Que mochila escoger para la vuelta al cole

Si no tienes ni idea de Que mochila escoger para la vuelta al cole, te demajos unos tips para poder escogerla con éxito y no morir en el intento. Considera tus necesidades. Echa un vistazo a la lista de material de tu escuela (si te proporcionan uno) y sus políticas sobre mochilas, los libros de texto […]

Read more

Això s’acaba, això comença…

Quina sensació de vertigen. Res no serà igual. Passi el que passi diumenge, el dia 1-O, res no serà igual. Això s’acaba, això comença. Votem o no ens deixin votar, res no serà igual. Si votem perquè haurem votat, i sino votem, perquè no ens ho hauran deixat fer. L’1 d’octubre de 2017 serà una […]

Read more

Próxima entrevista a Belén Boville y su libro Pitré no es verde

Proximamente tendremos en el podcast a Belén Boville Luca de Tena escritora, guionista y periodista española que nos presentará su novela juvenil bilingüe. Pitré no es verde / Pitré is not green: Una novela escrita en español e inglés, dirigida al público juvenil de 10 a 15 años en la que encontraremos la aventura de Pitré, un joven humanoide … Continue Reading about Próxima entrevista a Belén Boville y su libro Pitré no es verde

La entrada Próxima entrevista a Belén Boville y su libro Pitré no es verde aparece primero en Crecer En Inglés.

Read more

Próxima entrevista a Belén Boville y su libro Pitré no es verde

Proximamente tendremos en el podcast a Belén Boville Luca de Tena escritora, guionista y periodista española que nos presentará su novela juvenil bilingüe. Pitré no es verde / Pitré is not green: Una novela escrita en español e inglés, dirigida al público juvenil de 10 a 15 años en la que encontraremos la aventura de Pitré, un joven humanoide … Continue Reading about Próxima entrevista a Belén Boville y su libro Pitré no es verde

La entrada Próxima entrevista a Belén Boville y su libro Pitré no es verde aparece primero en Crecer En Inglés.

Read more

RECORDANDO A EVA

Palabras en recuerdo y homenaje a mi colega, la constitucionalista EVA MARTÍNEZ SEMPERE.

En estas primeras semanas del curso he vuelto a ser insistente, como cada año, en mi crítica a la mirada androcéntrica y patriarcal que ha dominado la construcción del Estado moderno, la lógica jurídica, el sistema de los derechos humanos y, en definitiva, un modelo de subjetividades que todavía hoy arrastra el poderío masculino y la subordiscriminación femenina.


Como cada septiembre vuelvo a explicarles a mi alumnado que en 1791 Olimpia de Gouges alzó su voz reclamando equivalentes derechos y libertades y apenas dos años después le cortaban la cabeza. Sin duda, la metáfora más cruel y sangrienta de lo que las revoluciones liberales, como todas las revoluciones que en la historia han sido, han hecho con las mujeres.


Cuando recuerdo la voz de Olimpia, o la de Mary Wollstonecraft, o la de las sufragistas, o la de Clara Campoamor contestándole a diputados que como Novoa Santos argumentaban que la mujer era pura histeria, no puedo evitar acordarme de todas esas colegas feministas, juristas feministas, que hace tiempo me ofrecieron unas gafas violentas con las que pude darme cuenta de hasta qué punto la miopía machista me hacía ver distorsionada la realidad.


Me siento entonces tremendamente agradecido a ellas, en deuda permanente con ellas, porque sin su magisterio no sería hoy ni el constitucionalista ni, mucho menos, y más importante todavía, el hombre que soy ahora.


Una de esas mujeres fue, ha sido, es, sin duda, Eva Martínez Sempere.  Fue de su mano cómo empecé a descubrir la mixitud de la Humanidad, las trampas de la ciudadanía demoliberal, lo imperfecto de una democracia que sin ellas no lo es. Fue ella la que, supongo que sin saberlo, y ahora me arrepiento de no habérselo dicho de manera más expresa, me puso sobre la pista de la democracia paritaria, de la necesaria educación igualitaria o de la imperfección de unos derechos humanos hechos a imagen y semejanza del sujeto varón. Fue ella además la que en un ya lejano congreso de la ACE me insistió más, y además hizo todo lo posible, para que me incorporara a la Red FEMINISTA DE DERECHO CONSTITUCIONAL. Feliz entonces y ahora de sentirme un “hombre cuota”. Y todo ello con esa especie de levedad de bailarina frágil con la que Eva lo hacía todo. Como si habitara en un bosque en el que al fin se hubiera evaporado la distinción jerárquica entre genios y musas.


Como me imagino que a ella no le habrían gustado las ceremonias fúnebres, ni las oraciones, ni siquiera los homenajes públicos, siento que la mejor manera de tenerla presente es intuirla al lado de esas voces de mujeres que cada Septiembre recupero en mis aulas. En ese hilo de genealogía feminista que lleva siglos gritando con Olimpia:


“Mujer, despierta; el rebato de la razón se hace oír en todo el universo; reconoce tus derechos. El potente imperio de la naturaleza ha dejado de estar rodeado de prejuicios,fanatismo, superstición y mentiras. La antorcha de la verdad ha disipado todas las nubes de la necedad y la usurpación. El hombre esclavo ha redoblado sus fuerzas y ha necesitado apelar a las tuyas para romper sus cadenas. Pero una vez en libertad, ha sido injusto con su compañera. ¡Oh, mujeres! ¡Mujeres! ¿Cuando dejaréis de estar ciegas?

¿Qué ventajas habéis obtenido de la revolución? Un desprecio más marcado, un desdén más visible. […] Cualesquiera sean los obstáculos que os opongan, podéis superarlos; os basta con desearlo.”

