Peripecias de un papá: Su futuro pasado

Estando a un par de días de celebrar el cuarto aniversario de Miguel, me parecía indispensable volver a dar vida a esta sección. Sí, cuatro años ya desde que nació, y algunos meses más desde que comencé a narrar estas peripecias que en un principio eran de pre-papá. El paso del tiempo es inapelable, no cabe duda, pero lo que más lo pone en evidencia, lo que más hace que sientas que pasa por encima tuyo como una apisonadora, son los cumpleaños de nuestros hijos… y también un poco esas fotacas de archivo que Facebook se empeña en que compartas.

La entrada Peripecias de un papá: Su futuro pasado aparece primero en decabo.com.

Sigue leyendo ->

Un monstruo viene a verme. Crítica en una anécdota.

Al terminar la película “Un monstruo viene a verme” debería estar prohibido que encendieran las luces de la sala de repente, nada más empezar los títulos de crédito. Estoy seguro que la ristra de letras aquí no ha sido creada con el único fin de informarte sobre los responsables de la obra, sino sobre todo para darte un tiempo de aclimatación a la realidad. Mientras el destello me cegaba sin piedad, intentaba recomponer mi rostro, y por recomponer me refiero a disimular, a base de restregar con las manos, los surcos que las lágrimas habían ido dejando en mi cara

La entrada Un monstruo viene a verme. Crítica en una anécdota. aparece primero en decabo.com.

Sigue leyendo ->

Piel fina como el pellejo de un zurullo de coña.

No quiero que esto sirva de excusa para mi larga ausencia en el blog, pero, madre mía, qué mal está últimamente el panorama para los que nos dedicamos al mundo del humor. Cada vez es más difícil hacer un chiste sin que haya alguien que se sienta ofendido. Antes cuando sólo se hacía humor sobre un escenario te arriesgabas a un tomatazo, ahora cuando se hace en Twitter o en otras redes sociales puedes llegar a ser víctima del linchamiento popular. Así que he decidido ser por hoy un miembro indignado de una minoría ofendida, la de los graciosillos estresados

La entrada Piel fina como el pellejo de un zurullo de coña. aparece primero en decabo.com.

Sigue leyendo ->

Peripecias de un papá – Historia de un parto normal.

Hoy me apetece viajar al pasado, un pasado que parece ya tan lejano que se hace imposible negar la existencia del acelerador temporal que viene de regalo con la paternidad. En esta aventura compartida con vosotros me dejé el día más importante en el camino, o cuando menos pasé de puntillas sobre él. Seguramente porque en aquellos momentos mis cinco sentidos eran demandados por los llantos ultrasónicos de una criaturilla recién estrenada. Hoy parece el momento ideal, porque en estos momentos nuestro jefe, don De Cabo, se encuentra a punto de pasar por un trance similar. Por lo que le

La entrada Peripecias de un papá – Historia de un parto normal. aparece primero en decabo.com.

Sigue leyendo ->

Peripecias de un papá – Miserias

La vida está llena de patrones preconcebidos no se sabe cuando por no se sabe quién. Yo no formé parte de su elaboración y probablemente tú tampoco. Y sin embargo parece que nuestra felicidad o, cuando menos, nuestra virtud depende de ellos. En el mundo de la paternidad existen escuelas a las que hay que adscribirse en su totalidad. Hacerlo a medias te deja en tierra de nadie, el lugar perfecto para los que amparan sus miedos y sus inseguridades al refugio de esos patrones que dictaron sus escuelas te señalen con el dedo. Patrones en cuya elaboración no participaron.

La entrada Peripecias de un papá – Miserias aparece primero en decabo.com.

Sigue leyendo ->

Peripecias de un papá: El graduado

Aunque ha pasado más de un mes, esta sección no podía dejar pasar por alto este momento tan importante en la vida de todos los que rodeamos a mi hijo. Por si no ha quedado bien claro el matiz, recalco, importante para todos, no para él. Dudo mucho que Miguel guarde un sitio en la memoria para el día de su graduación en la guardería, y, a poco que la adolescencia le enfatice el sentido del ridículo, no me extrañaría que incluso se encargue de eliminar las pruebas gráficas. Desde la perspectiva de los que fueron padres hace tiempo, desde

La entrada Peripecias de un papá: El graduado aparece primero en decabo.com.

