La necesidad de hablar fuera de nuestro círculo de confianza

Soltar discursos a nuestros allegados, a los que son afines a nosotros, es sencillo. Y también poco eficaz si pretendemos divulgar, visibilizar y normalizar una paternidad comprometida e igualitaria. Es necesario que nos salgamos de nuestros círculos de confianza para que nuestras palabras, nuestras ideas, lleguen a otras personas que, aunque en general tengan pensamientos y creencias muy diferentes a las propias, puedan llegar a coincidir en algunos aspectos básicos.

Reconozco que al principio dude de si colaborar o no con un medio como el ABC, pero me paré a pensar en lo que os acabo de decir y pensé que era una gran oportunidad.

Continue reading La necesidad de hablar fuera de nuestro círculo de confianza at Padre en Estéreo.

Read more

#VDLN: Funky Gun

No os llevéis a engaño. El título no quiere decir pistola funky  ni nada por el estilo. Funky pertenece a un vídeo y Gun a otro. Me explico. El primer video es de Daft Punk. Franceses con los que colaboraron Pharrel Williams (sí es aquél de el famosísimo “Happy”), y una de las guitarras más… Sigue leyendo #VDLN: Funky Gun

Read more

Diversificando…

Tenemos novedades en #papanoara !

Diversificando Bueno bueno bueno… como puedes ver esta página está un poco bastante abandonada… y me da lástima… pero tampoco me voy a culpabilizar o a mesar los cabellos por esto. Hay más cosas ahí fuera. Tengo bien claro que la prioridad máxima en mi vida es hacer de papá pero hay más, mucho más.Y esto tiene que ver con el estado de pseudo-abandono de este sitio. Te cuento: Desde verano del 16 estoy haciendo de cronista musical (si si… y digo cronista a propósito porque es algo muy muy distinto a crítico músical) Digo… la gente de la revista…

#dalegas

Read more

My life as a coach – #02

(En español más abajo)
 
 
CanadaI said I was done coaching at the end of the 2015, pretty much like I do every year including this one… but I meant it that time! I had had a difficult season with my U21 Men team, and with Santi turning 21 soon, there was no real reason for me to continue. However, coaching the U21 Women’s team had been such a rewarding experience in spite of having one on a 0-11-1 season, that I decided to give it one last shot.

Once again I struggled with finding skilled, hard working and committed players (at one point it seemed like I could get 2 out of those 3 qualities at best), but in the end I succeeded, even though the season was only slightly better than the previous one. What I was not planning to do last year was becoming Florencia’s coach as well! As happy as we all were about Flor having finally made a Rep team (after 4 attempts! Talk about perseverance…), I was definitely unhappy with the way the team was being run. There were WAY too many coaches on the field, and not only the difference in styles was creating a lot of confusion around the players, some of those coaches seemed to have little to no skills to work with 12, 13 year old girls. It was too much for me; knowing that other parents knew I was a coach too and might be  waiting for me to say something, I chose to remove myself from the field. It was easier at first, as I was still recovering from my surgery. After that, I would just drop Flor off, go to a Tim Hortons nearby and work for an hour and a half, and then come back to pick her up…

It looks like I wasn’t the only one who had issues with the way things were going, because the coaching team ended being fired around April (roughly a month before the season started, but only two weeks before the first tournament). Like with Santi years before, I got a late evening call in which I was offered to take over. I slept on it… I was concerned about committing to two teams, given my hectic work schedule, but the club promised they would accommodate to it, giving me back to back practice times and making sure that my home games would be on the same day, also back to back. I agreed, and they did deliver, so things went fairly easily. I will talk in more detail about this process when I write about Flor. This story is not about her!

I began to coach a group of 17 very energetic, hard working, dedicated and… talkative girls. There was a little of everything: a few girls, like Flor, who were playing competitive soccer for the first time, and that obviously had very diverse skills; there was another group of other girls who were on their second or third season as rep players, so I leaned on them during the first few months of the season. Among these girls, we had the player I want to talk about in today’s story.

She was a tiny girl, with good skills, very easy to coach; she could kick that ball really well! It was very nice working with her because she was willing to do whatever I asked her without asking any questions. Since she was one of our strongest kickers, I would have her go up the field to take corner and free kicks. One of Florencia’s goals came as a rebound from a superb free kick she had taken. I promised her that she would take the next penalty kick we were given, but it just happened that she would be on the bench every time we were awarded one! We joked about it, saying that next time that happened I would have one of my players to fake an injury so she could go in…

Her hard work and dedication paid off; she got better and better as the season progressed. Even though she had played mostly as a defender during the first half of the season, she started to take the occasional shift in the midfield. It clearly wasn’t her natural position, though, but she still enjoyed playing in there so I figured it would be a nice way to reward her. I kept praising her game after game and I could see how her confidence was growing.

