CIERRE DE #siloshombreshablasen

La iniciativa de #siloshombreshablasen cierra. Ha sido un hermoso viaje pensando y sintiendo que como hombre y como padre podía hacer algo más de lo que veníamos haciendo los hombres y los padres. Los guiones heredados sobre masculinidad y paternidad siempre me resultaron inadecuados, dañinos, de necesaria revisión y actualización. Así, hace 5 años comencé […]

Read more

Voltereta Challenge…

Los hermanos se quieren… Los hermanos se apoyan… Los hermanos son cómplices de juegos… Pero, a veces, uno de los hermanos se ríe del otro cuando no toca o…sí que toca. No sé, tú lo decides después de leer el post si tocaba reír o no tocaba… Era un sábado cualquiera y Martí, Nil y […]

Read more

Voltereta Challenge…

Els germans s’estimen… Els germans es recolzen… Els germans són còmplices de jocs… Però, de vegades, un dels germans se’n riu de l’altre quan no toca o…sí que toca. No ho sé, tu ho decideixes després de llegir el post si tocava riure o no tocava… Era un dissabte qualsevol i el Martí, el Nil […]

Read more

¿DÓNDE ESTÁ LA IZQUIERDA LAICA?

A pesar de que nuestra Constitución está a punto de cumplir 40 años, todavía tenemos algunas transiciones pendientes. Una de ellas es la que finalmente nos permita transitar de un régimen confesional, como lo fue el franquista, a un modelo laico en el que tengamos muy claro cuál es el lugar de las cosmovisiones, sagradas o no, de la ciudadanía en el espacio público. Una cuestión que a lo largo de estas ya cuatro décadas ha sido permanentemente mal interpretada y cuando no arrinconada por una izquierda que, salvo excepciones, le ha hecho el juego a la confesionalidad encubierta que seguimos sufriendo. Bastaría con recordar como por ejemplo con el gobierno de Rodríguez Zapatero se incrementó la financiación a la Iglesia Católica o como también durante ese período se dejó guardada en un cajón la más que necesaria reforma de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa. Por no hablar, sin ir más lejos, de cómo hace apenas unos meses el grupo socialista de nuestro Ayuntamiento se abstuvo ante la propuesta sobre laicidad institucional de Ganemos Córdoba e IU.
La reciente concesión por el Ayuntamiento de Cádiz de una medalla a la Virgen del Rosario, y sobre todo los argumentos que se han dado para justificarla por parte no solo del alcalde de la ciudad sino también por el mismo Pablo Iglesias, han vuelto a demostrar que la izquierda de este país tiene un serio problema con la laicidad. Tal y como hemos podido comprobar en los argumentos usados por los que se supone que son representantes de la «nueva política», así como en algún que otro artículo de prensa que ha tratado de justificarlo, sigue sin entenderse que cuando hablamos de laicidad no nos estamos refiriendo a la valoración moral sobre las creencias de la ciudadanía, ni por supuesto a ninguna política que pretenda someterlas a persecución, sino que con ese término lo que se pretende es articular un modelo de relaciones de los poderes públicos y de las instituciones con el hecho religioso. Un modelo que, desde mi punto de vista, solo puede ser respetuoso justamente con la libertad de conciencia de toda la ciudadanía, y por tanto con el pluralismo, si se mantienen como esferas estrictamente separadas la que debe estar regida por la ética común y la que corresponde a la opción personalísima de cada uno. Lo cual no quiere decir, insisto, que se penalicen las creencias, que se persiga al que crea en un dios distinto o al que no crea en ningún dios o diosa, o que se impidan las celebraciones que ampara la libertad de cultos. Lo que la laicidad persigue es que no quede la más mínima duda del carácter neutral, y por tanto acogedor de todas las diferencias, de las instituciones públicas. Una neutralidad que ha de ser visible en las políticas de relación con las confesiones, en los gestos mediante los cuales nuestros representantes actúan como delegados de la voluntad de todas y de todos y, por supuesto, en una estricta separación de lo que son los valores que han de regir el espacio común y los que cada cual escoge para que rijan su moral privada.
Por lo tanto, resultan como mínimo cuestionables los argumentos que apelan a las tradiciones, a las costumbres o al peso social de una determinada práctica para justificar que nuestros representantes porten báculos, otorguen medallas a objetos inanimados o revistan de los rituales de un credo concreto los actos y celebraciones en las que todas y todos, incluidas las personas agnósticas y ateas, debemos sentirnos representadas. Espero pues que el «Somos la izquierda» que anuncia el PSOE de Sánchez implique también de una vez por todas que son la izquierda laica, como espero que la «nueva política» deje por fin de agarrarse a los viejos moldes con tal de legitimarse en el poder. Nada más y nada menos que por razones de salud democrática.
Publicado en DIARIO CÓRDOBA, 12-6-17:

http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/donde-izquierda-laica_1152714.html