Read more

CHARAMSA CONTRA LAS MASCULINIDADES SAGRADAS

El patriarcado no es solo una estructura de poder o un sistema que reparte de manera asimétrica derechos y  oportunidades en función del sexo, sino que es también, y ante todo, un orden cultural. Es decir, el patriarcado ha necesitado siempre y continúa necesitando hoy un andamiaje construido sobre discursos, imaginarios y relatos colectivos en los que sostener el binomio supremacía masculina/subordinación femenina. A lo largo de la historia los hombres han ido construyendo narraciones que han sido determinantes en la configuración de las subjetividades de unos y de otras. Ahí está la mitología clásica como buena muestra de cómo entender por ejemplo la masculinidad heroica y violenta. Estos relatos fueron posteriormente asumidos y multiplicados por las religiones, muy especialmente por las monoteístas, que han sido las que no han duda en santificar los “pactos juramentados” entre varones. El Dios hombre ha servido para avalar la absoluta monarquía masculina y ha justificado la expulsión de Eva no solo de paraíso sino también de los espacios comunes en los que no debería tener ni voz ni palabra.
En esa construcción de las masculinidades sagradas, tal y como las define con acierto el teólogo Juan José Tamayo, ha sido esencial la expulsión a las afueras de quienes rompían con la norma heterosexual y, en consecuencia, con los pilares de un orden hecho a imagen y semejanza de los patriarcas. De ahí que la homofobia haya sido y sea un componente esencial en la construcción de una masculinidad hegemónica que tradicionalmente han considerado traidores a los que se apartaban del régimen heteronormativo. No hace falta recordar aquí cómo la homosexualidad ha sido pecado, delito y enfermedad: las tres grandes herramientas de poder disciplinario mediante las que en una sociedad se marca lo que vale y lo que no, quien está dentro y quién fuera.
A estas alturas del siglo XXI, y cuando las sociedades han ido superando en gran medida esos lastres homófobos, resulta especialmente alarmante y doloroso que la Iglesia Católica continúe manteniendo sus dogmas tradicionales y no se haya movido ni un centímetro con respecto a lo que siempre ha pensado de quienes han hecho uso de su libertad afectiva y sexual. Una discriminación que, lógicamente, está muy ligada al mantenimiento de las mujeres en un estatus devaluado con respecto a los hombres. Al final la homofobia, en un sentido amplio, no es otra cosa que la expresión radical del rechazo a lo femenino, a lo que se identifica con las mujeres. De ahí el valor simbólico de un insulto tan habitual entre varones: eres un maricón, un mariconazo, una nenaza.
Como tampoco el Papa Francisco ha sabido remover con valentía esos lodos, tiene tantísimo valor el testimonio que nos ofrece Krzysztof Charamsa en su libro La primera piedra. Charamsa, que estaba situado en uno de los más altos escalones del poder eclesiástico – era oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe – saltó a todos los medios cuando en 2015 hizo pública su homosexualidad y presentó a su pareja. El Vaticano reaccionó expulsándolo y tratando de silenciar el asunto. Sin embargo, el efecto fue el contrario: la experiencia de este sacerdote polaco servía para sacar a la luz la enorme responsabilidad de la Iglesia Católica en mantener la humillación de tantos seres humanos a los que desprecia por razón de su orientación sexual.
En su hermoso libro, sin duda uno de los más desgarradores e intensamente comprometidos que he leído en los últimos años,  Charamsa parte de la al fin asunción gozosa de su condición sexual: “Es el don para un homosexual tal como lo es la heterosexualidad para un heterosexual. Es el don de mi Dios, el don de la naturaleza, el don de la vida. Es la buena energía que se entrega a todo ser humano. La energía buena solo puede ser contaminada por la homofobia.” Y desde esa posición de ser absolutamente empoderado hace un llamamiento no solo a la urgente transformación que en esta materia necesita la doctrina oficial de la Iglesia sino también una necesaria reflexión sobre la histórica responsabilidad de la misma en el dolor causado a tantísimas personas.
Siguiendo su relato biográfico, en el que sin duda a muchos les resultará fácil reconocerse, es imposible no entender cómo la dignidad es un concepto hueco sino lo construimos desde la igualdad entendida como el reconocimiento de las diferencias. Este hombre, fascinado por Judith Butler, y que como bien nos cuenta se salvó, como tantos, gracias a novelas o películas en las que pudo ver y entender que no era ni un enfermo ni un bicho raro,  no se muerde la lengua al hacer su denuncia: “Mientras no se despierte de sus múltiples retrasos, la Iglesia aniquila espiritual, psicológica y socialmente a los gais, no pocas veces llevándolos a la muerte física: crea ese clima en que se hace fácil odiar a una persona gay, lesbiana, bisexual, transexual o intersexual, una persona frágil cuya única culpa es pertenecer a una minoría y tratar de ser feliz tal como es. Todo esto siembra muerte, aunque nadie está en condiciones de probar cuántas son las víctimas ni de demostrar las consecuencias de un discurso hecho con los labios sucios de amor, que en realidad condenan a las personas.”


El polaco, que se emocionó tanto al ver en el cine la imposible historia de amor de Ennis del Mar y Jack Twist, pone su dedo acusador en una institución especialista en mantener una doble moral y en generar un sentimiento de culpa que todavía hoy continúa minando la vida de quienes sienten sobre sí mismos el látigo de la moralidad católica. Su compromiso militante, ahora que al fin se siente libre y enamorado, un hombre que al fin no ha de renegar de haberse enamorado de otro, le lleva a afirmar cosas como la siguiente: “Estoy convencido de que hoy la sociedad, para ayudar a la Iglesia, debería invitar al clero y a los distintos curas a revelar públicamente la propia sexualidad. Habría que preguntar a los obispos, sacerdotes, diáconos y catequistas cuántas veces se masturban, cuántas veces sienten la tentación, en quién piensan en sus fantasías –¿en una mujer o en un hombre? ¿o quizás en una orgía?–, hasta qué punto son o se han vuelto asexuados… Se debería invadir la intimidad de los curas, como hacen ellos con los creyentes en nombre de la Iglesia, porque esta podría ser la única vía para hacer presión sobre la hipocresía de una comunidad inhumana. Hoy la Iglesia necesitaría su propio Alfred Kinsey para que indagara sin miedo y presentara la verdad sobre cómo están las cosas en el clero, en la Iglesia «abstinente» del sexo. Una Iglesia que me ha herido durante toda la vida en uno de los aspectos más delicados de mi personalidad, mi sexualidad sana y natural, alimentando en mí un patológico sentimiento de culpa, un verdadero terror.”


