de partos espontáneos y arribos extraordinarios…

hace un año llegó zutanito…



La crónica de Má

Con 38 semanas y 5 días esperábamos la llegada del segundo chamaco. Estábamos prácticamente a 10 días para cumplir el término del embarazo. Según mi doctora, el segundo hijo se adelanta así que el monitoreo semanal había comenzado un par de días antes. Mi segundo embarazo fue, a diferencia del primero, atropellado, lleno de síntomas, sustos y malestares, tooodo aquello que no sucedió con el fulanito parece que zutanito se lo cobró…

Ese día, martes 10 de enero, tuve una noche particularmente mala, desperté cansada, como con unos cólicos a los cuales no presté atención ya que entre los malestares de los cuales sufrí fue dolor de estomago por la comida, todo me hacía daño. Decidí  no llevar al fulanito a la escuela ya que el día anterior me lo entregaron con temperatura y no había mejorado así que por indicaciones del pediatra nos quedamos todos a descansar.

Como todos los días Pá me hacia la obligada pregunta: (digo obligada ya por lo adelantado del embarazo y porque esperábamos que en cualquier momento zutanito decidiera llegar) “¿Cómo te sientes?” “Bien, cansada pero bien, aunque tengo unos cólicos pero nada de importancia” contesté, creyendo que las contracciones se presentarían exactamente igual que con en primer embarazo…error…nunca las sentí igual…

Por ahí de las 3:45 de la tarde, después de mi rutina diaria,  arreglar un poco la casa, jugar con el fulanito y monitorear que su temperatura no subiera nos fuimos a comer, caldito de pollo, lo recuerdo bien, el fulanito se me quedó dormido en la cocina así que lo cargué y lo llevé a nuestro cuarto. Al terminar de comer comencé a peinarme ya que veríamos a unos amigos por la tarde.

Como a eso de 3:45 sentí un cólico más fuerte , mmm “creo que la comida me hizo mal, de nuevo” y seguí peinándome… otro cólico como a los 20 minutos… de nuevo como a los 10 minutos y la intensidad entre uno y otro aumentaba…”mmm esto no está bien”…

Mi doula fue unos días antes a casa para que juntas hiciéramos simulacro de parto por lo que tenia bien presente el cómo realizar cada respiración dependiendo de lo intenso de cada contracción, sin embargo, tuve que improvisar debido a que la manera en como estaba sintiendo las contracciones no fue como lo viví en mi parto anterior, así que tuve que cambiar por completo la dinámica de mi respiración. Dejé de lado la respiración de limpieza y tan solo me concentré en la respiración fuerte para dejar que el dolor fluyera y seguir con el proceso.

Al hacer esto pude darme cuenta que cuando sentía el dolor la panza se me ponía dura (es decir, contracción y panza dura se sincronizaban), al percatarme de ello y cuando las respiraciones funcionaron para sentirme mejor caí en cuenta de que mi trabajo de parto se estaba desarrollando.

Llamo a Pá: “Estoy teniendo contracciones, por favor llama a la doctora, espera (respiración…) creo que esto ya empezó”… Mientras entro al baño de mi cuarto siento la panza dura y el dolor llega de nuevo, respiro… veo como la toalla se mueve con mi aliento…siento alivio.

Llamada de Pá: “Sí, espera, te doy el numero de la doctora, espérame (inhalo, exhalo….) es ….. (inhalo, exhalo….)”
Las contracciones son cada vez más constantes, fuertes y pienso “¿cómo era eso de  2-2-10 o no sé que para saber que ya empezaron las contracciones buenas? (o sea esas con las que te aceptan en el hospital y no te regresan). Mejor anoto cada cuanto las tengo y cuanto duran”… mmmm viene otra…. (inhalo, exhalo….) sé que no las puedo parar….mmm no puedo escribir,  (de plano dejo lápiz y papel)…. (inhalo, exhalo….) tan solo puedo pensar que si esto está así, no se como será lo demás “¡Puf! va a estar del terror!” (Ingenuamente seguía creyendo que estaba en la fase inicial del trabajo de parto….)

Lo único que se me ocurre es ir al WC. Escucho que algo cae, no cabe duda que el cuerpo es sabio, debido al dolor de las contracciones no siento ninguna otra parte de mi cuerpo, me asomo y veo el tapón mucoso. (Este tapón mantiene sellado el cuello del útero, al expulsarlo es signo inminente del parto)

Otra contracción, respiro….de repente siento que algo se revienta dentro de mi… pude sentir como se rompió una membrana justo en mi entrepierna en la parte más fuerte de esta contracción…cae agua…”Conque así es como uno ´rompe fuente´…” (en mi primer parto no rompí fuente, y según esto una tiene hasta dos horas para poder llegar al hospital…bueno, no siempre es así)

Llamo a Pá: “Ya rompí fuente”… lo oigo ansioso, apurado, nervioso… siento dolor… (inhalo, exhalo….) me calma escucharlo pero entiendo que no puedo estar con él todo el tiempo, tiene que manejar hasta acá  y lo que menos quiero es que le pase algo ya sea por los nervios, distracción o lo que sea. Colgamos.
“¿Qué hago, voy con mi vecina? ¿Le pido que me acompañe? No, ni me puedo mover.”

Viene otra contracción (inhalo, exhalo…inhalo, exhalo….) contracción fortísima….percibo como el sudor me corre por el cuello, cae por el pecho y llega a mi panza que está completamente dura, mis músculos están contraídos, me descubro apretando mis manos contra el WC, agarro y suelto, agarro y suelto mientras respiro y siento el dolor… (inhalo, exhalo….) “Fuf, terminó”

Puedo descansar un poco, pero ¿cuánto? ¿Un par de minutos? Pensé: “¿Así va a estar esto? ¿Cómo voy a hacer para llegar al hospital? ¿Cómo me voy a mover, cómo me voy a subir al carro? Pts!! El movimiento del carro…. Voy a esperar mínimo media hora más en lo que llega alguien” (Pá ya se había comunicado con mis padres y los suyos, yo me desentendí y tan solo esperaba pero el tiempo se me hacía eterno)

Siento unas ganas inmensas de pujar, pero no quiero hacerlo ya que ello significa que estoy justo pujando para que salga el bebé y no quiero hacerlo, así que decido sólo respirar.
Llamo a Pá: contracción bien requeté fuerte…”(inhalo, exhalo….) necesito que alguien este conmigo (inhalo, exhalo….) ¡¡por favor!!”. Colgamos.

Llama la mamá de Pá: “Ya vamos en camino….”, “Ya arrojé tapón mucoso y rompí fuente”… Colgamos. Creí que al darle mi parte médico se apuraría, pero creo que más nunca supo que significaban esos síntomas.

Después de esta memorable contracción siento como comienzo a abrirme….” (literal: a abrirme) mmmm… “¿¡¡a poco ya estoy coronando!!?” (Es cuando aparece la cabeza del bebé  por el canal del parto)… me levanto del WC, doy unos pasos para tomar un espejo mientras digo en voz alta “No zutanito, espera, no nazcas ahora, espera por favor!!!” coloco el espejo entre mis piernas…veo como me abro y  alcanzo a percibir la cabeza de zutanito (cochino chamaco, ¡no me hizo caso!)

Instintivamente, sin pensarlo, regreso al WC, viene una contracción, una contracción muy, muy fuerte, la ultima contracción… LA contracción… siento mucho dolor…la panza se me pone muy dura pero esta vez como que se estira y se hace hacia abajo, tomo con una mano el filo de la pared que tengo del lado izquierdo y con la otra mano me jalo de la toalla que cuelga de la pared. Siento el dolor más intenso que jamás sentí en la vida, inhalo mientras me jalo con ambas manos y pujo con todas mis fuerzas… sale de mi zutanito y al sentir como llega también percibo como cesa el dolor y el cansancio.

Oigo como mi chamaquito va cayendo al agua, como en cámara lenta y antes de que terminara de caer ya lo estaba agarrando para abrazarlo… no pensé en nada pero sentí todo: era increíble sentir esa bolita de carne en mis manos, morada aún, calientita, resbalosa, chiquito, sentí una enorme ansiedad por verlo a la cara, mirarlo a los ojos, reconocerlo… darle la bienvenida, nombrarlo.  Me pregunto si es normal el color moradito que tiene. Lo  levanto y me percato de que aún tiene agua en la boca… pienso: “¡tiene que llorar! ¿Qué hago?” Lo volteo y le doy unas palmaditas en la espalda…”¡es tan chiquito!”…llora…mi corazón esta a todo…lo volteo y por fin nos vemos a los ojos…nos reconocemos.. sé que él también a su manera me saluda y se sabe bienvenido a este mundo…veo serenidad, mucha serenidad en su mirada e inmediatamente siento una paz muy grande (supongo es lo mas cercano a sentir el amor puro y en su máxima expresión, regalo de como sea que uno le llame: Dios, Universo, Energía….) sus ojos eran grandes, brillantes…todo se detuvo en ese momento y solo estábamos él y yo… reconociéndonos… viéndonos…saludándonos….y sintiéndonos sin palabras de por medio….todo eso en unos cuantos segundos.

Inmediatamente le doy de comer, me lo pego y él comienza a succionar. Nos conectamos…me siento tranquila…llegó mi chamaco y llegó bien, al menos por lo que percibí en esos segundos. Yo sabía que al darle de comer mi cuerpo produciría oxitocina, así la placenta saldría más rápido y mi útero se contraería previniendo una hemorragia. (sí, aunque no lo crean pensé esto)

Tomo la toalla, lo seco, después tomo mi bata y lo envuelvo en ella, trato de que su cuerpo y el mio estén siempre en contacto para mantenerlo calientito.

Llama la mamá de Pá: “Seguimos en camino pero ya no tardamos…” la interrumpo: “Ya nació…¿ puedes llamar una ambulancia?” recuerdo que la voz le tembló….Colgamos.

Llama Pá, no sé que me dice, lo interrumpo: “Ya nació, los dos estamos bien” “¿Cómo que ya nació?… “Sí, estamos bien, por favor vente con cuidado”… Colgamos

Llamo mi mamá: “Mamá, por favor no te espantes, no te pongas nerviosa, pero ya nació!!” “¿Qué? ¿Cómo? Y tu sola?? Ayyy hija pero debí de haberme ido contigo!! ¿Por qué no lo hice?… “Mamá, estamos bien, no te preocupes….Colgamos.

Creo que estuvimos cerca de 20 minutos más solos en casa esperando a que alguien llegara, el fulanito seguía dormido y yo tenía a zutanito entre mis brazos dándole de comer, estaba tranquila sintiendo lo maravilloso de todo el relajo del parto pero sobre todo disfrutando de esa conexión con zutanito. No podía creer, pero en verdad no podía creer nada de lo que pasó, no concebía como minutos antes tuve los dolores más fuertes que sentí jamás en la vida y ahora tan sólo me inundaba una tranquilidad y una paz indescriptible. Estaba embobada viendo a mi hijo desentendiéndome de todos y disfrutando ese momento…

Ahora, después de cuatro meses y de contar esta experiencia un par de veces no puedo evitar el emocionarme hasta las lágrimas. Tampoco puedo dejar de sentir una infinita gratitud hacia la vida y al universo no sólo por dejarme vivir esta experiencia, sino por regalarme (regalarnos) un chamaquito bien sano que ilumina mis días con su presencia (¡¡GRACIAS!!)



La crónica de Pá

  • Martes 10 de enero de 2012
Platicando por la mañana con Má, antes de salir con rumbo al trabajo, me comentó que en la madrugada había sentido cólicos…No le dio mucha importancia, así que yo tampoco se la di…
[Pensé entonces que aun cuando cada embarazo y parto es distinto, que seguramente la “sensación” de las contracciones sería similar; además, faltaban 10 días para la fecha aproximada del parto, y si se adelantaba, seguramente sería una semana o algo así, no más…]
Le comenté que ya sabía que me iba a poner (a vestir) el día que naciera Zutanito, así que por la noche al fin metería mi ropa en la maleta que nos llevaríamos al hospital…
[Ella ya había preparado su ropa y la de Zutanito desde alrededor de un par de semanas antes…Quizás sea una tontería, pero yo no había decidido aún, como lo hice con el Fulanito, como quería recibirlo; parte quizás intrascendente, pero de alguna manera importante para mí, al momento de conocer al fin a mi chamaco y presentarme con él…]
Aproximadamente 1:30pm
Después del medio día hablé con Má, como casi todos los días, para saber cómo estaban ella y los chamacos…Todos bien, sin novedad en el frente…
4:41pm
Recibí una llamada de Má…
            [Algo así como] “Los cólicos han aumentado, habla con la ginecóloga…
La oí respirar algo agitada…
Caí en cuenta que ya estaba haciendo ejercicios de respiración…
Eran contracciones…
Busqué en mi cartera la tarjeta de contacto de la ginecóloga…No la encontré…
            [En realidad no la vi, pues si estaba ahí…el cochino nervio…]
            “No encuentro la tarjeta… ¿Tienes el teléfono?
Má de inmediato buscó el número y me lo empezó a dar…
            “54…espera…pf, pf…
Cada par de dígitos una respiración…
            [“Esto en serio ya empezó…”]
[En algún momento, en esta llamada o en las posteriores, Má me dijo que el Fulanito estaba profundamente dormido, y que no se estaba enterando de qué estaba pasando…]
Colgué y le marqué a la ginecóloga…
            “¿Por qué no vinieron antes…?
            “Porque asumimos que los cólicos no eran de importancia…
            [“Carajo, por qué me regaña…”]
            “Vengan al hospital, los veo aquí…
Vamos para allá…
Colgué y le marqué a mi papá…
[Al trabajar lejos de casa, y al saber que el tráfico sería algo que podría complicar mi regreso a ella, habíamos previsto que mis padres, que viven cerca de nosotros, y/o el papá de Má, que trabaja relativamente cerca, serían quienes podrían asistirnos de manera más inmediata en caso de cualquier novedad…]
            “Pá, esto ya empezó…
Mi papá me empezó a hacer preguntas…Algo decía sobre quién debería ir…
Te estoy hablando a ti para que tu veas eso: ya seas tú, mi mamá o mi hermano [menor, el de en medio no vive en México], que algunos de ustedes vaya, pónganse de acuerdo; yo aún tengo que buscar al papá de Má…
Mi papá me dijo que daría aviso a mi mamá para que fuera a nuestra casa de inmediato…
Colgué y le marqué al papá de Má…no lo encontré; le marqué a la mamá de Má y le pedí que le diera aviso a su esposo…
Avisé en la oficina que me iba…
            “Esto ya empezó…
4:45pm
Recibí otra llamada de Má…
            “Necesito que alguien esté aquí conmigo…No quiero estar sola…
Estaba nerviosa, agitada, con la voz algo quebrada y llorosa…
Colgué y le marqué a mi madre…por algún motivo, marqué al teléfono de su casa y no de su celular…la encontré aún en su casa junto con mi hermano…
            [“¡Carajo!”]
            “¡¿Qué hacen todavía ahí?! ¡Necesito que alguien esté con Má, YA!
[“¡Carajo!”]
Colgué y marqué desde la oficina a la ginecóloga para dejar la línea de mi celular disponible; quería decirle algo a la doctora, no recuerdo qué…
4:46pm
Mientras estaba al teléfono con la ginecóloga recibí otra llamada de Má en mi celular; le pedí a la doctora que me esperara mientras yo escuchaba a Má…
            “Ya arrojé tapón mucoso…
Se lo dije a la ginecóloga…
            [La expulsión marca la inminencia del parto…]
Vengan al hospital de inmediato…
Vamos para allá…
Tomé mis cosas, salí de la oficina y bajé al estacionamiento…
Encendí el coche y tan pronto avance fue evidente que algo estaba mal…
Me bajé y vi que la llanta del lado del conductor estaba ponchada, con el rin casi pegando en el piso…
            [“¡Carajo! ¡¡Carajo!!”]
Después de patear un par de veces la llanta, regresé el coche al lugar que había estado ocupando…
Subí y a la gente de recepción les dije -entre medio vociferando y demandando- que necesitaba de manera urgente un taxi…
            “¡Lo necesito aquí YA!
Fui a entregarle las llaves de mi coche a un amigo de la oficina para que se hiciera cargo de él…
[Mi coche había quedado en frente de otros dos autos, a los que impediría la salida…]
Él me dijo que entre los dos podríamos cambiar rápido la llanta…
Tomamos el elevador para bajar al estacionamiento…
4:53pm
Saliendo del elevador recibí una llamada de Má…
            “Ya nació…
Me paralicé…
            “¡¿Cómo qué ya nació?!
Sentí dolor…una opresión en el pecho, después un vacío, un hueco que crecía ahí…
            [Según me comentó mi amigo de la oficina después, estaba transparente…]
A la par llegaron otras sensaciones: la aflicción, la congoja, la pena, el coraje; de no haber podido estar con Má para acompañarla y apoyarla, de que pasara por eso sola; por no haber estado presente al momento de la llegada de mi chamaco para recibirlo, para [re]conocernos…
Estamos bien, tu mamá ya le habló a una ambulancia…
Lágrimas, muchas lágrimas…
[Mi mamá había estado en contacto con Má mientras iba en camino a nuestra casa…Mi hermano iba manejando y al escuchar en una de las conversaciones que su sobrino ya había nacido pidió una ambulancia…]
            “Vente con cuidado…
En medio de la llamada con Má, y al verme pávido, mi amigo de la oficina me pidió las llevas del coche para empezar a cambiar la llanta…
Hablé de nueva cuenta con la ginecóloga…
¡¿Cómo qué ya nació?! ¿Por qué se esperaron, por qué no vinieron antes?
[“¡Carajo! ¡¿Por qué me regaña?!”]
            “Ya llamaron a una ambulancia, vamos para allá…
Colgué…no recuerdo a quién le marqué, ni con quién hablé…¿Mi papá, mi mamá, mi hermano? A alguien le comenté lo de la llanta de mi coche…Sólo a Má no se lo mencioné…
Cuando bajé al estacionamiento mi amigo de la oficina ya estaba terminando de cambiar la llanta…Me dijo que tomara la llanta ponchada y la pusiera en la cajuela…Me dio la llave y salí con rumbo a casa…
Tan pronto salí del estacionamiento recibí una llamada de mi mamá; al fin había llegado a nuestra casa…Efectivamente ya habían pedido una ambulancia…Me dijo que mejor tomara un taxi (no recuerdo si lo hizo porque supo lo de la llanta de mi coche o porque sabía que estaría nervioso)…
Colgué…avance un poco, me orillé…tenía que desahogarme para poder ir más tranquilo…le marqué a un amigo que ese día iría con una amiga en común a visitarnos a la casa, para decirle lo que había pasado…
[Curiosamente un par de años antes habíamos hablado con él para decirle que no podríamos acompañarlo en su cumpleaños porque nos habíamos estrenado como papás: el Fulanito nació el mismo día que él…]
Después de explicarle lo ocurrido le pedí que sólo me escuchara, necesitaba llorar un momento, desahogarme para realizar el viaje a casa con más calma…
Colgué y seguí mi camino…
En algún momento, sentí angustia…
            “¿Qué día es hoy? ¡Carajo! ¡No sé en qué día nació Zutanito!
[Es absurdo, pero en ese instante me resultaba apremiante saberlo…]
En el asiento del copiloto traía un periódico gratuito de ese día…Al estar lleno de publicidad, no encontré de manera inmediata el dato que buscaba…
            “¡Carajo! ¡¡Carajo!!
Tras manotear unos segundos el periódico, al fin vi la fecha: 10 de enero…
El saberlo de alguna manera me permitió estar más tranquilo…
En todo el camino a casa no aceleré demasiado, pues oía clarito la voz de mi papá: “Uno no debe ‘correr’ cuando trae la llanta de refacción…
En el camino estuve llamando al celular de Má…Al preguntarle si mejor los veía en el hospital, me dijo que la ambulancia no había llegado…Seguí con rumbo a casa…
En algún momento mi mamá y mi hermano fueron quienes contestaron el celular de Má…Le pedí a mi hermano que metiera cualquier ropa para mí en la maleta que llevaríamos al hospital… 
Aproximadamente 5:30pm
Llegué a casa…En la entrada había dos ambulancias, una en contraflujo, otra en el sentido de la calle, el coche de mi hermano, por lo menos una moto atravesada y una persona con una cámara de TV…Tengo idea de que también había una patrulla (de reojo vi una torreta encendida)…
Dejé mi coche más adelante (casi en la siguiente esquina), corrí de vuelta a la entrada de la casa, vi al portero y le encargué el auto…
Al entrar a la portería / recepción se abrió la puerta del elevador: en él venía Má con un par de paramédicos, uno de ellos cargaba a Zutanito…
            “¿Cómo estás? ¿Cómo está Zutanito?
Me sorprendió su serenidad, su entereza…
De repente vi también al papá de Má y al mío…
Como yo no había llegado, el papá de Má iba a ser quien iría con ella en la ambulancia; le tuve que decir un par de veces que sería yo quien los acompañaría…
Mi papá me abordó con preguntas…No recuerdo sobre qué, yo contestaba con monosílabos o de forma cortante…Sólo sé que la última pregunta no se la contesté, pues di un salto para subirme a la ambulancia…
[Ahora supongo que entre lo que me preguntaba es qué harían con el Fulanito…Finalmente mi papá, mi mamá y mi hermano se quedaron en casa con él…]
Mi hermano detuvo a la ambulancia y arrojó en el asiento del copiloto la maleta con nuestra ropa…Partimos con rumbo al hospital…
En la ambulancia de nuevo me sorprendió la serenidad y entereza de Má…Vi por primera vez a Zutanito, de manera muy breve, pues iba arropado por completo en los brazos de Má…Nos fuimos platicando todo el camino, como si nada…En algún momento el paramédico que iba atrás con nosotros describió lo sucedido “parto fortuito…trabajo de parto espontáneo”…
Aproximadamente 6:20pm
Al llegar al hospital el paramédico que iba atrás con nosotros en la ambulancia tomó a Zutanito de los brazos de Má y me lo entregó…
Lo sentí muy ligero…pensé que quizás sería porque estaba acostumbrado a los poco más de 10 kilos que pesaba el Fulanito, pero aún así, me pareció muy liviano…
[Por los ultrasonidos sabíamos que Zutanito venía más pequeño…]
Entramos a Urgencias, a Má se la llevaron a otro piso y yo me quedé abajo con Zutanito…
Algunas doctoras tomaron a Zutanito de mis brazos y empezaron a atenderlo…Lo vi muy pequeñito…A veces él estaba rodeado por un enjambre de médicos, en otros momentos estábamos sólo él y yo…
En algún momento apareció una pediatra que trabaja con el pediatra del Fulanito…Después de inspeccionar a Zutanito y de revisar lo registrado por el resto de los médicos, me dijo que estaba bien pero con muy bajo peso: 1 kilo 190 gramos…
Yo no entendía…
[“¡1 kilo 190 gramos! Eso era muy poco…¡Carajo! ¡¿Qué está pasando?!”]
Se me salieron las lágrimas…lo vi muy pequeñito…no entendía qué estaba pasando…La pediatra me abrazó y me aseguró que todo estaba bien…
Le pregunté a ella si podía ir a ver a Má; ella me comentó que no debía de alejarme de Zutanito hasta asegurarme que le hubieran puesto un identificador…