Read more

¿DÓNDE ESTÁ LA IZQUIERDA LAICA?

A pesar de que nuestra Constitución está a punto de cumplir 40 años, todavía tenemos algunas transiciones pendientes. Una de ellas es la que finalmente nos permita transitar de un régimen confesional, como lo fue el franquista, a un modelo laico en el que tengamos muy claro cuál es el lugar de las cosmovisiones, sagradas o no, de la ciudadanía en el espacio público. Una cuestión que a lo largo de estas ya cuatro décadas ha sido permanentemente mal interpretada y cuando no arrinconada por una izquierda que, salvo excepciones, le ha hecho el juego a la confesionalidad encubierta que seguimos sufriendo. Bastaría con recordar como por ejemplo con el gobierno de Rodríguez Zapatero se incrementó la financiación a la Iglesia Católica o como también durante ese período se dejó guardada en un cajón la más que necesaria reforma de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa. Por no hablar, sin ir más lejos, de cómo hace apenas unos meses el grupo socialista de nuestro Ayuntamiento se abstuvo ante la propuesta sobre laicidad institucional de Ganemos Córdoba e IU.
La reciente concesión por el Ayuntamiento de Cádiz de una medalla a la Virgen del Rosario, y sobre todo los argumentos que se han dado para justificarla por parte no solo del alcalde de la ciudad sino también por el mismo Pablo Iglesias, han vuelto a demostrar que la izquierda de este país tiene un serio problema con la laicidad. Tal y como hemos podido comprobar en los argumentos usados por los que se supone que son representantes de la «nueva política», así como en algún que otro artículo de prensa que ha tratado de justificarlo, sigue sin entenderse que cuando hablamos de laicidad no nos estamos refiriendo a la valoración moral sobre las creencias de la ciudadanía, ni por supuesto a ninguna política que pretenda someterlas a persecución, sino que con ese término lo que se pretende es articular un modelo de relaciones de los poderes públicos y de las instituciones con el hecho religioso. Un modelo que, desde mi punto de vista, solo puede ser respetuoso justamente con la libertad de conciencia de toda la ciudadanía, y por tanto con el pluralismo, si se mantienen como esferas estrictamente separadas la que debe estar regida por la ética común y la que corresponde a la opción personalísima de cada uno. Lo cual no quiere decir, insisto, que se penalicen las creencias, que se persiga al que crea en un dios distinto o al que no crea en ningún dios o diosa, o que se impidan las celebraciones que ampara la libertad de cultos. Lo que la laicidad persigue es que no quede la más mínima duda del carácter neutral, y por tanto acogedor de todas las diferencias, de las instituciones públicas. Una neutralidad que ha de ser visible en las políticas de relación con las confesiones, en los gestos mediante los cuales nuestros representantes actúan como delegados de la voluntad de todas y de todos y, por supuesto, en una estricta separación de lo que son los valores que han de regir el espacio común y los que cada cual escoge para que rijan su moral privada.
Por lo tanto, resultan como mínimo cuestionables los argumentos que apelan a las tradiciones, a las costumbres o al peso social de una determinada práctica para justificar que nuestros representantes porten báculos, otorguen medallas a objetos inanimados o revistan de los rituales de un credo concreto los actos y celebraciones en las que todas y todos, incluidas las personas agnósticas y ateas, debemos sentirnos representadas. Espero pues que el «Somos la izquierda» que anuncia el PSOE de Sánchez implique también de una vez por todas que son la izquierda laica, como espero que la «nueva política» deje por fin de agarrarse a los viejos moldes con tal de legitimarse en el poder. Nada más y nada menos que por razones de salud democrática.
Publicado en DIARIO CÓRDOBA, 12-6-17:

http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/donde-izquierda-laica_1152714.html

Read more

¿DÓNDE ESTÁ LA IZQUIERDA LAICA?

