Papá, no te escondas

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.

¿Tu problema es que siendo Padre te da vergüenza que vean tu lado intimo y sensiblero con tus Lö-Båby? No debes avergonzarte, Chuck Norris también lloró una vez (y dicen que sus lágrimas curaron el cáncer): Papá, no te escondas.


Últimamente tengo un poco abandonado el Blog. No suelo hablar de temas personales fuera de mi paternidad, pero como estoy en contacto con otros padres bloggers me han llegado algunas propuestas, como por ejemplo escribir un post hoy en llos que todos tratemos un mismo tema: Papá, no te escondas.


Pues hoy no me voy a esconder tras mi pseudónimo. Me llamo Edgar y trabajo en I+D de la industria farmacéutica. Estoy llevando un proyecto que ha hecho que lleve mes y medio de viajes entre semana fuera de casa, con lo que sólo veo a mis hijos los fines de semana (y aún me queda otro mes y medio así). Cuando acabé esta locura transitoria, prometo recuperar mis posts y actualizaros sobre las aventuras y desventuras de Le Petit Terrorist y Penny


Aprovecho que me destapo para invitaros a todos a la presentación del libro #Papiconcilia coordinado por Usúe Madinaveitia que haremos este viernes 17 de Abril en Alpha Espai (Carrer Pere IV, 214) de 17:30 a 19:30. En esta edición del libro he colaborado junto con otros 22 padres aportando nuestro punto de vista de la conciliación (aunque irónicamente no concilie mucho últimamente….).


Pero la entrada de hoy hace referencia a Papá, no te escondas y la estoy escribiendo en el AVE de camino a Málaga. Junto a mi tengo a un padre con un Lö-Båby de unos 10 meses ±1 semana (aproximación a ojímetro por los hitos de motricidad) que ante el berrinche que se estaba cogiendo ha salido del vagón para calmarlo. Por lo que el primer Papá no te escondas se lo dedico a él y a la Psicosis persecutoria que sufrimos los padres: 
¡Son niños y lloran señores! 

Si les molesta que repoblemos la tierra, están pidiendo voluntarios para ir a vivir a Marte. 


Otro de los motivos de los que trata Papá, no te escondas, es tratar de concienciar de que los padres de hoy estamos implicados en la crianza de nuestros Lö-Båby. Llegado este punto debo hacer referencia a mi padre. Tanto mi padre como mi madre trabajan en el sector sanitario, por lo que siempre han tenido horarios y guardias poco conciliadoras. Pero mi padre siempre ha estado ahí: si tenía que poner una lavadora, pues la ponía; si tenía que ducharnos, pues se mojaba; y si tenía que hacernos la cena, pues la quemaba. 
Una de las cosas que recuerdo con más cariño eran los domingos de lluvia en que nos quedábamos en casa jugando toda la tarde a juegos de mesa, mi padre, mi hermano y yo. 

Con todo esto quiero decir que el siguiente Papá, no te escondas se lo dedico a todos nuestros Padres, que sin duda, ellos ya se implicaron antes que nosotros en nuestra crianza. 

Por «culpa» de mi padre, me cuesta tanto entrar a valorar si soy un padre implicado o no en la crianza de mis Lö-Båbies. Yo cumplo la máxima de: 

«Ellos harán lo que tú hagas«, y yo hago lo que he vivido en mi casa. 

Para mi es lo más natural: Criar, educar y querer a mis hijos. Para mi todo es lo mismo. Hablar de querer es una sinécdoque de un todo que implica alimentar, educar, preocuparse, etc. Siento decir que no concibo el que un padre no se implique, ya que creo que es lo más natural del mundo. El día que decides ser padre tomas una decisión junto con tu pareja de tener/adoptar un hijo (excepto en casos como Penny que nos vino de penalty-y-expulsión), darle un hogar, una educación y todo el amor incondicional el cual no sabías que podías llegar a albergar. 

Por eso, cuando los fines de semana llevo a Penny en la mochila, y teniéndola a escasos centímetros de mi cara no puedo evitar babearla a base de besos, me miran por la calle y me llaman Padrazo, me enorgullezco pero a la vez me indigno: Si una madre lo hace es una escena enternecedora, pero nadie dice Madraza

¿Qué yo demuestre el amor que siento por mis Lö-Båbies me hace mejor padre que otro que no lo haga en público? Lo dudo. 

Creo que la única diferencia es un tema de autocontrol en público, porque todos supuramos babás por cada uno de los poros de nuestra piel. Como no vamos a ser menos Machos Alfas por babear a besos a nuestros Lö-Båbies, lo único que puedo decir es: 

Papá(babás), no te escondas.    




Sigue leyendo ->

Papá, no te escondas

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.

¿Tu problema es que siendo Padre te da vergüenza que vean tu lado intimo y sensiblero con tus Lö-Båby? No debes avergonzarte, Chuck Norris también lloró una vez (y dicen que sus lágrimas curaron el cáncer): Papá, no te escondas.


Últimamente tengo un poco abandonado el Blog. No suelo hablar de temas personales fuera de mi paternidad, pero como estoy en contacto con otros padres bloggers me han llegado algunas propuestas, como por ejemplo escribir un post hoy en llos que todos tratemos un mismo tema: Papá, no te escondas.


Pues hoy no me voy a esconder tras mi pseudónimo. Me llamo Edgar y trabajo en I+D de la industria farmacéutica. Estoy llevando un proyecto que ha hecho que lleve mes y medio de viajes entre semana fuera de casa, con lo que sólo veo a mis hijos los fines de semana (y aún me queda otro mes y medio así). Cuando acabé esta locura transitoria, prometo recuperar mis posts y actualizaros sobre las aventuras y desventuras de Le Petit Terrorist y Penny


Aprovecho que me destapo para invitaros a todos a la presentación del libro #Papiconcilia coordinado por Usúe Madinaveitia que haremos este viernes 17 de Abril en Alpha Espai (Carrer Pere IV, 214) de 17:30 a 19:30. En esta edición del libro he colaborado junto con otros 22 padres aportando nuestro punto de vista de la conciliación (aunque irónicamente no concilie mucho últimamente….).


Pero la entrada de hoy hace referencia a Papá, no te escondas y la estoy escribiendo en el AVE de camino a Málaga. Junto a mi tengo a un padre con un Lö-Båby de unos 10 meses ±1 semana (aproximación a ojímetro por los hitos de motricidad) que ante el berrinche que se estaba cogiendo ha salido del vagón para calmarlo. Por lo que el primer Papá no te escondas se lo dedico a él y a la Psicosis persecutoria que sufrimos los padres: 
¡Son niños y lloran señores! 

Si les molesta que repoblemos la tierra, están pidiendo voluntarios para ir a vivir a Marte. 


Otro de los motivos de los que trata Papá, no te escondas, es tratar de concienciar de que los padres de hoy estamos implicados en la crianza de nuestros Lö-Båby. Llegado este punto debo hacer referencia a mi padre. Tanto mi padre como mi madre trabajan en el sector sanitario, por lo que siempre han tenido horarios y guardias poco conciliadoras. Pero mi padre siempre ha estado ahí: si tenía que poner una lavadora, pues la ponía; si tenía que ducharnos, pues se mojaba; y si tenía que hacernos la cena, pues la quemaba. 
Una de las cosas que recuerdo con más cariño eran los domingos de lluvia en que nos quedábamos en casa jugando toda la tarde a juegos de mesa, mi padre, mi hermano y yo. 

Con todo esto quiero decir que el siguiente Papá, no te escondas se lo dedico a todos nuestros Padres, que sin duda, ellos ya se implicaron antes que nosotros en nuestra crianza. 

Por «culpa» de mi padre, me cuesta tanto entrar a valorar si soy un padre implicado o no en la crianza de mis Lö-Båbies. Yo cumplo la máxima de: 

«Ellos harán lo que tú hagas«, y yo hago lo que he vivido en mi casa. 

Para mi es lo más natural: Criar, educar y querer a mis hijos. Para mi todo es lo mismo. Hablar de querer es una sinécdoque de un todo que implica alimentar, educar, preocuparse, etc. Siento decir que no concibo el que un padre no se implique, ya que creo que es lo más natural del mundo. El día que decides ser padre tomas una decisión junto con tu pareja de tener/adoptar un hijo (excepto en casos como Penny que nos vino de penalty-y-expulsión), darle un hogar, una educación y todo el amor incondicional el cual no sabías que podías llegar a albergar. 

Por eso, cuando los fines de semana llevo a Penny en la mochila, y teniéndola a escasos centímetros de mi cara no puedo evitar babearla a base de besos, me miran por la calle y me llaman Padrazo, me enorgullezco pero a la vez me indigno: Si una madre lo hace es una escena enternecedora, pero nadie dice Madraza

¿Qué yo demuestre el amor que siento por mis Lö-Båbies me hace mejor padre que otro que no lo haga en público? Lo dudo. 

Creo que la única diferencia es un tema de autocontrol en público, porque todos supuramos babás por cada uno de los poros de nuestra piel. Como no vamos a ser menos Machos Alfas por babear a besos a nuestros Lö-Båbies, lo único que puedo decir es: 

Papá(babás), no te escondas.    




Sigue leyendo ->

Papá, no te escondas

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.

¿Tu problema es que siendo Padre te da vergüenza que vean tu lado intimo y sensiblero con tus Lö-Båby? No debes avergonzarte, Chuck Norris también lloró una vez (y dicen que sus lágrimas curaron el cáncer): Papá, no te escondas.


Últimamente tengo un poco abandonado el Blog. No suelo hablar de temas personales fuera de mi paternidad, pero como estoy en contacto con otros padres bloggers me han llegado algunas propuestas, como por ejemplo escribir un post hoy en llos que todos tratemos un mismo tema: Papá, no te escondas.


Pues hoy no me voy a esconder tras mi pseudónimo. Me llamo Edgar y trabajo en I+D de la industria farmacéutica. Estoy llevando un proyecto que ha hecho que lleve mes y medio de viajes entre semana fuera de casa, con lo que sólo veo a mis hijos los fines de semana (y aún me queda otro mes y medio así). Cuando acabé esta locura transitoria, prometo recuperar mis posts y actualizaros sobre las aventuras y desventuras de Le Petit Terrorist y Penny


Aprovecho que me destapo para invitaros a todos a la presentación del libro #Papiconcilia coordinado por Usúe Madinaveitia que haremos este viernes 17 de Abril en Alpha Espai (Carrer Pere IV, 214) de 17:30 a 19:30. En esta edición del libro he colaborado junto con otros 22 padres aportando nuestro punto de vista de la conciliación (aunque irónicamente no concilie mucho últimamente….).


