JUGANDO A SER EL MEJOR

Los hombres estamos obligados a demostrar de manera permanente nuestra masculinidad, es decir, que cumplimos fielmente las expectativas de género y que somos por tanto reconocibles como sujetos viriles por nosotros mismos y por nuestros semejantes. En este sentido, la masculinidad se convierte en una prueba constante, en un desafío que nos obliga a ajustarnos a patrones y a medirnos, por tanto, de acuerdo con las reglas hegemónicas del patriarcado. Eso nos convierte en sujetos no solo enjaulados sino también permanente mente insatisfechos, en cuanto que hemos de actuar cada día para demostrarnos a nosotros mismos y a los demás que no hemos bajado la guardia. Ese juego interminable que supone la hombría es el que nos muestra la película Chevalier (2015), en la que la directora griega  encierra en un yate de lujo a seis hombres que, en mitad del Egeo, se plantean el reto de jugar a ver quién es el mejor de entre ellos. El que gane podrá lucir al final el anillo de la victoria y será coronado como el «mejor hombre».

A través de unos diálogos inspirados, y que en ocasiones rozan el absurdo que no es otro que ese en el que con mucha frecuencia se instala la masculinidad hegemónica, vamos comprobando cómo los seis protagonistas se enfrascan en una ardua batalla por demostrar quién vale más y en la que todo es digno de ser medido. Desde el tipo de calzoncillos que llevan a la forma en que duermen, pasando por cómo se desenvuelven en sus relaciones de pareja. El cruce de miradas que juzgan y de diálogos que poco a poco van provocando heridas le sirve a la directora para mostrarnos cómo sus personajes son, entre cosas, incapaces de asumir sus vulnerabilidades o de establecer entre ellos lazos emocionales que vayan más allá de las relaciones competitivas y poco empáticas que viven. Es curioso analizar cómo es muy complicado que dialoguen entre ellos, salvo para justificarse o para encontrar motivos de atacar al contrario, y cómo carecen de la intimidad suficiente para reconocerse en las heridas, en las dudas o en las debilidades. Entre ellos hay muchos silencios y mucho músculo.

En la película comprobamos como todo es medido por estos seis hombres que, de repente, ponen en duda su propia autoestima. Por supuesto, se mide el tamaño de las erecciones, tal y como vemos en una de las escenas más amargas de la película, pero también cómo cumplen con determinadas tareas o hasta qué punto satisfacen la potencia, en todos los sentidos, que se espera de un hombre de verdad. En esta línea comprobamos cómo discuten sobre la probable impotencia sexual de uno de los seis o cómo el «menos masculino» de todos ellos evidencia que con sus palabras y acciones que está bordeando peligrosamente la frontera que separa lo masculino de lo femenino.


A través de los distintos caracteres, la directora nos enseña la hombría como posesión del saber y la autoridad, como línea de privilegios que se trasmiten a través de acuerdos entre iguales e, inevitablemente, como espacio de conflicto en el que acaban apareciendo distintas formas de violencia. Estos hombres, poco habituados a mirarse en el espejo más allá de lo que muestra la imagen de sus kilos de más o de sus músculos atrofiados, se ven obligados a desentrarñas sus miserias y areafirmare en sus logros. «Yo el año pasado vendí 170 pólizas», dice el corredor de seguros, al tiempo que reclama que uno de sus contricantes le haga por fin un hijo a su esposa.

«Soy el mejor, soy el mejor, soy el mejor…», no deja de repetirse en otra escena uno de los hombres aparentemente más exitoso, Christos, pero del que vamos descubriendo todas sus grietas. Un hombre que frente al espejo intenta recomponer su virilidad puesta en entredicho y que cada mañana hace ejercicio para ser la máquina perfecta que está dejando de ser tal. Un reto que no admite pausa y que los sitúa a todos al borde del precipicio, del que tal vez solo se salven firmando, una vez mas, el pacto entre caballeros que permitirá que continúen al frente de todas las batallas. De ahí que no nos debiera resultar extraño que, casi al final de la cinta, uno de los hombres proponga hacer un pacto de sangre para que así todos sellen su vínculo fraternal. De esta manera la fratría viril se recompondrá y se mantendrá fuerte frente a cualquier vendaval que pretenda derribarla. Paradójicamente, el más débil, el menos masculino, el más torpe, el que se atreve una noche a cantar con voz de mujer, es el único que se atreve a hacerse un corte y se lo hace justo en el culo. Ese lugar que es como la cueva en la que la virilidad esconde la llave de acceso a lo más recóndito de su poder. 