El retrato que Charamsa hace del clero es demoledor: “En su conjunto el clero nunca ha suscitado en mí emociones positivas: la mayoría de las veces se comporta como un rebaño de hombres acomplejados y profundamente infelices, que compensan los naturales deseos sexuales, sean homo o hetero, con la carrera, el dinero y una exasperada búsqueda del poder y del control sobre los demás.” Incluso no renuncia a su sentido del humor y a la ironía para evidenciar la hipocresía de un espacio tan indecente: “El clero católico es esa corporación que, vestida con ropas femeninas, veta histéricamente que un chico se ponga una falda (como hacen los escoceses) e intente salir a la calle así. Travestis que persiguen a otros travestis. Sotanas, albas, casullas… Me pregunto cuándo el mundo empezará finalmente a pedir explicaciones sobre la presunta necesidad de estos uniformes.”
El gran valor de La primera piedra, y más allá del relato de lo que ha sido todo un proceso personal de lucha y de reconocimiento, es el llamamiento que hace a revisar unos planteamientos teológicos y una moral que hacen que la Iglesia Católica se mantenga muy alejada de los apelativos cristianos a la igual dignidad del ser humano, al sentido emancipador que ha de tener cualquier dimensión espiritual, a la raíz última del amor como motor que hace posible que el individuo crezca y multiplique sus dones. Una revisión que, por supuesto, ha de partir de la superación de la concepción androcéntrica y patriarcal que sigue dominando las estructuras básicas del poder eclesiástico y, por tanto, de la interpretación privilegiada de los dogmas y las escrituras. Bastaría con atender, por ejemplo, a esas otras teologías que por el mundo complejo del siglo XXI luchan por hacerse visibles, como las feministas, las queer o todas las que en general nos remiten a un sur alternativo. Tal y como bien explica Juan José Tamayo en su libro recién publicado Teologías del Sur. El giro descolonizador  (Trotta, 2017).
Se trata de un horizonte urgente e inaplazable porque está en juego la dignidad de millones de personas, la felicidad y el bienestar de muchos seres humanos que todavía hoy son perseguidos y anulados por su orientación sexual, la realidad de una democracia que no podrá calificarse como tal mientras que ampare en su seno a colectivos e instituciones  que niegan cotidianamente la efectividad de la igual dignidad de todos y de todas. El libro de Krzysztof, al fin feliz en su amada Barcelona al lado de su amado Eduard, es todo un aldabonazo en las conciencias y una magnífica lección de cómo los verdaderamente enfermos, pecadores o incluso delincuentes son los que se empeñan en prorrogar y justificar la fobia al diferente. Esos, como bien dice Krzistof, son las verdaderas “nenazas”.

Read more

Aparcamientos para familias

En los grandes Centros Comerciales e incluso en algunos parking se han habilitado nuevas zonas además de los aparcamientos reservados para gente con movilidad reducida. Estos son los aparcamientos para embarazadas y los de familia. ¿La gente respeta estos aparcamientos? ¿Por qué nunca encuentro sitio en ellos? Hoy analizaremos esta problemática en el blog.


Aquí en Cádiz, mis dos centros comerciales más cercanos son el de Bahía Sur, en San Fernando, y Área Sur, en Jerez de la Frontera. Acudimos más al de San Fernando porque lo tenemos al lado, pero en de Jerez está Primark por lo que es el de cabecera de esta familia. En éste último hay dos bolsas de aparcamiento, una por cada gran puerta del centro. Solemos aparcar siempre en la primera y en esa solo hay dos grandes aparcamientos, uno para familia y otro para embarazadas. Aquí si hemos tenido suerte alguna vez y lo hemos podido utilizar, toda una proeza para lo concurrido que está siempre. En la otra bolsa de aparcamiento hay más huecos reservados para estas personas, pero cogerlos sigue siendo una difícil misión.

El que me indigna es el de Bahía Sur, allí en la misma entrada hay varios aparcamientos habilitados para familias y nunca, nunca hay sitio. Sea la hora que sea, vayas cuando vayas, está todo lleno. Se ve que el único requisito que hay para que aparques es llevar una sillita de bebé/niño en el coche, así que muchos aprovechan aunque no vayan con el niño, o se bajan con un niño con bastantes pelos en sus partes íntimas. Otros muchos directamente pasan completamente del tema y aparcan allí porque les sale del alma, sin niños, sin sillas ni nada de nada. Todo por la vagancia de no ir un poco más adelante a buscar sitio y dar vueltas por la bolsa de aparcamiento. Esa bolsa está en filas y los primeros aparcamientos de cada una de ellas es de embarazadas, cosa que se respeta lo mismo que a las familias.