Pero la entrada de hoy hace referencia a Papá, no te escondas y la estoy escribiendo en el AVE de camino a Málaga. Junto a mi tengo a un padre con un Lö-Båby de unos 10 meses ±1 semana (aproximación a ojímetro por los hitos de motricidad) que ante el berrinche que se estaba cogiendo ha salido del vagón para calmarlo. Por lo que el primer Papá no te escondas se lo dedico a él y a la Psicosis persecutoria que sufrimos los padres: 
¡Son niños y lloran señores! 

Si les molesta que repoblemos la tierra, están pidiendo voluntarios para ir a vivir a Marte. 


Otro de los motivos de los que trata Papá, no te escondas, es tratar de concienciar de que los padres de hoy estamos implicados en la crianza de nuestros Lö-Båby. Llegado este punto debo hacer referencia a mi padre. Tanto mi padre como mi madre trabajan en el sector sanitario, por lo que siempre han tenido horarios y guardias poco conciliadoras. Pero mi padre siempre ha estado ahí: si tenía que poner una lavadora, pues la ponía; si tenía que ducharnos, pues se mojaba; y si tenía que hacernos la cena, pues la quemaba. 
Una de las cosas que recuerdo con más cariño eran los domingos de lluvia en que nos quedábamos en casa jugando toda la tarde a juegos de mesa, mi padre, mi hermano y yo. 

Con todo esto quiero decir que el siguiente Papá, no te escondas se lo dedico a todos nuestros Padres, que sin duda, ellos ya se implicaron antes que nosotros en nuestra crianza. 

Por «culpa» de mi padre, me cuesta tanto entrar a valorar si soy un padre implicado o no en la crianza de mis Lö-Båbies. Yo cumplo la máxima de: 

«Ellos harán lo que tú hagas«, y yo hago lo que he vivido en mi casa. 

Para mi es lo más natural: Criar, educar y querer a mis hijos. Para mi todo es lo mismo. Hablar de querer es una sinécdoque de un todo que implica alimentar, educar, preocuparse, etc. Siento decir que no concibo el que un padre no se implique, ya que creo que es lo más natural del mundo. El día que decides ser padre tomas una decisión junto con tu pareja de tener/adoptar un hijo (excepto en casos como Penny que nos vino de penalty-y-expulsión), darle un hogar, una educación y todo el amor incondicional el cual no sabías que podías llegar a albergar. 

Por eso, cuando los fines de semana llevo a Penny en la mochila, y teniéndola a escasos centímetros de mi cara no puedo evitar babearla a base de besos, me miran por la calle y me llaman Padrazo, me enorgullezco pero a la vez me indigno: Si una madre lo hace es una escena enternecedora, pero nadie dice Madraza

¿Qué yo demuestre el amor que siento por mis Lö-Båbies me hace mejor padre que otro que no lo haga en público? Lo dudo. 

Creo que la única diferencia es un tema de autocontrol en público, porque todos supuramos babás por cada uno de los poros de nuestra piel. Como no vamos a ser menos Machos Alfas por babear a besos a nuestros Lö-Båbies, lo único que puedo decir es: 

Papá(babás), no te escondas.    




Sigue leyendo ->

Iniciarse en el porteo: fulares y mochilas portabebés para madres y padres

Paternidad con Apego
Paternidad con Apego – Crianza con apego, paternidad y disciplina positiva. Reflexiones, ideas y conclusiones sobre la crianza basada en el respeto y el cariño.

Hoy os voy a hablar de un complemento que, hace tan solo un par de años, no pensé que fuera a ponerme nunca: una mochila portabebés. No porque las viera con recelo, sino porque simplemente no veía en qué podía aventajar eso del porteo (así se llama coloquialmente al uso de estos sistemas) a los […]

La entrada Iniciarse en el porteo: fulares y mochilas portabebés para madres y padres se publicó originalmente en Paternidad con Apego.

Sigue leyendo ->

Ser madre es un plus XD

Ser madre es un plus. Antes de comenzar mi entrada os recomiendo ver este vídeo para que sepáis por donde van los hilos a los que me quiero referir.


.

Cuando una mujer decide ser madre y dedicarse al cuidado de los hijos, el mundo laboral parece hacerse cada vez más pequeño y lejano, sin apenas oportunidades.
Muchas veces como madres tomamos la importante decisión de renunciar al mundo laboral para dedicarnos al cuidado de nuestros hijos. Cosa por supuesto que no tiene precio y ninguna madre cambiaría por nada del mundo.

Pero el problema llega muchas veces cuando esa madre quiere incorporarse a ese mundo laboral se encuentran las puertas cerradas y no se ve reconocida toda nuestra valía.

Muchas veces no se valoran todas las posibilidades de la madre y el único pensamiento de la persona que la entrevista es que probablemente se quede embarazada y tenga que buscar otra sustituta, convirtiéndose en un estigma.

Pero eso es un falso pensamiento y el mayor error que podemos cometer.

Una madre, gracias a toda l experiencia adquirida durante el cuidado de sus hijos, reúne todas las facetas que se pueden requerir para cualquier trabajo:
-Su tiempo y abnegación.
– Su dedicación sin límites.
– Su capacidad de organización y planificación.
– Su decisión a asumir riesgos.
 – Su esfuerzo.
-Sus cualidades de gestión de recursos.
– Poder de motivación.  
– Dotes de comunicación y oratoria.
– Perseverancia y constancia.
– Su capacidad de trabajo en equipo y liderazgo.
 Y  el cariño que pone una madre son valores que se deben destacar ante todo lo demás.

Por todas esas cualidades, que no son pocas  la sociedad debe cambiar el chip y reconocer la importante labor de todas las madres y su gran valía para cualquier cosa que se propongan hacer, pues son las que traen a sus hijos al mundo,los crían y educan y por supuesto hacen a los hombres y mujeres del mañana.

Por eso, para mí, ser madre es un plus.


Sigue leyendo ->

Ser madre es un plus XD

Ser madre es un plus. Antes de comenzar mi entrada os recomiendo ver este vídeo para que sepáis por donde van los hilos a los que me quiero referir.


.

Cuando una mujer decide ser madre y dedicarse al cuidado de los hijos, el mundo laboral parece hacerse cada vez más pequeño y lejano, sin apenas oportunidades.
Muchas veces como madres tomamos la importante decisión de renunciar al mundo laboral para dedicarnos al cuidado de nuestros hijos. Cosa por supuesto que no tiene precio y ninguna madre cambiaría por nada del mundo.

Pero el problema llega muchas veces cuando esa madre quiere incorporarse a ese mundo laboral se encuentran las puertas cerradas y no se ve reconocida toda nuestra valía.

Muchas veces no se valoran todas las posibilidades de la madre y el único pensamiento de la persona que la entrevista es que probablemente se quede embarazada y tenga que buscar otra sustituta, convirtiéndose en un estigma.

Pero eso es un falso pensamiento y el mayor error que podemos cometer.

Una madre, gracias a toda l experiencia adquirida durante el cuidado de sus hijos, reúne todas las facetas que se pueden requerir para cualquier trabajo:
-Su tiempo y abnegación.
– Su dedicación sin límites.
– Su capacidad de organización y planificación.
– Su decisión a asumir riesgos.
 – Su esfuerzo.
-Sus cualidades de gestión de recursos.
– Poder de motivación.  
– Dotes de comunicación y oratoria.
– Perseverancia y constancia.
– Su capacidad de trabajo en equipo y liderazgo.
 Y  el cariño que pone una madre son valores que se deben destacar ante todo lo demás.

Por todas esas cualidades, que no son pocas  la sociedad debe cambiar el chip y reconocer la importante labor de todas las madres y su gran valía para cualquier cosa que se propongan hacer, pues son las que traen a sus hijos al mundo,los crían y educan y por supuesto hacen a los hombres y mujeres del mañana.

Por eso, para mí, ser madre es un plus.


Sigue leyendo ->

Otro fin de semana con planes y…

Últimamente los fines de semana son una sorpresa…
Hace un par de semanas se chafaron los planes que teníamos por la varicela de Hugo, pues ésta, que también teníamos planes, cambias el nombre de Hugo por el de Eric y ahí lo tienes. Con matices…
Esta vez, el plan fue el sábado, una calçotada con compañeros de trabajo de mi pareja, que organizó la empresa, invitando a todas las familias, no sólo a los trabajadores. Esto la hacen así habitualmente, y aunque la conciliación no es uno de sus fuertes, estos gestos se agradecen mucho.

El sábado por la mañana vimos unos granitos, dos o tres. Intuíamos que podía ser varicela, ya que Hugo lo había tenido dos semanas antes, así que era cuestión de tiempo. Sin embargo, decidimos que íbamos a ir los 4. Sí. Decisión nuestra. Buena o mala, nuestra.
El día empezó ya corriendo, pues teníamos que ir a comprar ropa (mi pareja cada 3 o 4 meses nunca tiene ropa). Me parece bien, yo tengo 4 pares de bambas y sólo dos pies, así que cada uno se gasta el dinero en lo que cree conveniente.
Por cierto, muchas gracias Carol!!
Y digo corriendo, porque mi pareja se encanta cuando va a comprar… Hace un tiempo fuimos a comprar a Fnac, sabiendo lo que había que comprar, ya que era un regalo para una de las sobrinas, y una hora y media!! Fue justo un poco antes de la hora de comer cuando entrábamos y casi anochecía al salir…

De allí nos fuimos al lugar escogido por la empresa, Can Sala de Montornés. Era un restaurante-masia-granja-alojamiento rural-lugar de celebraciones, etc. Y como dice el refrán, quien mucho abarca, poco aprieta.

Para llegar al lugar está bien indicado. Nosotros, que no teníamos ni idea donde estaba, llegamos a la primera, así que no tiene pérdida.

Estuvimos viendo animales: caballos, conejos, cabras, pájaros, zebra (sólo había una, así que en singular), cerdos, etc. Eso estuvo bien. Los niños con los padres y muy bien.