Al final cada uno de estos seis hombres vuelve a su entorno, a su vida cotidiana, al ejercicio renovado de su rol de proveedores y protagonistas. Los vimos al principio de la película luciendo los peces que habían pescado, luego midiéndose las pollas y hasta rebuscando músculos bajo los michelines. Tan absurdos a veces y tan patéticos casi siempre. Solos y aburridos, a pesar de que nos parezcan encantados de haberse conocido. En una crisis que solo será una oportunidad cuando ellos mismos empiecen a mirarse en el espejo sin la obsesión de ser los mejores. 


Sigue leyendo ->

Y el Espiritu Navideño, ¿donde quedo?

Estamos a puertas de una de las fechas más importantes para los niños, La Navidad, una fecha muy esperada por ellos, sobre todo si son pequeños, y si aún creen en Papá Noel mucho mejor, sin embargo, en estos últimos días nos hemos dado cuenta que el espíritu navideño se ha perdido bastante y ahora todo está más orientado hacia el lado comercial, de repente siempre ha sido así, pero ahora que estoy del otro lado de la ecuación lo noto mucho más. Las tiendas hacen su agosto, setiembre y hasta octubre y los clientes, o sea nosotros, gastamos nuestra gratificación y tal vez algo más de lo que debemos y que no tenemos presupuestado, el uso del plástico está en su más alto nivel y las compras se hacen más por cumplir que por otra cosa.

Antes la navidad era una sorpresa para los niños, dependiendo de la costumbre de cada familia, algunos son despertados pasada la media noche y otros esperan al 25 en la mañana, como era conmigo, para bajar corriendo las escaleras y encontrar el árbol repleto de cajas y paquetes, no todos con mi nombre, pero al menos había algunos, y a esa hora de la madrugada me ponía a separarlos, pero sin abrirlos, solo para asegurarme que los tuviera más cerca. Luego de eso tenía que esperar a que alguien más bajara para poder recibir mis regalos, y muchas de esas veces me quedaba dormido en el sillón de la sala esperando. En aquellos años nunca me despertaba tan temprano, solo el 25 madrugaba como nunca.

Esta es nuestra cuarta navidad de a tres, nosotros acostumbramos recibir las 12 en la casa de los papás de Mary y el 25 almorzamos con mi familia. El tema de los regalos solo se aplica para los pequeños, así no hay mucho gasto, aunque en sentido figurado claro porque al final igual gastamos, la cosa es que nosotros compramos todo lo necesario el fin de semana luego del 15 para evitar la pelotera de gente y aprovechar la disponibilidad de efectivo, aunque desde que empieza diciembre ya se ve que el tráfico humano empieza a crecer radicalmente. Nosotros vamos a comprar las cosas juntos, incluyendo a la Bubu, ella se pasea por los anaqueles y escaparates sacando cosas y metiéndolas en el carrito de compra, obviamente no se le compra todo, pero por ahí que le liga algo. Como ella aun s pequeña, la idea de Papá Noel está en un estado de pausa, le decimos que los regalos nos los deja el en el departamento y los que les dan en las otras casas también los deja, pero es difícil que no relacione un regalo con la persona que se lo da físicamente, si tú le preguntas quien le regalo algo ella te contesta con Papi, Abu, Tata o algún otro nombre familiar pero nunca dice papá Noel. 

No sé si para el siguiente año ella nos deba acompañar a comprar las cosas, decirle que tiene que hacer su carta a Santa Claus y decirle que si ha sido una niña buena va a recibir regalos, o dejar que nos acompañe y que vea lo que realmente sucede en estas fechas festivas, que los regalos los compran personas como cualquiera de nosotros y que no existe un hombre de traje rojo y barba blanca que maneja un trineo volador guiado por renos. Sera bueno hacer que pise el suelo y sepa la verdad o que tenga esa parte de fantasía asociada con la Navidad hasta que tenga cierta edad, como sucedió conmigo cuando era niño. El problema es que la televisión y las tiendas no ayudan mucho, como todo es marketing al 1000% es muy difícil explicarle a una niña pequeña que realmente Papá Noel se encarga de todo y que los papás como nosotros solo paseamos por las tiendas y miramos las cosas sin comprar nada, ¿qué difícil dilema no creen?

