Miradas.

Hay miradas que se clavan en el alma, otras transmiten seguridad, amor, ternura, en este caso incertidumbre a la vez que dulzura.    

Y que canción puede reflejar mejor lo que transmite una mirada…

Sigue leyendo ->

Miradas.

Hay miradas que se clavan en el alma, otras transmiten seguridad, amor, ternura, en este caso incertidumbre a la vez que dulzura.    

Y que canción puede reflejar mejor lo que transmite una mirada…

Sigue leyendo ->

Adquisición de un segundo Lö-Båby: El/La Veteran@ y El/La Novat@

 Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Ya tienes un Lö-Båby y aún así quieres/vas a tener otr@? Debes saber varias cosas antes de que esto suceda.

NdA: Va por delante que hablaré desde la experiencia de tener 2, por lo que imagino que los hechos a continuación narrados, teniendo de 3 en adelante  se incrementarán exponencialmente.

Obviamente ya no eres primeriz@ y eso lo notarás en diferentes aspectos. El primero de todos (de aquí en adelante El/La Veteran@), como decía Berto Romero, que no nos engañemos, es el que hace ilusión, ilusión, pero ilusión de la buena. A partir del segundo (de aquí en adelante El/La Veteran@) el tema va perdiendo encanto por dos motivos básicamente: ya NUNCA será “la primera vez que XXX” (véase XXX: ves un Alien en una ecografía, te haces voluntario para recoger el chapapote del culo de tu recién estrenado Lö-Båby, etc.) y el segundo es que NO TIENES TIEMPO de estar bucólicamente mirando el ombligo a tu nuevo Lö-Båby.
 Por lo tanto sólo podrás “disfrutar” de tu nuevo Lö-Båby cuando se den las siguientes condiciones:

A) El/La Veteran@ debe estar:

– Tranquilo

– Jugando a su rollo (su futuro entretenimiento todavía no es operativo)

– Durmiendo

– Fuera de casa

– Drogado, Amordazado o cualquier otro estado que no te perturbe

B) El/La Novat@ debe estar despierto (probablemente os habréis olvidado de que Los/Las Novat@s sólo abren los ojos 3 minutos al día y hay que estar atentos para pillarlos despiertos).

C) El/La Novat@ no esté mutando, o ya esté, en modo Gremlin. Recordemos el Teorema de Mogwai:

– NO LES PUEDE DAR EL SOL: Tiene sueño

NO SE LES PUEDE MOJAR: Está cagado/meado

NO SE LES PUEDE DAR DE COMER DESPUÉS DE L@S 12 (segundos desde que dan el primer aviso que tienen hambre): Tiene hambre.

D) Tú estés disponible dándose A+B+C. Ya que la norma dice que te pillará siempre recogiendo la casa (porque la mierda de 1+1=∞)

Una vez se alinean los planetas y se dan A+B+C+D a la vez, podrás disfrutar bucólicamente de El/La Novat@. Por lo que si te sientes mal progenitor porque a Mowgli le hicieron más caso sus padres que tú al tuy@ piensa que Mowgli era hijo único y lo crió una manada entera, no sólo dos.



Del segundo en adelante debes regirte por la máxima con la que viene todos los hermanos pequeños tatuada en la frente: ¿No voy a ser menos?. Este agravio comparativo hace que te veas obligad@ a repetir todo lo que hiciste con el primer Veterano, pero de malas manera y corriendo. Por ejemplo: Que tenéis una foto de familia preciosisísisisima en el comedor de cuando sólo erais tres. Tendrás DEBERÁS renovarla. Y dijsésemos que es más fácil que Michael J. Fox enhebre una aguja que hacerse una  foto con más de 3, todos mirando a cámara y estándoos quietos.

Una vez superados los traumas de no hacerle puto  caso a El/La Novat@, vamos a repasar brevemente los aspectos logísticos de tu aportación a los planes de jubilación de los parásitos de tus amigos sin (uno sólo cochino) Lö-Båby.

Ahora que parecía que tenías controlada la partida de Tetris de tu casa y te habías librado de varias piezas, oyes como la música se acelera de nuevo y te empiezan a caer una retahíla de fichas que tienes que colocar en tu piso sin dejar huecos para no morir: hamaca, parque, manta de actividades, cuna, cochecito modelo Hammer… y el peor de todos, la ficha en zig-zag: LA TRONA. Es decir, EL PONGO por antonomasia. Ese “pequeño” objeto que te deja sin comedor y sitúa en lo alto de un trono forjado con restos de papillas, sopas, guisantes y croquetas a tu Tyrion Lannister, el pequeño dictador. Y claro la partida de Tetris con dos Lö-Båby es peor porque se te juntan las piezas de El/La Veteran@ con las que tienes que recuperar para El/La Novat@, y a menos que vivas en el país de las maravillas, tu piso tendrá los mismos metros cuadrados con uno que con dos  Lö-Båby. Esta partida de Tetris es perfectamente extensible a tu nuevo coche biplaza en el que no vas a poder llevar a nunca a nadie más que no aparezca en tu Libro de Familia (ese maravilloso documento con tecnología antifraude puntera en el Siglo XIV  que en breve deberás hacer memoria de donde coj**es lo has guardado).
Otro de los aspectos a tener en cuenta es la ropa. Aquí hay que tener en cuenta que combinación aleatoria de Dragones y Mazmorras te ha sacado la máquina de Administración de Loterías y Sexos del Útero:

Dragón->Dragónó Mazmorra->Mazmorra has ganado un reintegro CONDICIONAL del armario. Para cobrarte tu premio debes cumplir las siguientes condiciones:

  • Que entre el nacimiento de El/La Veteran@ y El/La Novat@ no hayan han pasado varios años. La moda es muy esclava y si pasan varios años pero no los suficientes hace que la ropa sea vieja antes de ser vintage. En cuyo caso hay que recordar que todo vuelve cada 30 años, por lo que la ropa de El/La Veteran@ puede que no sirva, pero seguramente la del padre o la madre sí que habrá alcanzado el status de ropa de Lö-Båby vintage (aún a riesgo de que en lugar de blanco, vistas a tu Lö-Båby de amarillo-fondo-de-altillo).
  • Que la fecha de nacimiento de El/La Novat@sea ±60 días de la de El/La Veteran@ ya que de lo contrario ponerle camisetas de tirantes a El/La Novat@ en Enero será económico, pero todo lo que te ahorres en ropa te lo gastarás en Suero Fisiológico para los mocos.
– Mazmorra->Dragón: Siga comprando. El tema reciclar faldasy gamma de rosas (inevitables en el fondo de armario de las mazmorras) es complicado. Tienes total libertad de vestir a tu Dragón como Priscilla, pero piensa que de tan pequeño puede marcar mucho su futuro, sobre todo cuando tengas que sacar el álbum de la infancia de tu Lö-Båby a tu nuera (aunque si es yerno, quizá le haga gracia y todo).
Dragón->Mazmorra: Ganas un 10% del armario. Aquí se salva un poco más el tema porque algunos pantalones y camisetas salvan comprarlo TOOOOODO de nuevo. Pero el adquirir un modelo Mazmorra después de tener previamente un Dragón hace que cuando entras en las tiendas de ropa infantil puedas mirar que hay a parte de la estantería del fondo a la derecha con la sección “Dragones“. Pero entonces, bajo el influjo del hechizo de “Pero es que es taaaaaaaaaaaaaan cuuuuuuuuuquiiiiiii” acabarás renovando el armario entero.

Veáse que el hechizo “Pero es que es taaaaaaaaaaaaaan cuuuuuuuuuquiiiiiii” en el caso de Mazmorra->Mazmorra es aún peor porque afecta a dos tallajes diferentes.

Por trauma experiencia personal, se recomienda dotar de personalidad a cada uno de los Lö-Båby. A pesar que hay factores ambientales que los Lö-Båby no pueden controlar, como que les vistan iguales cual Familia Trapp, ellos ya se encargarán de demostrar su personalidad y dejarte claro que no son fotocopias. 

Es curioso como los modelos Baby Ficus a pesar de no tener instaladas muchos de los módulos operativos aún en su paquete básico de serie, ya dejan claro que no son mini-Veteran@s y que todos los truquitos que funcionaban con El/La Veteran@ probablemente no sirvan con ell@s, así que deberás hacer borrón y cuenta nueva para leerte de nuevo las Instrucciones de Uso de tu nuevo Lö-Båby.




Sigue leyendo ->

Adquisición de un segundo Lö-Båby: El/La Veteran@ y El/La Novat@

 Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Ya tienes un Lö-Båby y aún así quieres/vas a tener otr@? Debes saber varias cosas antes de que esto suceda.

NdA: Va por delante que hablaré desde la experiencia de tener 2, por lo que imagino que los hechos a continuación narrados, teniendo de 3 en adelante  se incrementarán exponencialmente.

Obviamente ya no eres primeriz@ y eso lo notarás en diferentes aspectos. El primero de todos (de aquí en adelante El/La Veteran@), como decía Berto Romero, que no nos engañemos, es el que hace ilusión, ilusión, pero ilusión de la buena. A partir del segundo (de aquí en adelante El/La Veteran@) el tema va perdiendo encanto por dos motivos básicamente: ya NUNCA será “la primera vez que XXX” (véase XXX: ves un Alien en una ecografía, te haces voluntario para recoger el chapapote del culo de tu recién estrenado Lö-Båby, etc.) y el segundo es que NO TIENES TIEMPO de estar bucólicamente mirando el ombligo a tu nuevo Lö-Båby.
 Por lo tanto sólo podrás “disfrutar” de tu nuevo Lö-Båby cuando se den las siguientes condiciones:

A) El/La Veteran@ debe estar:

– Tranquilo

– Jugando a su rollo (su futuro entretenimiento todavía no es operativo)

– Durmiendo

– Fuera de casa

– Drogado, Amordazado o cualquier otro estado que no te perturbe

B) El/La Novat@ debe estar despierto (probablemente os habréis olvidado de que Los/Las Novat@s sólo abren los ojos 3 minutos al día y hay que estar atentos para pillarlos despiertos).

C) El/La Novat@ no esté mutando, o ya esté, en modo Gremlin. Recordemos el Teorema de Mogwai:

– NO LES PUEDE DAR EL SOL: Tiene sueño

NO SE LES PUEDE MOJAR: Está cagado/meado

NO SE LES PUEDE DAR DE COMER DESPUÉS DE L@S 12 (segundos desde que dan el primer aviso que tienen hambre): Tiene hambre.

D) Tú estés disponible dándose A+B+C. Ya que la norma dice que te pillará siempre recogiendo la casa (porque la mierda de 1+1=∞)

Una vez se alinean los planetas y se dan A+B+C+D a la vez, podrás disfrutar bucólicamente de El/La Novat@. Por lo que si te sientes mal progenitor porque a Mowgli le hicieron más caso sus padres que tú al tuy@ piensa que Mowgli era hijo único y lo crió una manada entera, no sólo dos.



Del segundo en adelante debes regirte por la máxima con la que viene todos los hermanos pequeños tatuada en la frente: ¿No voy a ser menos?. Este agravio comparativo hace que te veas obligad@ a repetir todo lo que hiciste con el primer Veterano, pero de malas manera y corriendo. Por ejemplo: Que tenéis una foto de familia preciosisísisisima en el comedor de cuando sólo erais tres. Tendrás DEBERÁS renovarla. Y dijsésemos que es más fácil que Michael J. Fox enhebre una aguja que hacerse una  foto con más de 3, todos mirando a cámara y estándoos quietos.

Una vez superados los traumas de no hacerle puto  caso a El/La Novat@, vamos a repasar brevemente los aspectos logísticos de tu aportación a los planes de jubilación de los parásitos de tus amigos sin (uno sólo cochino) Lö-Båby.

Ahora que parecía que tenías controlada la partida de Tetris de tu casa y te habías librado de varias piezas, oyes como la música se acelera de nuevo y te empiezan a caer una retahíla de fichas que tienes que colocar en tu piso sin dejar huecos para no morir: hamaca, parque, manta de actividades, cuna, cochecito modelo Hammer… y el peor de todos, la ficha en zig-zag: LA TRONA. Es decir, EL PONGO por antonomasia. Ese “pequeño” objeto que te deja sin comedor y sitúa en lo alto de un trono forjado con restos de papillas, sopas, guisantes y croquetas a tu Tyrion Lannister, el pequeño dictador. Y claro la partida de Tetris con dos Lö-Båby es peor porque se te juntan las piezas de El/La Veteran@ con las que tienes que recuperar para El/La Novat@, y a menos que vivas en el país de las maravillas, tu piso tendrá los mismos metros cuadrados con uno que con dos  Lö-Båby. Esta partida de Tetris es perfectamente extensible a tu nuevo coche biplaza en el que no vas a poder llevar a nunca a nadie más que no aparezca en tu Libro de Familia (ese maravilloso documento con tecnología antifraude puntera en el Siglo XIV  que en breve deberás hacer memoria de donde coj**es lo has guardado).
Otro de los aspectos a tener en cuenta es la ropa. Aquí hay que tener en cuenta que combinación aleatoria de Dragones y Mazmorras te ha sacado la máquina de Administración de Loterías y Sexos del Útero:

Dragón->Dragónó Mazmorra->Mazmorra has ganado un reintegro CONDICIONAL del armario. Para cobrarte tu premio debes cumplir las siguientes condiciones:

  • Que entre el nacimiento de El/La Veteran@ y El/La Novat@ no hayan han pasado varios años. La moda es muy esclava y si pasan varios años pero no los suficientes hace que la ropa sea vieja antes de ser vintage. En cuyo caso hay que recordar que todo vuelve cada 30 años, por lo que la ropa de El/La Veteran@ puede que no sirva, pero seguramente la del padre o la madre sí que habrá alcanzado el status de ropa de Lö-Båby vintage (aún a riesgo de que en lugar de blanco, vistas a tu Lö-Båby de amarillo-fondo-de-altillo).
  • Que la fecha de nacimiento de El/La Novat@sea ±60 días de la de El/La Veteran@ ya que de lo contrario ponerle camisetas de tirantes a El/La Novat@ en Enero será económico, pero todo lo que te ahorres en ropa te lo gastarás en Suero Fisiológico para los mocos.
– Mazmorra->Dragón: Siga comprando. El tema reciclar faldasy gamma de rosas (inevitables en el fondo de armario de las mazmorras) es complicado. Tienes total libertad de vestir a tu Dragón como Priscilla, pero piensa que de tan pequeño puede marcar mucho su futuro, sobre todo cuando tengas que sacar el álbum de la infancia de tu Lö-Båby a tu nuera (aunque si es yerno, quizá le haga gracia y todo).
Dragón->Mazmorra: Ganas un 10% del armario. Aquí se salva un poco más el tema porque algunos pantalones y camisetas salvan comprarlo TOOOOODO de nuevo. Pero el adquirir un modelo Mazmorra después de tener previamente un Dragón hace que cuando entras en las tiendas de ropa infantil puedas mirar que hay a parte de la estantería del fondo a la derecha con la sección “Dragones“. Pero entonces, bajo el influjo del hechizo de “Pero es que es taaaaaaaaaaaaaan cuuuuuuuuuquiiiiiii” acabarás renovando el armario entero.

Veáse que el hechizo “Pero es que es taaaaaaaaaaaaaan cuuuuuuuuuquiiiiiii” en el caso de Mazmorra->Mazmorra es aún peor porque afecta a dos tallajes diferentes.

Por trauma experiencia personal, se recomienda dotar de personalidad a cada uno de los Lö-Båby. A pesar que hay factores ambientales que los Lö-Båby no pueden controlar, como que les vistan iguales cual Familia Trapp, ellos ya se encargarán de demostrar su personalidad y dejarte claro que no son fotocopias. 

Es curioso como los modelos Baby Ficus a pesar de no tener instaladas muchos de los módulos operativos aún en su paquete básico de serie, ya dejan claro que no son mini-Veteran@s y que todos los truquitos que funcionaban con El/La Veteran@ probablemente no sirvan con ell@s, así que deberás hacer borrón y cuenta nueva para leerte de nuevo las Instrucciones de Uso de tu nuevo Lö-Båby.




Sigue leyendo ->

Adquisición de un segundo Lö-Båby: El/La Veteran@ y El/La Novat@

 Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Ya tienes un Lö-Båby y aún así quieres/vas a tener otr@? Debes saber varias cosas antes de que esto suceda.

NdA: Va por delante que hablaré desde la experiencia de tener 2, por lo que imagino que los hechos a continuación narrados, teniendo de 3 en adelante  se incrementarán exponencialmente.

Obviamente ya no eres primeriz@ y eso lo notarás en diferentes aspectos. El primero de todos (de aquí en adelante El/La Veteran@), como decía Berto Romero, que no nos engañemos, es el que hace ilusión, ilusión, pero ilusión de la buena. A partir del segundo (de aquí en adelante El/La Veteran@) el tema va perdiendo encanto por dos motivos básicamente: ya NUNCA será “la primera vez que XXX” (véase XXX: ves un Alien en una ecografía, te haces voluntario para recoger el chapapote del culo de tu recién estrenado Lö-Båby, etc.) y el segundo es que NO TIENES TIEMPO de estar bucólicamente mirando el ombligo a tu nuevo Lö-Båby.
 Por lo tanto sólo podrás “disfrutar” de tu nuevo Lö-Båby cuando se den las siguientes condiciones:

A) El/La Veteran@ debe estar:

– Tranquilo

– Jugando a su rollo (su futuro entretenimiento todavía no es operativo)

– Durmiendo

– Fuera de casa

– Drogado, Amordazado o cualquier otro estado que no te perturbe

B) El/La Novat@ debe estar despierto (probablemente os habréis olvidado de que Los/Las Novat@s sólo abren los ojos 3 minutos al día y hay que estar atentos para pillarlos despiertos).