En algún momento nos quedamos solos de nueva cuenta Zutanito y yo…Lo observé con mucha atención, tratando de detectar y registrar cualquier elemento que me permitiera identificarlo…No encontraba detalle alguno: sin lunares, sin manchas, sin pecas, sin nada…Un bebé…genérico…

De nuevo el dolor: la opresión en el pecho, el vacío, el hueco que crecía ahí…Sentí que al no haber estado presente al momento de su llegada me había perdido ese momento de [re]conocimiento…
En otro momento entraron médicos y colocaron el identificador…Me pidieron hacer el trámite del alta de Má y Zutanito…Al salir de Urgencias me encontré a la mamá y a uno de los hermanos de Má …
Regresando con Zutanito los médicos me dijeron que nos moverían a Neonatología, y cuando nos pusieron en marcha, una enfermera me preguntó si me quería quedar con el pequeño trozo de cordón umbilical con el que había llegado Zutanito al hospital…Mientras caminaba a un lado de la camilla-incubadora le dije que no; ella insistió, volví a decir que no…Subimos a un elevador…
Llegando a Neonatología la pediatra me dijo que esperara en una pequeña sala…Al darme cuenta que mi celular estaba por quedarse sin pila, le marqué de un teléfono fijo a la mamá de Má y me contestó el hermano de Má…Así me enteré que a la mamá de Má le habían dado oportunidad de subir a acompañarla…Marqué a mi casa, donde se encontraban mi papá, mi mamá y mi hermano con el Fulanito…Ellos me hacían preguntas pero yo no podía contestar… Lágrimas, muchas lágrimas…Necesitaba desahogarme…
De repente, en el fondo escuché “2 kilos 190 gramos…” Acto seguido entró la pediatra para decirme que el primer peso del que me habían informado era un error…Me tranquilicé y, una vez estando Zutanito “identificado” y atendido, salí a buscar a Má…
Pregunté en un centro de información con enfermeras sobre dónde se encontraba Má, no encontré respuesta…Decidí buscarla en los cuartos…Para mi buena fortuna la encontré casi de inmediato…Había pasado a quirófano y la habían dormido por completo para hacer una revisión a detalle para asegurarse que la placenta había salido por completo y para coser unos pequeños desgarres…
Me pidieron bajar a realizar un trámite adicional del alta de Má y Zutanito en el hospital…La familia de Má ya estaba abajo (el papá de Má y su otro hermano ya habían llegado) y me estaban apartando lugares en las filas para el trámite del alta…
Aproximadamente 8:30pm
Subí con la familia de Má a la habitación que le asignaron…Hablé con mi familia y, además de finalmente ponerlos al tanto de lo que había pasado, me comentaron que el Fulanito estaba bien y echando relajo con ellos…
Llevaron a Má a la habitación; se veía cansada, pero serena…
Mientras bajé a cenar, los pediatras fueron a la habitación para comentarle a Má que Zutanito estaba bien, aunque pequeño, y que tenía bajos niveles de glucosa…Esto último lo iban a monitorear y nos informarían de los resultados al día siguiente…
  • Miércoles 11 de enero de 2012
La primera visita en Neonatología era a las 9am…Má y yo pasamos a esa hora a  visitar a Zutanito…
Poco después de las 10am el pediatra del Fulanito y de Zutanito llegó a la habitación de Má…Nos informó que Zutanito se iba a quedar hospitalizado: “tiene sus capacidades disminuidas”, dijo…No mantenía por sí mismo niveles aceptables de glucosa, su sangre tenía una densidad más espesa de lo usual y había indicios de una posible infección…Cuando Má preguntó por alguna fecha estimada para la salida Zutanito, el pediatra nos comentó que probablemente el sábado siguiente…
Má estaba entera y decidimos no pasar otra noche más en el hospital con el fin de ir a ver al Fulanito…Optamos por esperar a la visita de las 12pm de Neonatología para ver a Zutanito antes de salir del hospital…Cuando quisimos ingresar, no nos permitieron la entrada y nos pidieron esperar en nuestra habitación a una nueva visita de nuestro pediatra…
Poco después asistió la pediatra para decirnos que a Zutanito le pondrían un catéter, y que por eso no podíamos pasar…
Con el corazón chiquito tomamos una decisión: ir a casa por el Fulanito y pedirle a los papás de Má, que viven cerca del hospital, que nos permitieran quedarnos con ellos con el fin de asistir a todas las visitas de Neonatología que nos fuera posible…

la primer semana de zutanito…



el primer año de zutanito…

el primer año de fulanito y zutanito…

Read more

de partos espontáneos y arribos extraordinarios…

hace un año llegó zutanito…



La crónica de Má

Con 38 semanas y 5 días esperábamos la llegada del segundo chamaco. Estábamos prácticamente a 10 días para cumplir el término del embarazo. Según mi doctora, el segundo hijo se adelanta así que el monitoreo semanal había comenzado un par de días antes. Mi segundo embarazo fue, a diferencia del primero, atropellado, lleno de síntomas, sustos y malestares, tooodo aquello que no sucedió con el fulanito parece que zutanito se lo cobró…

Ese día, martes 10 de enero, tuve una noche particularmente mala, desperté cansada, como con unos cólicos a los cuales no presté atención ya que entre los malestares de los cuales sufrí fue dolor de estomago por la comida, todo me hacía daño. Decidí  no llevar al fulanito a la escuela ya que el día anterior me lo entregaron con temperatura y no había mejorado así que por indicaciones del pediatra nos quedamos todos a descansar.

Como todos los días Pá me hacia la obligada pregunta: (digo obligada ya por lo adelantado del embarazo y porque esperábamos que en cualquier momento zutanito decidiera llegar) “¿Cómo te sientes?” “Bien, cansada pero bien, aunque tengo unos cólicos pero nada de importancia” contesté, creyendo que las contracciones se presentarían exactamente igual que con en primer embarazo…error…nunca las sentí igual…

Por ahí de las 3:45 de la tarde, después de mi rutina diaria,  arreglar un poco la casa, jugar con el fulanito y monitorear que su temperatura no subiera nos fuimos a comer, caldito de pollo, lo recuerdo bien, el fulanito se me quedó dormido en la cocina así que lo cargué y lo llevé a nuestro cuarto. Al terminar de comer comencé a peinarme ya que veríamos a unos amigos por la tarde.

Como a eso de 3:45 sentí un cólico más fuerte , mmm “creo que la comida me hizo mal, de nuevo” y seguí peinándome… otro cólico como a los 20 minutos… de nuevo como a los 10 minutos y la intensidad entre uno y otro aumentaba…”mmm esto no está bien”…

Mi doula fue unos días antes a casa para que juntas hiciéramos simulacro de parto por lo que tenia bien presente el cómo realizar cada respiración dependiendo de lo intenso de cada contracción, sin embargo, tuve que improvisar debido a que la manera en como estaba sintiendo las contracciones no fue como lo viví en mi parto anterior, así que tuve que cambiar por completo la dinámica de mi respiración. Dejé de lado la respiración de limpieza y tan solo me concentré en la respiración fuerte para dejar que el dolor fluyera y seguir con el proceso.

Al hacer esto pude darme cuenta que cuando sentía el dolor la panza se me ponía dura (es decir, contracción y panza dura se sincronizaban), al percatarme de ello y cuando las respiraciones funcionaron para sentirme mejor caí en cuenta de que mi trabajo de parto se estaba desarrollando.

Llamo a Pá: “Estoy teniendo contracciones, por favor llama a la doctora, espera (respiración…) creo que esto ya empezó”… Mientras entro al baño de mi cuarto siento la panza dura y el dolor llega de nuevo, respiro… veo como la toalla se mueve con mi aliento…siento alivio.

Llamada de Pá: “Sí, espera, te doy el numero de la doctora, espérame (inhalo, exhalo….) es ….. (inhalo, exhalo….)”
Las contracciones son cada vez más constantes, fuertes y pienso “¿cómo era eso de  2-2-10 o no sé que para saber que ya empezaron las contracciones buenas? (o sea esas con las que te aceptan en el hospital y no te regresan). Mejor anoto cada cuanto las tengo y cuanto duran”… mmmm viene otra…. (inhalo, exhalo….) sé que no las puedo parar….mmm no puedo escribir,  (de plano dejo lápiz y papel)…. (inhalo, exhalo….) tan solo puedo pensar que si esto está así, no se como será lo demás “¡Puf! va a estar del terror!” (Ingenuamente seguía creyendo que estaba en la fase inicial del trabajo de parto….)

Lo único que se me ocurre es ir al WC. Escucho que algo cae, no cabe duda que el cuerpo es sabio, debido al dolor de las contracciones no siento ninguna otra parte de mi cuerpo, me asomo y veo el tapón mucoso. (Este tapón mantiene sellado el cuello del útero, al expulsarlo es signo inminente del parto)

Otra contracción, respiro….de repente siento que algo se revienta dentro de mi… pude sentir como se rompió una membrana justo en mi entrepierna en la parte más fuerte de esta contracción…cae agua…”Conque así es como uno ´rompe fuente´…” (en mi primer parto no rompí fuente, y según esto una tiene hasta dos horas para poder llegar al hospital…bueno, no siempre es así)

Llamo a Pá: “Ya rompí fuente”… lo oigo ansioso, apurado, nervioso… siento dolor… (inhalo, exhalo….) me calma escucharlo pero entiendo que no puedo estar con él todo el tiempo, tiene que manejar hasta acá  y lo que menos quiero es que le pase algo ya sea por los nervios, distracción o lo que sea. Colgamos.
“¿Qué hago, voy con mi vecina? ¿Le pido que me acompañe? No, ni me puedo mover.”

Viene otra contracción (inhalo, exhalo…inhalo, exhalo….) contracción fortísima….percibo como el sudor me corre por el cuello, cae por el pecho y llega a mi panza que está completamente dura, mis músculos están contraídos, me descubro apretando mis manos contra el WC, agarro y suelto, agarro y suelto mientras respiro y siento el dolor… (inhalo, exhalo….) “Fuf, terminó”

Puedo descansar un poco, pero ¿cuánto? ¿Un par de minutos? Pensé: “¿Así va a estar esto? ¿Cómo voy a hacer para llegar al hospital? ¿Cómo me voy a mover, cómo me voy a subir al carro? Pts!! El movimiento del carro…. Voy a esperar mínimo media hora más en lo que llega alguien” (Pá ya se había comunicado con mis padres y los suyos, yo me desentendí y tan solo esperaba pero el tiempo se me hacía eterno)

Siento unas ganas inmensas de pujar, pero no quiero hacerlo ya que ello significa que estoy justo pujando para que salga el bebé y no quiero hacerlo, así que decido sólo respirar.
Llamo a Pá: contracción bien requeté fuerte…”(inhalo, exhalo….) necesito que alguien este conmigo (inhalo, exhalo….) ¡¡por favor!!”. Colgamos.

Llama la mamá de Pá: “Ya vamos en camino….”, “Ya arrojé tapón mucoso y rompí fuente”… Colgamos. Creí que al darle mi parte médico se apuraría, pero creo que más nunca supo que significaban esos síntomas.

Después de esta memorable contracción siento como comienzo a abrirme….” (literal: a abrirme) mmmm… “¿¡¡a poco ya estoy coronando!!?” (Es cuando aparece la cabeza del bebé  por el canal del parto)… me levanto del WC, doy unos pasos para tomar un espejo mientras digo en voz alta “No zutanito, espera, no nazcas ahora, espera por favor!!!” coloco el espejo entre mis piernas…veo como me abro y  alcanzo a percibir la cabeza de zutanito (cochino chamaco, ¡no me hizo caso!)

Instintivamente, sin pensarlo, regreso al WC, viene una contracción, una contracción muy, muy fuerte, la ultima contracción… LA contracción… siento mucho dolor…la panza se me pone muy dura pero esta vez como que se estira y se hace hacia abajo, tomo con una mano el filo de la pared que tengo del lado izquierdo y con la otra mano me jalo de la toalla que cuelga de la pared. Siento el dolor más intenso que jamás sentí en la vida, inhalo mientras me jalo con ambas manos y pujo con todas mis fuerzas… sale de mi zutanito y al sentir como llega también percibo como cesa el dolor y el cansancio.

Oigo como mi chamaquito va cayendo al agua, como en cámara lenta y antes de que terminara de caer ya lo estaba agarrando para abrazarlo… no pensé en nada pero sentí todo: era increíble sentir esa bolita de carne en mis manos, morada aún, calientita, resbalosa, chiquito, sentí una enorme ansiedad por verlo a la cara, mirarlo a los ojos, reconocerlo… darle la bienvenida, nombrarlo.  Me pregunto si es normal el color moradito que tiene. Lo  levanto y me percato de que aún tiene agua en la boca… pienso: “¡tiene que llorar! ¿Qué hago?” Lo volteo y le doy unas palmaditas en la espalda…”¡es tan chiquito!”…llora…mi corazón esta a todo…lo volteo y por fin nos vemos a los ojos…nos reconocemos.. sé que él también a su manera me saluda y se sabe bienvenido a este mundo…veo serenidad, mucha serenidad en su mirada e inmediatamente siento una paz muy grande (supongo es lo mas cercano a sentir el amor puro y en su máxima expresión, regalo de como sea que uno le llame: Dios, Universo, Energía….) sus ojos eran grandes, brillantes…todo se detuvo en ese momento y solo estábamos él y yo… reconociéndonos… viéndonos…saludándonos….y sintiéndonos sin palabras de por medio….todo eso en unos cuantos segundos.

Inmediatamente le doy de comer, me lo pego y él comienza a succionar. Nos conectamos…me siento tranquila…llegó mi chamaco y llegó bien, al menos por lo que percibí en esos segundos. Yo sabía que al darle de comer mi cuerpo produciría oxitocina, así la placenta saldría más rápido y mi útero se contraería previniendo una hemorragia. (sí, aunque no lo crean pensé esto)

Tomo la toalla, lo seco, después tomo mi bata y lo envuelvo en ella, trato de que su cuerpo y el mio estén siempre en contacto para mantenerlo calientito.

Llama la mamá de Pá: “Seguimos en camino pero ya no tardamos…” la interrumpo: “Ya nació…¿ puedes llamar una ambulancia?” recuerdo que la voz le tembló….Colgamos.

Llama Pá, no sé que me dice, lo interrumpo: “Ya nació, los dos estamos bien” “¿Cómo que ya nació?… “Sí, estamos bien, por favor vente con cuidado”… Colgamos

Llamo mi mamá: “Mamá, por favor no te espantes, no te pongas nerviosa, pero ya nació!!” “¿Qué? ¿Cómo? Y tu sola?? Ayyy hija pero debí de haberme ido contigo!! ¿Por qué no lo hice?… “Mamá, estamos bien, no te preocupes….Colgamos.

Creo que estuvimos cerca de 20 minutos más solos en casa esperando a que alguien llegara, el fulanito seguía dormido y yo tenía a zutanito entre mis brazos dándole de comer, estaba tranquila sintiendo lo maravilloso de todo el relajo del parto pero sobre todo disfrutando de esa conexión con zutanito. No podía creer, pero en verdad no podía creer nada de lo que pasó, no concebía como minutos antes tuve los dolores más fuertes que sentí jamás en la vida y ahora tan sólo me inundaba una tranquilidad y una paz indescriptible. Estaba embobada viendo a mi hijo desentendiéndome de todos y disfrutando ese momento…

Ahora, después de cuatro meses y de contar esta experiencia un par de veces no puedo evitar el emocionarme hasta las lágrimas. Tampoco puedo dejar de sentir una infinita gratitud hacia la vida y al universo no sólo por dejarme vivir esta experiencia, sino por regalarme (regalarnos) un chamaquito bien sano que ilumina mis días con su presencia (¡¡GRACIAS!!)



