La Ruta de la Llet

Pese a que nos gusta viajar, en ocasiones no está de más quedarse cerca de casa y hacer alguna excursión… Hace unos días hicimos una muy chula y totalmente recomendable para hacer en familia: La Ruta de la Llet (La ruta de la leche) por el Lluçané…

Read more

Trucos para hacer menos caro un viaje a Disneyland París

Disneyland París es una escapada que una gran cantidad de padres se plantean en un determinado momento y no nos engañemos, no es un lugar barato. En el post de hoy voy a daros algunos consejos que hemos recogido por ahí y otros basados en nuestra propia experiencia para poder ahorrarnos algunos euros. Como puede ser muy extenso lo separaré en dos: en este os hablaré de la organización del viaje y en el siguiente de cómo ahorrar durante el viaje. Vamos a ello:
Lo más sencillo (y para muchos la única vía conocida) es ir a una de las muchas agencias de viaje que ofrecen packs de hotel + entradas. Es muy habitual que esos packs lleven descuentos de algún tipo: niños gratis, pensión completa gratuita, XX % de descuento, 4 noches al precio de 3… No sé a vosotros, pero a mi me da la sensación que esas ofertas acaban siendo todas mismo perro, distinto collar; es decir, que más o menos en todas te ahorras lo mismo (esto no está contrastado).
Otra gente no va a las agencias tradicionales y optan por acceder al portal oficial de Disneyland París y realiza la reserva con alguno de los packs que allí se ofrecen… y me temo que en la mayoría de ocasiones lo que se consigue viene a ser similar a lo que ofrecen las agencias de viaje tradicionales.

Por supuesto, hay veces que sí que hay ofertas muy buenas. Es por eso que nunca hay que obviar estas alternativas y así luego poder comparar con otras opciones menos tradicionales.
Nuestra propuesta es que valoréis hacerlo de otra forma: por separado. Por un lado el viaje al parque, por otro el acceso y por último, el alojamiento. 

¿Cómo llegar a los parques?

Hay muchas formas de llegar a Marne La Vallée, que es donde está el parque. Las vamos a ver por separado:
En avión: Desde Air France hasta Ryanair, hay decenas de posibilidades para llegar a París; una vez en los aeropuertos, existen lanzaderas hasta los principales hoteles y/o servicios exclusivos de transporte, como por ejemplo Magical Shuttle.
En tren: Justo al lado del acceso a los parques hay una estación TGV y RER que hacen muy sencillo el desplazarse hasta él, ya sea desde París o bien desde otro lugar con el que tenga enlace.
En coche: Depende del lugar de origen no es una opción descabellada; Disneyland París está a unos 1.000 kilómetros de Barcelona; además, puede ser una buena excusa para aprovechar el desplazamiento y conocer algo de Francia. 
A partir de aquí, estoy convencido de que es fácil encontrar una opción relativamente económica en función del origen, del tiempo, de la fecha en la que se viaje y del precio. Puede parecer que la más cómoda es ir en avión, pero no hay que olvidar el traslado al aeropuerto de origen, el rato que hay que estar en ellos antes, el tiempo de vuelo y el traslado del aeropuerto francés de destino hasta el parque o alguno de los hoteles.
Nuestra opción escogida fue la de hacer un roadtrip por tierras francesas recorriendo algunas de las principales ciudades, conociendo Normandía y descubriendo París antes de disfrutar de Disneyland París. Aprovechamos el viaje para hacer… un viaje.
Con esto no quiero decir que haya que ir en coche, ni mucho menos… simplemente, que hay que valorar todas las opciones. Nosotros tenemos pendiente una segunda visita y aún no tenemos claro cómo lo haremos. Cuando tengamos decididas las fechas será cuando valoremos las diferentes alternativas. 

¿Tipos de entrada?

Hay varios tipos de entrada: Individual, de varios días y pases anuales. Además, cada tipo se subdivide en categorías en función de las condiciones de uso. Son las siguientes:
Lo más importante es hacer números y coger la opción más ventajosa en función de los días en los que se vaya a visitar el parque así como la cantidad de días que se vaya a estar. Es muy habitual que un pase anual sea más ventajoso al compararlo con entradas de 3 – 4 días.
Entradas individuales (adultos)
  • Mini: Desde 46 euros / 1 parque – 57 euros / 2 parques
  • Magic: Desde: 56 euros / 1 parque – 71 euros / 2 parques
  • Super Magic: Desde 66 euros / 1 parque – 78 euros / 2 parques
  • Super Magic Plus: Desde 79 euros / 1 parque – 94 euros / 2 parques
La diferenciación entre los tipos de entrada radica en el calendario (entre semana es más económico y los fines de semana / festivos es más caro). Podéis verlo actualizado en este enlace.

Entradas de varios días
Aquí es habitual encontrar promociones. Actualmente (septiembre 2017), las tarifas son:
  • 2 dias / 2 parques: 147 euros adulto – 130 euros niño
  • 3 días / 2 parques: 147 euros adulto – 130 euros niño (promoción 3 x 2)
  • 4 días / 2 parques: 182 euros adulto – 163 euros niño
En estos casos, no se tiene en cuenta el tipo de día como en las individuales.
Pases anuales
Se dividen en:
Discovery: 
  • 150 días de acceso al parque (Días de validez)
  • Parking opcional: 40 euros
  • Segundo y tercer día tras la activación del pasaporte, no utilizable.
  • Precio: 139 euros

Magic Flex:
  • 300 días de acceso al parque (Días de validez
  • Aparcamiento incluido
  • Descuento en entradas individuales (-20%)
  • Descuento en tiendas (-10%)
  • Photopass: 55 euros
  • Precio: 189 euros
Magic Plus
  • 350 días de acceso al parque (Días de validez)
  • Extra Magic Hours
  • Aparcamiento incluido
  • Descuento en entradas individuales (-20%)
  • Descuento en tiendas (-10%)
  • Photopass: 49 euros
  • Descuento en restaurantes (-10%)
  • Descuento en Buffalo Bill West Show (-20%)
  • Entrada 1 día / 2 parques: 39 euros
  • Acceso exclusivo al parque
  • Uso libre de cochecitos de bebé, consignas, sillas de ruedas…
  • Aperitivo sin alcohol en los restaurantes
  • Precio: 249 euros
Infinity
  • Acceso durante todo el año sin limitaciones
  • Aparcamiento exclusivo y gratuito
  • Extra Magic Hours
  • Descuento en tiendas (-20%)
  • Descuento en entradas individuales (-20%)
  • Photopass incluido
  • Descuento en restaurantes (-15%)
  • Descuento en Buffalo Bill West Show (-20%)
  • Desayuno con personajes (-15%)
  • Entrada 1 día / 2 parques: 35 euros
  • Uso libre de cochecitos de bebé, consignas, sillas de ruedas…
  • Aperitivo sin alcohol en los restaurantes
  • Zona Vip para espectáculos Illuminations y cabalgata
  • Otros beneficios
  • Precio: 399 euros
Estos precios son los oficiales; sin embargo, hay colectivos que tienen precios especiales. Uno de ellos es este http://www.fondationjeanmoulin.fr/authentification (Usuario MINT, contraseña MINT). A fecha de septiembre, los precios de los pases anuales quedan como siguen:
  • Discovery: 125 euros
  • Magic Flex: 170 euros
  • Magic Plus: 224 euros
  • Infinity: 360 euros
Comprar aquí es completamente seguro y fiable. Nosotros mismos los compramos aquí y conocemos mucha gente que también lo ha hecho. Hay que seleccionar la opción de imprimir un pasaporte temporal (última opción al iniciar el proceso).
Con el pasaporte temporal impreso podréis entrar al parque y canjearlo por el definitivo durante los 6 meses siguientes a su compra en la oficina de pasaportes (comprobad horarios de la oficina en la web oficial).
Es posible que cueste un poco que acepte el pago; si os da problemas, id probando en otros ordenadores, con otras direcciones de mail y/o con otras tarjetas de crédito.
NOTA: Nosotros compramos pases aquí a un precio bastante inferior de los que hay actualmente (el Magic Plus nos costó 186,75 euros). Os recomiendo que visitéis esta web con frecuencia por si actualizan precios. Asimismo, nosotros actualizaremos la información en cuanto sepamos que hay cambios.
En los pases anuales no hay diferencias entre adultos / niños.
Nuestros pases anuales
En nuestro caso hicimos muchos números, a ver qué nos salía a cuenta… y finalmente optamos por el Magic Plus por varios motivos: Cochecitos gratuitos (20 euros al día), descuento en restaurantes y tiendas (-10%), el número de días en que el parque se puede visitar (350 días) y, finalmente, las Magic Hours que permiten entrar al parque entre las 08.00 y las 10.00 (de la misma forma que pueden hacerlo los que se alojan en los hoteles Disney).

¿Dónde dormir?

Hay vida más allá de los hoteles Disney (mucha, además).
Hay gente que te pregunta: ¿Pero dormiste dentro del parque o fuera? Esta pregunta no tiene demasiado sentido… nadie puede dormir dentro del parque. Lo más cerca que se puede estar de él es en el Hotel Disney (5*), que está justo en la entrada. El resto de hoteles Disney se encuentra fuera del parque e, incluso, fuera del recinto (entendiendo por éste la zona en la que se pasan los controles de seguridad). Todos los huéspedes de estos hoteles deben ir al parque en lanzadera.
Algo más apartados de éstos empiezan a aparecer otras opciones. Una de ellas son los ‘Hoteles asociados’. Son hoteles que se encuentran por los alrededores del parque y que, aún sin pertenecer a Disney, también tienen lanzaderas al parque de forma gratuita.
De entre la amplia oferta, nosotros acabamos por alojarnos en el Hotel Vienna House Dream Castle (web): Un 4* tematizado como si fuera un castillo. 
Vestíbulo de nuestro hotel
Los precios de este hotel son bastante más asequibles que los de Disney y es de mejor categoría. Una habitación familiar con desayuno puede rondar los 120 euros la noche, lo que para la zona es un precio razonable.
Por supuesto, también existe la opción de la media pensión, pero valorad bien si vais a hacer uso. A diferencia de los hoteles Disney, en este caso la cena deberíais hacerla en el restaurante del hotel. Pese a que tienen un amplio horario de cenas, tened en cuenta si os va a generar un inconveniente el dejar el parque porque si no, os quedareis sin cenar.
Nosotros, tras darle algunas vueltas, optamos por no cogerla ya que preferimos quedarnos en el parque hasta última hora. Uno de los días, no obstante, sí que cenamos en el hotel (en el bar) y os puedo decir que la comida que nos sirvieron estaba infinitamente más buena que la de los parques :P.
Es un hotel claramente enfocado a las familias y tiene una oferta que complementa bastante lo que puede ser un agotador día en el parque. Desde zona de juegos con máquinas recreativos o jardín con parque infantil hasta la zona de spa o, lo que fue la joya de la corona para mis hijos: la piscina con tobogán.
La habitación familiar
Nada más llegar al hotel fuimos a disfrutar de ella mientras nos daban la habitación. Es genial disponer de algo así para desconectar de la vorágine del día a día de parque.
Los peques eran felices en el hotel (no sabían que íbamos a ir a Disney)… nos costó muchísimo salir de la piscina y llevarlos a descansar!

Los números

Todo esto que os he explicado está muy bien, pero qué significa?
Cuando estábamos haciendo números para ver qué es lo que nos suponía ir a Disneyland París hicimos este mismo ejercicio, pero lo hicimos desde la web oficial de Disneyland.
Una estancia en uno de los hoteles menos caros más baratos (Santa Fé o Cheyenne) y entrada al parque 4 días, con un 20% de descuento, nos salía por algo más de 1.500 euros.
Por otro lado, cogiendo el hotel que os comentaba y un pase anual, todo nos salía por poco más de 1.000 euros.
Estamos hablando de unos 500 euros de ahorro en 4 días, no está mal, verdad? Además del ahorro, acabamos entrando al parque 5 días (antes de irnos también fuimos) y ya estamos planeando una nueva escapada para sacarle el máximo provecho al pase anual.
Espero que la información os sea de utilidad… y cualquier duda que tengáis, en los comentarios os intentaremos ayudar.

* Agredecer a Vienna House su colaboración durante nuestra estancia en la zona de Disneyland.
Read more

Formentera: Destino familiar

El verano se está acabando y, pese a que nosotros estamos a punto de marcharnos de viaje por Francia, para muchos quizás es un buen momento para tomar unos últimos días de descanso con toda la familia. 
La isla de Formentera es perfecta para viajar con los más pequeños; además, con la ayuda de un coche de alquiler en Formentera, la familia podrá moverse por la isla de una manera muy cómoda. La menor de las islas Pitiusas ofrece diferentes actividades relacionadas con la naturaleza, además de disfrutar de unas temperaturas muy cálidas.