Very educated and obviously influenced by her family (her very supportive parents would be at every game and most of the practices), she would come to shake my hand and thank me at the end of every practice and every game. That made my heart melt, and soon I would be making sure that my assistant coach and whoever else was helping me that day would line up behind me so they too would get the handshake and see how nice it felt to be thanked for our volunteer work. It was the highlight of my practices.

The season ended, and I got promoted to coach the B team. I knew that moving to a different team meant that I would not be coaching the majority of these girls the following season, so the process of picking my roster for 2016/17 was very difficult for me. I sat down with my assistant coach for a good two hours, writing names, only to scratch them later and start all over again. This kid was definitely in a group of six or seven that we were considering. In the end, we felt that it would probably be better for her to spend another season with the C team, keep building on her defensive skills, become one of the top two or three players, gain even more confidence and then be one of my top choices for call ups. I thought she would rather stay, play pretty much every single game as a starter for her old team and almost never come off, than to move up and start off the bench in most of the games, as I already had very strong defenders. I made a very difficult decision, thinking that it was the right way to look after my player and her development.

Boy, was I wrong.

I got a nasty e-mail from the parents (one of many that, I found out, they sent to other people in the club). I sent a long, very respectful reply, praising my now former player and explaining the reasons why I had made such an unpopular decision. I got no response to that one.

The next weekend, I went to the C team practice looking to talk to her and a couple more players that I felt I owed an explanation. She did not show. Only a few days later, I found out that her parents had pulled her and she would now play for another city.

I know our paths will cross again soon. I will be coaching against her team at least twice this coming summer. I hope that when that happens, I can say hello to her again. I know her parents are still mad because they ignore me when I say hello to them. It’s OK , they look after their daughter. I cannot expect everybody to conduct themselves the way I do. Also, I cannot expect them to understand that I really had their daughter’s best interest in mind when I made the decision I made, as hard as it was.

The problem is that I miss those tiny handshakes…

 
ArgentinaA finales de 2015 dije que ya no iba a dirigir más fútbol, que es lo que hago todos los años incluyendo el presente… pero esa vez era seguro seguro! Había tenido una difícil temporada con mi equipo U21 de hombres, y con Santi a punto de cumplir 21, ya no había motivo real para seguir. Haber dirigido al equipo U21 de mujeres, sin embargo, había sido una experiencia enriquecedora a pesar de que sólo habíamos obtenido 1 punto de 36 posibles, así que decidí darme otra oportunidad.

Nuevamente el problema fue encontrar jugadoras con condiciones, trabajadoras y responsables (en un punto parecía que con suerte iba a conseguir dos de esas tres cualidades), pero al final tuve éxito, a pesar de que la temporada terminó siendo apenas mejor que la anterior. Lo que no había previsto para nada es que el año pasado me iba a convertir en el coach de Florencia también! Tan contentos como estábamos de que Flor hubiera por fin entrado al equipo Rep (después de cuatro años de intentar! Eso es ser perseverante…), estábamos también desencantados con la forma en que se estaba manejando el equipo. Había DEMASIADOS técnicos en la cancha, y no sólo era un problema por las grandes diferencias de estilo que confundían a las nenas, sino que también era obvio que algunos de ellos no tenían la menor preparación para lidiar con jugadoras de 12, 13 años de edad. Era mucho para mí; sabiendo que otros padres tal vez iban a esperar que yo dijera algo sabiendo que yo era coach también, elegí salir de allí lo antes posible. Al principio se hizo fácil, porque me estaba recuperando de mi operación, así que había excusa. Luego, simplemente dejaba a Flor en la cancha, me iba a un Tim Hortons a trabajar y volvía sólo para pasarla a buscar…

Se ve que yo no era el único que tenía problemas con como iban las cosas, porque ese equipo de coaches terminó siendo despedido en Abril (un mes antes de que comenzara la temporada, pero apenas dos semanas antes del primer torneo). Como había pasado con Santi años antes, recibí un llamado por la noche en el que se me ofreció hacerme cargo del equipo. Lo consulté con la almohada… estaba preocupado de no comprometerme a hacer algo y terminar sin poder cumplir, debido a mi apretada agenda laboral, pero el club prometió darme tiempos de práctica consecutivos y en el mismo lugar, y buscar la forma de que los partidos de local también fueran uno detrás del otro, así que acepté. El club cumplió con su palabra y se hizo todo más fácil. Ya hablaré en más detalle sobre todo esto cuando escriba sobre Flor, porque esta historia no es acerca de ella!

Comencé a dirigir este grupo de 17 niñas llenas de energía, trabajadoras, dedicadas y… charlatanas. Había un poco de todo: algunas de ellas, como Flor, estaban jugando fútbol competitivo por primera vez, y entonces habían obvias diferencias de condiciones; otro grupito eran ‘veteranas’ que ya llevaban dos o tres años de competencia, así que me apoyé en ellas durante los primeros meses de la temporada. Entre estas niñas estaba la que es el tema de la historia de hoy.