La crónica de Pá

  • Martes 10 de enero de 2012
Platicando por la mañana con Má, antes de salir con rumbo al trabajo, me comentó que en la madrugada había sentido cólicos…No le dio mucha importancia, así que yo tampoco se la di…
[Pensé entonces que aun cuando cada embarazo y parto es distinto, que seguramente la “sensación” de las contracciones sería similar; además, faltaban 10 días para la fecha aproximada del parto, y si se adelantaba, seguramente sería una semana o algo así, no más…]
Le comenté que ya sabía que me iba a poner (a vestir) el día que naciera Zutanito, así que por la noche al fin metería mi ropa en la maleta que nos llevaríamos al hospital…
[Ella ya había preparado su ropa y la de Zutanito desde alrededor de un par de semanas antes…Quizás sea una tontería, pero yo no había decidido aún, como lo hice con el Fulanito, como quería recibirlo; parte quizás intrascendente, pero de alguna manera importante para mí, al momento de conocer al fin a mi chamaco y presentarme con él…]
Aproximadamente 1:30pm
Después del medio día hablé con Má, como casi todos los días, para saber cómo estaban ella y los chamacos…Todos bien, sin novedad en el frente…
4:41pm
Recibí una llamada de Má…
            [Algo así como] “Los cólicos han aumentado, habla con la ginecóloga…
La oí respirar algo agitada…
Caí en cuenta que ya estaba haciendo ejercicios de respiración…
Eran contracciones…
Busqué en mi cartera la tarjeta de contacto de la ginecóloga…No la encontré…
            [En realidad no la vi, pues si estaba ahí…el cochino nervio…]
            “No encuentro la tarjeta… ¿Tienes el teléfono?
Má de inmediato buscó el número y me lo empezó a dar…
            “54…espera…pf, pf…
Cada par de dígitos una respiración…
            [“Esto en serio ya empezó…”]
[En algún momento, en esta llamada o en las posteriores, Má me dijo que el Fulanito estaba profundamente dormido, y que no se estaba enterando de qué estaba pasando…]
Colgué y le marqué a la ginecóloga…
            “¿Por qué no vinieron antes…?
            “Porque asumimos que los cólicos no eran de importancia…
            [“Carajo, por qué me regaña…”]
            “Vengan al hospital, los veo aquí…
Vamos para allá…
Colgué y le marqué a mi papá…
[Al trabajar lejos de casa, y al saber que el tráfico sería algo que podría complicar mi regreso a ella, habíamos previsto que mis padres, que viven cerca de nosotros, y/o el papá de Má, que trabaja relativamente cerca, serían quienes podrían asistirnos de manera más inmediata en caso de cualquier novedad…]
            “Pá, esto ya empezó…
Mi papá me empezó a hacer preguntas…Algo decía sobre quién debería ir…
Te estoy hablando a ti para que tu veas eso: ya seas tú, mi mamá o mi hermano [menor, el de en medio no vive en México], que algunos de ustedes vaya, pónganse de acuerdo; yo aún tengo que buscar al papá de Má…
Mi papá me dijo que daría aviso a mi mamá para que fuera a nuestra casa de inmediato…
Colgué y le marqué al papá de Má…no lo encontré; le marqué a la mamá de Má y le pedí que le diera aviso a su esposo…
Avisé en la oficina que me iba…
            “Esto ya empezó…
4:45pm
Recibí otra llamada de Má…
            “Necesito que alguien esté aquí conmigo…No quiero estar sola…
Estaba nerviosa, agitada, con la voz algo quebrada y llorosa…
Colgué y le marqué a mi madre…por algún motivo, marqué al teléfono de su casa y no de su celular…la encontré aún en su casa junto con mi hermano…
            [“¡Carajo!”]
            “¡¿Qué hacen todavía ahí?! ¡Necesito que alguien esté con Má, YA!
[“¡Carajo!”]
Colgué y marqué desde la oficina a la ginecóloga para dejar la línea de mi celular disponible; quería decirle algo a la doctora, no recuerdo qué…
4:46pm
Mientras estaba al teléfono con la ginecóloga recibí otra llamada de Má en mi celular; le pedí a la doctora que me esperara mientras yo escuchaba a Má…
            “Ya arrojé tapón mucoso…
Se lo dije a la ginecóloga…
            [La expulsión marca la inminencia del parto…]
Vengan al hospital de inmediato…
Vamos para allá…
Tomé mis cosas, salí de la oficina y bajé al estacionamiento…
Encendí el coche y tan pronto avance fue evidente que algo estaba mal…
Me bajé y vi que la llanta del lado del conductor estaba ponchada, con el rin casi pegando en el piso…
            [“¡Carajo! ¡¡Carajo!!”]
Después de patear un par de veces la llanta, regresé el coche al lugar que había estado ocupando…
Subí y a la gente de recepción les dije -entre medio vociferando y demandando- que necesitaba de manera urgente un taxi…
            “¡Lo necesito aquí YA!
Fui a entregarle las llaves de mi coche a un amigo de la oficina para que se hiciera cargo de él…
[Mi coche había quedado en frente de otros dos autos, a los que impediría la salida…]
Él me dijo que entre los dos podríamos cambiar rápido la llanta…
Tomamos el elevador para bajar al estacionamiento…
4:53pm
Saliendo del elevador recibí una llamada de Má…
            “Ya nació…
Me paralicé…
            “¡¿Cómo qué ya nació?!
Sentí dolor…una opresión en el pecho, después un vacío, un hueco que crecía ahí…
            [Según me comentó mi amigo de la oficina después, estaba transparente…]
A la par llegaron otras sensaciones: la aflicción, la congoja, la pena, el coraje; de no haber podido estar con Má para acompañarla y apoyarla, de que pasara por eso sola; por no haber estado presente al momento de la llegada de mi chamaco para recibirlo, para [re]conocernos…
Estamos bien, tu mamá ya le habló a una ambulancia…
Lágrimas, muchas lágrimas…
[Mi mamá había estado en contacto con Má mientras iba en camino a nuestra casa…Mi hermano iba manejando y al escuchar en una de las conversaciones que su sobrino ya había nacido pidió una ambulancia…]
            “Vente con cuidado…
En medio de la llamada con Má, y al verme pávido, mi amigo de la oficina me pidió las llevas del coche para empezar a cambiar la llanta…
Hablé de nueva cuenta con la ginecóloga…
¡¿Cómo qué ya nació?! ¿Por qué se esperaron, por qué no vinieron antes?
[“¡Carajo! ¡¿Por qué me regaña?!”]
            “Ya llamaron a una ambulancia, vamos para allá…
Colgué…no recuerdo a quién le marqué, ni con quién hablé…¿Mi papá, mi mamá, mi hermano? A alguien le comenté lo de la llanta de mi coche…Sólo a Má no se lo mencioné…
Cuando bajé al estacionamiento mi amigo de la oficina ya estaba terminando de cambiar la llanta…Me dijo que tomara la llanta ponchada y la pusiera en la cajuela…Me dio la llave y salí con rumbo a casa…
Tan pronto salí del estacionamiento recibí una llamada de mi mamá; al fin había llegado a nuestra casa…Efectivamente ya habían pedido una ambulancia…Me dijo que mejor tomara un taxi (no recuerdo si lo hizo porque supo lo de la llanta de mi coche o porque sabía que estaría nervioso)…
Colgué…avance un poco, me orillé…tenía que desahogarme para poder ir más tranquilo…le marqué a un amigo que ese día iría con una amiga en común a visitarnos a la casa, para decirle lo que había pasado…
[Curiosamente un par de años antes habíamos hablado con él para decirle que no podríamos acompañarlo en su cumpleaños porque nos habíamos estrenado como papás: el Fulanito nació el mismo día que él…]
Después de explicarle lo ocurrido le pedí que sólo me escuchara, necesitaba llorar un momento, desahogarme para realizar el viaje a casa con más calma…
Colgué y seguí mi camino…
En algún momento, sentí angustia…
            “¿Qué día es hoy? ¡Carajo! ¡No sé en qué día nació Zutanito!
[Es absurdo, pero en ese instante me resultaba apremiante saberlo…]
En el asiento del copiloto traía un periódico gratuito de ese día…Al estar lleno de publicidad, no encontré de manera inmediata el dato que buscaba…
            “¡Carajo! ¡¡Carajo!!
Tras manotear unos segundos el periódico, al fin vi la fecha: 10 de enero…
El saberlo de alguna manera me permitió estar más tranquilo…
En todo el camino a casa no aceleré demasiado, pues oía clarito la voz de mi papá: “Uno no debe ‘correr’ cuando trae la llanta de refacción…
En el camino estuve llamando al celular de Má…Al preguntarle si mejor los veía en el hospital, me dijo que la ambulancia no había llegado…Seguí con rumbo a casa…
En algún momento mi mamá y mi hermano fueron quienes contestaron el celular de Má…Le pedí a mi hermano que metiera cualquier ropa para mí en la maleta que llevaríamos al hospital… 
Aproximadamente 5:30pm
Llegué a casa…En la entrada había dos ambulancias, una en contraflujo, otra en el sentido de la calle, el coche de mi hermano, por lo menos una moto atravesada y una persona con una cámara de TV…Tengo idea de que también había una patrulla (de reojo vi una torreta encendida)…
Dejé mi coche más adelante (casi en la siguiente esquina), corrí de vuelta a la entrada de la casa, vi al portero y le encargué el auto…
Al entrar a la portería / recepción se abrió la puerta del elevador: en él venía Má con un par de paramédicos, uno de ellos cargaba a Zutanito…
            “¿Cómo estás? ¿Cómo está Zutanito?
Me sorprendió su serenidad, su entereza…
De repente vi también al papá de Má y al mío…
Como yo no había llegado, el papá de Má iba a ser quien iría con ella en la ambulancia; le tuve que decir un par de veces que sería yo quien los acompañaría…
Mi papá me abordó con preguntas…No recuerdo sobre qué, yo contestaba con monosílabos o de forma cortante…Sólo sé que la última pregunta no se la contesté, pues di un salto para subirme a la ambulancia…
[Ahora supongo que entre lo que me preguntaba es qué harían con el Fulanito…Finalmente mi papá, mi mamá y mi hermano se quedaron en casa con él…]
Mi hermano detuvo a la ambulancia y arrojó en el asiento del copiloto la maleta con nuestra ropa…Partimos con rumbo al hospital…
En la ambulancia de nuevo me sorprendió la serenidad y entereza de Má…Vi por primera vez a Zutanito, de manera muy breve, pues iba arropado por completo en los brazos de Má…Nos fuimos platicando todo el camino, como si nada…En algún momento el paramédico que iba atrás con nosotros describió lo sucedido “parto fortuito…trabajo de parto espontáneo”…
Aproximadamente 6:20pm
Al llegar al hospital el paramédico que iba atrás con nosotros en la ambulancia tomó a Zutanito de los brazos de Má y me lo entregó…
Lo sentí muy ligero…pensé que quizás sería porque estaba acostumbrado a los poco más de 10 kilos que pesaba el Fulanito, pero aún así, me pareció muy liviano…
[Por los ultrasonidos sabíamos que Zutanito venía más pequeño…]
Entramos a Urgencias, a Má se la llevaron a otro piso y yo me quedé abajo con Zutanito…
Algunas doctoras tomaron a Zutanito de mis brazos y empezaron a atenderlo…Lo vi muy pequeñito…A veces él estaba rodeado por un enjambre de médicos, en otros momentos estábamos sólo él y yo…
En algún momento apareció una pediatra que trabaja con el pediatra del Fulanito…Después de inspeccionar a Zutanito y de revisar lo registrado por el resto de los médicos, me dijo que estaba bien pero con muy bajo peso: 1 kilo 190 gramos…
Yo no entendía…
[“¡1 kilo 190 gramos! Eso era muy poco…¡Carajo! ¡¿Qué está pasando?!”]
Se me salieron las lágrimas…lo vi muy pequeñito…no entendía qué estaba pasando…La pediatra me abrazó y me aseguró que todo estaba bien…
Le pregunté a ella si podía ir a ver a Má; ella me comentó que no debía de alejarme de Zutanito hasta asegurarme que le hubieran puesto un identificador…


En algún momento nos quedamos solos de nueva cuenta Zutanito y yo…Lo observé con mucha atención, tratando de detectar y registrar cualquier elemento que me permitiera identificarlo…No encontraba detalle alguno: sin lunares, sin manchas, sin pecas, sin nada…Un bebé…genérico…

De nuevo el dolor: la opresión en el pecho, el vacío, el hueco que crecía ahí…Sentí que al no haber estado presente al momento de su llegada me había perdido ese momento de [re]conocimiento…
En otro momento entraron médicos y colocaron el identificador…Me pidieron hacer el trámite del alta de Má y Zutanito…Al salir de Urgencias me encontré a la mamá y a uno de los hermanos de Má …
Regresando con Zutanito los médicos me dijeron que nos moverían a Neonatología, y cuando nos pusieron en marcha, una enfermera me preguntó si me quería quedar con el pequeño trozo de cordón umbilical con el que había llegado Zutanito al hospital…Mientras caminaba a un lado de la camilla-incubadora le dije que no; ella insistió, volví a decir que no…Subimos a un elevador…
Llegando a Neonatología la pediatra me dijo que esperara en una pequeña sala…Al darme cuenta que mi celular estaba por quedarse sin pila, le marqué de un teléfono fijo a la mamá de Má y me contestó el hermano de Má…Así me enteré que a la mamá de Má le habían dado oportunidad de subir a acompañarla…Marqué a mi casa, donde se encontraban mi papá, mi mamá y mi hermano con el Fulanito…Ellos me hacían preguntas pero yo no podía contestar… Lágrimas, muchas lágrimas…Necesitaba desahogarme…
De repente, en el fondo escuché “2 kilos 190 gramos…” Acto seguido entró la pediatra para decirme que el primer peso del que me habían informado era un error…Me tranquilicé y, una vez estando Zutanito “identificado” y atendido, salí a buscar a Má…
Pregunté en un centro de información con enfermeras sobre dónde se encontraba Má, no encontré respuesta…Decidí buscarla en los cuartos…Para mi buena fortuna la encontré casi de inmediato…Había pasado a quirófano y la habían dormido por completo para hacer una revisión a detalle para asegurarse que la placenta había salido por completo y para coser unos pequeños desgarres…
Me pidieron bajar a realizar un trámite adicional del alta de Má y Zutanito en el hospital…La familia de Má ya estaba abajo (el papá de Má y su otro hermano ya habían llegado) y me estaban apartando lugares en las filas para el trámite del alta…
Aproximadamente 8:30pm
Subí con la familia de Má a la habitación que le asignaron…Hablé con mi familia y, además de finalmente ponerlos al tanto de lo que había pasado, me comentaron que el Fulanito estaba bien y echando relajo con ellos…
Llevaron a Má a la habitación; se veía cansada, pero serena…
Mientras bajé a cenar, los pediatras fueron a la habitación para comentarle a Má que Zutanito estaba bien, aunque pequeño, y que tenía bajos niveles de glucosa…Esto último lo iban a monitorear y nos informarían de los resultados al día siguiente…
  • Miércoles 11 de enero de 2012
La primera visita en Neonatología era a las 9am…Má y yo pasamos a esa hora a  visitar a Zutanito…
Poco después de las 10am el pediatra del Fulanito y de Zutanito llegó a la habitación de Má…Nos informó que Zutanito se iba a quedar hospitalizado: “tiene sus capacidades disminuidas”, dijo…No mantenía por sí mismo niveles aceptables de glucosa, su sangre tenía una densidad más espesa de lo usual y había indicios de una posible infección…Cuando Má preguntó por alguna fecha estimada para la salida Zutanito, el pediatra nos comentó que probablemente el sábado siguiente…
Má estaba entera y decidimos no pasar otra noche más en el hospital con el fin de ir a ver al Fulanito…Optamos por esperar a la visita de las 12pm de Neonatología para ver a Zutanito antes de salir del hospital…Cuando quisimos ingresar, no nos permitieron la entrada y nos pidieron esperar en nuestra habitación a una nueva visita de nuestro pediatra…
Poco después asistió la pediatra para decirnos que a Zutanito le pondrían un catéter, y que por eso no podíamos pasar…
Con el corazón chiquito tomamos una decisión: ir a casa por el Fulanito y pedirle a los papás de Má, que viven cerca del hospital, que nos permitieran quedarnos con ellos con el fin de asistir a todas las visitas de Neonatología que nos fuera posible…

la primer semana de zutanito…



el primer año de zutanito…

el primer año de fulanito y zutanito…

Read more

de partos espontáneos y arribos extraordinarios…

hace un año llegó zutanito…



La crónica de Má

Con 38 semanas y 5 días esperábamos la llegada del segundo chamaco. Estábamos prácticamente a 10 días para cumplir el término del embarazo. Según mi doctora, el segundo hijo se adelanta así que el monitoreo semanal había comenzado un par de días antes. Mi segundo embarazo fue, a diferencia del primero, atropellado, lleno de síntomas, sustos y malestares, tooodo aquello que no sucedió con el fulanito parece que zutanito se lo cobró…

Ese día, martes 10 de enero, tuve una noche particularmente mala, desperté cansada, como con unos cólicos a los cuales no presté atención ya que entre los malestares de los cuales sufrí fue dolor de estomago por la comida, todo me hacía daño. Decidí  no llevar al fulanito a la escuela ya que el día anterior me lo entregaron con temperatura y no había mejorado así que por indicaciones del pediatra nos quedamos todos a descansar.

Como todos los días Pá me hacia la obligada pregunta: (digo obligada ya por lo adelantado del embarazo y porque esperábamos que en cualquier momento zutanito decidiera llegar) “¿Cómo te sientes?” “Bien, cansada pero bien, aunque tengo unos cólicos pero nada de importancia” contesté, creyendo que las contracciones se presentarían exactamente igual que con en primer embarazo…error…nunca las sentí igual…

Por ahí de las 3:45 de la tarde, después de mi rutina diaria,  arreglar un poco la casa, jugar con el fulanito y monitorear que su temperatura no subiera nos fuimos a comer, caldito de pollo, lo recuerdo bien, el fulanito se me quedó dormido en la cocina así que lo cargué y lo llevé a nuestro cuarto. Al terminar de comer comencé a peinarme ya que veríamos a unos amigos por la tarde.

Como a eso de 3:45 sentí un cólico más fuerte , mmm “creo que la comida me hizo mal, de nuevo” y seguí peinándome… otro cólico como a los 20 minutos… de nuevo como a los 10 minutos y la intensidad entre uno y otro aumentaba…”mmm esto no está bien”…

Mi doula fue unos días antes a casa para que juntas hiciéramos simulacro de parto por lo que tenia bien presente el cómo realizar cada respiración dependiendo de lo intenso de cada contracción, sin embargo, tuve que improvisar debido a que la manera en como estaba sintiendo las contracciones no fue como lo viví en mi parto anterior, así que tuve que cambiar por completo la dinámica de mi respiración. Dejé de lado la respiración de limpieza y tan solo me concentré en la respiración fuerte para dejar que el dolor fluyera y seguir con el proceso.

Al hacer esto pude darme cuenta que cuando sentía el dolor la panza se me ponía dura (es decir, contracción y panza dura se sincronizaban), al percatarme de ello y cuando las respiraciones funcionaron para sentirme mejor caí en cuenta de que mi trabajo de parto se estaba desarrollando.

Llamo a Pá: “Estoy teniendo contracciones, por favor llama a la doctora, espera (respiración…) creo que esto ya empezó”… Mientras entro al baño de mi cuarto siento la panza dura y el dolor llega de nuevo, respiro… veo como la toalla se mueve con mi aliento…siento alivio.

Llamada de Pá: “Sí, espera, te doy el numero de la doctora, espérame (inhalo, exhalo….) es ….. (inhalo, exhalo….)”
Las contracciones son cada vez más constantes, fuertes y pienso “¿cómo era eso de  2-2-10 o no sé que para saber que ya empezaron las contracciones buenas? (o sea esas con las que te aceptan en el hospital y no te regresan). Mejor anoto cada cuanto las tengo y cuanto duran”… mmmm viene otra…. (inhalo, exhalo….) sé que no las puedo parar….mmm no puedo escribir,  (de plano dejo lápiz y papel)…. (inhalo, exhalo….) tan solo puedo pensar que si esto está así, no se como será lo demás “¡Puf! va a estar del terror!” (Ingenuamente seguía creyendo que estaba en la fase inicial del trabajo de parto….)

Lo único que se me ocurre es ir al WC. Escucho que algo cae, no cabe duda que el cuerpo es sabio, debido al dolor de las contracciones no siento ninguna otra parte de mi cuerpo, me asomo y veo el tapón mucoso. (Este tapón mantiene sellado el cuello del útero, al expulsarlo es signo inminente del parto)

Otra contracción, respiro….de repente siento que algo se revienta dentro de mi… pude sentir como se rompió una membrana justo en mi entrepierna en la parte más fuerte de esta contracción…cae agua…”Conque así es como uno ´rompe fuente´…” (en mi primer parto no rompí fuente, y según esto una tiene hasta dos horas para poder llegar al hospital…bueno, no siempre es así)

Llamo a Pá: “Ya rompí fuente”… lo oigo ansioso, apurado, nervioso… siento dolor… (inhalo, exhalo….) me calma escucharlo pero entiendo que no puedo estar con él todo el tiempo, tiene que manejar hasta acá  y lo que menos quiero es que le pase algo ya sea por los nervios, distracción o lo que sea. Colgamos.
“¿Qué hago, voy con mi vecina? ¿Le pido que me acompañe? No, ni me puedo mover.”

Viene otra contracción (inhalo, exhalo…inhalo, exhalo….) contracción fortísima….percibo como el sudor me corre por el cuello, cae por el pecho y llega a mi panza que está completamente dura, mis músculos están contraídos, me descubro apretando mis manos contra el WC, agarro y suelto, agarro y suelto mientras respiro y siento el dolor… (inhalo, exhalo….) “Fuf, terminó”

Puedo descansar un poco, pero ¿cuánto? ¿Un par de minutos? Pensé: “¿Así va a estar esto? ¿Cómo voy a hacer para llegar al hospital? ¿Cómo me voy a mover, cómo me voy a subir al carro? Pts!! El movimiento del carro…. Voy a esperar mínimo media hora más en lo que llega alguien” (Pá ya se había comunicado con mis padres y los suyos, yo me desentendí y tan solo esperaba pero el tiempo se me hacía eterno)

Siento unas ganas inmensas de pujar, pero no quiero hacerlo ya que ello significa que estoy justo pujando para que salga el bebé y no quiero hacerlo, así que decido sólo respirar.
Llamo a Pá: contracción bien requeté fuerte…”(inhalo, exhalo….) necesito que alguien este conmigo (inhalo, exhalo….) ¡¡por favor!!”. Colgamos.