C) El/La Novat@ no esté mutando, o ya esté, en modo Gremlin. Recordemos el Teorema de Mogwai:

– NO LES PUEDE DAR EL SOL: Tiene sueño

NO SE LES PUEDE MOJAR: Está cagado/meado

NO SE LES PUEDE DAR DE COMER DESPUÉS DE L@S 12 (segundos desde que dan el primer aviso que tienen hambre): Tiene hambre.

D) Tú estés disponible dándose A+B+C. Ya que la norma dice que te pillará siempre recogiendo la casa (porque la mierda de 1+1=∞)

Una vez se alinean los planetas y se dan A+B+C+D a la vez, podrás disfrutar bucólicamente de El/La Novat@. Por lo que si te sientes mal progenitor porque a Mowgli le hicieron más caso sus padres que tú al tuy@ piensa que Mowgli era hijo único y lo crió una manada entera, no sólo dos.



Del segundo en adelante debes regirte por la máxima con la que viene todos los hermanos pequeños tatuada en la frente: ¿No voy a ser menos?. Este agravio comparativo hace que te veas obligad@ a repetir todo lo que hiciste con el primer Veterano, pero de malas manera y corriendo. Por ejemplo: Que tenéis una foto de familia preciosisísisisima en el comedor de cuando sólo erais tres. Tendrás DEBERÁS renovarla. Y dijsésemos que es más fácil que Michael J. Fox enhebre una aguja que hacerse una  foto con más de 3, todos mirando a cámara y estándoos quietos.

Una vez superados los traumas de no hacerle puto  caso a El/La Novat@, vamos a repasar brevemente los aspectos logísticos de tu aportación a los planes de jubilación de los parásitos de tus amigos sin (uno sólo cochino) Lö-Båby.

Ahora que parecía que tenías controlada la partida de Tetris de tu casa y te habías librado de varias piezas, oyes como la música se acelera de nuevo y te empiezan a caer una retahíla de fichas que tienes que colocar en tu piso sin dejar huecos para no morir: hamaca, parque, manta de actividades, cuna, cochecito modelo Hammer… y el peor de todos, la ficha en zig-zag: LA TRONA. Es decir, EL PONGO por antonomasia. Ese “pequeño” objeto que te deja sin comedor y sitúa en lo alto de un trono forjado con restos de papillas, sopas, guisantes y croquetas a tu Tyrion Lannister, el pequeño dictador. Y claro la partida de Tetris con dos Lö-Båby es peor porque se te juntan las piezas de El/La Veteran@ con las que tienes que recuperar para El/La Novat@, y a menos que vivas en el país de las maravillas, tu piso tendrá los mismos metros cuadrados con uno que con dos  Lö-Båby. Esta partida de Tetris es perfectamente extensible a tu nuevo coche biplaza en el que no vas a poder llevar a nunca a nadie más que no aparezca en tu Libro de Familia (ese maravilloso documento con tecnología antifraude puntera en el Siglo XIV  que en breve deberás hacer memoria de donde coj**es lo has guardado).
Otro de los aspectos a tener en cuenta es la ropa. Aquí hay que tener en cuenta que combinación aleatoria de Dragones y Mazmorras te ha sacado la máquina de Administración de Loterías y Sexos del Útero:

Dragón->Dragónó Mazmorra->Mazmorra has ganado un reintegro CONDICIONAL del armario. Para cobrarte tu premio debes cumplir las siguientes condiciones:

  • Que entre el nacimiento de El/La Veteran@ y El/La Novat@ no hayan han pasado varios años. La moda es muy esclava y si pasan varios años pero no los suficientes hace que la ropa sea vieja antes de ser vintage. En cuyo caso hay que recordar que todo vuelve cada 30 años, por lo que la ropa de El/La Veteran@ puede que no sirva, pero seguramente la del padre o la madre sí que habrá alcanzado el status de ropa de Lö-Båby vintage (aún a riesgo de que en lugar de blanco, vistas a tu Lö-Båby de amarillo-fondo-de-altillo).
  • Que la fecha de nacimiento de El/La Novat@sea ±60 días de la de El/La Veteran@ ya que de lo contrario ponerle camisetas de tirantes a El/La Novat@ en Enero será económico, pero todo lo que te ahorres en ropa te lo gastarás en Suero Fisiológico para los mocos.
– Mazmorra->Dragón: Siga comprando. El tema reciclar faldasy gamma de rosas (inevitables en el fondo de armario de las mazmorras) es complicado. Tienes total libertad de vestir a tu Dragón como Priscilla, pero piensa que de tan pequeño puede marcar mucho su futuro, sobre todo cuando tengas que sacar el álbum de la infancia de tu Lö-Båby a tu nuera (aunque si es yerno, quizá le haga gracia y todo).
Dragón->Mazmorra: Ganas un 10% del armario. Aquí se salva un poco más el tema porque algunos pantalones y camisetas salvan comprarlo TOOOOODO de nuevo. Pero el adquirir un modelo Mazmorra después de tener previamente un Dragón hace que cuando entras en las tiendas de ropa infantil puedas mirar que hay a parte de la estantería del fondo a la derecha con la sección “Dragones“. Pero entonces, bajo el influjo del hechizo de “Pero es que es taaaaaaaaaaaaaan cuuuuuuuuuquiiiiiii” acabarás renovando el armario entero.

Veáse que el hechizo “Pero es que es taaaaaaaaaaaaaan cuuuuuuuuuquiiiiiii” en el caso de Mazmorra->Mazmorra es aún peor porque afecta a dos tallajes diferentes.

Por trauma experiencia personal, se recomienda dotar de personalidad a cada uno de los Lö-Båby. A pesar que hay factores ambientales que los Lö-Båby no pueden controlar, como que les vistan iguales cual Familia Trapp, ellos ya se encargarán de demostrar su personalidad y dejarte claro que no son fotocopias. 

Es curioso como los modelos Baby Ficus a pesar de no tener instaladas muchos de los módulos operativos aún en su paquete básico de serie, ya dejan claro que no son mini-Veteran@s y que todos los truquitos que funcionaban con El/La Veteran@ probablemente no sirvan con ell@s, así que deberás hacer borrón y cuenta nueva para leerte de nuevo las Instrucciones de Uso de tu nuevo Lö-Båby.




Sigue leyendo ->

Aprender a leer: ¿Cómo y cuando lo deben hacer los niños?

Todos asumimos hoy en día que el aprendizaje de la lectura es un proceso necesario en el desarrollo intelectual de los niños.
Sin embargo sigue habiendo alguna controversia sobre el método que se debería de usar y el momento en el que se debería de llevar a cabo el aprendizaje de la lectura.

Como padres llega un momento en el que nos preocupa el hecho de que nuestros peques tarden más que otros en aprender a leer y nos da miedo pensar que esto les puede provocar un retraso académico que les haga empezar con ‘mal pie’ su vida como estudiante.

Pero por lo general estos miedos son solamente eso: miedos con poco o ningún fundamento.

Para comprender mejor como se produce el proceso de aprendizaje de la lectura hay que entender primero una serie de cuestiones:

Cada persona es diferente

Lo primero que deberíamos tener en cuenta es que cada niño tiene su propia forma de evolucionar (sobre todo en los primeros años de su vida) y por lo tanto los plazos de aprendizaje deben siempre ser un tanto flexibles para adaptarse a la madurez de cada niño.
Unos niños aprenderán a leer antes y otros después.
No por eso nuestros peques van a ser mejores estudiantes o peores ni más listos o más tontos.

Cada país un mundo

El aprendizaje de la lectura se lleva a cabo a distintas edades dependiendo de los programas educativos que cada uno establezca.
En este aspecto hay cierta polémica, pues países con un mal rendimiento académico y una nefasta puntuación en cuestiones como la compresión de lectura (como puede ser España) empiezan antes que otros países como Finlandía que tienen un sistema educativo de los que mejores resultados dan en el mundo.
Y es curioso que en Finlandia, empezando un año más tarde el aprendizaje de la lectura el nivel de comprensión de lectura  está por encima del resto de países y por su puesto es muchísimo más alto que en España.

Para saber leer primero hay que saber hablar

Es imposible leer y escribir si primero no se sabe hablar correctamente, y es por eso que en el último año de infantil sea tan común que los niños necesiten alguna visita al logopeda.
Si no educan el oído correctamente para saber oír todos los fonemas no podrán reproducirlos… y si reproducen mal los fonemas no serán capaces de representarlos (al escribir) o interpretarlos (al leer).
Por eso a menudo es aconsejable obtener la valoración de un logopeda si en el último año de educación infantil (de 5 a 6 años) un niño todavía tiene dificultad para pronunciar ciertos fonemas o los confunde.
De otra forma partirá en desventaja al avanzar con la lectoescritura y eso si que le puede provocar un retraso en el proceso de aprendizaje así como frustración e incluso pérdida de interés por parte del niño.

El proceso natural

Independientemente del momento en el que empiece cada fase, si que podemos distinguir ciertos momentos en el desarrollo del niño.

Proceso del habla

  1. Emitir sonidos: esta primera forma de comunicación la llevamos a cabo al poco tiempo de nacer.
  2.  Silabeos: el clasico papapapapa o mamamamama. No en vano sus primeras palabras suelen estar formadas por una repetición de la misma sílaba.
  3. Palabras: en cuanto prendemos a pronunciar las sílabas pasamos a unirlas para formar palabras de las cuales vamos conociendo su significado.
  4. Frases sencillas: La ultima fase de este pre-aprendizaje de la lectura es la construción de frases, muy sencillas al principio que según va madurando el niño serán cada vez más complejas.

Proceso de lectura

Grafemas y Fonemas:

Durante esta fase el niño aprende a asociar los grafemas (los caracteres) con sus correspondientes fonemas (sonidos), y aprenden también a interpretar las distintas combinaciones de letras para formar sílabas así como sus sonidos.

Palabras:

El siguiente paso en el aprendizaje es aprender como, combinando estos fonemas podemos representar las palabras que conocemos con un significado propio

Frases y orden sintáctico:

Un paso más allá cuando tratamos de combinar las palabras que conocemos para construir frases que sean capaces de formar mensajes en sintaxis cada vez más complejas.

Comprensión lectora:

Más allá de la capacidad del niño de poder escribir o leer está la capacidad de comprender el mensaje de un texto. Esto requiere una capacidad de abstracción que se irá adquiriendo con la práctica y el habito de la lectura.

Redacción

El siguiente paso es aprender, además de a comprender textos de otros, a ser capaces de construir correctamente frases que representen nuestras ideas.

La lectura es un hábito

Hasta aquí hemos hablado de las capacidades previas necesarias y de las habilidades que irán adquiriendo los peques en el proceso de lectura… pero leer es mucho más que eso.

Para formar a un lector de verdad y que esta capacidad les suponga una ventaja en la vida, no nos debemos de conformar con crear la capacidad… hay que crear el hábito.

Solamente cultivando el gusto por la lectura conseguiremos que esto ocurra.

Vale, pero ¿como podemos inculcar este gusto por la lectura? ¿Cómo lo convertimos en un hábito?

Existen varias cosas que podemos hacer para que a nuestros pequeños les entusiasme la lectura en vez de verla como una obligación más:

1) Padres que leen

Desde que nacemos aprendemos a hacer la mayoría de las cosas por imitación. La lectura no es distinta.
Si un niño ve que sus padres leen tendrá una mayor predisposición a la lectura.
Pero ojo, el niño tiene que ver a unos padres a los que les gusta la lectura… no unos padres que simulan que les gusta la lectura.
Si su entorno familiar no acostumbra a leer, si no tienen ese hábito, de nada servirá disimular. Los niños lo perciben y al final no funciona: o bien porque esos padres no son capaces de mantener la farsa en el tiempo o bien porque simplemente no perciben la reacción de disfrute que notarán en sus padres los hijos de lectores habituales.
Siempre será preferible utilizar otra estrategia para tratar de que nuestros hijos lean antes que fingir que somos lo que no somos.

2) Gamificación

La gamificación es una técnica de marketing que se basa en aplicar las mecánicas propias del juego en aspectos no lúdicos.
Esta técnica la están utilizando en el colegio de Alonso en primero de primaria y me parece muy acertada para conseguir fomentar el gusto por la lectura a la vez que generar un cierto hábito.
La técnica se basa en lo siguiente:
El primer día los niños se llevan a casa un libro junto con un marcapáginas con forma de animal y una ficha.
El marcapáginas tendrá forma de animal que representa el nivel de lectura alcanzado por el niño.
Cuanto más rápido sea el animal del marcapáginas, mejor lector será al niño. Así, el primer marcapáginas es el de un caracol, el segundo una ardilla,… y así hasta el dragón que es el más rápido.

Además de un libro y el marcapáginas llevarán una ficha. En cada ficha hay espacio para rellenar con los datos de 3 libros. Una vez leido un libro se rellena uno de los apartados incluyendo:

  • Título del libro
  • Fecha de inicio de lectura
  • Fecha de fin de lectura
  • ¿Te gusto? SI/NO

Cuando se completa la ficha (es decir, cuando se han leído 3 libros) se pasa de fase y se cambia el marcapáginas por uno de un animal algo más rápido.

Esta mecánca de juego crea la competitividad suficiente como para que los niños sean capaces de tomar la lectura con ganas a la par que se genera un hábito de lector.

Sigue leyendo ->

Aprender a leer: ¿Cómo y cuando lo deben hacer los niños?

Todos asumimos hoy en día que el aprendizaje de la lectura es un proceso necesario en el desarrollo intelectual de los niños.
Sin embargo sigue habiendo alguna controversia sobre el método que se debería de usar y el momento en el que se debería de llevar a cabo el aprendizaje de la lectura.

Como padres llega un momento en el que nos preocupa el hecho de que nuestros peques tarden más que otros en aprender a leer y nos da miedo pensar que esto les puede provocar un retraso académico que les haga empezar con ‘mal pie’ su vida como estudiante.

Pero por lo general estos miedos son solamente eso: miedos con poco o ningún fundamento.

Para comprender mejor como se produce el proceso de aprendizaje de la lectura hay que entender primero una serie de cuestiones:

Cada persona es diferente

Lo primero que deberíamos tener en cuenta es que cada niño tiene su propia forma de evolucionar (sobre todo en los primeros años de su vida) y por lo tanto los plazos de aprendizaje deben siempre ser un tanto flexibles para adaptarse a la madurez de cada niño.
Unos niños aprenderán a leer antes y otros después.
No por eso nuestros peques van a ser mejores estudiantes o peores ni más listos o más tontos.

Cada país un mundo

El aprendizaje de la lectura se lleva a cabo a distintas edades dependiendo de los programas educativos que cada uno establezca.
En este aspecto hay cierta polémica, pues países con un mal rendimiento académico y una nefasta puntuación en cuestiones como la compresión de lectura (como puede ser España) empiezan antes que otros países como Finlandía que tienen un sistema educativo de los que mejores resultados dan en el mundo.
Y es curioso que en Finlandia, empezando un año más tarde el aprendizaje de la lectura el nivel de comprensión de lectura  está por encima del resto de países y por su puesto es muchísimo más alto que en España.

Para saber leer primero hay que saber hablar

Es imposible leer y escribir si primero no se sabe hablar correctamente, y es por eso que en el último año de infantil sea tan común que los niños necesiten alguna visita al logopeda.
Si no educan el oído correctamente para saber oír todos los fonemas no podrán reproducirlos… y si reproducen mal los fonemas no serán capaces de representarlos (al escribir) o interpretarlos (al leer).
Por eso a menudo es aconsejable obtener la valoración de un logopeda si en el último año de educación infantil (de 5 a 6 años) un niño todavía tiene dificultad para pronunciar ciertos fonemas o los confunde.
De otra forma partirá en desventaja al avanzar con la lectoescritura y eso si que le puede provocar un retraso en el proceso de aprendizaje así como frustración e incluso pérdida de interés por parte del niño.

El proceso natural

Independientemente del momento en el que empiece cada fase, si que podemos distinguir ciertos momentos en el desarrollo del niño.

Proceso del habla

  1. Emitir sonidos: esta primera forma de comunicación la llevamos a cabo al poco tiempo de nacer.
  2.  Silabeos: el clasico papapapapa o mamamamama. No en vano sus primeras palabras suelen estar formadas por una repetición de la misma sílaba.
  3. Palabras: en cuanto prendemos a pronunciar las sílabas pasamos a unirlas para formar palabras de las cuales vamos conociendo su significado.
  4. Frases sencillas: La ultima fase de este pre-aprendizaje de la lectura es la construción de frases, muy sencillas al principio que según va madurando el niño serán cada vez más complejas.