PD: Este artículo no tiene ninguna intención de malograrle las fiestas a nadie en lo absoluto, solo es mi punto de vista sobre estas fechas que tanto incremento comercial tienen últimamente.
Sigue leyendo ->

Y el Espiritu Navideño, ¿donde quedo?

Estamos a puertas de una de las fechas más importantes para los niños, La Navidad, una fecha muy esperada por ellos, sobre todo si son pequeños, y si aún creen en Papá Noel mucho mejor, sin embargo, en estos últimos días nos hemos dado cuenta que el espíritu navideño se ha perdido bastante y ahora todo está más orientado hacia el lado comercial, de repente siempre ha sido así, pero ahora que estoy del otro lado de la ecuación lo noto mucho más. Las tiendas hacen su agosto, setiembre y hasta octubre y los clientes, o sea nosotros, gastamos nuestra gratificación y tal vez algo más de lo que debemos y que no tenemos presupuestado, el uso del plástico está en su más alto nivel y las compras se hacen más por cumplir que por otra cosa.

Antes la navidad era una sorpresa para los niños, dependiendo de la costumbre de cada familia, algunos son despertados pasada la media noche y otros esperan al 25 en la mañana, como era conmigo, para bajar corriendo las escaleras y encontrar el árbol repleto de cajas y paquetes, no todos con mi nombre, pero al menos había algunos, y a esa hora de la madrugada me ponía a separarlos, pero sin abrirlos, solo para asegurarme que los tuviera más cerca. Luego de eso tenía que esperar a que alguien más bajara para poder recibir mis regalos, y muchas de esas veces me quedaba dormido en el sillón de la sala esperando. En aquellos años nunca me despertaba tan temprano, solo el 25 madrugaba como nunca.

Esta es nuestra cuarta navidad de a tres, nosotros acostumbramos recibir las 12 en la casa de los papás de Mary y el 25 almorzamos con mi familia. El tema de los regalos solo se aplica para los pequeños, así no hay mucho gasto, aunque en sentido figurado claro porque al final igual gastamos, la cosa es que nosotros compramos todo lo necesario el fin de semana luego del 15 para evitar la pelotera de gente y aprovechar la disponibilidad de efectivo, aunque desde que empieza diciembre ya se ve que el tráfico humano empieza a crecer radicalmente. Nosotros vamos a comprar las cosas juntos, incluyendo a la Bubu, ella se pasea por los anaqueles y escaparates sacando cosas y metiéndolas en el carrito de compra, obviamente no se le compra todo, pero por ahí que le liga algo. Como ella aun s pequeña, la idea de Papá Noel está en un estado de pausa, le decimos que los regalos nos los deja el en el departamento y los que les dan en las otras casas también los deja, pero es difícil que no relacione un regalo con la persona que se lo da físicamente, si tú le preguntas quien le regalo algo ella te contesta con Papi, Abu, Tata o algún otro nombre familiar pero nunca dice papá Noel. 

No sé si para el siguiente año ella nos deba acompañar a comprar las cosas, decirle que tiene que hacer su carta a Santa Claus y decirle que si ha sido una niña buena va a recibir regalos, o dejar que nos acompañe y que vea lo que realmente sucede en estas fechas festivas, que los regalos los compran personas como cualquiera de nosotros y que no existe un hombre de traje rojo y barba blanca que maneja un trineo volador guiado por renos. Sera bueno hacer que pise el suelo y sepa la verdad o que tenga esa parte de fantasía asociada con la Navidad hasta que tenga cierta edad, como sucedió conmigo cuando era niño. El problema es que la televisión y las tiendas no ayudan mucho, como todo es marketing al 1000% es muy difícil explicarle a una niña pequeña que realmente Papá Noel se encarga de todo y que los papás como nosotros solo paseamos por las tiendas y miramos las cosas sin comprar nada, ¿qué difícil dilema no creen?