Llama la mamá de Pá: “Ya vamos en camino….”, “Ya arrojé tapón mucoso y rompí fuente”… Colgamos. Creí que al darle mi parte médico se apuraría, pero creo que más nunca supo que significaban esos síntomas.

Después de esta memorable contracción siento como comienzo a abrirme….” (literal: a abrirme) mmmm… “¿¡¡a poco ya estoy coronando!!?” (Es cuando aparece la cabeza del bebé  por el canal del parto)… me levanto del WC, doy unos pasos para tomar un espejo mientras digo en voz alta “No zutanito, espera, no nazcas ahora, espera por favor!!!” coloco el espejo entre mis piernas…veo como me abro y  alcanzo a percibir la cabeza de zutanito (cochino chamaco, ¡no me hizo caso!)

Instintivamente, sin pensarlo, regreso al WC, viene una contracción, una contracción muy, muy fuerte, la ultima contracción… LA contracción… siento mucho dolor…la panza se me pone muy dura pero esta vez como que se estira y se hace hacia abajo, tomo con una mano el filo de la pared que tengo del lado izquierdo y con la otra mano me jalo de la toalla que cuelga de la pared. Siento el dolor más intenso que jamás sentí en la vida, inhalo mientras me jalo con ambas manos y pujo con todas mis fuerzas… sale de mi zutanito y al sentir como llega también percibo como cesa el dolor y el cansancio.

Oigo como mi chamaquito va cayendo al agua, como en cámara lenta y antes de que terminara de caer ya lo estaba agarrando para abrazarlo… no pensé en nada pero sentí todo: era increíble sentir esa bolita de carne en mis manos, morada aún, calientita, resbalosa, chiquito, sentí una enorme ansiedad por verlo a la cara, mirarlo a los ojos, reconocerlo… darle la bienvenida, nombrarlo.  Me pregunto si es normal el color moradito que tiene. Lo  levanto y me percato de que aún tiene agua en la boca… pienso: “¡tiene que llorar! ¿Qué hago?” Lo volteo y le doy unas palmaditas en la espalda…”¡es tan chiquito!”…llora…mi corazón esta a todo…lo volteo y por fin nos vemos a los ojos…nos reconocemos.. sé que él también a su manera me saluda y se sabe bienvenido a este mundo…veo serenidad, mucha serenidad en su mirada e inmediatamente siento una paz muy grande (supongo es lo mas cercano a sentir el amor puro y en su máxima expresión, regalo de como sea que uno le llame: Dios, Universo, Energía….) sus ojos eran grandes, brillantes…todo se detuvo en ese momento y solo estábamos él y yo… reconociéndonos… viéndonos…saludándonos….y sintiéndonos sin palabras de por medio….todo eso en unos cuantos segundos.

Inmediatamente le doy de comer, me lo pego y él comienza a succionar. Nos conectamos…me siento tranquila…llegó mi chamaco y llegó bien, al menos por lo que percibí en esos segundos. Yo sabía que al darle de comer mi cuerpo produciría oxitocina, así la placenta saldría más rápido y mi útero se contraería previniendo una hemorragia. (sí, aunque no lo crean pensé esto)

Tomo la toalla, lo seco, después tomo mi bata y lo envuelvo en ella, trato de que su cuerpo y el mio estén siempre en contacto para mantenerlo calientito.

Llama la mamá de Pá: “Seguimos en camino pero ya no tardamos…” la interrumpo: “Ya nació…¿ puedes llamar una ambulancia?” recuerdo que la voz le tembló….Colgamos.

Llama Pá, no sé que me dice, lo interrumpo: “Ya nació, los dos estamos bien” “¿Cómo que ya nació?… “Sí, estamos bien, por favor vente con cuidado”… Colgamos

Llamo mi mamá: “Mamá, por favor no te espantes, no te pongas nerviosa, pero ya nació!!” “¿Qué? ¿Cómo? Y tu sola?? Ayyy hija pero debí de haberme ido contigo!! ¿Por qué no lo hice?… “Mamá, estamos bien, no te preocupes….Colgamos.

Creo que estuvimos cerca de 20 minutos más solos en casa esperando a que alguien llegara, el fulanito seguía dormido y yo tenía a zutanito entre mis brazos dándole de comer, estaba tranquila sintiendo lo maravilloso de todo el relajo del parto pero sobre todo disfrutando de esa conexión con zutanito. No podía creer, pero en verdad no podía creer nada de lo que pasó, no concebía como minutos antes tuve los dolores más fuertes que sentí jamás en la vida y ahora tan sólo me inundaba una tranquilidad y una paz indescriptible. Estaba embobada viendo a mi hijo desentendiéndome de todos y disfrutando ese momento…

Ahora, después de cuatro meses y de contar esta experiencia un par de veces no puedo evitar el emocionarme hasta las lágrimas. Tampoco puedo dejar de sentir una infinita gratitud hacia la vida y al universo no sólo por dejarme vivir esta experiencia, sino por regalarme (regalarnos) un chamaquito bien sano que ilumina mis días con su presencia (¡¡GRACIAS!!)



La crónica de Pá

  • Martes 10 de enero de 2012
Platicando por la mañana con Má, antes de salir con rumbo al trabajo, me comentó que en la madrugada había sentido cólicos…No le dio mucha importancia, así que yo tampoco se la di…
[Pensé entonces que aun cuando cada embarazo y parto es distinto, que seguramente la “sensación” de las contracciones sería similar; además, faltaban 10 días para la fecha aproximada del parto, y si se adelantaba, seguramente sería una semana o algo así, no más…]
Le comenté que ya sabía que me iba a poner (a vestir) el día que naciera Zutanito, así que por la noche al fin metería mi ropa en la maleta que nos llevaríamos al hospital…
[Ella ya había preparado su ropa y la de Zutanito desde alrededor de un par de semanas antes…Quizás sea una tontería, pero yo no había decidido aún, como lo hice con el Fulanito, como quería recibirlo; parte quizás intrascendente, pero de alguna manera importante para mí, al momento de conocer al fin a mi chamaco y presentarme con él…]
Aproximadamente 1:30pm
Después del medio día hablé con Má, como casi todos los días, para saber cómo estaban ella y los chamacos…Todos bien, sin novedad en el frente…
4:41pm
Recibí una llamada de Má…
            [Algo así como] “Los cólicos han aumentado, habla con la ginecóloga…
La oí respirar algo agitada…
Caí en cuenta que ya estaba haciendo ejercicios de respiración…
Eran contracciones…
Busqué en mi cartera la tarjeta de contacto de la ginecóloga…No la encontré…
            [En realidad no la vi, pues si estaba ahí…el cochino nervio…]
            “No encuentro la tarjeta… ¿Tienes el teléfono?
Má de inmediato buscó el número y me lo empezó a dar…
            “54…espera…pf, pf…
Cada par de dígitos una respiración…
            [“Esto en serio ya empezó…”]
[En algún momento, en esta llamada o en las posteriores, Má me dijo que el Fulanito estaba profundamente dormido, y que no se estaba enterando de qué estaba pasando…]
Colgué y le marqué a la ginecóloga…
            “¿Por qué no vinieron antes…?
            “Porque asumimos que los cólicos no eran de importancia…
            [“Carajo, por qué me regaña…”]
            “Vengan al hospital, los veo aquí…
Vamos para allá…
Colgué y le marqué a mi papá…
[Al trabajar lejos de casa, y al saber que el tráfico sería algo que podría complicar mi regreso a ella, habíamos previsto que mis padres, que viven cerca de nosotros, y/o el papá de Má, que trabaja relativamente cerca, serían quienes podrían asistirnos de manera más inmediata en caso de cualquier novedad…]
            “Pá, esto ya empezó…
Mi papá me empezó a hacer preguntas…Algo decía sobre quién debería ir…
Te estoy hablando a ti para que tu veas eso: ya seas tú, mi mamá o mi hermano [menor, el de en medio no vive en México], que algunos de ustedes vaya, pónganse de acuerdo; yo aún tengo que buscar al papá de Má…
Mi papá me dijo que daría aviso a mi mamá para que fuera a nuestra casa de inmediato…
Colgué y le marqué al papá de Má…no lo encontré; le marqué a la mamá de Má y le pedí que le diera aviso a su esposo…
Avisé en la oficina que me iba…
            “Esto ya empezó…
4:45pm
Recibí otra llamada de Má…
            “Necesito que alguien esté aquí conmigo…No quiero estar sola…
Estaba nerviosa, agitada, con la voz algo quebrada y llorosa…
Colgué y le marqué a mi madre…por algún motivo, marqué al teléfono de su casa y no de su celular…la encontré aún en su casa junto con mi hermano…
            [“¡Carajo!”]
            “¡¿Qué hacen todavía ahí?! ¡Necesito que alguien esté con Má, YA!
[“¡Carajo!”]
Colgué y marqué desde la oficina a la ginecóloga para dejar la línea de mi celular disponible; quería decirle algo a la doctora, no recuerdo qué…
4:46pm
Mientras estaba al teléfono con la ginecóloga recibí otra llamada de Má en mi celular; le pedí a la doctora que me esperara mientras yo escuchaba a Má…
            “Ya arrojé tapón mucoso…
Se lo dije a la ginecóloga…
            [La expulsión marca la inminencia del parto…]
Vengan al hospital de inmediato…
Vamos para allá…
Tomé mis cosas, salí de la oficina y bajé al estacionamiento…
Encendí el coche y tan pronto avance fue evidente que algo estaba mal…
Me bajé y vi que la llanta del lado del conductor estaba ponchada, con el rin casi pegando en el piso…
            [“¡Carajo! ¡¡Carajo!!”]
Después de patear un par de veces la llanta, regresé el coche al lugar que había estado ocupando…
Subí y a la gente de recepción les dije -entre medio vociferando y demandando- que necesitaba de manera urgente un taxi…
            “¡Lo necesito aquí YA!
Fui a entregarle las llaves de mi coche a un amigo de la oficina para que se hiciera cargo de él…
[Mi coche había quedado en frente de otros dos autos, a los que impediría la salida…]
Él me dijo que entre los dos podríamos cambiar rápido la llanta…
Tomamos el elevador para bajar al estacionamiento…
4:53pm
Saliendo del elevador recibí una llamada de Má…
            “Ya nació…
Me paralicé…
            “¡¿Cómo qué ya nació?!
Sentí dolor…una opresión en el pecho, después un vacío, un hueco que crecía ahí…
            [Según me comentó mi amigo de la oficina después, estaba transparente…]
A la par llegaron otras sensaciones: la aflicción, la congoja, la pena, el coraje; de no haber podido estar con Má para acompañarla y apoyarla, de que pasara por eso sola; por no haber estado presente al momento de la llegada de mi chamaco para recibirlo, para [re]conocernos…
Estamos bien, tu mamá ya le habló a una ambulancia…
Lágrimas, muchas lágrimas…
[Mi mamá había estado en contacto con Má mientras iba en camino a nuestra casa…Mi hermano iba manejando y al escuchar en una de las conversaciones que su sobrino ya había nacido pidió una ambulancia…]
            “Vente con cuidado…
En medio de la llamada con Má, y al verme pávido, mi amigo de la oficina me pidió las llevas del coche para empezar a cambiar la llanta…
Hablé de nueva cuenta con la ginecóloga…
¡¿Cómo qué ya nació?! ¿Por qué se esperaron, por qué no vinieron antes?
[“¡Carajo! ¡¿Por qué me regaña?!”]
            “Ya llamaron a una ambulancia, vamos para allá…
Colgué…no recuerdo a quién le marqué, ni con quién hablé…¿Mi papá, mi mamá, mi hermano? A alguien le comenté lo de la llanta de mi coche…Sólo a Má no se lo mencioné…
Cuando bajé al estacionamiento mi amigo de la oficina ya estaba terminando de cambiar la llanta…Me dijo que tomara la llanta ponchada y la pusiera en la cajuela…Me dio la llave y salí con rumbo a casa…
Tan pronto salí del estacionamiento recibí una llamada de mi mamá; al fin había llegado a nuestra casa…Efectivamente ya habían pedido una ambulancia…Me dijo que mejor tomara un taxi (no recuerdo si lo hizo porque supo lo de la llanta de mi coche o porque sabía que estaría nervioso)…
Colgué…avance un poco, me orillé…tenía que desahogarme para poder ir más tranquilo…le marqué a un amigo que ese día iría con una amiga en común a visitarnos a la casa, para decirle lo que había pasado…
[Curiosamente un par de años antes habíamos hablado con él para decirle que no podríamos acompañarlo en su cumpleaños porque nos habíamos estrenado como papás: el Fulanito nació el mismo día que él…]
Después de explicarle lo ocurrido le pedí que sólo me escuchara, necesitaba llorar un momento, desahogarme para realizar el viaje a casa con más calma…
Colgué y seguí mi camino…
En algún momento, sentí angustia…
            “¿Qué día es hoy? ¡Carajo! ¡No sé en qué día nació Zutanito!
[Es absurdo, pero en ese instante me resultaba apremiante saberlo…]
En el asiento del copiloto traía un periódico gratuito de ese día…Al estar lleno de publicidad, no encontré de manera inmediata el dato que buscaba…
            “¡Carajo! ¡¡Carajo!!
Tras manotear unos segundos el periódico, al fin vi la fecha: 10 de enero…
El saberlo de alguna manera me permitió estar más tranquilo…
En todo el camino a casa no aceleré demasiado, pues oía clarito la voz de mi papá: “Uno no debe ‘correr’ cuando trae la llanta de refacción…
En el camino estuve llamando al celular de Má…Al preguntarle si mejor los veía en el hospital, me dijo que la ambulancia no había llegado…Seguí con rumbo a casa…
En algún momento mi mamá y mi hermano fueron quienes contestaron el celular de Má…Le pedí a mi hermano que metiera cualquier ropa para mí en la maleta que llevaríamos al hospital… 
Aproximadamente 5:30pm
Llegué a casa…En la entrada había dos ambulancias, una en contraflujo, otra en el sentido de la calle, el coche de mi hermano, por lo menos una moto atravesada y una persona con una cámara de TV…Tengo idea de que también había una patrulla (de reojo vi una torreta encendida)…
Dejé mi coche más adelante (casi en la siguiente esquina), corrí de vuelta a la entrada de la casa, vi al portero y le encargué el auto…
Al entrar a la portería / recepción se abrió la puerta del elevador: en él venía Má con un par de paramédicos, uno de ellos cargaba a Zutanito…
            “¿Cómo estás? ¿Cómo está Zutanito?
Me sorprendió su serenidad, su entereza…
De repente vi también al papá de Má y al mío…
Como yo no había llegado, el papá de Má iba a ser quien iría con ella en la ambulancia; le tuve que decir un par de veces que sería yo quien los acompañaría…
Mi papá me abordó con preguntas…No recuerdo sobre qué, yo contestaba con monosílabos o de forma cortante…Sólo sé que la última pregunta no se la contesté, pues di un salto para subirme a la ambulancia…
[Ahora supongo que entre lo que me preguntaba es qué harían con el Fulanito…Finalmente mi papá, mi mamá y mi hermano se quedaron en casa con él…]
Mi hermano detuvo a la ambulancia y arrojó en el asiento del copiloto la maleta con nuestra ropa…Partimos con rumbo al hospital…
En la ambulancia de nuevo me sorprendió la serenidad y entereza de Má…Vi por primera vez a Zutanito, de manera muy breve, pues iba arropado por completo en los brazos de Má…Nos fuimos platicando todo el camino, como si nada…En algún momento el paramédico que iba atrás con nosotros describió lo sucedido “parto fortuito…trabajo de parto espontáneo”…
Aproximadamente 6:20pm
Al llegar al hospital el paramédico que iba atrás con nosotros en la ambulancia tomó a Zutanito de los brazos de Má y me lo entregó…
Lo sentí muy ligero…pensé que quizás sería porque estaba acostumbrado a los poco más de 10 kilos que pesaba el Fulanito, pero aún así, me pareció muy liviano…
[Por los ultrasonidos sabíamos que Zutanito venía más pequeño…]
Entramos a Urgencias, a Má se la llevaron a otro piso y yo me quedé abajo con Zutanito…
Algunas doctoras tomaron a Zutanito de mis brazos y empezaron a atenderlo…Lo vi muy pequeñito…A veces él estaba rodeado por un enjambre de médicos, en otros momentos estábamos sólo él y yo…
En algún momento apareció una pediatra que trabaja con el pediatra del Fulanito…Después de inspeccionar a Zutanito y de revisar lo registrado por el resto de los médicos, me dijo que estaba bien pero con muy bajo peso: 1 kilo 190 gramos…
Yo no entendía…
[“¡1 kilo 190 gramos! Eso era muy poco…¡Carajo! ¡¿Qué está pasando?!”]
Se me salieron las lágrimas…lo vi muy pequeñito…no entendía qué estaba pasando…La pediatra me abrazó y me aseguró que todo estaba bien…
Le pregunté a ella si podía ir a ver a Má; ella me comentó que no debía de alejarme de Zutanito hasta asegurarme que le hubieran puesto un identificador…


En algún momento nos quedamos solos de nueva cuenta Zutanito y yo…Lo observé con mucha atención, tratando de detectar y registrar cualquier elemento que me permitiera identificarlo…No encontraba detalle alguno: sin lunares, sin manchas, sin pecas, sin nada…Un bebé…genérico…

De nuevo el dolor: la opresión en el pecho, el vacío, el hueco que crecía ahí…Sentí que al no haber estado presente al momento de su llegada me había perdido ese momento de [re]conocimiento…
En otro momento entraron médicos y colocaron el identificador…Me pidieron hacer el trámite del alta de Má y Zutanito…Al salir de Urgencias me encontré a la mamá y a uno de los hermanos de Má …
Regresando con Zutanito los médicos me dijeron que nos moverían a Neonatología, y cuando nos pusieron en marcha, una enfermera me preguntó si me quería quedar con el pequeño trozo de cordón umbilical con el que había llegado Zutanito al hospital…Mientras caminaba a un lado de la camilla-incubadora le dije que no; ella insistió, volví a decir que no…Subimos a un elevador…
Llegando a Neonatología la pediatra me dijo que esperara en una pequeña sala…Al darme cuenta que mi celular estaba por quedarse sin pila, le marqué de un teléfono fijo a la mamá de Má y me contestó el hermano de Má…Así me enteré que a la mamá de Má le habían dado oportunidad de subir a acompañarla…Marqué a mi casa, donde se encontraban mi papá, mi mamá y mi hermano con el Fulanito…Ellos me hacían preguntas pero yo no podía contestar… Lágrimas, muchas lágrimas…Necesitaba desahogarme…
De repente, en el fondo escuché “2 kilos 190 gramos…” Acto seguido entró la pediatra para decirme que el primer peso del que me habían informado era un error…Me tranquilicé y, una vez estando Zutanito “identificado” y atendido, salí a buscar a Má…
Pregunté en un centro de información con enfermeras sobre dónde se encontraba Má, no encontré respuesta…Decidí buscarla en los cuartos…Para mi buena fortuna la encontré casi de inmediato…Había pasado a quirófano y la habían dormido por completo para hacer una revisión a detalle para asegurarse que la placenta había salido por completo y para coser unos pequeños desgarres…
Me pidieron bajar a realizar un trámite adicional del alta de Má y Zutanito en el hospital…La familia de Má ya estaba abajo (el papá de Má y su otro hermano ya habían llegado) y me estaban apartando lugares en las filas para el trámite del alta…
Aproximadamente 8:30pm
Subí con la familia de Má a la habitación que le asignaron…Hablé con mi familia y, además de finalmente ponerlos al tanto de lo que había pasado, me comentaron que el Fulanito estaba bien y echando relajo con ellos…
Llevaron a Má a la habitación; se veía cansada, pero serena…
Mientras bajé a cenar, los pediatras fueron a la habitación para comentarle a Má que Zutanito estaba bien, aunque pequeño, y que tenía bajos niveles de glucosa…Esto último lo iban a monitorear y nos informarían de los resultados al día siguiente…
  • Miércoles 11 de enero de 2012
La primera visita en Neonatología era a las 9am…Má y yo pasamos a esa hora a  visitar a Zutanito…
Poco después de las 10am el pediatra del Fulanito y de Zutanito llegó a la habitación de Má…Nos informó que Zutanito se iba a quedar hospitalizado: “tiene sus capacidades disminuidas”, dijo…No mantenía por sí mismo niveles aceptables de glucosa, su sangre tenía una densidad más espesa de lo usual y había indicios de una posible infección…Cuando Má preguntó por alguna fecha estimada para la salida Zutanito, el pediatra nos comentó que probablemente el sábado siguiente…
Má estaba entera y decidimos no pasar otra noche más en el hospital con el fin de ir a ver al Fulanito…Optamos por esperar a la visita de las 12pm de Neonatología para ver a Zutanito antes de salir del hospital…Cuando quisimos ingresar, no nos permitieron la entrada y nos pidieron esperar en nuestra habitación a una nueva visita de nuestro pediatra…
Poco después asistió la pediatra para decirnos que a Zutanito le pondrían un catéter, y que por eso no podíamos pasar…
Con el corazón chiquito tomamos una decisión: ir a casa por el Fulanito y pedirle a los papás de Má, que viven cerca del hospital, que nos permitieran quedarnos con ellos con el fin de asistir a todas las visitas de Neonatología que nos fuera posible…

la primer semana de zutanito…



el primer año de zutanito…

el primer año de fulanito y zutanito…

Read more

El entorno en el que queremos que crezcan nuestros hijos

Estimados todos,

Les agradecemos enormemente las muestras de solidaridad, cariño y apoyo ante lo que vivió nuestro hijo (http://mijoelfulanito.blogspot.mx/2012/09/no-toleramos-el-maltrato-nuestro-hijo.html). También queremos expresar nuestra gratitud por la orientación, asesoría e información brindadas para hacer frente a este tipo de casos.