Así que hoy vengo a quejarme de esta situación y a pedir respeto por estas zonas habilitadas. En muchos sitios tampoco se respetan los aparcamientos de movilidad reducida pero en los Centros Comerciales, donde vas a pasar un tiempo considerable la gente se corta más en aparcar. No pasa esto con los de familia, tampoco hay alguien que vigile que estos sitios están siendo usados de manera correcta y no por los 3 caraduras de turno, así que ellos se aprovechan. La verdad que puede parecer una tontería pero se agradece tener sitios así y disponer de ellos cuando vas a hacer una compra y tienes que llevar a tu hija en el carrito. Ya no solo hablamos de la cercanía a la puerta sino también de que son más espaciosos. Seguro que alguna vez has sufrido porque alguien ha metido el coche como le ha dado la gana, pegándolo demasiado, y te impide abrir bien la puerta para montar al bebé en la silla; o, te lo ha pegado tanto que abrir el maletero para meter el carro es una odisea. Y qué demonios, si están habilitados para nosotros pues que se nos respete un poco.

Y hablando de respetos y aprovechando la coyuntura voy a hacer una queja más. Señoras y señores que estáis muy sanos y con una movilidad estupenda, si en un centro comercial hay 2 míseros ascensores y el resto son escaleras mecánicas, deje a personas mayorse y familias con carritos el uso de los ascensores y vaya usted por la escalera. Es mecánica, no tendrá que hacer ningún esfuerzo para  subir y no molesta usted tanto. Me da un coraje tremendo estar esperando un ascensor y ver que delante mía a gente que podría ir andando estupendamente y que encima está ocupado por gente que igualmente podría haber bajado por la escaleras mecánicas. Encuentras gente cívica, que lo piensa usar pero se da cuenta que el que está detrás lo necesita más, ya sea una familia con un carrito o una persona mayor o en silla de ruedas. Lástima que son pocos los que me he encontrado.

Hay mucha falta de educación y de civismo en estos temas, es obvio que están ahí para ser usados pero hay que ser conscientes de que cada cosa tiene su prioridad. ¿Tan difícil es dejar los aparcamientos habilitados para quienes están destinados? Hay que concienciar a la gente porque muchos se piensan que la embarazada no necesita ese lugar privilegiado o la familia con el bebé tampoco. Pues sí hace falta, ayuda y es una comodidad más que seguro te encantaría si estuvieras en esa situación.

Read more

Viernes dando la nota #221: Sueños

Empiezo con una confesión: no me gusta R.E.M. Nunca me gustaron demasiado, no me atrajeron, ni llamaron la atención. Para cuando llegó el bombardeo cansino del Losing my Religion ya estaban en mi lista –muy personal– de prescindibles sobrevalorados. De hecho esa canción podría haber estado perfectamente en mi #VDLN de ‘Canciones que Odio’. Pero debo reconocer que son historia de la música, así que a Stipe lo que es de Stipe. Puede que esto le suene a sacrilegio a más de uno, pero para gustos y aversiones, las bandas de rock. Como es habitual, siempre hay excepciones. Creo que esta es la única canción de R.E.M. que me gusta por sí misma, sin connotaciones o excusas. Y ahora que se acerca el fin del mundo tal y como lo conocemos, no se me ocurre un tema más oportuno.

Existe otra excepción, aunque el motivo de este tema es distinto. Era la banda sonora del opening de una serie de principios de los 90 que pocos recordarán, pero a mí me parecía genial: Get a life. Y hoy precisamente R.E.M. también viene a cuento por esta canción: Me paro en el lugar donde vivo, en el lugar donde estoy, y miro al norte, o al oeste. Si todo va como debería –o no–, para cuando estéis leyendo y escuchando este #VDLN habremos formalizado ante notario, y previo pago de gastos absurdos e impuestos indecentes, la compra de la casa donde vivimos, la Academia-Jedi.

Y no, no haré ninguna asociación al sueño, a la fase REM, o a desórdenes como insomnio, disomnia, terrores nocturnos y demás. Soy padre de mellizos de 5 años. Un saludo enorme a mis compañeros los Hyperactives. Este #VDLN va por vosotros. 😘 😉 La semana que viene, más. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook


Consigue aquí el código InLinkz.

Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.

BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):

Hospedado en WORDPRESS.COM:

Gracias a todos por participar. ¡Y a dar la nota!

Suscríbete por correo electrónico.

Read more

Mi referéndum clandestino hace algo parecido…

Esta mañana no me he levantado nada bien. He puesto la radio y todo son desgracias y calamidades, el periódico es lo de siempre y de la televisión mejor no hablamos. Así que me he deprimido. Y cuando me deprimo soy cansino, lamentable y soporífero. Me agobio, me encuentro más incómodo que un yonki probándose […]

The post Mi referéndum clandestino hace algo parecido… appeared first on Cartas a 1985.

Read more

068-Abuelos con nietos bilingües

¿Qué piensan y cómo se sienten los abuelos con nietos bilingües? Ellos tienen mucho que decir, son parte de la familia y de la educación de nuestros hijos. Y para muchos esto de criar bilingüe es algo nuevo, igual saben algunas palabras y otros sienten pasión por el idioma. Sea como sea, en este programa … Continue Reading about 068-Abuelos con nietos bilingües

La entrada 068-Abuelos con nietos bilingües aparece primero en Crecer En Inglés.

Read more

Quiero ser como Verdeliss

El otro día mientras miraba el salón con todos los juguetes tirados por el suelo, después de haberlo recogido 3 veces entre yo y su madre pensé: “Me encantaría ser como Verdeliss, esa chica que es capaz de grabarse día tras día con el salón impoluto teniendo más hijos que pelo en la cabeza. Así que la intención es clara, voy a amaestrar a mi hija para dejarla tan mansa como veo a los bebés de esta chica youtuber e influencer.

Yo no sigo mucho a esta señora y he visto pocos vídeos de ella, uno fue el del último parto en el que se tuvo que pixelar el potorro para que no le borrarán el vídeo los señores de YouTube y no recuerdo nada más desagradable. El caso que uno de los vídeos que vi me asombró  porque tenía a sus hijos pequeños sentados en una alfombra con 2 juguetes cada uno y se movían menos que los ojos de Espinete. La envidia recorrió mi cuerpo, ¿Cómo podía ser posible? Ese suelo tal limpio, esos niños tan dóciles, ¡Qué alegría! Y así deberá ser su día a día porque no se puede tener casa más limpia y recogida que la de esta familia.