Proceso de lectura

Grafemas y Fonemas:

Durante esta fase el niño aprende a asociar los grafemas (los caracteres) con sus correspondientes fonemas (sonidos), y aprenden también a interpretar las distintas combinaciones de letras para formar sílabas así como sus sonidos.

Palabras:

El siguiente paso en el aprendizaje es aprender como, combinando estos fonemas podemos representar las palabras que conocemos con un significado propio

Frases y orden sintáctico:

Un paso más allá cuando tratamos de combinar las palabras que conocemos para construir frases que sean capaces de formar mensajes en sintaxis cada vez más complejas.

Comprensión lectora:

Más allá de la capacidad del niño de poder escribir o leer está la capacidad de comprender el mensaje de un texto. Esto requiere una capacidad de abstracción que se irá adquiriendo con la práctica y el habito de la lectura.

Redacción

El siguiente paso es aprender, además de a comprender textos de otros, a ser capaces de construir correctamente frases que representen nuestras ideas.

La lectura es un hábito

Hasta aquí hemos hablado de las capacidades previas necesarias y de las habilidades que irán adquiriendo los peques en el proceso de lectura… pero leer es mucho más que eso.

Para formar a un lector de verdad y que esta capacidad les suponga una ventaja en la vida, no nos debemos de conformar con crear la capacidad… hay que crear el hábito.

Solamente cultivando el gusto por la lectura conseguiremos que esto ocurra.

Vale, pero ¿como podemos inculcar este gusto por la lectura? ¿Cómo lo convertimos en un hábito?

Existen varias cosas que podemos hacer para que a nuestros pequeños les entusiasme la lectura en vez de verla como una obligación más:

1) Padres que leen

Desde que nacemos aprendemos a hacer la mayoría de las cosas por imitación. La lectura no es distinta.
Si un niño ve que sus padres leen tendrá una mayor predisposición a la lectura.
Pero ojo, el niño tiene que ver a unos padres a los que les gusta la lectura… no unos padres que simulan que les gusta la lectura.
Si su entorno familiar no acostumbra a leer, si no tienen ese hábito, de nada servirá disimular. Los niños lo perciben y al final no funciona: o bien porque esos padres no son capaces de mantener la farsa en el tiempo o bien porque simplemente no perciben la reacción de disfrute que notarán en sus padres los hijos de lectores habituales.
Siempre será preferible utilizar otra estrategia para tratar de que nuestros hijos lean antes que fingir que somos lo que no somos.

2) Gamificación

La gamificación es una técnica de marketing que se basa en aplicar las mecánicas propias del juego en aspectos no lúdicos.
Esta técnica la están utilizando en el colegio de Alonso en primero de primaria y me parece muy acertada para conseguir fomentar el gusto por la lectura a la vez que generar un cierto hábito.
La técnica se basa en lo siguiente:
El primer día los niños se llevan a casa un libro junto con un marcapáginas con forma de animal y una ficha.
El marcapáginas tendrá forma de animal que representa el nivel de lectura alcanzado por el niño.
Cuanto más rápido sea el animal del marcapáginas, mejor lector será al niño. Así, el primer marcapáginas es el de un caracol, el segundo una ardilla,… y así hasta el dragón que es el más rápido.

Además de un libro y el marcapáginas llevarán una ficha. En cada ficha hay espacio para rellenar con los datos de 3 libros. Una vez leido un libro se rellena uno de los apartados incluyendo:

  • Título del libro
  • Fecha de inicio de lectura
  • Fecha de fin de lectura
  • ¿Te gusto? SI/NO

Cuando se completa la ficha (es decir, cuando se han leído 3 libros) se pasa de fase y se cambia el marcapáginas por uno de un animal algo más rápido.

Esta mecánca de juego crea la competitividad suficiente como para que los niños sean capaces de tomar la lectura con ganas a la par que se genera un hábito de lector.

Sigue leyendo ->

Comienzos.

La vida tiene momentos, sensaciones y acciones. Cada paso que damos deja una marca indeleble, apenas perceptible en muchos casos pero que no se borra.
Todo aquello que hacemos afecta a nuestro entorno y todo lo que sucede en nuestro entorno nos marca.
Pasiones como la música, el cine o la fotografía hacen posible que podamos expresarnos.
En este rincón intentare expresarme y mediante mis fotos mostrare como me siento y aquello que siento ante esas imágenes.
Solo espero que alguien me acompañe en este viaje al fondo de los sentimientos y que disfrute tanto como yo.

Sigue leyendo ->

Comienzos.

La vida tiene momentos, sensaciones y acciones. Cada paso que damos deja una marca indeleble, apenas perceptible en muchos casos pero que no se borra.
Todo aquello que hacemos afecta a nuestro entorno y todo lo que sucede en nuestro entorno nos marca.
Pasiones como la música, el cine o la fotografía hacen posible que podamos expresarnos.
En este rincón intentare expresarme y mediante mis fotos mostrare como me siento y aquello que siento ante esas imágenes.
Solo espero que alguien me acompañe en este viaje al fondo de los sentimientos y que disfrute tanto como yo.

Sigue leyendo ->

El reto de #papiconcilia

 Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Tu problema es que no puedes conciliar la vida laboral con la familiar? Todo es conciliable en esta vida. Sólo hay que conciliar al lado brillante de la vida.

Conciliando, me paso el día conciliando. Y los jefes mientras tanto, no paran de molestar.”

Sr. Lobaska y los concilioides.

Hace poco me retaron a preparar un texto para #papiconcilia explicando como trato de conciliar mi vida profesional y personal. Ésta es la historia que les envié (siento repetir algunas historias):

Como sabéis, mi vida cambió hace 21 meses, pero más radicalmente hace 5 meses. Aún así, Dory y yo, parece que hemos conseguido encontrar una fórmula para sobrevivir: “Un padre, un niño” (Esta fórmula funciona con dos, a partir del tercero creo que deberíamos subcontratar padres).

Trataré de explicaros cómo CONCILIO mi vida laboral y familiar para poder ejercer de padre y colaborar con la crianza de Le Petit Terrorist y Penny. Esto es lo que sería un día “estándar”:

6:25: Suena el despertador. Me levanto Con-Ciliueño, con mucho conciliueño. Pero por no despertar a laTroupey yhe desarrollado una técnica ninja con la que moverme por la casa alumbrando ligeramente con la pantalla del móvil. Desde que soy padre soy el primero en llegar a trabajar. Esto supone varias ventajas: Desayuno solo y tranquilo, me voy cuando todavía todos duermen y la anarquía no ha invadido el hogar (cual rata cobarde). Y, obviamente, salgo antes para poder ayudar a Dory por las tardes cuando llegan las hordas de enanos sedientas de batalla de la Guardherejía.

7:42: Llego al trabajo y me tomo un café ConCiLieche con mis compañeras madres. Valoramos el nivel de Ojerismo de cada uno y nos pasamos parte de como ha ido la noche cada uno con sus respectivos Lö-Båby.

9:03:  Pido parte a Dory antes de entrar a la reunión del Concilio Vaticano II de cómo ha ido el momento “Release the Kraken” de Le Petit Terrorist en la Guardherejía y foto de Penny.

10:52: Pausa para desayunar un yogur ConCiliales. Aquí tiene lugar un ritual: nos sentamos en el office, ponemos los móviles sobre la mesa y empezamos a hacer pase de fotos de todos los Lö-Båby explicando:
A) Lunes-Miercóles: Actividades realizada el fin de semana anterior.
B) Jueves-Viernes: Planes de actividades para el siguiente fin de semana.
C) Cualquier día: Rituales sectarios de las Guardherejías
D) Cualquier día: Rutinas de a diario con los Lö-Båby.

12:17: Mientras reviso unos contratos de Conciliencialidad de unos clientes, pido nuevo parte a Dory de cómo va la mañana de las Single Ladies con Penny. Me envía el selfie diario de Dorysacando la lengua y Penny o durmiendo encima suyo la siesta mañanera o sacando aún más lengua que su madre.

13:47: Los habitantes de la galaxia Padremeda vamos a comer con los de la Galaxia Soltearus. Durante la comida los habitantes de ambas Galaxias debemos hacer un esfuerzo para poder mantener una conversación porque normalmente nos encontramos ConCilios problemas para encontrar un tema que sea mínimo denominador común para todos: nueva colección de ropa de  Lö-Båby de Mango (nop), inauguración nuevo pub musical (nop), cereales naturales buenos (nop), el último estreno de… (nop), el partido de fútbol (pse), la nueva del departamento de al lado (¡Ese, ese!).

16:47: Empiezo a cerrar temas para irme. El Comité Concilindical Paternal marca que aquellos asuntos que no han sido Concilisos, pueden esperar a mañana. Aunque recordad que es un consejo, no una norma, tampoco hace falta negarse al jefe a hacer una reunión a las 16:30 (de esas que te alegran tanto cuando ves la hora…). Sólo hay que ir recordándole muy Sui Generis que… ¡ERES PADRE! ¡Eres FATHERHOLIC, no WORKHOLIC!

[FIN DEL PRIMER ACTO: JORNADA LABORAL]

Momento para hacer un pipí y volvemos en 5 minutos.

[INICIO DEL SEGUNDO ACTO: JORNADA FAMILIAR]


17:32: Llego a casa, por suerte voy/ vbtengo una moto Con(650)Ciliondros y llego rápido al Parkelarre donde se reúnen los acólitos de la Guardherejía. Después de perseguir un rato a Le Petit Terrorist montado en su moto SinCiliondros, nos vamos para casa.

18:02: Es el momento Retociliando por el suelo. Por un lado tengo a Penny en su manta de actividades con quien me dedico a investigar todos los sonidos guturales que mi garganta es capaz de emitir tratando de arrancarle una sonrisa. Por el otro está Le Petit Terrorist quien orgulloso saca su Agenda de la mochila para destrozarla, pero antes conseguimos ver el parte del día:
Se lo ha comido √ todo; ha cagado [2] veces bien; ha dormido 1,30h. Comentarios: Ha estado contento y bien
Esta bella tradición se pierde con el tiempo. Así que yo decidí establecer mi agenda diaria, y cuando llego a casa le paso a Dory mi parte del día:
El Sr. Lobo se lo ha comido casi todo (Nota: Ha vuelto a apartar las habas del arroz), ha cagado [3] veces (al ritmo cafetero) un poco suelto; ha dormido 10 minutos durante la reunión de las 15h. Comentarios: Ha estado bien, pero se ha peleado un poco con los compis de facturación por un tema de es tuya/es mía

18:57: Hora de preparar el baño Conciliabón para hacer mucha espuma. Cuando tienes dos Lö-Båby, un plato de ducha y una bañerita-palangana la coreografía debe ser milimetrada:
Aparcar a Penny en la hamaquita. Meter a Le Petit Terrorist en la bañera. Enjabonarle con una mano mientras meces con la otra la hamaca porque gruñe.  Dejar a Le Petit Terrorist jugando con los muñecos. Desnudar a Penny. Cerrar la puerta de la ducha porque Le Petit Terroristlo está poniendo todo perdido. Acabar de desnudar a Penny. Hacerle carantoñas para que no se enfade por el frío (a pesar de tener la estufa en modo Infierno). Abrir la ducha. Apartar a Le Petit Terrorist. Meter a Penny. Enjabonar a Penny. Evitar que Le Petit Terrorist le dé un sopapo. Aclarar a Penny. Sujetar a Penny con una mano para que no se ahoge y coger la toalla con la otra. Cubrir a Penny. Calmar a Le Petit Terrorist porque le has dejado sólo. Hacer el triple mortal con Penny: Crema-Pañal-Pijama. Sacar/Secar a Le Petit Terrorist. Mecer a Penny en la hamaca porque tiene calor. Apagar la estufa. Respirar aire frío. Triple mortal con Le Petit Terrorist. Recolocar el tanga-pañal bien para evitar sorpresas. Coger a Penny en brazos. Secar el (poco) pelo de Le Petit Terrorist. Salir del baño con Penny llorando y Le Petit Terrorist peinado a lo Punset.
Baño superado.

19:17: Mientras los baño, Dory Concilia la cena de Le Petit Terrorist para que se enfríe un poco y se la pueda comer. Dory se sienta con él para darle la cena, de mientras yo, con Penny colgando en un brazo y en modo El Langi, empiezo a preparar nuestra cena. Pero siempre llega un momento en que necesito las dos manos, así que la aparco de nuevo en la hamaca. Entonces aparece el insurrecto de su hermano croqueta en mano por la cocina. Dory detrás gritándole que vuelva a su mesa para cenar. Pero éste va cual horda vikinga al grito de “Nennna, nennnna” directo a ver a su hermana. Penny le oye, y se hace la Zarigüeya para pasar desapercibida y evitar el Tete-Quizás, es decir el: Kiss-Kiss-Zas-Zas (la proporción de besos y bofetadas puede variar).

19:23: Penny se arranca a llorar. Repaso mentalmente el Teorema de Mogwai:
1) NO LES PUEDE DAR EL SOL (tiene sueño)
2) NO SE LES PUEDE MOJAR (toca cambio de Repositorio de Datos)
3) NO SE LES PUEDE DAR DE COMER DESPUÉS DE L@S 12 (segundos desde que dan el primer aviso que tienen hambre).
Viendo la hora deduzco que se trata de un combo 1+3. Como todavía no se agarra a las Biberhinas, hago un Conciliasapalabra y hacemos intercambio de Lö-Båby.

19:24: Me pongo con Le Petit Terrorist a acabar de darle la cena. Como ya está del segundo, estampa los guisantes contra la pared de un manotazo. Respiro. 1,2,3… Yo me Conciliamaré, 4,5,6… todos lo veréis.
Le Petit Terrorist cual estatua de Colón, alza su dedo señalando el infinito y dice: “¡ohú, ohú!” que en Soltearus quiere decir: “¡Yogur, Yogur!“. Le doy uno, y como es un pre-adolescente independiente se lo come él sólo. Tras distrubuir el Ohú en:
– 30% de acierto en la boca, 

– 35% encima del babero,

– 10% en la mesa, 

– 5% en el pelo,

– 7% en la cortina de la ventana y

– el restante 13% distribuido sobre el muñeco de Pocoyó, el peluche de Mic y servidor.
Decide que ya ha terminado.

20:07: Dulces conciliueños. Penny ya ha caido de un tetazo y yo me llevo a  a dormir. Así que empieza la juerga nocturna dividida en las siguientes fases:

1) Ingesta de Biberinhas.
2) Exaltación de la amistad: “Como te quiero”, “Que suerte haberte conocido”, “Eres el mejor del mundo mundial”, etc.
3) Cantos alegóricos “Nanas” y bailes regionales (de acunamiento).
4) A altas horas de la madrugada, la fase broncas: “Cállate la boca pedazo de cabr*$%·&”, “Vas a salir volando por la ventana”, etc.
5) Acabar desayunando en la churrería a las 5:30 de la mañana
6) Resaca y dolor de cabeza (probad a que os despierten a las 6:25 a.m. al rítmico son bachatero de DJ Bam Bam Mármol picando sartenes).
Pero a estas horas sólo llevamos a cabo del 1 al 3, y tras una selección de temazos de baladas heavies, cae.

20:47: No hay Lö-Båby. Solo personas adultas, o por lo menos algo que en su momento habían sido personas. Animados por la paz del hogar cenamos e INTENTAMOS mirar un capítulo de alguna Concilierie:

21:03: Minuto 16 del capítulo, Penny llora. Va Dory.
21:21: Dory vuelve. Le damos al Play.
21:27: Minuto 22 del capítulo. Penny vuelve a protestar. Va Dory.
21:38: Dory vuelve. Dice: “Ahora sí. Dale“.
21:57: Minuto 31 del capítulo. Penny gruñe. Dory me mira y dice: “Te toca“. Voy. La cojo en brazos, le pongo el chupete. Se calma. La meto de nuevo en la cuna ejerciendo la maniobra de Indiana Jones y el Templo Maldito. Vuelvo al comedor. Le doy al play.
22:07: Minuto 41 del capítulo. Penny gime. Dory se levanta y dice: “Es igual. Acabalo de ver tú y me cuentas“.
22:08: Acaba el capítulo. Me voy a la cama.

22:53: Concilio “el sueño”.

00:00: De repente suena el despertador. “Alguien” ha estado toquiteándolo y lo ha reprogramarlo. Cuando consigues bajar de 200 a 70 pulsaciones/minuto, te relajas y te vuelves a quedar dormido.

1:17: Me despiertan una voces en el baño. Me tapo con la sábana blindada anti-asesinos, pero recuerdo que soy padre y debo sacrificarme por el bien de mi descendencia. Armado de valor, voy al baño y me encuentras a la Ballena de juguete cantando y expulsando burbujas. Repaso mentalmente si nuestra casa ha sido construída sobre un cementerio indio, y como no me suena demasiado, descarto a priori un efecto Poltergeist. Intento apagar a la Ballena y como si del mismísimo Chucky se tratara no consigo desconectarla. Así que con la media neurona que tengo operativa no encuentro el destornillador para sacar las pilas. Miro a los ojos a la Ballena y ésta me dice algo que me eriza la piel: “Tralaralarí, tralaralarito, nos vamos a dar un bañito” (Lo sé, lo sé. La métrica de este bellísimo ballenísimo verso alejandrino pone los pelillos de punta). Valoro la opción de reventarla contra la pared del baño, pero ante la perspectiva del escándalo que puedo armar y que tampoco me apetece que después venga a hacerme Voodoo para poseer mi cuerpo al haberme explicado su secreto, opto por taparla con una toalla. No son horas de que la Ballena me esté contando su vida.