PD: Este artículo no tiene ninguna intención de malograrle las fiestas a nadie en lo absoluto, solo es mi punto de vista sobre estas fechas que tanto incremento comercial tienen últimamente.
Sigue leyendo ->

LAS BELLAS ARTES DE MAGÜI MIRA

Siempre me la imagino como un personaje escapado de un libro de Virginia Woolf. Tal vez una Mrs. Dalloway que se rebela contra las fiestas y las flores, o como un Orlando que cambia de sexo como de peinado, o incluso como la hermana mayor de Shakespeare que un día reveló que ella fue la autora de “El rey Lear”. Hay en ella algo de amazona que se resiste a abandonar la batalla, de aventurera que prefiere llevar botas a tacones, de irresistible mujer fatal cuya fatalidad quizás siempre haya sido sentirse digna heredera de las “sin sombrero”. Fue mi admirada y soñada Ana Belén la que me descubrió hace apenas tres años, de la mano de la mejor Kathie que podría haber imaginado Vargas Llosa, su pulso firme y su mirada: la de una mujer que trata siempre de arañar la superficie del mundo que vivimos para extraer, con arte y con palabras, las sutiles enredaderas de las relaciones emocionales – y, por tanto, políticas – que nos definen como seres humanos. Magüi Mira, que desde entonces ha pasado a ser mi hermana adoptiva, la sister del cuento que me empeño en escribir con la complicidad de mis afinidades electivas, no ha dejado de crecer en los últimos tiempos. Un triunfo ciertamente sorprendente en una época en la que ser mujer, y sobre todo tras haber pasado la frontera de la juventud que cotiza en el mercado, es un lastre no solo para ser reconocida como igual sino incluso para ser simplemente visible.  Ella, siempre contracorriente, está sin embargo dando lo mejor de sí justo ahora, cuando hace ya años que dejó atrás el pelo rojo y se sintió más grande que nunca en su piel de cómica republicana y feminista.


Tras haber desentrañado los misterios de las mujeres siempre condenadas a ser las “señoras de”, y las traiciones que han dejado sin alma a buena parte de las revoluciones, en su espléndido montaje de Kathie y el hipopótamo, tuvo la valentía de darle la vuelta a El discurso del reyy hacer de ella una obra sobre las masculinidades heridas y sobre las mujeres como víctimas del patriarcado, además de todo una tesis sobre los disfraces del poder. Se ha atrevido también con mujeres poderosas, aunque finalmente presas del amor como narcótico del patriarca como lo fue Cleopatray con aquellas, como la que interpreta Lola Herrera en La velocidad del otoño, que se resisten a ser engullidas por un sistema en el que el sexo/género continúa siendo una mochila más pesada para ellas que para nosotros. En su cabeza de duende nervioso, me consta, no dejan de bullir las ideas, los personajes, las lecturas, los escenarios en los que esta mujer, que fue Fedra y también la señorita Julia y hasta una anarquista, sigue soñando con que el arte, la Cultura, pueden transformar el mundo.


Yo que no soy de brindar mucho en estas fiestas navideñas, no he podido resistirme a hacerlo por ella  y con ella al enterarme de que el Consejo de Ministros le ha concedido la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes. Y lo hago por ella, pero también por todas las mujeres que en el ámbito del teatro, de la cultura en general, continúan sufriendo discriminaciones horizonales y verticales, por todas las que luchan por ser reconocidas como iguales y por ofrecer una mirada que rompa de una vez por toda con el monopolio androcéntrico, por las miles que se empeñan en demostrarnos que la auténtica belleza reside en la luz que desprenden los ojos y las arrugas y no en el disimulo de los pliegues vividos. Magui Mira, con la que un día compartí té y risas junto a la Puerta de Alcalá, representa esa lucha y ese compromiso: la entrega de quien sabe que como mujer siempre ha tenido que demostrar el doble sus méritos y capacidades. Y a la que todavía hoy, cuando la entrevistan, tiene que sufrir que tengan más relevancia sus maridos que su propio trabajo.


Siempre he pensado que una actriz es, al fin, todos los personajes que ha sido sobre las tablas. En ella habitan los que ha encarnado e incluso los que sueña. En el caso de Magüi, que además es directora, viven también en su cabeza/corazón/vientre de hada inquieta todos los que algún día le gustaría ver moviéndose al dictado de su batuta. La Mira es pues también la Molly Bloom que se rebela contra un Joyce que debería haber leído más a Virginia, o la Julia que se da cuenta que las servidumbres interseccionan en el caso de las mujeres, o la señora casada que un día se da cuenta que, como bien escribiera García Márquez, “nada se parece más al infierno que un matrimonio feliz”. Yo quiero pensar que Magüi es hoy, además de una artista feliz con su reconocimiento, todo lo que le queda por hacer. Las historias que esperan en baúles a que ella las dote de alma violeta y presencia transformadora. Porque el arte, como la vida, solo se entiende desde el permanente tránsito. Y desde la magia que, si ustedes miran con las gafas adecuadas, pueden descubrir entre la nieve que hace fértil la cabeza de mi sister valenciana.