Les compartimos que el viernes 7 de septiembre a las 8 am nos reunimos con la Directora General del jardín de niños para cerciorarnos de que se levantara un acta de hechos que estableciera lo ocurrido así como solicitar la devolución de la documentación de nuestro hijo y los gastos de inscripción y materiales, dando por terminada su asistencia a ese preescolar, a lo cual ella accedió.

Asimismo le informamos a la Directora General nuestro interés en difundir y denunciar el hecho por todos los canales posibles y asegurarnos de que las instancias oficiales le den el seguimiento que amerite este tipo de casos.

Ese mismo día hicimos del conocimiento de los padres de familia de los alumnos del jardín de niños el caso de maltrato escolar a través de una carta impresa entregada al final de la jornada escolar (la cual también compartimos en Facebook: http://tinyurl.com/d9g3cx4), así como por medio de las redes sociales, incluyendo las cuentas de Facebook y Twitter de dicho preescolar.

Asimismo, y considerando que en la Comisión Nacional de Derechos Humanos nos señalaron que el primer paso sería presentar una queja a través de la Secretaría de Educación Pública, informamos de la conducta presenciada por Lulú en el preescolar tanto al Órgano Interno de Control como a la Unidad de Atención al Maltrato y Abuso Sexual Infantil de dicha dependencia.

Nuestro interés es que estas instancias oficiales le den el seguimiento que amerite el caso de acuerdo a lo que establezcan los lineamientos para la atención a quejas por maltrato escolar en los planteles incorporados a la SEP. En ese sentido, consideramos que las repercusiones que tenga el hecho en la escuela deberán ser determinadas por las autoridades correspondientes según lo que establezca la normatividad al respecto.

Nos conmovieron y estamos muy agradecidos por todas las muestras de cariño y aprecio, y por sabernos acompañados y respaldados. Ese es precisamente el tipo de entorno en el que queremos que crezcan nuestros hijos, y es por ello que no dejaremos de señalar las conductas que consideremos puedan menoscabarlo.

Un abrazo fuerte.

Read more

El entorno en el que queremos que crezcan nuestros hijos

Estimados todos,

Les agradecemos enormemente las muestras de solidaridad, cariño y apoyo ante lo que vivió nuestro hijo (http://mijoelfulanito.blogspot.mx/2012/09/no-toleramos-el-maltrato-nuestro-hijo.html). También queremos expresar nuestra gratitud por la orientación, asesoría e información brindadas para hacer frente a este tipo de casos.

Les compartimos que el viernes 7 de septiembre a las 8 am nos reunimos con la Directora General del jardín de niños para cerciorarnos de que se levantara un acta de hechos que estableciera lo ocurrido así como solicitar la devolución de la documentación de nuestro hijo y los gastos de inscripción y materiales, dando por terminada su asistencia a ese preescolar, a lo cual ella accedió.

Asimismo le informamos a la Directora General nuestro interés en difundir y denunciar el hecho por todos los canales posibles y asegurarnos de que las instancias oficiales le den el seguimiento que amerite este tipo de casos.

Ese mismo día hicimos del conocimiento de los padres de familia de los alumnos del jardín de niños el caso de maltrato escolar a través de una carta impresa entregada al final de la jornada escolar (la cual también compartimos en Facebook: http://tinyurl.com/d9g3cx4), así como por medio de las redes sociales, incluyendo las cuentas de Facebook y Twitter de dicho preescolar.

Asimismo, y considerando que en la Comisión Nacional de Derechos Humanos nos señalaron que el primer paso sería presentar una queja a través de la Secretaría de Educación Pública, informamos de la conducta presenciada por Lulú en el preescolar tanto al Órgano Interno de Control como a la Unidad de Atención al Maltrato y Abuso Sexual Infantil de dicha dependencia.

Nuestro interés es que estas instancias oficiales le den el seguimiento que amerite el caso de acuerdo a lo que establezcan los lineamientos para la atención a quejas por maltrato escolar en los planteles incorporados a la SEP. En ese sentido, consideramos que las repercusiones que tenga el hecho en la escuela deberán ser determinadas por las autoridades correspondientes según lo que establezca la normatividad al respecto.

Nos conmovieron y estamos muy agradecidos por todas las muestras de cariño y aprecio, y por sabernos acompañados y respaldados. Ese es precisamente el tipo de entorno en el que queremos que crezcan nuestros hijos, y es por ello que no dejaremos de señalar las conductas que consideremos puedan menoscabarlo.

Un abrazo fuerte.

Read more

No toleramos el maltrato a nuestro hijo.

Estimados todos:

El jueves 6 de septiembre, mientras mi esposa se encontraba en las instalaciones del Jardín de Niños Mi Mundo (http://www.mimundo.edu.mx), presenció como la Profesora Amalia Sotres Lejarza, Directora Técnica de este colegio, maltrató física y verbalmente a nuestro hijo de 3 años, alumno de Kinder I.

Al no responder nuestro hijo al llamado de la profesora Amalia, esta lo tomó por la cabeza y lo giró violentamente mientras le gritaba “¡me tienes que hacer caso!”. Nuestro hijo como reflejo se apartó con las manos soltándose de ella y cayendo al piso, lo que provocó el enojo mayor de dicha profesora. En seguida ella lo levantó sujetándolo por los hombros mientras lo sacudía y le gritaba: “¡no vuelvas a hacerme eso!”, repitiendo que le tenía que hacer caso. Finalmente la profesora soltó a nuestro hijo por lo que él cayó nuevamente al piso llorando mientras ella le seguía gritando.

Afortunadamente mi esposa estuvo presente en ese momento y pudo intervenir y darle a conocer de inmediato el hecho a la Directora Martha. Queremos resaltar que cuando la profesora Amalia vio a mi esposa tan sólo dijo que no sabía que ella estaba ahí.

Nuestro interés en darles a conocer este suceso es el de crear una señal de alerta para que pongamos mayor atención sobre la conducta de las profesoras y el cuidado que reciben nuestros hijos en el Jardín de Niños Mi mundo.

La conducta de la profesora Amalia no tiene nada que ver con los valores, compromisos y responsabilidades que ella misma aseguró, en las recientes juntas informativas, se tienen en todo momento en la escuela hacia los alumnos.

Para nosotros es y será siempre indispensable mantener a nuestro hijo en un ambiente seguro, sano y que nos garantice su atención íntegra.

No toleramos el maltrato a nuestro hijo.

Atte:

Lourdes Rodríguez Macías lulusa@gmail.com

Fernando Márquez López feromalo@gmail.com

Read more

No toleramos el maltrato a nuestro hijo.

Estimados todos:

El jueves 6 de septiembre, mientras mi esposa se encontraba en las instalaciones del Jardín de Niños Mi Mundo (http://www.mimundo.edu.mx), presenció como la Profesora Amalia Sotres Lejarza, Directora Técnica de este colegio, maltrató física y verbalmente a nuestro hijo de 3 años, alumno de Kinder I.

Al no responder nuestro hijo al llamado de la profesora Amalia, esta lo tomó por la cabeza y lo giró violentamente mientras le gritaba “¡me tienes que hacer caso!”. Nuestro hijo como reflejo se apartó con las manos soltándose de ella y cayendo al piso, lo que provocó el enojo mayor de dicha profesora. En seguida ella lo levantó sujetándolo por los hombros mientras lo sacudía y le gritaba: “¡no vuelvas a hacerme eso!”, repitiendo que le tenía que hacer caso. Finalmente la profesora soltó a nuestro hijo por lo que él cayó nuevamente al piso llorando mientras ella le seguía gritando.

Afortunadamente mi esposa estuvo presente en ese momento y pudo intervenir y darle a conocer de inmediato el hecho a la Directora Martha. Queremos resaltar que cuando la profesora Amalia vio a mi esposa tan sólo dijo que no sabía que ella estaba ahí.

Nuestro interés en darles a conocer este suceso es el de crear una señal de alerta para que pongamos mayor atención sobre la conducta de las profesoras y el cuidado que reciben nuestros hijos en el Jardín de Niños Mi mundo.

La conducta de la profesora Amalia no tiene nada que ver con los valores, compromisos y responsabilidades que ella misma aseguró, en las recientes juntas informativas, se tienen en todo momento en la escuela hacia los alumnos.

Para nosotros es y será siempre indispensable mantener a nuestro hijo en un ambiente seguro, sano y que nos garantice su atención íntegra.

No toleramos el maltrato a nuestro hijo.

Atte:

Lourdes Rodríguez Macías lulusa@gmail.com

Fernando Márquez López feromalo@gmail.com

Read more

Zutanito y sus papillas…

Desde la llegada de zutanito hemos dejado muy abandonado el blog debido a que,  como dice Pá, tener dos hijos es una linda manera de complicarse la vida… y sí, hasta ahora, justo 6 meses después de la llegada de este último chamaco,  puedo decir que ya nos organizamos mejor.

Así que, con el permiso de Pá, me dedicaré al blog del fulanito con la idea de compartirles experiencias al cuidar a dos chamaquitos latosos y como era costumbre compartir aquellos productos y tips que nos facilitan la vida, y créanme, a estas alturas eso es lo que necesitamos.

Pues me gustaría retomar el blog con la buena nueva de que zutanito ya comienza con los sólidos, (proceso conocido como ablactación). Y ha sido una sorpresa total ya que por recomendaciones del pediatra, el mismos que trajo a fulanito a este mundo, a diferencia que con el fulanito ahora con zutanito el proceso será diferente…sí para comenzar nos recomendó introducir junto con las papillas de verduras un poco de yogurt natural sin azúcar y pescados de agua fría (salmón, atún y sardina)  en este primer mes de inducción a los sólidos.

Elegimos dos horarios de comida con la finalidad de que zutanito y fulanito coman juntos. Los horarios de comida del zutanito son los siguientes:

·         Leche materna cada 4 horas

·         Comida: papilla de verdura y pescado (este sólo dos veces por semana) a partir del 7° mes introducimos frutas 
·         Cena: Cereal de arroz o avena con un poco de yogurt natural (Alpura de preferencia)
La verdad es que zutanito ha aceptado rebien la comida, le gusta la sensación de la papilla y él mismo se mete la cuchara a la boca, así que ya les contaré como nos va, por el momento les dejo algunas recomendaciones de la OMSsobre la ablactación:

Comenzar con este proceso cuando:


• El chamaco se mantiene sentado con ayuda

• Ha desaparecido el reflejo de extrusión (sacan la lengua y expulsan el alimento)

• Manifiesta interés por otros alimentos

• Muestra hambre y saciedad con sus gestos


 Se recomienda:


• Introducir un alimento nuevo cada 3-4 días, para poder vigilar  la aparición de intolerancias o alergias y así saber exactamente que alimento lo causó.

• Respetar el apetito del chamaco, es decir, no forzarlo a comer ya que durante el primer año de vida sigue obteniendo nutrientes principalmente de la leche,  los alimentos  sólo son complementarios.

• Ofrecer alimentos propios de la zona y según los gustos familiares,  de esta manera se introduce a la dieta familiar gradualmente.

• Evitar los alimentos alergénicos (leche de vaca, soja, clara de huevo, frutos secos) antes de los 12 meses. Los frutos secos, no molidos, no se deben dar antes de los 6-7 años, ya que existe riesgo de atragantamiento que puede ser grave.

• No se debería añadir azúcar ni sal o condimentos a los alimentos del bebé durante el primer año. Después es conveniente utilizar pequeñas cantidades de sal yodada.
• Los alimentos pueden ofrecerse como papilla hasta los 8 meses, después se mueles en trocitos para que el chamaco comience a masticar.

• Los cereales pueden prepararse con leche materna, agua o caldo, o añadirlos a las papillas. No es necesario darlos con una leche artificial. El arroz y el maíz no contienen gluten.

• Dejar que el niño “experimente” comiendo primero con sus dedos, luego con la cuchara. (sí, aunque no nos guste limpiar, esta experimentación de las texturas con el tacto esta relacionada con el gusto por probar cosas diferentes)

• Es una buena idea que el niño coma en la mesa con todos ya que la comida también es un acto social y el niño puede aprender por imitación y socializar.

• No tiene sentido introducir papilla para que duerma más, ni tampoco introducir otros alimentos antes de tiempo para que el niño se “acostumbre” antes de que su madre empiece a trabajar. La introducción de alimentos antes de los 6 meses puede ser causa de alergias e intolerancias.

 

TIP: Para no quemar al bebé con la comida, les recomiendo muchísimo las cucharas de Nuby. Son suaves para no lastimar las encías,libres de bisphenol y lo más importante es que son térmicas, es decir, si el alimento está muy caliente la cuchara se pone blanca de esta manera podremos asegurarnos de darle la comida con la temperatura adecuada. Las utilicé con el fulanito y la verdad nos funcionaron súper bien! Se las recomiendo mucho, las venden en cualquier super.

Cuídense!

Read more

Zutanito y sus papillas…

Desde la llegada de zutanito hemos dejado muy abandonado el blog debido a que,  como dice Pá, tener dos hijos es una linda manera de complicarse la vida… y sí, hasta ahora, justo 6 meses después de la llegada de este último chamaco,  puedo decir que ya nos organizamos mejor.

Así que, con el permiso de Pá, me dedicaré al blog del fulanito con la idea de compartirles experiencias al cuidar a dos chamaquitos latosos y como era costumbre compartir aquellos productos y tips que nos facilitan la vida, y créanme, a estas alturas eso es lo que necesitamos.

Pues me gustaría retomar el blog con la buena nueva de que zutanito ya comienza con los sólidos, (proceso conocido como ablactación). Y ha sido una sorpresa total ya que por recomendaciones del pediatra, el mismos que trajo a fulanito a este mundo, a diferencia que con el fulanito ahora con zutanito el proceso será diferente…sí para comenzar nos recomendó introducir junto con las papillas de verduras un poco de yogurt natural sin azúcar y pescados de agua fría (salmón, atún y sardina)  en este primer mes de inducción a los sólidos.

Elegimos dos horarios de comida con la finalidad de que zutanito y fulanito coman juntos. Los horarios de comida del zutanito son los siguientes:

·         Leche materna cada 4 horas

·         Comida: papilla de verdura y pescado (este sólo dos veces por semana) a partir del 7° mes introducimos frutas 
·         Cena: Cereal de arroz o avena con un poco de yogurt natural (Alpura de preferencia)
La verdad es que zutanito ha aceptado rebien la comida, le gusta la sensación de la papilla y él mismo se mete la cuchara a la boca, así que ya les contaré como nos va, por el momento les dejo algunas recomendaciones de la OMSsobre la ablactación:

Comenzar con este proceso cuando:


• El chamaco se mantiene sentado con ayuda

• Ha desaparecido el reflejo de extrusión (sacan la lengua y expulsan el alimento)

• Manifiesta interés por otros alimentos

• Muestra hambre y saciedad con sus gestos


 Se recomienda:


• Introducir un alimento nuevo cada 3-4 días, para poder vigilar  la aparición de intolerancias o alergias y así saber exactamente que alimento lo causó.

• Respetar el apetito del chamaco, es decir, no forzarlo a comer ya que durante el primer año de vida sigue obteniendo nutrientes principalmente de la leche,  los alimentos  sólo son complementarios.

• Ofrecer alimentos propios de la zona y según los gustos familiares,  de esta manera se introduce a la dieta familiar gradualmente.

• Evitar los alimentos alergénicos (leche de vaca, soja, clara de huevo, frutos secos) antes de los 12 meses. Los frutos secos, no molidos, no se deben dar antes de los 6-7 años, ya que existe riesgo de atragantamiento que puede ser grave.

• No se debería añadir azúcar ni sal o condimentos a los alimentos del bebé durante el primer año. Después es conveniente utilizar pequeñas cantidades de sal yodada.
• Los alimentos pueden ofrecerse como papilla hasta los 8 meses, después se mueles en trocitos para que el chamaco comience a masticar.

• Los cereales pueden prepararse con leche materna, agua o caldo, o añadirlos a las papillas. No es necesario darlos con una leche artificial. El arroz y el maíz no contienen gluten.

• Dejar que el niño “experimente” comiendo primero con sus dedos, luego con la cuchara. (sí, aunque no nos guste limpiar, esta experimentación de las texturas con el tacto esta relacionada con el gusto por probar cosas diferentes)

• Es una buena idea que el niño coma en la mesa con todos ya que la comida también es un acto social y el niño puede aprender por imitación y socializar.

• No tiene sentido introducir papilla para que duerma más, ni tampoco introducir otros alimentos antes de tiempo para que el niño se “acostumbre” antes de que su madre empiece a trabajar. La introducción de alimentos antes de los 6 meses puede ser causa de alergias e intolerancias.

 

TIP: Para no quemar al bebé con la comida, les recomiendo muchísimo las cucharas de Nuby. Son suaves para no lastimar las encías,libres de bisphenol y lo más importante es que son térmicas, es decir, si el alimento está muy caliente la cuchara se pone blanca de esta manera podremos asegurarnos de darle la comida con la temperatura adecuada. Las utilicé con el fulanito y la verdad nos funcionaron súper bien! Se las recomiendo mucho, las venden en cualquier super.

Cuídense!

Read more

Zutanito y sus papillas…

Desde la llegada de zutanito hemos dejado muy abandonado el blog debido a que,  como dice Pá, tener dos hijos es una linda manera de complicarse la vida… y sí, hasta ahora, justo 6 meses después de la llegada de este último chamaco,  puedo decir que ya nos organizamos mejor.

Así que, con el permiso de Pá, me dedicaré al blog del fulanito con la idea de compartirles experiencias al cuidar a dos chamaquitos latosos y como era costumbre compartir aquellos productos y tips que nos facilitan la vida, y créanme, a estas alturas eso es lo que necesitamos.

Pues me gustaría retomar el blog con la buena nueva de que zutanito ya comienza con los sólidos, (proceso conocido como ablactación). Y ha sido una sorpresa total ya que por recomendaciones del pediatra, el mismos que trajo a fulanito a este mundo, a diferencia que con el fulanito ahora con zutanito el proceso será diferente…sí para comenzar nos recomendó introducir junto con las papillas de verduras un poco de yogurt natural sin azúcar y pescados de agua fría (salmón, atún y sardina)  en este primer mes de inducción a los sólidos.

Elegimos dos horarios de comida con la finalidad de que zutanito y fulanito coman juntos. Los horarios de comida del zutanito son los siguientes:

·         Leche materna cada 4 horas

·         Comida: papilla de verdura y pescado (este sólo dos veces por semana) a partir del 7° mes introducimos frutas 
·         Cena: Cereal de arroz o avena con un poco de yogurt natural (Alpura de preferencia)
La verdad es que zutanito ha aceptado rebien la comida, le gusta la sensación de la papilla y él mismo se mete la cuchara a la boca, así que ya les contaré como nos va, por el momento les dejo algunas recomendaciones de la OMSsobre la ablactación:

Comenzar con este proceso cuando:


• El chamaco se mantiene sentado con ayuda

• Ha desaparecido el reflejo de extrusión (sacan la lengua y expulsan el alimento)

• Manifiesta interés por otros alimentos

• Muestra hambre y saciedad con sus gestos


 Se recomienda:


• Introducir un alimento nuevo cada 3-4 días, para poder vigilar  la aparición de intolerancias o alergias y así saber exactamente que alimento lo causó.

• Respetar el apetito del chamaco, es decir, no forzarlo a comer ya que durante el primer año de vida sigue obteniendo nutrientes principalmente de la leche,  los alimentos  sólo son complementarios.