Nosotros le tenemos puesto un cajón de juguetes en el salón, además tiene la cuna de viaje también llena de juguetes y peluches, pero esos casi ni se acuerda que están ahí. Mi hija debe ser muy indecisa porque yo no le puedo dar dos juguetes y que se apañe con ellos, ella quiere todos, un ratito cada uno. Coge y tira, coge y tira y así, durante toda la tarde. Uno ve la oportunidad de recoger cuando la niña se pone a ver la Peppa Pig, se vuelve a meter todo en el cajón de los juguetes y volvemos a ver el suelo del salón. Es entonces cuando las ganas de jugar vuelven y nos vuelve a esparcir todos los juguetes por el suelo, habrá durado el salón recogido 15 minutos en un día bueno. Esto en los mejores casos, en el peor mientras recoges la tienes detrás volviendo a sacar los juguetes. Por más que quieres darle uno para que juegue con ese y puedas recoger los demás no lo hará. Si le pides que te ayude a recoger lo hará, le gusta mucho meter los juguetes en el cajón, lo malo es que también le gusta mucho sacarlos. Así que su juego es meterlos y sacarlos continuamente y entremedias se aplaude sola y dice “bieen”.

El otro día tuvimos el primer accidente por este problema y es que cuando llegué de comprar y lo dejaba en la cocina escuché un ruido y un grito. Al llegar al salón y me encontré a mi señora esposa de rodillas. Si no hubiese sido por sus gritos de dolor pensaría que estaba pidiéndome matrimonio o que estaba rezando pero no, se había resbalado con uno de los juguetes de la niña.

Así que quiero ser como Verdeliss para acabar con este problema pero no sé por donde empezar. ¿Se supone que debo dejarle dos míseros juguetes en una manta de suelo y dejarle a su aire que se aburra? Quizás me cueste porque esta niña cuando se aburre es muy pesadita y prefiero mil veces que esté revoleando juguetes a dando ruido. Imagino que tendré que sumergirme en los talifanes de Verdeliss y aprender de la diosa maternidad del YouTube.

Read more

#ConfesionesDeUnPapaNormal: Mi infancia en Venezuela

Tengo muy buenos recuerdos de mi infancia en Venezuela. Vivía en una zona de chalets muy tranquila, donde no había mucho tráfico de coches y donde todos los vecinos se conocían. Aquello permitía que los niños del barrio hiciésemos vida en la calle, sin mayor preocupación para nuestros padres. Internet no existía y las consolas … Leer más “#ConfesionesDeUnPapaNormal: Mi infancia en Venezuela”

Read more

SOBRE LA MESA en Verkami

Pues ya estamos al lío: ¡empieza la campaña de crowdfunding de Sobre la mesa, el cómic recopilatorio de juegos de mesa de Joan Tretze y un servidor! Echadle un vistazo en Verkami. Atentos, que si os hacéis mecenas durante las primeras 48 HORAS os lleváis una carta exclusiva y pandémica: ¡OFERTA “EARLY GRIPE AVIAR”!

Read more

#LatimosJuntos: aprendiendo sobre la insuficiencia cardiaca

El pasado día 20 de septiembre pude asistir a un evento organizado en Sevilla por Madresfera y Novartis, sobre la Insuficiencia Cardíaca#IC–y cómo prevenirla con hábitos de vida sana y cocina cardiosaludable. La cita y la excusa ya de por sí era interesante, pero como siempre, la idea es pasar una tarde distinta y, sobre todo, poder ver a amigos y amigas blogueras. Así que nos encontramos todos en Gastromentor, dispuestos a abrazar, besar y charlar mucho.

Las charlas fueron de lo más amenas e interesantes, muy cercanas, y la verdad es que se sorprendes de la incidencia de esta enfermedad crónica y de lo poco que la conocemos y prevenimos. Empezamos con el doctor Alejandro Recio, cardiólogo del Hospital Universitario Virgen Macarena, y la enfermera Juana Delgado Pacheco, del H. Puerta del Mar de Cádiz. Conocimos datos demoledores sobre el impacto y la mortalidad que causa la #IC, y cuáles son los pilares para la vigilancia y el tratamiento. Litro y medio de líquidos, cero sal, hábitos de vida saludables, ejercicio, comida cardiosaludable, la familia y el apoyo, las asociaciones de ayuda, la concienciación… Todo cuenta.

Importante el seguimineto de los síntomas de la #IC, debito a la alta prevalencia y mortalidad. @on_cardiologia @madresfera #LatimosJuntos pic.twitter.com/nZnqGMCH4k

— La parejita de golpe (@laparejadegolpe) 20 de septiembre de 2017

Luego conocimos a Manuela y Pilar, hermanas, lo comparten todo, hasta la #IC; los síntomas, los cuidados, la vida. ¡Admirables! Nos contaron sus vivencias -podéis verlas aquí– y fueron el ejemplo perfecto para que aprendiéramos y comprendiéramos la importancia de los cuidados y la prevención. Estuvieron acompañadas por Maite San Saturnino, presidenta de la asociación de pacientes Cardioalianza, que integra a más de 21.000 familias con la misión de mejorar la calidad de vida y el bienestar de los pacientes con enfermedades cardiovasculares. Y pudimos conocer cómo buscan el empoderamiento del paciente, la visibilidad y la concienciación de la sociedad sobre estas enfermedades, y su prevención mediante diversas campañas e iniciativas.