Publicado en THE HUFFINGTON POST, 29 de diciembre de 2016:
http://www.huffingtonpost.es/octavio-salazar/las-bellas-artes-de-mague_b_13870592.html
Sigue leyendo ->

HOT WHEELS CIRCUITO DE CARRERAS I.A.

Recuerdo que de pequeño nunca tuve un circuito de carreras. Bueno, sí, tuve uno, pero de circuito solo tenía que era circular y, de carreras, pues, los coches corrían más bien poco. Así que esa es una de mis asignaturas pendientes que arrastro desde mi niñez.

Asignatura, que no he podido superar porque a mis peques nunca les ha llamado mucho el mundo de las carreras de coches y eso que alguna vez les he intentado llevar por ese «circuito», pero nada. Pero eso podría cambiar (o no) de la mano de Hot Wheels y su circuito de carreras que utiliza la inteligencia artificial. En este vídeo podéis comprobar si es verdad eso que anuncian de LAS CARRERAS DEL FUTURO YA ESTÁN AQUÍ

La novedad que nos ofrece Hot Wheels es que los coches llevan sensores para no salirse de la pista, alcanzar una velocidad de unos 180 metros por hora y que (como si de un videojuego se tratase) poder lanzar objetos virtuales a tu contrincante.

Otro punto a su favor es la pista. Es fácil de montar y desmontar (hubiera estado genial que aquel circuito que tuve de pequeño fuera así y no que costaba muchísimo que encajaran las distintas partes) e incluye veinte tramos para formar hasta cuarenta pistas distintas.

Hay tres opciones de carrera: Radio control o Libre (estás al mando y puedes hacer carreras fuera de la pista), Práctica (te pones a prueba conduciendo los coches inteligentes de Hot Wheels por distintos circuitos o intentando batir tu propio récord de vuelta más rápida) y Campeonato (puedes competir contra tus amigos o desafiar a la propia máquina).

A priori tiene muy buena pinta, ¿no?.Eso sí, hay dos cosas que me gustan menos. Primero, que en el anuncio (por lo menos en el que he visto) no salen chicas jugando / disfrutando del producto. Creo que casi  todos entendemos que no hay juguetes exclusivos de niños o de niñas y para que al final todo se normalice, deberíamos incluir tanto a niños como niñas en los juegos.
Y segundo, lo ideal para quitarme el trauma de mi niñez con los circuitos de carreras y para hablar con todo el conocimiento de causa del producto (y no como un post patrocinado), los amigos de Hot Wheels me tendrían que haber mandado el circuito para probarlo. Yo por si acaso, lo voy a incluir en mi carta de los RRMM de este año.
Sigue leyendo ->

HOT WHEELS CIRCUITO DE CARRERAS I.A.

Recuerdo que de pequeño nunca tuve un circuito de carreras. Bueno, sí, tuve uno, pero de circuito solo tenía que era circular y, de carreras, pues, los coches corrían más bien poco. Así que esa es una de mis asignaturas pendientes que arrastro desde mi niñez.

Asignatura, que no he podido superar porque a mis peques nunca les ha llamado mucho el mundo de las carreras de coches y eso que alguna vez les he intentado llevar por ese «circuito», pero nada. Pero eso podría cambiar (o no) de la mano de Hot Wheels y su circuito de carreras que utiliza la inteligencia artificial. En este vídeo podéis comprobar si es verdad eso que anuncian de LAS CARRERAS DEL FUTURO YA ESTÁN AQUÍ

La novedad que nos ofrece Hot Wheels es que los coches llevan sensores para no salirse de la pista, alcanzar una velocidad de unos 180 metros por hora y que (como si de un videojuego se tratase) poder lanzar objetos virtuales a tu contrincante.

Otro punto a su favor es la pista. Es fácil de montar y desmontar (hubiera estado genial que aquel circuito que tuve de pequeño fuera así y no que costaba muchísimo que encajaran las distintas partes) e incluye veinte tramos para formar hasta cuarenta pistas distintas.

