Ningún oso es mimoso y no olvides que soy un niño

Resulta que cuando nos ponemos a hablar de niños, se nos cruzan tres cables en la cabeza y comenzamos a imaginar cosas que no son. Por ejemplo, los niños dejan de serlo para ser llamados peques, pitufinos, o cualquier otra tontería… pero con cariño, claro
Navegando por internet me encuentro un cd para niños que fue producido por Fito Páez, Carlos Villavicencio y Daniel Grinbank en 1991 que se llama “Piojos y Piojitos”. Muy listos en elegir el nombre. Seguramente la versión para adultos se llamará “Ladilla y Ladillones”. Musicalmente debe ser buenisimo, pero han sido muy bobos al elegir el nombre. Ningún niño es un piojo. Ni con cariño.
Disculpen pero tuve que hacer una pausa. En búsqueda de inspiración veo que en un foro de yahoo hay una persona que pide ayuda para ponerle un nombre a un jardín de infantes. Lean las propuestas de la primer respuesta del foro:  “Patito Coleton”, “Rayito de Sol”, “Mil Rayitas”, “Castillito”, “Pimpollito”, “Pulgarcito”. No se puede ser más bobo.
La segunda respuesta fue más atrevida. “Oso mimoso” dijo una persona que en su vida se ha encontrado con un oso frente a frente. En caso de una escuela para adultos, se podría proponer “el oso peligroso”, por lo menos también rima. 
Porque nos ponemos asi? es que los niños no se merecen un nombre de jardín de infantes que entiendan, que les represente. Qué es eso de “pimpollito”? si me vas a decir una metáfora, mejor te lo ahorras. Y eso de mil rayitas? que es? un traje de preso acaso. Dejense de… crear.
Nombres de flores, de árboles o de  animales de su propio entorno natural, pueden ser una opción. Nombres propios que representen personas o lugares con un legado histórico o cultural. Es que los niños merecen ser tratados como niños. No es tan difícil.
No se, me da cosa que la “tortuga viajera” se moleste con esto. Es a favor de la fantasía de los niños. No la nuestra.
Sigue leyendo ->

Ningún oso es mimoso y no olvides que soy un niño

Resulta que cuando nos ponemos a hablar de niños, se nos cruzan tres cables en la cabeza y comenzamos a imaginar cosas que no son. Por ejemplo, los niños dejan de serlo para ser llamados peques, pitufinos, o cualquier otra tontería… pero con cariño, claro
Navegando por internet me encuentro un cd para niños que fue producido por Fito Páez, Carlos Villavicencio y Daniel Grinbank en 1991 que se llama “Piojos y Piojitos”. Muy listos en elegir el nombre. Seguramente la versión para adultos se llamará “Ladilla y Ladillones”. Musicalmente debe ser buenisimo, pero han sido muy bobos al elegir el nombre. Ningún niño es un piojo. Ni con cariño.
Disculpen pero tuve que hacer una pausa. En búsqueda de inspiración veo que en un foro de yahoo hay una persona que pide ayuda para ponerle un nombre a un jardín de infantes. Lean las propuestas de la primer respuesta del foro:  “Patito Coleton”, “Rayito de Sol”, “Mil Rayitas”, “Castillito”, “Pimpollito”, “Pulgarcito”. No se puede ser más bobo.
La segunda respuesta fue más atrevida. “Oso mimoso” dijo una persona que en su vida se ha encontrado con un oso frente a frente. En caso de una escuela para adultos, se podría proponer “el oso peligroso”, por lo menos también rima. 
Porque nos ponemos asi? es que los niños no se merecen un nombre de jardín de infantes que entiendan, que les represente. Qué es eso de “pimpollito”? si me vas a decir una metáfora, mejor te lo ahorras. Y eso de mil rayitas? que es? un traje de preso acaso. Dejense de… crear.
Nombres de flores, de árboles o de  animales de su propio entorno natural, pueden ser una opción. Nombres propios que representen personas o lugares con un legado histórico o cultural. Es que los niños merecen ser tratados como niños. No es tan difícil.
No se, me da cosa que la “tortuga viajera” se moleste con esto. Es a favor de la fantasía de los niños. No la nuestra.
Sigue leyendo ->