El parque infantil ubicado en Sant Francesc Xavier y el polideportivo de Formentera son lugares perfectos para los más pequeños y los adolescentes. En él se encuentran pistas de tenis, baloncesto y patinaje además de contar con dos piscinas de diferentes profundidades.
Otro de los puntos fuertes de la isla son los mercados artesanales: el más popular es el Mercado artesano de Sant Ferran en el que, además de las típicas paradas de artesanía también se pueden ver cuentacuentos y actuaciones de payasos.
La isla aporta muchas ofertas para los más pequeños de la casa; algunas de las más interesantes son las actividades acuáticas, entre las que podemos encontrar snorkel, buceo, windsurf, kayak o navegación. Todas ellas harán que toda la familia pueda contemplar el maravilloso mar que ofrece la pequeña de las islas Pitiusas. La barrera de Posidonia Oceánica hace que el oleaje sea calmado y que se filtren las aguas para tener ese color cristalino. Los más pequeños alucinarán viendo todo tipo de peces de múltiples colores mientras aprenden un nuevo deporte.
Otra de las actividades que se pueden realizar en familia es conocer la flora y fauna de la zona: Dar paseos en caballo, hacer excursiones en bicicleta, recorrer las rutas verdes… Entre los caminos de estas rutas se pueden encontrar antiguos molinos de viento, edificios que utilizaban los piratas para defenderse, faros ubicados en lo alto de acantilados y muchas sorpresas más. Los niños podrán vivir su propia aventura!
Finalmente, a la hora de elegir un lugar donde poder dormir, en la isla se encuentran muchas alternativas: hoteles, apartamentos, casas de huéspedes, viviendas turísticas, etc. Sin embargo, posiblemente la mejor opción para la familia sea elegir una casa rural ya que en ella podremos tener cubiertas fácilmente las necesidades que pueden tener los más pequeños de la casa en cualquier momento.

* Post patrocinado
Read more

Próximo destino: Road-trip por Francia (+ Disneyland Paris)

Ya queda poquito para nuestro gran viaje del año… Este año no tuvimos grandes dudas de cuál iba a ser el destino al que íbamos a dedicar unos días, y lo sabíamos porque creemos que es el momento de que nuestros hijos visiten un lugar que seguro que les encanta: Disneyland París.
Nuestra hija mayor está a punto de cumplir los 6 años y pensamos que esa es una buena edad para visitar uno de los parques de atracciones más importantes de Europa (el peque irá un poco a remolque aquí…).

Así pues, teniendo en cuenta el hándicap de que teníamos que visitar Disneyland París decidimos que nuestro viaje iba a ser un roadtrip por Francia. Empezamos a madurar la idea y cada vez nos parecía una mejor idea: No conocemos mucho nuestro país vecino y hacer ruta iba a ser una buena oportunidad para hacerlo. Haciendo que la visita al parque formara parte del viaje hacíamos también que su coste se diluyera un poco en lo referente al transporte, así que parece una muy buena jugada.
En un principio teníamos intención de visitar la Bretaña francesa pero por distancias y tiempo disponible al final lo cambiamos por la región de Normandía. Bretaña tendrá que esperar…
Saldremos de Terrassa dirección a la Duna de Pilat (la duna más alta de Europa); allí haremos nuestra primera parada y recuperaremos fuerzas del viaje… Al día siguiente nos desplazaremos hasta Burdeos y conoceremos la ciudad. Seguirá nuestra ruta hasta Nantes y ahí pararemos otra noche. Al día siguiente ya estaremos en zona normanda y empezaremos con uno de los platos fuertes del viaje: Mont Saint Michel. Estaremos 5 días por la región conociendo las playas del desembarco, pueblos típicos y llegaremos hasta los acantilados de la zona de Etretat. A continuación nos desplazaremos hasta París, donde pasaremos 4 días enteros para descubrir la que dicen que es una de las ciudades más bellas del mundo… Finalmente, el punto fuerte del viaje: 4 días en Disneyland París. Lo esperamos con muchas ganas y será toda una sorpresa para los peques porque no se lo vamos a decir hasta que estemos allí… Después del parque ya tocará volver a casa, y está por ver si lo haremos en uno o dos días, en función de lo cansados que vayamos… 
Serán 19 – 20 días de viaje en el que haremos de todo: conocer grandes ciudades, disfrutar de la naturaleza y del mar, conocer la historia en primera persona y nos divertiremos en un parque de atracciones… En pocas semanas nos vamos!
Una cosa que también nos hace especial ilusión es estrenar la equipación oficial de Con peques se puede: Iremos toda la familia con estas fantásticas camisetas de www.camisetaspersonalizadas.es que diseñamos nosotros mismos desde su página web utilizando nuestro flamante logo realizado por www.snikcomunicacion.es . Han quedado fantásticas!

(aunque nos gusten mucho, no las llevaremos todos los días :P)

Os iremos contando todas nuestras peripecias por las redes sociales.
Read more

Próximo destino: Road-trip por Francia (+ Disneyland Paris)

Ya queda poquito para nuestro gran viaje del año… Este año no tuvimos grandes dudas de cuál iba a ser el destino al que íbamos a dedicar unos días, y lo sabíamos porque creemos que es el momento de que nuestros hijos visiten un lugar que seguro que les encanta: Disneyland París.
Nuestra hija mayor está a punto de cumplir los 6 años y pensamos que esa es una buena edad para visitar uno de los parques de atracciones más importantes de Europa (el peque irá un poco a remolque aquí…).

Así pues, teniendo en cuenta el hándicap de que teníamos que visitar Disneyland París decidimos que nuestro viaje iba a ser un roadtrip por Francia. Empezamos a madurar la idea y cada vez nos parecía una mejor idea: No conocemos mucho nuestro país vecino y hacer ruta iba a ser una buena oportunidad para hacerlo. Haciendo que la visita al parque formara parte del viaje hacíamos también que su coste se diluyera un poco en lo referente al transporte, así que parece una muy buena jugada.
En un principio teníamos intención de visitar la Bretaña francesa pero por distancias y tiempo disponible al final lo cambiamos por la región de Normandía. Bretaña tendrá que esperar…
Saldremos de Terrassa dirección a la Duna de Pilat (la duna más alta de Europa); allí haremos nuestra primera parada y recuperaremos fuerzas del viaje… Al día siguiente nos desplazaremos hasta Burdeos y conoceremos la ciudad. Seguirá nuestra ruta hasta Nantes y ahí pararemos otra noche. Al día siguiente ya estaremos en zona normanda y empezaremos con uno de los platos fuertes del viaje: Mont Saint Michel. Estaremos 5 días por la región conociendo las playas del desembarco, pueblos típicos y llegaremos hasta los acantilados de la zona de Etretat. A continuación nos desplazaremos hasta París, donde pasaremos 4 días enteros para descubrir la que dicen que es una de las ciudades más bellas del mundo… Finalmente, el punto fuerte del viaje: 4 días en Disneyland París. Lo esperamos con muchas ganas y será toda una sorpresa para los peques porque no se lo vamos a decir hasta que estemos allí… Después del parque ya tocará volver a casa, y está por ver si lo haremos en uno o dos días, en función de lo cansados que vayamos… 
Serán 19 – 20 días de viaje en el que haremos de todo: conocer grandes ciudades, disfrutar de la naturaleza y del mar, conocer la historia en primera persona y nos divertiremos en un parque de atracciones… En pocas semanas nos vamos!
Una cosa que también nos hace especial ilusión es estrenar la equipación oficial de Con peques se puede: Iremos toda la familia con estas fantásticas camisetas de www.camisetaspersonalizadas.es que diseñamos nosotros mismos desde su página web utilizando nuestro flamante logo realizado por www.snikcomunicacion.es . Han quedado fantásticas!

(aunque nos gusten mucho, no las llevaremos todos los días :P)

Os iremos contando todas nuestras peripecias por las redes sociales.
Read more

Operación pañal 2.0: El retorno

Hace pocos días vivimos la segunda operación pañal en la familia… y qué diferente fue respecto a la primera! Antes de ponerme a escribir estas líneas me revisé lo que expliqué hace ya más de 3 años… y qué diferencia! Consideramos en la primera operación pañal que nos había salido bastante bien… hoy lo habríamos hecho diferente.
Hoy en día aún se oyen muchas cosas como:
  • Hay que hacerlo en verano
  • Cuando decidas quitarle el pañal tienes que…
  • Tienes que insistirle mucho
  • Tienes que encerrarte en casa
Pues no.
Tras mucho leer y escuchar a gente que sabe del tema nos quedó bien claro una cosa: No es algo que podamos decidir nosotros. Se trata de un proceso madurativo y como tal ni se aprende ni se enseña. Dejemos de hacer las cosas cuando a nosotros nos vaya bien y tomemos conciencia de hacerlas cuando tocan.
¿Que debe ser el propio niño que decida cuándo a hacerlo? Pues esperaremos… y pese a la tensión autoimpuesta porque este septiembre ya empieza el cole de los grandes, tuvimos paciencia y confiamos en él. Finalmente, el día llegó hace poco:
– No vull bolquer, sóc un nen gran (No quiero pañal, soy un niño grande). 
Pues nada, si no lo quieres, lo quitamos… Al principio seguíamos actuando igual; hacíamos el gesto de ir a ponerle el pañal y, si nos decía que no lo quería, no se lo poníamos. Por supuesto, algún escape hubo (un par o tres, no más) pero el tema no pasó de ahí; cada vez lo llevaba menos y, cuando nos quisimos dar cuenta, se había pasado todo un día sin pañal: Ya estaba hecho.
Desde ese día no le hemos vuelto a poner pañal salvo para dormir (y creo que no vamos a tardar mucho en abandonarlo…) y solo hemos tenido un par de escapes húmedos y uno sólido. Vamos, un balance genial!
Estamos muy contentos con este proceso y el peque lo ha gestionado completamente a su manera… sin presiones de ningún tipo. Eso nos reafirma que hemos hecho lo que tocaba cuando tocaba.
De hecho, podríamos decir que esta operación pañal 2.0 no ha existido.
Si estáis o vais a estar en este proceso no os dejéis llevar por los tópicos… leed sobre el tema y no tengáis prisa, de verdad. Anticiparse no es buena idea.
Read more

Operación pañal 2.0: El retorno

Hace pocos días vivimos la segunda operación pañal en la familia… y qué diferente fue respecto a la primera! Antes de ponerme a escribir estas líneas me revisé lo que expliqué hace ya más de 3 años… y qué diferencia! Consideramos en la primera operación pañal que nos había salido bastante bien… hoy lo habríamos hecho diferente.
Hoy en día aún se oyen muchas cosas como:
  • Hay que hacerlo en verano
  • Cuando decidas quitarle el pañal tienes que…
  • Tienes que insistirle mucho
  • Tienes que encerrarte en casa
Pues no.
Tras mucho leer y escuchar a gente que sabe del tema nos quedó bien claro una cosa: No es algo que podamos decidir nosotros. Se trata de un proceso madurativo y como tal ni se aprende ni se enseña. Dejemos de hacer las cosas cuando a nosotros nos vaya bien y tomemos conciencia de hacerlas cuando tocan.
¿Que debe ser el propio niño que decida cuándo a hacerlo? Pues esperaremos… y pese a la tensión autoimpuesta porque este septiembre ya empieza el cole de los grandes, tuvimos paciencia y confiamos en él. Finalmente, el día llegó hace poco:
– No vull bolquer, sóc un nen gran (No quiero pañal, soy un niño grande). 
Pues nada, si no lo quieres, lo quitamos… Al principio seguíamos actuando igual; hacíamos el gesto de ir a ponerle el pañal y, si nos decía que no lo quería, no se lo poníamos. Por supuesto, algún escape hubo (un par o tres, no más) pero el tema no pasó de ahí; cada vez lo llevaba menos y, cuando nos quisimos dar cuenta, se había pasado todo un día sin pañal: Ya estaba hecho.
Desde ese día no le hemos vuelto a poner pañal salvo para dormir (y creo que no vamos a tardar mucho en abandonarlo…) y solo hemos tenido un par de escapes húmedos y uno sólido. Vamos, un balance genial!
Estamos muy contentos con este proceso y el peque lo ha gestionado completamente a su manera… sin presiones de ningún tipo. Eso nos reafirma que hemos hecho lo que tocaba cuando tocaba.
De hecho, podríamos decir que esta operación pañal 2.0 no ha existido.
Si estáis o vais a estar en este proceso no os dejéis llevar por los tópicos… leed sobre el tema y no tengáis prisa, de verdad. Anticiparse no es buena idea.
Read more

Viaje a Noruega: Algunos números

Los fiordos tienen de todo, tal y como os he ido contando durante unos cuantos posts… aún quedan algunas cosas por contar, pero echando la vista atrás, hoy toca dejar algunos números de nuestro viaje para ver un poco en perspectiva todo lo que implica visitar esta bella región. De forma muy resumida, lo que vimos / hicimos fue:

