Microfotorrelato. Hoy: El flech@zo

Ella bebe té mientras mira Facebook. Él tuitea frenéticamente delante de su cortado. Coinciden a diario en la cafetería y, aunque no lo saben, son almas gemelas: si se conocieran, se enamorarían al instante. Pero para eso, al menos uno de ellos debería apartar la vista, aunque fuera un segundo, de la pantalla de su […]

Read more

¿Porque existe la palabra feminismo?

No entiendo porque existe la palabra feminismo. En serio. Es una palabra creada por necesidad de rizar el rizo. Para destacar algo que no debería destacar. Si es que en el fondo la chocho tiene razón. Vaya ganas de hacer extrem-ismos como el feminismo. Os pondré un ejemplo: racismo. Todos sabemos lo que es el racismo. […]

La entrada ¿Porque existe la palabra feminismo? aparece primero en Palabra de Pau.

Read more

¿Porque existe la palabra feminismo?

No entiendo porque existe la palabra feminismo. En serio. Es una palabra creada por necesidad de rizar el rizo. Para destacar algo que no debería destacar. Si es que en el fondo la chocho tiene razón. Vaya ganas de hacer extrem-ismos como el feminismo. Os pondré un ejemplo: racismo. Todos sabemos lo que es el racismo. […]

La entrada ¿Porque existe la palabra feminismo? aparece primero en Palabra de Pau.

Read more

El miedo y After Earth

He visto la película que Will Smith preparó para su hijo y es una buena lección sobre el miedo y la paternidad. Si obviamos las malas actuaciones, los mensajes me los apunto en la chuleta desde ya. After Earth, porque está claro que no vamos a ningún lado Que somos unos salvajes no lo duda […]

Read more

LA PÉRDIDA DEL PADRE Y DOS MUJERES PERDIDAS

Mentiría si dijera que la excelente primera película de Lino Escalera es solo una película sobre la pérdida de un ser querido. Por supuesto que es también el relato de cómo afrontar ese duro momento vital en el que nos vemos obligados a asumir la caducidad de los días, pero es mucho más que eso. Es también, y es lo que más me interesa, la historia de dos mujeres, las dos hermanas que de muy distinta manera se enfrentan al final del padre. Dos mujeres que asumen su eterna tarea de cuidadoras y de las que vamos descubriendo, con apenas unos trazos, sin grandes estridencias, que son perdedoras, que han sido maltratadas por la vida, si bien de distinta manera, que ambas son esclavas de un lugar en el mundo que no les satisface del todo, que casi podríamos afirmar que se limitan más a sobrevivir en la corriente que les ha tocado en suerte que a nadar contra ella.

La dura historia de No sé decir adiós, que nos enfrenta sin estridencias ni sentimentalismos a lo que supone una enfermedad terminal no tanto en quien la sufre sino en quienes lo rodean, nos ofrece el retrato de dos mujeres, Carla (Nathalie Poza) y Blanca (Lola Dueñas), que han seguido rumbos distintos y a las que encontramos, a una edad ya de madurez, igualmente perdidas y doloridas. Aunque cada una de ellas lo viva y lo exprese de manera muy distinta: Blanca desde el sentido común, que a veces es el menos común de los sentidos, la paciencia y una cierta resignación; Carla desde un proceso autodestructivo que la va haciendo cada vez más prisionera de su soledad y de sus angustias. Las dos, que vuelven a reunirse y hasta a enfrentarse en torno al patriarca que durante años fue el que puso ley y orden, y al que ahora vemos cómo se reduce casi a un niño, se nos muestran infelices, atadas, faltas de luz en un presente que tal vez poco tenga que ver con el que un día soñaron. Carla y Blanca, Blanca y Carla: dos nombres llenos de “aes”, la letra del femenino, la que cierra siempre los sustantivos que designaron durante siglos al “otro”. Una en el Sur de siempre, en la Almería seca del Sur, la otra en la Barcelona de mujeres y hombres cosmopolitas. La que se quedó y la que se fue.