Era muy pequeña, con buenas condiciones y muy fácil de dirigir; pateaba la pelota muy bien! Me gustaba trabajar con ella porque siempre estaba dispuesta a hacer lo que yo le pidiera sin preguntar. Como era una de nuestras pateadoras más fuertes, la hacía subir para tirar los córners y los tiros libres. Uno de los goles de Florencia fue de un rebote producto de un tiro libre muy bien ejecutado por ella. Yo le prometí que le iba a dejar patear el próximo penal que tuviéramos, pero dio la casualidad de que cada vez que nos dieron uno, estaba en el banco! Bromeábamos diciendo que la próxima vez que eso ocurriera le íbamos a decir a otra chica que se hiciera la lesionada así la podía mandar a ella a patear…

Su dedicación y trabajo suerte rindió frutos; mejoró más y más a medida que la temporada transcurría. A pesar de que ella jugó más que nada de defensora en la primera mitad del verano, comencé a darle un poco más de tiempo en el mediocampo. No era su posición natural, se notaba, pero a ella le gustaba jugar ahí y entonces yo pensé que era una buena forma de recompensarla. Seguí elogiándola partido tras partido y pude ver como su confianza y seguridad crecían.

Era muy educada, y seguramente influenciada por su familia (sus padres estaban muy ‘metidos’ y rara vez se perdían un evento), venía y me daba la mano dándome las gracias al final de cada partido y cada práctica. Eso me hacía ‘derretir’, y pronto me aseguré de que mi asistente y quien quiera que estuviera ayudándome ese día se formaran detrás de mí para que ellos también pudieran estrechar su manito y sentir lo lindo que es sentir que se valora el trabajo de voluntario. Era el mejor momento de mis prácticas.

La temporada terminó, y yo fui promovido a dirigir el equipo B. Sabía que moverme a un equipo diferente significaba que ya no estaría trabajando con la mayoría de esas niñas, así que el proceso de elegir mi plantel para 2016/17 fue muy difícil. Me senté con mi asistente por un par de horas, escribiendo nombres, para luego tacharlos y volver a empezar. Esta niña estaba definitivamente en un grupo de seis o siete que estábamos considerando. Al final, pensamos que tal vez lo mejor para ella era seguir con el equipo C por otra temporada, seguir mejorando defensivamente y convertirse en una de las jugadoras ‘top’ del equipo, para tener aún más confianza y así ser una de mis primeras opciones para cuando necesitara jugadoras de refuerzo. Pense que ella preferiría quedarse y jugar prácticamente todos los partidos como titular sin salir mucho, que pasar al equipo B y arrancar desde el banco en la mayoría de los encuentros, porque yo ya tenía defensoras muy buenas. Tomé una decisión muy difícil, pensando que era la mejor manera de promover el desarrollo de mi jugadora.

Y me equivoqué fiero.

Recibí un e-mail bastante duro de sus padres casi de inmediato (uno de tantos que, luego supe, habían mandado a otra gente del club). Envié una respuesta larga y muy cortés, elogiando a la niña y explicando los motivos por los que había tomado esa decisión tan impopular. No recibí respuesta.

El fin de semana siguiente, me fui derechito a la práctica del equipo C para hablar con ella y un par más de jugadoras a las que pensé les debía una explicación. Ella no estuvo allí. Pocos días después me enteré que sus padres la habían sacado del club y la habían llevado a jugar al equipo de un pueblo vecino.

Sé que nos vamos a encontrar de nuevo pronto. Nuestros respectivos equipos se enfrentarán al menos dos veces en el verano. Sé que cuando eso ocurra voy a poder saludarla de nuevo. Sé que sus padres siguen furiosos conmigo porque aún hoy me ignoran cuando los saludo. Está bien, se preocupan por su hija, lo entiendo. No puedo esperar que todo el mundo se conduzca como yo lo hago. Tampoco puedo esperar que entiendan que yo realmente creí que estaba haciendo lo mejor para su hija y su desarrollo como jugadora cuando tomé esa decisión, difícil como fue.

El problema es que extraño esos apretones de mano al final de cada práctica…

Blogalaxia Tags: ,,

Read more

My life as a coach – #02

(En español más abajo)
 
 
CanadaI said I was done coaching at the end of the 2015, pretty much like I do every year including this one… but I meant it that time! I had had a difficult season with my U21 Men team, and with Santi turning 21 soon, there was no real reason for me to continue. However, coaching the U21 Women’s team had been such a rewarding experience in spite of having one on a 0-11-1 season, that I decided to give it one last shot.