Visitar 15 Cascadas: Teniendo en cuenta que nos llovió mucho, veíamos agua por todos sitios… sin embargo, contando las que fuimos a visitar expresamente las podemos dejar en este número.
Recorrer 2.100 Kilómetros: Noruega es un país muy grande, y solo recorriendo la región de los fiordos hicimos esa nada despreciable cantidad de kilómetros… sin contar los que hicimos con ferry, claro.
Dormir en 9 alojamientos: 1 hotel, 2 apartamentos y 6 cabañas fueron los lugares en los que hicimos noche durante los 15 días que duró el viaje.
Uno de los mejores alojamientos…
Utilizar 11 ferries: Ya os he comentado en más de una ocasión que este medio de transporte es muy habitual en el país. De hecho, si no los hubiera, las distancias aún serían mayores.
Usar 11 medios de transporte: Desde nuestra llegada en avión, utilizamos de todo: coche, ferry, funicular, teleférico, autocar, bus interurbano, tren turístico, tren regional… cada uno de ellos con su encanto.
El fantástico tren de Flam
Recorrer 6 Carreteras turísticas nacionales: Catalogadas como de excepcional belleza, merece la pena pasar por algunas de las 18 rutas para disfrutar del paisaje. Es posible que en alguna ocasión el recorrido no sea el más rápido, pero compensa. Un ejemplo claro es la Carretera de los Trolls.
Pasar por decenas de túneles: Cortos, largos, muy largos (el más largo del mundo entre ellos), en espiral, con rotondas en su interior… de todos los gustos y colores para conseguir arañar minutos en los desplazamientos por su complicada geografía.
Disfrutar (o no) de 11 miradores: Comenzando por algunos naturales como el Preikestolen, pasando por los urbanos como el de Alesund, el fantástico mirador de la carretera de los Trolls o los que se asoman a Geiranger. En algunos no pudimos ver nada por el mal tiempo :(.
La carretera de los Trolls
Visitar 4 museos: No visitamos demasiados porque preferimos aprovechar más los paisajes, pero sí que conocimos algunos en Bergen (Hanseático y de la Pesca), en Flam y el del Petróleo en Stavanger.
Museo de la pesca
Conocer 6 Iglesias: Algunas de madera, otras más tradicionales… incluyendo entre ellas la de Hopperstad o la de Lom.
Iglesia de Hopperstad
Maravillarnos con 5 Fiordos: Algunos desde dentro, como Naerofjord o GeirangerFjord, otros desde estupendos miradores (como el Preikestolen) y algunos de ellos desde la carretera…
Imposible resumirlo todo; lo que quería reflejar aquí es el viaje tan versátil que se puede llegar a vivir… por supuesto, me he dejado muchas cosas más, pero creo que estas son un buen reflejo de lo que hicimos.
Read more

Viaje a Noruega: Algunos números

Los fiordos tienen de todo, tal y como os he ido contando durante unos cuantos posts… aún quedan algunas cosas por contar, pero echando la vista atrás, hoy toca dejar algunos números de nuestro viaje para ver un poco en perspectiva todo lo que implica visitar esta bella región. De forma muy resumida, lo que vimos / hicimos fue:

Visitar 15 Cascadas: Teniendo en cuenta que nos llovió mucho, veíamos agua por todos sitios… sin embargo, contando las que fuimos a visitar expresamente las podemos dejar en este número.
Recorrer 2.100 Kilómetros: Noruega es un país muy grande, y solo recorriendo la región de los fiordos hicimos esa nada despreciable cantidad de kilómetros… sin contar los que hicimos con ferry, claro.
Dormir en 9 alojamientos: 1 hotel, 2 apartamentos y 6 cabañas fueron los lugares en los que hicimos noche durante los 15 días que duró el viaje.
Uno de los mejores alojamientos…
Utilizar 11 ferries: Ya os he comentado en más de una ocasión que este medio de transporte es muy habitual en el país. De hecho, si no los hubiera, las distancias aún serían mayores.
Usar 11 medios de transporte: Desde nuestra llegada en avión, utilizamos de todo: coche, ferry, funicular, teleférico, autocar, bus interurbano, tren turístico, tren regional… cada uno de ellos con su encanto.
El fantástico tren de Flam
Recorrer 6 Carreteras turísticas nacionales: Catalogadas como de excepcional belleza, merece la pena pasar por algunas de las 18 rutas para disfrutar del paisaje. Es posible que en alguna ocasión el recorrido no sea el más rápido, pero compensa. Un ejemplo claro es la Carretera de los Trolls.
Pasar por decenas de túneles: Cortos, largos, muy largos (el más largo del mundo entre ellos), en espiral, con rotondas en su interior… de todos los gustos y colores para conseguir arañar minutos en los desplazamientos por su complicada geografía.
Disfrutar (o no) de 11 miradores: Comenzando por algunos naturales como el Preikestolen, pasando por los urbanos como el de Alesund, el fantástico mirador de la carretera de los Trolls o los que se asoman a Geiranger. En algunos no pudimos ver nada por el mal tiempo :(.
La carretera de los Trolls
Visitar 4 museos: No visitamos demasiados porque preferimos aprovechar más los paisajes, pero sí que conocimos algunos en Bergen (Hanseático y de la Pesca), en Flam y el del Petróleo en Stavanger.
Museo de la pesca
Conocer 6 Iglesias: Algunas de madera, otras más tradicionales… incluyendo entre ellas la de Hopperstad o la de Lom.
Iglesia de Hopperstad
Maravillarnos con 5 Fiordos: Algunos desde dentro, como Naerofjord o GeirangerFjord, otros desde estupendos miradores (como el Preikestolen) y algunos de ellos desde la carretera…
Imposible resumirlo todo; lo que quería reflejar aquí es el viaje tan versátil que se puede llegar a vivir… por supuesto, me he dejado muchas cosas más, pero creo que estas son un buen reflejo de lo que hicimos.
Read more

Reserva africaine de Sigean: Conociendo la zona

Hace algunos días os explicaba nuestra experiencia en la Reserva Africaine de Sigean… Tal y como os comentaba, aprovechamos para pasar el fin de semana por la zona y conocerla algo más (Lo que se puede conocer en dos días y medio).
Llegamos el viernes a última hora de la tarde a Port la Nouvelle y nos instalamos en unos apartamentos llamados Port La Nouvelle Residence situados en la entrada del pueblo. Tras una pequeña charla con los propietarios de los apartamentos, nos recomendaron que fuéramos al parque a primera hora del sábado: Es cuando los animales están más activos y cuando se puede encontrar un poco menos de gente. Con esa información, nuestro planning previsto quedaba así:
  • Viernes: Llegada a Port la Nouvelle Residence.
  • Sábado: Por la mañana y hasta media tarde (18.00 aprox) visita a la Reserva. A última hora del día, visita relámpago a Narbonne y cena en Les Grands Buffets.
  • Domingo: Por la mañana, conocer un poco Port La Nouvelle y, después de comer, vuelta a casa.
Port La Nouvelle
Este pequeño pueblo costero es un lugar fantástico como centro de operaciones. Es agradable, tiene todos los servicios que se puedan necesitar y está bastante cerca de la reserva (no más de 15 minutos). El sábado por la mañana aprovechamos para dar una vuelta por el mercado semanal y así preparar el avituallamiento.
El domingo pudimos disfrutar de un agradable paseo por el centro y acabamos en la playa. 10 kilómetros de arena fina en el que, sobretodo los peques, disfrutaron como enanos… De hecho, acabaron sin ropa y completamente empapados. Muy cerca de la playa hay también un gran parque infantil en el que pasar un buen rato.

Tenéis más información del pueblo en su página web: http://www.ot-portlanouvelle.com/
Nuestro alojamiento
Nos alojamos en unos apartamentos llamados Port la Nouvelle Residence (enlace booking). Pequeñitos pero con todo lo necesario en un edificio centenario. Los propietarios fueron encantadores y nos dieron valiosas recomendaciones (y nos ayudaron en alguna que otra gestión). Además, como tienen niños pequeños hay muchos juguetes con los que los peques se entretuvieron… y para cenar, barbacoa en la terracita.
Conociendo Narbonne
Otra de las cosas que queríamos hacer aprovechando que estábamos por la zona era conocer ese famoso buffet del que tanto se habla: Les Grands Buffets. De él os hablaré después, pero aprovechando que está en las afueras de Narbonne y que íbamos a ir a cenar allí, decidimos hacer una visita fugaz y conocer un poco su casco histórico.

Lo cierto es que vimos lo justito porque era algo tarde (alrededor de las 19.00) y, evidentemente, ya no había nada abierto. Nuestra guía fue un mapa que encontramos a la orilla del canal de Robine y que recomendaba un recorrido por el casco antiguo y durante el que vimos los exteriores del mercado de Les Halles, el Ponts des Marchands (en el canal), la plaza de las 4 fuentes, la Chapelle des penitents bleus, el Palais des Archeveques (en la plaza de l’Hotel de Ville ) y la imponente Catedral de Saint-Just y Saint-Pasteur. El plato fuerte de la zona, la abadía de Fontfroide, no la pudimos visitar. Otra vez será.

Les Grands Buffets
El sábado por la noche teníamos previsto algo que nos llamaba mucho la atención: visitar Les Grands Buffets; ese fantástico Buffet del que se habla en tantos y tantos lugares y que permite, por poco más de 30 euros por persona, disfrutar de diferentes tipos de comida que seguramente no sean habituales en nuestra dieta y que evidentemente no son los que se acostumbran a encontrar en lo que nosotros llamamos buffet libre.
Tartars, pescados al gusto, marisco, ostras, langostas, decenas de tipos de queso y patés… decenas y decenas de platos que tienen su colofón en varias decenas de postres. Imposible probarlo todo!

Algo indispensable antes de visitarlo: Reservar por internet en cuanto sepáis la fecha en la que vais a ir… siempre se llena y, conforme se acerca la fecha deseada, se puede hacer muy difícil conseguir una mesa (y eso que hay muchas).
Nosotros interpretamos erróneamente la información de la web y acabamos reservando muy tarde; conclusión? Nos dieron una de las últimas horas disponibles: El sábado a las 22.00 (tardísimo para ser un horario francés). Intentamos cambiarla por su web pero, tras encontrar un hueco a las 19.45 y averiguar si podíamos o no podíamos cambiarla (con la ayuda de los propietarios de los apartamentos), no conseguimos hacerlo.
Tras nuestro paseo por Narbonne, decidimos acercarnos al restaurante antes de la hora prevista a ver si había suerte… y la hubo. Teníamos reserva a las 22.00 en la zona interior del restaurante, pero había quedado un hueco en la zona del jardín y pudimos entrar antes.
El restaurante tiene dos grandes zonas para comer: El salón, donde está toda la comida, la zona de cocina en directo, los postres y una zona de juegos infantiles y el jardín, al aire libre y muy bien decorado. Es bonito pero hay que desplazarse más para ir a buscar la comida.

Estuvimos muuuuucho rato cenando… tanto que salimos de allí pasadas las 00.15 (con los peques ya reventados del día completito que habían pasado); pasamos allí más de dos horas y media (van sacando comida hasta las 00.00).
Nuestra conclusión sobre el restaurante: No está mal, aunque quizás teníamos las expectativas demasiado elevadas y no nos sorprendió tanto como nos esperábamos. Es un lugar digno de visitar y la comida está muy buena; sin embargo, no deja de ser un buffet… hay que levantarse una y otra vez a buscar la comida y yo, que no soy demasiado amigo de este tipo de restaurantes, me da la sensación de estar comiendo solo. Eso sí, los camareros son encantadores y, si es tu cumpleaños, tienen un pequeño detalle.
Podéis leer mi review completa del restaurante en Tripadvisor.
Para reservar, desde su web: www.lesgrandsbuffets.com
Y esto es lo que dio de si nuestro fin de semana por tierras francesas… todos disfrutamos mucho en todo lo que hicimos y nos vino muy bien para cargar pilas y cambiar de aires.
Read more

Reserva africaine de Sigean: Conociendo la zona

Hace algunos días os explicaba nuestra experiencia en la Reserva Africaine de Sigean… Tal y como os comentaba, aprovechamos para pasar el fin de semana por la zona y conocerla algo más (Lo que se puede conocer en dos días y medio).
Llegamos el viernes a última hora de la tarde a Port la Nouvelle y nos instalamos en unos apartamentos llamados Port La Nouvelle Residence situados en la entrada del pueblo. Tras una pequeña charla con los propietarios de los apartamentos, nos recomendaron que fuéramos al parque a primera hora del sábado: Es cuando los animales están más activos y cuando se puede encontrar un poco menos de gente. Con esa información, nuestro planning previsto quedaba así:
  • Viernes: Llegada a Port la Nouvelle Residence.
  • Sábado: Por la mañana y hasta media tarde (18.00 aprox) visita a la Reserva. A última hora del día, visita relámpago a Narbonne y cena en Les Grands Buffets.
  • Domingo: Por la mañana, conocer un poco Port La Nouvelle y, después de comer, vuelta a casa.
Port La Nouvelle
Este pequeño pueblo costero es un lugar fantástico como centro de operaciones. Es agradable, tiene todos los servicios que se puedan necesitar y está bastante cerca de la reserva (no más de 15 minutos). El sábado por la mañana aprovechamos para dar una vuelta por el mercado semanal y así preparar el avituallamiento.
El domingo pudimos disfrutar de un agradable paseo por el centro y acabamos en la playa. 10 kilómetros de arena fina en el que, sobretodo los peques, disfrutaron como enanos… De hecho, acabaron sin ropa y completamente empapados. Muy cerca de la playa hay también un gran parque infantil en el que pasar un buen rato.