3:17: De repente empiezo a oír un Ssshrup-ssshrup-glup-flup-groop-oink (es una Oh-no!M’atopeia altamente difícil de definir) para los que no hayáis tenido el placer de oír nunca ese sonido que describo es como si una piara de cerdos resfriados estuviese dándose un festín de sorber spaghetti. Y ese hermoso cántico de sirenas tiene lugar a escasos centímetros de donde dormía tan plácidamente. Es Penny mamando.

4:40: Alguien/algo me agarra del pie. Ahogo un grito en la almohada. Es Le Petit Terrorist que viene a acoplarse. Lo llevo de nuevo a su cama.

4:42: Me dan unas palmaditas en la espalda. Le Petit Terrorist quiere subir a la cama de nuevo. Claudico y lo meto en nuestra cama.

5:17: Me despierta un pie que me patea la cara. Pongo a Le Petit Terrorist de nuevo en posición paralela a mí.

5:28: Me pegan una bofetada en toda la boca.

5:29: En un giro sonámbulo cual luchador de Wrestling, Le Petit Terrorist me da un cabezazo en la barriga.

5:46: Me falta el aire. El Lö-Båby bufanda me impide respirar.

5:53: Me empujan hasta quedar colgando del borde de la cama. Le Petit Terrorist ha adoptado la posición del Hombre de vitruvio.

6:17: Le Petit Terrorist se despierta llorando de hambre. Le preparo una Biberhina matinal.

6:23: Dejo la Biberhina en la mesita y me acuesto.

6:25: Suena el despertador. Volvemos a empezar






Sigue leyendo ->

El reto de #papiconcilia

 Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Tu problema es que no puedes conciliar la vida laboral con la familiar? Todo es conciliable en esta vida. Sólo hay que conciliar al lado brillante de la vida.

Conciliando, me paso el día conciliando. Y los jefes mientras tanto, no paran de molestar.”

Sr. Lobaska y los concilioides.

Hace poco me retaron a preparar un texto para #papiconcilia explicando como trato de conciliar mi vida profesional y personal. Ésta es la historia que les envié (siento repetir algunas historias):

Como sabéis, mi vida cambió hace 21 meses, pero más radicalmente hace 5 meses. Aún así, Dory y yo, parece que hemos conseguido encontrar una fórmula para sobrevivir: “Un padre, un niño” (Esta fórmula funciona con dos, a partir del tercero creo que deberíamos subcontratar padres).

Trataré de explicaros cómo CONCILIO mi vida laboral y familiar para poder ejercer de padre y colaborar con la crianza de Le Petit Terrorist y Penny. Esto es lo que sería un día “estándar”:

6:25: Suena el despertador. Me levanto Con-Ciliueño, con mucho conciliueño. Pero por no despertar a laTroupey yhe desarrollado una técnica ninja con la que moverme por la casa alumbrando ligeramente con la pantalla del móvil. Desde que soy padre soy el primero en llegar a trabajar. Esto supone varias ventajas: Desayuno solo y tranquilo, me voy cuando todavía todos duermen y la anarquía no ha invadido el hogar (cual rata cobarde). Y, obviamente, salgo antes para poder ayudar a Dory por las tardes cuando llegan las hordas de enanos sedientas de batalla de la Guardherejía.

7:42: Llego al trabajo y me tomo un café ConCiLieche con mis compañeras madres. Valoramos el nivel de Ojerismo de cada uno y nos pasamos parte de como ha ido la noche cada uno con sus respectivos Lö-Båby.

9:03:  Pido parte a Dory antes de entrar a la reunión del Concilio Vaticano II de cómo ha ido el momento “Release the Kraken” de Le Petit Terrorist en la Guardherejía y foto de Penny.

10:52: Pausa para desayunar un yogur ConCiliales. Aquí tiene lugar un ritual: nos sentamos en el office, ponemos los móviles sobre la mesa y empezamos a hacer pase de fotos de todos los Lö-Båby explicando:
A) Lunes-Miercóles: Actividades realizada el fin de semana anterior.
B) Jueves-Viernes: Planes de actividades para el siguiente fin de semana.
C) Cualquier día: Rituales sectarios de las Guardherejías
D) Cualquier día: Rutinas de a diario con los Lö-Båby.

12:17: Mientras reviso unos contratos de Conciliencialidad de unos clientes, pido nuevo parte a Dory de cómo va la mañana de las Single Ladies con Penny. Me envía el selfie diario de Dorysacando la lengua y Penny o durmiendo encima suyo la siesta mañanera o sacando aún más lengua que su madre.

13:47: Los habitantes de la galaxia Padremeda vamos a comer con los de la Galaxia Soltearus. Durante la comida los habitantes de ambas Galaxias debemos hacer un esfuerzo para poder mantener una conversación porque normalmente nos encontramos ConCilios problemas para encontrar un tema que sea mínimo denominador común para todos: nueva colección de ropa de  Lö-Båby de Mango (nop), inauguración nuevo pub musical (nop), cereales naturales buenos (nop), el último estreno de… (nop), el partido de fútbol (pse), la nueva del departamento de al lado (¡Ese, ese!).

16:47: Empiezo a cerrar temas para irme. El Comité Concilindical Paternal marca que aquellos asuntos que no han sido Concilisos, pueden esperar a mañana. Aunque recordad que es un consejo, no una norma, tampoco hace falta negarse al jefe a hacer una reunión a las 16:30 (de esas que te alegran tanto cuando ves la hora…). Sólo hay que ir recordándole muy Sui Generis que… ¡ERES PADRE! ¡Eres FATHERHOLIC, no WORKHOLIC!

[FIN DEL PRIMER ACTO: JORNADA LABORAL]

Momento para hacer un pipí y volvemos en 5 minutos.

[INICIO DEL SEGUNDO ACTO: JORNADA FAMILIAR]


17:32: Llego a casa, por suerte voy/ vbtengo una moto Con(650)Ciliondros y llego rápido al Parkelarre donde se reúnen los acólitos de la Guardherejía. Después de perseguir un rato a Le Petit Terrorist montado en su moto SinCiliondros, nos vamos para casa.

18:02: Es el momento Retociliando por el suelo. Por un lado tengo a Penny en su manta de actividades con quien me dedico a investigar todos los sonidos guturales que mi garganta es capaz de emitir tratando de arrancarle una sonrisa. Por el otro está Le Petit Terrorist quien orgulloso saca su Agenda de la mochila para destrozarla, pero antes conseguimos ver el parte del día:
Se lo ha comido √ todo; ha cagado [2] veces bien; ha dormido 1,30h. Comentarios: Ha estado contento y bien
Esta bella tradición se pierde con el tiempo. Así que yo decidí establecer mi agenda diaria, y cuando llego a casa le paso a Dory mi parte del día:
El Sr. Lobo se lo ha comido casi todo (Nota: Ha vuelto a apartar las habas del arroz), ha cagado [3] veces (al ritmo cafetero) un poco suelto; ha dormido 10 minutos durante la reunión de las 15h. Comentarios: Ha estado bien, pero se ha peleado un poco con los compis de facturación por un tema de es tuya/es mía

18:57: Hora de preparar el baño Conciliabón para hacer mucha espuma. Cuando tienes dos Lö-Båby, un plato de ducha y una bañerita-palangana la coreografía debe ser milimetrada:
Aparcar a Penny en la hamaquita. Meter a Le Petit Terrorist en la bañera. Enjabonarle con una mano mientras meces con la otra la hamaca porque gruñe.  Dejar a Le Petit Terrorist jugando con los muñecos. Desnudar a Penny. Cerrar la puerta de la ducha porque Le Petit Terroristlo está poniendo todo perdido. Acabar de desnudar a Penny. Hacerle carantoñas para que no se enfade por el frío (a pesar de tener la estufa en modo Infierno). Abrir la ducha. Apartar a Le Petit Terrorist. Meter a Penny. Enjabonar a Penny. Evitar que Le Petit Terrorist le dé un sopapo. Aclarar a Penny. Sujetar a Penny con una mano para que no se ahoge y coger la toalla con la otra. Cubrir a Penny. Calmar a Le Petit Terrorist porque le has dejado sólo. Hacer el triple mortal con Penny: Crema-Pañal-Pijama. Sacar/Secar a Le Petit Terrorist. Mecer a Penny en la hamaca porque tiene calor. Apagar la estufa. Respirar aire frío. Triple mortal con Le Petit Terrorist. Recolocar el tanga-pañal bien para evitar sorpresas. Coger a Penny en brazos. Secar el (poco) pelo de Le Petit Terrorist. Salir del baño con Penny llorando y Le Petit Terrorist peinado a lo Punset.
Baño superado.

19:17: Mientras los baño, Dory Concilia la cena de Le Petit Terrorist para que se enfríe un poco y se la pueda comer. Dory se sienta con él para darle la cena, de mientras yo, con Penny colgando en un brazo y en modo El Langi, empiezo a preparar nuestra cena. Pero siempre llega un momento en que necesito las dos manos, así que la aparco de nuevo en la hamaca. Entonces aparece el insurrecto de su hermano croqueta en mano por la cocina. Dory detrás gritándole que vuelva a su mesa para cenar. Pero éste va cual horda vikinga al grito de “Nennna, nennnna” directo a ver a su hermana. Penny le oye, y se hace la Zarigüeya para pasar desapercibida y evitar el Tete-Quizás, es decir el: Kiss-Kiss-Zas-Zas (la proporción de besos y bofetadas puede variar).

19:23: Penny se arranca a llorar. Repaso mentalmente el Teorema de Mogwai:
1) NO LES PUEDE DAR EL SOL (tiene sueño)
2) NO SE LES PUEDE MOJAR (toca cambio de Repositorio de Datos)
3) NO SE LES PUEDE DAR DE COMER DESPUÉS DE L@S 12 (segundos desde que dan el primer aviso que tienen hambre).
Viendo la hora deduzco que se trata de un combo 1+3. Como todavía no se agarra a las Biberhinas, hago un Conciliasapalabra y hacemos intercambio de Lö-Båby.

19:24: Me pongo con Le Petit Terrorist a acabar de darle la cena. Como ya está del segundo, estampa los guisantes contra la pared de un manotazo. Respiro. 1,2,3… Yo me Conciliamaré, 4,5,6… todos lo veréis.
Le Petit Terrorist cual estatua de Colón, alza su dedo señalando el infinito y dice: “¡ohú, ohú!” que en Soltearus quiere decir: “¡Yogur, Yogur!“. Le doy uno, y como es un pre-adolescente independiente se lo come él sólo. Tras distrubuir el Ohú en:
– 30% de acierto en la boca, 

– 35% encima del babero,

– 10% en la mesa, 

– 5% en el pelo,

– 7% en la cortina de la ventana y

– el restante 13% distribuido sobre el muñeco de Pocoyó, el peluche de Mic y servidor.
Decide que ya ha terminado.

20:07: Dulces conciliueños. Penny ya ha caido de un tetazo y yo me llevo a  a dormir. Así que empieza la juerga nocturna dividida en las siguientes fases:

1) Ingesta de Biberinhas.
2) Exaltación de la amistad: “Como te quiero”, “Que suerte haberte conocido”, “Eres el mejor del mundo mundial”, etc.
3) Cantos alegóricos “Nanas” y bailes regionales (de acunamiento).
4) A altas horas de la madrugada, la fase broncas: “Cállate la boca pedazo de cabr*$%·&”, “Vas a salir volando por la ventana”, etc.
5) Acabar desayunando en la churrería a las 5:30 de la mañana
6) Resaca y dolor de cabeza (probad a que os despierten a las 6:25 a.m. al rítmico son bachatero de DJ Bam Bam Mármol picando sartenes).
Pero a estas horas sólo llevamos a cabo del 1 al 3, y tras una selección de temazos de baladas heavies, cae.

20:47: No hay Lö-Båby. Solo personas adultas, o por lo menos algo que en su momento habían sido personas. Animados por la paz del hogar cenamos e INTENTAMOS mirar un capítulo de alguna Concilierie:

21:03: Minuto 16 del capítulo, Penny llora. Va Dory.
21:21: Dory vuelve. Le damos al Play.
21:27: Minuto 22 del capítulo. Penny vuelve a protestar. Va Dory.
21:38: Dory vuelve. Dice: “Ahora sí. Dale“.
21:57: Minuto 31 del capítulo. Penny gruñe. Dory me mira y dice: “Te toca“. Voy. La cojo en brazos, le pongo el chupete. Se calma. La meto de nuevo en la cuna ejerciendo la maniobra de Indiana Jones y el Templo Maldito. Vuelvo al comedor. Le doy al play.
22:07: Minuto 41 del capítulo. Penny gime. Dory se levanta y dice: “Es igual. Acabalo de ver tú y me cuentas“.
22:08: Acaba el capítulo. Me voy a la cama.

22:53: Concilio “el sueño”.

00:00: De repente suena el despertador. “Alguien” ha estado toquiteándolo y lo ha reprogramarlo. Cuando consigues bajar de 200 a 70 pulsaciones/minuto, te relajas y te vuelves a quedar dormido.

1:17: Me despiertan una voces en el baño. Me tapo con la sábana blindada anti-asesinos, pero recuerdo que soy padre y debo sacrificarme por el bien de mi descendencia. Armado de valor, voy al baño y me encuentras a la Ballena de juguete cantando y expulsando burbujas. Repaso mentalmente si nuestra casa ha sido construída sobre un cementerio indio, y como no me suena demasiado, descarto a priori un efecto Poltergeist. Intento apagar a la Ballena y como si del mismísimo Chucky se tratara no consigo desconectarla. Así que con la media neurona que tengo operativa no encuentro el destornillador para sacar las pilas. Miro a los ojos a la Ballena y ésta me dice algo que me eriza la piel: “Tralaralarí, tralaralarito, nos vamos a dar un bañito” (Lo sé, lo sé. La métrica de este bellísimo ballenísimo verso alejandrino pone los pelillos de punta). Valoro la opción de reventarla contra la pared del baño, pero ante la perspectiva del escándalo que puedo armar y que tampoco me apetece que después venga a hacerme Voodoo para poseer mi cuerpo al haberme explicado su secreto, opto por taparla con una toalla. No son horas de que la Ballena me esté contando su vida.

3:17: De repente empiezo a oír un Ssshrup-ssshrup-glup-flup-groop-oink (es una Oh-no!M’atopeia altamente difícil de definir) para los que no hayáis tenido el placer de oír nunca ese sonido que describo es como si una piara de cerdos resfriados estuviese dándose un festín de sorber spaghetti. Y ese hermoso cántico de sirenas tiene lugar a escasos centímetros de donde dormía tan plácidamente. Es Penny mamando.

4:40: Alguien/algo me agarra del pie. Ahogo un grito en la almohada. Es Le Petit Terrorist que viene a acoplarse. Lo llevo de nuevo a su cama.

4:42: Me dan unas palmaditas en la espalda. Le Petit Terrorist quiere subir a la cama de nuevo. Claudico y lo meto en nuestra cama.

5:17: Me despierta un pie que me patea la cara. Pongo a Le Petit Terrorist de nuevo en posición paralela a mí.

5:28: Me pegan una bofetada en toda la boca.

5:29: En un giro sonámbulo cual luchador de Wrestling, Le Petit Terrorist me da un cabezazo en la barriga.

5:46: Me falta el aire. El Lö-Båby bufanda me impide respirar.

5:53: Me empujan hasta quedar colgando del borde de la cama. Le Petit Terrorist ha adoptado la posición del Hombre de vitruvio.

6:17: Le Petit Terrorist se despierta llorando de hambre. Le preparo una Biberhina matinal.

6:23: Dejo la Biberhina en la mesita y me acuesto.

6:25: Suena el despertador. Volvemos a empezar






Sigue leyendo ->

El reto de #papiconcilia

 Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Tu problema es que no puedes conciliar la vida laboral con la familiar? Todo es conciliable en esta vida. Sólo hay que conciliar al lado brillante de la vida.

Conciliando, me paso el día conciliando. Y los jefes mientras tanto, no paran de molestar.”

Sr. Lobaska y los concilioides.

Hace poco me retaron a preparar un texto para #papiconcilia explicando como trato de conciliar mi vida profesional y personal. Ésta es la historia que les envié (siento repetir algunas historias):

Como sabéis, mi vida cambió hace 21 meses, pero más radicalmente hace 5 meses. Aún así, Dory y yo, parece que hemos conseguido encontrar una fórmula para sobrevivir: “Un padre, un niño” (Esta fórmula funciona con dos, a partir del tercero creo que deberíamos subcontratar padres).

Trataré de explicaros cómo CONCILIO mi vida laboral y familiar para poder ejercer de padre y colaborar con la crianza de Le Petit Terrorist y Penny. Esto es lo que sería un día “estándar”:

6:25: Suena el despertador. Me levanto Con-Ciliueño, con mucho conciliueño. Pero por no despertar a laTroupey yhe desarrollado una técnica ninja con la que moverme por la casa alumbrando ligeramente con la pantalla del móvil. Desde que soy padre soy el primero en llegar a trabajar. Esto supone varias ventajas: Desayuno solo y tranquilo, me voy cuando todavía todos duermen y la anarquía no ha invadido el hogar (cual rata cobarde). Y, obviamente, salgo antes para poder ayudar a Dory por las tardes cuando llegan las hordas de enanos sedientas de batalla de la Guardherejía.