Once again I struggled with finding skilled, hard working and committed players (at one point it seemed like I could get 2 out of those 3 qualities at best), but in the end I succeeded, even though the season was only slightly better than the previous one. What I was not planning to do last year was becoming Florencia’s coach as well! As happy as we all were about Flor having finally made a Rep team (after 4 attempts! Talk about perseverance…), I was definitely unhappy with the way the team was being run. There were WAY too many coaches on the field, and not only the difference in styles was creating a lot of confusion around the players, some of those coaches seemed to have little to no skills to work with 12, 13 year old girls. It was too much for me; knowing that other parents knew I was a coach too and might be  waiting for me to say something, I chose to remove myself from the field. It was easier at first, as I was still recovering from my surgery. After that, I would just drop Flor off, go to a Tim Hortons nearby and work for an hour and a half, and then come back to pick her up…

It looks like I wasn’t the only one who had issues with the way things were going, because the coaching team ended being fired around April (roughly a month before the season started, but only two weeks before the first tournament). Like with Santi years before, I got a late evening call in which I was offered to take over. I slept on it… I was concerned about committing to two teams, given my hectic work schedule, but the club promised they would accommodate to it, giving me back to back practice times and making sure that my home games would be on the same day, also back to back. I agreed, and they did deliver, so things went fairly easily. I will talk in more detail about this process when I write about Flor. This story is not about her!

I began to coach a group of 17 very energetic, hard working, dedicated and… talkative girls. There was a little of everything: a few girls, like Flor, who were playing competitive soccer for the first time, and that obviously had very diverse skills; there was another group of other girls who were on their second or third season as rep players, so I leaned on them during the first few months of the season. Among these girls, we had the player I want to talk about in today’s story.

She was a tiny girl, with good skills, very easy to coach; she could kick that ball really well! It was very nice working with her because she was willing to do whatever I asked her without asking any questions. Since she was one of our strongest kickers, I would have her go up the field to take corner and free kicks. One of Florencia’s goals came as a rebound from a superb free kick she had taken. I promised her that she would take the next penalty kick we were given, but it just happened that she would be on the bench every time we were awarded one! We joked about it, saying that next time that happened I would have one of my players to fake an injury so she could go in…

Her hard work and dedication paid off; she got better and better as the season progressed. Even though she had played mostly as a defender during the first half of the season, she started to take the occasional shift in the midfield. It clearly wasn’t her natural position, though, but she still enjoyed playing in there so I figured it would be a nice way to reward her. I kept praising her game after game and I could see how her confidence was growing.

Very educated and obviously influenced by her family (her very supportive parents would be at every game and most of the practices), she would come to shake my hand and thank me at the end of every practice and every game. That made my heart melt, and soon I would be making sure that my assistant coach and whoever else was helping me that day would line up behind me so they too would get the handshake and see how nice it felt to be thanked for our volunteer work. It was the highlight of my practices.

The season ended, and I got promoted to coach the B team. I knew that moving to a different team meant that I would not be coaching the majority of these girls the following season, so the process of picking my roster for 2016/17 was very difficult for me. I sat down with my assistant coach for a good two hours, writing names, only to scratch them later and start all over again. This kid was definitely in a group of six or seven that we were considering. In the end, we felt that it would probably be better for her to spend another season with the C team, keep building on her defensive skills, become one of the top two or three players, gain even more confidence and then be one of my top choices for call ups. I thought she would rather stay, play pretty much every single game as a starter for her old team and almost never come off, than to move up and start off the bench in most of the games, as I already had very strong defenders. I made a very difficult decision, thinking that it was the right way to look after my player and her development.

Boy, was I wrong.

I got a nasty e-mail from the parents (one of many that, I found out, they sent to other people in the club). I sent a long, very respectful reply, praising my now former player and explaining the reasons why I had made such an unpopular decision. I got no response to that one.

The next weekend, I went to the C team practice looking to talk to her and a couple more players that I felt I owed an explanation. She did not show. Only a few days later, I found out that her parents had pulled her and she would now play for another city.

I know our paths will cross again soon. I will be coaching against her team at least twice this coming summer. I hope that when that happens, I can say hello to her again. I know her parents are still mad because they ignore me when I say hello to them. It’s OK , they look after their daughter. I cannot expect everybody to conduct themselves the way I do. Also, I cannot expect them to understand that I really had their daughter’s best interest in mind when I made the decision I made, as hard as it was.

The problem is that I miss those tiny handshakes…

 
ArgentinaA finales de 2015 dije que ya no iba a dirigir más fútbol, que es lo que hago todos los años incluyendo el presente… pero esa vez era seguro seguro! Había tenido una difícil temporada con mi equipo U21 de hombres, y con Santi a punto de cumplir 21, ya no había motivo real para seguir. Haber dirigido al equipo U21 de mujeres, sin embargo, había sido una experiencia enriquecedora a pesar de que sólo habíamos obtenido 1 punto de 36 posibles, así que decidí darme otra oportunidad.