Tenéis más información del pueblo en su página web: http://www.ot-portlanouvelle.com/
Nuestro alojamiento
Nos alojamos en unos apartamentos llamados Port la Nouvelle Residence (enlace booking). Pequeñitos pero con todo lo necesario en un edificio centenario. Los propietarios fueron encantadores y nos dieron valiosas recomendaciones (y nos ayudaron en alguna que otra gestión). Además, como tienen niños pequeños hay muchos juguetes con los que los peques se entretuvieron… y para cenar, barbacoa en la terracita.
Conociendo Narbonne
Otra de las cosas que queríamos hacer aprovechando que estábamos por la zona era conocer ese famoso buffet del que tanto se habla: Les Grands Buffets. De él os hablaré después, pero aprovechando que está en las afueras de Narbonne y que íbamos a ir a cenar allí, decidimos hacer una visita fugaz y conocer un poco su casco histórico.

Lo cierto es que vimos lo justito porque era algo tarde (alrededor de las 19.00) y, evidentemente, ya no había nada abierto. Nuestra guía fue un mapa que encontramos a la orilla del canal de Robine y que recomendaba un recorrido por el casco antiguo y durante el que vimos los exteriores del mercado de Les Halles, el Ponts des Marchands (en el canal), la plaza de las 4 fuentes, la Chapelle des penitents bleus, el Palais des Archeveques (en la plaza de l’Hotel de Ville ) y la imponente Catedral de Saint-Just y Saint-Pasteur. El plato fuerte de la zona, la abadía de Fontfroide, no la pudimos visitar. Otra vez será.

Les Grands Buffets
El sábado por la noche teníamos previsto algo que nos llamaba mucho la atención: visitar Les Grands Buffets; ese fantástico Buffet del que se habla en tantos y tantos lugares y que permite, por poco más de 30 euros por persona, disfrutar de diferentes tipos de comida que seguramente no sean habituales en nuestra dieta y que evidentemente no son los que se acostumbran a encontrar en lo que nosotros llamamos buffet libre.
Tartars, pescados al gusto, marisco, ostras, langostas, decenas de tipos de queso y patés… decenas y decenas de platos que tienen su colofón en varias decenas de postres. Imposible probarlo todo!

Algo indispensable antes de visitarlo: Reservar por internet en cuanto sepáis la fecha en la que vais a ir… siempre se llena y, conforme se acerca la fecha deseada, se puede hacer muy difícil conseguir una mesa (y eso que hay muchas).
Nosotros interpretamos erróneamente la información de la web y acabamos reservando muy tarde; conclusión? Nos dieron una de las últimas horas disponibles: El sábado a las 22.00 (tardísimo para ser un horario francés). Intentamos cambiarla por su web pero, tras encontrar un hueco a las 19.45 y averiguar si podíamos o no podíamos cambiarla (con la ayuda de los propietarios de los apartamentos), no conseguimos hacerlo.
Tras nuestro paseo por Narbonne, decidimos acercarnos al restaurante antes de la hora prevista a ver si había suerte… y la hubo. Teníamos reserva a las 22.00 en la zona interior del restaurante, pero había quedado un hueco en la zona del jardín y pudimos entrar antes.
El restaurante tiene dos grandes zonas para comer: El salón, donde está toda la comida, la zona de cocina en directo, los postres y una zona de juegos infantiles y el jardín, al aire libre y muy bien decorado. Es bonito pero hay que desplazarse más para ir a buscar la comida.

Estuvimos muuuuucho rato cenando… tanto que salimos de allí pasadas las 00.15 (con los peques ya reventados del día completito que habían pasado); pasamos allí más de dos horas y media (van sacando comida hasta las 00.00).
Nuestra conclusión sobre el restaurante: No está mal, aunque quizás teníamos las expectativas demasiado elevadas y no nos sorprendió tanto como nos esperábamos. Es un lugar digno de visitar y la comida está muy buena; sin embargo, no deja de ser un buffet… hay que levantarse una y otra vez a buscar la comida y yo, que no soy demasiado amigo de este tipo de restaurantes, me da la sensación de estar comiendo solo. Eso sí, los camareros son encantadores y, si es tu cumpleaños, tienen un pequeño detalle.
Podéis leer mi review completa del restaurante en Tripadvisor.
Para reservar, desde su web: www.lesgrandsbuffets.com
Y esto es lo que dio de si nuestro fin de semana por tierras francesas… todos disfrutamos mucho en todo lo que hicimos y nos vino muy bien para cargar pilas y cambiar de aires.
Read more

Nostalgia de padres: Cosas que echamos de menos

Cómo pasa el tiempo, ¿verdad? Parece que no, pero ya hace algo más de 5 años y medio que somos padres. Algunos dirán que tampoco es tanto (sobretodo padres más experimentados :P), pero es una época tan intensa que ya casi ni nos acordamos qué hacíamos con nuestra vida cuando no estaban los pequeñajos ocupándolo todo.
En esta época en la que andamos cansados, saturados y faltos de paciencia aparece cierta nostalgia y vienen a la mente algunas de las cosas que no tienes; se echan de menos muchas ciertas cosas que igual vuelven de aquí unos años y otras que quizás han desaparecido para siempre. Voy a enumerar algunas de ellas:
  • Momentos de sofá: Esos fines de semana en las que te podías pegar una maratón de series / películas sin interrupciones… ahora es un reto ver un capítulo de algo sin interrupciones (ya sea por los peques o porque nos dormimos…).
  • Dormir sin interrupciones: Dormir hasta que te duele la espalda de tanto estar en la cama. Mirar el reloj y ver que ya no vas a desayunar; casi mejor hacer el aperitivo y comer. Ahora te duele la espalda, pero seguramente porque el peque te hace dormir en posiciones extrañas.
  • Ir sin prisas: Poder ir a cualquier sitio y no sufrir porque “son más de las dos y estos niños aún sin comer” y situaciones del estilo; acabar comprándote alguna guarrada algo de fast-food y acabar comiendo sentados en un bordillo sin mayor preocupaciones.
  • Aburrirse: Llegar a casa y pensar… ¿qué hago? 
  • Poder tener momentos íntimos… a cualquier hora y en cualquier sitio de casa.
  • Disfrutar de la lectura: Ahora que tenemos mucho menos tiempo que antes, los ratos mientras los peques duermen se aprovechan al máximo para poner la vida en orden. En mi caso, la lectura es una de las perjudicadas y la tengo algo abandonada 🙁
  • Poder hacer planes de última hora sin que suponga un trauma o te lo tengas que pensar miles de varias veces.
  • Disfrutar del silencio… Quien vive con niños sabe el valor que tiene el silencio. Y no, no hablo de ese momento en el que los peques están durmiendo. 
Podría seguir haciendo suspiros y escribiendo más cosas que ya no tenemos, pero tampoco es necesario. Pensándolo fríamente, pocas cosas de las que os he enumerado son vitales. En realidad nuestra vida, sea como sea, está bastante bien; es ajetreada, caótica e intensa… pero es la nuestra 🙂
¡Lo que tenemos son ganas de vacaciones y de cambiar de aires!
Y vosotros/as, ¿Echáis mucho de menos algo?

P.D.: Un ratillo de algunas de ellas de vez en cuando para cargar pilas tampoco está de más 😛
Read more

Nostalgia de padres: Cosas que echamos de menos

Cómo pasa el tiempo, ¿verdad? Parece que no, pero ya hace algo más de 5 años y medio que somos padres. Algunos dirán que tampoco es tanto (sobretodo padres más experimentados :P), pero es una época tan intensa que ya casi ni nos acordamos qué hacíamos con nuestra vida cuando no estaban los pequeñajos ocupándolo todo.
En esta época en la que andamos cansados, saturados y faltos de paciencia aparece cierta nostalgia y vienen a la mente algunas de las cosas que no tienes; se echan de menos muchas ciertas cosas que igual vuelven de aquí unos años y otras que quizás han desaparecido para siempre. Voy a enumerar algunas de ellas:
  • Momentos de sofá: Esos fines de semana en las que te podías pegar una maratón de series / películas sin interrupciones… ahora es un reto ver un capítulo de algo sin interrupciones (ya sea por los peques o porque nos dormimos…).
  • Dormir sin interrupciones: Dormir hasta que te duele la espalda de tanto estar en la cama. Mirar el reloj y ver que ya no vas a desayunar; casi mejor hacer el aperitivo y comer. Ahora te duele la espalda, pero seguramente porque el peque te hace dormir en posiciones extrañas.
  • Ir sin prisas: Poder ir a cualquier sitio y no sufrir porque “son más de las dos y estos niños aún sin comer” y situaciones del estilo; acabar comprándote alguna guarrada algo de fast-food y acabar comiendo sentados en un bordillo sin mayor preocupaciones.
  • Aburrirse: Llegar a casa y pensar… ¿qué hago? 
  • Poder tener momentos íntimos… a cualquier hora y en cualquier sitio de casa.
  • Disfrutar de la lectura: Ahora que tenemos mucho menos tiempo que antes, los ratos mientras los peques duermen se aprovechan al máximo para poner la vida en orden. En mi caso, la lectura es una de las perjudicadas y la tengo algo abandonada 🙁
  • Poder hacer planes de última hora sin que suponga un trauma o te lo tengas que pensar miles de varias veces.
  • Disfrutar del silencio… Quien vive con niños sabe el valor que tiene el silencio. Y no, no hablo de ese momento en el que los peques están durmiendo. 
Podría seguir haciendo suspiros y escribiendo más cosas que ya no tenemos, pero tampoco es necesario. Pensándolo fríamente, pocas cosas de las que os he enumerado son vitales. En realidad nuestra vida, sea como sea, está bastante bien; es ajetreada, caótica e intensa… pero es la nuestra 🙂
¡Lo que tenemos son ganas de vacaciones y de cambiar de aires!
Y vosotros/as, ¿Echáis mucho de menos algo?

P.D.: Un ratillo de algunas de ellas de vez en cuando para cargar pilas tampoco está de más 😛
Read more

Reserva africana de Sigean

Llevaba años viendo carteles publicitarios de la Reserva Africaine de Sigean y finalmente, hace algunas semanas, lo visitamos. En este post os voy a explicar nuestra experiencia y algunos datos prácticos para que veáis qué se puede encontrar en este lugar.

Como bien indica el nombre, la Reserva africana se encuentra en el pequeño pueblo de Sigean. Esta localidad está en en Francia, en el departamento de Aude, en Languedoc – Roussillon. Está a algo más de dos horas de Barcelona, fácilmente accesible por autopista y entre las localidades de Perpignán y Narbonne. Ya véis que la distancia no es excesivamente grande, sobretodo para los que somos de la zona de Catalunya.
Muchos de vosotros pensaréis que se trata de un parque zoológico al uso, pero nada más lejos de la realidad; de hecho, nosotros no somos para nada defensores de ese tipo de recintos así que nos aseguramos bien de que no fuera un zoo antes de ir.
Al empezar a indagar un poco en sus características se ve rápidamente que es algo diferente: la estructura de la reserva, la enorme extensión de terreno, la mezcla de especies, la conservación de los mismos, la ingente cantidad de animales que hay, las políticas de conservación…
Las dos zonas del parque
Una de las partes más destacadas y por la que más se conoce es por su recorrido en coche entre los animales: Se trata de un recorrido de 7,5 kilómetros que transcurren por varias áreas:
  • La maleza africana: Donde podremos ver Búfalos, Impalas, cebras, avestruces, jirafas…

Los animales pasan muy, muy cerca
Muchísimo espacio para moverse
  • Los osos del tíbet y los leones
Los osos estaban un poco perezosos…
Pero los leones no tanto

  • Los parques de la sabana, donde se puede pasar entre rinocerontes blancos, asnos de somalia, facóqueros…
Es una experiencia fantástica; los animales campan a sus anchas y perfectamente puede pasarte una cebra por delante del coche o un león se puede tumbar en medio de la carretera a descansar… Nosotros estuvimos un buen rato parados entre un grupo de cebras que tranquilamente pasaban el rato entre los coches; mientras estábamos esperando nos vino a saludar una avestruz que dio golpecitos en el cristal del coche… Pese a que todo el recorrido en coche es espectacular, el plato principal de todo esto son, sin duda, los osos y los leones. Separados cada uno en una zona, se pasa primero por la de los osos y después por la de los leones: La primera vez que pasamos (puedes hacer el recorrido tantas veces como quieras) los osos estaban bastante perezosos, pero por la tarde, que volvimos a pasar, nos los encontramos de frente a la entrada al recinto. Los leones, por su parte, nos los encontramos las dos veces muy cerca del camino, con su tónica de no moverse en exceso (aunque mucho más activos que en los zoos tradicionales).
Estas dos áreas son la parte más peligrosa del recorrido y, si en teoría en ningún lugar se pueden llevar las ventanas bajadas, aquí incluso no se debe parar ni el coche; no olvidemos que son animales muy peligrosos.
Tras hacer el recorrido en coche, después de algo más de hora y media recorriendo las diferentes áreas, aparcamos y nos fuimos a realizar el recorrido a pie. En esta zona, grandísima también, las áreas más espectaculares son el estanque del ojo de Ca, donde habitan multitud de aves y la zona del Llano africano, repleta de animales habituales en ese tipo de hábitats (antílopes, impalas, ñúes, gacelas…) y con una isla en la que están los chimpancés. Entre estas dos zonas, las más grandes, se intercalan otras estancias en la que podemos encontrar multitud de animales: Jirafas, loros, dromedarios, aligátors, canguros… Es imposible decirlos todos; según comentan desde el parque, disponen de más de 3.800 animales repartidos en mamíferos, aves y reptiles.