• Ofrecer alimentos propios de la zona y según los gustos familiares,  de esta manera se introduce a la dieta familiar gradualmente.

• Evitar los alimentos alergénicos (leche de vaca, soja, clara de huevo, frutos secos) antes de los 12 meses. Los frutos secos, no molidos, no se deben dar antes de los 6-7 años, ya que existe riesgo de atragantamiento que puede ser grave.

• No se debería añadir azúcar ni sal o condimentos a los alimentos del bebé durante el primer año. Después es conveniente utilizar pequeñas cantidades de sal yodada.
• Los alimentos pueden ofrecerse como papilla hasta los 8 meses, después se mueles en trocitos para que el chamaco comience a masticar.

• Los cereales pueden prepararse con leche materna, agua o caldo, o añadirlos a las papillas. No es necesario darlos con una leche artificial. El arroz y el maíz no contienen gluten.

• Dejar que el niño “experimente” comiendo primero con sus dedos, luego con la cuchara. (sí, aunque no nos guste limpiar, esta experimentación de las texturas con el tacto esta relacionada con el gusto por probar cosas diferentes)

• Es una buena idea que el niño coma en la mesa con todos ya que la comida también es un acto social y el niño puede aprender por imitación y socializar.

• No tiene sentido introducir papilla para que duerma más, ni tampoco introducir otros alimentos antes de tiempo para que el niño se “acostumbre” antes de que su madre empiece a trabajar. La introducción de alimentos antes de los 6 meses puede ser causa de alergias e intolerancias.

 

TIP: Para no quemar al bebé con la comida, les recomiendo muchísimo las cucharas de Nuby. Son suaves para no lastimar las encías,libres de bisphenol y lo más importante es que son térmicas, es decir, si el alimento está muy caliente la cuchara se pone blanca de esta manera podremos asegurarnos de darle la comida con la temperatura adecuada. Las utilicé con el fulanito y la verdad nos funcionaron súper bien! Se las recomiendo mucho, las venden en cualquier super.

Cuídense!

Read more

m’ijo, el fulanito 2011-12-09 18:44:00

Pipí, popó, caca…
Por: Má
Tenemos ya unos dos o tres meses que comenzamos con este relajo de la quitada del pañal y hemos tenido de todo, buenos días con mucho interés por parte del fulanito por usar su nica, días en los que avisa súper bien y ahora, justo en este momento estamos como estancados, no avisa, no quiere utilizar su nica y tampoco quiere que le cambiemos el calzoncito entrenador cuando hay que hacerlo.
Digamos que el fulanito también incluyó en la famosa y sufrible etapa del “no” todo lo que tiene que ver con el control de esfínteres y sinceramente, estoy un poco desesperada….
En el kinder la maestra me dijo que ya era hora de quitarle el calzoncito entrenador y ponerle los de tela, pero nuestra experiencia no fue la mejor ya que el chamaco no pasó más de media hora seco, aún tenia gripa y por ahí de los 5 o 6 cambios de ropa, chon, calcetines y todo lo demás mi niño ya no quiso usar calzones de tela. Llorando mientras me abrazaba me decía: “mamá no…” así que me puse a llorar junto con él mientras le decía que tampoco sabia que hacer… Comprendi que ni el fulanito ni yo estábamos listos aún para semejante paso en época de frío y menos con gripa y tos.  Por supuesto después tuvo que ser atendido con antibiótico por la tremenda mojada.
He buscado mucho en Internet y casi todas las paginas dicen lo mismo: no quitar el pañal antes de tiempo, no regañar, tener paciencia y ser constante, lo que no te dicen es que en lo que tu hijo aprende a avisar bien andará  mojado, “firmando” en cuanto lugar se siente, acueste o camine y que su aprendizaje no será inmediato así que Má o Pá se la pasaran lavando ropa, sillas, sillones, cama, ropa de cama, calcetines, zapatos etc.
Precisamente por esto ultimo decidí que aún no era tiempo porque el fulanito aun no avisa del todo, y mientras anduvo con su calzoncito de tela no supo lo que pasaba, nunca hizo la asociación de pipi con la mojada de pantalón, él creía que era agua… así que el calzón de tela duró solo un día y tendrá que esperar un poco más antes de ser utilizado nuevamente con todo y las advertencias de las misses  profetizando un “retroceso” por parte de mi chamaco, pero hay que ser realistas, este retroceso seguro aparecería con la llegada del hermanito, quien no tarda en aparecer.
Aquí les comparto los puntos más importantes del método que usan en el kinder del fulanito y que hemos seguido, con sus variaciones claro dependiendo de la situación. Les pido el favor de criticarlo, retroalimentarlo, mejorarlo o compartir su experiencia para enriquecerlo y hacer que este proceso sea lo menos frustrante, sufrible y podamos transitarlo con tranquilidad y poyar a nuestro chamaco en semejante paso.
  1. Tener la bacinica siempre en el mismo lugar
  2. Preguntarle cada 1 ½ hr o 2 hrs  si quiere hacer pipí o popó
  3. Si dice que si acompañarlo al baño y enseñarle a que se baje pantalones y calzoncito.
  4. Si dice que no, no hay que obligarlo. Solo si no ha ido al baño en unas 3 horas hay que llevarlo a su “nica”
  5. Debe permanecer sentado a lo más 5 minutos (realmente lo dejamos hasta que le fulanito dice que no quiere, porque hay veces que quiere permanecer sentado y resulta que es porque va a hacer popó)
  6. Si hizo pipí o popó, hay que felicitarlo, abrazarlo, acariciarlo en el momento para que sepa el motivo de las felicitaciones
  7. Hay que enseñarle a que se limpie el solito para que aprenda poco a poco y los papás lo ayudemos cada vez menos
  8. Hay que lavarle las manos para crearle el habito desde pequeños
  9. Si moja el calzoncito no hay que enojarse ni regañarlo, hay que decirle que no pasa nada, que fue un accidente pero que tiene que hace pipi o popo en la bacinica. Hay que llevarlo al baño y sentarlo, si hace del baño, por menos que sea hay que felicitarlo y hacerle comentarios positivos.
  10. Es importante que no permanezca mojado para que se acostumbre a estar seco y él mismo evite estar mojado
Si alguien más cuida a tu chamaco, es importante compartir estos pasos para que el chamaco encuentre congruencia con lo que se hace en casa, escuela y con os abuelos por ejemplo.
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-12-09 18:44:00

Pipí, popó, caca…
Por: Má
Tenemos ya unos dos o tres meses que comenzamos con este relajo de la quitada del pañal y hemos tenido de todo, buenos días con mucho interés por parte del fulanito por usar su nica, días en los que avisa súper bien y ahora, justo en este momento estamos como estancados, no avisa, no quiere utilizar su nica y tampoco quiere que le cambiemos el calzoncito entrenador cuando hay que hacerlo.
Digamos que el fulanito también incluyó en la famosa y sufrible etapa del “no” todo lo que tiene que ver con el control de esfínteres y sinceramente, estoy un poco desesperada….
En el kinder la maestra me dijo que ya era hora de quitarle el calzoncito entrenador y ponerle los de tela, pero nuestra experiencia no fue la mejor ya que el chamaco no pasó más de media hora seco, aún tenia gripa y por ahí de los 5 o 6 cambios de ropa, chon, calcetines y todo lo demás mi niño ya no quiso usar calzones de tela. Llorando mientras me abrazaba me decía: “mamá no…” así que me puse a llorar junto con él mientras le decía que tampoco sabia que hacer… Comprendi que ni el fulanito ni yo estábamos listos aún para semejante paso en época de frío y menos con gripa y tos.  Por supuesto después tuvo que ser atendido con antibiótico por la tremenda mojada.
He buscado mucho en Internet y casi todas las paginas dicen lo mismo: no quitar el pañal antes de tiempo, no regañar, tener paciencia y ser constante, lo que no te dicen es que en lo que tu hijo aprende a avisar bien andará  mojado, “firmando” en cuanto lugar se siente, acueste o camine y que su aprendizaje no será inmediato así que Má o Pá se la pasaran lavando ropa, sillas, sillones, cama, ropa de cama, calcetines, zapatos etc.
Precisamente por esto ultimo decidí que aún no era tiempo porque el fulanito aun no avisa del todo, y mientras anduvo con su calzoncito de tela no supo lo que pasaba, nunca hizo la asociación de pipi con la mojada de pantalón, él creía que era agua… así que el calzón de tela duró solo un día y tendrá que esperar un poco más antes de ser utilizado nuevamente con todo y las advertencias de las misses  profetizando un “retroceso” por parte de mi chamaco, pero hay que ser realistas, este retroceso seguro aparecería con la llegada del hermanito, quien no tarda en aparecer.
Aquí les comparto los puntos más importantes del método que usan en el kinder del fulanito y que hemos seguido, con sus variaciones claro dependiendo de la situación. Les pido el favor de criticarlo, retroalimentarlo, mejorarlo o compartir su experiencia para enriquecerlo y hacer que este proceso sea lo menos frustrante, sufrible y podamos transitarlo con tranquilidad y poyar a nuestro chamaco en semejante paso.
  1. Tener la bacinica siempre en el mismo lugar
  2. Preguntarle cada 1 ½ hr o 2 hrs  si quiere hacer pipí o popó
  3. Si dice que si acompañarlo al baño y enseñarle a que se baje pantalones y calzoncito.
  4. Si dice que no, no hay que obligarlo. Solo si no ha ido al baño en unas 3 horas hay que llevarlo a su “nica”
  5. Debe permanecer sentado a lo más 5 minutos (realmente lo dejamos hasta que le fulanito dice que no quiere, porque hay veces que quiere permanecer sentado y resulta que es porque va a hacer popó)
  6. Si hizo pipí o popó, hay que felicitarlo, abrazarlo, acariciarlo en el momento para que sepa el motivo de las felicitaciones
  7. Hay que enseñarle a que se limpie el solito para que aprenda poco a poco y los papás lo ayudemos cada vez menos
  8. Hay que lavarle las manos para crearle el habito desde pequeños
  9. Si moja el calzoncito no hay que enojarse ni regañarlo, hay que decirle que no pasa nada, que fue un accidente pero que tiene que hace pipi o popo en la bacinica. Hay que llevarlo al baño y sentarlo, si hace del baño, por menos que sea hay que felicitarlo y hacerle comentarios positivos.
  10. Es importante que no permanezca mojado para que se acostumbre a estar seco y él mismo evite estar mojado
Si alguien más cuida a tu chamaco, es importante compartir estos pasos para que el chamaco encuentre congruencia con lo que se hace en casa, escuela y con os abuelos por ejemplo.
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-12-09 18:44:00

Pipí, popó, caca…
Por: Má
Tenemos ya unos dos o tres meses que comenzamos con este relajo de la quitada del pañal y hemos tenido de todo, buenos días con mucho interés por parte del fulanito por usar su nica, días en los que avisa súper bien y ahora, justo en este momento estamos como estancados, no avisa, no quiere utilizar su nica y tampoco quiere que le cambiemos el calzoncito entrenador cuando hay que hacerlo.
Digamos que el fulanito también incluyó en la famosa y sufrible etapa del “no” todo lo que tiene que ver con el control de esfínteres y sinceramente, estoy un poco desesperada….
En el kinder la maestra me dijo que ya era hora de quitarle el calzoncito entrenador y ponerle los de tela, pero nuestra experiencia no fue la mejor ya que el chamaco no pasó más de media hora seco, aún tenia gripa y por ahí de los 5 o 6 cambios de ropa, chon, calcetines y todo lo demás mi niño ya no quiso usar calzones de tela. Llorando mientras me abrazaba me decía: “mamá no…” así que me puse a llorar junto con él mientras le decía que tampoco sabia que hacer… Comprendi que ni el fulanito ni yo estábamos listos aún para semejante paso en época de frío y menos con gripa y tos.  Por supuesto después tuvo que ser atendido con antibiótico por la tremenda mojada.
He buscado mucho en Internet y casi todas las paginas dicen lo mismo: no quitar el pañal antes de tiempo, no regañar, tener paciencia y ser constante, lo que no te dicen es que en lo que tu hijo aprende a avisar bien andará  mojado, “firmando” en cuanto lugar se siente, acueste o camine y que su aprendizaje no será inmediato así que Má o Pá se la pasaran lavando ropa, sillas, sillones, cama, ropa de cama, calcetines, zapatos etc.
Precisamente por esto ultimo decidí que aún no era tiempo porque el fulanito aun no avisa del todo, y mientras anduvo con su calzoncito de tela no supo lo que pasaba, nunca hizo la asociación de pipi con la mojada de pantalón, él creía que era agua… así que el calzón de tela duró solo un día y tendrá que esperar un poco más antes de ser utilizado nuevamente con todo y las advertencias de las misses  profetizando un “retroceso” por parte de mi chamaco, pero hay que ser realistas, este retroceso seguro aparecería con la llegada del hermanito, quien no tarda en aparecer.
Aquí les comparto los puntos más importantes del método que usan en el kinder del fulanito y que hemos seguido, con sus variaciones claro dependiendo de la situación. Les pido el favor de criticarlo, retroalimentarlo, mejorarlo o compartir su experiencia para enriquecerlo y hacer que este proceso sea lo menos frustrante, sufrible y podamos transitarlo con tranquilidad y poyar a nuestro chamaco en semejante paso.
  1. Tener la bacinica siempre en el mismo lugar
  2. Preguntarle cada 1 ½ hr o 2 hrs  si quiere hacer pipí o popó
  3. Si dice que si acompañarlo al baño y enseñarle a que se baje pantalones y calzoncito.
  4. Si dice que no, no hay que obligarlo. Solo si no ha ido al baño en unas 3 horas hay que llevarlo a su “nica”
  5. Debe permanecer sentado a lo más 5 minutos (realmente lo dejamos hasta que le fulanito dice que no quiere, porque hay veces que quiere permanecer sentado y resulta que es porque va a hacer popó)
  6. Si hizo pipí o popó, hay que felicitarlo, abrazarlo, acariciarlo en el momento para que sepa el motivo de las felicitaciones
  7. Hay que enseñarle a que se limpie el solito para que aprenda poco a poco y los papás lo ayudemos cada vez menos
  8. Hay que lavarle las manos para crearle el habito desde pequeños
  9. Si moja el calzoncito no hay que enojarse ni regañarlo, hay que decirle que no pasa nada, que fue un accidente pero que tiene que hace pipi o popo en la bacinica. Hay que llevarlo al baño y sentarlo, si hace del baño, por menos que sea hay que felicitarlo y hacerle comentarios positivos.
  10. Es importante que no permanezca mojado para que se acostumbre a estar seco y él mismo evite estar mojado
Si alguien más cuida a tu chamaco, es importante compartir estos pasos para que el chamaco encuentre congruencia con lo que se hace en casa, escuela y con os abuelos por ejemplo.
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-17 18:57:00

Crónica de una mala noche no anunciada


Miércoles 16 de noviembre

9:30 pm

El fulanito se durmió     

Jueves 17 de noviembre

00:20 hrs
El fulanito: “Mamáaa!!..”  Mamaaaaaaa!!!!

Má:  Qué pasa chamaco?, anda acuéstate en tu almohada, yo me quedo aquí en lo que te duermes
El fulanito: “Mao” (mano)

Má: si, te agarro la mano….
Pá: dormido
01:00 hrs
El fulanito: Mamaaaaa!!  Mamá, mamá, mamá, mamáaaaaa!!!!
Má: A ver que tienes, estas sudado? Tienes frío?
El fulanito:  “Mao” (mano)
Má: Bueno, acuéstate y te tomo de la mano

Pá: dormido
02:24 hrs
El fulanito:  Mamáaaaaa!…. mamáaaaaaa……mamáaa…papiiiii…..

Má:   A ver, que tienes? Acuéstate, tenemos que descansar
El fulanito: “Mao”
Má: Pero ya duérmete!
Pá: dormido
03:10 hrs
El fulanito: Mamá…papiiii…..mamáaaaaaa
Má: a ver, duermete ya!
El fulanito: “Mak”
Má: Si, duérmete ya!
Pá: dormido
04:05 hrs
El fulanito:  Mamáaaaa!!…mamáaaa

Má no se levanta de la cama le grita desde ahí: Acuéstate en tu almohada y duérmete solito

Pá: En que ayudo? LO TRAIGO?

El fulanito: Mamáaa….mamaaaaa…mammaaaaaaaaa!

Má: No
Pá: Voy a ver… ¿qué tienes pequeño, vente a dormir con nosotros…¿te vienes?

El fulanito: No, no, mamáaa…mamáaa
: Má ahora está cansada, acuéstate a dormir
El fulanito: No
Má: No tiene calcetines, a ver le pongo unos a lo mejor por eso no duerme

Al fulanito: “Mao”
Pá: Y ahora que eh? por qué no duerme?
Má: No se, es la cuarta o quinta vez que se levanta

Pá: En serio?
04: 30 hrs
El fulanito: Mamáaa….papíiiii…….mamaaaaaa!!
Pá: Lo voy a traer!
Má: No, luego no se regresa

El fulanito: Mamáaaaaaaa, mamáaaa (llorando)

Pá: A ver chamaco no pasó ni una hora y  Má, el bebé y tu necesitan dormir! Así que ya acuéstate o vente con nosotros…pero no puedes estar así
El fulanito: No…no….
Má: Acuéstate en tu camita

Pá: Mickey te tapa
El fulanito: “Mao”…
04: 40 hrs
El fulanito: Mamáaaaa
Má: Aquí estoy, duérmete…..

04:45hrs
El fulanito: Mamáaaa, mamáaa
Má: Ya te dije que aquí estoy…duérmete…

04:50 hrs
El fulanito: Mamáaa!!
Má: A ver, Pá te va a pasar a la cama con nosotros!
Al fulanito: No, aquí….
Má:  No, te vienes… estoy cansada y quiero dormir

El fulanito: No, que aquí….
Pá: Vente chamaco, te ayudo a bajar y te vas solito

El fulanito se baja y a medio camino dice : “cao” (cárgame)
Pá: Si pero ya a dormir

El fulanito asienta con la cabeza
07:30 hrs
Pá y Má:  Chamaco a levantarse para que tomes tu choco, anda toma lechita!

El fulanito: No…no….
Má: Sí,  ya es hora para ir a la escuela, todos estamos desvelados
EL fulanito: No, no, no
08:30 hrs
Nos damos cuenta de que al fulanito le está saliendo otro diente….
               
               
                              
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-17 18:57:00

Crónica de una mala noche no anunciada


Miércoles 16 de noviembre

9:30 pm

El fulanito se durmió     

Jueves 17 de noviembre

00:20 hrs
El fulanito: “Mamáaa!!..”  Mamaaaaaaa!!!!

Má:  Qué pasa chamaco?, anda acuéstate en tu almohada, yo me quedo aquí en lo que te duermes
El fulanito: “Mao” (mano)

Má: si, te agarro la mano….
Pá: dormido
01:00 hrs
El fulanito: Mamaaaaa!!  Mamá, mamá, mamá, mamáaaaaa!!!!
Má: A ver que tienes, estas sudado? Tienes frío?
El fulanito:  “Mao” (mano)
Má: Bueno, acuéstate y te tomo de la mano

Pá: dormido
02:24 hrs
El fulanito:  Mamáaaaaa!…. mamáaaaaaa……mamáaa…papiiiii…..

Má:   A ver, que tienes? Acuéstate, tenemos que descansar
El fulanito: “Mao”
Má: Pero ya duérmete!
Pá: dormido
03:10 hrs
El fulanito: Mamá…papiiii…..mamáaaaaaa
Má: a ver, duermete ya!
El fulanito: “Mak”
Má: Si, duérmete ya!
Pá: dormido
04:05 hrs
El fulanito:  Mamáaaaa!!…mamáaaa

Má no se levanta de la cama le grita desde ahí: Acuéstate en tu almohada y duérmete solito

Pá: En que ayudo? LO TRAIGO?

El fulanito: Mamáaa….mamaaaaa…mammaaaaaaaaa!

Má: No
Pá: Voy a ver… ¿qué tienes pequeño, vente a dormir con nosotros…¿te vienes?

El fulanito: No, no, mamáaa…mamáaa
: Má ahora está cansada, acuéstate a dormir
El fulanito: No
Má: No tiene calcetines, a ver le pongo unos a lo mejor por eso no duerme

Al fulanito: “Mao”
Pá: Y ahora que eh? por qué no duerme?
Má: No se, es la cuarta o quinta vez que se levanta

Pá: En serio?
04: 30 hrs
El fulanito: Mamáaa….papíiiii…….mamaaaaaa!!
Pá: Lo voy a traer!
Má: No, luego no se regresa

El fulanito: Mamáaaaaaaa, mamáaaa (llorando)

Pá: A ver chamaco no pasó ni una hora y  Má, el bebé y tu necesitan dormir! Así que ya acuéstate o vente con nosotros…pero no puedes estar así
El fulanito: No…no….
Má: Acuéstate en tu camita

Pá: Mickey te tapa
El fulanito: “Mao”…
04: 40 hrs
El fulanito: Mamáaaaa
Má: Aquí estoy, duérmete…..