A pesar de que nuestra Constitución está a punto de cumplir 40 años, todavía tenemos algunas transiciones pendientes. Una de ellas es la que finalmente nos permita transitar de un régimen confesional, como lo fue el franquista, a un modelo laico en el que tengamos muy claro cuál es el lugar de las cosmovisiones, sagradas o no, de la ciudadanía en el espacio público. Una cuestión que a lo largo de estas ya cuatro décadas ha sido permanentemente mal interpretada y cuando no arrinconada por una izquierda que, salvo excepciones, le ha hecho el juego a la confesionalidad encubierta que seguimos sufriendo. Bastaría con recordar como por ejemplo con el gobierno de Rodríguez Zapatero se incrementó la financiación a la Iglesia Católica o como también durante ese período se dejó guardada en un cajón la más que necesaria reforma de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa. Por no hablar, sin ir más lejos, de cómo hace apenas unos meses el grupo socialista de nuestro Ayuntamiento se abstuvo ante la propuesta sobre laicidad institucional de Ganemos Córdoba e IU.
La reciente concesión por el Ayuntamiento de Cádiz de una medalla a la Virgen del Rosario, y sobre todo los argumentos que se han dado para justificarla por parte no solo del alcalde de la ciudad sino también por el mismo Pablo Iglesias, han vuelto a demostrar que la izquierda de este país tiene un serio problema con la laicidad. Tal y como hemos podido comprobar en los argumentos usados por los que se supone que son representantes de la «nueva política», así como en algún que otro artículo de prensa que ha tratado de justificarlo, sigue sin entenderse que cuando hablamos de laicidad no nos estamos refiriendo a la valoración moral sobre las creencias de la ciudadanía, ni por supuesto a ninguna política que pretenda someterlas a persecución, sino que con ese término lo que se pretende es articular un modelo de relaciones de los poderes públicos y de las instituciones con el hecho religioso. Un modelo que, desde mi punto de vista, solo puede ser respetuoso justamente con la libertad de conciencia de toda la ciudadanía, y por tanto con el pluralismo, si se mantienen como esferas estrictamente separadas la que debe estar regida por la ética común y la que corresponde a la opción personalísima de cada uno. Lo cual no quiere decir, insisto, que se penalicen las creencias, que se persiga al que crea en un dios distinto o al que no crea en ningún dios o diosa, o que se impidan las celebraciones que ampara la libertad de cultos. Lo que la laicidad persigue es que no quede la más mínima duda del carácter neutral, y por tanto acogedor de todas las diferencias, de las instituciones públicas. Una neutralidad que ha de ser visible en las políticas de relación con las confesiones, en los gestos mediante los cuales nuestros representantes actúan como delegados de la voluntad de todas y de todos y, por supuesto, en una estricta separación de lo que son los valores que han de regir el espacio común y los que cada cual escoge para que rijan su moral privada.
Por lo tanto, resultan como mínimo cuestionables los argumentos que apelan a las tradiciones, a las costumbres o al peso social de una determinada práctica para justificar que nuestros representantes porten báculos, otorguen medallas a objetos inanimados o revistan de los rituales de un credo concreto los actos y celebraciones en las que todas y todos, incluidas las personas agnósticas y ateas, debemos sentirnos representadas. Espero pues que el «Somos la izquierda» que anuncia el PSOE de Sánchez implique también de una vez por todas que son la izquierda laica, como espero que la «nueva política» deje por fin de agarrarse a los viejos moldes con tal de legitimarse en el poder. Nada más y nada menos que por razones de salud democrática.
Publicado en DIARIO CÓRDOBA, 12-6-17:

http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/donde-izquierda-laica_1152714.html

Read more

10 cosas sobre mi

Por partida doble y con nocturnidad y alevosía, @unpapatrosko y @padre_de_mierda me han incluido en esto de contar 10 cosas sobre mi. No suelo enrolarme en estas cosas, pero como no me conocen mucho voy a participar sin que sirva de precedente.