Hay tres opciones de carrera: Radio control o Libre (estás al mando y puedes hacer carreras fuera de la pista), Práctica (te pones a prueba conduciendo los coches inteligentes de Hot Wheels por distintos circuitos o intentando batir tu propio récord de vuelta más rápida) y Campeonato (puedes competir contra tus amigos o desafiar a la propia máquina).

A priori tiene muy buena pinta, ¿no?.Eso sí, hay dos cosas que me gustan menos. Primero, que en el anuncio (por lo menos en el que he visto) no salen chicas jugando / disfrutando del producto. Creo que casi  todos entendemos que no hay juguetes exclusivos de niños o de niñas y para que al final todo se normalice, deberíamos incluir tanto a niños como niñas en los juegos.
Y segundo, lo ideal para quitarme el trauma de mi niñez con los circuitos de carreras y para hablar con todo el conocimiento de causa del producto (y no como un post patrocinado), los amigos de Hot Wheels me tendrían que haber mandado el circuito para probarlo. Yo por si acaso, lo voy a incluir en mi carta de los RRMM de este año.
Sigue leyendo ->

Feliz Navidad MiLeidis y PapásDe1ra

Santa Claus llegó a la ciudad, y aunque realmente este lugar ni siquiera llega a ciudad, también aquí llegaron los villancicos de Tatiana, esos que tanto odio; pero que debo disfrutar porque de esto se tratan estos días en que todos sonríen por cualquier motivo, y yo no soy la excepción.

En casa decidí comprar un pino pequeño, por que digo –En donde dejaría Santa Claus los regalos si no en un pino, por que son los Reyes Magos los que meten sus regalos bajo las camas y para nada santa Claus puede verse copión, así pues compre y puse el pino ya solo esperamos la llegada del barrigón, hemos acordado que la navidad la pase con mamá, y parte del 25 conmigo, pareciera que puedo conformarme con poco pero en realidad recién nos estamos ajustando y soy feliz con los planes del domingo, para la cena quizá un asado, bailecito y no dormir tan tarde porque en navidad se debe madrugar.

Llegaron las fiestas, y aprovecho el espacio para brindarles un agradecimiento y los deseos de una noche llena de paz y alegría, no olviden abrazar a sus hijos, platicar con la familia y sobre todo no olviden darle suficiente alcohol a ese tío que hace de estas reuniones noches de anécdotas inolvidables, felices fiestas lectores…

Papáde1ra

Sigue leyendo ->

Feliz Navidad MiLeidis y PapásDe1ra

Santa Claus llegó a la ciudad, y aunque realmente este lugar ni siquiera llega a ciudad, también aquí llegaron los villancicos de Tatiana, esos que tanto odio; pero que debo disfrutar porque de esto se tratan estos días en que todos sonríen por cualquier motivo, y yo no soy la excepción.

En casa decidí comprar un pino pequeño, por que digo –En donde dejaría Santa Claus los regalos si no en un pino, por que son los Reyes Magos los que meten sus regalos bajo las camas y para nada santa Claus puede verse copión, así pues compre y puse el pino ya solo esperamos la llegada del barrigón, hemos acordado que la navidad la pase con mamá, y parte del 25 conmigo, pareciera que puedo conformarme con poco pero en realidad recién nos estamos ajustando y soy feliz con los planes del domingo, para la cena quizá un asado, bailecito y no dormir tan tarde porque en navidad se debe madrugar.

Llegaron las fiestas, y aprovecho el espacio para brindarles un agradecimiento y los deseos de una noche llena de paz y alegría, no olviden abrazar a sus hijos, platicar con la familia y sobre todo no olviden darle suficiente alcohol a ese tío que hace de estas reuniones noches de anécdotas inolvidables, felices fiestas lectores…

Papáde1ra

Sigue leyendo ->

Ampliación del permiso de paternidad

  Vaya, por fin. Se amplía el permiso de paternidad a cuatro semanas. Ya era hora. Desde 2009 que llevaban con ello… Ya está bien. Supongo que era una ley (o lo que sea, me da igual), muy difícil de modificar. Tanto, que han estado 8 años cambiándola. A partir del uno de enero, todos…

Sigue leyendo ->

Cumpleaños, cintas rebobinadas y vértigo. El primer año.

Cumpleaños, cintas rebobinadas y vértigo. El primer año.