Manuela y Pilar, hermanas, lo comparten todo, hasta la #IC, los síntomas, los cuidados, la vuda. Admirables!@madresfera #LatimosJuntos pic.twitter.com/pV2vLaANT4

— La parejita de golpe (@laparejadegolpe) 20 de septiembre de 2017

Y para terminar, el taller de cocina cardiosaludable con Abraham Romero, jefe de cocina del H. U. Virgen Macarena de Sevilla. Un rato muy simpático y divertido, donde aprendimos curiosidades, consejos, y muchas otras cosas, como por ejemplo a preparar un papillote de bacalao cardiosaludable. La verdad es que nos reímos un montón.

Papillote de bacalao, cardiosaludable, taller de cocina en #LatimosJuntos, con @kidsanchic echando una mano.@madresfera pic.twitter.com/W3hcpTydXU

— La parejita de golpe (@laparejadegolpe) 20 de septiembre de 2017

Todo salió de maravilla, las charlas geniales y el taller muy divertido. Lástima del poco tiempo para estar más rato con el resto de participantes, sobre todo con mis compañeros de @PapasBlogueros. Es una alegría coincidir con Cristela, Rosa, Dani, Alfonso, Rocío, Alejandra, Rosa Elena, Lourdes, Marta García y Marta Ruiz, María Encina, Eva, Andrea, Aurelio, Joaquim…, y con los amigos que organizaron el evento.

Estamos tuiteando poco en el #LatimosJuntos, pero es q estamos todos preguntando y escuchando. Muy interesante y ameno todo! #IC @madresfera pic.twitter.com/bNz3FTST1k

— La parejita de golpe (@laparejadegolpe) 20 de septiembre de 2017

Gracias a #LatimosJuntos de @tucuentasmucho y @madresfera por hacer posible volver a reunir a unos cuantos muchachos! #ohyeahhhhh pic.twitter.com/aokmm5n3zh

— Papás Blogueros (@papasblogueros) 21 de septiembre de 2017

Muchas gracias a Mónica, a Rocío, y a Pau y a todo el equipo de Madresfera y Novartis por montar eventos como este y por acercaros a Sevilla. Ya tengo ganas del siguiente.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook

Suscríbete por correo electrónico.

Read more

Hijo no buscado, Hijo no deseado

¿Alguna vez habéis oído eso de “Hijo no buscado, hijo no deseado“? Yo sí y me encantaría patearle el hocico a quién la dice porque hay casos y casos. Hoy vengo a hablar de mi experiencia y de lo que amo a mi hija por encima de todo a pesar de no haberla buscado. Quiero desmontar este mito de que los que buscan quieren más a sus hijos que a los que nos vino de sorpresa, vuelvo a repetir que hay casos y casos y yo hablaré del mío.

Nosotros no buscamos a nuestra hija y no fue por falta de ganas. Teníamos 25 años, acabábamos de terminar la carrera y queríamos continuar con un máster así que decidimos aparcar nuestras ganas de paternidad a cuando ésto hubiese ocurrido. Sí, siempre habíamos hablado de crear nuestra familia porque los dos teníamos ganas de ser papás. En mi caso, siempre he querido ser papá joven porque a mi eso de tener 60 años y mi hijo 18 nunca me ha llamado. Cuando hablábamos del tema entre amigos llegaba a decir “yo no tengo ya un hijo porque no tengo donde caerme muerto” y era verdad, la economía lo echaba todo atrás.

En definitiva, no estábamos en condiciones de buscar a un bebé por más ganas que tuviésemos de tenerlo. Éramos conscientes de nuestras limitaciones y no pudimos emprender una búsqueda activa de hijo. Eso no impidió que algo de arriba, llámese Dios o lo que sea, nos mandara al tesoro más preciado que tenemos en nuestra vida. En el momento que me enteré de que mi señora estaba embarazada tenía una dualidad de emociones. Por un lado estaba muy ilusionado y quería llorar de alegría; por otro lado, tenía miedo, no tenía un trabajo ni nada con lo que mantener a esa niña, así que estaba cagado de miedo.

Allí estábamos nosotros, con 25 años y esperando a un bebé que no habíamos buscado, pero que, desde luego, lo esperábamos con ansias y con todo el amor del mundo. ¿Mi hija no es deseada por no haberla buscado? Mi hija era lo más deseado del mundo, tanto que las ganas pudieron con la realidad y terminó viniendo al mundo.

Es cierto que siempre se ve en las noticias gente que no quería a sus bebés y acaban arrojándolos a la basura o abandonándolos pero esto no debería servir para crear una regla tan absurda como la que estamos hablando. Eso solo confirma que hay mucho hijo de puta suelto en el mundo y sin el más mínimo corazón, pero no que los padres que no hemos buscado a nuestros hijos no les queremos, o les queremos menos que quienes los han buscado.

No busqué a mi hija, no por falta de ganas, repito, sino de medios, pero la deseaba con toda mi alma. Esperé su llegada con toda la ilusión del mundo y la tuvimos sin tener nada en la vida. Deseaba ser papá más que nada en el mundo y aguardaba la llegada de mi bebé como un niño espera Los Reyes Magos el 6 de enero. Así que meteros vuestros pareados y dichos populares de siglos pasados por donde os quepa. Dejad de ofender, dejad de pensar que vuestras opciones fueron las mejores, es patético.