Nuevamente el problema fue encontrar jugadoras con condiciones, trabajadoras y responsables (en un punto parecía que con suerte iba a conseguir dos de esas tres cualidades), pero al final tuve éxito, a pesar de que la temporada terminó siendo apenas mejor que la anterior. Lo que no había previsto para nada es que el año pasado me iba a convertir en el coach de Florencia también! Tan contentos como estábamos de que Flor hubiera por fin entrado al equipo Rep (después de cuatro años de intentar! Eso es ser perseverante…), estábamos también desencantados con la forma en que se estaba manejando el equipo. Había DEMASIADOS técnicos en la cancha, y no sólo era un problema por las grandes diferencias de estilo que confundían a las nenas, sino que también era obvio que algunos de ellos no tenían la menor preparación para lidiar con jugadoras de 12, 13 años de edad. Era mucho para mí; sabiendo que otros padres tal vez iban a esperar que yo dijera algo sabiendo que yo era coach también, elegí salir de allí lo antes posible. Al principio se hizo fácil, porque me estaba recuperando de mi operación, así que había excusa. Luego, simplemente dejaba a Flor en la cancha, me iba a un Tim Hortons a trabajar y volvía sólo para pasarla a buscar…

Se ve que yo no era el único que tenía problemas con como iban las cosas, porque ese equipo de coaches terminó siendo despedido en Abril (un mes antes de que comenzara la temporada, pero apenas dos semanas antes del primer torneo). Como había pasado con Santi años antes, recibí un llamado por la noche en el que se me ofreció hacerme cargo del equipo. Lo consulté con la almohada… estaba preocupado de no comprometerme a hacer algo y terminar sin poder cumplir, debido a mi apretada agenda laboral, pero el club prometió darme tiempos de práctica consecutivos y en el mismo lugar, y buscar la forma de que los partidos de local también fueran uno detrás del otro, así que acepté. El club cumplió con su palabra y se hizo todo más fácil. Ya hablaré en más detalle sobre todo esto cuando escriba sobre Flor, porque esta historia no es acerca de ella!

Comencé a dirigir este grupo de 17 niñas llenas de energía, trabajadoras, dedicadas y… charlatanas. Había un poco de todo: algunas de ellas, como Flor, estaban jugando fútbol competitivo por primera vez, y entonces habían obvias diferencias de condiciones; otro grupito eran ‘veteranas’ que ya llevaban dos o tres años de competencia, así que me apoyé en ellas durante los primeros meses de la temporada. Entre estas niñas estaba la que es el tema de la historia de hoy.

Era muy pequeña, con buenas condiciones y muy fácil de dirigir; pateaba la pelota muy bien! Me gustaba trabajar con ella porque siempre estaba dispuesta a hacer lo que yo le pidiera sin preguntar. Como era una de nuestras pateadoras más fuertes, la hacía subir para tirar los córners y los tiros libres. Uno de los goles de Florencia fue de un rebote producto de un tiro libre muy bien ejecutado por ella. Yo le prometí que le iba a dejar patear el próximo penal que tuviéramos, pero dio la casualidad de que cada vez que nos dieron uno, estaba en el banco! Bromeábamos diciendo que la próxima vez que eso ocurriera le íbamos a decir a otra chica que se hiciera la lesionada así la podía mandar a ella a patear…

Su dedicación y trabajo suerte rindió frutos; mejoró más y más a medida que la temporada transcurría. A pesar de que ella jugó más que nada de defensora en la primera mitad del verano, comencé a darle un poco más de tiempo en el mediocampo. No era su posición natural, se notaba, pero a ella le gustaba jugar ahí y entonces yo pensé que era una buena forma de recompensarla. Seguí elogiándola partido tras partido y pude ver como su confianza y seguridad crecían.

Era muy educada, y seguramente influenciada por su familia (sus padres estaban muy ‘metidos’ y rara vez se perdían un evento), venía y me daba la mano dándome las gracias al final de cada partido y cada práctica. Eso me hacía ‘derretir’, y pronto me aseguré de que mi asistente y quien quiera que estuviera ayudándome ese día se formaran detrás de mí para que ellos también pudieran estrechar su manito y sentir lo lindo que es sentir que se valora el trabajo de voluntario. Era el mejor momento de mis prácticas.

La temporada terminó, y yo fui promovido a dirigir el equipo B. Sabía que moverme a un equipo diferente significaba que ya no estaría trabajando con la mayoría de esas niñas, así que el proceso de elegir mi plantel para 2016/17 fue muy difícil. Me senté con mi asistente por un par de horas, escribiendo nombres, para luego tacharlos y volver a empezar. Esta niña estaba definitivamente en un grupo de seis o siete que estábamos considerando. Al final, pensamos que tal vez lo mejor para ella era seguir con el equipo C por otra temporada, seguir mejorando defensivamente y convertirse en una de las jugadoras ‘top’ del equipo, para tener aún más confianza y así ser una de mis primeras opciones para cuando necesitara jugadoras de refuerzo. Pense que ella preferiría quedarse y jugar prácticamente todos los partidos como titular sin salir mucho, que pasar al equipo B y arrancar desde el banco en la mayoría de los encuentros, porque yo ya tenía defensoras muy buenas. Tomé una decisión muy difícil, pensando que era la mejor manera de promover el desarrollo de mi jugadora.