La cosa está en que tengo que contar diez cosas sobre mi, confesables por supuesto y aptas para todos los públicos. Así que allá voy, a difuminar mi alma:

1. Soy un extraterrestre un tanto raro ¿me estaré volviendo humano?
2. Mi lugar favorito en el planeta … Edimburgo.
3. Me encantan los días de lluvia, sobre todo en verano, y caminar llevando un impermeable, sin paraguas.
4. Soy bastante prepper, con cuarto y mitad de Hikikomori.
5. La única red social que llevo en el teléfono es Instagram.
6. Soy ecuánime. Odio a todo el mundo por igual.
7. Todavía me sorprende que haya gente que cambie de acera al verme.
8. El enfado me dura lo que dura la explosión.
9. Lo que más me gusta en el mundo, ver sonreír a mis hijos.

10. 

No, no me he dejado una, es que esa os la dejo a vosotros. Todos tenemos una imagen preestablecida de los demás, así que la 10 me gustaría que fuerais vosotros los que añadáis algo sobre mi, sobre como pensáis que soy. No me sirve lo de padrazo y similares, sed sinceros y pensad un poco, prometo no enfadarme, al menos mucho rato.




Read more

10 cosas sobre mi

Por partida doble y con nocturnidad y alevosía, @unpapatrosko y @padre_de_mierda me han incluido en esto de contar 10 cosas sobre mi. No suelo enrolarme en estas cosas, pero como no me conocen mucho voy a participar sin que sirva de precedente.

La cosa está en que tengo que contar diez cosas sobre mi, confesables por supuesto y aptas para todos los públicos. Así que allá voy, a difuminar mi alma:

1. Soy un extraterrestre un tanto raro ¿me estaré volviendo humano?
2. Mi lugar favorito en el planeta … Edimburgo.
3. Me encantan los días de lluvia, sobre todo en verano, y caminar llevando un impermeable, sin paraguas.
4. Soy bastante prepper, con cuarto y mitad de Hikikomori.
5. La única red social que llevo en el teléfono es Instagram.
6. Soy ecuánime. Odio a todo el mundo por igual.
7. Todavía me sorprende que haya gente que cambie de acera al verme.
8. El enfado me dura lo que dura la explosión.
9. Lo que más me gusta en el mundo, ver sonreír a mis hijos.

10. 

No, no me he dejado una, es que esa os la dejo a vosotros. Todos tenemos una imagen preestablecida de los demás, así que la 10 me gustaría que fuerais vosotros los que añadáis algo sobre mi, sobre como pensáis que soy. No me sirve lo de padrazo y similares, sed sinceros y pensad un poco, prometo no enfadarme, al menos mucho rato.




Read more

Suelo soñar.

 Suelo soñar que me quedo en blanco y no escribo, que el público no me lee y la gente ya no me mira. Suelo soñar con que mi musa se escapa con aquel otro que pasa y ya no vuelve por mi vida. Suelo soñar que el blog me pesa, que no me engancha, …

Read more

Suelo soñar.

 Suelo soñar que me quedo en blanco y no escribo, que el público no me lee y la gente ya no me mira. Suelo soñar con que mi musa se escapa con aquel otro que pasa y ya no vuelve por mi vida. Suelo soñar que el blog me pesa, que no me engancha, …

Read more

El cerebro del niño explicado a los padres: bookreview | Vídeo

Muchas veces me habéis pedido en los comentarios de los vídeos, en mensajes o por correo, que os recomiende libros que os puedan ayudar en la crianza de vuestros hijos. Así que hoy vamos a dedicar esta píldora precisamente a eso, y os voy a hablar de un libro que creo que os puede resultar …

El artículo El cerebro del niño explicado a los padres: bookreview | Vídeo se publicó originalmente en Psicólogo Valencia, Alberto Soler · Consulta y psicoterapia Online.

Read more

Periodos de tiempo en inglés

Gastando y pasando tiempo en inglés No es lo mismo malgastar el tiempo en algo, que pasar tiempo haciendo algo divertido. Hay muchas formas de referirnos al tiempo que pasamos, al que pasaremos o ya hemos pasado. Para hablar sobre el tiempo podemos hacer referencias a los periodos de tiempo más fáciles y típicos como: Yesterday Today Tomorrow Last month In two days […]

La entrada Periodos de tiempo en inglés aparece primero en Crecer En Inglés.

Read more