Sigue leyendo ->

Peripecias de un papá: Click & Boo

Hay varias cosas que tienen en común los niños pequeños, las mascotas y los coches nuevos: no tienen la capacidad para desetiquetarse en Facebook, nunca protestan cuando se publican sus fotos y sus progenitores los utilizan para abrasar al extramundo. Y no lo hacen por sadismo, ni por afán de protagonismo, simplemente lo hacen porque el amor es ciego y son incapaces de percibir falta de fotogenia en sus objetos de deseo o falta de interés en apreciarlo en las personas de su entorno. Nosotros no nos salimos de la norma en este caso. Existen ya más fotos de Miguel

La entrada Peripecias de un papá: Click & Boo aparece primero en decabo.com.

Sigue leyendo ->

Peripecias de un papá – El momento del “sinpa”

Mi pérdida de regularidad en la escritura de esta sección me había impedido compartir con vosotros, hasta hoy, uno de los momentos más temidos y que, como en tantos otros casos que hemos vivido, a la hora de la verdad no ha sido para tanto: la retirada del pañal. Yo que estaba listo para hacer el post más escatológico del año y que había empezado a sacar a pasear el perro de un amigo para aprender a recoger cacas del suelo, me encuentro ahora en un escenario mucho más limpio y que por tanto, da menos juego. No obstante teniendo

La entrada Peripecias de un papá – El momento del “sinpa” aparece primero en decabo.com.

Sigue leyendo ->

Peripecias de un papá. Aquellos maravillosos 2 años.

Por unas razones u otras he ido posponiendo mi cita con estas peripecias paternales y mi hijo, lejos de toda consideración con vosotros lectores, ha seguido progresando por la vida, yo diría que incluso al galope. Así que hoy para aquellos padres que vienen a rebufo (y para algún futuro padre que capitanea un blog que yo me sé) que utilizan estas líneas como cuaderno de bitácoras de referencia para su travesía por la paternidad, me dispongo a hacer un resumen de lo acontecido desde que Miguel cumplió los dos años, un período de actividad, desarrollo y diversión como no

La entrada Peripecias de un papá. Aquellos maravillosos 2 años. aparece primero en decabo.com.

Sigue leyendo ->

Peripecias de un papá: Cómo evitar un berrinche.

Este blog de aventuras paternales nació con vocación de guía para los que vienen detrás pero reconozco que poco a poco se ha ido convirtiendo en diario personal. Hoy intentaré recuperar ese espíritu inicial pero poniendo por delante la única máxima que se cumple siempre: “cada niño es un mundo”. Lo digo porque habrá padres veteranos a los que en lugar de sacar una sonrisa divertida les saque una mueca torcida de sarcasmo e incredulidad. Reconozco que, al menos hasta el día de hoy, mi hijo, con pequeñas excepciones en forma de berrinche irracional, se porta fenomenal y eso lo

La entrada Peripecias de un papá: Cómo evitar un berrinche. aparece primero en decabo.com.

Sigue leyendo ->

Peripecias de un papá – Having Flan

Con algo más de año y medio de existencia a sus espaldas nuestro bebé pronuncia con toda claridad la frase “Es mío”. No sé si la aprendió de nosotros, de otros niños o, viendo como está el mundo, es que la esencia de la humanidad le está empezando a brotar por las cuerdas vocales. Por suerte todavía no comprende del todo su significado y la utiliza lo mismo para reclamar la posesión de un juguete que para mostrar su desacuerdo ante una incursión sorpresa de dedos cosquilleros. El caso es que me temo que nos hallamos en un momento clave

La entrada Peripecias de un papá – Having Flan aparece primero en decabo.com.

Sigue leyendo ->

Peripecias de un papá – Entrar en barrena.

Estoy prácticamente seguro que en algunos de mis primeros capítulos de peripecia paternal hablé de la bipolaridad que caracteriza a los recién nacidos y que los convierte en un minuto en la cosa más achuchable del planeta (exceptuando las curvas de ciertas mujeres que no tienen cabida en este contexto) y al minuto siguiente en un ser poseído y berreante que se mueve por espasmos siguiendo patrones de comportamiento impredecibles. Pasan los meses, cruzamos el año y medio de vida, y a pesar de su corto vocabulario, se puede dialogar y hasta negociar con el bebé. Va madurando neuronalmente y

La entrada Peripecias de un papá – Entrar en barrena. aparece primero en decabo.com.

Sigue leyendo ->