También vi que hacían casales en verano. Tela… de 9 a 13:00, 89 euros la semana. Y si se quedaban a comer, te salía a 10 euros el menú. Joder, si en los polígonos los menús de 7 euros con los que te quedas lleno son para gente de más de 70 kilos. Pero claro, viendo los coches que había en el parking, lo entiendes. Me fijé en una fila: audi, mercedes, bmw, porsche, porsche, bmw, mercedes.

Primero comieron los niños y luego los adultos. Me suena que sobre los 15 euros el menú infantil y 25-30 el de adultos.
Esto fue lo peor con diferencia. El trato del coordinador de sala y de alguna camarera, bastante malo, y la comida tampoco es que fuera ninguna delicia. Quitando que a mi no me gustan los calçots, por lo que no puedo opinar, sí que los otros decían que unos crudos y otros demasiado hechos. De lo que sí puedo opinar es del plato de gambas pasadas, de los fideos sin sabor, del atún que parecía un zapato, y de la carne que era muy normalita.
Porque estaba todo pagado, que sino me hubiera tocado bastante las narices.

Conclusión: para ir a ver los animales perfecto, para todo lo demás, caca de la vaca.

Y el domingo varicelón! Eric en casa y Hugo al parque a que se distrajera.
Y la noche del domingo a lunes un horror. Así, en general. Mi pareja ha dormido de 23:30 a 4:30 y yo de 12:30 a 02:00 y 4:30 a 6:50.
Eric está muy chafado el pobre. Suerte que ya tiene el pelo cortito, sino lo llevo al casting para la próxima temporada de The Walkind Dead!
Sigue leyendo ->

Otro fin de semana con planes y…

Últimamente los fines de semana son una sorpresa…
Hace un par de semanas se chafaron los planes que teníamos por la varicela de Hugo, pues ésta, que también teníamos planes, cambias el nombre de Hugo por el de Eric y ahí lo tienes. Con matices…
Esta vez, el plan fue el sábado, una calçotada con compañeros de trabajo de mi pareja, que organizó la empresa, invitando a todas las familias, no sólo a los trabajadores. Esto la hacen así habitualmente, y aunque la conciliación no es uno de sus fuertes, estos gestos se agradecen mucho.

El sábado por la mañana vimos unos granitos, dos o tres. Intuíamos que podía ser varicela, ya que Hugo lo había tenido dos semanas antes, así que era cuestión de tiempo. Sin embargo, decidimos que íbamos a ir los 4. Sí. Decisión nuestra. Buena o mala, nuestra.
El día empezó ya corriendo, pues teníamos que ir a comprar ropa (mi pareja cada 3 o 4 meses nunca tiene ropa). Me parece bien, yo tengo 4 pares de bambas y sólo dos pies, así que cada uno se gasta el dinero en lo que cree conveniente.
Por cierto, muchas gracias Carol!!
Y digo corriendo, porque mi pareja se encanta cuando va a comprar… Hace un tiempo fuimos a comprar a Fnac, sabiendo lo que había que comprar, ya que era un regalo para una de las sobrinas, y una hora y media!! Fue justo un poco antes de la hora de comer cuando entrábamos y casi anochecía al salir…

De allí nos fuimos al lugar escogido por la empresa, Can Sala de Montornés. Era un restaurante-masia-granja-alojamiento rural-lugar de celebraciones, etc. Y como dice el refrán, quien mucho abarca, poco aprieta.

Para llegar al lugar está bien indicado. Nosotros, que no teníamos ni idea donde estaba, llegamos a la primera, así que no tiene pérdida.

Estuvimos viendo animales: caballos, conejos, cabras, pájaros, zebra (sólo había una, así que en singular), cerdos, etc. Eso estuvo bien. Los niños con los padres y muy bien.

También vi que hacían casales en verano. Tela… de 9 a 13:00, 89 euros la semana. Y si se quedaban a comer, te salía a 10 euros el menú. Joder, si en los polígonos los menús de 7 euros con los que te quedas lleno son para gente de más de 70 kilos. Pero claro, viendo los coches que había en el parking, lo entiendes. Me fijé en una fila: audi, mercedes, bmw, porsche, porsche, bmw, mercedes.

Primero comieron los niños y luego los adultos. Me suena que sobre los 15 euros el menú infantil y 25-30 el de adultos.
Esto fue lo peor con diferencia. El trato del coordinador de sala y de alguna camarera, bastante malo, y la comida tampoco es que fuera ninguna delicia. Quitando que a mi no me gustan los calçots, por lo que no puedo opinar, sí que los otros decían que unos crudos y otros demasiado hechos. De lo que sí puedo opinar es del plato de gambas pasadas, de los fideos sin sabor, del atún que parecía un zapato, y de la carne que era muy normalita.
Porque estaba todo pagado, que sino me hubiera tocado bastante las narices.

Conclusión: para ir a ver los animales perfecto, para todo lo demás, caca de la vaca.

Y el domingo varicelón! Eric en casa y Hugo al parque a que se distrajera.
Y la noche del domingo a lunes un horror. Así, en general. Mi pareja ha dormido de 23:30 a 4:30 y yo de 12:30 a 02:00 y 4:30 a 6:50.
Eric está muy chafado el pobre. Suerte que ya tiene el pelo cortito, sino lo llevo al casting para la próxima temporada de The Walkind Dead!
Sigue leyendo ->

Los niños ¿son lo peor?

Recientemente se ha generado cierto revuelo por una cuenta en Instragram con el nombre “Kids are the worst” (Los niños son lo peor, para los que estudiasteis en Opening). Evidentemente se trata de una cuenta con cierta ironía en la que, a pesar del nombre, se parte del amor que profesamos a los peques para poner de manifiesto el por culo que dan. La cuenta tiene ya más de 80.000 seguidores. Enlace a la noticia


Quizá sea algo exagerado decir que los niños son lo peor. Hay cosas más destructivas para el ser humano como el holocausto nazi, la peste bubónica, Telecinco o las versiones de Pitingo.


Entramos en el peligroso campo de lo políticamente correcto. No queda ‘bonico’ decir que los niños son un coñazo, que te quitan la vida, que te eliminan la capacidad de socializar, que limitan tu ocio a comer pipas en los parques infantiles… Lo procedente es decir públicamente que son lo mejor que te ha pasado en la vida, y supongo que en algunos casos será verdad, pero vamos que yo he tenido ataques de apendicitis menos molestos que lidiar una tarde con dos delincuentes en potencia.


Eso por no hablar de cómo te modifican tus valores, algo de lo que no te das cuenta hasta que empiezas a cantar “Suéltalo” en la ducha o a tener sueños eróticos con las actrices del Cantajuego.


El caso es que hombre, no son lo peor, pero muchos de vosotros tendréis que reconocerme que al meteros en la cama por las noches (los que logréis llegar a la cama y no caigáis rendidos en el sofá) y hacer balance de la jornada, la cosa rara vez compensa. Y si tenéis alguna duda, sentaos con un padre de familia en un bar, ponerle dos cervezas delante, y cuando se las haya tomado preguntadle cómo es la experiencia de la paternidad. A ver si alguno os dice que los niños son lo mejor que le ha pasado en la vida.   

Que molan, sí, que son entrañables, que es una gozada verles crecer, verles empezar a hablar, verles andar, verles reír con esa sinceridad, ver cómo no paran de gritar en todo el día, cómo se estrellan contra todo saliente de la casa, cómo escupen la comida por las paredes…. Me voy del tema. Molan, sí, y evidentemente no son lo peor, sólo faltaría. Pero ¿lo mejor? Ahí lo dejo, acepto vuestras valoraciones y opiniones, a ser posible políticamente incorrectas.


Sigue leyendo ->

Los niños ¿son lo peor?

Recientemente se ha generado cierto revuelo por una cuenta en Instragram con el nombre “Kids are the worst” (Los niños son lo peor, para los que estudiasteis en Opening). Evidentemente se trata de una cuenta con cierta ironía en la que, a pesar del nombre, se parte del amor que profesamos a los peques para poner de manifiesto el por culo que dan. La cuenta tiene ya más de 80.000 seguidores. Enlace a la noticia


Quizá sea algo exagerado decir que los niños son lo peor. Hay cosas más destructivas para el ser humano como el holocausto nazi, la peste bubónica, Telecinco o las versiones de Pitingo.


Entramos en el peligroso campo de lo políticamente correcto. No queda ‘bonico’ decir que los niños son un coñazo, que te quitan la vida, que te eliminan la capacidad de socializar, que limitan tu ocio a comer pipas en los parques infantiles… Lo procedente es decir públicamente que son lo mejor que te ha pasado en la vida, y supongo que en algunos casos será verdad, pero vamos que yo he tenido ataques de apendicitis menos molestos que lidiar una tarde con dos delincuentes en potencia.


Eso por no hablar de cómo te modifican tus valores, algo de lo que no te das cuenta hasta que empiezas a cantar “Suéltalo” en la ducha o a tener sueños eróticos con las actrices del Cantajuego.


El caso es que hombre, no son lo peor, pero muchos de vosotros tendréis que reconocerme que al meteros en la cama por las noches (los que logréis llegar a la cama y no caigáis rendidos en el sofá) y hacer balance de la jornada, la cosa rara vez compensa. Y si tenéis alguna duda, sentaos con un padre de familia en un bar, ponerle dos cervezas delante, y cuando se las haya tomado preguntadle cómo es la experiencia de la paternidad. A ver si alguno os dice que los niños son lo mejor que le ha pasado en la vida.   

Que molan, sí, que son entrañables, que es una gozada verles crecer, verles empezar a hablar, verles andar, verles reír con esa sinceridad, ver cómo no paran de gritar en todo el día, cómo se estrellan contra todo saliente de la casa, cómo escupen la comida por las paredes…. Me voy del tema. Molan, sí, y evidentemente no son lo peor, sólo faltaría. Pero ¿lo mejor? Ahí lo dejo, acepto vuestras valoraciones y opiniones, a ser posible políticamente incorrectas.


Sigue leyendo ->

¿ Que tipo de padres somos?

Aquí os dejo un artículo muy interesante sobre los distintos tipos de padres y las consecuencias en los hijos escrito por  MARTA VÁZQUEZ-REINA  el 25 de junio de 2013

Espero que lo disfruten tanto como yo. Un saludo.

Dime cómo te comportas y te diré qué hijo tienes. Los modelos de paternidad son estilos de crianza y formas de educar a los niños con los que se pueden identificar en parte (o en todo) las familias.