Y me equivoqué fiero.

Recibí un e-mail bastante duro de sus padres casi de inmediato (uno de tantos que, luego supe, habían mandado a otra gente del club). Envié una respuesta larga y muy cortés, elogiando a la niña y explicando los motivos por los que había tomado esa decisión tan impopular. No recibí respuesta.

El fin de semana siguiente, me fui derechito a la práctica del equipo C para hablar con ella y un par más de jugadoras a las que pensé les debía una explicación. Ella no estuvo allí. Pocos días después me enteré que sus padres la habían sacado del club y la habían llevado a jugar al equipo de un pueblo vecino.

Sé que nos vamos a encontrar de nuevo pronto. Nuestros respectivos equipos se enfrentarán al menos dos veces en el verano. Sé que cuando eso ocurra voy a poder saludarla de nuevo. Sé que sus padres siguen furiosos conmigo porque aún hoy me ignoran cuando los saludo. Está bien, se preocupan por su hija, lo entiendo. No puedo esperar que todo el mundo se conduzca como yo lo hago. Tampoco puedo esperar que entiendan que yo realmente creí que estaba haciendo lo mejor para su hija y su desarrollo como jugadora cuando tomé esa decisión, difícil como fue.

El problema es que extraño esos apretones de mano al final de cada práctica…

Blogalaxia Tags: ,,

Read more

Cómo contar historias fantásticas y enseñar a los niños a contarlas, Gramática de la fantasía

Gramática de la fantasía es un libro de Gianni Rodari. En el te enseña a contar historias y lo que es maravilloso, como enseñar a los niños a contarlas. Voy a contaros, a modo resumen, de manera muy práctica lo que más me ha gustado y cómo hacer para potenciar las historias de nuestros peques,

La entrada Cómo contar historias fantásticas y enseñar a los niños a contarlas, Gramática de la fantasía se publicó primero en papisenred.

Read more

#ViernesDandoLaNota GRACIAS!!


Después de una semana sin participar, estábamos de fiestas en Castellón, vuelvo al viernes dando la nota, pero esta vez para daros las gracias a todos los que pasáis por aquí y compartís un ratito con nosotros.


En la entrada que os conté que me había apuntado a los premios 20blogs, no pensé que estaría escribiendo este post, pero las cosas son así, y la vida va a su bola.

No, no penséis que he ganado ni nada, pero después de los votos populares resulta que me habéis dejado en la posición 30. Que sí, que no es para tirar cohetes, ni mascletaes ni nada, pero yo miro que en mi categoría se presentaban más de 13.000 blogs, y to me da vueltas.

Me da la risa tonta, porque no he pedido votos más allá de la entrada que he puesto antes, así que ese puesto 30, para mí es como haber ganado. 

Así que gracias a todos los que me habéis votado, y a los que no, pues también, oye, que no pasa nada. Que dicen que los cangrejos no tenemos corazón, pero es falso, lo que sucede es que lo sacamos poco.

Read more

Viernes dando la nota #195: La magia del rocanrol

Cortito y al pie. La semana pasada anoté una marca en mi debe. Sabía que entre vuestras entradas de el pasado #VDLN encontraría alguna homenajeando a Chuck Berry. Era obligado. Pero haciendo repaso me encontré con que muchos de vosotros recordasteis al Padre del Rock and Roll.

Especialmente intenso el post de Rafa Hernández, espectacular como suele. Así que esta semana pago mi pequeña deuda

Read more

Viernes dando la nota #195: La magia del rocanrol

Cortito y al pie. La semana pasada anoté una marca en mi debe. Sabía que entre vuestras entradas de el pasado #VDLN encontraría alguna homenajeando a Chuck Berry. Era obligado. Pero haciendo repaso me encontré con que muchos de vosotros recordasteis al Padre del Rock and Roll.

Especialmente intenso el post de Rafa Hernández, espectacular como suele. Así que esta semana pago mi pequeña deuda. La que tiene la música del siglo 20 y lo que llevamos del 21 con Chuck Berry es inmensa. Basta con ver, sentir, disfrutar, lo que ocurre en un escenario, en un concierto a reventar de Bruce Springsteen junto a la imprescindible E Street Band, con Little Steven al mando. Es habitual que el Boss improvise en sus actuaciones, o que interprete temas relacionados con la ciudad en la que actúa. Pero cuando alguien del público les pide que toquen el You never can tell, esto es lo que ocurre: Magia.