04:45hrs
El fulanito: Mamáaaa, mamáaa
Má: Ya te dije que aquí estoy…duérmete…

04:50 hrs
El fulanito: Mamáaa!!
Má: A ver, Pá te va a pasar a la cama con nosotros!
Al fulanito: No, aquí….
Má:  No, te vienes… estoy cansada y quiero dormir

El fulanito: No, que aquí….
Pá: Vente chamaco, te ayudo a bajar y te vas solito

El fulanito se baja y a medio camino dice : “cao” (cárgame)
Pá: Si pero ya a dormir

El fulanito asienta con la cabeza
07:30 hrs
Pá y Má:  Chamaco a levantarse para que tomes tu choco, anda toma lechita!

El fulanito: No…no….
Má: Sí,  ya es hora para ir a la escuela, todos estamos desvelados
EL fulanito: No, no, no
08:30 hrs
Nos damos cuenta de que al fulanito le está saliendo otro diente….
               
               
                              
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-17 18:57:00

Crónica de una mala noche no anunciada


Miércoles 16 de noviembre

9:30 pm

El fulanito se durmió     

Jueves 17 de noviembre

00:20 hrs
El fulanito: “Mamáaa!!..”  Mamaaaaaaa!!!!

Má:  Qué pasa chamaco?, anda acuéstate en tu almohada, yo me quedo aquí en lo que te duermes
El fulanito: “Mao” (mano)

Má: si, te agarro la mano….
Pá: dormido
01:00 hrs
El fulanito: Mamaaaaa!!  Mamá, mamá, mamá, mamáaaaaa!!!!
Má: A ver que tienes, estas sudado? Tienes frío?
El fulanito:  “Mao” (mano)
Má: Bueno, acuéstate y te tomo de la mano

Pá: dormido
02:24 hrs
El fulanito:  Mamáaaaaa!…. mamáaaaaaa……mamáaa…papiiiii…..

Má:   A ver, que tienes? Acuéstate, tenemos que descansar
El fulanito: “Mao”
Má: Pero ya duérmete!
Pá: dormido
03:10 hrs
El fulanito: Mamá…papiiii…..mamáaaaaaa
Má: a ver, duermete ya!
El fulanito: “Mak”
Má: Si, duérmete ya!
Pá: dormido
04:05 hrs
El fulanito:  Mamáaaaa!!…mamáaaa

Má no se levanta de la cama le grita desde ahí: Acuéstate en tu almohada y duérmete solito

Pá: En que ayudo? LO TRAIGO?

El fulanito: Mamáaa….mamaaaaa…mammaaaaaaaaa!

Má: No
Pá: Voy a ver… ¿qué tienes pequeño, vente a dormir con nosotros…¿te vienes?

El fulanito: No, no, mamáaa…mamáaa
: Má ahora está cansada, acuéstate a dormir
El fulanito: No
Má: No tiene calcetines, a ver le pongo unos a lo mejor por eso no duerme

Al fulanito: “Mao”
Pá: Y ahora que eh? por qué no duerme?
Má: No se, es la cuarta o quinta vez que se levanta

Pá: En serio?
04: 30 hrs
El fulanito: Mamáaa….papíiiii…….mamaaaaaa!!
Pá: Lo voy a traer!
Má: No, luego no se regresa

El fulanito: Mamáaaaaaaa, mamáaaa (llorando)

Pá: A ver chamaco no pasó ni una hora y  Má, el bebé y tu necesitan dormir! Así que ya acuéstate o vente con nosotros…pero no puedes estar así
El fulanito: No…no….
Má: Acuéstate en tu camita

Pá: Mickey te tapa
El fulanito: “Mao”…
04: 40 hrs
El fulanito: Mamáaaaa
Má: Aquí estoy, duérmete…..

04:45hrs
El fulanito: Mamáaaa, mamáaa
Má: Ya te dije que aquí estoy…duérmete…

04:50 hrs
El fulanito: Mamáaa!!
Má: A ver, Pá te va a pasar a la cama con nosotros!
Al fulanito: No, aquí….
Má:  No, te vienes… estoy cansada y quiero dormir

El fulanito: No, que aquí….
Pá: Vente chamaco, te ayudo a bajar y te vas solito

El fulanito se baja y a medio camino dice : “cao” (cárgame)
Pá: Si pero ya a dormir

El fulanito asienta con la cabeza
07:30 hrs
Pá y Má:  Chamaco a levantarse para que tomes tu choco, anda toma lechita!

El fulanito: No…no….
Má: Sí,  ya es hora para ir a la escuela, todos estamos desvelados
EL fulanito: No, no, no
08:30 hrs
Nos damos cuenta de que al fulanito le está saliendo otro diente….
               
               
                              
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-15 17:57:00

La magia de Mickey Mouse

(o… el fulanito durmió re-bien)

El fulanito llevaba ya varias, varias semanas sin dormir bien y se lo hemos achacado a un chorro de cosas: que si la es porque está aprendiendo a usar la nica, que si la entrada al maternal, que si el calor, que si el frío, que el estrés por el bebé y quiensabe cuanto más, lo único cierto es que despertaba varias veces en la noche demandando nuestra atención y compañía mientas elegía si Má o yo utilizabamos el sillón que está junto a su cuna para velar su sueño.
Incluso últimamente le ha dado por dormir con nosotros y pide que lo llevemos a nuestra cama, pero  esto ya no lo podemos hacer porque el fulanito duerme como loco, da manotazos y patadas y tenemos que cuidar la panza de Má. Así además de las despertadas hemos tenido un par de noches con pláticas largas explicándole al chamaco el por qué debe de dormir en su cunita, como siempre lo ha hecho. Y pues sentimos feo porque el fulanito solo está pidiendo un apapacho y compañía durante la noche.
La única opción que hemos encontrado y que ha resultado prácticamente mágica porque funcionó al instante ha sido una cobija de Mickey Mouse. El fulanito es fan de Mickey y ha sido la única mantita con la que se deja tapar y se duerme rapidísimo mientras le decimos que Mickey lo va a cobijar y va a dormir con él. Así el chamaco después de sonreír al ver dicho objeto y pegar un gritito por el gusto, se deja tapar e incluso la abraza mientras se deja llevar por los brazos de Morfeo.
Por suerte este mismo objeto lo podemos utilizar en el coche, en nuestra cama, en su cuna y recordarle en esas despertadas nocturnas que puede dormir con su personaje favorito, así que desde hace unas tres noches que apenas la sacamos del closet hemos descansado un poco más e incluso han parado las suplicas de mi chamaco por dormirse con nosotros y los dramas nocturnos.
Si tienen problemas para que su chamaco duerma o se quede en su camita les recomiendo ampliamente el utilizar cobija, mantita, juguete, pijama o cualquier accesorio que le cause furor y lo motive a dormir con ese objeto del deseo y a su vez le de seguridad y tranquilidad para que todos puedan descansar durante la noche.
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-15 17:57:00

La magia de Mickey Mouse

(o… el fulanito durmió re-bien)

El fulanito llevaba ya varias, varias semanas sin dormir bien y se lo hemos achacado a un chorro de cosas: que si la es porque está aprendiendo a usar la nica, que si la entrada al maternal, que si el calor, que si el frío, que el estrés por el bebé y quiensabe cuanto más, lo único cierto es que despertaba varias veces en la noche demandando nuestra atención y compañía mientas elegía si Má o yo utilizabamos el sillón que está junto a su cuna para velar su sueño.
Incluso últimamente le ha dado por dormir con nosotros y pide que lo llevemos a nuestra cama, pero  esto ya no lo podemos hacer porque el fulanito duerme como loco, da manotazos y patadas y tenemos que cuidar la panza de Má. Así además de las despertadas hemos tenido un par de noches con pláticas largas explicándole al chamaco el por qué debe de dormir en su cunita, como siempre lo ha hecho. Y pues sentimos feo porque el fulanito solo está pidiendo un apapacho y compañía durante la noche.
La única opción que hemos encontrado y que ha resultado prácticamente mágica porque funcionó al instante ha sido una cobija de Mickey Mouse. El fulanito es fan de Mickey y ha sido la única mantita con la que se deja tapar y se duerme rapidísimo mientras le decimos que Mickey lo va a cobijar y va a dormir con él. Así el chamaco después de sonreír al ver dicho objeto y pegar un gritito por el gusto, se deja tapar e incluso la abraza mientras se deja llevar por los brazos de Morfeo.
Por suerte este mismo objeto lo podemos utilizar en el coche, en nuestra cama, en su cuna y recordarle en esas despertadas nocturnas que puede dormir con su personaje favorito, así que desde hace unas tres noches que apenas la sacamos del closet hemos descansado un poco más e incluso han parado las suplicas de mi chamaco por dormirse con nosotros y los dramas nocturnos.
Si tienen problemas para que su chamaco duerma o se quede en su camita les recomiendo ampliamente el utilizar cobija, mantita, juguete, pijama o cualquier accesorio que le cause furor y lo motive a dormir con ese objeto del deseo y a su vez le de seguridad y tranquilidad para que todos puedan descansar durante la noche.
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-14 17:21:00

El árbol de navidad del fulanito


El fulanito quiere ya su árbol de navidad en casa. Y digo su árbol porque nosotros nunca hemos puesto nada alusivo a la época, pero sin duda este será el primer año sólo para darle gusto a nuestro chamaco quien se vuelve loco con los arboles que ve en las tiendas. Se detiene, elige uno diciendo “eshe” después corre hacia él e identifica si las esferas son grandes o chicas y el color de cada una, después cuenta cosa por cosa así que indudablemente tiene que haber árbol de navidad en casa.
Este fin fuimos a comprar todo, árbol, esferas, serie, etc, etc y he de decir que el fulanito andaba como loco. Así que cuando vio que metí la caja del árbol al carrito el chamaco inmediatamente quiso pasarse para ir al lado de dicho objeto, tal vez lo iba cuidando para que no nos arrepintiéramos a la mera hora,  además de que iba metiendo al carrito cuanta cosa alcanzaban sus manitas y que tuvieran que ver con dicha temática navideña por lo que todo acabó siendo de todos colores y de todas las formas existentes en el área.
Má trató de cambiar una adorno con el propósito de que los accesorios elegidos por el fulanito combinaran, pero nel! el chamaco ni siquiera dejó que Má tocara lo que quería cambiar, la vio con ojos de enojado y aventó de nuevo al carrito con mucha determinación el accesorio previamente elegido. Así que el árbol del fulanito estará lleno de todos colores por este y algunos años más…

He de decir también que llegando a casa el chamaco pidió que le abriéramos la caja del árbol, se plantó frente a él y sólo repetía, “abir, abir” mientras sus ojitos brillaban, pero muy a su pesar tuve que guardar todo sin que el chamaco se diera cuenta esperando que se le olvidara un poquito dicha euforia navideña para evitar un drama en casa, por suerte pudimos entretenerlo con otra cosa más y guardar todo para ponerlo en unos días más.
En fin, este será nuestro primer año navideño con todo y árbol sólo para hacer feliz al fulanito…que cosa…no pensé que fuéramos a meternos en esto tan pronto, aunque la verdad no me importa tanto con tal de ver la sonrisa de  mi chamaco combinada con el brillo en sus ojos.
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-14 17:21:00

El árbol de navidad del fulanito


El fulanito quiere ya su árbol de navidad en casa. Y digo su árbol porque nosotros nunca hemos puesto nada alusivo a la época, pero sin duda este será el primer año sólo para darle gusto a nuestro chamaco quien se vuelve loco con los arboles que ve en las tiendas. Se detiene, elige uno diciendo “eshe” después corre hacia él e identifica si las esferas son grandes o chicas y el color de cada una, después cuenta cosa por cosa así que indudablemente tiene que haber árbol de navidad en casa.
Este fin fuimos a comprar todo, árbol, esferas, serie, etc, etc y he de decir que el fulanito andaba como loco. Así que cuando vio que metí la caja del árbol al carrito el chamaco inmediatamente quiso pasarse para ir al lado de dicho objeto, tal vez lo iba cuidando para que no nos arrepintiéramos a la mera hora,  además de que iba metiendo al carrito cuanta cosa alcanzaban sus manitas y que tuvieran que ver con dicha temática navideña por lo que todo acabó siendo de todos colores y de todas las formas existentes en el área.
Má trató de cambiar una adorno con el propósito de que los accesorios elegidos por el fulanito combinaran, pero nel! el chamaco ni siquiera dejó que Má tocara lo que quería cambiar, la vio con ojos de enojado y aventó de nuevo al carrito con mucha determinación el accesorio previamente elegido. Así que el árbol del fulanito estará lleno de todos colores por este y algunos años más…

He de decir también que llegando a casa el chamaco pidió que le abriéramos la caja del árbol, se plantó frente a él y sólo repetía, “abir, abir” mientras sus ojitos brillaban, pero muy a su pesar tuve que guardar todo sin que el chamaco se diera cuenta esperando que se le olvidara un poquito dicha euforia navideña para evitar un drama en casa, por suerte pudimos entretenerlo con otra cosa más y guardar todo para ponerlo en unos días más.
En fin, este será nuestro primer año navideño con todo y árbol sólo para hacer feliz al fulanito…que cosa…no pensé que fuéramos a meternos en esto tan pronto, aunque la verdad no me importa tanto con tal de ver la sonrisa de  mi chamaco combinada con el brillo en sus ojos.
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-10 18:35:00

No, no y no….



El fulanito ha entrado oficialmente a la etapa del No. A todo responde que no aunque sean cosas que le encantan hacer, dice que no quiere ir a la nica, no quiere bañarse, no quiere comer, no quiere ir con los abuelos…no, no y no…es lo único que sale de su boca y la verdad suele ser un poco desesperante, sobre todo cuando necesitamos que coopere para hacer algo como por ejemplo prepararlo para el maternal.
Según leí, aproximadamente entre los 18 meses y los 3 años los chamacos responden negativamente a casi todo, son más obstinados que cooperadores (¡¡vaya si no!!) e incluso disfrutan rechazando una sugerencia sin que le importe si se trata de ponerse la ropa o desvestirse, entrar o salir de la regadera, acostarse o levantarse de la cama o comer algo.
Lo importante de la época del “No” es que ayuda al desarrollo de la identidad y autodeterminación. Tratamos de no ponerle mucha atención a esta etapa en el sentido de no regañarlo o sentirnos porque nos rechaza, ya que es una manera de reafirmarse como individuo, es decir, el chamaco niega al otro para ser él, aunque eso signifique no cooperar. Según esto la dichosa etapa termina por ahí de los tres años más o menos por lo que nos queda un camino muy largo por recorrer para el término de los interminables no´s.
La mayoría de los libros y artículos recomiendan verlo con sentido del humor aunque para ser sincero algunas veces es imposible. Lo que podemos hacer es darle otras opciones, esta es la mejor manera de hacer que el chamaco sienta que tiene más libertad y control de algunas situaciones. 
La idea es que cuanto el chamaco sienta que es él el que toma ciertas decisiones, tanto más pronto terminarán sus ganas de decir que no a todo. Y digo ciertas decisiones porque definitivamente hay cosas que no entran en negociación o de plano no hacemos trato alguno, como utilizar la sillita del auto, la hora de la dormida o la ida al maternal. Mientras eso sucede seguiremos con los interminables no´ a ver qué tal nos va!
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-10 18:35:00

No, no y no….



El fulanito ha entrado oficialmente a la etapa del No. A todo responde que no aunque sean cosas que le encantan hacer, dice que no quiere ir a la nica, no quiere bañarse, no quiere comer, no quiere ir con los abuelos…no, no y no…es lo único que sale de su boca y la verdad suele ser un poco desesperante, sobre todo cuando necesitamos que coopere para hacer algo como por ejemplo prepararlo para el maternal.
Según leí, aproximadamente entre los 18 meses y los 3 años los chamacos responden negativamente a casi todo, son más obstinados que cooperadores (¡¡vaya si no!!) e incluso disfrutan rechazando una sugerencia sin que le importe si se trata de ponerse la ropa o desvestirse, entrar o salir de la regadera, acostarse o levantarse de la cama o comer algo.
Lo importante de la época del “No” es que ayuda al desarrollo de la identidad y autodeterminación. Tratamos de no ponerle mucha atención a esta etapa en el sentido de no regañarlo o sentirnos porque nos rechaza, ya que es una manera de reafirmarse como individuo, es decir, el chamaco niega al otro para ser él, aunque eso signifique no cooperar. Según esto la dichosa etapa termina por ahí de los tres años más o menos por lo que nos queda un camino muy largo por recorrer para el término de los interminables no´s.
La mayoría de los libros y artículos recomiendan verlo con sentido del humor aunque para ser sincero algunas veces es imposible. Lo que podemos hacer es darle otras opciones, esta es la mejor manera de hacer que el chamaco sienta que tiene más libertad y control de algunas situaciones. 
La idea es que cuanto el chamaco sienta que es él el que toma ciertas decisiones, tanto más pronto terminarán sus ganas de decir que no a todo. Y digo ciertas decisiones porque definitivamente hay cosas que no entran en negociación o de plano no hacemos trato alguno, como utilizar la sillita del auto, la hora de la dormida o la ida al maternal. Mientras eso sucede seguiremos con los interminables no´ a ver qué tal nos va!
Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-09 18:16:00

10 consejos para el frío


Justamente con el comienzo de la época fría del año hay que tomar precauciones para tratar de evitar complicaciones en esas gripas o mocos constantes que siempre atacan a todos los chamacos.
 Por fin en la escuela del fulanito pidieron que las mamás abrigaran a sus hijos y si estos están enfermos que no los lleven a la escuela, la más feliz con dicha recomendación es Má quien además tapa un chorro al fulanito, pero más allá de las exageraciones es importante tener en cuenta que los cambios de clima y el no cuidar a los chamacos puede ser perjudicial a la larga arriesgándolos a que una simple gripa se complique.
Sin embargo, aunque sabemos que muchas veces es imposible evitar los catarros en invierno sí podemos tomar ciertas medidas para prevenir este tipo de infecciones y, sobre todo, para paliarlas una vez que aparezcan.
Aquí les dejo 10 consejos para cuidar la salud de los chamacos en esta época de frio:
1. Evita los lugares cerrados y con alta densidad de población. Lugares con harta gente facilitan la transmisión de los microbios productores de muchas enfermedades como la gripe, laringitis, otitis, catarros, amigdalitis, neumonías y otras. Siempre lleven antibacterial si necesitan salir.

2. No excederse con la calefacción. En los días de frío intenso, subir la calefacción resulta siempre una opción muy tentadora, pero sobrepasar los 22° reseca el aire y también las secreciones de la nariz y las vías respiratorias imprescindibles para limpiar los gérmenes del aire. Además, el cambio de zonas calientes a frías también facilita la aparición de infecciones en vías respiratorias.

3. Humidifica el ambiente. Ya que la calefacción reseca el aire puedes contrastar ese efecto con poner recipientes con agua en la habitación donde esté el niño.

4. Mantén al chamaco hidratado. Una buena hidratación es fundamental para que el sistema inmunológico funcione correctamente. Por el contrario, no le fuerces a comer si está acatarrado ya que es probable que no tenga apetito y todos los niños -incluso los más delgaditos- cuenta con reservas suficientes como para pasar un par de días comiendo poquito.

5. Ofrécele frutas. El yogur es también una buena opción, pues es un alimento muy completo ayuda a mantener la flora intestinal, alterada por las infecciones o por el uso de antibióticos.

6. Enséñale a toser. La tos es el principal mecanismo para limpiar las vías respiratorias de mocos y flemas, pero muchos niños no saben cómo hacerlo y tienden a tragarlo.

7. Utiliza ropa de abrigo adecuada. Si hace mucho frío o aire, ponle gorro ya que por la cabeza se pierde mucho calor, utiliza bufanda, guantes y ropa de abrigo en capas, para aumentarlas o disminuirlas según la temperatura al pasar de un espacio abierto a cerrado o viceversa. Cuando haga deporte es mejor que no lleve demasiado abrigo y que se cambie en cuanto acabe ya que el cuerpo evapora el sudor, quitando el calor al organismo y dejando el cuerpo frío, lo que facilita las infecciones.