Teóricamente también hay elefantes; sin embargo, no veremos ninguno en el parque. ¿Por qué? Hace algunos meses se murió el único macho que formaba parte del grupo de elefantes que habitaba en la reserva. Por lo que se explica en los carteles informativos, al no encontrar un nuevo macho que reemplazara al fallecido y así no ver, en un futuro cercano, posibilidad de que la colonia aumentara, las hembras fueron trasladadas a otras reservas / parques donde sí pudieran ayudar a la conservación de la especie… Son estas cosas las que hacen ver que no es un zoológico tradicional.

Cerca de la entrada hay una zona de las llamadas ‘toca-toca’. Diseñada específicamente para los más pequeños, en ella podemos tocar algunas pequeñas cabras (si quieren, tienen una zona de ‘descanso’ inaccesible a las personas) y hacer algunas fotos.

Lo ideal para visitar el parque es estar el día completo; nosotros entramos a la zona del safari a las 10 y poco y salíamos del parque pasadas las 5 de la tarde. El parque abre de las 09.00 hasta las 18.00 de abril a septiembre, hasta las 17.00 en marzo y entre septiembre y diciembre y hasta las 16.00 durante los meses de enero y febrero, todos los días del año. Es difícil no encontrar una época en la que no podamos escaparnos a conocer los animales.
Hay varias opciones de restauración si se quiere pasar el día completo en el parque. A los bares / restaurantes repartidos por todo el recinto se le suman también varias zonas de picnic (algunas de ellas muy cercanas a los animales) en las que disfrutar cómodamente de la comida que uno se pueda traer desde casa. Nosotros optamos por la opción del pícnic y estuvo genial… Los peques pudieron corretear a su gusto sin problemas.
Finalmente, los precios:
Visitar el parque cuesta 32 euros por adulto y 23 por niños (de 4 a 14 años ambos inclusive). Cabe la posibilidad, con un suplemento (y siempre que sea un grupo de gente grande), de hacer visitas vip (con guía).
Por supuesto, si queréis ampliar información y/o comprar las entradas, en su web, recientemente renovada, lo tendréis todo: www.reserveafricainesigean.com
Nosotros aprovechamos la visita al parque para pasar el fin de semana por la zona… os contaré en el siguiente post algunas de las cosas que hicimos por ella.
Read more

Reserva africana de Sigean

Llevaba años viendo carteles publicitarios de la Reserva Africaine de Sigean y finalmente, hace algunas semanas, lo visitamos. En este post os voy a explicar nuestra experiencia y algunos datos prácticos para que veáis qué se puede encontrar en este lugar.

Como bien indica el nombre, la Reserva africana se encuentra en el pequeño pueblo de Sigean. Esta localidad está en en Francia, en el departamento de Aude, en Languedoc – Roussillon. Está a algo más de dos horas de Barcelona, fácilmente accesible por autopista y entre las localidades de Perpignán y Narbonne. Ya véis que la distancia no es excesivamente grande, sobretodo para los que somos de la zona de Catalunya.
Muchos de vosotros pensaréis que se trata de un parque zoológico al uso, pero nada más lejos de la realidad; de hecho, nosotros no somos para nada defensores de ese tipo de recintos así que nos aseguramos bien de que no fuera un zoo antes de ir.
Al empezar a indagar un poco en sus características se ve rápidamente que es algo diferente: la estructura de la reserva, la enorme extensión de terreno, la mezcla de especies, la conservación de los mismos, la ingente cantidad de animales que hay, las políticas de conservación…
Las dos zonas del parque
Una de las partes más destacadas y por la que más se conoce es por su recorrido en coche entre los animales: Se trata de un recorrido de 7,5 kilómetros que transcurren por varias áreas:
  • La maleza africana: Donde podremos ver Búfalos, Impalas, cebras, avestruces, jirafas…

Los animales pasan muy, muy cerca
Muchísimo espacio para moverse
  • Los osos del tíbet y los leones
Los osos estaban un poco perezosos…
Pero los leones no tanto

  • Los parques de la sabana, donde se puede pasar entre rinocerontes blancos, asnos de somalia, facóqueros…
Es una experiencia fantástica; los animales campan a sus anchas y perfectamente puede pasarte una cebra por delante del coche o un león se puede tumbar en medio de la carretera a descansar… Nosotros estuvimos un buen rato parados entre un grupo de cebras que tranquilamente pasaban el rato entre los coches; mientras estábamos esperando nos vino a saludar una avestruz que dio golpecitos en el cristal del coche… Pese a que todo el recorrido en coche es espectacular, el plato principal de todo esto son, sin duda, los osos y los leones. Separados cada uno en una zona, se pasa primero por la de los osos y después por la de los leones: La primera vez que pasamos (puedes hacer el recorrido tantas veces como quieras) los osos estaban bastante perezosos, pero por la tarde, que volvimos a pasar, nos los encontramos de frente a la entrada al recinto. Los leones, por su parte, nos los encontramos las dos veces muy cerca del camino, con su tónica de no moverse en exceso (aunque mucho más activos que en los zoos tradicionales).
Estas dos áreas son la parte más peligrosa del recorrido y, si en teoría en ningún lugar se pueden llevar las ventanas bajadas, aquí incluso no se debe parar ni el coche; no olvidemos que son animales muy peligrosos.
Tras hacer el recorrido en coche, después de algo más de hora y media recorriendo las diferentes áreas, aparcamos y nos fuimos a realizar el recorrido a pie. En esta zona, grandísima también, las áreas más espectaculares son el estanque del ojo de Ca, donde habitan multitud de aves y la zona del Llano africano, repleta de animales habituales en ese tipo de hábitats (antílopes, impalas, ñúes, gacelas…) y con una isla en la que están los chimpancés. Entre estas dos zonas, las más grandes, se intercalan otras estancias en la que podemos encontrar multitud de animales: Jirafas, loros, dromedarios, aligátors, canguros… Es imposible decirlos todos; según comentan desde el parque, disponen de más de 3.800 animales repartidos en mamíferos, aves y reptiles.

Teóricamente también hay elefantes; sin embargo, no veremos ninguno en el parque. ¿Por qué? Hace algunos meses se murió el único macho que formaba parte del grupo de elefantes que habitaba en la reserva. Por lo que se explica en los carteles informativos, al no encontrar un nuevo macho que reemplazara al fallecido y así no ver, en un futuro cercano, posibilidad de que la colonia aumentara, las hembras fueron trasladadas a otras reservas / parques donde sí pudieran ayudar a la conservación de la especie… Son estas cosas las que hacen ver que no es un zoológico tradicional.

Cerca de la entrada hay una zona de las llamadas ‘toca-toca’. Diseñada específicamente para los más pequeños, en ella podemos tocar algunas pequeñas cabras (si quieren, tienen una zona de ‘descanso’ inaccesible a las personas) y hacer algunas fotos.

Lo ideal para visitar el parque es estar el día completo; nosotros entramos a la zona del safari a las 10 y poco y salíamos del parque pasadas las 5 de la tarde. El parque abre de las 09.00 hasta las 18.00 de abril a septiembre, hasta las 17.00 en marzo y entre septiembre y diciembre y hasta las 16.00 durante los meses de enero y febrero, todos los días del año. Es difícil no encontrar una época en la que no podamos escaparnos a conocer los animales.
Hay varias opciones de restauración si se quiere pasar el día completo en el parque. A los bares / restaurantes repartidos por todo el recinto se le suman también varias zonas de picnic (algunas de ellas muy cercanas a los animales) en las que disfrutar cómodamente de la comida que uno se pueda traer desde casa. Nosotros optamos por la opción del pícnic y estuvo genial… Los peques pudieron corretear a su gusto sin problemas.
Finalmente, los precios:
Visitar el parque cuesta 32 euros por adulto y 23 por niños (de 4 a 14 años ambos inclusive). Cabe la posibilidad, con un suplemento (y siempre que sea un grupo de gente grande), de hacer visitas vip (con guía).
Por supuesto, si queréis ampliar información y/o comprar las entradas, en su web, recientemente renovada, lo tendréis todo: www.reserveafricainesigean.com
Nosotros aprovechamos la visita al parque para pasar el fin de semana por la zona… os contaré en el siguiente post algunas de las cosas que hicimos por ella.
Read more

Viaje a Noruega: Fiordo de Geiranger

Hace algunas semanas os explicaba nuestra experiencia por el fantástico fiordo de Naeroyfjord. Hoy voy a hacer lo propio con el de Geiranger; al igual que en el caso anterior, también Patrimonio de la Humanidad.
El fiordo, que es una rama del Storfjorden, se encuentra en el distrito de Sunnmøre, en la provincia de Møre og Romsdal. Mide unos 15 kms de longitud y tiene una anchura máxima de 1,5 kms. Fue declarado patrimonio de la humanidad en el año 2005 y actualmente Se trata de uno de los lugares más turísticos del país, y hay que ser consciente de ello cuando se visita… El pueblo de Geiranger, que cuenta únicamente con unos 200 habitantes, recibe más de 600.000 turistas cada año y unos 150 barcos de pasajeros realizan excursiones a través del mismo… 
El fiordo de Geiranger es espectacular!
El recorrido en ferry es espectacular y durante él, además de las fantásticas vistas que ofrece el propio fiordo se pueden ver muchas cascadas (entre las más conocidas encontramos las 7 hermanas, el velo nupcial y el pretendiente) y también muchas granjas, la mayoría abandonadas; es impresionante darse cuenta de que ahí vivía gente hasta, en algunos casos, no hace demasiados años. Tiene una duración aproximada de algo más de dos horas y se puede incluso embarcar el coche; nosotros lo hicimos partiendo del tranquilo pueblo de Helesylt y con final en Geiranger. No se trata de un trayecto económico, pero tal y como he explicado antes, es una de las visitas obligadas en un viaje a Noruega. El coste del trayecto fue:
  • Coche + Conductor: 505 NOK
  • Adulto: 250 NOK
  • Niña mayor de 4 años: 125 NOK
  • Niño menor de 3 años: 0 NOK
Para este recorrido no está de más controlar un poco las frecuencias ya que no son tan habituales como en otros lugares; nosotros aprovechamos para comer en Helesylt mientras llegaba nuestro barco.
Vistas desde Ørnevegen
Al desembarcar en Geiranger toca disfrutar de las vistas; por un lado, desde Ørnevegen, un mirador con un diseño bastante curioso… incluso con una cascada por debajo de la plataforma de observación. Las vistas, os podéis imaginar: espectaculares! El acceso es muy sencillo por la carretera que va hacia Eidsdal.
El otro gran mirador del fiordo es el de Flydalsjuvet, que ofrece una de las vistas más famosas del paisaje noruego. Desde él se disfruta de una perspectiva del pueblo de Geiranger y del fiordo que hace difícil no quedarse embobado ante tal imagen… Nosotros estuvimos menos tiempo del deseado porque al poco de llegar aparecieron varias decenas de autocares de alguno de los cruceros atracados en el puerto y nos vimos literalmente absorbidos por ellos: Salimos despavoridos de allí 🙁
Vistas desde Flydalsjuvet
Llegar a él es también muy sencillo, pero es una carretera diferente a la anterior; en este caso es la carretera dirección Grotli (no tiene pérdida, únicamente hay que ir subiendo la carretera…).
Las siete hermanas
En fin, no dejéis de visitar esta zona; es de las más impresionantes que hemos visto nunca…
Diario de viaje a Noruega: Inicio
Read more