La magia del rocanrol, aunque venga con una semana de retraso. Espero que me lo perdonéis. La semana que viene, más. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook


Consigue aquí el código InLinkz.

Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.

BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):

Hospedado en WORDPRESS.COM:

Gracias a todos por participar. ¡Y a dar la nota!

Read more

#ViernesDandoLaNota GRACIAS!!


Después de una semana sin participar, estábamos de fiestas en Castellón, vuelvo al viernes dando la nota, pero esta vez para daros las gracias a todos los que pasáis por aquí y compartís un ratito con nosotros.


En la entrada que os conté que me había apuntado a los premios 20blogs, no pensé que estaría escribiendo este post, pero las cosas son así, y la vida va a su bola.

No, no penséis que he ganado ni nada, pero después de los votos populares resulta que me habéis dejado en la posición 30. Que sí, que no es para tirar cohetes, ni mascletaes ni nada, pero yo miro que en mi categoría se presentaban más de 13.000 blogs, y to me da vueltas.

Me da la risa tonta, porque no he pedido votos más allá de la entrada que he puesto antes, así que ese puesto 30, para mí es como haber ganado. 

Así que gracias a todos los que me habéis votado, y a los que no, pues también, oye, que no pasa nada. Que dicen que los cangrejos no tenemos corazón, pero es falso, lo que sucede es que lo sacamos poco.

Read more

Resolución de conflictos (NIVEL PRO)

Hoy toca post de Resolución de conflictos. Por qué? Porque me apetece. Y además, porque si tienes hijos, van a la escuela y se relacionan con otros niños y niñas, hay conflictos. Esta es una verdad universal y absoluta, un aforismo. Y es por ello, que desde muy pequeños, nuestros hijos ya aprenden a resolverlos. […]

Read more

Las ruedas

Ya os hablé hace algún tiempo que nuestros hijos (y no creo que sea una exclusiva de ellos) son de ideas fijas. En él os comentaba que el HermanoMenor siempre tiene que ir con algo de ruedas a cualquier sitio que vamos…

Lo cierto es que tiene un buen repertorio de cosas rodantes y aunque tiene algunos preferidos evidentemente unos tienen más éxito que otros. Últimamente el que triunfa es un carrito de Play Doh, similar a los de la compra que le regalaron para navidad… Dentro hay plastilina, pero eso es lo de menos porque nunca lo abre; de hecho, podría ir vacío o con piedras en su interior… a él lo que le gusta es llevarlo de paseo. Porque eso es otra cosa que va asociado al llevarse cosas con ruedas a la calle: Le encanta caminar. Y eso nos genera muchos algún problemilla cuando al abrir la puerta del ascensor ve que estamos en el párking en lugar de la planta baja; problemas hasta el punto de que no quiere subirse al coche o dice que quiere ir a casa de los abuelos maternos andando… cuando hay 40 kilómetros.
Otros grandes candidatos para salir a la calle son: Cochecitos de bebé (con bebé o sin él), un correpasillos (sí, es rosa), una bicicleta sin pedales o, la última y flamante adquisición: un patinete (que el pobre pedía insistentemente de camino al cole cada día…).
Pero bueno, que me desvío; otras veces os he comentado que en casa intentamos no ser sexistas, así que vemos genial que el niño juegue con muñecas y la niña con coches, párkings y demás. No obstante, desde que es un poco independiente, siempre se ha decantado por aquellos juguetes que tiene su hermana que van con su mayor afición: los que tienen ruedas; Desde coches, motos, camiones grandes y pequeños hasta uno de sus preferidos: los trenes.
Llega a tal extremo la predilección que tiene por las ruedas que incluso los cuentos que tienen vehículos son de sus preferidos, usa los que no los tienen para hacer rampas para los coches y disfruta viendo Chuggington, Thomas y sus amigos o Bob el Constructor (por supuesto, tampoco dice que no a Pocoyó, PJ Masks u otros…).
En fin, que algo innato debe haber en eso que dicen que a los niños les gustan más los coches que a las niñas… al menos en nuestro caso es así: La grande ha tenido coches y nunca les ha hecho demasiado caso… en cambio, el peque disfruta como un loco con ellos y puede estarse horas sin destrozar nada hacer ruido.
Los cochecitos tampoco se libran…
Vuestros hijos tienen obsesiones hobbies de este tipo?
Read more

Las ruedas

Ya os hablé hace algún tiempo que nuestros hijos (y no creo que sea una exclusiva de ellos) son de ideas fijas. En él os comentaba que el HermanoMenor siempre tiene que ir con algo de ruedas a cualquier sitio que vamos…