Permiso por paternidad, la primer oportunidad

Imagínense la siguiente situación: Son las 4 de la madrugada y el bebé comienza a llorar. Veo que mi mujer ni se mueve. Intento despertarla y al hacerlo, recibo un escueto pero directo comentario “ahora te toca a ti”. No entiendo. Me levanto a ver al niño y siento que algo me rodea. Esta claro que debo cambiarle el pañal. Cuando me dirijo al cambiador intentando no hacer más ruido que el llanto de él, me enfrento sin querer al calendario que cuelga de la pared y ahí estaba, indicado con rojo, un gran círculo alrededor del día de hoy. He comenzado mi licencia por paternidad.
Es algo que en mayor o menor medida los padres nos enfrentamos. Lamentablemente muchos no tienen prácticamente la oportunidad de hacerlo. 4, 7,14 días son algunas de las opciones que ciertos países pueden ofrecer. Es que el precio de papa en el trabajo es incalculable pensarán algunos. Sin embargo, hay otros que no piensan así y permiten al padre asumir su rol durante periodos que pueden alcanzar hasta los 3 meses. Existen diversas modalidades que en definitiva sólo expresan la importancia del derecho del niño a que también lo cuide su papá.
Afortunadamente con el nacimiento de mi hija tuve la oportunidad de gozar de esos períodos extraordinarios donde mi rol de papá tomó completa dimensión. Lamentablemente no tuve la misma chance con mi primer hijo.
Es impresionante lograr que el abrazo de papá calme un llanto. Que la confianza que se genera cree complicidad. Recuerdo esos largos paseos empujando el carrito por el parque. Ese movimiento mágico que los hace dormir en los brazos. No puedo olvidarme de los turnos de comida, y su curiosidad por conocer la textura de todos y absolutamente todos los purés y compotas y el consiguiente reguero sobre la mesa y el piso.
Es genial encontrarse en el parque con otros padres donde las conversaciones nos transportan desde el último partido del Barcelona, a la diferencia de manejo de un carrito de tres ruedas con el de 4. No sin antes tocar en profundidad el tema de las vacunas y esgrimir nuestro orgullo al contar que nuestro niño prácticamente no lloró al recibirlas. Es estupendo, no lo duden.
Recordar esos momentos es uno de los mejores ejercicios para recobrar el ánimo que he encontrado.
Esta claro que el tiempo libre de fin de jornada o los fines de semana no permiten dar continuidad y equipararse con la licencia por paternidad para crear un vínculo estrecho con nuestros bebés.
La licencia por paternidad es la primera oportunidad de establecer una relación profunda, extensa y vital con tu hijo. Significa dejar de lado ese rol que dice que cuando el bebé llora, hay que salir a buscar a la madre.