7:42: Llego al trabajo y me tomo un café ConCiLieche con mis compañeras madres. Valoramos el nivel de Ojerismo de cada uno y nos pasamos parte de como ha ido la noche cada uno con sus respectivos Lö-Båby.

9:03:  Pido parte a Dory antes de entrar a la reunión del Concilio Vaticano II de cómo ha ido el momento “Release the Kraken” de Le Petit Terrorist en la Guardherejía y foto de Penny.

10:52: Pausa para desayunar un yogur ConCiliales. Aquí tiene lugar un ritual: nos sentamos en el office, ponemos los móviles sobre la mesa y empezamos a hacer pase de fotos de todos los Lö-Båby explicando:
A) Lunes-Miercóles: Actividades realizada el fin de semana anterior.
B) Jueves-Viernes: Planes de actividades para el siguiente fin de semana.
C) Cualquier día: Rituales sectarios de las Guardherejías
D) Cualquier día: Rutinas de a diario con los Lö-Båby.

12:17: Mientras reviso unos contratos de Conciliencialidad de unos clientes, pido nuevo parte a Dory de cómo va la mañana de las Single Ladies con Penny. Me envía el selfie diario de Dorysacando la lengua y Penny o durmiendo encima suyo la siesta mañanera o sacando aún más lengua que su madre.

13:47: Los habitantes de la galaxia Padremeda vamos a comer con los de la Galaxia Soltearus. Durante la comida los habitantes de ambas Galaxias debemos hacer un esfuerzo para poder mantener una conversación porque normalmente nos encontramos ConCilios problemas para encontrar un tema que sea mínimo denominador común para todos: nueva colección de ropa de  Lö-Båby de Mango (nop), inauguración nuevo pub musical (nop), cereales naturales buenos (nop), el último estreno de… (nop), el partido de fútbol (pse), la nueva del departamento de al lado (¡Ese, ese!).

16:47: Empiezo a cerrar temas para irme. El Comité Concilindical Paternal marca que aquellos asuntos que no han sido Concilisos, pueden esperar a mañana. Aunque recordad que es un consejo, no una norma, tampoco hace falta negarse al jefe a hacer una reunión a las 16:30 (de esas que te alegran tanto cuando ves la hora…). Sólo hay que ir recordándole muy Sui Generis que… ¡ERES PADRE! ¡Eres FATHERHOLIC, no WORKHOLIC!

[FIN DEL PRIMER ACTO: JORNADA LABORAL]

Momento para hacer un pipí y volvemos en 5 minutos.

[INICIO DEL SEGUNDO ACTO: JORNADA FAMILIAR]


17:32: Llego a casa, por suerte voy/ vbtengo una moto Con(650)Ciliondros y llego rápido al Parkelarre donde se reúnen los acólitos de la Guardherejía. Después de perseguir un rato a Le Petit Terrorist montado en su moto SinCiliondros, nos vamos para casa.

18:02: Es el momento Retociliando por el suelo. Por un lado tengo a Penny en su manta de actividades con quien me dedico a investigar todos los sonidos guturales que mi garganta es capaz de emitir tratando de arrancarle una sonrisa. Por el otro está Le Petit Terrorist quien orgulloso saca su Agenda de la mochila para destrozarla, pero antes conseguimos ver el parte del día:
Se lo ha comido √ todo; ha cagado [2] veces bien; ha dormido 1,30h. Comentarios: Ha estado contento y bien
Esta bella tradición se pierde con el tiempo. Así que yo decidí establecer mi agenda diaria, y cuando llego a casa le paso a Dory mi parte del día:
El Sr. Lobo se lo ha comido casi todo (Nota: Ha vuelto a apartar las habas del arroz), ha cagado [3] veces (al ritmo cafetero) un poco suelto; ha dormido 10 minutos durante la reunión de las 15h. Comentarios: Ha estado bien, pero se ha peleado un poco con los compis de facturación por un tema de es tuya/es mía

18:57: Hora de preparar el baño Conciliabón para hacer mucha espuma. Cuando tienes dos Lö-Båby, un plato de ducha y una bañerita-palangana la coreografía debe ser milimetrada:
Aparcar a Penny en la hamaquita. Meter a Le Petit Terrorist en la bañera. Enjabonarle con una mano mientras meces con la otra la hamaca porque gruñe.  Dejar a Le Petit Terrorist jugando con los muñecos. Desnudar a Penny. Cerrar la puerta de la ducha porque Le Petit Terroristlo está poniendo todo perdido. Acabar de desnudar a Penny. Hacerle carantoñas para que no se enfade por el frío (a pesar de tener la estufa en modo Infierno). Abrir la ducha. Apartar a Le Petit Terrorist. Meter a Penny. Enjabonar a Penny. Evitar que Le Petit Terrorist le dé un sopapo. Aclarar a Penny. Sujetar a Penny con una mano para que no se ahoge y coger la toalla con la otra. Cubrir a Penny. Calmar a Le Petit Terrorist porque le has dejado sólo. Hacer el triple mortal con Penny: Crema-Pañal-Pijama. Sacar/Secar a Le Petit Terrorist. Mecer a Penny en la hamaca porque tiene calor. Apagar la estufa. Respirar aire frío. Triple mortal con Le Petit Terrorist. Recolocar el tanga-pañal bien para evitar sorpresas. Coger a Penny en brazos. Secar el (poco) pelo de Le Petit Terrorist. Salir del baño con Penny llorando y Le Petit Terrorist peinado a lo Punset.
Baño superado.

19:17: Mientras los baño, Dory Concilia la cena de Le Petit Terrorist para que se enfríe un poco y se la pueda comer. Dory se sienta con él para darle la cena, de mientras yo, con Penny colgando en un brazo y en modo El Langi, empiezo a preparar nuestra cena. Pero siempre llega un momento en que necesito las dos manos, así que la aparco de nuevo en la hamaca. Entonces aparece el insurrecto de su hermano croqueta en mano por la cocina. Dory detrás gritándole que vuelva a su mesa para cenar. Pero éste va cual horda vikinga al grito de “Nennna, nennnna” directo a ver a su hermana. Penny le oye, y se hace la Zarigüeya para pasar desapercibida y evitar el Tete-Quizás, es decir el: Kiss-Kiss-Zas-Zas (la proporción de besos y bofetadas puede variar).

19:23: Penny se arranca a llorar. Repaso mentalmente el Teorema de Mogwai:
1) NO LES PUEDE DAR EL SOL (tiene sueño)
2) NO SE LES PUEDE MOJAR (toca cambio de Repositorio de Datos)
3) NO SE LES PUEDE DAR DE COMER DESPUÉS DE L@S 12 (segundos desde que dan el primer aviso que tienen hambre).
Viendo la hora deduzco que se trata de un combo 1+3. Como todavía no se agarra a las Biberhinas, hago un Conciliasapalabra y hacemos intercambio de Lö-Båby.

19:24: Me pongo con Le Petit Terrorist a acabar de darle la cena. Como ya está del segundo, estampa los guisantes contra la pared de un manotazo. Respiro. 1,2,3… Yo me Conciliamaré, 4,5,6… todos lo veréis.
Le Petit Terrorist cual estatua de Colón, alza su dedo señalando el infinito y dice: “¡ohú, ohú!” que en Soltearus quiere decir: “¡Yogur, Yogur!“. Le doy uno, y como es un pre-adolescente independiente se lo come él sólo. Tras distrubuir el Ohú en:
– 30% de acierto en la boca, 

– 35% encima del babero,

– 10% en la mesa, 

– 5% en el pelo,

– 7% en la cortina de la ventana y

– el restante 13% distribuido sobre el muñeco de Pocoyó, el peluche de Mic y servidor.
Decide que ya ha terminado.

20:07: Dulces conciliueños. Penny ya ha caido de un tetazo y yo me llevo a  a dormir. Así que empieza la juerga nocturna dividida en las siguientes fases:

1) Ingesta de Biberinhas.
2) Exaltación de la amistad: “Como te quiero”, “Que suerte haberte conocido”, “Eres el mejor del mundo mundial”, etc.
3) Cantos alegóricos “Nanas” y bailes regionales (de acunamiento).
4) A altas horas de la madrugada, la fase broncas: “Cállate la boca pedazo de cabr*$%·&”, “Vas a salir volando por la ventana”, etc.
5) Acabar desayunando en la churrería a las 5:30 de la mañana
6) Resaca y dolor de cabeza (probad a que os despierten a las 6:25 a.m. al rítmico son bachatero de DJ Bam Bam Mármol picando sartenes).
Pero a estas horas sólo llevamos a cabo del 1 al 3, y tras una selección de temazos de baladas heavies, cae.

20:47: No hay Lö-Båby. Solo personas adultas, o por lo menos algo que en su momento habían sido personas. Animados por la paz del hogar cenamos e INTENTAMOS mirar un capítulo de alguna Concilierie:

21:03: Minuto 16 del capítulo, Penny llora. Va Dory.
21:21: Dory vuelve. Le damos al Play.
21:27: Minuto 22 del capítulo. Penny vuelve a protestar. Va Dory.
21:38: Dory vuelve. Dice: “Ahora sí. Dale“.
21:57: Minuto 31 del capítulo. Penny gruñe. Dory me mira y dice: “Te toca“. Voy. La cojo en brazos, le pongo el chupete. Se calma. La meto de nuevo en la cuna ejerciendo la maniobra de Indiana Jones y el Templo Maldito. Vuelvo al comedor. Le doy al play.
22:07: Minuto 41 del capítulo. Penny gime. Dory se levanta y dice: “Es igual. Acabalo de ver tú y me cuentas“.
22:08: Acaba el capítulo. Me voy a la cama.

22:53: Concilio “el sueño”.

00:00: De repente suena el despertador. “Alguien” ha estado toquiteándolo y lo ha reprogramarlo. Cuando consigues bajar de 200 a 70 pulsaciones/minuto, te relajas y te vuelves a quedar dormido.

1:17: Me despiertan una voces en el baño. Me tapo con la sábana blindada anti-asesinos, pero recuerdo que soy padre y debo sacrificarme por el bien de mi descendencia. Armado de valor, voy al baño y me encuentras a la Ballena de juguete cantando y expulsando burbujas. Repaso mentalmente si nuestra casa ha sido construída sobre un cementerio indio, y como no me suena demasiado, descarto a priori un efecto Poltergeist. Intento apagar a la Ballena y como si del mismísimo Chucky se tratara no consigo desconectarla. Así que con la media neurona que tengo operativa no encuentro el destornillador para sacar las pilas. Miro a los ojos a la Ballena y ésta me dice algo que me eriza la piel: “Tralaralarí, tralaralarito, nos vamos a dar un bañito” (Lo sé, lo sé. La métrica de este bellísimo ballenísimo verso alejandrino pone los pelillos de punta). Valoro la opción de reventarla contra la pared del baño, pero ante la perspectiva del escándalo que puedo armar y que tampoco me apetece que después venga a hacerme Voodoo para poseer mi cuerpo al haberme explicado su secreto, opto por taparla con una toalla. No son horas de que la Ballena me esté contando su vida.

3:17: De repente empiezo a oír un Ssshrup-ssshrup-glup-flup-groop-oink (es una Oh-no!M’atopeia altamente difícil de definir) para los que no hayáis tenido el placer de oír nunca ese sonido que describo es como si una piara de cerdos resfriados estuviese dándose un festín de sorber spaghetti. Y ese hermoso cántico de sirenas tiene lugar a escasos centímetros de donde dormía tan plácidamente. Es Penny mamando.

4:40: Alguien/algo me agarra del pie. Ahogo un grito en la almohada. Es Le Petit Terrorist que viene a acoplarse. Lo llevo de nuevo a su cama.

4:42: Me dan unas palmaditas en la espalda. Le Petit Terrorist quiere subir a la cama de nuevo. Claudico y lo meto en nuestra cama.

5:17: Me despierta un pie que me patea la cara. Pongo a Le Petit Terrorist de nuevo en posición paralela a mí.

5:28: Me pegan una bofetada en toda la boca.

5:29: En un giro sonámbulo cual luchador de Wrestling, Le Petit Terrorist me da un cabezazo en la barriga.

5:46: Me falta el aire. El Lö-Båby bufanda me impide respirar.

5:53: Me empujan hasta quedar colgando del borde de la cama. Le Petit Terrorist ha adoptado la posición del Hombre de vitruvio.

6:17: Le Petit Terrorist se despierta llorando de hambre. Le preparo una Biberhina matinal.

6:23: Dejo la Biberhina en la mesita y me acuesto.

6:25: Suena el despertador. Volvemos a empezar






Sigue leyendo ->

Virus afrutados > Veterinarios > Farma&Cia y tiro porque me toc(i)a.

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.

¿Llega el frío y, con él, hordas de virus de los que no habías oído hablar jamás? Prepárate para sacar fluidos corporales por orificios que no sabías que existían. 


Winter is coming… But it’s not coming aloneTrae consigo cantidades de infecciones que te dejarán con más cara de muerto que un Caminante blanco.


Llega el frío y Lö-Båbies van a la Guardherejías como de si temporeros de fruta se trataran. Van a cosechar los virus de temporada. En consecuencia los padres vamos a depositar las nóminas extra en ese comercio donde venden drogas varias y te hacen compañía dándote consuelo con unas palmaditas en la espalda mientras pasan la VISA, la Farma&Cia.


Le Petit Terrorist volvió “a trabajar” el 7 de Enero, y en este mes ya nos ha aprovisionado la despensa con colirios, colutorios, antitérmicos, antiinflamatorios e inhaladores para tratar conjuntivitis, anginas, diarreas, bronquitis y, cito textualmente: “Enfermedad de Guardherejía” (tócate los huevos: 6 años de carrera + 4 de especialidad para diagnosticar Enfermedad de Guardherejía).


La última que HEMOS padecido en casa ha sido una Herpangina. A la práctica consiste en que se te pone la lengua como una lija para quitar goteles y tienes una sensación de que tu saliva, ya no es saliva, si no tabasco. ¿¿¿Alguien sabía que tu propio Lö-båby, el Vector de las plagas del mal, podía hacerte coger una infección en la lengua???


Con el calendario escolar deberían repartir el de los virus de temporada para irnos preparando. Cuando van a la Guardherejía entran con su bolsa como si de una frutería de tratase y allí la Líder de la Secta les debe atenter diciéndoles: 

“¡Ay nene, nene! Que me acaba de llegar una remesa de virus de conjuntitivitis buena, buena, buena… Te pongo medio kilo?“.


Entonces, una vez nuestro Lö-båby nos ha seleccionado las mejores piezas de virus, bacterias, hongos, parásitos y bichos no catalogados, bajo la premisa de Timón y Pumba: “Viscoso pero sabroso” empieza la peregrinación paternal…


La primera parada es la consulta donde:


A) En la sala de espera corren cachorros sueltos y hay que vigilar que no se muerdan o se acerquen entre ellos si no están vacunados.

B) A los cachorros que ya han ido previamente, y tienen más uso de conocimiento, se les puede ver el miedo en los ojos.

C) El profesional sanitario que te atiende debe subir a pulso al paciente a la camilla, inmovilizarlo mientras lo explora y vigilar que no se le mee encima.


Es decir, el Veterinario. Después de explorar a tu Lö-Båby te receta dos o tres medicinas para tratar al bicho de temporada. Antes de salir de la consulta es MUY importante que os hayan pesado y medido al Lö-Båby. ¡Y que os digan el percentil!. El veterinario SIEMPRE dirá: “Pero que esto no significa nada“, “Lo importante es que haga la curva“, etc. Sí, sí, todo muy bonito y toda la ciencia médica que quieras, ¡Pero a mí dime el percentil! ¡Que es con lo que compito con los otros padres!


Receta en mano, te vas a visitar a tu camella y confesora particular a la Farma&Cía(NdA: No entro en el tema de cuando se tienen que hacer viajes clandestinos vintage a Andorra para comprar vacunas “ilegales“). Así que cuando entras por la puerta, ella te mira y te dice: “¿Que toca esta vez?“, tú le das los jeroglíficos del veterinario y vuelcas la billetera encima del mostrador depositando todo el efectivo y tarjetas que llevas diciéndole: “Sírvete“. Si el año que viene Penny va a la Guardherejía junto con Le Petit Terrorist, según mis cálculos me sale más barato comprarme una Farma&Cía que seguir el ritmo actual.


Finalmente, una vez en casa toca la parte más complicada: Administrar las drogas. Lo primero es ponerse en modo Breaking Bad y “cocinarla“, y como yo en mi cocina tengo más estupefacientes que Walter White en su caravana ya soy todo un experto. Una vez tienes el chute preparado, debes aplicar tus aptitudes judocas de Antidisturbios y reducir a la pequeña masa enfurecida para:

– Abrirle un ojo con las pinzas de La Naranja Mecánica para echarle gotas.
– Dislocarle el cuello para administrar los puffs con la mascarilla de Darth Vader.
– Enchufarle el jeringazo de jarabe teniendo en cuenta que si A es el volumen de líquido inyectado y B el volumen de líquido escupido.