De tal padre o madre, tal hijo

Cada padre o madre tiene su propio carácter, modo de actuar y forma de tratar a sus hijos que los hace únicos. Sin embargo, hay una serie de características comunes en la manera de criar a los niños que permite catalogar a los padres en distintos grupos.

Cada estilo de paternidad o maternidad tendrá consecuencias en el niño  en función de cómo sea la comunicación y el afecto que proporcionan a los hijos y el control que ejercen sobre ellos. Cada uno de estos estilos posee determinadas características que tendrán consecuencias en la adaptación social y emocional del niño y en su actitud hacia la familia y los demás.

El mejor padre o madre, ¿existe?

El estilo paternal más adecuado puede no ser el mismo en todos los contextos. Un reciente estudio diferencia cuatro estilos:

Asertivo: aplican normas claras y exigen su cumplimiento, a la vez que razonan con los hijos de modo afectuoso y flexible.

Autoritario: familias controladoras y exigentes con una clara carencia de afectividad hacia los pequeños.

Negligente: carentes de normas y límites y poco afectuosos con los niños.

Indulgente: pocas exigencias y baja represión, pero mucha afectividad.

La paternidad óptima combina altos niveles de afecto e implicación con un bajo nivel de control.
Pero, ¿cuál de estos estilos de crianza se asocia con un ajuste psicológico más óptimo? Las conclusiones son claras. La mejor estrategia parental en el contexto español es la indulgente, aquella que combina altos niveles de afecto e implicación con un bajo nivel de control.

Por el contrario, los modelos autoritarios, en los que se aplican castigos, privaciones y normas rígidas con los niños pueden ser óptimos en ocasiones, aunque es habitual asociarlos con un desarrollo emocional negativo.

La receta para el éxito con los hijos debe incluir entre sus ingredientes comunicación, relaciones cordiales, dedicación, atención, igualdad y tolerancia.

Estilos de crianza de los hijos

Es probable que ningún padre o madre se pueda identificar de forma clara y definida con un único estilo educativo. El modelo único familiar es frecuente que resulte de una combinación de actitudes y comportamientos característicos de cada uno de los estilos.

Estas son algunas pistas para descubrir cada tipo de paternidad o maternidad y cuáles pueden ser los efectos en sus niños.

1. Padres asertivos o democráticos: control y afecto

Afectuosos y cálidos, pero establecen normas claras y coherentes ajustadas a la edad del niño.

Comunicativos y dialogantes con los pequeños.

Tolerantes y respetuosos, pero también críticos constructivos.

Guían y supervisan el comportamiento, a la vez que lo instan a ser autónomo.

Los hijos poseen altas capacidades para la vida social y para empatizar con los demás y tienen una elevada autoestima y seguridad en sí mismos.

2. Padres autoritarios: exigencia y disciplina

Imponen obediencia y disciplina a los niños y basan la relación en el cumplimiento de normas y órdenes.

Son poco afectuosos, muy críticos con las malas acciones de sus pequeños y poco halagadores.

El exceso de control les lleva a dirigir todas sus actividades e impedir que tengan iniciativas.

Los hijos son niños con muy baja autoestima e inseguros en el entorno social, se sienten culpables si no cumplen los deseos de sus padres y son más propensos a los comportamientos agresivos.

3. Padres permisivos o indulgentes: libertad y afectividad

No hay normas ni límites para los pequeños, tienen poco control sobre su comportamiento.

Muestran mucha afectividad a los hijos y mantienen una comunicación muy fluida con ellos.

Pasan mucho tiempo con sus niños y comparten sus actividades.

Los hijos son entusiastas, afectivos e impulsivos, pero también más inmaduros e incontrolados y poco perseverantes en sus tareas.

4. Padres negligentes o indiferentes

Controlan poco a sus niños, se centran más en otras áreas de su vida cotidiana.

Delegan la responsabilidad de educar en el centro escolar y en los abuelos u otros familiares.

No existe consenso entre el padre y la madre para poner límites o normas; cada uno actúa a su manera.

Las muestras de afecto son escasas y la comunicación y el diálogo inexistente.

Los hijos carecen de un referente emocional que les demuestre afecto, esto les produce una baja autoestima y los hace vulnerables a situaciones de riesgo como el fracaso escolar o las adicciones.

Sigue leyendo ->

¿ Que tipo de padres somos?

Aquí os dejo un artículo muy interesante sobre los distintos tipos de padres y las consecuencias en los hijos escrito por  MARTA VÁZQUEZ-REINA  el 25 de junio de 2013

Espero que lo disfruten tanto como yo. Un saludo.

Dime cómo te comportas y te diré qué hijo tienes. Los modelos de paternidad son estilos de crianza y formas de educar a los niños con los que se pueden identificar en parte (o en todo) las familias.

De tal padre o madre, tal hijo

Cada padre o madre tiene su propio carácter, modo de actuar y forma de tratar a sus hijos que los hace únicos. Sin embargo, hay una serie de características comunes en la manera de criar a los niños que permite catalogar a los padres en distintos grupos.

Cada estilo de paternidad o maternidad tendrá consecuencias en el niño  en función de cómo sea la comunicación y el afecto que proporcionan a los hijos y el control que ejercen sobre ellos. Cada uno de estos estilos posee determinadas características que tendrán consecuencias en la adaptación social y emocional del niño y en su actitud hacia la familia y los demás.

El mejor padre o madre, ¿existe?

El estilo paternal más adecuado puede no ser el mismo en todos los contextos. Un reciente estudio diferencia cuatro estilos:

Asertivo: aplican normas claras y exigen su cumplimiento, a la vez que razonan con los hijos de modo afectuoso y flexible.

Autoritario: familias controladoras y exigentes con una clara carencia de afectividad hacia los pequeños.

Negligente: carentes de normas y límites y poco afectuosos con los niños.

Indulgente: pocas exigencias y baja represión, pero mucha afectividad.

La paternidad óptima combina altos niveles de afecto e implicación con un bajo nivel de control.
Pero, ¿cuál de estos estilos de crianza se asocia con un ajuste psicológico más óptimo? Las conclusiones son claras. La mejor estrategia parental en el contexto español es la indulgente, aquella que combina altos niveles de afecto e implicación con un bajo nivel de control.

Por el contrario, los modelos autoritarios, en los que se aplican castigos, privaciones y normas rígidas con los niños pueden ser óptimos en ocasiones, aunque es habitual asociarlos con un desarrollo emocional negativo.

La receta para el éxito con los hijos debe incluir entre sus ingredientes comunicación, relaciones cordiales, dedicación, atención, igualdad y tolerancia.

Estilos de crianza de los hijos

Es probable que ningún padre o madre se pueda identificar de forma clara y definida con un único estilo educativo. El modelo único familiar es frecuente que resulte de una combinación de actitudes y comportamientos característicos de cada uno de los estilos.

Estas son algunas pistas para descubrir cada tipo de paternidad o maternidad y cuáles pueden ser los efectos en sus niños.

1. Padres asertivos o democráticos: control y afecto

Afectuosos y cálidos, pero establecen normas claras y coherentes ajustadas a la edad del niño.

Comunicativos y dialogantes con los pequeños.

Tolerantes y respetuosos, pero también críticos constructivos.

Guían y supervisan el comportamiento, a la vez que lo instan a ser autónomo.

Los hijos poseen altas capacidades para la vida social y para empatizar con los demás y tienen una elevada autoestima y seguridad en sí mismos.

2. Padres autoritarios: exigencia y disciplina

Imponen obediencia y disciplina a los niños y basan la relación en el cumplimiento de normas y órdenes.

Son poco afectuosos, muy críticos con las malas acciones de sus pequeños y poco halagadores.

El exceso de control les lleva a dirigir todas sus actividades e impedir que tengan iniciativas.

Los hijos son niños con muy baja autoestima e inseguros en el entorno social, se sienten culpables si no cumplen los deseos de sus padres y son más propensos a los comportamientos agresivos.

3. Padres permisivos o indulgentes: libertad y afectividad

No hay normas ni límites para los pequeños, tienen poco control sobre su comportamiento.

Muestran mucha afectividad a los hijos y mantienen una comunicación muy fluida con ellos.

Pasan mucho tiempo con sus niños y comparten sus actividades.

Los hijos son entusiastas, afectivos e impulsivos, pero también más inmaduros e incontrolados y poco perseverantes en sus tareas.

4. Padres negligentes o indiferentes

Controlan poco a sus niños, se centran más en otras áreas de su vida cotidiana.

Delegan la responsabilidad de educar en el centro escolar y en los abuelos u otros familiares.

No existe consenso entre el padre y la madre para poner límites o normas; cada uno actúa a su manera.

Las muestras de afecto son escasas y la comunicación y el diálogo inexistente.

Los hijos carecen de un referente emocional que les demuestre afecto, esto les produce una baja autoestima y los hace vulnerables a situaciones de riesgo como el fracaso escolar o las adicciones.