Viaje a Noruega: Fiordo de Geiranger

Hace algunas semanas os explicaba nuestra experiencia por el fantástico fiordo de Naeroyfjord. Hoy voy a hacer lo propio con el de Geiranger; al igual que en el caso anterior, también Patrimonio de la Humanidad.
El fiordo, que es una rama del Storfjorden, se encuentra en el distrito de Sunnmøre, en la provincia de Møre og Romsdal. Mide unos 15 kms de longitud y tiene una anchura máxima de 1,5 kms. Fue declarado patrimonio de la humanidad en el año 2005 y actualmente Se trata de uno de los lugares más turísticos del país, y hay que ser consciente de ello cuando se visita… El pueblo de Geiranger, que cuenta únicamente con unos 200 habitantes, recibe más de 600.000 turistas cada año y unos 150 barcos de pasajeros realizan excursiones a través del mismo… 
El fiordo de Geiranger es espectacular!
El recorrido en ferry es espectacular y durante él, además de las fantásticas vistas que ofrece el propio fiordo se pueden ver muchas cascadas (entre las más conocidas encontramos las 7 hermanas, el velo nupcial y el pretendiente) y también muchas granjas, la mayoría abandonadas; es impresionante darse cuenta de que ahí vivía gente hasta, en algunos casos, no hace demasiados años. Tiene una duración aproximada de algo más de dos horas y se puede incluso embarcar el coche; nosotros lo hicimos partiendo del tranquilo pueblo de Helesylt y con final en Geiranger. No se trata de un trayecto económico, pero tal y como he explicado antes, es una de las visitas obligadas en un viaje a Noruega. El coste del trayecto fue:
  • Coche + Conductor: 505 NOK
  • Adulto: 250 NOK
  • Niña mayor de 4 años: 125 NOK
  • Niño menor de 3 años: 0 NOK
Para este recorrido no está de más controlar un poco las frecuencias ya que no son tan habituales como en otros lugares; nosotros aprovechamos para comer en Helesylt mientras llegaba nuestro barco.
Vistas desde Ørnevegen
Al desembarcar en Geiranger toca disfrutar de las vistas; por un lado, desde Ørnevegen, un mirador con un diseño bastante curioso… incluso con una cascada por debajo de la plataforma de observación. Las vistas, os podéis imaginar: espectaculares! El acceso es muy sencillo por la carretera que va hacia Eidsdal.
El otro gran mirador del fiordo es el de Flydalsjuvet, que ofrece una de las vistas más famosas del paisaje noruego. Desde él se disfruta de una perspectiva del pueblo de Geiranger y del fiordo que hace difícil no quedarse embobado ante tal imagen… Nosotros estuvimos menos tiempo del deseado porque al poco de llegar aparecieron varias decenas de autocares de alguno de los cruceros atracados en el puerto y nos vimos literalmente absorbidos por ellos: Salimos despavoridos de allí 🙁
Vistas desde Flydalsjuvet
Llegar a él es también muy sencillo, pero es una carretera diferente a la anterior; en este caso es la carretera dirección Grotli (no tiene pérdida, únicamente hay que ir subiendo la carretera…).
Las siete hermanas
En fin, no dejéis de visitar esta zona; es de las más impresionantes que hemos visto nunca…
Diario de viaje a Noruega: Inicio
Read more

Vestuarios y niños: Combinación explosiva

Visitamos habitualmente el vestuario del club natación del que somos socios durante todo el año; ya sea para acompañar a los peques a hacer cursillos, para ir a hacer deporte o para ir a darnos un chapuzón en cualquier momento.
Cada vez que vamos, pasamos demasiado un rato en ellos… al llegar y al salir. No os lo voy a negar, muchas veces me he visto tentado de salir corriendo -incluso desnudo- porque hubiera pasado menos vergüenza de la que he tenido que vivir con determinados comentarios y/o situaciones; hoy os voy a comentar algunas de ellas:
Las comparaciones son odiosas… o no
La HermanaMayor varias veces ha comparado los miembros reproductores de algunos hombres y/o niños; por supuesto, sin el menor disimulo:

Situación 1: Papá, mira qué pene más grande tiene ese señor!
Situación 2: Papá… ese niño de ahí tiene el pene muy pequeñito, casi ni se le ve!
Comentarios y miradas indiscretas
Situación 1: Un hombre, sentado a nuestro lado, con una verruga enorme en la espalda… Papá! Qué es eso que tiene ese señor en la espalda? (faltando milímetros para que lo tocara…). Tras una pequeña explicación por mi parte, puede fácilmente llegar otro comentario del estilo a: – Puaj, qué asco!
Situación 2: Ponerse delante de una persona que se está duchando y quedarse fijamente mirando cómo lo hace. Y no importa que la persona que se está duchando mire o no… ellos se quedan tan frescos ahí plantados (parecen clavados al suelo!). 
Momentos escatológicos (podéis saltarlo si sois un poco escrupulosos).
Situación 1: Llegar a la ducha, quitarle el pañal acuático al peque y ver que lleva -un mojón como un piano- sorpresa. A ver cómo limpia uno los tropezones cuando la ducha está clavada a la pared.
Situación 2: Después de una -discusión- negociación el HermanoMenor me convence de no ponerle pañal para ir a la piscina. Parecía muy decidido… hasta que, 10 segundos después, cuando había bajado del banco (menos mal!) me mira y me dice: Papá, pipi! Instantáneamente ver un chorrillo que baja de la pierna…
Carreras
No sé por qué, pero es muy divertido correr por el vestuario, dando vueltas a los bancos, a las taquillas y por los pasillos. Por supuesto, estas carreras muchas veces llevan asociados resbalones, caídas, golpes y choques con otros usuarios. 
Peleas
No es lo más habitual, pero sí se ha dado alguna vez… los hermanos se quieren mucho, pero también se pelean bastante. Cuando esto pasa, todo el mundo sabe dónde están mis hijos; es muy posible que alguno de los dos acabe gritando, pegándose, molestándose…
Cuando pasan cosas como la que os he explicado se pasa mal en el momento. Sin embargo, es tremendamente divertido revivirlo luego explicándoselo a cuánta más gente mejor 😛
Por supuesto no siempre pasan este tipo de cosas: Muchas veces (la mayoría) nos cambiamos de forma razonablemente tranquila y descontrolada y nos vamos a casa sin más… 
¿Vosotros tenéis experiencias de este estilo?
Read more

Vestuarios y niños: Combinación explosiva

Visitamos habitualmente el vestuario del club natación del que somos socios durante todo el año; ya sea para acompañar a los peques a hacer cursillos, para ir a hacer deporte o para ir a darnos un chapuzón en cualquier momento.
Cada vez que vamos, pasamos demasiado un rato en ellos… al llegar y al salir. No os lo voy a negar, muchas veces me he visto tentado de salir corriendo -incluso desnudo- porque hubiera pasado menos vergüenza de la que he tenido que vivir con determinados comentarios y/o situaciones; hoy os voy a comentar algunas de ellas:
Las comparaciones son odiosas… o no
La HermanaMayor varias veces ha comparado los miembros reproductores de algunos hombres y/o niños; por supuesto, sin el menor disimulo:

Situación 1: Papá, mira qué pene más grande tiene ese señor!
Situación 2: Papá… ese niño de ahí tiene el pene muy pequeñito, casi ni se le ve!
Comentarios y miradas indiscretas
Situación 1: Un hombre, sentado a nuestro lado, con una verruga enorme en la espalda… Papá! Qué es eso que tiene ese señor en la espalda? (faltando milímetros para que lo tocara…). Tras una pequeña explicación por mi parte, puede fácilmente llegar otro comentario del estilo a: – Puaj, qué asco!
Situación 2: Ponerse delante de una persona que se está duchando y quedarse fijamente mirando cómo lo hace. Y no importa que la persona que se está duchando mire o no… ellos se quedan tan frescos ahí plantados (parecen clavados al suelo!). 
Momentos escatológicos (podéis saltarlo si sois un poco escrupulosos).
Situación 1: Llegar a la ducha, quitarle el pañal acuático al peque y ver que lleva -un mojón como un piano- sorpresa. A ver cómo limpia uno los tropezones cuando la ducha está clavada a la pared.
Situación 2: Después de una -discusión- negociación el HermanoMenor me convence de no ponerle pañal para ir a la piscina. Parecía muy decidido… hasta que, 10 segundos después, cuando había bajado del banco (menos mal!) me mira y me dice: Papá, pipi! Instantáneamente ver un chorrillo que baja de la pierna…
Carreras
No sé por qué, pero es muy divertido correr por el vestuario, dando vueltas a los bancos, a las taquillas y por los pasillos. Por supuesto, estas carreras muchas veces llevan asociados resbalones, caídas, golpes y choques con otros usuarios. 
Peleas
No es lo más habitual, pero sí se ha dado alguna vez… los hermanos se quieren mucho, pero también se pelean bastante. Cuando esto pasa, todo el mundo sabe dónde están mis hijos; es muy posible que alguno de los dos acabe gritando, pegándose, molestándose…
Cuando pasan cosas como la que os he explicado se pasa mal en el momento. Sin embargo, es tremendamente divertido revivirlo luego explicándoselo a cuánta más gente mejor 😛
Por supuesto no siempre pasan este tipo de cosas: Muchas veces (la mayoría) nos cambiamos de forma razonablemente tranquila y descontrolada y nos vamos a casa sin más… 
¿Vosotros tenéis experiencias de este estilo?
Read more

Excursión al Montcau y a la Cova Simanya

Llega Semana Santa y ya hace días que pensamos cosas para hacer con los peques durante estas vacaciones. Una de las opciones que nos habían recomendado fue la de una excursión en el Parc Natural de Sant Llorenç del Munt i la Serra de l’Obac: Visitar el Montcau y la Cova Simanya.
El Montcau

Fuimos a pasar el día, así que no salimos de casa muy temprano. Llegamos al párquing del Coll d’Estenalles a las 11 y pico… Por la cantidad de coches que había en él, estaba claro que mucha gente había decidido pasar el día en el parque. El acceso es muy sencillo: viniendo desde Terrassa, únicamente hay que seguir las indicaciones primero hacia Matadepera y luego ya las del parque. Tras algunas curvas aparece el aparcamiento del Centro de Interpretación.

Cogemos todos los bártulos y, tras cuzar la carretera, seguimos las indicaciones hacia nuestro primer destino: El Montcau, la segunda cima más alta del parque. Al principio el camino es asfaltado y con una buena subida, pero fácil para que los niños puedan afrontarlo. Tras unos minutos caminando, el camino principal tiene una bifurcación a la izquierda para acabar el ascenso.

Está todo muy bien indicado
El peque se lo pasa en grande porque el camino pasa entre la vegetación y vamos jugando diciéndole que estamos pasando por túneles (le encantan!). A medida que vamos avanzando esta vegetación va dando paso a un camino de rocas no tan sencillo como al principio.

Respecto a mi Princess, pese a que es bastante gandulilla lo de ir de excursión le motiva bastante. Tal y como pasó en la subida al Preikestolen me va dando ánimos para subir… jajaja, ella que se cansa yendo de casa al cole! A mitad de subida hacemos una mini parada en una gran roca para beber agua y recuperar un poco las fuerzas. El último tramo es el más complicado ya que el camino es bastante empinado y nos tenemos que ayudar un poco con las manos para llegar arriba, pero no importa demasiado: Los peques cada vez van están más animados al ver que estamos cerca de la cima.
Después de un último esfuerzo coronamos el Montcau (bastante concurrido, por cierto) y no podemos hacer nada más que maravillarnos con las vistas: Montserrat, la plana de Bages, el pirineo al fondo… Intentamos localizar mi pueblo (Balsareny) en la Rosa de los Vientos que hay en la cima, pero no hay suerte… parece estar tras una pequeña montaña.

Vistas desde la cima
Descansamos un poco y comenzamos el descenso; no es sencillo, así que es conveniente ir con precaución. Una vez superado el tramo más dificil tomamos un camino diferente al de subida para dirigirnos al Coll d’Eres, donde hacemos una nueva parada y aprovechamos para picar algo.
El camino a la Cova Simanya está claramente indicado, así que tras la pausa nos vamos a su encuentro. Hay que prestar mucha atención donde se ponen los pies: abundan las raíces, hay escalones hechos con rocas… Después de estar un rato bajando, un nuevo desvío nos indica el camino a seguir para llegar a la Cova. Los peques ya hace rato que preguntan cuándo llegamos; están nerviosos por ver qué es. Creo no saben muy bien lo que se van a encontrar.

Indicaciones

Pasamos un pequeño riachuelo seco (seguro que en otras épocas del año pasa agua) y ya solo quedan unos metros para llegar a la Cova. Justo llegamos a la hora de comer, así que aprovechamos que hay gente visitándola para comer y poder visitarla de forma más tranquila. Mientras esperamos, nada mejor para entretener a los peques que ponerse a jugar con el eco y disfrutar del solecito y las vistas, de nuevo espectaculares.

Acceso a la Cova Simanya

Por fin entramos; subir hasta la cueva no es sencillo, pero con un poco de precaución, organización y paciencia se puede acceder perfectamente. Es muy emocionante estar en la cueva! Encendemos las linternas y empezamos a adentrarnos en la oscuridad. Los peques, tan valientes al principio ahora ya no lo son tanto… El Petit Príncep tiene miedo y no quiere continuar, así que él y yo nos volvemos a la entrada; Mi Princess sigue con su papi la labor de investigación y siguen el camino hacia el interior.