            – Si A>B damos por buena la toma

            – A=B hay que repetir la operación

            – A<B pasa algo raro, seguramente este vomitando del asco.


Una vez superado el bicho del momento, se dispondrá de un período de paz (sanitaria y económica) que puede oscilar entre 48h-72h hasta que llegue el siguiente virus de temporada.

Quien con niños colechea, infectado se levanta…


Sigue leyendo ->

Virus afrutados > Veterinarios > Farma&Cia y tiro porque me toc(i)a.

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.

¿Llega el frío y, con él, hordas de virus de los que no habías oído hablar jamás? Prepárate para sacar fluidos corporales por orificios que no sabías que existían. 


Winter is coming… But it’s not coming aloneTrae consigo cantidades de infecciones que te dejarán con más cara de muerto que un Caminante blanco.


Llega el frío y Lö-Båbies van a la Guardherejías como de si temporeros de fruta se trataran. Van a cosechar los virus de temporada. En consecuencia los padres vamos a depositar las nóminas extra en ese comercio donde venden drogas varias y te hacen compañía dándote consuelo con unas palmaditas en la espalda mientras pasan la VISA, la Farma&Cia.


Le Petit Terrorist volvió “a trabajar” el 7 de Enero, y en este mes ya nos ha aprovisionado la despensa con colirios, colutorios, antitérmicos, antiinflamatorios e inhaladores para tratar conjuntivitis, anginas, diarreas, bronquitis y, cito textualmente: “Enfermedad de Guardherejía” (tócate los huevos: 6 años de carrera + 4 de especialidad para diagnosticar Enfermedad de Guardherejía).


La última que HEMOS padecido en casa ha sido una Herpangina. A la práctica consiste en que se te pone la lengua como una lija para quitar goteles y tienes una sensación de que tu saliva, ya no es saliva, si no tabasco. ¿¿¿Alguien sabía que tu propio Lö-båby, el Vector de las plagas del mal, podía hacerte coger una infección en la lengua???


Con el calendario escolar deberían repartir el de los virus de temporada para irnos preparando. Cuando van a la Guardherejía entran con su bolsa como si de una frutería de tratase y allí la Líder de la Secta les debe atenter diciéndoles: 

“¡Ay nene, nene! Que me acaba de llegar una remesa de virus de conjuntitivitis buena, buena, buena… Te pongo medio kilo?“.


Entonces, una vez nuestro Lö-båby nos ha seleccionado las mejores piezas de virus, bacterias, hongos, parásitos y bichos no catalogados, bajo la premisa de Timón y Pumba: “Viscoso pero sabroso” empieza la peregrinación paternal…


La primera parada es la consulta donde:


A) En la sala de espera corren cachorros sueltos y hay que vigilar que no se muerdan o se acerquen entre ellos si no están vacunados.

B) A los cachorros que ya han ido previamente, y tienen más uso de conocimiento, se les puede ver el miedo en los ojos.

C) El profesional sanitario que te atiende debe subir a pulso al paciente a la camilla, inmovilizarlo mientras lo explora y vigilar que no se le mee encima.


Es decir, el Veterinario. Después de explorar a tu Lö-Båby te receta dos o tres medicinas para tratar al bicho de temporada. Antes de salir de la consulta es MUY importante que os hayan pesado y medido al Lö-Båby. ¡Y que os digan el percentil!. El veterinario SIEMPRE dirá: “Pero que esto no significa nada“, “Lo importante es que haga la curva“, etc. Sí, sí, todo muy bonito y toda la ciencia médica que quieras, ¡Pero a mí dime el percentil! ¡Que es con lo que compito con los otros padres!


Receta en mano, te vas a visitar a tu camella y confesora particular a la Farma&Cía(NdA: No entro en el tema de cuando se tienen que hacer viajes clandestinos vintage a Andorra para comprar vacunas “ilegales“). Así que cuando entras por la puerta, ella te mira y te dice: “¿Que toca esta vez?“, tú le das los jeroglíficos del veterinario y vuelcas la billetera encima del mostrador depositando todo el efectivo y tarjetas que llevas diciéndole: “Sírvete“. Si el año que viene Penny va a la Guardherejía junto con Le Petit Terrorist, según mis cálculos me sale más barato comprarme una Farma&Cía que seguir el ritmo actual.


Finalmente, una vez en casa toca la parte más complicada: Administrar las drogas. Lo primero es ponerse en modo Breaking Bad y “cocinarla“, y como yo en mi cocina tengo más estupefacientes que Walter White en su caravana ya soy todo un experto. Una vez tienes el chute preparado, debes aplicar tus aptitudes judocas de Antidisturbios y reducir a la pequeña masa enfurecida para:

– Abrirle un ojo con las pinzas de La Naranja Mecánica para echarle gotas.
– Dislocarle el cuello para administrar los puffs con la mascarilla de Darth Vader.
– Enchufarle el jeringazo de jarabe teniendo en cuenta que si A es el volumen de líquido inyectado y B el volumen de líquido escupido.

            – Si A>B damos por buena la toma

            – A=B hay que repetir la operación

            – A<B pasa algo raro, seguramente este vomitando del asco.


Una vez superado el bicho del momento, se dispondrá de un período de paz (sanitaria y económica) que puede oscilar entre 48h-72h hasta que llegue el siguiente virus de temporada.

Quien con niños colechea, infectado se levanta…


Sigue leyendo ->

Virus afrutados > Veterinarios > Farma&Cia y tiro porque me toc(i)a.

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.

¿Llega el frío y, con él, hordas de virus de los que no habías oído hablar jamás? Prepárate para sacar fluidos corporales por orificios que no sabías que existían. 


Winter is coming… But it’s not coming aloneTrae consigo cantidades de infecciones que te dejarán con más cara de muerto que un Caminante blanco.


Llega el frío y Lö-Båbies van a la Guardherejías como de si temporeros de fruta se trataran. Van a cosechar los virus de temporada. En consecuencia los padres vamos a depositar las nóminas extra en ese comercio donde venden drogas varias y te hacen compañía dándote consuelo con unas palmaditas en la espalda mientras pasan la VISA, la Farma&Cia.


Le Petit Terrorist volvió “a trabajar” el 7 de Enero, y en este mes ya nos ha aprovisionado la despensa con colirios, colutorios, antitérmicos, antiinflamatorios e inhaladores para tratar conjuntivitis, anginas, diarreas, bronquitis y, cito textualmente: “Enfermedad de Guardherejía” (tócate los huevos: 6 años de carrera + 4 de especialidad para diagnosticar Enfermedad de Guardherejía).


La última que HEMOS padecido en casa ha sido una Herpangina. A la práctica consiste en que se te pone la lengua como una lija para quitar goteles y tienes una sensación de que tu saliva, ya no es saliva, si no tabasco. ¿¿¿Alguien sabía que tu propio Lö-båby, el Vector de las plagas del mal, podía hacerte coger una infección en la lengua???


Con el calendario escolar deberían repartir el de los virus de temporada para irnos preparando. Cuando van a la Guardherejía entran con su bolsa como si de una frutería de tratase y allí la Líder de la Secta les debe atenter diciéndoles: 

“¡Ay nene, nene! Que me acaba de llegar una remesa de virus de conjuntitivitis buena, buena, buena… Te pongo medio kilo?“.


Entonces, una vez nuestro Lö-båby nos ha seleccionado las mejores piezas de virus, bacterias, hongos, parásitos y bichos no catalogados, bajo la premisa de Timón y Pumba: “Viscoso pero sabroso” empieza la peregrinación paternal…


La primera parada es la consulta donde:


A) En la sala de espera corren cachorros sueltos y hay que vigilar que no se muerdan o se acerquen entre ellos si no están vacunados.

B) A los cachorros que ya han ido previamente, y tienen más uso de conocimiento, se les puede ver el miedo en los ojos.

C) El profesional sanitario que te atiende debe subir a pulso al paciente a la camilla, inmovilizarlo mientras lo explora y vigilar que no se le mee encima.


Es decir, el Veterinario. Después de explorar a tu Lö-Båby te receta dos o tres medicinas para tratar al bicho de temporada. Antes de salir de la consulta es MUY importante que os hayan pesado y medido al Lö-Båby. ¡Y que os digan el percentil!. El veterinario SIEMPRE dirá: “Pero que esto no significa nada“, “Lo importante es que haga la curva“, etc. Sí, sí, todo muy bonito y toda la ciencia médica que quieras, ¡Pero a mí dime el percentil! ¡Que es con lo que compito con los otros padres!


Receta en mano, te vas a visitar a tu camella y confesora particular a la Farma&Cía(NdA: No entro en el tema de cuando se tienen que hacer viajes clandestinos vintage a Andorra para comprar vacunas “ilegales“). Así que cuando entras por la puerta, ella te mira y te dice: “¿Que toca esta vez?“, tú le das los jeroglíficos del veterinario y vuelcas la billetera encima del mostrador depositando todo el efectivo y tarjetas que llevas diciéndole: “Sírvete“. Si el año que viene Penny va a la Guardherejía junto con Le Petit Terrorist, según mis cálculos me sale más barato comprarme una Farma&Cía que seguir el ritmo actual.


Finalmente, una vez en casa toca la parte más complicada: Administrar las drogas. Lo primero es ponerse en modo Breaking Bad y “cocinarla“, y como yo en mi cocina tengo más estupefacientes que Walter White en su caravana ya soy todo un experto. Una vez tienes el chute preparado, debes aplicar tus aptitudes judocas de Antidisturbios y reducir a la pequeña masa enfurecida para:

– Abrirle un ojo con las pinzas de La Naranja Mecánica para echarle gotas.
– Dislocarle el cuello para administrar los puffs con la mascarilla de Darth Vader.
– Enchufarle el jeringazo de jarabe teniendo en cuenta que si A es el volumen de líquido inyectado y B el volumen de líquido escupido.

            – Si A>B damos por buena la toma

            – A=B hay que repetir la operación

            – A<B pasa algo raro, seguramente este vomitando del asco.


Una vez superado el bicho del momento, se dispondrá de un período de paz (sanitaria y económica) que puede oscilar entre 48h-72h hasta que llegue el siguiente virus de temporada.

Quien con niños colechea, infectado se levanta…


Sigue leyendo ->

Los 4 estados del bebé

Empiezo a tener la teoría de que los bebés tienen cuatro estados naturales, a saber: comer, cagar, dormir y llorar.

El primero es evidente, un recién nacido come continuamente. Lo que los pediatras llaman «a demanda». Y vaya sí demandan. El tiempo máximo que te indican que debe pasar entre tomas es de cuatro horas. Pero tranquilo, deja el reloj quieto, porque no aguantan más de dos. Y eso sin contar que las tomas pueden ser fácilmente de media hora, pero el tiempo entre tomas se calcula desde que se le ofrece el pecho, así que el tiempo libre no llega a ser más de hora y media. Al final vas por la calle y no ves escotes, ves coronillas de bebé.
El segundo estado es cagando. Puede parecer que no, que es sólo algo que hacen eventualmente, pero seguro que la pobre enfermera a la que mi pequeña cagó tres veces y orinó otra mientas trataba de medirla para su revisión me da la razón. 
Antes de tener un bebé tú piensas que duermen y duermen día y noche. Pero no es exactamente así. Duermen cuando los llevas al médico porque llevan horas llorando, cuando vienen visitas, cuando tratas de sacarle los gases para que duerman bien… Pero cuando tú quieras que duerman, cuando necesites que duerman, estarán en cualquier otro estado, generalmente en el cuarto. Llorando.
Y llegamos al estado favorito de los bebés. Llorando. Cierto es que llorar es la única manera que tienen de mostrarnos sus necesidades, pero a las tres de la mañana, cuando mi mujer y yo llevamos hora y media turnándonos para oír como berrea al oído mientras tratas de acunarla, cantarle nanas, darle masaje, cambiarle el pañal, pasearla, darle el chupete, mirar si tiene calor, mirar si tiene frío… A estas horas nosotros también tenemos ganas de llorar.
¿Es que es tanto pedir que tenga un estado de vigilia sin llantos? ¿Aunque sea en brazos?
Pero todo esto tiene una parte buena, aprovechas mejor el tiempo. Son las tres y media de la mañana y aquí estoy escribiendo. Hay que ver el lado bueno de las cosas.
Sigue leyendo ->

Los 4 estados del bebé

Empiezo a tener la teoría de que los bebés tienen cuatro estados naturales, a saber: comer, cagar, dormir y llorar.

El primero es evidente, un recién nacido come continuamente. Lo que los pediatras llaman «a demanda». Y vaya sí demandan. El tiempo máximo que te indican que debe pasar entre tomas es de cuatro horas. Pero tranquilo, deja el reloj quieto, porque no aguantan más de dos. Y eso sin contar que las tomas pueden ser fácilmente de media hora, pero el tiempo entre tomas se calcula desde que se le ofrece el pecho, así que el tiempo libre no llega a ser más de hora y media. Al final vas por la calle y no ves escotes, ves coronillas de bebé.
El segundo estado es cagando. Puede parecer que no, que es sólo algo que hacen eventualmente, pero seguro que la pobre enfermera a la que mi pequeña cagó tres veces y orinó otra mientas trataba de medirla para su revisión me da la razón. 
Antes de tener un bebé tú piensas que duermen y duermen día y noche. Pero no es exactamente así. Duermen cuando los llevas al médico porque llevan horas llorando, cuando vienen visitas, cuando tratas de sacarle los gases para que duerman bien… Pero cuando tú quieras que duerman, cuando necesites que duerman, estarán en cualquier otro estado, generalmente en el cuarto. Llorando.
Y llegamos al estado favorito de los bebés. Llorando. Cierto es que llorar es la única manera que tienen de mostrarnos sus necesidades, pero a las tres de la mañana, cuando mi mujer y yo llevamos hora y media turnándonos para oír como berrea al oído mientras tratas de acunarla, cantarle nanas, darle masaje, cambiarle el pañal, pasearla, darle el chupete, mirar si tiene calor, mirar si tiene frío… A estas horas nosotros también tenemos ganas de llorar.
¿Es que es tanto pedir que tenga un estado de vigilia sin llantos? ¿Aunque sea en brazos?
Pero todo esto tiene una parte buena, aprovechas mejor el tiempo. Son las tres y media de la mañana y aquí estoy escribiendo. Hay que ver el lado bueno de las cosas.
Sigue leyendo ->

Un bebé muy educado.

Retomando un viejo post sobre Cortesía poco frecuentel
Me dí cuenta que llevo de 2-2.

¿Sabes lo que me gusta del bebé?

Bueno, sí,
Que tiene un fabuloso y precioso cabello rubio, de grueso pelo…

[[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

Sigue leyendo ->

Un bebé muy educado.

Retomando un viejo post sobre Cortesía poco frecuentel
Me dí cuenta que llevo de 2-2.

¿Sabes lo que me gusta del bebé?

Bueno, sí,
Que tiene un fabuloso y precioso cabello rubio, de grueso pelo…

[[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

Sigue leyendo ->

A los niños no siempre les gustan nuestras ocurrencias

Está claro que nuestros hijos NO siempre están de acuerdo con lo que a nosotros nos gusta, mucho menos cuando esto involucra a su pequeña persona.

Sabemos también que los niños siempre han tenido muy presente que existe la manera de hacernos saber cuándo algo no les gusta, y mira que nos enteramos por qué me refiero a que ellos saben cuándo llorar, también habrás notado que esto por lo general  solo pasará cuando se siente incómodo, acalorado o irritado, de ahí que los adultos tengamos arraigada la idea que en la mayoría de los casos “ellos aún no se darán cuenta de lo que les hacemos si nos les incomoda” y así es que nos atrevemos ponerles o hacerles cualquier cosa que se nos ocurra.

En nuestro caso Matt ha sido vestido de diversos trajes y disfraces que hasta el momento no lo han incomodado tanto, ¿Cuál es la razón de que lo vistamos así? Bueno, porque la ocasión lo amerita, porque ese trajecito de monstruo estaba calentito y había estado muy frío el clima, porque el gorrito lo hace parecer un león, o por el pretexto que quieran, nuestros hijos alguna vez serán nuestros pequeños experimentos, nos reiremos de ellos en mas de una ocasión y tanto como ellos no se den cuenta de lo graciosos que los hacemos ver.

Aunque como lo digo, Matías no es un niño muy llorón también sabe decir cuando algo le molesta, ¿la última ocasión? Cuando pensamos que ya no debía lucir su cabellera parchada por su mudada de cabello y entonces lo llevamos a su primer rape (corte de cabello), podría decirles que noté que no le gustaba la idea, el simple hecho de ver su cara basta para saberlo.

Llegará ese día tan poco deseado en el que ellos decidirán que ponerse y en ese momento nos daremos cuenta que han crecido. Disfrutemos a nuestros niños y no dejemos que nadie nos diga que podemos o no ponerles, recuerden que como sus padres no estamos dispuestos a hacerles daño y por supuesto que un pequeño traje de zebra no lastimara a nadie, aunque si les ponen esta cara es mejor no volverlo a hacer, a “alguien” no le parece divertido tanto como a ti.