Sigue leyendo ->

Que tener en cuenta al comprar el carrito del bebé

Hago memoria y una de las cosas que más nos costó decidir al preparar la llegada de nuestro hijo,  fue elegir un carrito que cubriera todas nuestras exigencias.
Aunque dimos mil vueltas, comparamos, probamos, etc. Finalmente dimos con el carrito adecuado.  (Aunque lo guardaremos en secreto para no hacer publicidad XD si alguno está muy interesado que pregunte sin problema).
Pero, ¿que cosas hay que tener en cuenta a la hora de escogerlo?
– La primera, que nos guste.  Si cogemos  algo con desgana siempre nos lo recordaremos.
– Hay que marcarse un presupuesto acorde a nuestro bolsillo,  ya que podemos encontrar carritos de todos los precios.
– Importantísimo mirar que cumpla las homologaciones y normas de seguridad.  Podremos consultar por Internet las puntuaciones de cada modelo.
– Hay que saber los pros y los contras de cada cochecito, no nos fiemos solo de la opinión del vendedor.  En muchos casos preferirán vendernos un modelo solamente por el mayor margen de beneficios, así que solo nos contarán maravillas.
– Ver donde lo usaremos pues en ciudad deberá ser maniobrable, ligero y agil, pero si lo vamos a usar en medio rural tendrá que ser más robusto y con unas buenas ruedas y suspensión.
– Valorar el espacio disponible tanto de la casa como del coche,  así como los tamaños en posición normal y plegado y el peso, ya que tendremos que cargarlo al coche, subir escaleras…
– ¿Vamos a tener un solo hijo o más? 
Con uno solo, con un carro sencillo nos  valdrá.  Si tenemos varios es probable que  sufra bastante y tengamos que coger algo de mejor calidad.
Asegurarnos de que tenga un chasis ligero y resistente.
– Ver la calidad del servicio post- venta para posibles averías, así como las condiciones de garantía.
– También son importantes el sistema de plegado y de frenado, ver si tiene o no suspensión (yo tengo dos cochecitos y hay un mundo gracias a la suspensión), el sistema de anclaje o el manillar
– ¿Vienen las tres piezas?  (Capazo, sillita y grupo 0  o maxicosi como lo llaman muchos)¿ o hay que comprar alguno a parte?
– ¿ Que accesorios vienen de serie con el carrito?  En muchas marcas algunas cosas que consideramos esenciales, se venden por separado. Así que preguntar.  Y que os den precio final con todo.
– Ver que las posiciones de la silla sean cómodas. Que el asiento sea confortable, facil de limpiar, permita la transpiración,  etc.
– Comparad en varias tiendas, pues puede variar el precio bastante y además  podréis probarles y ver como os manejáis.
– Haced una lista con varios modelos para poco a poco ir descartando hasta que solo quede el elegido.
Y por último,  escoger según vuestro criterio,  no por que sea la última moda, lo tenga un conocido, etc. Al fin y al cabo, es una decisión importante que solo podemos decidir nosotr@s.
Un saludo a tod@s
Sigue leyendo ->

Que tener en cuenta al comprar el carrito del bebé

Hago memoria y una de las cosas que más nos costó decidir al preparar la llegada de nuestro hijo,  fue elegir un carrito que cubriera todas nuestras exigencias.
Aunque dimos mil vueltas, comparamos, probamos, etc. Finalmente dimos con el carrito adecuado.  (Aunque lo guardaremos en secreto para no hacer publicidad XD si alguno está muy interesado que pregunte sin problema).
Pero, ¿que cosas hay que tener en cuenta a la hora de escogerlo?
– La primera, que nos guste.  Si cogemos  algo con desgana siempre nos lo recordaremos.
– Hay que marcarse un presupuesto acorde a nuestro bolsillo,  ya que podemos encontrar carritos de todos los precios.
– Importantísimo mirar que cumpla las homologaciones y normas de seguridad.  Podremos consultar por Internet las puntuaciones de cada modelo.
– Hay que saber los pros y los contras de cada cochecito, no nos fiemos solo de la opinión del vendedor.  En muchos casos preferirán vendernos un modelo solamente por el mayor margen de beneficios, así que solo nos contarán maravillas.
– Ver donde lo usaremos pues en ciudad deberá ser maniobrable, ligero y agil, pero si lo vamos a usar en medio rural tendrá que ser más robusto y con unas buenas ruedas y suspensión.
– Valorar el espacio disponible tanto de la casa como del coche,  así como los tamaños en posición normal y plegado y el peso, ya que tendremos que cargarlo al coche, subir escaleras…
– ¿Vamos a tener un solo hijo o más? 
Con uno solo, con un carro sencillo nos  valdrá.  Si tenemos varios es probable que  sufra bastante y tengamos que coger algo de mejor calidad.
Asegurarnos de que tenga un chasis ligero y resistente.
– Ver la calidad del servicio post- venta para posibles averías, así como las condiciones de garantía.
– También son importantes el sistema de plegado y de frenado, ver si tiene o no suspensión (yo tengo dos cochecitos y hay un mundo gracias a la suspensión), el sistema de anclaje o el manillar
– ¿Vienen las tres piezas?  (Capazo, sillita y grupo 0  o maxicosi como lo llaman muchos)¿ o hay que comprar alguno a parte?
– ¿ Que accesorios vienen de serie con el carrito?  En muchas marcas algunas cosas que consideramos esenciales, se venden por separado. Así que preguntar.  Y que os den precio final con todo.
– Ver que las posiciones de la silla sean cómodas. Que el asiento sea confortable, facil de limpiar, permita la transpiración,  etc.
– Comparad en varias tiendas, pues puede variar el precio bastante y además  podréis probarles y ver como os manejáis.
– Haced una lista con varios modelos para poco a poco ir descartando hasta que solo quede el elegido.
Y por último,  escoger según vuestro criterio,  no por que sea la última moda, lo tenga un conocido, etc. Al fin y al cabo, es una decisión importante que solo podemos decidir nosotr@s.
Un saludo a tod@s
Sigue leyendo ->

Hermano Lobo.

Hace unos días Felix Rodriguez de la Fuente hubiese cumplido ochenta y tres años. Si viviese tendríamos a un anciano. No sabemos en que facultades. Pero sabemos lo que opinaba cuando nos dejó. Hace ya la friolera de treinta y cinco años. Y opinaba que el lobo debía vivir. La España cuando el vivía era muy distinta a la de hoy. Pero muchos de aquellos niños que escuchábamos a Felix estamos vivos y seguimos enamorados de la Naturaleza y no olvidamos a quién nos la mostró con tanta profundidad y claridad . El eco de su voz profunda está en nuestra impronta. Y aunque es odioso comparar esas dos Españas tan lejanas en el tiempo. Es odioso que en pleno siglo veintiuno estemos con el debate de eliminar a los lobos de nuestra Iberia o vivir con ellos de forma pacífica. Yo, desde que salgo al campo a disfrutar de la Naturaleza, a estudiarla, a contemplarla, no había tenido nunca el contacto con  lobos. Pero hace escasamente cuatro meses se me cruzó en mi vida una loba y dos de sus cachorros. No fue una visión fugaz. Si no que fueron muchos segundos de observación donde la loba adulta clavó sus ojos en mi. Desde ese día su mirada a transformado mi visión de este animal. Entonces recordé a Felix y a su primer encuentro con los lobos. Allá por su tierra, que es mi tierra, la de Burgos. Y muchos han sido los que se quedaron prendados de la mirada del lobo salvaje. Esa experiencia llegó a lo más profundo de mis entrañas. Y así hasta hoy.

Ahora se está llevando a cabo una guerra entre los partidarios de que el lobo siga estando con nosotros o por el contrario le perdamos para siempre. Yo creo que esa batalla es la que se está saldando en el ser humano. Son tantas cosas las que simboliza el lobo…

Muchos bienpensantes harán un análisis de su ventajas e inconvenientes y sacarán sus propias conclusiones. Pero aquí no estamos sólo en un conflicto de intereses. Sino en un cruce de caminos qué nos indica qué relación queremos tomar con nuestra madre tierra. Muchas batallas se están lidiando pero sólo una es importante.  La que tiene el ser humano consigo mismo.¿Sabremos vencer sin que nos sigamos devorando?.

Imagen:
Antonio Ojea Gallegos
http://www.ojeailustraciones.es/es/

Sigue leyendo ->

Hermano Lobo.

Hace unos días Felix Rodriguez de la Fuente hubiese cumplido ochenta y tres años. Si viviese tendríamos a un anciano. No sabemos en que facultades. Pero sabemos lo que opinaba cuando nos dejó. Hace ya la friolera de treinta y cinco años. Y opinaba que el lobo debía vivir. La España cuando el vivía era muy distinta a la de hoy. Pero muchos de aquellos niños que escuchábamos a Felix estamos vivos y seguimos enamorados de la Naturaleza y no olvidamos a quién nos la mostró con tanta profundidad y claridad . El eco de su voz profunda está en nuestra impronta. Y aunque es odioso comparar esas dos Españas tan lejanas en el tiempo. Es odioso que en pleno siglo veintiuno estemos con el debate de eliminar a los lobos de nuestra Iberia o vivir con ellos de forma pacífica. Yo, desde que salgo al campo a disfrutar de la Naturaleza, a estudiarla, a contemplarla, no había tenido nunca el contacto con  lobos. Pero hace escasamente cuatro meses se me cruzó en mi vida una loba y dos de sus cachorros. No fue una visión fugaz. Si no que fueron muchos segundos de observación donde la loba adulta clavó sus ojos en mi. Desde ese día su mirada a transformado mi visión de este animal. Entonces recordé a Felix y a su primer encuentro con los lobos. Allá por su tierra, que es mi tierra, la de Burgos. Y muchos han sido los que se quedaron prendados de la mirada del lobo salvaje. Esa experiencia llegó a lo más profundo de mis entrañas. Y así hasta hoy.

Ahora se está llevando a cabo una guerra entre los partidarios de que el lobo siga estando con nosotros o por el contrario le perdamos para siempre. Yo creo que esa batalla es la que se está saldando en el ser humano. Son tantas cosas las que simboliza el lobo…

Muchos bienpensantes harán un análisis de su ventajas e inconvenientes y sacarán sus propias conclusiones. Pero aquí no estamos sólo en un conflicto de intereses. Sino en un cruce de caminos qué nos indica qué relación queremos tomar con nuestra madre tierra. Muchas batallas se están lidiando pero sólo una es importante.  La que tiene el ser humano consigo mismo.¿Sabremos vencer sin que nos sigamos devorando?.

Imagen:
Antonio Ojea Gallegos
http://www.ojeailustraciones.es/es/

Sigue leyendo ->

Tender y follar todo es empezar

Esta entrada es un poco paranoia, pero bueno, como es algo que hago bastante y aunque suene raro, me distrae, ya que tengo tiempo para mirar y observar. Y es que se aprende mucho mirando las diferentes formas de tender la ropa de los vecinos.

Hay gente que tiende por colores. Una lavadora de azul, otra de lila, otra de amarillo, otra de blanco… Bueno, blanco por llamarlo de alguna manera, porque vaya, estos no lavan con el vanish oxiaction que anuncian en la tele. 
Esta gente me sorprende. Es que cuantos cestos de la ropa tienen?! Porque si lo ponen todo en uno o dos, luego qué faena para poner la lavadora!

Otro tipo de gente es la que tienda lo que tienda, siempre llega hasta tu sitio. Que tienden unas sábanas, pues casi que las puedes recoger tú. Que tienden unas toallas, espera que cuando salga de la ducha ya la tengo preparada. Que tienden unas bragas, joder… adelgaza que ni una braga faja es tan grande.