Y en el momento en el que soplábamos con nuestros hijos sus primeras velas de su primera tarta de su primer cumpleaños, todo empezó a suceder más despacio, a cámara lenta, hasta detenerse en el instante en el que se apagaban las llamas. Me detuve a mirarles, a ver a Padme tan sonriente y preciosa y todo empezó a ir hacia atrás mientras sonaba una cinta rebobinarse y ¡Pam! ¡Aquí estábamos hace un año!

Continue reading Cumpleaños, cintas rebobinadas y vértigo. El primer año. at Padre en Estéreo.

Sigue leyendo ->

El mejor regalo de Navidad

El mejor regalo que recibí en la vida ha sido una guitarra y me la regaló mi padre. Probablemente me la dio en la Navidad de 1994, el año en que murió Kurt Cobain y yo dejé de ser un niño. Hoy, en el pasadizo de mi casa, exhibe, en silencio, su vejez: está despintada, […]

Sigue leyendo ->

#ViernesDandoLaNota MCLAN

Esta semana lo tenía claro, porque el otro día pusieron «llamando a la Tierra» en la radio y como siempre me emocioné. Así que lo tuve claro, esta semana al #VDLN.

MClan es uno de esos grupos que da igual el tiempo que pase, sus canciones parece que siguen vigente y en plena forma. La canción que más me gusta es la que os dejo en la entrada, y aunque sé que es una versión de «Serenade from the Stars» de la Steve Miller Band, pero es de esas versiones que, al menos para mi, supera a la original. No sé si por el deje musical o por la voz de Carlos Tarque, peor lo cierto es que me gusta mucho más.

Os dejo este vídeo, pero ya sabéis que en las redes voy a poner más canciones de este grupo murciano.


Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.

Sigue leyendo ->

Viernes dando la nota #181: 44 vueltas alrededor del Sol

Ramones – Merry Christmas
AC/DC – Mistress for Christmas
Darkness – Christmas Time

Cortita y al pie. Sigo de buen humor. Agotado, pero extrañamente de buen ánimo. Muchos meses ya sin dormir una noche entera del tirón, el final de trimestre en el cole, y varios embolados en los que ando metido me han dejado con más sueño y capítulos de series atrasados de lo habitual. Si jugara a la lotería de Navidad, tampoco me hubiera tocado. Y sin embargo, mantengo un cierto nivel de azúcar en mi estado. Sigo escuchando lo que me pide el cuerpo, como la semana pasada, y la anterior, y la anterior… Y con tardes en casa con los peques escuchando canciones navideñas.

Porque sí. Los peques ensayan canciones en el cole para la función, hay bombardeo de villancicos, no hay tregua para la campaña navideña. Y cuando uno tiene hijos lo de ser el Grinch hay que pensárselo dos veces. No voy a pelearme con nadie por el equinoccio, Sol Invictus, las Saturnales, el cambio de calendario, ni por otros cuentos y delirios mas devotos. Y no me siento con derecho a arruinar la ilusión de las criaturas de nadie, mucho menos de los míos. Así que mejor subimos un par de puntos el volumen, y buscamos una playlist navideña, chula, y rockera. Que tenemos un salón amplio como para bailar los tres.

Claro que si me lo pensara más a fondo –o tuviera tiempo y tranquilidad para siquiera pensar en ello– me cuidaría de ponerles canciones como ésta. Las letras de AC/DC siempre hay que escucharlas dos veces. Sobre todo porque los padawanes entienden el inglés mejor que yo. Pero ya están acostumbrados.

Sigamos saltando, coreando, y sonriendo. Estos días no me paro mucho en buscar los tres pies del gato, no sea que en la búsqueda me despiste y en vez de encontrar, me pierda algo. Cada uno que celebre lo que quiera. A partir de hoy, los días se alargan… Sol Invictus. Mañana día 24, cumplo 44 años. Cuarenta y cuatro vueltas alrededor de ese Sol. Muy raro todo. Espero que la semana que viene, más. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook


Consigue aquí el código InLinkz.

Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.

BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):

Hospedado en WORDPRESS.COM:

Gracias a todos por participar. ¡Y a dar la nota!

Sigue leyendo ->

Reflexiones de una semana que aún no termina.