Significa que además de proveer, también sabemos amar y cuidar.
Sigue leyendo ->

Permiso por paternidad, la primer oportunidad

Imagínense la siguiente situación: Son las 4 de la madrugada y el bebé comienza a llorar. Veo que mi mujer ni se mueve. Intento despertarla y al hacerlo, recibo un escueto pero directo comentario “ahora te toca a ti”. No entiendo. Me levanto a ver al niño y siento que algo me rodea. Esta claro que debo cambiarle el pañal. Cuando me dirijo al cambiador intentando no hacer más ruido que el llanto de él, me enfrento sin querer al calendario que cuelga de la pared y ahí estaba, indicado con rojo, un gran círculo alrededor del día de hoy. He comenzado mi licencia por paternidad.
Es algo que en mayor o menor medida los padres nos enfrentamos. Lamentablemente muchos no tienen prácticamente la oportunidad de hacerlo. 4, 7,14 días son algunas de las opciones que ciertos países pueden ofrecer. Es que el precio de papa en el trabajo es incalculable pensarán algunos. Sin embargo, hay otros que no piensan así y permiten al padre asumir su rol durante periodos que pueden alcanzar hasta los 3 meses. Existen diversas modalidades que en definitiva sólo expresan la importancia del derecho del niño a que también lo cuide su papá.
Afortunadamente con el nacimiento de mi hija tuve la oportunidad de gozar de esos períodos extraordinarios donde mi rol de papá tomó completa dimensión. Lamentablemente no tuve la misma chance con mi primer hijo.
Es impresionante lograr que el abrazo de papá calme un llanto. Que la confianza que se genera cree complicidad. Recuerdo esos largos paseos empujando el carrito por el parque. Ese movimiento mágico que los hace dormir en los brazos. No puedo olvidarme de los turnos de comida, y su curiosidad por conocer la textura de todos y absolutamente todos los purés y compotas y el consiguiente reguero sobre la mesa y el piso.
Es genial encontrarse en el parque con otros padres donde las conversaciones nos transportan desde el último partido del Barcelona, a la diferencia de manejo de un carrito de tres ruedas con el de 4. No sin antes tocar en profundidad el tema de las vacunas y esgrimir nuestro orgullo al contar que nuestro niño prácticamente no lloró al recibirlas. Es estupendo, no lo duden.
Recordar esos momentos es uno de los mejores ejercicios para recobrar el ánimo que he encontrado.
Esta claro que el tiempo libre de fin de jornada o los fines de semana no permiten dar continuidad y equipararse con la licencia por paternidad para crear un vínculo estrecho con nuestros bebés.
La licencia por paternidad es la primera oportunidad de establecer una relación profunda, extensa y vital con tu hijo. Significa dejar de lado ese rol que dice que cuando el bebé llora, hay que salir a buscar a la madre.

Significa que además de proveer, también sabemos amar y cuidar.
Sigue leyendo ->

Videos juegos? si claro. Pero todavia no

La semana pasada estábamos de paseo y nos encontramos con una ex compañera del jardín de mis hijos. Magnus (el mayor) era muy buen amiguito de ella e incluso llego a decir que ella era su mejor amiga. Lamentablemente se mudaron y también cambiaron de jardín, por lo que solo le quedaron buenos recuerdos. Al verla a ella con su padre, nos acercamos a saludarlos y luego de saludar a el y decir lo alegre que estábamos por verles, comenzó el gran desafió. Cual era este?  obtener un segundo de atención de la niña que estaba ocupadísima con… una videoconsola portátil !!!. Que inoportunos !!!! como se nos ocurre saludar a alguien que esta jugando con la consola!!!. El padre intento 3 veces que la niña saludara a Magnus, y en el ultimo intento pudimos ver y oír un muy corto saludo. 
No se nada de que es lo correcto cuando hablamos de videoconsolas, pero se que es correcto saludar a alguien, por lo que “los jueguitos” a veces no ayudan.
Quizás aquellos que desarrollan apps para “ayudar” a dormir los niños, a evitar o eliminar miedos, a aprender a sumar o leer, también crearan una aplicación para dejar de jugar con apps o algo así.
Mientras tanto, el pobre de Magnus se dibujo un tablero para jugar mientras le llega el turno de la videoconsola.

Sigue leyendo ->

Videos juegos? si claro. Pero todavia no

La semana pasada estábamos de paseo y nos encontramos con una ex compañera del jardín de mis hijos. Magnus (el mayor) era muy buen amiguito de ella e incluso llego a decir que ella era su mejor amiga. Lamentablemente se mudaron y también cambiaron de jardín, por lo que solo le quedaron buenos recuerdos. Al verla a ella con su padre, nos acercamos a saludarlos y luego de saludar a el y decir lo alegre que estábamos por verles, comenzó el gran desafió. Cual era este?  obtener un segundo de atención de la niña que estaba ocupadísima con… una videoconsola portátil !!!. Que inoportunos !!!! como se nos ocurre saludar a alguien que esta jugando con la consola!!!. El padre intento 3 veces que la niña saludara a Magnus, y en el ultimo intento pudimos ver y oír un muy corto saludo. 
No se nada de que es lo correcto cuando hablamos de videoconsolas, pero se que es correcto saludar a alguien, por lo que “los jueguitos” a veces no ayudan.
Quizás aquellos que desarrollan apps para “ayudar” a dormir los niños, a evitar o eliminar miedos, a aprender a sumar o leer, también crearan una aplicación para dejar de jugar con apps o algo así.
Mientras tanto, el pobre de Magnus se dibujo un tablero para jugar mientras le llega el turno de la videoconsola.