Read more

Trucos para hacer menos caro un viaje a Disneyland París

Disneyland París es una escapada que una gran cantidad de padres se plantean en un determinado momento y no nos engañemos, no es un lugar barato. En el post de hoy voy a daros algunos consejos que hemos recogido por ahí y otros basados en nuestra propia experiencia para poder ahorrarnos algunos euros. Como puede ser muy extenso lo separaré en dos: en este os hablaré de la organización del viaje y en el siguiente de cómo ahorrar durante el viaje. Vamos a ello:
Lo más sencillo (y para muchos la única vía conocida) es ir a una de las muchas agencias de viaje que ofrecen packs de hotel + entradas. Es muy habitual que esos packs lleven descuentos de algún tipo: niños gratis, pensión completa gratuita, XX % de descuento, 4 noches al precio de 3… No sé a vosotros, pero a mi me da la sensación que esas ofertas acaban siendo todas mismo perro, distinto collar; es decir, que más o menos en todas te ahorras lo mismo (esto no está contrastado).
Otra gente no va a las agencias tradicionales y optan por acceder al portal oficial de Disneyland París y realiza la reserva con alguno de los packs que allí se ofrecen… y me temo que en la mayoría de ocasiones lo que se consigue viene a ser similar a lo que ofrecen las agencias de viaje tradicionales.

Por supuesto, hay veces que sí que hay ofertas muy buenas. Es por eso que nunca hay que obviar estas alternativas y así luego poder comparar con otras opciones menos tradicionales.
Nuestra propuesta es que valoréis hacerlo de otra forma: por separado. Por un lado el viaje al parque, por otro el acceso y por último, el alojamiento. 

¿Cómo llegar a los parques?

Hay muchas formas de llegar a Marne La Vallée, que es donde está el parque. Las vamos a ver por separado:
En avión: Desde Air France hasta Ryanair, hay decenas de posibilidades para llegar a París; una vez en los aeropuertos, existen lanzaderas hasta los principales hoteles y/o servicios exclusivos de transporte, como por ejemplo Magical Shuttle.
En tren: Justo al lado del acceso a los parques hay una estación TGV y RER que hacen muy sencillo el desplazarse hasta él, ya sea desde París o bien desde otro lugar con el que tenga enlace.
En coche: Depende del lugar de origen no es una opción descabellada; Disneyland París está a unos 1.000 kilómetros de Barcelona; además, puede ser una buena excusa para aprovechar el desplazamiento y conocer algo de Francia. 
A partir de aquí, estoy convencido de que es fácil encontrar una opción relativamente económica en función del origen, del tiempo, de la fecha en la que se viaje y del precio. Puede parecer que la más cómoda es ir en avión, pero no hay que olvidar el traslado al aeropuerto de origen, el rato que hay que estar en ellos antes, el tiempo de vuelo y el traslado del aeropuerto francés de destino hasta el parque o alguno de los hoteles.
Nuestra opción escogida fue la de hacer un roadtrip por tierras francesas recorriendo algunas de las principales ciudades, conociendo Normandía y descubriendo París antes de disfrutar de Disneyland París. Aprovechamos el viaje para hacer… un viaje.
Con esto no quiero decir que haya que ir en coche, ni mucho menos… simplemente, que hay que valorar todas las opciones. Nosotros tenemos pendiente una segunda visita y aún no tenemos claro cómo lo haremos. Cuando tengamos decididas las fechas será cuando valoremos las diferentes alternativas. 

¿Tipos de entrada?

Hay varios tipos de entrada: Individual, de varios días y pases anuales. Además, cada tipo se subdivide en categorías en función de las condiciones de uso. Son las siguientes:
Lo más importante es hacer números y coger la opción más ventajosa en función de los días en los que se vaya a visitar el parque así como la cantidad de días que se vaya a estar. Es muy habitual que un pase anual sea más ventajoso al compararlo con entradas de 3 – 4 días.
Entradas individuales (adultos)
  • Mini: Desde 46 euros / 1 parque – 57 euros / 2 parques
  • Magic: Desde: 56 euros / 1 parque – 71 euros / 2 parques
  • Super Magic: Desde 66 euros / 1 parque – 78 euros / 2 parques
  • Super Magic Plus: Desde 79 euros / 1 parque – 94 euros / 2 parques
La diferenciación entre los tipos de entrada radica en el calendario (entre semana es más económico y los fines de semana / festivos es más caro). Podéis verlo actualizado en este enlace.

Entradas de varios días
Aquí es habitual encontrar promociones. Actualmente (septiembre 2017), las tarifas son:
  • 2 dias / 2 parques: 147 euros adulto – 130 euros niño
  • 3 días / 2 parques: 147 euros adulto – 130 euros niño (promoción 3 x 2)
  • 4 días / 2 parques: 182 euros adulto – 163 euros niño
En estos casos, no se tiene en cuenta el tipo de día como en las individuales.
Pases anuales
Se dividen en:
Discovery: 
  • 150 días de acceso al parque (Días de validez)
  • Parking opcional: 40 euros
  • Segundo y tercer día tras la activación del pasaporte, no utilizable.
  • Precio: 139 euros