Desde que empecé con el blog, muchas personas me han felicitado porque, en un tema ampliamente dominado y casi reservado a mujeres, pueda compartir mi punto de vista, es decir, otro punto de vista al tema de crianza y familia. Creo que en algunos casos, la opinión o consejo de un papá es subestimado respecto a la opinión o consejo de mamá.Entonces, para mí es muy gratificante recibir estos comentarios de felicitaciones y hasta agradecimiento por hacer lo que hago, por ser un padre dedicado a mi

Sigue leyendo ->

Matt y yo VOLVIMOS…

Odio decir se los dije, pero se los dije, tardamos algunos muchos meses en volver pero aquí estamos, no es que las cosas se hayan sanado al 100%, no es que todo este recuperado, pero si, luego de negociar, de estirar y aflojar, luego de noches sin dormir, de deseo por ver a Matt, y por qué no? luego de días de total descontrol creo que hemos vuelto, ha sido un año de encuentros y desencuentros, un año un tanto alejado de Matías, de música, añoranzas, emociones y miles de preguntas, un año en el que he tratado de no hacer tanto ruido con el fin de no afectar el bienestar de nuestros convenios.
Luego de una especie de vacaciones maternas, mismas que entiendo y en las que decidí no molestar, Matt ha vuelto, se han tomado su tiempo de descanso, porque al parecer todos merecemos un rato de olvido, así pues regresaron y luego de ponernos de acuerdo con respecto a los momentos de todo, volví a salir con mi Matt, desayunamos, jugamos, vimos una película, de apoco les iré contando la historia, de apoco también le iré explicando el proceso de vida, nuestro nuevo proceso legal, el paternal y el que ustedes me pidan, de a poco también iré retomando la vida aunque sea a ratos con el bicho, de apoco los iré acercando nuevamente mi paternidad.
No quisiera solo escribir con la emoción en las manos, sin verificar lo que se escribe, pero como sabrán cada post está escrito al momento, suena spotify, me emociona el momento y nace un post cargado de emoción, aun no sé cómo salga esto, pero algo si les aseguro, Aquí vamos de nuevo tratando de volver a ser un PapáDe1ra… Digan #HolaMatt
Sigue leyendo ->

Matt y yo VOLVIMOS…

Odio decir se los dije, pero se los dije, tardamos algunos muchos meses en volver pero aquí estamos, no es que las cosas se hayan sanado al 100%, no es que todo este recuperado, pero si, luego de negociar, de estirar y aflojar, luego de noches sin dormir, de deseo por ver a Matt, y por qué no? luego de días de total descontrol creo que hemos vuelto, ha sido un año de encuentros y desencuentros, un año un tanto alejado de Matías, de música, añoranzas, emociones y miles de preguntas, un año en el que he tratado de no hacer tanto ruido con el fin de no afectar el bienestar de nuestros convenios.
Luego de una especie de vacaciones maternas, mismas que entiendo y en las que decidí no molestar, Matt ha vuelto, se han tomado su tiempo de descanso, porque al parecer todos merecemos un rato de olvido, así pues regresaron y luego de ponernos de acuerdo con respecto a los momentos de todo, volví a salir con mi Matt, desayunamos, jugamos, vimos una película, de apoco les iré contando la historia, de apoco también le iré explicando el proceso de vida, nuestro nuevo proceso legal, el paternal y el que ustedes me pidan, de a poco también iré retomando la vida aunque sea a ratos con el bicho, de apoco los iré acercando nuevamente mi paternidad.
No quisiera solo escribir con la emoción en las manos, sin verificar lo que se escribe, pero como sabrán cada post está escrito al momento, suena spotify, me emociona el momento y nace un post cargado de emoción, aun no sé cómo salga esto, pero algo si les aseguro, Aquí vamos de nuevo tratando de volver a ser un PapáDe1ra… Digan #HolaMatt
Sigue leyendo ->

Descanso navideño…

Hoy, día 22, y después de saber que no me ha tocado El Gordo de Navidad, me pongo a escribir mi último post del año (seguramente…todo puede ser que no, soy así de flexible o de inconstante, no sé…). De hecho, como me ha dicho un compañero de coworking, David: “Enric, a ti te toca […]

Sigue leyendo ->

Descans nadalenc…

Avui, dia 22, i després de saber que no m’ha tocat El Gordo de Navidad, em poso a escriure el meu últim post de l’any (segurament…tot pot ser que no, sóc així de flexible o d’inconstant, no sé…). De fet, com m’ha dit un company de coworking, el David: “Enric, a tu et toca la […]

Sigue leyendo ->