Desde dentro de la Cova

A ver qué hay aquí…

Tras un rato de expedición, la visita llega a su fin. Salir de la cueva requiere una nueva labor de coordinación entre los adultos para ayudar a los pequeños; es conveniente ir con precaución porque está resbaladizo y hay que bajar unas rocas.
Deshacemos el camino hasta el Coll d’Eres, esta vez de subida. Paramos de nuevo para descansar (el cansancio ya hace su aparición) y, tras unos minutos, continuamos el descenso por la pista que rodea el Montcau hasta el párking.

La vuelta es algo ‘complicadilla’

La excursión ha durado unas 4 horas, sin prisas y disfrutando del día. Ha merecido la pena; es muy posible que la repitamos otro día… o que hagamos otra de las muchas excursiones en familia que se pueden hacer por la zona.

Read more

Excursión al Montcau y a la Cova Simanya

Llega Semana Santa y ya hace días que pensamos cosas para hacer con los peques durante estas vacaciones. Una de las opciones que nos habían recomendado fue la de una excursión en el Parc Natural de Sant Llorenç del Munt i la Serra de l’Obac: Visitar el Montseny y la Cova Simanya.
El Montcau

Fuimos a pasar el día, así que no salimos de casa muy temprano. Llegamos al párquing del Coll d’Estenalles a las 11 y pico… Por la cantidad de coches que había en él, estaba claro que mucha gente había decidido pasar el día en el parque. El acceso es muy sencillo; viniendo desde Terrassa, únicamente hay que seguir las indicaciones primero hacia Matadepera y luego ya las del parque. Tras algunas curvas aparece el aparcamiento del Centro de Interpretación.

Cogemos todos los bártulos y, tras cuzar la carretera, seguimos las indicaciones hacia nuestro primer destino: El Montcau, la segunda cima más alta del parque. Al principio el camino es asfaltado y con una buena subida, pero fácil para que los niños puedan afrontarlo. Tras unos minutos caminando, el camino principal tiene una bifurcación a la izquierda para subir a la cima.

Está todo muy bien indicado
El peque se lo pasa en grande porque el camino pasa entre la vegetación y vamos jugando diciéndole que estamos pasando por túneles (le encantan!). A medida que vamos avanzando esta vegetación va dando paso a un camino de rocas y no tan sencillo como al principio.

Respecto a mi Princess, pese a que es bastante gandulilla, lo de ir de excursión le motiva bastante. Tal y como pasó en la subida al Preikestolen me va dando ánimos para subir… jajaja, ella que se cansa yendo de casa al cole! A mitad de subida hacemos una mini parada en una gran roca para beber un poco de agua y recuperar un poco las fuerzas. El último tramo es el más complicado ya que el camino está bastante empinado y nos tenemos que ayudar un poco con las manos para llegar arriba. Los peques cada vez van están más animados porque ven que cada vez estamos más cerca de la cima.
Después de un último esfuerzo coronamos el Montcau, bastante concurrido y no podemos hacer nada más que maravillarnos con las vistas: Montserrat, la plana de Bages, el pirineo al fondo… Intentamos localizar mi pueblo (Balsareny) en la Rosa de los Vientos que hay en la cima, pero no hay suerte… parece estar tras una pequeña montaña.

Vistas desde la cima
Descansamos un poco y empezamos el descenso; no es un descenso sencillo, así que es conveniente ir con precaución. Una vez superado el tramo más dificil tomamos un camino diferente al de subida para acabar llegando al Coll d’Eres, donde hacemos una nueva parada y aprovechamos para picar algo.
El camino a la Cova Simanya está claramente indicado. Tras el descanso, nos vamos a su encuentro. En esta ocasión el paisaje es totalmente diferente, mucho más forestal. Hay que prestar mucha atención donde se ponen los pies: abundan las raíces, hay escalones hechos con rocas… Tras un rato bajando, un nuevo desvío nos indica el camino a seguir para llegar a la Cova. Los peques ya hace rato que preguntan cuándo llegamos; están nerviosos por ver qué es. Creo no saben muy bien lo que se van a encontrar.

Indicaciones

Pasamos un pequeño riachuelo seco (seguro que en otras épocas del año pasa agua) y estamos ya muy cerca de la Cova. Justo llegamos a la hora de comer, así que aprovechamos que hay gente dentro para comer y así poder visitarla de forma más tranquila. Cuesta mantener a los niños fuera, así que nada mejor que ponerse a jugar con el eco y disfrutar del solecito y las vistas, de nuevo espectaculares.

Acceso a la Cova Simanya

Por fin entramos; subir hasta la cueva no es sencillo, pero con un poco de precaución, organización y paciencia se puede acceder perfectamente. Es muy emocionante estar en la cueva! Encendemos las linternas y empezamos a adentrarnos en la oscuridad. Los peques, tan valientes al principio ahora ya no lo son tanto… El Petit Príncep tiene miedo y no quiere continuar, así que él y yo nos volvemos a la entrada; Mi Princess sigue con su papi la labor de investigación y siguen el camino hacia el interior.

Desde dentro de la Cova

A ver qué hay aquí…

Tras un rato de expedición, la visita llega a su fin. Salir de la cueva requiere una nueva labor de coordinación entre los adultos para ayudar a los pequeños; es conveniente ir con precaución porque está resbaladizo y hay que bajar unas rocas.
Deshacemos el camino hasta el Coll d’Eres, esta vez de subida. Paramos de nuevo para descansar (el cansancio ya hace su aparición) y, tras unos minutos, continuamos el descenso por la pista que rodea el Montcau hasta el párking.

La vuelta es algo ‘complicadilla’

La excursión ha durado unas 4 horas. Hecha sin prisas y disfrutando del día. Ha merecido la pena; es muy posible que la repitamos otro día… o que hagamos otra de las muchas excursiones en familia que se pueden hacer por la zona.

Read more

Lecturas infantiles: Pepe y Mila

En casa nos gusta mucho la lectura, ya lo sabéis. Hace no mucho os hablaba de lo encantados que estamos con Las princesas Dragón y lo que nos gustan sus historias. Hoy, sin embargo, me voy a centrar más en el sector más juvenil de la casa: el de los 2 – 3 años.
Por supuesto, aquí los cuentos juegan un papel muy importante y los usamos a menudo. De hecho, después de cenar el Hermanomenor siempre sale disparado hacia la librería a coger un cuento… mientras los mayores acabamos de cenar, lo miramos una y otra vez.
El más reciente que ha llegado a casa para el rango de edad del pequeño es Pepe y Mila tienen mucha prisa de Editorial SM. A Pepe y Mila ya los conocíamos de hace tiempo… y fue más por capricho mío que por gusto del pequeño de la casa: Cuando vi los dibujos me encantaron; son diferentes a muchos de los que se ven por ahí y los libros tienen multitud de solapas. El visto bueno, sin embargo, no lo tenía que dar yo… y no defraudó. 
El cuento del que os hablo hoy es un poco escatológico, no nos vamos a engañar. Pero si ya de por si los cuentos de Pepe y Mila son atractivos por todo lo que os comentaba antes, el que acaba de llegar a nuestras manos además es muy divertido… Al pequeño (y a la Hermanamayor también) le da mucha risa ver determinadas situaciones que se reproducen en el libro e interactuar con los elementos móviles.
Este tipo de cuentos son ideales a partir del año y medio: Tamaño manejable, muy resistente (aunque alguno del estilo no goce de muy buena salud) y con muchos elementos móviles de todo tipo.
De Pepe y Mila hay multitud de historias y se pueden encontrar tanto en castellano como en catalán. Ahora que se acerca el día del libro os puedo asegurar que es un buen cuento para regalar :D.
En el siguiente enlace podréis haceros con él: 
Castellano: Amazon.
Catalán: Amazon
Read more

Lecturas infantiles: Pepe y Mila

En casa nos gusta mucho la lectura, ya lo sabéis. Hace no mucho os hablaba de lo encantados que estamos con Las princesas Dragón y lo que nos gustan sus historias. Hoy, sin embargo, me voy a centrar más en el sector más juvenil de la casa: el de los 2 – 3 años.
Por supuesto, aquí los cuentos juegan un papel muy importante y los usamos a menudo. De hecho, después de cenar el Hermanomenor siempre sale disparado hacia la librería a coger un cuento… mientras los mayores acabamos de cenar, lo miramos una y otra vez.
El más reciente que ha llegado a casa para el rango de edad del pequeño es Pepe y Mila tienen mucha prisa de Editorial SM. A Pepe y Mila ya los conocíamos de hace tiempo… y fue más por capricho mío que por gusto del pequeño de la casa: Cuando vi los dibujos me encantaron; son diferentes a muchos de los que se ven por ahí y los libros tienen multitud de solapas. El visto bueno, sin embargo, no lo tenía que dar yo… y no defraudó. 
El cuento del que os hablo hoy es un poco escatológico, no nos vamos a engañar. Pero si ya de por si los cuentos de Pepe y Mila son atractivos por todo lo que os comentaba antes, el que acaba de llegar a nuestras manos además es muy divertido… Al pequeño (y a la Hermanamayor también) le da mucha risa ver determinadas situaciones que se reproducen en el libro e interactuar con los elementos móviles.
Este tipo de cuentos son ideales a partir del año y medio: Tamaño manejable, muy resistente (aunque alguno del estilo no goce de muy buena salud) y con muchos elementos móviles de todo tipo.
De Pepe y Mila hay multitud de historias y se pueden encontrar tanto en castellano como en catalán. Ahora que se acerca el día del libro os puedo asegurar que es un buen cuento para regalar :D.
En el siguiente enlace podréis haceros con él: 
Castellano: Amazon.
Catalán: Amazon
Read more

Lecturas infantiles: Pepe y Mila

En casa nos gusta mucho la lectura, ya lo sabéis. Hace no mucho os hablaba de lo encantados que estamos con Las princesas Dragón y lo que nos gustan sus historias. Hoy, sin embargo, me voy a centrar más en el sector más juvenil de la casa: el de los 2 – 3 años.
Por supuesto, aquí los cuentos juegan un papel muy importante y los usamos a menudo. De hecho, después de cenar el Hermanomenor siempre sale disparado hacia la librería a coger un cuento… mientras los mayores acabamos de cenar, lo miramos una y otra vez.
El más reciente que ha llegado a casa para el rango de edad del pequeño es Pepe y Mila tienen mucha prisa de Editorial SM. A Pepe y Mila ya los conocíamos de hace tiempo… y fue más por capricho mío que por gusto del pequeño de la casa: Cuando vi los dibujos me encantaron; son diferentes a muchos de los que se ven por ahí y los libros tienen multitud de solapas. El visto bueno, sin embargo, no lo tenía que dar yo… y no defraudó. 
El cuento del que os hablo hoy es un poco escatológico, no nos vamos a engañar. Pero si ya de por si los cuentos de Pepe y Mila son atractivos por todo lo que os comentaba antes, el que acaba de llegar a nuestras manos además es muy divertido… Al pequeño (y a la Hermanamayor también) le da mucha risa ver determinadas situaciones que se reproducen en el libro e interactuar con los elementos móviles.
Este tipo de cuentos son ideales a partir del año y medio: Tamaño manejable, muy resistente (aunque alguno del estilo no goce de muy buena salud) y con muchos elementos móviles de todo tipo.
De Pepe y Mila hay multitud de historias y se pueden encontrar tanto en castellano como en catalán. Ahora que se acerca el día del libro os puedo asegurar que es un buen cuento para regalar :D.
En el siguiente enlace podréis haceros con él: 
Castellano: Amazon.
Catalán: Amazon
Read more

Viaje a Noruega: Glaciares Bøyabreen y Supphellebreen con niños

Durante años, el formidable Jostedalsbreen, el glaciar más extenso de la Europa continental se desplazaba a contracorriente porque mientras los glaciares del resto del mundo retrocedían, él avanzaba despacio. Sin embargo, en la actualidad también ha sucumbido y está en retroceso (como la gran mayoría de glaciares en el mundo). Con una superficie de 487 km2 y un espesor de hasta 600 metros preside las tierras altas de Sogn on Fjordane.

Tal y como hicimos días atrás visitando uno de los brazos más conocidos (el Glaciar Nigardsbreen) de esa imponente masa de hielo, en esta ocasión íbamos a intentar tocar el hielo en otros dos glaciares de fácil acceso: Bøyabreen y Supphellebreen.

Llegar a ellos es muy sencillo: Se encuentran ubicados muy cerca del pueblo de Fjaerland, que pese a su pequeño tamaño recibe la nada despreciable cifra de más de 300.000 visitantes al año; muchos de ellos con la intención de visitar estos glaciares.

El glaciar Bøyabreen

Bøyabreen
Fue el primero que visitamos camino a Fjaerland. En este caso no es posible acceder a la zona de hielo porque hay un lago que separa de la zona del restaurante y del aparcamiento (gratuito), pero si se tiene suerte es posible ver desprenderse algún bloque de hielo que acabará cayendo al agua. Con este espectacular paisaje pasamos un buen rato jugando con las piedras en el lago y haciendo algunas fotos.