Sigue leyendo ->

Después hubo que limpiar, pero fue muy divertido

Un día nos viene a visitar una amiga y como se acostumbra para aquellos que no visitas con frecuencia, trajo unos regalos a nuestros hijos. 
Vaya sorpresa nos llevamos, mi hijo recibio un bloque de yeso, una espatula, un pincel y un pequeño martillo. Resulta que lo que tenia que “jugar” era a descubrir el esqueleto de un dinosauruio. Primero aparecio una pata, despues una costillas hasta que despues de 3 dias y algunas broncas porque hubo que barrer hasta las ventanas, pudo completar todo el esqueleto.
Claro que no somos expertos en juguetes, pero este nos parecio muy bueno para un niño. 
Acostumbramos a comprar juguetes en las tiendas tradicionales y estos juguetes educativos por llamarlos de algun modo, no estan muy a la vista o directamente no los tienen. Saben donde los encontramos… en la tienda de recuerdos del museo de la ciudad. Y el precio, mas justo imposible.
Sigue leyendo ->

Después hubo que limpiar, pero fue muy divertido

Un día nos viene a visitar una amiga y como se acostumbra para aquellos que no visitas con frecuencia, trajo unos regalos a nuestros hijos. 
Vaya sorpresa nos llevamos, mi hijo recibio un bloque de yeso, una espatula, un pincel y un pequeño martillo. Resulta que lo que tenia que “jugar” era a descubrir el esqueleto de un dinosauruio. Primero aparecio una pata, despues una costillas hasta que despues de 3 dias y algunas broncas porque hubo que barrer hasta las ventanas, pudo completar todo el esqueleto.
Claro que no somos expertos en juguetes, pero este nos parecio muy bueno para un niño. 
Acostumbramos a comprar juguetes en las tiendas tradicionales y estos juguetes educativos por llamarlos de algun modo, no estan muy a la vista o directamente no los tienen. Saben donde los encontramos… en la tienda de recuerdos del museo de la ciudad. Y el precio, mas justo imposible.
Sigue leyendo ->

Apps… la solucion para ser padres (vaya tontería he dicho)

Bien seremos padres 2.0, padres modernos o padres tecnológicos, pero tontos no. 
Acabo de leer como una aplicación para niños se promociona como “una aplicación para superar miedos y rabietas infantiles”. Así de fácil !!!. Claro esta que no la ha desarrollado cualquiera, sino un grupo de psicólogos junto a una empresa de creación de vídeos juegos. Nunca imagine una conjunción tal, que permitiera a través de la tecnología, en este caso una aplicación para teléfonos o tabletas, ayudar (porque no podrían arrogarse mas) a los padres con esas escenas tan poco felices donde nuestros hijos se encaminan a aprender los limites que los padres establecen, sin mas ni menos. 
Me viene una imagen a la cabeza. Busco a mis hijos al jardín de infantes y uno de ellos no quiere venir. Conocen de que hablo? Seguro que si. Lo que viene después es llanto, un poquito de forcejeo al alzarlo quizás, miradas de otros padres, etc. Pero aquí la solución, o saco el teléfono del bolsillo y lo pongo a jugar al videojuego y le recuerdo que sus caprichos se superaran en el nivel 3, o con un poco de comodidad, abro la tableta sobre el cambiador de pañales del baño y sujetándolo sobre esta (porque el niño no quiere estar ahí) le muestro un nuevo mundo (hay cuatro en la aplicaron) que le ayudara con el auto-control. 
Tengo que hacer una pausa, esto ha sido muy fuerte…
No quiero olvidarme de otra “ayuda” de esta aplicación. Otro de los mundos parece que trata sobre “temor a las caídas”. Si los niños tuvieran miedo a caerse no aprenderían a caminar jamas. Que es ese miedo a las caídas?. 
Mas allá de lo comentado, no voy a decir cual aplicación es de la que hablo, seria absurdo. Sin embargo, esta claro que lo de ser papas es mas complicado y muchos necesitaremos ayuda, pero en serio. 
Sigue leyendo ->