Otro tipo son a los que yo llamo los cangrejos. A ver, qué derroche de pinzas! Que si tiendes en un sitio a la intemperie, de acuerdo, pero en un sitio cerrado, para qué pones pinzas?? Y en serio, 2 pinzas para 1 calcetín, o 4 para 1 toalla??

Está el otro tipo contrario, los que no usan ni una pinza, también llamados sin vergüenza. No usan ni una, las tienen ahí en la cesta, y nada. Y sí, no tienen vergüenza, porque luego cada poco tiempo se encuentran bragas, calcetines, etc. en el portal, por lo que todo el mundo lo ve. Y seamos sinceros, la ropa interior que anuncian por la tele, nunca está tan inmaculada como la nuestra, la que usamos realmente. Y da igual si estás soltero sin compromiso o casado, porque los solteros también tienen ropa interior de lunes a jueves y ropa interior de viernes a domingo. Para lucir hay que sufrir, pero un martes en tu casa viendo la peli de La Sexta, te pones unos slip de cuadritos y lo sabes.
Estos a veces también se les puede llamar inútiles. A ver, si sabes que se te va a caer y tienes pinzas… utilízalas, cojones!

Va, otro tipo. Los que tienden con la percha. Nuestra vecina de al lado, por ejemplo. Al fondo del tendedero, en vez de una cuerda, tenemos una barra «gruesa». Ella lo aprovecha porque ahí tiende las camisetas y directamente las pone en la percha. Inteligente porque así no tiene que planchar. No tanto porque con el peso la barra se dobla y ya le llega al del bajo.

Otro subgrupo. Los que tienden ordenado. Es decir, la ropa de la mujer en las 4 barras del fondo, y la ropa del hombre en las 4 del principio. O si tienen dos hijos, la ropa de uno en una zona, y la ropa del otro en la otra zona. A ver, en un principio puede parecer que pierdes tiempo, pero a la hora de recoger la ropa y llevarla a su armario, pues es un ahorro de tiempo. Así que a estos se les podría llamar los inversores
Aquí también resulta muy curioso la organización, porque todos tendemos trapos y cosas así. Depende la ropa que tiendas al lado de los trapos, ya sabes quién limpia en casa!
Con estos, también te puedes fijar en otra cosa curiosa. Si en una comunidad de vecinos, NUNCA pone las bragas o sujetadores en los laterales es porque tiene un vecino adolescente!

Y luego está el otro tipo. El que tiende aquí te pillo aquí te mato. En el tendedero de estos te encuentras ropa de color, ropa blanca, unas sábanas, pero luego no encuentras la funda de la almohada, un calcetín en una de las filas, otro en la otra punta. Vamos, un caos. Que te paras a pensar un momento y lo único que se te ocurre es: si follas como tiendes, cuidado con la oreja!

Sigue leyendo ->

Tender y follar todo es empezar

Esta entrada es un poco paranoia, pero bueno, como es algo que hago bastante y aunque suene raro, me distrae, ya que tengo tiempo para mirar y observar. Y es que se aprende mucho mirando las diferentes formas de tender la ropa de los vecinos.

Hay gente que tiende por colores. Una lavadora de azul, otra de lila, otra de amarillo, otra de blanco… Bueno, blanco por llamarlo de alguna manera, porque vaya, estos no lavan con el vanish oxiaction que anuncian en la tele. 
Esta gente me sorprende. Es que cuantos cestos de la ropa tienen?! Porque si lo ponen todo en uno o dos, luego qué faena para poner la lavadora!

Otro tipo de gente es la que tienda lo que tienda, siempre llega hasta tu sitio. Que tienden unas sábanas, pues casi que las puedes recoger tú. Que tienden unas toallas, espera que cuando salga de la ducha ya la tengo preparada. Que tienden unas bragas, joder… adelgaza que ni una braga faja es tan grande.

Otro tipo son a los que yo llamo los cangrejos. A ver, qué derroche de pinzas! Que si tiendes en un sitio a la intemperie, de acuerdo, pero en un sitio cerrado, para qué pones pinzas?? Y en serio, 2 pinzas para 1 calcetín, o 4 para 1 toalla??

Está el otro tipo contrario, los que no usan ni una pinza, también llamados sin vergüenza. No usan ni una, las tienen ahí en la cesta, y nada. Y sí, no tienen vergüenza, porque luego cada poco tiempo se encuentran bragas, calcetines, etc. en el portal, por lo que todo el mundo lo ve. Y seamos sinceros, la ropa interior que anuncian por la tele, nunca está tan inmaculada como la nuestra, la que usamos realmente. Y da igual si estás soltero sin compromiso o casado, porque los solteros también tienen ropa interior de lunes a jueves y ropa interior de viernes a domingo. Para lucir hay que sufrir, pero un martes en tu casa viendo la peli de La Sexta, te pones unos slip de cuadritos y lo sabes.
Estos a veces también se les puede llamar inútiles. A ver, si sabes que se te va a caer y tienes pinzas… utilízalas, cojones!

Va, otro tipo. Los que tienden con la percha. Nuestra vecina de al lado, por ejemplo. Al fondo del tendedero, en vez de una cuerda, tenemos una barra «gruesa». Ella lo aprovecha porque ahí tiende las camisetas y directamente las pone en la percha. Inteligente porque así no tiene que planchar. No tanto porque con el peso la barra se dobla y ya le llega al del bajo.

Otro subgrupo. Los que tienden ordenado. Es decir, la ropa de la mujer en las 4 barras del fondo, y la ropa del hombre en las 4 del principio. O si tienen dos hijos, la ropa de uno en una zona, y la ropa del otro en la otra zona. A ver, en un principio puede parecer que pierdes tiempo, pero a la hora de recoger la ropa y llevarla a su armario, pues es un ahorro de tiempo. Así que a estos se les podría llamar los inversores
Aquí también resulta muy curioso la organización, porque todos tendemos trapos y cosas así. Depende la ropa que tiendas al lado de los trapos, ya sabes quién limpia en casa!
Con estos, también te puedes fijar en otra cosa curiosa. Si en una comunidad de vecinos, NUNCA pone las bragas o sujetadores en los laterales es porque tiene un vecino adolescente!

Y luego está el otro tipo. El que tiende aquí te pillo aquí te mato. En el tendedero de estos te encuentras ropa de color, ropa blanca, unas sábanas, pero luego no encuentras la funda de la almohada, un calcetín en una de las filas, otro en la otra punta. Vamos, un caos. Que te paras a pensar un momento y lo único que se te ocurre es: si follas como tiendes, cuidado con la oreja!

Sigue leyendo ->

Hablar del alcohol con nuestr@s hij@s

Cuanto nuestros hijos van creciendo y empiezan a salir de fiesta con sus amigos,  llegar más tarde, etc, es probable que ya sea por curiosidad,  por imitación,  para sentirse mayor u otra causa, comience a consumir bebidas alcohólicas.
Esto a parte de los típicos problemas ocasionados en el momento de beber, puede ocasionarle problemas más graves de salud,  adicción,  problemas de rendimiento académico, etc.
Por lo que como padres,  debemos abordar este tema  con nuestr@s hij@s antes de que se convierta en un problema.
– Debemos informarle de los perjuicios del alcohol,  que nos supondría un disgusto para que vea como nos sentiríamos y que nos preocupa.
Debemos estar preparados par esta charla, buscando información y respondiendo a las preguntas que nos realice de forma sincera.
La charla debe ser natural y aprovecharemos a crear confianza e informarnos de si ha bebido, etc.
Podemos mostrarle documentación de las posibles consecuencias para la salud, accidentes… Así verá que los riesgos de los que hablamos son reales.
– Como hijos que son, dependen de la paga semanal para pagar sus gastos,  para evitar problemas,  ésta debe ser acorde a su edad y  necesidades. Un joven con mucho dinero en la cartera….
-Cuando salga, debemos observar como llega a casa, sus ojos, forma de hablar y caminar, si huele a alcohol,  etc. Ya que así podremos saber si ha bebido y poder hablar sobre el tema al día siguiente.  Además debemos preocuparnos por lo que ha realizado estando de fiesta.
– Nuestros hijos adolescentes están en una época de rebeldía y de querer experimentar nuevas sensaciones,  debemos escuchar lo que nos diga desde la comprensión para favorecer el diálogo y que no tenga problemas en decirnos si ha bebido, si sus amigos beben, etc. Así sabremos por donde dirigir la conversación.  Haciendo que nuestro hijo se sienta cómodo hablando con nosotros.
– Debemos hacerles conscientes de que nunca deben conducir habiendo bebido o montando con un conductor ebrio siendo preferible que nos llamen para buscarles a tener un accidente.
– Debemos predicar con el ejemplo,  si le advertimos de los peligros del alcohol y luego nosotros abusamos de él,  el niño no tendrá en serio nuestras recomendaciones,  además lo verá como algo habitual.
– Otro factor que influye mucho es el ambiente familiar,  un buen clima le hará más difícil caer en adicciones.
Además se ha demostrado que el consumo de alcohol en jóvenes es mayor en familias en las que:
Hay conflictos entre los padres o tutores.
Hay problemas económicos.
Hay consumo de alcohol continuo por parte de algún miembro de la familia.
La familia está desestructurada.
No hay confianza.
Se producen discusiones continuas.
– Si vemos que nuestro hijo tiene problemas con la bebida o la situación nos desborda debemos buscar ayuda en algún especialista, asociación,  etc.