¿Haz usado algún disfraz en contra de la voluntad de tus hijos? Cuéntame

PapáDe1ra

Sigue leyendo ->

A los niños no siempre les gustan nuestras ocurrencias

Está claro que nuestros hijos NO siempre están de acuerdo con lo que a nosotros nos gusta, mucho menos cuando esto involucra a su pequeña persona.

Sabemos también que los niños siempre han tenido muy presente que existe la manera de hacernos saber cuándo algo no les gusta, y mira que nos enteramos por qué me refiero a que ellos saben cuándo llorar, también habrás notado que esto por lo general  solo pasará cuando se siente incómodo, acalorado o irritado, de ahí que los adultos tengamos arraigada la idea que en la mayoría de los casos “ellos aún no se darán cuenta de lo que les hacemos si nos les incomoda” y así es que nos atrevemos ponerles o hacerles cualquier cosa que se nos ocurra.

En nuestro caso Matt ha sido vestido de diversos trajes y disfraces que hasta el momento no lo han incomodado tanto, ¿Cuál es la razón de que lo vistamos así? Bueno, porque la ocasión lo amerita, porque ese trajecito de monstruo estaba calentito y había estado muy frío el clima, porque el gorrito lo hace parecer un león, o por el pretexto que quieran, nuestros hijos alguna vez serán nuestros pequeños experimentos, nos reiremos de ellos en mas de una ocasión y tanto como ellos no se den cuenta de lo graciosos que los hacemos ver.

Aunque como lo digo, Matías no es un niño muy llorón también sabe decir cuando algo le molesta, ¿la última ocasión? Cuando pensamos que ya no debía lucir su cabellera parchada por su mudada de cabello y entonces lo llevamos a su primer rape (corte de cabello), podría decirles que noté que no le gustaba la idea, el simple hecho de ver su cara basta para saberlo.

Llegará ese día tan poco deseado en el que ellos decidirán que ponerse y en ese momento nos daremos cuenta que han crecido. Disfrutemos a nuestros niños y no dejemos que nadie nos diga que podemos o no ponerles, recuerden que como sus padres no estamos dispuestos a hacerles daño y por supuesto que un pequeño traje de zebra no lastimara a nadie, aunque si les ponen esta cara es mejor no volverlo a hacer, a “alguien” no le parece divertido tanto como a ti.

¿Haz usado algún disfraz en contra de la voluntad de tus hijos? Cuéntame

PapáDe1ra

Sigue leyendo ->

Decálogo de la Sucia Rata

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.

¿Echas de menos tener un rato para ti mismo? Éstas son las confesiones de una sucia rata.

Cuando uno es padre va viendo cómo su “Tiempo Libre” se reduce de manera lineal a medida que los Lö-Båbies se van haciendo mayores y exponencialmente a medida que aumenta el número de Lö-Båbiesen el hogar. El concepto Tiempo Libre en la Galaxia Soltearus es de sobras conocido para realizar actividades ociosas, culturales o alcohólicas. Pero para los habitantes de la Galaxia Soltearus, os explicaremos que el concepto Tiempo Libre en la Galaxia de Padremeda se invierte en actividades tan apasionantes para vosotros como: cortarse las uñas, comer usando cuchillo y tenedor a la vez o, simplemente, sentarse.

La escasez de Tiempo Libre entre padres, hace que éstos deban recurrir a sucias técnicas para obtener minutos para uso propio y esto desgraciadamente pasa por hacerse el loco y robárselos a tu partener. Existe una guerra clandestina paternal. Una guerra completamente tabú de la que no se puede y no se debe hablar, ya que en caso de hacerlo requería de la intervención de la OTAN, la ONU y del Tribunal de la Haya para revisar el cómputo de minutos de cada una de las partes.

La colección de sucias técnicas para robar minutos a tu pareja se rige por “El Decálogo de la Sucia Rata”, que consta de los siguientes puntos:

1. “No puedo, estoy con…

Atender a un Lö-Båby te exime de cualquier otra responsabilidad. Es lo que se conoce como un Padre Aforado.

Esta técnica, a priori, es cierta, es decir, si estás cambiando Repositorios de Datos, dando de comer o pasando por el túnel de lavado a un Lö-Båby, a menos que tengas un cromosoma XX, no te da para hacer nada más. Los hombres no somos multifuncionales.

La versión sucia de esta técnica, pasa cuando tienes un Lö-Båby Modelo Baby Ficus y está en estado comatoso. Si te obligan a depositarlo en su jaula, pellízcale justo antes de retirarte. Llorará y tendrás que consolarlo de nuevo, pero te acogerás a la Enmienda paternal de “No lo puedo soltar, que llora“. Pero una vez calmado de nuevo, podrás desentenderte de todo quehacer mientras te sientas en el sofá a ver la tele, eso sí, en modo Cervantes, pero libre. Y sentado en el sofá (si tu Modelo Baby Ficus permite que te sientes, por supuesto).

2. “Ya lo meto yo a dormir”

Esta técnica hay que hacerla con sumo sigilo. La maniobra consiste en acostar al Lö-Båby en su cama y una vez ha caído, hacer ver que se está cantando o leyendo un cuento para aprovechar para ponerte al día de redes sociales, escribir entradas, echar unas partidillas o cualquier actividad que se pueda hacer con la luz de la pantalla al mínimo. 

 

3. “¡Yo, yo, yo!”

Está técnica es de las más viles y ruines. Consiste en ofrecerse voluntario para todos los viajes y desplazamientos que haya en tu empresa. Lo peor de esta técnica no es el abandono del hogar por una o varias noches, lo peor es que hay bofetadas entre padres voluntarios para conseguir estos viajes… Pensad que un viaje con pernoctación es un premio de lotería con: Dormir 8 horas seguidas (sin pipís, aguas o Biberinhas), cenar/comer tranquilo en un restaurante, ducharte y cagar sin contrarreloj e incluso, en el peor de los casos, ¡poder hacer una escapadita furtiva al cine!

4. “Ya sabes que yo, esto no… Tú lo haces mucho mejor”

O también denominado Declararse inútil. Esta técnica milenaria es usada desde que la pareja es pareja y convive bajo un mismo techo. Los de Galaxia Soltearus que convivís en pareja ya la conocéis, consiste, por ejemplo, en decir voy a planchar y delante de tu pareja te estás 55 minutos planchando una camisa. Llegará un punto en que la pareja ante el desespero de verte dirá: “¡Anda! ¡Trae! ya lo hago yo que no acabarás ni mañana“. Ya lo tenéis. Sois oficialmente inútiles planchando y estais exentos sine die de esta tarea.

Este mismo concepto sirve en la Galaxia de Padremeda y hay que establecer las bases rápido de todo aquello en lo que uno Se declara inútil como por ejemplo cortar las uñas de los pequeños Lobeznos.

5. “Zzzzzzzz”

Simular un estado de coma Glasgow 5 es una técnica budista que muchos padres hemos desarrollado. Podemos hacernos los dormidos incluso con un Lö-Båby haciendo un zapateado a lo Joaquín Cortés encima de nuestra cara.

Pero, amigos padres, hay que vigilar porque existe una contra-técnica usada por las madres. Se llama “Buscar temita” y la usan para comprobar si estás fingiendo. Si es un “Buscar temita” farolero, la habéis cagado: implicará que os tocará levantaros y encima perderéis casi toda credibilidad. Pero, ¿Quién se la juega a quedarse sin tener un “Temita Ninja” por dormir? Sucias contra-técnicas ratas…

6. “¡Ya voy yo!”

Suele suceder que los abuelos de los Lö-Båby quieren aprovechar al máximo los ratos que comparten con ellos hasta tal punto que se ofrecen voluntarios para cambiar Respositorios de Datos o pelearse para dar las comidas… ¿¿Quienes somos nosotros para privarles de tan magnos eventos??

Sentaos, abríos una VollDamm y disfrutad de la paz de que os cuiden a los Lö-Båby.

7. “¡Ya bajo yo!”

Que resulta que preparando la cena faltan huevos, ¡Ya bajo yo al súper!.

Que nos hemos quedado sin drogas, ¡Ya bajo yo a la Farma&Cia!.

Que pedimos una pizza para cenar, ¡Sale mucho más barato si la vas a buscar!¡Ya bajo yo a la pizzería! etc. Esta técnica hay que gestionarla bien para que no cante mucho, es decir tienes que hacer un recado sí, uno no. Consiste en aprovechar para bajar a hacer los recados y alegar que “No quedaban y he tenido que ir a otro lado” para tomarte una cañita rápida en el bar de la esquina. Es lo que se conoce como un Kiki(nto) rápido.

8. “Antes entro, antes salgo”

Madrugar. Desde que soy padre soy el primero en llegar a trabajar. Esto supone varias ventajas: Desayuno solo y tranquilo, me voy cuando todavía todos duermen y la anarquía no ha invadido el hogar. Y, obviamente, salgo antes. La contra es que tanto madrugar hace que mi Happy Hour (tiempo entre que se acuestan los enanos y caes tu) haya mermado considerablemente. Este punto también puede darse a la invirtiendo los factores: Trasnochar para alargar la Happy Hour, pero a costa de que te acoten los “5 minutos más” mañaneros.

9. “Vale, pero está me la cobraré”

En la guerra clandestina paternal, a veces se dan Tratados de paz en los que se negocian términos y condiciones en los que una de las partes se hace cargo de todo cediendo a la otra parte Tiempo Libre, generalmente para actividades de ocio. Este tratado se firma siempre bajo el lema “Vale, pero esta me la cobraré”.

En estas negociaciones los padres hemos de saber utilizar el multiplicador de Parchís: Por cada vez que te comes un marrón de quedarte SOLO con los Lo-Babies, (si, ¡SOLO! sin tetas, ni pelazo y con tus Lö-Båbies clamando al cielo: “mammmmma, mammmmmma”) hace que cuentes 20 las que te vas a cobrar a cambio.
Los padres tenemos el factor Drama Queen que nos permite usar este multiplicador de Parchís.

10. “Aaaaargggg”

Te encierras en el baño y finges que tienes diarrea para tener un descanso de 5 minutos.

Hay que vigilar con no abusar de esta técnica, porque puede llegar un punto en que:

– Te salga el arroz blanco por la orejas

– Te echen de comer pienso porque te pareces más a una oca que a un humano.

Otra de las dificultades de esta técnica es que el concepto “encerrar” en el baño es prácticamente imposible. Los Lö-Båbiessuelen tener obsesión con que esté todo abierto o cerrado pero con ellos dentro. Lo cual hace que la poca privacidad que tenías en tu Trono quede completamente anulada. Y no os penséis que el que haya menos oxígeno que en las duchas de Auschwitz los amedrentará…

Cabe destacar que los puntos de “El Decálogo de la Sucia Rata” para lo obtención de Tiempo Libre” aquí descritos pueden variar de padre a padre adaptándoselos según condiciones laborales o familiares.

Sigue leyendo ->

Decálogo de la Sucia Rata

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.

¿Echas de menos tener un rato para ti mismo? Éstas son las confesiones de una sucia rata.

Cuando uno es padre va viendo cómo su “Tiempo Libre” se reduce de manera lineal a medida que los Lö-Båbies se van haciendo mayores y exponencialmente a medida que aumenta el número de Lö-Båbiesen el hogar. El concepto Tiempo Libre en la Galaxia Soltearus es de sobras conocido para realizar actividades ociosas, culturales o alcohólicas. Pero para los habitantes de la Galaxia Soltearus, os explicaremos que el concepto Tiempo Libre en la Galaxia de Padremeda se invierte en actividades tan apasionantes para vosotros como: cortarse las uñas, comer usando cuchillo y tenedor a la vez o, simplemente, sentarse.

La escasez de Tiempo Libre entre padres, hace que éstos deban recurrir a sucias técnicas para obtener minutos para uso propio y esto desgraciadamente pasa por hacerse el loco y robárselos a tu partener. Existe una guerra clandestina paternal. Una guerra completamente tabú de la que no se puede y no se debe hablar, ya que en caso de hacerlo requería de la intervención de la OTAN, la ONU y del Tribunal de la Haya para revisar el cómputo de minutos de cada una de las partes.

La colección de sucias técnicas para robar minutos a tu pareja se rige por “El Decálogo de la Sucia Rata”, que consta de los siguientes puntos:

1. “No puedo, estoy con…

Atender a un Lö-Båby te exime de cualquier otra responsabilidad. Es lo que se conoce como un Padre Aforado.

Esta técnica, a priori, es cierta, es decir, si estás cambiando Repositorios de Datos, dando de comer o pasando por el túnel de lavado a un Lö-Båby, a menos que tengas un cromosoma XX, no te da para hacer nada más. Los hombres no somos multifuncionales.

La versión sucia de esta técnica, pasa cuando tienes un Lö-Båby Modelo Baby Ficus y está en estado comatoso. Si te obligan a depositarlo en su jaula, pellízcale justo antes de retirarte. Llorará y tendrás que consolarlo de nuevo, pero te acogerás a la Enmienda paternal de “No lo puedo soltar, que llora“. Pero una vez calmado de nuevo, podrás desentenderte de todo quehacer mientras te sientas en el sofá a ver la tele, eso sí, en modo Cervantes, pero libre. Y sentado en el sofá (si tu Modelo Baby Ficus permite que te sientes, por supuesto).

2. “Ya lo meto yo a dormir”

Esta técnica hay que hacerla con sumo sigilo. La maniobra consiste en acostar al Lö-Båby en su cama y una vez ha caído, hacer ver que se está cantando o leyendo un cuento para aprovechar para ponerte al día de redes sociales, escribir entradas, echar unas partidillas o cualquier actividad que se pueda hacer con la luz de la pantalla al mínimo. 

 

3. “¡Yo, yo, yo!”

Está técnica es de las más viles y ruines. Consiste en ofrecerse voluntario para todos los viajes y desplazamientos que haya en tu empresa. Lo peor de esta técnica no es el abandono del hogar por una o varias noches, lo peor es que hay bofetadas entre padres voluntarios para conseguir estos viajes… Pensad que un viaje con pernoctación es un premio de lotería con: Dormir 8 horas seguidas (sin pipís, aguas o Biberinhas), cenar/comer tranquilo en un restaurante, ducharte y cagar sin contrarreloj e incluso, en el peor de los casos, ¡poder hacer una escapadita furtiva al cine!

4. “Ya sabes que yo, esto no… Tú lo haces mucho mejor”

O también denominado Declararse inútil. Esta técnica milenaria es usada desde que la pareja es pareja y convive bajo un mismo techo. Los de Galaxia Soltearus que convivís en pareja ya la conocéis, consiste, por ejemplo, en decir voy a planchar y delante de tu pareja te estás 55 minutos planchando una camisa. Llegará un punto en que la pareja ante el desespero de verte dirá: “¡Anda! ¡Trae! ya lo hago yo que no acabarás ni mañana“. Ya lo tenéis. Sois oficialmente inútiles planchando y estais exentos sine die de esta tarea.

Este mismo concepto sirve en la Galaxia de Padremeda y hay que establecer las bases rápido de todo aquello en lo que uno Se declara inútil como por ejemplo cortar las uñas de los pequeños Lobeznos.

5. “Zzzzzzzz”

Simular un estado de coma Glasgow 5 es una técnica budista que muchos padres hemos desarrollado. Podemos hacernos los dormidos incluso con un Lö-Båby haciendo un zapateado a lo Joaquín Cortés encima de nuestra cara.

Pero, amigos padres, hay que vigilar porque existe una contra-técnica usada por las madres. Se llama “Buscar temita” y la usan para comprobar si estás fingiendo. Si es un “Buscar temita” farolero, la habéis cagado: implicará que os tocará levantaros y encima perderéis casi toda credibilidad. Pero, ¿Quién se la juega a quedarse sin tener un “Temita Ninja” por dormir? Sucias contra-técnicas ratas…

6. “¡Ya voy yo!”

Suele suceder que los abuelos de los Lö-Båby quieren aprovechar al máximo los ratos que comparten con ellos hasta tal punto que se ofrecen voluntarios para cambiar Respositorios de Datos o pelearse para dar las comidas… ¿¿Quienes somos nosotros para privarles de tan magnos eventos??

Sentaos, abríos una VollDamm y disfrutad de la paz de que os cuiden a los Lö-Båby.

7. “¡Ya bajo yo!”

Que resulta que preparando la cena faltan huevos, ¡Ya bajo yo al súper!.

Que nos hemos quedado sin drogas, ¡Ya bajo yo a la Farma&Cia!.

Que pedimos una pizza para cenar, ¡Sale mucho más barato si la vas a buscar!¡Ya bajo yo a la pizzería! etc. Esta técnica hay que gestionarla bien para que no cante mucho, es decir tienes que hacer un recado sí, uno no. Consiste en aprovechar para bajar a hacer los recados y alegar que “No quedaban y he tenido que ir a otro lado” para tomarte una cañita rápida en el bar de la esquina. Es lo que se conoce como un Kiki(nto) rápido.

8. “Antes entro, antes salgo”

Madrugar. Desde que soy padre soy el primero en llegar a trabajar. Esto supone varias ventajas: Desayuno solo y tranquilo, me voy cuando todavía todos duermen y la anarquía no ha invadido el hogar. Y, obviamente, salgo antes. La contra es que tanto madrugar hace que mi Happy Hour (tiempo entre que se acuestan los enanos y caes tu) haya mermado considerablemente. Este punto también puede darse a la invirtiendo los factores: Trasnochar para alargar la Happy Hour, pero a costa de que te acoten los “5 minutos más” mañaneros.