Apps… la solucion para ser padres (vaya tontería he dicho)

Bien seremos padres 2.0, padres modernos o padres tecnológicos, pero tontos no. 
Acabo de leer como una aplicación para niños se promociona como “una aplicación para superar miedos y rabietas infantiles”. Así de fácil !!!. Claro esta que no la ha desarrollado cualquiera, sino un grupo de psicólogos junto a una empresa de creación de vídeos juegos. Nunca imagine una conjunción tal, que permitiera a través de la tecnología, en este caso una aplicación para teléfonos o tabletas, ayudar (porque no podrían arrogarse mas) a los padres con esas escenas tan poco felices donde nuestros hijos se encaminan a aprender los limites que los padres establecen, sin mas ni menos. 
Me viene una imagen a la cabeza. Busco a mis hijos al jardín de infantes y uno de ellos no quiere venir. Conocen de que hablo? Seguro que si. Lo que viene después es llanto, un poquito de forcejeo al alzarlo quizás, miradas de otros padres, etc. Pero aquí la solución, o saco el teléfono del bolsillo y lo pongo a jugar al videojuego y le recuerdo que sus caprichos se superaran en el nivel 3, o con un poco de comodidad, abro la tableta sobre el cambiador de pañales del baño y sujetándolo sobre esta (porque el niño no quiere estar ahí) le muestro un nuevo mundo (hay cuatro en la aplicaron) que le ayudara con el auto-control. 
Tengo que hacer una pausa, esto ha sido muy fuerte…
No quiero olvidarme de otra “ayuda” de esta aplicación. Otro de los mundos parece que trata sobre “temor a las caídas”. Si los niños tuvieran miedo a caerse no aprenderían a caminar jamas. Que es ese miedo a las caídas?. 
Mas allá de lo comentado, no voy a decir cual aplicación es de la que hablo, seria absurdo. Sin embargo, esta claro que lo de ser papas es mas complicado y muchos necesitaremos ayuda, pero en serio. 
Sigue leyendo ->

De compras… juntos con los hijos

Esto puede salir bien o puede ser un desastre, es así de claro. Cuántas veces hemos salido de compras y lo único que compramos fue un pasaje de regreso a casa mas temprano. Sin embargo, hemos tenido muchas experiencias positivas y divertidas. Lo que esta mas que claro es que no podemos hacer un plan para adultos e ir con los hijos, eso es un desastre seguro. 
Un día, oí a un padre que insistía para que su hija de mas o menos 5 años se quedara en el pelotero del centro comercial, y llego al punto de decirle a la nena: “si vienes con nosotros no podremos ni mirarte porque tenemos que cuidar a tu hermanito, tenes que quedarte aquí (en el pelotero)”. Brutal.
Un truco que me es muy útil es ir a comprar a una gran tienda por departamentos que en la entrada expone los últimos modelos de bicicletas, incluso la de niños. Y las hay de prueba, por lo que mi hijo mayor, suele tomar una y acompañarme el resto de la compra montado en bici, lo que aumenta su tiempo de tolerancia hacia su papá. 
Los supermercados nos resolvieron los problemas, por lo menos hasta llegar a la caja. Esos carritos de compras para niños son geniales para que se diviertan un rato. La mejor manera que dejen de correr entre las góndolas y golpear los talones de los clientes, consiste en ir llenándole el carrito hasta que les cueste moverlo. Ahí se les termino el entusiasmo. 
Ahora pienso que fácil era cuando eran bebes y estaban en el carrito todo el tiempo. Aunque cierta música de alguna tienda me los despertaba o las campanas de la iglesia a las 12:00 del mediodía resonaban en la peatonal y yo ahí con el carrito y el bebe despierto. 
Hay mucho para contar. Las veces que me volví de compras temprano a casa ni las menciono. para eso están ustedes con las suyas. Si quieren me las cuentan y las publicamos
Sigue leyendo ->

