecen iguales, como si viviese un déjà vu permanente, salí corriendo de casa cargado con Mara en los brazos. Eran las 8:53am. Bajé pegando saltos a la calle desde el tercero en el que vivimos, corrí los 300 metros que […]

La entrada Momentos de inadvertida felicidad (II) aparece primero en Un papá en prácticas.

Read more