https://www.facebook.com/lasaventurasdeserpadres

Sigue leyendo ->

Hablar del alcohol con nuestr@s hij@s

Cuanto nuestros hijos van creciendo y empiezan a salir de fiesta con sus amigos,  llegar más tarde, etc, es probable que ya sea por curiosidad,  por imitación,  para sentirse mayor u otra causa, comience a consumir bebidas alcohólicas.
Esto a parte de los típicos problemas ocasionados en el momento de beber, puede ocasionarle problemas más graves de salud,  adicción,  problemas de rendimiento académico, etc.
Por lo que como padres,  debemos abordar este tema  con nuestr@s hij@s antes de que se convierta en un problema.
– Debemos informarle de los perjuicios del alcohol,  que nos supondría un disgusto para que vea como nos sentiríamos y que nos preocupa.
Debemos estar preparados par esta charla, buscando información y respondiendo a las preguntas que nos realice de forma sincera.
La charla debe ser natural y aprovecharemos a crear confianza e informarnos de si ha bebido, etc.
Podemos mostrarle documentación de las posibles consecuencias para la salud, accidentes… Así verá que los riesgos de los que hablamos son reales.
– Como hijos que son, dependen de la paga semanal para pagar sus gastos,  para evitar problemas,  ésta debe ser acorde a su edad y  necesidades. Un joven con mucho dinero en la cartera….
-Cuando salga, debemos observar como llega a casa, sus ojos, forma de hablar y caminar, si huele a alcohol,  etc. Ya que así podremos saber si ha bebido y poder hablar sobre el tema al día siguiente.  Además debemos preocuparnos por lo que ha realizado estando de fiesta.
– Nuestros hijos adolescentes están en una época de rebeldía y de querer experimentar nuevas sensaciones,  debemos escuchar lo que nos diga desde la comprensión para favorecer el diálogo y que no tenga problemas en decirnos si ha bebido, si sus amigos beben, etc. Así sabremos por donde dirigir la conversación.  Haciendo que nuestro hijo se sienta cómodo hablando con nosotros.
– Debemos hacerles conscientes de que nunca deben conducir habiendo bebido o montando con un conductor ebrio siendo preferible que nos llamen para buscarles a tener un accidente.
– Debemos predicar con el ejemplo,  si le advertimos de los peligros del alcohol y luego nosotros abusamos de él,  el niño no tendrá en serio nuestras recomendaciones,  además lo verá como algo habitual.
– Otro factor que influye mucho es el ambiente familiar,  un buen clima le hará más difícil caer en adicciones.
Además se ha demostrado que el consumo de alcohol en jóvenes es mayor en familias en las que:
Hay conflictos entre los padres o tutores.
Hay problemas económicos.
Hay consumo de alcohol continuo por parte de algún miembro de la familia.
La familia está desestructurada.
No hay confianza.
Se producen discusiones continuas.
– Si vemos que nuestro hijo tiene problemas con la bebida o la situación nos desborda debemos buscar ayuda en algún especialista, asociación,  etc.

https://www.facebook.com/lasaventurasdeserpadres

Sigue leyendo ->

Trabajando el Reiki en familia.

El Reiki se está convrirtiendo como el Yoga en un fenómeno abierto a la humanidad. De tantas aplicaciones como tantos procesos personales colectivos e individuales existen. Cuando hace más de diez años conocí a las personas que me dieron a conocer el Reiki y me ayudaron a llevar el proceso de cambio que en ese momento se estaba produciendo en mi vida comprendí que muchas de las disciplinas, creencias y modelos que me rodeaban no me servían en absoluto para poder hacer el cambio que hacía falta en mi vida. Desde entonces he seguido haciendo cambios en mi vida y ahora sigo haciendo uso del Reiki cuando me hace falta. Como en tantos momentos, es fundamental el apoyo de la tribu. En este caso el contacto con las personas que me han iniciado en el Reiki ha sido fundamental para que hoy día siga creyendo y compartiendo el Reiki. Aquellas personas se han empeñado en difundir el Reiki por todos los confines de su entorno, Y así es como lo hacen. Compartiéndolo en Hospitales, en grupos de crecimiento, en niños y en familias. En éste último empeño yo tengo el honor y el placer de colaborar activamente en su desarrollo. Y es aquí desde donde me gustaría hablaros.

Mi vida ahora está dedicada a mi familia. Ahora mismo lo es todo para mi. Así como creo que todo lo que te ocurre en cada momento es para aprender y evolucionar. La familia está siendo en estos momentos de mi vida un lugar donde vivir y sobretodo de sentir. Algunos lo llamamos Amor, otros Shaktí y otros a lo mejor energía Universal. Y es el Reiki el que me invita a vivir y a sentir lo que llamamos procesos vitales para que todo salga bien, se viva con consciencia y se genere amor y comprensión hacia uno mismo y hacia los demás.

Como tantas veces ocurre resulta que te encuentras en el camino con familias que tienen problemas similares a los tuyos o que comparten miedos y que aquello los hace sentirse mal, y que no saben como enfocarlo, les genera ansiedad, estrés, enfermedad.como a mi. y no sabes a quien consultar o a quien acudir. Aquí es cuando el Reiki te puede ayudar. A que los asuntos se puedan entender desde el amor y la comprensión. Los problemas no tienen fácil solución, pero nos indican algo. Algún asunto que la vida nos está mostrando y debemos de hacer caso y posiblemente encarar.

El encuentro con el Reiki nos humaniza y nos espiritualiza. Nos hace vernos merecedores de ser y de estar. De perdonarnos y de estar bien con nosotros y con los demás. Siempre y cuando no sigamos posponiendo aquello que no nos deja ser felices. Y eso es lo que toca hacer en todo momento, en todo proceso, en todo camino. La vida es cambio y nosotros tenemos que ser el que permitamos que esos cambios se produzcan,

Por eso te invito a nuestros  encuentros de todos los meses en Fuenlabrada. La actividad es gratuita y está dirigida a niños, padres y madres. La actividad consiste en aprender a utilizar el Reiki y a aplicarlo en todo lo que queramos. Haremos Juegos, mucho ejercicio y mucha relajación. Aprenderemos a respirar y a parar para sentirnos y sentir a los demás.

Nuestro próximo encuentro será el 18 de Abril en Fuenlabrada.¿Te animas?.

ASOCIACIÓN CÍRCULO ÁVALON
www.facebook.com/circuloavalonfuenlabrada
asociacioncirculoavalon.blogspot.com
Bruno  607 97 86 18
Abe 651 45 35 24

Sigue leyendo ->

Trabajando el Reiki en familia.

El Reiki se está convrirtiendo como el Yoga en un fenómeno abierto a la humanidad. De tantas aplicaciones como tantos procesos personales colectivos e individuales existen. Cuando hace más de diez años conocí a las personas que me dieron a conocer el Reiki y me ayudaron a llevar el proceso de cambio que en ese momento se estaba produciendo en mi vida comprendí que muchas de las disciplinas, creencias y modelos que me rodeaban no me servían en absoluto para poder hacer el cambio que hacía falta en mi vida. Desde entonces he seguido haciendo cambios en mi vida y ahora sigo haciendo uso del Reiki cuando me hace falta. Como en tantos momentos, es fundamental el apoyo de la tribu. En este caso el contacto con las personas que me han iniciado en el Reiki ha sido fundamental para que hoy día siga creyendo y compartiendo el Reiki. Aquellas personas se han empeñado en difundir el Reiki por todos los confines de su entorno, Y así es como lo hacen. Compartiéndolo en Hospitales, en grupos de crecimiento, en niños y en familias. En éste último empeño yo tengo el honor y el placer de colaborar activamente en su desarrollo. Y es aquí desde donde me gustaría hablaros.

Mi vida ahora está dedicada a mi familia. Ahora mismo lo es todo para mi. Así como creo que todo lo que te ocurre en cada momento es para aprender y evolucionar. La familia está siendo en estos momentos de mi vida un lugar donde vivir y sobretodo de sentir. Algunos lo llamamos Amor, otros Shaktí y otros a lo mejor energía Universal. Y es el Reiki el que me invita a vivir y a sentir lo que llamamos procesos vitales para que todo salga bien, se viva con consciencia y se genere amor y comprensión hacia uno mismo y hacia los demás.

Como tantas veces ocurre resulta que te encuentras en el camino con familias que tienen problemas similares a los tuyos o que comparten miedos y que aquello los hace sentirse mal, y que no saben como enfocarlo, les genera ansiedad, estrés, enfermedad.como a mi. y no sabes a quien consultar o a quien acudir. Aquí es cuando el Reiki te puede ayudar. A que los asuntos se puedan entender desde el amor y la comprensión. Los problemas no tienen fácil solución, pero nos indican algo. Algún asunto que la vida nos está mostrando y debemos de hacer caso y posiblemente encarar.

El encuentro con el Reiki nos humaniza y nos espiritualiza. Nos hace vernos merecedores de ser y de estar. De perdonarnos y de estar bien con nosotros y con los demás. Siempre y cuando no sigamos posponiendo aquello que no nos deja ser felices. Y eso es lo que toca hacer en todo momento, en todo proceso, en todo camino. La vida es cambio y nosotros tenemos que ser el que permitamos que esos cambios se produzcan,

Por eso te invito a nuestros  encuentros de todos los meses en Fuenlabrada. La actividad es gratuita y está dirigida a niños, padres y madres. La actividad consiste en aprender a utilizar el Reiki y a aplicarlo en todo lo que queramos. Haremos Juegos, mucho ejercicio y mucha relajación. Aprenderemos a respirar y a parar para sentirnos y sentir a los demás.

Nuestro próximo encuentro será el 18 de Abril en Fuenlabrada.¿Te animas?.

ASOCIACIÓN CÍRCULO ÁVALON
www.facebook.com/circuloavalonfuenlabrada
asociacioncirculoavalon.blogspot.com
Bruno  607 97 86 18
Abe 651 45 35 24

Sigue leyendo ->

El Apocalipsis llegó. Mis 2 hijos.

No miren el Termómetro en el tobillo de mi hija.La semana que viene es el cumpleaños número 2 de mi hijo Fabián. Y recuerdo que empecé a escribir este artículo en Julio del 2012, pero por alguna…

[[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

Sigue leyendo ->

El Apocalipsis llegó. Mis 2 hijos.