De compras… juntos con los hijos

Esto puede salir bien o puede ser un desastre, es así de claro. Cuántas veces hemos salido de compras y lo único que compramos fue un pasaje de regreso a casa mas temprano. Sin embargo, hemos tenido muchas experiencias positivas y divertidas. Lo que esta mas que claro es que no podemos hacer un plan para adultos e ir con los hijos, eso es un desastre seguro. 
Un día, oí a un padre que insistía para que su hija de mas o menos 5 años se quedara en el pelotero del centro comercial, y llego al punto de decirle a la nena: “si vienes con nosotros no podremos ni mirarte porque tenemos que cuidar a tu hermanito, tenes que quedarte aquí (en el pelotero)”. Brutal.
Un truco que me es muy útil es ir a comprar a una gran tienda por departamentos que en la entrada expone los últimos modelos de bicicletas, incluso la de niños. Y las hay de prueba, por lo que mi hijo mayor, suele tomar una y acompañarme el resto de la compra montado en bici, lo que aumenta su tiempo de tolerancia hacia su papá. 
Los supermercados nos resolvieron los problemas, por lo menos hasta llegar a la caja. Esos carritos de compras para niños son geniales para que se diviertan un rato. La mejor manera que dejen de correr entre las góndolas y golpear los talones de los clientes, consiste en ir llenándole el carrito hasta que les cueste moverlo. Ahí se les termino el entusiasmo. 
Ahora pienso que fácil era cuando eran bebes y estaban en el carrito todo el tiempo. Aunque cierta música de alguna tienda me los despertaba o las campanas de la iglesia a las 12:00 del mediodía resonaban en la peatonal y yo ahí con el carrito y el bebe despierto. 
Hay mucho para contar. Las veces que me volví de compras temprano a casa ni las menciono. para eso están ustedes con las suyas. Si quieren me las cuentan y las publicamos
Sigue leyendo ->

Porqué escribir un blog y contar cosas de mi vida como Papá?

Porque creo que es importante compartir la experiencia de ser Papá, en particular cuando nuestro rol es mucho más participativo en la vida del niño que hace 30 años atrás. Y esta claro que las madres están muy ocupadas con sus trabajos, y su interés por la moda y diseño de interior que quien lo va escribir sino somos los Papás. Esto último no es verdad y de serlo, están en su derecho. Así que no hay ninguna cuestión de género en la naturaleza de este blog, ni lo habrá.

Siempre nos ha resultado divertido escuchar las anécdotas de otros padres y las conversaciones que mantenemos con ellos acerca de nuestros hijos, por lo que supongo que les será atractivo a ustedes leer las historias y opiniones que escribiré en el blog. No hay nada del otro mundo, pero desde nuestros respectivos lugares, familias y vidas propias, estoy seguro que se pintarán de color  para la mayoría de ustedes.

Ahora bien, despues de esta breve introducción… es el turno de Papá !!!

Sigue leyendo ->

Porqué escribir un blog y contar cosas de mi vida como Papá?

Porque creo que es importante compartir la experiencia de ser Papá, en particular cuando nuestro rol es mucho más participativo en la vida del niño que hace 30 años atrás. Y esta claro que las madres están muy ocupadas con sus trabajos, y su interés por la moda y diseño de interior que quien lo va escribir sino somos los Papás. Esto último no es verdad y de serlo, están en su derecho. Así que no hay ninguna cuestión de género en la naturaleza de este blog, ni lo habrá.

Siempre nos ha resultado divertido escuchar las anécdotas de otros padres y las conversaciones que mantenemos con ellos acerca de nuestros hijos, por lo que supongo que les será atractivo a ustedes leer las historias y opiniones que escribiré en el blog. No hay nada del otro mundo, pero desde nuestros respectivos lugares, familias y vidas propias, estoy seguro que se pintarán de color  para la mayoría de ustedes.

Ahora bien, despues de esta breve introducción… es el turno de Papá !!!

Sigue leyendo ->