La vida no se medica, pero estamos sobremedicados

La tristeza no es una enfermedad, ni lo es estar agobiado por el trabajo, nervioso por tener que hablar en público, por los exámenes, ni el niño que se mueve, que suspende o que es un poco despistado. Todo esto son problemas cotidianos que no requieren medicación, o al menos no deberían requerirla. Esto es, […]

Sigue leyendo ->