No miren el Termómetro en el tobillo de mi hija.La semana que viene es el cumpleaños número 2 de mi hijo Fabián. Y recuerdo que empecé a escribir este artículo en Julio del 2012, pero por alguna…

[[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

Sigue leyendo ->

Enseñar a nuestros hijos a solucionar cinflictos

Los conflictos  que aparecen día general a día,  generan  sentimientos negativos en nuestros hijos, nuestra obligación como padres no es solucionárselos, sino ayudarle a que sea capaz de enfrentarse por él mismo y buscar sus propias respuestas.
Además la presencia de conflictos en la vida de nuestr@s hij@s,  no debemos verlo como algo negativo,  sino como una oportunidad de aprendizaje.
¿Como podemos enseñarles?
– Ante todo hacer que sean personas empáticas, ya que si se pone en el lugar del otro será más fácil la solución.
– Debemos potenciar sus habilidades sociales y de comunicación,  así como sus formas de expresión y lenguaje no verbal,  eso le ayudará bastante.
– Cuando nuestro hijo tenga un conflicto con otra persona hay que dejarle claro que no se tratará de ganar o perder,  si no de dialogar para buscar una solución para ambas partes. Que ambos expresen como se sienten y sus necesidades. La historia nos ha enseñado que donde hubo ganadores y perdedores surgieron problemas más graves.
– Es importante enseñarles a solucionar los problemas en frío,  cuando los ánimos ya están más calmados y pueden razonar mejor.
– Podemos contarles nuestras propias experiencias y si nos han visto en un conflicto,  que  vean como lo solucionamos. Debemos ser su ejemplo.  Los niños son como esponjas, lo absorben todo.
– Podemos practicar en casa la solución a diferentes conflictos en los que nuestro hijo desempeñe diferentes roles, así como aprovechar las situaciones familiares para sacar aprendizaje.  Al principio le tendremos que guiar, aunque poco a poco irá cogiendo soltura.
Como veis,  los conflictos pueden ser una estupenda manera para educar  a nuestros hijos.
Sigue leyendo ->

Enseñar a nuestros hijos a solucionar cinflictos

Los conflictos  que aparecen día general a día,  generan  sentimientos negativos en nuestros hijos, nuestra obligación como padres no es solucionárselos, sino ayudarle a que sea capaz de enfrentarse por él mismo y buscar sus propias respuestas.
Además la presencia de conflictos en la vida de nuestr@s hij@s,  no debemos verlo como algo negativo,  sino como una oportunidad de aprendizaje.
¿Como podemos enseñarles?
– Ante todo hacer que sean personas empáticas, ya que si se pone en el lugar del otro será más fácil la solución.
– Debemos potenciar sus habilidades sociales y de comunicación,  así como sus formas de expresión y lenguaje no verbal,  eso le ayudará bastante.
– Cuando nuestro hijo tenga un conflicto con otra persona hay que dejarle claro que no se tratará de ganar o perder,  si no de dialogar para buscar una solución para ambas partes. Que ambos expresen como se sienten y sus necesidades. La historia nos ha enseñado que donde hubo ganadores y perdedores surgieron problemas más graves.
– Es importante enseñarles a solucionar los problemas en frío,  cuando los ánimos ya están más calmados y pueden razonar mejor.
– Podemos contarles nuestras propias experiencias y si nos han visto en un conflicto,  que  vean como lo solucionamos. Debemos ser su ejemplo.  Los niños son como esponjas, lo absorben todo.
– Podemos practicar en casa la solución a diferentes conflictos en los que nuestro hijo desempeñe diferentes roles, así como aprovechar las situaciones familiares para sacar aprendizaje.  Al principio le tendremos que guiar, aunque poco a poco irá cogiendo soltura.
Como veis,  los conflictos pueden ser una estupenda manera para educar  a nuestros hijos.
Sigue leyendo ->

Distrutar de la playa con seguridad

Con la llegada del calorcito y del buen tiempo,  una de las actividades más agradables para disfrutar en familia es la playa, pues nos ofrece multitud de opciones diferentes y divertidas para disfrutar con nuestr@s hij@s.
Aunque para disfrutar por completo, como padres es nuestra obligación conocer los principales riesgos y medidas de seguridad para hacer de la playa algo más seguro.
– El sol y el calor pueden ocasionar  multitud de problemas para la salud como quemaduras,  insolaciones,  deshidratación, etc.
-El mar siempre hay que considerarlo como un riesgo,  ya que tiene innumerables peligros y sus consecuencias pueden ser fatales.
– Las aglomeraciones de gente,  ladrones, secuestradores, etc.
– El tamaño de la playa puede influir en que nuestros hijos se desorienten.
– Elementos potencialmente peligrosos para nuestr@s hij@s en la arena como cristales,  latas, colillas, etc.
Después de ponerme alarmante no debéis pensar que lo mejor es no acudir, al contrario.  Tras ser conscientes de los peligros,  es el momento de ponerles remedio.
– Para proteger del sol, debemos usar una crema solar acorde a la piel de nuestr@s hij@s,  debemos usarla cada dos horas y después de cada baño. Además es recomendable evitar las horas de mayor calor así como evitar periodos prolongados al sol.
– Debemos hidratar continuamente a nuestr@s hij@s y que se refresquen de vez en cuando,  ya que con el calor pierden bastante agua.
– Tomar un sitio de referencia a la hora de elegir lugar y marcarle unos límites que no debe traspasar. La torre del socorrista es un lugar ideal. Que no se alejen demasiado al jugar y por supuesto que no hagan caso a desconocidos,  siguiendo los consejos que escribí en el post de como actuar ante desconocidos.
– Nunca deben bañarse solos, deberemos supervisarles bañandonos con ellos o vigilando desde la orilla. Les debemos marcar a partir de que profundidad no deben adentrarse más. Además es mejor que se vayan metiendo poco a poco y mojándose el cuerpo para adaptarse a la temperatura del agua.
También debemos evitar zonas con rocas, medusas, corrientes y otros peligros.
– Si se pierde debemos decirle que vaya siempre a la caseta o torre del socorrista, así ambos tendremos un lugar de referencia.
– Evitemos zonas con acumulación de basura así como decirles que no deben coger nada del suelo.
Y por último papis y mamis desearos un feliz día de playa a tod@s

https://www.facebook.com/lasaventurasdeserpadres

Sigue leyendo ->

Distrutar de la playa con seguridad

Con la llegada del calorcito y del buen tiempo,  una de las actividades más agradables para disfrutar en familia es la playa, pues nos ofrece multitud de opciones diferentes y divertidas para disfrutar con nuestr@s hij@s.
Aunque para disfrutar por completo, como padres es nuestra obligación conocer los principales riesgos y medidas de seguridad para hacer de la playa algo más seguro.
– El sol y el calor pueden ocasionar  multitud de problemas para la salud como quemaduras,  insolaciones,  deshidratación, etc.
-El mar siempre hay que considerarlo como un riesgo,  ya que tiene innumerables peligros y sus consecuencias pueden ser fatales.
– Las aglomeraciones de gente,  ladrones, secuestradores, etc.
– El tamaño de la playa puede influir en que nuestros hijos se desorienten.
– Elementos potencialmente peligrosos para nuestr@s hij@s en la arena como cristales,  latas, colillas, etc.
Después de ponerme alarmante no debéis pensar que lo mejor es no acudir, al contrario.  Tras ser conscientes de los peligros,  es el momento de ponerles remedio.
– Para proteger del sol, debemos usar una crema solar acorde a la piel de nuestr@s hij@s,  debemos usarla cada dos horas y después de cada baño. Además es recomendable evitar las horas de mayor calor así como evitar periodos prolongados al sol.
– Debemos hidratar continuamente a nuestr@s hij@s y que se refresquen de vez en cuando,  ya que con el calor pierden bastante agua.
– Tomar un sitio de referencia a la hora de elegir lugar y marcarle unos límites que no debe traspasar. La torre del socorrista es un lugar ideal. Que no se alejen demasiado al jugar y por supuesto que no hagan caso a desconocidos,  siguiendo los consejos que escribí en el post de como actuar ante desconocidos.
– Nunca deben bañarse solos, deberemos supervisarles bañandonos con ellos o vigilando desde la orilla. Les debemos marcar a partir de que profundidad no deben adentrarse más. Además es mejor que se vayan metiendo poco a poco y mojándose el cuerpo para adaptarse a la temperatura del agua.
También debemos evitar zonas con rocas, medusas, corrientes y otros peligros.
– Si se pierde debemos decirle que vaya siempre a la caseta o torre del socorrista, así ambos tendremos un lugar de referencia.
– Evitemos zonas con acumulación de basura así como decirles que no deben coger nada del suelo.
Y por último papis y mamis desearos un feliz día de playa a tod@s

https://www.facebook.com/lasaventurasdeserpadres

Sigue leyendo ->

Elegir el instrumento adecuado para mi hijo

Una actividad realmente positiva para nuestr@s peques, es la música. Tocar un instrumento musical le aportará muchos beneficios como aumentar sus habilidades motrices,  desarrollar el oído,  la inteligencia, concentración etc.
Además aumentará sus ganas de trabajar y su compromiso, se divertirá y si lo desea podrá ofrecerle numerosas salidas laborales al llegar a la madurez.
Como padres debemos apoyarle e incentivar esta faceta. Y como siempre digo, confiar en él.  Pero la duda que nos surge es:
¿Cual será el instrumento adecuado?
– Primeramente debemos escuchar la opción del niño y sus gustos y por supuesto ver si es viable tanto económicamente,( si hay que  hacer un esfuerzo y está decidido bienvenido sea ese esfuerzo) por espacio,  vecinos,  movilidad, etc.
Y por supuesto no imponérselo porque a nosotros  nos gustaría que fuera un gran…. o que el hijo de fulanito toca genial el….
– Una buena opción es que el niño tenga oportunidad de ver tocar los instrumentos antes de elegir, así irá definiendo sus gustos.  Y si pudiera que los manipule y los vea de primera mano.
– Una vez que tengamos una idea de lo que queremos,  informémonos, acudamos a los puntos de venta, conservatorios,  profesores de música,  etc. veamos sus ventajas,  inconvenientes,  mantenimiento,  dificultad,  lugares para aprender (Si quiere tocar un arpa y no disponemos de profesor, difícil será).
– Tenemos que ser realistas con las características de nuestr@s hij@s,  si es pequeño,  un instrumento pesado podrá causar problemas por lo que le podemos ir cambiando según vaya creciendo.
– Sobre todo en instrumentos caros, no debemos descartar el mercado de segunda mano,  si nuestr@ hij@ cumple con las expectativas podremos ya cogerle un instrumento mejor, vendiendo el antiguo recuperando la inversión.  Igual que si al final no progresa y decide dejarlo.
– Una vez elegido debemos elegir un centro educativo que le permita un correcto desarrollo,  así como valorar si disponen del mismo instrumento en sus instalaciones para no transportarlo (ejemplo del piano o violonchelo)
– Y por supuesto hacer consciente al niño del gran esfuerzo que hemos hecho y comprometerle y COMPROMETERNOS  con la práctica de dicho instrumento.
Y por último papis y mamis deciros que si vuestro hijo está decidido a tocar un instrumento apoyadlo, será una de las mejores inversiones que podremos hacer en su educación.

https://www.facebook.com/lasaventurasdeserpadres

Sigue leyendo ->