8. Déjale salir al aire libre. Aunque haga frío déjalo jugar en el parque, en la calle o en las zonas deportivas.  Si el chamaco está enfermo no tendrá ganas de salir a jugar, pero por el contrario, si te lo pide es que no se encuentra mal y tenerlo encerrado en casa no va a solucionar nada.

9. Consulta al médico si el niño tiene fiebre. Si tiene más de 38°, respiración ruidosa o dificultosa o si te preocupen los síntomas, acude a urgencias lo antes posible.

10. No es necesario ir al médico por un simple resfriado. Si no ves en el chamaco nada anormal, más allá de la tos y los mocos, no tienes por qué preocuparte ni medicarlo. El lavado de nariz con suero salino (agua y sal) es suficiente. El resfriado se curará por si solo en un par de días.

Read more

m’ijo, el fulanito 2011-11-09 18:16:00

10 consejos para el frío


Justamente con el comienzo de la época fría del año hay que tomar precauciones para tratar de evitar complicaciones en esas gripas o mocos constantes que siempre atacan a todos los chamacos.
 Por fin en la escuela del fulanito pidieron que las mamás abrigaran a sus hijos y si estos están enfermos que no los lleven a la escuela, la más feliz con dicha recomendación es Má quien además tapa un chorro al fulanito, pero más allá de las exageraciones es importante tener en cuenta que los cambios de clima y el no cuidar a los chamacos puede ser perjudicial a la larga arriesgándolos a que una simple gripa se complique.
Sin embargo, aunque sabemos que muchas veces es imposible evitar los catarros en invierno sí podemos tomar ciertas medidas para prevenir este tipo de infecciones y, sobre todo, para paliarlas una vez que aparezcan.
Aquí les dejo 10 consejos para cuidar la salud de los chamacos en esta época de frio:
1. Evita los lugares cerrados y con alta densidad de población. Lugares con harta gente facilitan la transmisión de los microbios productores de muchas enfermedades como la gripe, laringitis, otitis, catarros, amigdalitis, neumonías y otras. Siempre lleven antibacterial si necesitan salir.

2. No excederse con la calefacción. En los días de frío intenso, subir la calefacción resulta siempre una opción muy tentadora, pero sobrepasar los 22° reseca el aire y también las secreciones de la nariz y las vías respiratorias imprescindibles para limpiar los gérmenes del aire. Además, el cambio de zonas calientes a frías también facilita la aparición de infecciones en vías respiratorias.

3. Humidifica el ambiente. Ya que la calefacción reseca el aire puedes contrastar ese efecto con poner recipientes con agua en la habitación donde esté el niño.

4. Mantén al chamaco hidratado. Una buena hidratación es fundamental para que el sistema inmunológico funcione correctamente. Por el contrario, no le fuerces a comer si está acatarrado ya que es probable que no tenga apetito y todos los niños -incluso los más delgaditos- cuenta con reservas suficientes como para pasar un par de días comiendo poquito.

5. Ofrécele frutas. El yogur es también una buena opción, pues es un alimento muy completo ayuda a mantener la flora intestinal, alterada por las infecciones o por el uso de antibióticos.

6. Enséñale a toser. La tos es el principal mecanismo para limpiar las vías respiratorias de mocos y flemas, pero muchos niños no saben cómo hacerlo y tienden a tragarlo.

7. Utiliza ropa de abrigo adecuada. Si hace mucho frío o aire, ponle gorro ya que por la cabeza se pierde mucho calor, utiliza bufanda, guantes y ropa de abrigo en capas, para aumentarlas o disminuirlas según la temperatura al pasar de un espacio abierto a cerrado o viceversa. Cuando haga deporte es mejor que no lleve demasiado abrigo y que se cambie en cuanto acabe ya que el cuerpo evapora el sudor, quitando el calor al organismo y dejando el cuerpo frío, lo que facilita las infecciones.

8. Déjale salir al aire libre. Aunque haga frío déjalo jugar en el parque, en la calle o en las zonas deportivas.  Si el chamaco está enfermo no tendrá ganas de salir a jugar, pero por el contrario, si te lo pide es que no se encuentra mal y tenerlo encerrado en casa no va a solucionar nada.

9. Consulta al médico si el niño tiene fiebre. Si tiene más de 38°, respiración ruidosa o dificultosa o si te preocupen los síntomas, acude a urgencias lo antes posible.

10. No es necesario ir al médico por un simple resfriado. Si no ves en el chamaco nada anormal, más allá de la tos y los mocos, no tienes por qué preocuparte ni medicarlo. El lavado de nariz con suero salino (agua y sal) es suficiente. El resfriado se curará por si solo en un par de días.

Read more

m’ijo, el fulanito 2011-10-17 16:39:00


Los despertares del fulanito…

El fulanito lleva sin dormir por ahí de dos semanas…de nuevo… por lo que nadie en casa ha descansado lo que se debe. Todo comenzó cuando el chamaco se enfermó de la tos y desde entonces se han cruzado un chorro de cosas: que si los dientes por cierto fueron 4 de un jalón), que si hace frío, que si suda y hay que cambiarlo y ahora son los berrinches de madrugada que se avienta el chamaco todo porque quiere tenerme parado frente a su cuna, a Má al otro un lado en un sillón y él quedarse sentadito en su cuna esperando a que le de sueño para dormir.

Al igual que la vez pasada, empezó a despertarse una o dos veces por noche a lo más, pero ahora han aumentado entre 4 y 5 veces por noche… sin contar pleitos, patadas y gritos del chamaco porque quiere que se haga su santa voluntad. Por fortuna ya pudimos manejar un poco el berrinche y como siempre lo hemos dicho, el apapacho es lo mejor aunque es lo más difícil de realizar ante una situación en la que es fácil engancharse y enojarse…pero funciona. A lo que aún no le agarramos la onda es a las interrupciones de sueño que sufrimos todos.

Esta ultima vez el fulanito ya no hizo berrinche, nos funciona que cuando nos llama le damos un apapacho y le explicamos que no podemos estar parados todos en la madrugada y lo convencemos de irse con nosotros a dormir para esta juntos, despues de muuchos días como que el fulanito agarró la onda y por primera vez en dos semanas cedió y se salió de su cuna para irse a nuestra cama, cosa que no hacía, como que de un de repente le entró un amor por su camita que nunca tuvo y no se quería salir de ella para nada, ni siquiera en la mañana para echarse su leche. Otra vez, el dormir juntos en la misma cama (colecho) nos ayudó a todos.

Nos dimos cuenta que el fulanito quiere pero no puede conciliar el sueño de nuevo y el problema es que está durmiendo menos horas de las que debería para descansar bien, por lo que durante el día anda de muy mal humor y con muy pocas ganas de cooperar en cualquier situación que se presente en casa.

Le echaremos un ojo al libro que nos ayudó la primera vez: Tu hijo dormirá, tu también del Dr. William Sears…ahí les iremos avisando que nos funciona y -esperemos- encontrar la razón de los despertares del fulanito.

Read more

m’ijo, el fulanito 2011-10-17 16:39:00


Los despertares del fulanito…

El fulanito lleva sin dormir por ahí de dos semanas…de nuevo… por lo que nadie en casa ha descansado lo que se debe. Todo comenzó cuando el chamaco se enfermó de la tos y desde entonces se han cruzado un chorro de cosas: que si los dientes por cierto fueron 4 de un jalón), que si hace frío, que si suda y hay que cambiarlo y ahora son los berrinches de madrugada que se avienta el chamaco todo porque quiere tenerme parado frente a su cuna, a Má al otro un lado en un sillón y él quedarse sentadito en su cuna esperando a que le de sueño para dormir.

Al igual que la vez pasada, empezó a despertarse una o dos veces por noche a lo más, pero ahora han aumentado entre 4 y 5 veces por noche… sin contar pleitos, patadas y gritos del chamaco porque quiere que se haga su santa voluntad. Por fortuna ya pudimos manejar un poco el berrinche y como siempre lo hemos dicho, el apapacho es lo mejor aunque es lo más difícil de realizar ante una situación en la que es fácil engancharse y enojarse…pero funciona. A lo que aún no le agarramos la onda es a las interrupciones de sueño que sufrimos todos.

Esta ultima vez el fulanito ya no hizo berrinche, nos funciona que cuando nos llama le damos un apapacho y le explicamos que no podemos estar parados todos en la madrugada y lo convencemos de irse con nosotros a dormir para esta juntos, despues de muuchos días como que el fulanito agarró la onda y por primera vez en dos semanas cedió y se salió de su cuna para irse a nuestra cama, cosa que no hacía, como que de un de repente le entró un amor por su camita que nunca tuvo y no se quería salir de ella para nada, ni siquiera en la mañana para echarse su leche. Otra vez, el dormir juntos en la misma cama (colecho) nos ayudó a todos.

Nos dimos cuenta que el fulanito quiere pero no puede conciliar el sueño de nuevo y el problema es que está durmiendo menos horas de las que debería para descansar bien, por lo que durante el día anda de muy mal humor y con muy pocas ganas de cooperar en cualquier situación que se presente en casa.

Le echaremos un ojo al libro que nos ayudó la primera vez: Tu hijo dormirá, tu también del Dr. William Sears…ahí les iremos avisando que nos funciona y -esperemos- encontrar la razón de los despertares del fulanito.

Read more

m’ijo, el fulanito 2011-10-07 16:56:00

El fulanito anda punk…

El fulanito ha andado bien enfermito de tos, sólo tos pero la da una lata tremenda ya que no le da tregua para nada, no lo deja jugar, no lo deja aventar sus pelotas y no lo deja comer muy bien aunque por suerte no ha perdido el apetito, lo que sí hace la cochina tos es ponerlo muy pero en serio muuuuy de malas.

Durante tres días no fue a la escuela para evitar contagios masivos y esperando que pudiera aliviarse más rápido mientras estaba en reposo y siendo bien apapachado en casa. Parece que este remedio surtió un buen efecto en la salud del fulanito y ya está mucho mejor, incluso ayer se incorporó –muy, muy a su pesar- al kínder.

Pero parece que la apapachada extra fue contraproducente porque el chamaco no sólo anda todo chiqueón y exige que hagamos las cosas que quiere en el momento que él quiere, si no que anoche le dio por pararse a las 2 am y hacer berrinche quiensabe porque desatando toda clase de sentires: Má se desesperó, yo traté de apapacharlos y entender que le sucedía pero durante poco más de media hora tuvimos un episodio de berrinche con pataletas, mocos y harta harta lágrima.

Nunca supimos que le pasó… estaba como muy enojado por algo…lo intentamos todo: cambiamos pijama, le dimos agua, quisimos sacarlo de su cuna para apapacharlo sin éxito alguno, le hablamos bonito, le pedimos que se calmara, le hablamos más fuerte y nada….sólo nos quedo esperar a que el fulanito se calmara y él mismo pidiera un abrazo que le ayudó a tranquilizarse y ponerse de buen humor.

Pero he de decir que este abrazo lo puso tan de buenas que el chamaco quiso ponerse a jugar con cuanta cosa veía, así que tuvimos que apagarle la luz y darle una leche con choco para que se durmiera de nuevo. Digamos que el asunto no le gustó nadita pero sólo así pudimos dormir como a eso de las 3:30 o 4:00 am aunque fuera un ratito más…

Read more

m’ijo, el fulanito 2011-10-07 16:56:00

El fulanito anda punk…

El fulanito ha andado bien enfermito de tos, sólo tos pero la da una lata tremenda ya que no le da tregua para nada, no lo deja jugar, no lo deja aventar sus pelotas y no lo deja comer muy bien aunque por suerte no ha perdido el apetito, lo que sí hace la cochina tos es ponerlo muy pero en serio muuuuy de malas.

Durante tres días no fue a la escuela para evitar contagios masivos y esperando que pudiera aliviarse más rápido mientras estaba en reposo y siendo bien apapachado en casa. Parece que este remedio surtió un buen efecto en la salud del fulanito y ya está mucho mejor, incluso ayer se incorporó –muy, muy a su pesar- al kínder.

Pero parece que la apapachada extra fue contraproducente porque el chamaco no sólo anda todo chiqueón y exige que hagamos las cosas que quiere en el momento que él quiere, si no que anoche le dio por pararse a las 2 am y hacer berrinche quiensabe porque desatando toda clase de sentires: Má se desesperó, yo traté de apapacharlos y entender que le sucedía pero durante poco más de media hora tuvimos un episodio de berrinche con pataletas, mocos y harta harta lágrima.

Nunca supimos que le pasó… estaba como muy enojado por algo…lo intentamos todo: cambiamos pijama, le dimos agua, quisimos sacarlo de su cuna para apapacharlo sin éxito alguno, le hablamos bonito, le pedimos que se calmara, le hablamos más fuerte y nada….sólo nos quedo esperar a que el fulanito se calmara y él mismo pidiera un abrazo que le ayudó a tranquilizarse y ponerse de buen humor.

Pero he de decir que este abrazo lo puso tan de buenas que el chamaco quiso ponerse a jugar con cuanta cosa veía, así que tuvimos que apagarle la luz y darle una leche con choco para que se durmiera de nuevo. Digamos que el asunto no le gustó nadita pero sólo así pudimos dormir como a eso de las 3:30 o 4:00 am aunque fuera un ratito más…

Read more

m’ijo, el fulanito 2011-09-12 16:50:00


El fulanito va a la escuela

El fulanito empieza ya su tercera semana en la escuela y he de decir que más que contento entra resignado a clases. No se nos deja de hacer chiquito el corazón al verlo sollozar cuando se va y es más por sentir que mi chamaco puede sufrir en un lugar con gente y una rutina desconocida, pero más que nada me puede que el fulanito crea que su Má y yo lo estamos abandonando. Y sí, es una visión algo pesimista pero sin duda es la sensación que el fulanito tuvo durante estos días que lloró un poco a la entrada del colegio.

He de decir que el dichoso periodo de adaptación ha sido muy sufrido por todos en casa, no tanto como el fulanito pero el verlo hacer puchero cuando entra a la escuela nos hace el corazón bien chiquito mientras mi chamaco se adapta a un nuevo espacio con personas y rutinas bien diferentes a las que realizaba entre semana antes de entrar al maternal.

Sabíamos que iba a ser un poquito complicado pero la verdad no supe que tanto hasta que lo vivimos. Má y yo hemos buscado maneras de ayudar a que el fulanito se adapte pero a pesar de todo lo único y más importante de todo ha sido entender que es un proceso el fulanito tendrá que vivir, claro con nuestro apoyo, pero que tiene que transitar de alguna manera y esperamos que sea la mejor: el sentirse acompañado.

A mi chamaco se la ha complicado más de la cuenta porque anda bien chipil por el embarazo y sólo quiere estar con su Má y conmigo, además nos dimos cuenta que le está saliendo otro diente y eso lo hace ponerse más chipil aún (sí…más chipil y geniudo!) sin contar con las empachadas de baba, la diarrea y las pocas ganas de comer…al pobre se la ha juntado todo.

Lo importante es que estamos convencidos de que es lo mejor para el chamaco y seguimos con el proceso mientras lo apoyamos de todas las formas posibles. Má y yo estamos seguros que al pasar este periodo de adaptación el chamaco disfrutará mucho la escuela, ya que gran parte de nuestra decisión de llevarlo fue tomada porque se aburría mucho en casa y no podía aprender solamente lo que “Dora” y las “Mascotas Maravilla” les enseñaban mientras veía la tele. Además gracias a ese aburrimiento el chamaco ponía de cabeza la casa y no más se la pasaba inventado travesuras…mientras nos hacía ver una gran necesidad por aprender un chorro de cosas y querer jugar con niños de su edad.

Nuestra experiencia para acompañar al fulanito en el proceso de adaptación a la escuela la puedo resumir en un par de puntos, que quiero compartirles por si están en el mismo asunto:

  • En principio transmitirle buenos sentimientos sobre el ir a la escuela para que sepa que es un lugar en el que puede jugar aprender y convivir con chamaquitos de su edad
  • Integrarlo de manera gradual a su nueva rutina
  • Siempre animarlo y preguntarle cómo le fue y que es lo que hizo
  • Involucrarlo en la preparación del lunch
  • Todo el tiempo estar tranquilos para apapacharlo si lo necesita y darle seguridad
  • Decirle que siempre vamos a regresar por él (a nosotros nos ha funcionado el decirle que regresamos después de su clase de canto o estimulación, que es justo la que le dan antes de la salida)
  • Estar al pendiente de como es su desempeño en la escuela y con base en ello decidir si se le aumentan horas o disminuyen para que su adaptación sea mucho mejor
  • Y si nomás el asunto no cambia, primero estar bien convencidos en casa de que es lo mejor para su chamaquito, después apechugar los sentires, tener mucha paciencia y apapachos para nuestros hijos ya que estarán más sensibles que de costumbre
  • Esperar y apoyar, recordemos que cada chamaco vive el proceso a su paso y a su manera y tiempo

Seguiremos con los reportes para contarles como le (nos) va en este asunto.

Read more

m’ijo, el fulanito 2011-09-12 16:50:00


El fulanito va a la escuela

El fulanito empieza ya su tercera semana en la escuela y he de decir que más que contento entra resignado a clases. No se nos deja de hacer chiquito el corazón al verlo sollozar cuando se va y es más por sentir que mi chamaco puede sufrir en un lugar con gente y una rutina desconocida, pero más que nada me puede que el fulanito crea que su Má y yo lo estamos abandonando. Y sí, es una visión algo pesimista pero sin duda es la sensación que el fulanito tuvo durante estos días que lloró un poco a la entrada del colegio.

He de decir que el dichoso periodo de adaptación ha sido muy sufrido por todos en casa, no tanto como el fulanito pero el verlo hacer puchero cuando entra a la escuela nos hace el corazón bien chiquito mientras mi chamaco se adapta a un nuevo espacio con personas y rutinas bien diferentes a las que realizaba entre semana antes de entrar al maternal.

Sabíamos que iba a ser un poquito complicado pero la verdad no supe que tanto hasta que lo vivimos. Má y yo hemos buscado maneras de ayudar a que el fulanito se adapte pero a pesar de todo lo único y más importante de todo ha sido entender que es un proceso el fulanito tendrá que vivir, claro con nuestro apoyo, pero que tiene que transitar de alguna manera y esperamos que sea la mejor: el sentirse acompañado.

A mi chamaco se la ha complicado más de la cuenta porque anda bien chipil por el embarazo y sólo quiere estar con su Má y conmigo, además nos dimos cuenta que le está saliendo otro diente y eso lo hace ponerse más chipil aún (sí…más chipil y geniudo!) sin contar con las empachadas de baba, la diarrea y las pocas ganas de comer…al pobre se la ha juntado todo.

Lo importante es que estamos convencidos de que es lo mejor para el chamaco y seguimos con el proceso mientras lo apoyamos de todas las formas posibles. Má y yo estamos seguros que al pasar este periodo de adaptación el chamaco disfrutará mucho la escuela, ya que gran parte de nuestra decisión de llevarlo fue tomada porque se aburría mucho en casa y no podía aprender solamente lo que “Dora” y las “Mascotas Maravilla” les enseñaban mientras veía la tele. Además gracias a ese aburrimiento el chamaco ponía de cabeza la casa y no más se la pasaba inventado travesuras…mientras nos hacía ver una gran necesidad por aprender un chorro de cosas y querer jugar con niños de su edad.

Nuestra experiencia para acompañar al fulanito en el proceso de adaptación a la escuela la puedo resumir en un par de puntos, que quiero compartirles por si están en el mismo asunto:

  • En principio transmitirle buenos sentimientos sobre el ir a la escuela para que sepa que es un lugar en el que puede jugar aprender y convivir con chamaquitos de su edad
  • Integrarlo de manera gradual a su nueva rutina
  • Siempre animarlo y preguntarle cómo le fue y que es lo que hizo
  • Involucrarlo en la preparación del lunch
  • Todo el tiempo estar tranquilos para apapacharlo si lo necesita y darle seguridad
  • Decirle que siempre vamos a regresar por él (a nosotros nos ha funcionado el decirle que regresamos después de su clase de canto o estimulación, que es justo la que le dan antes de la salida)
  • Estar al pendiente de como es su desempeño en la escuela y con base en ello decidir si se le aumentan horas o disminuyen para que su adaptación sea mucho mejor
  • Y si nomás el asunto no cambia, primero estar bien convencidos en casa de que es lo mejor para su chamaquito, después apechugar los sentires, tener mucha paciencia y apapachos para nuestros hijos ya que estarán más sensibles que de costumbre
  • Esperar y apoyar, recordemos que cada chamaco vive el proceso a su paso y a su manera y tiempo

Seguiremos con los reportes para contarles como le (nos) va en este asunto.

Read more