9. “Vale, pero está me la cobraré”

En la guerra clandestina paternal, a veces se dan Tratados de paz en los que se negocian términos y condiciones en los que una de las partes se hace cargo de todo cediendo a la otra parte Tiempo Libre, generalmente para actividades de ocio. Este tratado se firma siempre bajo el lema “Vale, pero esta me la cobraré”.

En estas negociaciones los padres hemos de saber utilizar el multiplicador de Parchís: Por cada vez que te comes un marrón de quedarte SOLO con los Lo-Babies, (si, ¡SOLO! sin tetas, ni pelazo y con tus Lö-Båbies clamando al cielo: “mammmmma, mammmmmma”) hace que cuentes 20 las que te vas a cobrar a cambio.
Los padres tenemos el factor Drama Queen que nos permite usar este multiplicador de Parchís.

10. “Aaaaargggg”

Te encierras en el baño y finges que tienes diarrea para tener un descanso de 5 minutos.

Hay que vigilar con no abusar de esta técnica, porque puede llegar un punto en que:

– Te salga el arroz blanco por la orejas

– Te echen de comer pienso porque te pareces más a una oca que a un humano.

Otra de las dificultades de esta técnica es que el concepto “encerrar” en el baño es prácticamente imposible. Los Lö-Båbiessuelen tener obsesión con que esté todo abierto o cerrado pero con ellos dentro. Lo cual hace que la poca privacidad que tenías en tu Trono quede completamente anulada. Y no os penséis que el que haya menos oxígeno que en las duchas de Auschwitz los amedrentará…

Cabe destacar que los puntos de “El Decálogo de la Sucia Rata” para lo obtención de Tiempo Libre” aquí descritos pueden variar de padre a padre adaptándoselos según condiciones laborales o familiares.

Sigue leyendo ->

Decálogo de la Sucia Rata

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.

¿Echas de menos tener un rato para ti mismo? Éstas son las confesiones de una sucia rata.

Cuando uno es padre va viendo cómo su “Tiempo Libre” se reduce de manera lineal a medida que los Lö-Båbies se van haciendo mayores y exponencialmente a medida que aumenta el número de Lö-Båbiesen el hogar. El concepto Tiempo Libre en la Galaxia Soltearus es de sobras conocido para realizar actividades ociosas, culturales o alcohólicas. Pero para los habitantes de la Galaxia Soltearus, os explicaremos que el concepto Tiempo Libre en la Galaxia de Padremeda se invierte en actividades tan apasionantes para vosotros como: cortarse las uñas, comer usando cuchillo y tenedor a la vez o, simplemente, sentarse.

La escasez de Tiempo Libre entre padres, hace que éstos deban recurrir a sucias técnicas para obtener minutos para uso propio y esto desgraciadamente pasa por hacerse el loco y robárselos a tu partener. Existe una guerra clandestina paternal. Una guerra completamente tabú de la que no se puede y no se debe hablar, ya que en caso de hacerlo requería de la intervención de la OTAN, la ONU y del Tribunal de la Haya para revisar el cómputo de minutos de cada una de las partes.

La colección de sucias técnicas para robar minutos a tu pareja se rige por “El Decálogo de la Sucia Rata”, que consta de los siguientes puntos:

1. “No puedo, estoy con…

Atender a un Lö-Båby te exime de cualquier otra responsabilidad. Es lo que se conoce como un Padre Aforado.

Esta técnica, a priori, es cierta, es decir, si estás cambiando Repositorios de Datos, dando de comer o pasando por el túnel de lavado a un Lö-Båby, a menos que tengas un cromosoma XX, no te da para hacer nada más. Los hombres no somos multifuncionales.

La versión sucia de esta técnica, pasa cuando tienes un Lö-Båby Modelo Baby Ficus y está en estado comatoso. Si te obligan a depositarlo en su jaula, pellízcale justo antes de retirarte. Llorará y tendrás que consolarlo de nuevo, pero te acogerás a la Enmienda paternal de “No lo puedo soltar, que llora“. Pero una vez calmado de nuevo, podrás desentenderte de todo quehacer mientras te sientas en el sofá a ver la tele, eso sí, en modo Cervantes, pero libre. Y sentado en el sofá (si tu Modelo Baby Ficus permite que te sientes, por supuesto).

2. “Ya lo meto yo a dormir”

Esta técnica hay que hacerla con sumo sigilo. La maniobra consiste en acostar al Lö-Båby en su cama y una vez ha caído, hacer ver que se está cantando o leyendo un cuento para aprovechar para ponerte al día de redes sociales, escribir entradas, echar unas partidillas o cualquier actividad que se pueda hacer con la luz de la pantalla al mínimo. 

 

3. “¡Yo, yo, yo!”

Está técnica es de las más viles y ruines. Consiste en ofrecerse voluntario para todos los viajes y desplazamientos que haya en tu empresa. Lo peor de esta técnica no es el abandono del hogar por una o varias noches, lo peor es que hay bofetadas entre padres voluntarios para conseguir estos viajes… Pensad que un viaje con pernoctación es un premio de lotería con: Dormir 8 horas seguidas (sin pipís, aguas o Biberinhas), cenar/comer tranquilo en un restaurante, ducharte y cagar sin contrarreloj e incluso, en el peor de los casos, ¡poder hacer una escapadita furtiva al cine!

4. “Ya sabes que yo, esto no… Tú lo haces mucho mejor”

O también denominado Declararse inútil. Esta técnica milenaria es usada desde que la pareja es pareja y convive bajo un mismo techo. Los de Galaxia Soltearus que convivís en pareja ya la conocéis, consiste, por ejemplo, en decir voy a planchar y delante de tu pareja te estás 55 minutos planchando una camisa. Llegará un punto en que la pareja ante el desespero de verte dirá: “¡Anda! ¡Trae! ya lo hago yo que no acabarás ni mañana“. Ya lo tenéis. Sois oficialmente inútiles planchando y estais exentos sine die de esta tarea.

Este mismo concepto sirve en la Galaxia de Padremeda y hay que establecer las bases rápido de todo aquello en lo que uno Se declara inútil como por ejemplo cortar las uñas de los pequeños Lobeznos.

5. “Zzzzzzzz”

Simular un estado de coma Glasgow 5 es una técnica budista que muchos padres hemos desarrollado. Podemos hacernos los dormidos incluso con un Lö-Båby haciendo un zapateado a lo Joaquín Cortés encima de nuestra cara.

Pero, amigos padres, hay que vigilar porque existe una contra-técnica usada por las madres. Se llama “Buscar temita” y la usan para comprobar si estás fingiendo. Si es un “Buscar temita” farolero, la habéis cagado: implicará que os tocará levantaros y encima perderéis casi toda credibilidad. Pero, ¿Quién se la juega a quedarse sin tener un “Temita Ninja” por dormir? Sucias contra-técnicas ratas…

6. “¡Ya voy yo!”

Suele suceder que los abuelos de los Lö-Båby quieren aprovechar al máximo los ratos que comparten con ellos hasta tal punto que se ofrecen voluntarios para cambiar Respositorios de Datos o pelearse para dar las comidas… ¿¿Quienes somos nosotros para privarles de tan magnos eventos??

Sentaos, abríos una VollDamm y disfrutad de la paz de que os cuiden a los Lö-Båby.

7. “¡Ya bajo yo!”

Que resulta que preparando la cena faltan huevos, ¡Ya bajo yo al súper!.

Que nos hemos quedado sin drogas, ¡Ya bajo yo a la Farma&Cia!.

Que pedimos una pizza para cenar, ¡Sale mucho más barato si la vas a buscar!¡Ya bajo yo a la pizzería! etc. Esta técnica hay que gestionarla bien para que no cante mucho, es decir tienes que hacer un recado sí, uno no. Consiste en aprovechar para bajar a hacer los recados y alegar que “No quedaban y he tenido que ir a otro lado” para tomarte una cañita rápida en el bar de la esquina. Es lo que se conoce como un Kiki(nto) rápido.

8. “Antes entro, antes salgo”

Madrugar. Desde que soy padre soy el primero en llegar a trabajar. Esto supone varias ventajas: Desayuno solo y tranquilo, me voy cuando todavía todos duermen y la anarquía no ha invadido el hogar. Y, obviamente, salgo antes. La contra es que tanto madrugar hace que mi Happy Hour (tiempo entre que se acuestan los enanos y caes tu) haya mermado considerablemente. Este punto también puede darse a la invirtiendo los factores: Trasnochar para alargar la Happy Hour, pero a costa de que te acoten los “5 minutos más” mañaneros.

9. “Vale, pero está me la cobraré”

En la guerra clandestina paternal, a veces se dan Tratados de paz en los que se negocian términos y condiciones en los que una de las partes se hace cargo de todo cediendo a la otra parte Tiempo Libre, generalmente para actividades de ocio. Este tratado se firma siempre bajo el lema “Vale, pero esta me la cobraré”.

En estas negociaciones los padres hemos de saber utilizar el multiplicador de Parchís: Por cada vez que te comes un marrón de quedarte SOLO con los Lo-Babies, (si, ¡SOLO! sin tetas, ni pelazo y con tus Lö-Båbies clamando al cielo: “mammmmma, mammmmmma”) hace que cuentes 20 las que te vas a cobrar a cambio.
Los padres tenemos el factor Drama Queen que nos permite usar este multiplicador de Parchís.

10. “Aaaaargggg”

Te encierras en el baño y finges que tienes diarrea para tener un descanso de 5 minutos.

Hay que vigilar con no abusar de esta técnica, porque puede llegar un punto en que:

– Te salga el arroz blanco por la orejas

– Te echen de comer pienso porque te pareces más a una oca que a un humano.

Otra de las dificultades de esta técnica es que el concepto “encerrar” en el baño es prácticamente imposible. Los Lö-Båbiessuelen tener obsesión con que esté todo abierto o cerrado pero con ellos dentro. Lo cual hace que la poca privacidad que tenías en tu Trono quede completamente anulada. Y no os penséis que el que haya menos oxígeno que en las duchas de Auschwitz los amedrentará…

Cabe destacar que los puntos de “El Decálogo de la Sucia Rata” para lo obtención de Tiempo Libre” aquí descritos pueden variar de padre a padre adaptándoselos según condiciones laborales o familiares.

Sigue leyendo ->

Introducción a la Crianza Extrema

Ser padres es una ronda de carrusel que no se detiene, de comparación, culpa y juicio.
Nos sentimos culpables cuando metemos la pata. Juzgamos a otros padres cuando meten la pata. Nos comparamos…

[[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

Sigue leyendo ->

Introducción a la Crianza Extrema

Ser padres es una ronda de carrusel que no se detiene, de comparación, culpa y juicio.
Nos sentimos culpables cuando metemos la pata. Juzgamos a otros padres cuando meten la pata. Nos comparamos…

[[ This is a content summary only. Visit my website for full links, other content, and more! ]]

Sigue leyendo ->

El Señorito de los Iphonillos (Primera parte)

Hola, soy el Señorito de los iPhonillos. Soluciono problemas.
¿Tu padres están sometidos a la voluntad del iPhonillo único gobernado por Sirion? Tenemos una misión: Destruir el iPhonillo único.  

(Dale al Play para ambientar la lectura)

En el albor de los tiempos se forjó en el Silicon Valley del Destinoel iPhonillo único.  Un iPhonillo para gobernarlos a todos. Un iPhonillopara encontrarlos, un iPhonillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas en la Tierra donde se extienden las IOSombras

Soy Le Petit Terrorist Bolson, y ésta es la historia de cómo me fue encomendada una misión: Destruir el iPhonillo único y liberar a mis padres de la esclavitud a la que los tenía sometidos.

Todo empezó en la habitación de la Colechomarca. Allí mis padres residían felices, pasaban los días y las noches en una aparente paz, pero estaban sometidos inconscientemente a la voluntad del iPhonillo único. Un sábado lluvioso, en el que estaban entretenidos en sus quehaceres, estaba yo reprogramando despertadores, reencuadernando libros y otros menesteres que siempre tengo que encargarme yo de hacer con los objetos de la mesita de noche, cuando de repente un objeto oculto en un cajón empezó a brillar. Lo cogí y al tenerlo entre mis manos me dijo: “Soy Sirion ¿En qué puedo ayudarte?”. ¡Así que Sirion es el que tenía esclavizados a mis padres!  Tenía que deshacerme de él. Lo escondí entre mis ropas e inicié mis andaduras por el Piso Medio.

Al salir de la Colechomarca, me entretuve con las canciones de Pocoyó Bombadil (y si habéis leído el libro sabréis que hasta que empiezan las aventuras nos petamos la mitad del primer libro, y por consiguiente, parte de la mañana con esta tontería). Así que como era mediodía, hice mi primera parada en la taberna de la Trona Pisadora, donde hice fonda y comí unos deliciosos manjares preparados por Dory la Tabernera. Tras partir de la taberna de la Trona Pisadora, recibí el primer ataque del emisario de Sirion, el Papá-Nazgul. Venía a por el iPhonillo único. Como me superaba en tamaño y en fuerza, lo único que podía hacer era esconderme, así que me hice invisible tapándome la cara. Pero debió encontrarme igualmente, porque lo siguiente que recuerdo es despertarme tras un sueño reparador en mi cama de Rivecunadel. Había pasado más de mediodía y ni siquiera había decidido como deshacerme del iPhonillo único. Por lo que convoqué un concilio con los peluches de Rivecunadel y decidimos que la única manera de destruir el iPhonillo único era arrojándolo a la Lavadora del Destino. Entonces me armé con mi babero de mithril, cogí mi petate de la Guardherejía y emprendí la travesía hacia la lejana Lavadora del Destino.

El camino más corto para llegar era a través del paso de CongeladoRohan en las Montañas nubladas de Neveharas. Cuando llegué, intenté abrirme paso escarbando en el CongeladoRohan. Arrojaba todos los productos congelados que encontraba fuera, pero como tardé demasiado en abrirme vía, el CongeladoRohanempezó a pitar y pitar. Entonces, Papá-Nazgul alertado por los ruidos de los desprendimientos y los pitidos de CongeladoRohan acudio al acecho. Sólo me quedaba  huir de ahí. Descendí corriendo las Montañas de las Neveharas y volví a estar como al principio. Como no pude atravesar el paso de CongeladoRohan, la única alternativa que me quedaba era ir por la ruta más larga y peligrosa, el Pasillo de Moria.

Tras deshacer del todo el camino y emprenderlo de nuevo hacia el Pasillo de Moría, alcancé la Puerta Oeste situada delante del Lagovajilla. Estaba cerrada bajo el influjo de magia paternélfica. Para poder abrirla debía pronunciar las palabras mágicas paternélficas adecuadas. Como mi paternélfico no es muy bueno estuve probando diferentes combinaciones de “Aaaah”, “Babababa”, “Ma…Ma… Ma”, pero de repente del Lagovajilla surgió el Guardián del agua, un monstruo compuesto por tres brazos que me atacó. Mientras combatía sus extremidades compuestas por platos, copas y cubiertos, seguía chillando palabras en paternélfico, hasta que al fin acerté con la palabra mágica, “Maaalon“, que hizo que (Dory) abriera la puerta.

Entré rápidamente en el Pasillo de Moría poniéndome a salvo del Monstruo del Lagovajilla. Era un túnel lúgubre y tenebroso. Con tanta oscuridad no tenía recuerdo de ese lugar, por lo que invoqué la magia del interruptor para arrojar algo de luz. Entonces fue cuando me di cuenta de que estaba en la Cámara de Mazapaterobul. Aquí descansaban los restos de algún enano muerto, porque literalmente olía a enano muerto. No había salida, así que tuve que desmontar la pared de zapatos en busca de la continuación del Pasillo de Moria. Cuando se desmoronó del todo la pared, el estrépito alertó a la orca de Penny

Salí corriendo por el Pasillo de Moria hasta que me topé con el Perchero de Khazad-Dûras situado justo delante de la salida. Cuidadosamente empecé a cruzarlo para alcanzar la salida, pero justo a la mitad, de las entrañas del Perchero de Khazad-Dûras surgió el Mamá-Balrog. Ésts se plantó en medio del paso e impedía que alcanzara mi meta. Me vi atrapado entre el Mamá-Balrog  y la orca de Penny. No podía retroceder, así que busqué como enfrentarme a Mamá-Balrog. De repente encontré un paraguas mágico. Lo agarré con las dos manos y piqué contra el suelo indicando al Mamá-Balrog: ¡No puedes pasar!. Pero me atacó. En ese momento de pánico lo único que se me ocurrió fue atacarle yo también con el paraguas mágico. ¡Funcionó! Mamá-Balrog se defendió y me quitó el paraguas mágico. Aproveché ese momento de incertidumbre para colarme entre sus piernas y seguir hacia adelante. 

Estaba delante de la salida de Pasillo de Moría y como tenía a Papá-Balrog entretenido con el paraguas mágico, sólo podía hacer una cosa, así que me dije a mi mismo: “¡Corre insensato!”.

Sigue leyendo ->