Magic Flex:
  • 300 días de acceso al parque (Días de validez
  • Aparcamiento incluido
  • Descuento en entradas individuales (-20%)
  • Descuento en tiendas (-10%)
  • Photopass: 55 euros
  • Precio: 189 euros
Magic Plus
  • 350 días de acceso al parque (Días de validez)
  • Extra Magic Hours
  • Aparcamiento incluido
  • Descuento en entradas individuales (-20%)
  • Descuento en tiendas (-10%)
  • Photopass: 49 euros
  • Descuento en restaurantes (-10%)
  • Descuento en Buffalo Bill West Show (-20%)
  • Entrada 1 día / 2 parques: 39 euros
  • Acceso exclusivo al parque
  • Uso libre de cochecitos de bebé, consignas, sillas de ruedas…
  • Aperitivo sin alcohol en los restaurantes
  • Precio: 249 euros
Infinity
  • Acceso durante todo el año sin limitaciones
  • Aparcamiento exclusivo y gratuito
  • Extra Magic Hours
  • Descuento en tiendas (-20%)
  • Descuento en entradas individuales (-20%)
  • Photopass incluido
  • Descuento en restaurantes (-15%)
  • Descuento en Buffalo Bill West Show (-20%)
  • Desayuno con personajes (-15%)
  • Entrada 1 día / 2 parques: 35 euros
  • Uso libre de cochecitos de bebé, consignas, sillas de ruedas…
  • Aperitivo sin alcohol en los restaurantes
  • Zona Vip para espectáculos Illuminations y cabalgata
  • Otros beneficios
  • Precio: 399 euros
Estos precios son los oficiales; sin embargo, hay colectivos que tienen precios especiales. Uno de ellos es este http://www.fondationjeanmoulin.fr/authentification (Usuario MINT, contraseña MINT). A fecha de septiembre, los precios de los pases anuales quedan como siguen:
  • Discovery: 125 euros
  • Magic Flex: 170 euros
  • Magic Plus: 224 euros
  • Infinity: 360 euros
Comprar aquí es completamente seguro y fiable. Nosotros mismos los compramos aquí y conocemos mucha gente que también lo ha hecho. Hay que seleccionar la opción de imprimir un pasaporte temporal (última opción al iniciar el proceso).
Con el pasaporte temporal impreso podréis entrar al parque y canjearlo por el definitivo durante los 6 meses siguientes a su compra en la oficina de pasaportes (comprobad horarios de la oficina en la web oficial).
Es posible que cueste un poco que acepte el pago; si os da problemas, id probando en otros ordenadores, con otras direcciones de mail y/o con otras tarjetas de crédito.
NOTA: Nosotros compramos pases aquí a un precio bastante inferior de los que hay actualmente (el Magic Plus nos costó 186,75 euros). Os recomiendo que visitéis esta web con frecuencia por si actualizan precios. Asimismo, nosotros actualizaremos la información en cuanto sepamos que hay cambios.
En los pases anuales no hay diferencias entre adultos / niños.
Nuestros pases anuales
En nuestro caso hicimos muchos números, a ver qué nos salía a cuenta… y finalmente optamos por el Magic Plus por varios motivos: Cochecitos gratuitos (20 euros al día), descuento en restaurantes y tiendas (-10%), el número de días en que el parque se puede visitar (350 días) y, finalmente, las Magic Hours que permiten entrar al parque entre las 08.00 y las 10.00 (de la misma forma que pueden hacerlo los que se alojan en los hoteles Disney).

¿Dónde dormir?

Hay vida más allá de los hoteles Disney (mucha, además).
Hay gente que te pregunta: ¿Pero dormiste dentro del parque o fuera? Esta pregunta no tiene demasiado sentido… nadie puede dormir dentro del parque. Lo más cerca que se puede estar de él es en el Hotel Disney (5*), que está justo en la entrada. El resto de hoteles Disney se encuentra fuera del parque e, incluso, fuera del recinto (entendiendo por éste la zona en la que se pasan los controles de seguridad). Todos los huéspedes de estos hoteles deben ir al parque en lanzadera.
Algo más apartados de éstos empiezan a aparecer otras opciones. Una de ellas son los ‘Hoteles asociados’. Son hoteles que se encuentran por los alrededores del parque y que, aún sin pertenecer a Disney, también tienen lanzaderas al parque de forma gratuita.
De entre la amplia oferta, nosotros acabamos por alojarnos en el Hotel Vienna House Dream Castle (web): Un 4* tematizado como si fuera un castillo. 
Vestíbulo de nuestro hotel
Los precios de este hotel son bastante más asequibles que los de Disney y es de mejor categoría. Una habitación familiar con desayuno puede rondar los 120 euros la noche, lo que para la zona es un precio razonable.
Por supuesto, también existe la opción de la media pensión, pero valorad bien si vais a hacer uso. A diferencia de los hoteles Disney, en este caso la cena deberíais hacerla en el restaurante del hotel. Pese a que tienen un amplio horario de cenas, tened en cuenta si os va a generar un inconveniente el dejar el parque porque si no, os quedareis sin cenar.
Nosotros, tras darle algunas vueltas, optamos por no cogerla ya que preferimos quedarnos en el parque hasta última hora. Uno de los días, no obstante, sí que cenamos en el hotel (en el bar) y os puedo decir que la comida que nos sirvieron estaba infinitamente más buena que la de los parques :P.
Es un hotel claramente enfocado a las familias y tiene una oferta que complementa bastante lo que puede ser un agotador día en el parque. Desde zona de juegos con máquinas recreativos o jardín con parque infantil hasta la zona de spa o, lo que fue la joya de la corona para mis hijos: la piscina con tobogán.
La habitación familiar
Nada más llegar al hotel fuimos a disfrutar de ella mientras nos daban la habitación. Es genial disponer de algo así para desconectar de la vorágine del día a día de parque.
Los peques eran felices en el hotel (no sabían que íbamos a ir a Disney)… nos costó muchísimo salir de la piscina y llevarlos a descansar!

Los números

Todo esto que os he explicado está muy bien, pero qué significa?
Cuando estábamos haciendo números para ver qué es lo que nos suponía ir a Disneyland París hicimos este mismo ejercicio, pero lo hicimos desde la web oficial de Disneyland.
Una estancia en uno de los hoteles menos caros más baratos (Santa Fé o Cheyenne) y entrada al parque 4 días, con un 20% de descuento, nos salía por algo más de 1.500 euros.
Por otro lado, cogiendo el hotel que os comentaba y un pase anual, todo nos salía por poco más de 1.000 euros.
Estamos hablando de unos 500 euros de ahorro en 4 días, no está mal, verdad? Además del ahorro, acabamos entrando al parque 5 días (antes de irnos también fuimos) y ya estamos planeando una nueva escapada para sacarle el máximo provecho al pase anual.
Espero que la información os sea de utilidad… y cualquier duda que tengáis, en los comentarios os intentaremos ayudar.

* Agredecer a Vienna House su colaboración durante nuestra estancia en la zona de Disneyland.
Read more