La historia de estos tres personajes, y de los secundarios que son esenciales para entender mejor a los principales, está contada con temple dramática y sin ninguna concesión a lo facilón. Con elegantes y a veces fulminantes cortes a negro, como el bellísimo que cierra la película, que nos dejan a la intemperie. Un ejercicio tan ponderado, en el que incluso aflora el humor en algunas ocasiones, no habría sido posible sin un actor y unas actrices como quienes espero que en la próxima temporada de premios se lleven unos cuantos. Hacía tiempo que Juan Diego no hacía una interpretación tan contenida y emocionante, como hacía muchas películas que Lola Dueñas no volvía a brillar con esa mirada tan suya que se mueve entre la ingenuidad, la sensibilidad a flor de piel y una fragilidad que esconde fuerza de mujer. Pero sin duda la enorme protagonista de la película es una Nathalie Poza que compone una Carla desgarradora, enferma del alma, a la que la próxima muerte del padre le hace enfrentarse con el espejo. Su rostro, todo su cuerpo, hasta el último pelo de su cabeza, sirven a la perfección para expresar su desconsuelo. Y su rabia. Es imposible no entenderla, no empatizar con ella, no pensar en que ojalá para ella la pérdida del que se va sea el inicio del reencuentro con ella misma.


Read more

LA PÉRDIDA DEL PADRE Y DOS MUJERES PERDIDAS

Mentiría si dijera que la excelente primera película de Lino Escalera es solo una película sobre la pérdida de un ser querido. Por supuesto que es también el relato de cómo afrontar ese duro momento vital en el que nos vemos obligados a asumir la caducidad de los días, pero es mucho más que eso. Es también, y es lo que más me interesa, la historia de dos mujeres, las dos hermanas que de muy distinta manera se enfrentan al final del padre. Dos mujeres que asumen su eterna tarea de cuidadoras y de las que vamos descubriendo, con apenas unos trazos, sin grandes estridencias, que son perdedoras, que han sido maltratadas por la vida, si bien de distinta manera, que ambas son esclavas de un lugar en el mundo que no les satisface del todo, que casi podríamos afirmar que se limitan más a sobrevivir en la corriente que les ha tocado en suerte que a nadar contra ella.

La dura historia de No sé decir adiós, que nos enfrenta sin estridencias ni sentimentalismos a lo que supone una enfermedad terminal no tanto en quien la sufre sino en quienes lo rodean, nos ofrece el retrato de dos mujeres, Carla (Nathalie Poza) y Blanca (Lola Dueñas), que han seguido rumbos distintos y a las que encontramos, a una edad ya de madurez, igualmente perdidas y doloridas. Aunque cada una de ellas lo viva y lo exprese de manera muy distinta: Blanca desde el sentido común, que a veces es el menos común de los sentidos, la paciencia y una cierta resignación; Carla desde un proceso autodestructivo que la va haciendo cada vez más prisionera de su soledad y de sus angustias. Las dos, que vuelven a reunirse y hasta a enfrentarse en torno al patriarca que durante años fue el que puso ley y orden, y al que ahora vemos cómo se reduce casi a un niño, se nos muestran infelices, atadas, faltas de luz en un presente que tal vez poco tenga que ver con el que un día soñaron. Carla y Blanca, Blanca y Carla: dos nombres llenos de “aes”, la letra del femenino, la que cierra siempre los sustantivos que designaron durante siglos al “otro”. Una en el Sur de siempre, en la Almería seca del Sur, la otra en la Barcelona de mujeres y hombres cosmopolitas. La que se quedó y la que se fue.

La historia de estos tres personajes, y de los secundarios que son esenciales para entender mejor a los principales, está contada con temple dramática y sin ninguna concesión a lo facilón. Con elegantes y a veces fulminantes cortes a negro, como el bellísimo que cierra la película, que nos dejan a la intemperie. Un ejercicio tan ponderado, en el que incluso aflora el humor en algunas ocasiones, no habría sido posible sin un actor y unas actrices como quienes espero que en la próxima temporada de premios se lleven unos cuantos. Hacía tiempo que Juan Diego no hacía una interpretación tan contenida y emocionante, como hacía muchas películas que Lola Dueñas no volvía a brillar con esa mirada tan suya que se mueve entre la ingenuidad, la sensibilidad a flor de piel y una fragilidad que esconde fuerza de mujer. Pero sin duda la enorme protagonista de la película es una Nathalie Poza que compone una Carla desgarradora, enferma del alma, a la que la próxima muerte del padre le hace enfrentarse con el espejo. Su rostro, todo su cuerpo, hasta el último pelo de su cabeza, sirven a la perfección para expresar su desconsuelo. Y su rabia. Es imposible no entenderla, no empatizar con ella, no pensar en que ojalá para ella la pérdida del que se va sea el inicio del reencuentro con ella misma.