Lo cierto es que tiene un buen repertorio de cosas rodantes y aunque tiene algunos preferidos evidentemente unos tienen más éxito que otros. Últimamente el que triunfa es un carrito de Play Doh, similar a los de la compra que le regalaron para navidad… Dentro hay plastilina, pero eso es lo de menos porque nunca lo abre; de hecho, podría ir vacío o con piedras en su interior… a él lo que le gusta es llevarlo de paseo. Porque eso es otra cosa que va asociado al llevarse cosas con ruedas a la calle: Le encanta caminar. Y eso nos genera muchos algún problemilla cuando al abrir la puerta del ascensor ve que estamos en el párking en lugar de la planta baja; problemas hasta el punto de que no quiere subirse al coche o dice que quiere ir a casa de los abuelos maternos andando… cuando hay 40 kilómetros.
Otros grandes candidatos para salir a la calle son: Cochecitos de bebé (con bebé o sin él), un correpasillos (sí, es rosa), una bicicleta sin pedales o, la última y flamante adquisición: un patinete (que el pobre pedía insistentemente de camino al cole cada día…).
Pero bueno, que me desvío; otras veces os he comentado que en casa intentamos no ser sexistas, así que vemos genial que el niño juegue con muñecas y la niña con coches, párkings y demás. No obstante, desde que es un poco independiente, siempre se ha decantado por aquellos juguetes que tiene su hermana que van con su mayor afición: los que tienen ruedas; Desde coches, motos, camiones grandes y pequeños hasta uno de sus preferidos: los trenes.
Llega a tal extremo la predilección que tiene por las ruedas que incluso los cuentos que tienen vehículos son de sus preferidos, usa los que no los tienen para hacer rampas para los coches y disfruta viendo Chuggington, Thomas y sus amigos o Bob el Constructor (por supuesto, tampoco dice que no a Pocoyó, PJ Masks u otros…).
En fin, que algo innato debe haber en eso que dicen que a los niños les gustan más los coches que a las niñas… al menos en nuestro caso es así: La grande ha tenido coches y nunca les ha hecho demasiado caso… en cambio, el peque disfruta como un loco con ellos y puede estarse horas sin destrozar nada hacer ruido.
Los cochecitos tampoco se libran…
Vuestros hijos tienen obsesiones hobbies de este tipo?
Read more

Las ruedas

Ya os hablé hace algún tiempo que nuestros hijos (y no creo que sea una exclusiva de ellos) son de ideas fijas. En él os comentaba que el HermanoMenor siempre tiene que ir con algo de ruedas a cualquier sitio que vamos…

Lo cierto es que tiene un buen repertorio de cosas rodantes y, aunque tiene algunos preferidos, algunos de ellos tienen más éxito que otros. Últimamente el que triunfa es un carrito de Play Doh, similar a los de la compra, que le regalaron para navidad… Dentro hay plastilina, pero eso es lo de menos porque nunca lo abre; de hecho, podría ir vacío o con piedras en su interior… a él lo que le gusta es llevarlo de paseo. Porque eso es otra cosa que va asociado al llevarse cosas con ruedas a la calle: Le encanta caminar. Y eso nos genera muchos algún problemilla cuando al abrir la puerta del ascensor ve que estamos en el párking en lugar de la planta baja; problemas hasta el punto de que no quiere subirse al coche o dice que quiere ir, por a casa de los abuelos maternos andando… cuando hay 40 kilómetros.
Otros grandes candidatos a salir a la calle son: Cochecitos de bebé (con bebé o sin él), un correpasillos (sí, es rosa), una bicicleta sin pedales o, la última y flamante adquisición: un patinete (que el pobre pedía insistentemente de camino al cole cada día…).
Pero bueno, que me desvío; otras veces os he comentado que en casa intentamos no ser sexistas, así que vemos genial que el niño juegue con muñecas y la niña con coches, párkings y demás. No obstante, desde que es un poco independiente, siempre se ha decantado por aquellos juguetes -çque tiene su hermana que van con su mayor obsesión: los que tienen ruedas; Desde coches, motos, camiones grandes y pequeños hasta uno de sus preferidos: los trenes.
Llega a tal extremo que incluso los cuentos que tienen vehículos son de sus preferidos, usa los que no los tienen para hacer rampas para los coches y disfruta viendo Chuggington, Thomas y sus amigos o Bob el Constructor (aunque aquí somos algo más flexibles y a veces se cuelan cosas más estandars…).
En fin, que algo innato debe haber en eso que dicen que a los niños les gustan más los coches que a las niñas… al menos en nuestro caso es así: La grande ha tenido coches y nunca les ha hecho demasiado caso… en cambio, el peque disfruta como un loco con ellos y puede estarse horas sin destrozar nada hacer ruido.
Los cochecitos tampoco se libran…
Vuestros hijos tienen obsesiones hobbies de este tipo?
Read more

CPSN: UPSIDE DOWN

CPSN: UPSIDE DOWN

Nos vemos en el Salón del Cómic de Barcelona a partir de ESTA TARDE. ¡A ver si encontráis la zona muerta de autores y fanzines! ¡Pabellón 2.1, atravesando la brecha dimensional!

Read more