Es totalmente recomendable disfrutar de las vistas que ofrecen las ventanas panorámicas que hay en la cafetería a la orilla del lago. Nosotros aprovechamos para comer allí mismo viendo que los precios eran razonables, las hamburguesas tenían buena pinta y tampoco teníamos claro que pudiéramos encontrar un lugar por los alrededores. 

Supphellebreen
En otro desvío de la carretera se encontraba nuestro segunda parada del día. Es menos espectacular que Bøyabreen pero a priori más accesible para llegar a la base. Se encuentra en la parte inferior del valle Supphelledalen y es el que se encuentra a una altitud más baja de todos los glaciares del sur de Noruega; se mantiene vivo por el hielo que cae del glaciar Flatbreen ubicado sobre él. Como curiosidad, destacar que el hielo de los podios de los JJOO de Lillehammer de 1994 se sacó de este glaciar.
Nuestro objetivo, como en la mayoría de glaciares que visitamos, era que los peques pudieran llegar hasta la base del glaciar y jugar un rato con el hielo. Estos planes, sin embargo, parecía que de nuevo no se iban a cumplir: Al llegar llovía bastante, así que nos quedamos en el coche a la espera que amainara; cuando por fin lo hizo, nos equipamos y emprendimos la marcha hacia el glaciar…

Lamentablemente después de tanta lluvia, de la ladera de la montaña bajaba un río que hacía impracticable el camino que pudiera llevar hasta la base del glaciar. Intentamos acercarnos por alguno de los bordes pero nada, no fue posible. Al menos los peques pudieron jugar un rato con algunos trozos de hielo que la corriente había arrastrado hasta donde estábamos…

Pese a que no pudimos llegar a tocarlo en vivo, no tengo ninguna duda de que en otras épocas habríamos podido llegar sin problemas. Aparentemente es un recorrido sencillo y no muy largo.

Jugando con hielo
Acabamos el día en un camping de Fjaerland ubicado muy cerca del Museo Noruego del Glaciar, que tampoco pudimos visitar porque ya estaba cerrado al llegar. Nos instalamos en nuestra cabaña y estuvimos jugando un rato en familia, que tampoco vino mal 😀

Diario de viaje a Noruega: Inicio
Read more

Viaje a Noruega: Glaciares Bøyabreen y Supphellebreen con niños

Durante años, el formidable jostedalsbreen, el glaciar más extenso de la Europa continental se desplazaba a contracorriente, porque mientras los glaciares del resto del mundo retrocedían, él avanzaba despacio. En la actualidad también ha sucumbido y está en retroceso. Con una superficie de 487 km2 y un espesor de hasta 600 m preside las tierras altas de Sogn on Fjordane. Al igual que en su día visitamos uno de sus brazos más conocidos (Nigardsbreen), hoy íbamos a intentar tocar hielo en otros dos de fácil acceso: Boyabreen y Suppellebreen.

Estos dos glaciares se ubican muy cerca del pueblo de Fjaerland, que recibe la nada despreciable cifra de más de 300.000 visitantes al año; muchos de ellos con visitar estos glaciares.

Bøyabreen
Fue el primero que visitamos camino a Fjaerland. En este caso no es posible acceder a la zona de hielo porque hay un lago que separa de la zona del restaurante y del aparcamiento (gratuito), pero si se tiene suerte es posible ver desprenderse algún bloque de hielo que acabará cayendo al agua. Es muy fácil de acceder desde la carretera principal y es totalmente recomendable disfrutar de las vistas desde las ventanas panorámicas que hay en la cafetería que hay a los pies. Aprovechamos para comer allí mismo viendo que los precios eran razonables y las hamburguesas tenían buena pinta. Pasamos un buen rato jugando con las piedras en el lago y haciendo algunas fotos.
Supphellebreen
Es menos espectacular pero a priori más accesible que el anterior. Como curiosidad, destacar que el hielo de los podios de los JJOO de Lillehammer de 1994 se sacó de este glaciar. Se encuentra en la parte inferior del valle Supphelledalen y es el que se encuentra a una altitud más baja de todos los glaciares del sur de Noruega; se mantiene vivo por el hielo que cae del glaciar Flatbreen ubicado sobre él.
Nuestro objetivo, y en este lo teníamos que conseguir, era que los peques pudieran llegar hasta la zona del glaciar y jugar un rato con el hielo. Nuestros planes, sin embargo, parecía que no se iban a cumplir: Al llegar llovía bastante, así que nos quedamos en el coche a la espera que amainara; cuando por fin amainó, nos equipamos y emprendimos la marcha hacia el glaciar… Lamentablemente después de tanta lluvia de la base del glaciar bajaba un río que hacía impracticable el ‘camino’ que pudiera llevar hasta la base. Intentamos acercarnos por alguno de los bordes, pero nada, no fue posible porque estaba todo impracticable. Al menos los peques pudieron jugar un rato con bloques de hielo que la corriente había arrastrado hasta donde estábamos… no tengo ninguna duda de que en otras épocas habríamos podido llegar sin problemas. Es un recorrido muy sencillo.
Acabamos el día en un camping ubicado muy cerca del Museo Noruego del Glaciar, que tampoco pudimos visitar porque ya estaba cerrado al llegar.
Nos instalamos en nuestra cabaña y estuvimos jugando un rato en familia, que tampoco vino mal 😀

Diario de viaje a Noruega: Inicio
Read more

Las ruedas

Ya os hablé hace algún tiempo que nuestros hijos (y no creo que sea una exclusiva de ellos) son de ideas fijas. En él os comentaba que el HermanoMenor siempre tiene que ir con algo de ruedas a cualquier sitio que vamos…

Lo cierto es que tiene un buen repertorio de cosas rodantes y aunque tiene algunos preferidos evidentemente unos tienen más éxito que otros. Últimamente el que triunfa es un carrito de Play Doh, similar a los de la compra que le regalaron para navidad… Dentro hay plastilina, pero eso es lo de menos porque nunca lo abre; de hecho, podría ir vacío o con piedras en su interior… a él lo que le gusta es llevarlo de paseo. Porque eso es otra cosa que va asociado al llevarse cosas con ruedas a la calle: Le encanta caminar. Y eso nos genera muchos algún problemilla cuando al abrir la puerta del ascensor ve que estamos en el párking en lugar de la planta baja; problemas hasta el punto de que no quiere subirse al coche o dice que quiere ir a casa de los abuelos maternos andando… cuando hay 40 kilómetros.
Otros grandes candidatos para salir a la calle son: Cochecitos de bebé (con bebé o sin él), un correpasillos (sí, es rosa), una bicicleta sin pedales o, la última y flamante adquisición: un patinete (que el pobre pedía insistentemente de camino al cole cada día…).
Pero bueno, que me desvío; otras veces os he comentado que en casa intentamos no ser sexistas, así que vemos genial que el niño juegue con muñecas y la niña con coches, párkings y demás. No obstante, desde que es un poco independiente, siempre se ha decantado por aquellos juguetes que tiene su hermana que van con su mayor afición: los que tienen ruedas; Desde coches, motos, camiones grandes y pequeños hasta uno de sus preferidos: los trenes.
Llega a tal extremo la predilección que tiene por las ruedas que incluso los cuentos que tienen vehículos son de sus preferidos, usa los que no los tienen para hacer rampas para los coches y disfruta viendo Chuggington, Thomas y sus amigos o Bob el Constructor (por supuesto, tampoco dice que no a Pocoyó, PJ Masks u otros…).
En fin, que algo innato debe haber en eso que dicen que a los niños les gustan más los coches que a las niñas… al menos en nuestro caso es así: La grande ha tenido coches y nunca les ha hecho demasiado caso… en cambio, el peque disfruta como un loco con ellos y puede estarse horas sin destrozar nada hacer ruido.
Los cochecitos tampoco se libran…
Vuestros hijos tienen obsesiones hobbies de este tipo?
Read more

Las ruedas

Ya os hablé hace algún tiempo que nuestros hijos (y no creo que sea una exclusiva de ellos) son de ideas fijas. En él os comentaba que el HermanoMenor siempre tiene que ir con algo de ruedas a cualquier sitio que vamos…

Lo cierto es que tiene un buen repertorio de cosas rodantes y aunque tiene algunos preferidos evidentemente unos tienen más éxito que otros. Últimamente el que triunfa es un carrito de Play Doh, similar a los de la compra que le regalaron para navidad… Dentro hay plastilina, pero eso es lo de menos porque nunca lo abre; de hecho, podría ir vacío o con piedras en su interior… a él lo que le gusta es llevarlo de paseo. Porque eso es otra cosa que va asociado al llevarse cosas con ruedas a la calle: Le encanta caminar. Y eso nos genera muchos algún problemilla cuando al abrir la puerta del ascensor ve que estamos en el párking en lugar de la planta baja; problemas hasta el punto de que no quiere subirse al coche o dice que quiere ir a casa de los abuelos maternos andando… cuando hay 40 kilómetros.
Otros grandes candidatos para salir a la calle son: Cochecitos de bebé (con bebé o sin él), un correpasillos (sí, es rosa), una bicicleta sin pedales o, la última y flamante adquisición: un patinete (que el pobre pedía insistentemente de camino al cole cada día…).
Pero bueno, que me desvío; otras veces os he comentado que en casa intentamos no ser sexistas, así que vemos genial que el niño juegue con muñecas y la niña con coches, párkings y demás. No obstante, desde que es un poco independiente, siempre se ha decantado por aquellos juguetes que tiene su hermana que van con su mayor afición: los que tienen ruedas; Desde coches, motos, camiones grandes y pequeños hasta uno de sus preferidos: los trenes.
Llega a tal extremo la predilección que tiene por las ruedas que incluso los cuentos que tienen vehículos son de sus preferidos, usa los que no los tienen para hacer rampas para los coches y disfruta viendo Chuggington, Thomas y sus amigos o Bob el Constructor (por supuesto, tampoco dice que no a Pocoyó, PJ Masks u otros…).
En fin, que algo innato debe haber en eso que dicen que a los niños les gustan más los coches que a las niñas… al menos en nuestro caso es así: La grande ha tenido coches y nunca les ha hecho demasiado caso… en cambio, el peque disfruta como un loco con ellos y puede estarse horas sin destrozar nada hacer ruido.
Los cochecitos tampoco se libran…
Vuestros hijos tienen obsesiones hobbies de este tipo?
Read more

Las ruedas

Ya os hablé hace algún tiempo que nuestros hijos (y no creo que sea una exclusiva de ellos) son de ideas fijas. En él os comentaba que el HermanoMenor siempre tiene que ir con algo de ruedas a cualquier sitio que vamos…

Lo cierto es que tiene un buen repertorio de cosas rodantes y, aunque tiene algunos preferidos, algunos de ellos tienen más éxito que otros. Últimamente el que triunfa es un carrito de Play Doh, similar a los de la compra, que le regalaron para navidad… Dentro hay plastilina, pero eso es lo de menos porque nunca lo abre; de hecho, podría ir vacío o con piedras en su interior… a él lo que le gusta es llevarlo de paseo. Porque eso es otra cosa que va asociado al llevarse cosas con ruedas a la calle: Le encanta caminar. Y eso nos genera muchos algún problemilla cuando al abrir la puerta del ascensor ve que estamos en el párking en lugar de la planta baja; problemas hasta el punto de que no quiere subirse al coche o dice que quiere ir, por a casa de los abuelos maternos andando… cuando hay 40 kilómetros.
Otros grandes candidatos a salir a la calle son: Cochecitos de bebé (con bebé o sin él), un correpasillos (sí, es rosa), una bicicleta sin pedales o, la última y flamante adquisición: un patinete (que el pobre pedía insistentemente de camino al cole cada día…).
Pero bueno, que me desvío; otras veces os he comentado que en casa intentamos no ser sexistas, así que vemos genial que el niño juegue con muñecas y la niña con coches, párkings y demás. No obstante, desde que es un poco independiente, siempre se ha decantado por aquellos juguetes -çque tiene su hermana que van con su mayor obsesión: los que tienen ruedas; Desde coches, motos, camiones grandes y pequeños hasta uno de sus preferidos: los trenes.
Llega a tal extremo que incluso los cuentos que tienen vehículos son de sus preferidos, usa los que no los tienen para hacer rampas para los coches y disfruta viendo Chuggington, Thomas y sus amigos o Bob el Constructor (aunque aquí somos algo más flexibles y a veces se cuelan cosas más estandars…).
En fin, que algo innato debe haber en eso que dicen que a los niños les gustan más los coches que a las niñas… al menos en nuestro caso es así: La grande ha tenido coches y nunca les ha hecho demasiado caso… en cambio, el peque disfruta como un loco con ellos y puede estarse horas sin destrozar nada hacer ruido.
Los cochecitos tampoco se libran…
Vuestros hijos tienen obsesiones hobbies de este tipo?
Read more