Read more

Microfotorrelato. Hoy: Pura y Candela

Pura y Candela eran ávidas lectoras. Pura soñaba con que apareciera uno de los galanes románticos de sus poemarios, la acariciase con sus rimas, y le diera delicados versos. A Candela, sin embargo, lo que le pedía el cuerpo es que un escritor bohemio y atormentado la hiciera gozar, cuanto antes, con un buen pedazo de […]

Read more

De Portbou a Llançà – #turismofamiliar

La Costa Brava está llena de ricones que se pueden visitar en familia, ya sea en coche, bicicleta, a pie o como más os guste. La ruta que queremos mostraros es una de nuestras favoritas por sus paisajes, sue esplendor y su magnificiencia. Portbou no es tan solo el ultimo pueblo de la demarcación de […]

Read more

Cuando el viernes…

Cuando el viernes te propones firmemente no tirar por la gorda, perdón: borda, BORDA, quería decir, no tirar por la borda, todo el esfuerzo realizado entre semana, y te juras que con esfuerzo, tesón, perseverancia y fuerza de voluntad, conseguirás vencer a la tentación y afrontarás como un campeón  la empinada cuesta calórica del fin […]

Read more

Un beso redondo #VDLN

Hace tiempo que tenía pensado escribir en VDLN sobre todas aquellas canciones que suenan bonito y llegan muy dentro. Aquellas que además tienen como objetivo recaudar fondos o simplemente sensibilizar sobre una determinada causa. A veces necesitamos empujones como este para darnos cuenta de que es necesaria nuestra colaboración o nuestra difusión para mejorar la … Sigue leyendo Un beso redondo #VDLN

Read more

VIERNES DANDO LA NOTA #67: TAKE ON ME

Esta semana hemos tenido suerte. Nos hemos puesto a ver una película por la noche (sí, por la noche) y ¡¡¡no nos hemos dormido y la hemos visto del tirón!!! 

Si los astros se alinean y encontramos un hueco esperamos publicar un post sobre ella. Solo podemos deciros que la banda sonora está muy bien con canciones ochenteras y con varios grupos de aquella década.

Y se nos ha ocurrido traer a este #VDLN un vídeo que me fascinó desde la primera vez que lo vi. En aquella época resultó sorprendente la manera tan original de presentar la canción (o por lo menos a mí me lo pareció). Hoy en día me lo sigue pareciendo cuando lo vuelvo a ver.

La canción también es muy buena y tiene varias versiones, así que he decidido hacer una nueva edición de Versiones de Canciones. Primero os dejo con la versión (que a mí no me gusta mucho) de la cantante malagueña Anni B. Sweet.

Y la original, el primer y mayor éxito de los noruegos A-HA.

Y a vosotros, ¿cuál os gusta más?

Read more

VIERNES DANDO LA NOTA #67: TAKE ON ME

Esta semana hemos tenido suerte. Nos hemos puesto a ver una película por la noche (sí, por la noche) y ¡¡¡no nos hemos dormido y la hemos visto del tirón!!! 

Si los astros se alinean y encontramos un hueco esperamos publicar un post sobre ella. Solo podemos deciros que la banda sonora está muy bien con canciones ochenteras y con varios grupos de aquella década.

Y se nos ha ocurrido traer a este #VDLN un vídeo que me fascinó desde la primera vez que lo vi. En aquella época resultó sorprendente la manera tan original de presentar la canción (o por lo menos a mí me lo pareció). Hoy en día me lo sigue pareciendo cuando lo vuelvo a ver.

La canción también es muy buena y tiene varias versiones, así que he decidido hacer una nueva edición de Versiones de Canciones. Primero os dejo con la versión (que a mí no me gusta mucho) de la cantante malagueña Anni B. Sweet.

Y la original, el primer y mayor éxito de los noruegos A-HA.

Y a vosotros, ¿cuál os gusta más?

Read more